You are on page 1of 2

1- Elabore un informe, destacando:

a) La definición del retracto sucesorio.


El retracto sucesorio es el acto por el cual un heredero se constituye u tercer
adquiriente, en todo o parte de la cuota de todo indenmizandole los gastos.

Los derechos sucesorios pueden ser objeto de cesión y si la hace un coheredero a


favor de un tercero, es decir de un extraño a la sucesión, pueda dar lugar al ejercicio
del retracto sucesorio, tal como lo establece el Artículo 841 del Código Civil
Dominicano: ¨Toda persona, aunque sea pariente del difunto, que no tenga capacidad
para sucederle y a la cual haya cedido un coheredero su derecho a la sucesión, puede
ser excluida de la partición, ya por todos los coherederos, o ya por uno solo,
reembolsándole el precio de la cesión.

b) Las condiciones para el retracto.

Para el retracto sucesorio es suficiente que la sucesión no haya concluido. Quien


ejerce el retracto está obligado a reembolsar el precio real y no el precio que se haya
simulado en la operación y al precio se debe agregar los gastos y costos del contrato,
así como los intereses del precio, contados desde el día en que el cesionario ha dado
el precio de la cesión.

c) ¿Entre quiénes se puede hacer el retracto sucesoral?


Los herederos que pueden ejercer el retracto sucesorio son los siguientes:
1. Los herederos propiamente dichos, es decir, quienes estén llamados a recibir la herencia
o sucesión en razón al grado sucesorio.
2. Los legatarios universales o a título universal y los contractualmente instituidos. El
legatario particular está excluido, es decir, no puede ejercer el retracto sucesorio.
3. Los sucesores de quienes tienen derecho a la sucesión, pero no los acreedores.

d) Las condiciones para la donación-partición.


Hay dos formas para la partición de ascendientes:
a) La donación-partición; y
b) La testamentaria.
La donación es un acto entre vivos, es decir, un contrato que en principio necesita el acuerdo de
los donatarios.

El testamento opera a partir de la muerte del testador.

e) Los efectos de la partición de los ascendientes.


En primer lugar la partición se convierte en una partición de sucesión. Los hijos no son ya
donatarios sino herederos a quienes se les hizo la partición por anticipado. De donde se derivan
las siguientes consecuencias:
a) Pueden aceptar pura y simplemente o bajo beneficio de inventario, o repudiarla.
b) Tienen el ejercicio todas las acciones en nulidad o rescisión.
c) Si aceptan, están obligados al pago de pasivo proporcionalmente a su llamamiento.
No obstante, los hijos siguen siendo donatarios: pero la donación no se encuentra resuelta de
donde se derivan estas consecuencias:
a) Los hijos que renuncien conservan sus lotes hasta la cuota disponible.
b) Los bienes donados están a cubierto de los acreedores del ascendiente, por lo menor si
los hijos no aceptan la sucesión sino a beneficio de inventario.
c) Los bienes partidos escapan a la colación en virtud de una dispensa necesaria.

f) Los efectos de la partición testamentaria.

La existencia de testamento, el propio testador puede llevar a cabo la partición


de sus bienes tal y como considere conveniente. El único límite que ha de
respetar el testador radica en la intangibilidad de la legítima.

Artículo 1056 CC: "Cuando el testador hiciere, por acto entre vivos o por última
voluntad, la partición de sus bienes, se pasará por ella, en cuanto no perjudique
a la legítima de los herederos forzosos".