You are on page 1of 8

CARRERA:

CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN MENCIÓN CIENCIAS SOCIALES

MATERIA:
ANTROPOLOGIA GENERAL

TEMA:
NIVEL DE SEPARACIONES Y DIVORCIOS QUE EXISTEN EN LA R.D. VERSUS MATRIMONIOS
O CONVIVENCIAS.

SUSTENTADO POR:
YAMILE JAVIER BENCOSME

MATRÍCULA:
16-8338

PRESENTADO A:
ERNESTO CORPORAN

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, REP.DOM


OCTUBRE DEL 2017
1-Redacta un informe considerando:

a) Situación actual del matrimonio en la República Dominicana.

La ley en la República Dominicana reconoce dos clases de matrimonio: el civil, que


se contrae de acuerdo con los preceptos de la ley civil; y el religioso, celebrado con
sujeción a las normas del Derecho Canónico.

El matrimonio civil

El matrimonio civil se origina del contrato celebrado entre un hombre y una mujer
que han otorgado su libre consentimiento para casarse y cuentan con la capacidad
para verificar este acto. Para poder contraer matrimonio en la República
Dominicana, es necesario que las partes cumplan las condiciones siguientes:

Las partes deben otorgar su libre consentimiento. Cualquier consentimiento


requerido para el matrimonio deberá expresarse por escrito mediante acto auténtico
o bajo firma privada, debidamente legalizado, a menos que las personas que deban
darlo concurran al mismo y conste su consentimiento en el acta que lo instrumente.

Los menores de 18 años deben contar con el consentimiento de sus padres o del
padre superviviente sin el cual no pueden contraer matrimonio.

El hombre menor de 16 años cumplidos y la mujer antes de cumplir los 15 no pueden


contraer matrimonio; pero el Juez de Primera Instancia puede, por razones
atendibles, conceder la dispensa de edad.

No se puede contraer matrimonio antes de la disolución de un matrimonio


precedente. En todo caso la mujer divorciada no podrá contraer nuevo matrimonio
sino diez (10) meses después de que el divorcio haya llegado a ser definitivo, a
menos que su nuevo marido sea el mismo de quien se ha divorciado.
Los extranjeros que desean contraer matrimonio en el país únicamente deberán
presentar:

 Su pasaporte en original y copia.


 Carta de soltería de la Embajada del país de procedencia.
 La tarjeta de turista, o su tarjeta de residencia y/o cédula de identidad personal
de extranjero, si la tuviere.

El matrimonio civil debe celebrarse públicamente ante un Oficial del Estado Civil. La
ley exige ciertos requisitos de publicidad anteriores a la celebración del matrimonio
consistente en la publicación de avisos sobre el matrimonio. No obstante, el Oficial
del Estado Civil, al momento de la celebración del matrimonio, puede dispensar a
los contrayentes de este requisito por razones atendibles, haciéndolo constar en el
Certificado u Acta de Matrimonio.

Una vez cumplidas estas formalidades, el matrimonio se celebrará ante el Oficial


del domicilio de una de las partes, en presencia de los testigos requeridos. Al
momento de la celebración del matrimonio el Oficial del Estado Civil preguntará a
los contrayentes, así como a los testigos y demás personas que autoricen el
matrimonio, si se ha celebrado o no algún contrato entre ellos y en caso afirmativo,
indiquen la fecha del mismo y citen el nombre del Notario ante quien se efectuó.

El acta de matrimonio deberá contener los nombres y apellidos de los contrayentes,


su consentimiento, la declaración de que han quedado unidos por dicho vínculo y la
fecha del acto. Este acto será firmado por el funcionario actuante, por lo
contrayentes y testigos y posteriormente se procederá a la inscripción del
matrimonio en los registros del estado civil correspondiente.

El matrimonio civil se disuelve por el divorcio o por la muerte de uno de los


cónyuges.
El matrimonio canónico

El matrimonio católico produce los mismos efectos legales que el matrimonio civil.
El párroco debe enviar una copia textual del acta de su celebración al Oficial del
Estado Civil competente dentro de los 3 días que siguen a la solemnización de dicho
matrimonio canónico, con la finalidad de que éste proceda a la transcripción en los
registros civiles de lugar. Esta obligación se mantiene aun cuando el matrimonio
civil haya precedido al canónico.

b) Origen religioso del matrimonio según la Biblia

Esta es una pregunta difícil de responder, porque la Biblia en ninguna parte


establece explícitamente en qué punto Dios considera a una pareja como casados.
Existen tres opiniones comunes. (1) Dios sólo considera a una pareja como un
matrimonio, cuando están legalmente casados. (2) Una pareja está casada a los
ojos de Dios, cuando han cumplido con alguna clase de ceremonia formal de
matrimonio. (3) Dios considera a una pareja como casados, al momento en que el
matrimonio es consumado en la relación sexual. Veamos cada uno de estos tres
puntos de vista y consideremos la solidez e inconsistencia que tiene cada una de
ellas.

