You are on page 1of 3

Nombres:

Ivanova Tene Lourdes Molina

Rosa Llivisupa Selena Ramón

Ciclo:

Primero “A”

Maestro:

Dra. Rina Ortiz

Materia:

Sicofisiología

Tema:

“Investigación sobre una patología cardiovascular”

Cuenca –Ecuador

2015
EXCLUSIÓN SOCIAL Y MUERTE SÚBITA CARDIACA
Para encajar en una sociedad exigente se necesita olvidar tus valores y principios
para así llegar al comportamiento exigido por el medio en el que vivimos; en
cambio si hablamos sobre exclusión social podríamos decir que son personas
marginadas e ignoradas de los círculos existentes en nuestro alrededor.

Si hablamos a su vez de muerte súbita diríamos que es inesperada, sin síntomas o


si en caso de que estos existieran, se da segundos antes de que la muerte llegue a la
víctima; es decir es natural debido a causas cardiacas, anunciadas por pérdida de
conciencia brusca, que se produce en el plazo de 1h, tras el comienzo de los
síntomas agudos; se da en individuos que presentan una cardiopatía conocida o no
por el paciente, pero el tiempo y modo de su muerte es repentino.

Dentro de la población el 90% es de muerte súbita; se produce por una mala


calidad de vida, ya sea por el uso exclusivo de tabaco, alcohol y otras sustancias
toxicas, que puede llegar a producir dicha anomalía en nuestro organismo; a esta
causa ya mencionada se la encuentra superando desde enfermedades de VIH,
tuberculosis, hasta el cáncer.

Las causas de las muertes súbitas cardiacas suelen ser producidas por diferentes
factores ya sea por la mala alimentación, el estrés, o la falta de actividad física.

Para prevenir las muertes súbitas cardiacas es recomendable no tener una vida
sedentaria, ya que estar sin movimiento no es un buen ejercicio para el corazón y
este necesita estar constantemente en movimiento; pero a su vez sin causar
exageración, porque si se abusa del ejercicio también se pueden producir
complicaciones, lo que llevaría a una muerte súbita cardiaca.

La alimentación es un factor importante para prevenir una muerte súbita cardiaca


ya que si ingerimos cosas grasosas; las arterias y las venas se van a ver obstruidas
por el exceso de grasa; por eso es recomendable tener una comida sana y
balanceada.
Para finalizar nuestro grupo tiene como conclusión, que la exclusión social provoca
depresión y estrés en la persona; lo cual conlleva al individuo a meterse en su
mundo, a excluirse a sí mismo y al “que dirán” de la sociedad; siendo este un
camino hacia una enfermedad cardiovascular.