You are on page 1of 3

El aborto ¿Qué es?

El aborto se define como una interrupción del desarrollo del feto durante el
embarazo, antes de que este esté en condiciones de vivir fuera del vientre materno.

Las diversas posturas acerca del tema se basan en un debate moral: “¿Cuándo comienza la vida
humana?

Algunas personas dicen que la vida comienza en la fecundación, es decir, apenas el


espermatozoide se une al ovocito en las trompas de falopio, lo que puede ocurrir hasta 72 horas
después del encuentro sexual. Estas personas desaprueban todo tipo de aborto.

Otros, creen que la vida humana comienza en la anidación, que es cuando el embrión (ya
compuesto por unas 100 células) llega al útero y se adhiere o implanta en el endometrio. El proceso de
anidación comienza entre 5 y 7 días después del encuentro sexual, y termina más o menos en el día 14.

La organogénesis, plantea que la vida humana comienza cuando se generan los órganos del feto,
especialmente el corazón y/o el cerebro. Estos comienzan a desarrollarse en la semana 5. Las personas
que tienen esta postura podrían estar dispuestas a permitir los aborto antes de cierto plazo.

También hay quienes apoyan la teoría del feto vital, que dice que la vida humana comienza en el
momento en que el feto es capaz de vivir fuera del vientre materno, es decir, estas personas creen que
se pueden practicar abortos hasta la semana 26 del embarazo.

Por último, según los que adhieren a la postura de relacionalidad, el embrión de nuestra especie
se hace propiamente humano al culturizarse, y ello ocurre cuando el embarazo es deseado y la madre
reconoce plenamente a su hijo como una entidad ajena a ella misma, verificándose una relación
interpersonal entre dos sujetos distintos. De este modo, la madre, la familia o la sociedad tienen la
capacidad de decidir si el feto es vida o no. Si no es aceptado, se puede abortar hasta el final.

El aborto, se puede clasificar como espontáneo y provocado. El espontáneo es cuando el


embarazo termina por causas naturales, ya sea por anomalías cromosómicas del bebé, enfermedades
crónicas de la madre como diabetes, enfermedades infecciosas como hepatitis, o por accidentes
traumáticos ocurridos durante el embarazo. El aborto provocado es cuando hay intención de terminar
con el embarazo, y se realiza mediante distintos métodos que veremos a continuación.

El misoprostol o misotrol es un método que funciona hasta la semana 12 y es uno de los más
utilizados en nuestro país hoy en día, pese a que no es legal. Se puede realizar introduciendo 4 pastillas
en la vagina o poniendo 4 pastillas debajo de la lengua hasta que se disuelvan completamente. Para esta
última opción, se debe repetir el proceso 3 veces separadas por intervalos de 3 horas. En ambos casos
comenzará un desangramiento parecido al de una menstruación normal y se producirá el aborto. Estas
pastillas son muy fáciles de conseguir en Chile, ya sea mediante redes sociales o sitios web como: “yo-
decido.com”, “misotrolparatodas.com”, “ventasmisotrolstglo.com”, “misotrolchile.com”, entre otras.
Nos llama la atención que en uno de estos sitios web hay frases como: “si vas a un centro de asistencia
médica jamás hables de misoprostol” o “que en Chile no esté permitido no significa que estés haciendo
algo malo”.
Para el método “succión y curetaje”, el doctor inserta una especie de “aspiradora” por la vagina,
que succiona el feto y la placenta. Luego, raspa el útero con una cureta para asegurarse de que no
quede ningún resto de tejido. Se examina lo extraído por la aspiradora, se “arma” el feto como si fuera
un rompecabezas para estar seguros de que están todas sus partes. Si falta algún pedazo, se debe
repetir el proceso.

El método “dilatación y evacuación” se utiliza cuando el feto es más grande y ya no se puede


extraer por succión. Se introducen unas tenazas por la vagina, se agarra una parte al azar del feto y se
extrae. La cabeza debe ser aplastada para que pueda salir. Cuando se han sacado todas las partes, se
succiona la placenta.

El método de solución salina consiste en extraer con una jeringa todo el líquido amniótico y
reemplazarlo por un líquido que provoca que el feto se queme, intoxique y muera. Un par de días
después la madre expele al niño muerto. Se utiliza cuando el feto es demasiado grande para usar el
método anterior.

Cuando el feto es más grande aún, se utiliza “d y x” o parto parcial, que consiste en que el
abortero toma la pierna del feto con fórceps y extrae todo el cuerpo por la vagina menos la cabeza.
Utilizando unas tijeras, le hace un agujero en el cráneo e inserta un cáterer para succionar el cerebro.
Una vez hecho eso, se saca la cabeza y aspira la placenta.

Fínalmente, la histerectomía u operación cesárea es cuando se extraen fetos totalmente viables


mediante una incisión en el abdomen, de la misma manera que se hace un parto por cesárea común y
corriente, con la única diferencia de que se les deja morir (lo que en ocasiones tarda horas), o incluso a
veces se les provoca la muerte habitualmente por asfixia.

Respecto al aborto, encontramos diversas posturas, que van desde las más liberales, hasta las
más restrictivas.

En primer lugar, encontramos a quienes creen que el aborto debe ser permitido en toda
circunstancia, teniendo como única restricción el número de semanas que lleva el embarazo,
argumentando que la mujer tiene derecho a decidir sobre su propio cuerpo, que nadie les puede negar
su “derecho reproductivo”, y que permitirlo terminaría con los abortos clandestinos, que se realizan en
pésimas condiciones higiénicas y muchas veces culminan en la muerte de la madre.

También hay quienes optan por seguir posturas intermedias, que pretenden permitir el aborto
solo en ciertas circunstancias, como el aborto terapéutico, que es cuando la madre corre peligro; el
aborto por feto inviable; o el aborto a embarazos producidos por violación. Argumentan que es inmoral
obligar a la madre a morir por su hijo, a llevar un feto que no tiene expectativas de vida, o a criar a un
hijo no deseado cuyo padre es un violador.

Finalmente, hay personas que quieren que el aborto esté prohibido en todos los casos,
argumentando que la vida comienza en la fecundación, y por lo tanto el aborto es un asesinato y una
violación a los Derechos Humanos. Además, dicen que las 3 causales son innecesarias, puesto que existe
el aborto indirecto, que es cuando se realiza un procedimiento para salvar la vida de la madre y como
efecto secundario muere el feto; porque las violaciones no pueden ser corroboradas en 16 semanas y
por lo tanto es fácil que alguien esté mintiendo; y porque hay innumerables casos de fetos que la
medicina declaró inviable, pero que nacieron y hoy caminan entre nosotros.
Por otro lado, tenemos la postura de la iglesia… (cuaderno Andrade)

Las consecuencias que trae para una mujer realizarse un aborto son principalmente psicológicas.
Entre ellas encontramos sentimiento de culpabilidad; reacciones de hostilidad, enojo o tristeza;
búsqueda de relaciones abusivas; aislamiento de familiares y amigos; anorexia nerviosa; insomnio
pensando en el aborto o en el bebé; pérdida de capacidad de concentración; necesidad de reemplazar al
niño abortado; odio a sus parejas, y en casos extremos, el suicidio. El problema radica en que muchas
veces las mujeres no son informadas al respecto y se realizan abortos sin conocer las consecuencias.