(1) Dios sólo considera a una pareja como un matrimonio, cuando están legalmente
casados. El soporte escritural usualmente otorgado a esta opinión está en los versos
que aconsejan sujeción al gobierno (Romanos 13:1-7; 1 Pedro 2:17). El argumento
es que si el gobierno requiere que cierto “papeleo” sea realizado antes de que un
matrimonio sea reconocido como tal, la pareja debe someterse al gobierno, en tanto
los requerimientos sean razonables y no contradigan la Palabra de Dios. Romanos
13:1-2 nos dice: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no
hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.
De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los
que resisten, acarrean condenación para sí mismos”. Aquí vemos que el someterse
a las autoridades gubernamentales que requieren una licencia, es un mandato
bíblico.

Hay alguna inconsistencia y problemas potenciales con esta opinión. Primero, hubo
matrimonios antes que cualquier gobierno fuera organizado. Por miles de años, la
gente se casó sin cosas tales como una licencia matrimonial. Segundo, aún hoy,
hay algunos países que no tienen un reconocimiento gubernamental del matrimonio
y/o requerimientos legales para el mismo. Tercero, hay algunos gobiernos que
establecen requerimientos anti-bíblicos sobre el matrimonio, antes de que éste sea
legalmente reconocido. Por ejemplo, hay países donde se requiere que una boda
sea realizada en una Iglesia Católica, de acuerdo a las enseñanzas católicas, y
celebrada por un sacerdote católico. Obviamente para aquellos que tienen serios
desacuerdos con la Iglesia Católica, incluyendo la creencia sacramental católica del
matrimonio, resultaría anti-bíblico someterse al casamiento en la Iglesia Católica.

(2) Una pareja está casada a los ojos de Dios, cuando ha cumplido con cierta clase
de ceremonia matrimonial. Similarmente a la manera en que en muchas culturas un
padre da a su hija en matrimonio, algunos intérpretes lo entienden como si Dios
trajera a Eva ante Adán (Génesis 2:22) del mismo modo como Dios ofició la primera
“ceremonia” matrimonial. En Juan capítulo 2, vemos que Jesús asistió a una
ceremonia matrimonial. Jesús no hubiera asistido a tal evento si Él no aprobara lo
que en el ocurría. El hecho de que Jesús asistiera a una ceremonia nupcial, de
ninguna manera indica que Dios requiera de una ceremonia matrimonial, sino que
más bien indica que una ceremonia matrimonial es aceptable a los ojos de Dios.
Casi todas las culturas en la historia de la humanidad han tenido alguna clase de
ceremonia matrimonial formal. A través de la historia del mundo, y casi en todas las
principales civilizaciones de la humanidad, algo tiene lugar, cosas tales como un
evento, acción, pacto o proclamación, que es culturalmente reconocido para
declarar que un hombre y una mujer están casados.

(3) Dios considera que una pareja está casada al momento en que el matrimonio es
consumado en la relación sexual. Algunos argumentan que, si cualquier hombre y
una mujer tienen sexo, Dios considera que los dos están casados. Tal opinión
carece de bases bíblicas. Las bases para este argumento es el hecho de que la
relación sexual entre esposo y esposa es el máximo cumplimiento del principio de
“una sola carne” (Génesis 2:24; Mateo 19:5; Efesios 5:31). En este sentido, la
relación sexual es el “sello” final de un pacto matrimonial. Sin embargo, si una pareja
está legal y ceremonialmente casada, pero por alguna razón es incapaz de
comprometerse en una relación sexual, eso no significa que no se les considere
como casados.

No es bíblico declarar que una pareja que ha tenido relaciones sexuales, pero que
no ha observado ninguno de los otros aspectos del pacto matrimonial, esté casada.
Escrituras tales como 1 Corintios 7:2, indican que el sexo antes del matrimonio es
inmoral. Si la relación sexual se tomara como el matrimonio de una pareja, ésta no
podría ser considerada inmoral, puesto que la pareja estaría considerada como
casada al momento en que se involucró en una relación sexual. No hay
absolutamente ninguna base bíblica para que una pareja que tenga sexo sin estar
casada, pueda declararse a sí misma como casada, y por lo tanto declarar que sus
relaciones sexuales sean morales y honren a Dios.

Así que, ¿que constituye un matrimonio a los ojos de Dios? Parecería que los
siguientes principios deberán seguirse. (1) En tanto que los requerimientos sean
razonables y no sean contrarios a la Biblia, una pareja deberá buscar cualquiera
que sea el reconocimiento gubernamental que esté en vigor. (2) Una pareja deberá
seguir cualquiera de las prácticas culturales y familiares empleadas típicamente
para reconocer a una pareja como “oficialmente casada” (3) Si es posible, una
pareja deberá consumar el matrimonio, cumpliendo el aspecto físico del principio de
“una sola carne”.

¿Qué sucede si uno o más de estos principios no son cumplidos? ¿Se puede
considerar aun así a una pareja como casada a los ojos de Dios? A última instancia,
eso es entre la pareja y Dios. Dios conoce nuestros corazones (1 Juan 3:20). Dios
conoce la diferencia entre un verdadero pacto matrimonial y un intento de explicar,
o justificar la inmoralidad sexual.

c) Características que definen la exogamia, monogamia y poligamia.

La exogamia

La exogamia se define en el contexto de los sistemas de parentesco como una


regla que rige para la elección del cónyuge y que prohíbe la relación matrimonial
entre los miembros de un mismo grupo, el que a su vez puede quedar delimitado
por la relación de descendencia, por la pertenencia a una misma tribu, linaje, clan o
localidad.1 La regla, al establecer que el cónyuge obligatoriamente debe ser elegido
entre los miembros de un grupo ajeno al propio, prohíbe un grupo. La situación
inversa se denomina endogamia donde la regla determina el grupo dentro del cual
se debe contraer matrimonio, es decir, impone un grupo específico.

La monogamia

La monogamia en el mundo animal, se refiere a la relación de la pareja que


mantiene un vínculo sexual exclusivo durante el período de reproducción y crianza
(de las crías). En los humanos, la monogamia es un modelo de relaciones afectivo-
sexuales basado en un ideal de exclusividad sexual por un periodo de tiempo
indefinido entre dos personas unidas por un vínculo sancionado por el matrimonio,
por la ley o por el derecho consuetudinario. Al practicante o creyente en este modelo
de relación se le llama monógamo.

La poligamia

La poligamia es un tipo de matrimonio en que se permite a una persona estar


casada con varios individuos al mismo tiempo. Comprende tanto la poliginia como
la poliandria. A pesar de que el derecho occidental no reconoce la poligamia sino
como un conjunto de matrimonios monógamos que poseen un cónyuge en común,
la existencia de los matrimonios polígamos es aceptada de modo común en otras
ciencias sociales, especialmente aquellas que como la antropología del
parentesco han documentado casos muy extremos de la práctica poligámica. Desde
la mirada antropológica, no todas las familias poligámicas incorporan matrimonios
polígamos, por lo que, en estricto sentido, el número de sociedades auténticamente
poligámicas es bastante reducido. Entre algunos ejemplos de sociedades
poligámicas se encuentran las naciones islámicas, donde el derecho establece que
el matrimonio polígamo sólo puede existir a condición de la aceptación de las co-
esposas de un varón.

d- Presente su opinión respecto a la poliandria y poliginia.

La poliandria

Poliandria (hombre) es una condición menos extendida geográficamente a


la poliginia, en la cual una mujer puede estar al mismo tiempo en matrimonio con
varios varones.

La poliginia

Forma de matrimonio polígamo según el cual un hombre puede contraer matrimonio


con más de una mujer.

¿Estás a favor o en contra? argumente su respuesta.

Estoy a favor de estas condiciones ya que las decisiones son tomadas por esas
personas que realizan esa práctica y además de eso no me entrometo en esos
asuntos porque hay países en los cuales etas acciones no son ilegales.

También estoy a favor de ambas porque esto contribuye a la reproducción de la


especie humana y porque cada quien tiene libre albedrio de las decisiones a tomar.