You are on page 1of 3

Psoarisis

La psoriasis es una enfermedad de curso crónico, de causa desconocida, constituida por placas
Eritematoescamosas que afectan diversas partes de la piel y muestra una gran variabilidad clínica
y evolutiva.

Cursa por igual en hombres que en mujeres y en todas las edades, inclusive en niños pequeños,
pero no es congénita. Predomina en el adulto joven entre la tercera y cuarta décadas de la vida y en
personas de piel
blanca; la melanina protege contra
la psoriasis.

No parece haber influencias climáticas ni socioeconómicas, aunque sí raciales, ya que existen


factores genéticos en su génesis. Se ha dicho que es menos frecuente en países mal alimentados y
con mucho sol, pero este hecho no ha sido suficientemente comprobado.

CUADRO CLINICO
La topografía de las lesiones es variada, los sitios de predilección son la piel cabelluda; el Tronco
por ambas caras, en especial la región sacrococcígea y en las extremidades, en las salientes óseas
como codos y rodillas.

Localizaciones menos frecuentes son las palmas de las manos, plantas de los pies y rara vez en los
pliegues axilares e inguinales (psoriasis invertida)

Hay casos con lesiones localizadas, la mayor parte se presenta en forma diseminada y a veces son
generalizadas La cara es uno de los lugares menos afectados. Las lesiones elementales son eritema
y escama, que forman placas de tamaño, número y figuras muy variadas, lo cual ha dado lugar a
formas clínica como la psoriasis en gotas en placas , anular, girata, numular, ostrácea, circinada.
Las placas eritematoescamosas son bien limitadas, de bordes definidos, no activos. La escama es
blanquecina, brillante, a veces de aspecto yesoso, no fácil de desprender.
El raspado de dicha escama con una cucharilla o con la uña da la sensación de estar raspando una
vela de parafina (signo de la parafina o de la bujía), al final queda una delgada laminilla (membrana
de Duncan Dulckley), que al desprenderse como una oblea deja una superficie tapizada de fino
puntilleo sangrante (signo del rocío, rosa sangrante o signo de Auspitz) que se consid era típico de
esta enfermedad.

Otro signo importante en la psoriasis es el halo de Woronoff, mancha hipocrómica que rodea a la
lesión de psoriasis y que va ligado al inicio de la regresión de la placa de psoriasis. sus bordes, de
color amarillento, y pueden verse entre las escamas pequeñas pústulas amicrobianas (psoriasis
pustulosa)
En la piel cabelluda predomina la escama fina, que al llegar al límite de implantación del pelo forma
una zona muyprecisa que puede confundirse con la corona Seborreica de la dermatitis del mismo
nombre, y se
denomina sebopsoriasis Sin embargo, la dermatitis seborreica es más inflamatoria, pruriginosa, de
aspecto amarillento y se acompaña de lesiones en el centro de la cara.

Complicaciones

Pueden presentarse de forma espontánea o como resultado de tratamientos inadecuados o


suspendidos de manera abrupta.

a) Eritrodermia psoriásica.
Se trata de una generalización del eritema y la escama a toda la superficie del cuerpo, incluso la
cara, con mal estado general del paciente, quien Siente intenso Prurito y mucho frío. En ocasiones
hay febrícula, adenopatías y no pocas veces infección agregada. Esta complicación puede
desarrollarse de dos maneras: como una forma progresiva, donde las placas se extienden y
confluyen hasta generalizarse, y una forma aguda como respuesta nociva a un medicamento
(esteroides) o tras un brote de psoriasis pustulosa

b) Artropatía psoriásica.

Es poco observada en México y se sigue discutiendo si es en realidad parte del mismo cuadro de
psoriasis o una coincidencia de la psoriasis con formas de artritis reumatoide atípica.
En la artritis psoriásica se afectan sobre todo las articulaciones distales y en forma simétrica. La
forma
más común de artritis psoriásica (50%) afecta las articulaciones interfalángicas proximales y
distales,
y se conoce como forma oligoarticular asimétrica; también hay otras formas menos frecuentes,
como la forma similar a la artritis reumatoide, la forma mutilante, interfalángica distal, artropatía
periférica y la sacroileítis o espondilitis.

C)Psoriasis pustulosa.

Se considera más como una forma clínica, pero también puede representar una complicación de
tratamientos mal indicados o suspendidos abruptamente (esteroides sistémicos, ciclosporina).
En ocasiones, sobre las placas de psoriasis aparecen finas pústulas amarillentas, otras veces lo
hacen
en palmas de las manos y plantas de los pies, produciendo un cuadro muy molesto que no
responde al tratamiento (psoriasis pustulosa de Barber) y más rara vez las pústulas se presentan
en forma generalizada con fiebre y ataque al estado general del paciente (psoriasis pustulosa de
Von Zumbush). Existen otras formas menos frecuentes de psoriasis pustulosa, como la forma
anular, eritrodérmica o exantemática, localizada a palmas y plantas: acrodermatitis continua
(Hallopeau)

ETIOPATOGENIA:

1- Teoría metabólica
2- Teoría genética
3- Teoría psicosomática.
4- Teoría infecciosa
5- Teoría endocrina
6- Teoría inmunológica.

HISTORIA CLINICA: