You are on page 1of 1

ENSAYO SOBRE LA PELÍCULA “AL FRENTE DE LA CLASE”

La trama de esta historia me conmovió muchísimo, pues muestra las incoherencias de una
sociedad marcada por patrones excluyentes que indican que si no formas parte de lo
“normal”, no puedes formar parte de ella y a la vez, enseña que una discapacidad no es un
impedimento para realizar nuestros sueños. Brad Cohen deja de lección eso, que a pesar de
sufrir del Síndrome de Tourette y de la constante ignorancia y prejuicios de las personas,
no se rindió ante su sueño de ser Profesor.

A pesar del enorme crecimiento de la tecnología, aún se le sigue dando un mal uso a esta y
es que existe mucha falta de información sobre distintas discapacidades o síndromes que
pueden suceder a cualquiera de nosotros o como en la película pasa, a un estudiante de
primaria. Asimismo, muchos profesores tienen la formación adecuada para enseñar y
cuentan con los recursos necesarios para esto; sin embargo, la ausencia de psicoeducación
en diversas dificultades de aprendizaje y/o enfermedades, puede causar que se juzgue sin
razón la actitud de los alumnos; así como sucedió al inicio de la película, donde los
profesores condenaban al protagonista de “malcriado, irrespetuoso” y muchas etiquetas
más que le dieron por su libre tendencia de emisión de juicio de valor de las actitudes y
comportamientos de los alumnos en el aula de clase; incluso el psicólogo que lo evaluaba
dio un mal diagnóstico, que si no hubiera sido por la constante lucha de la madre, hubiera
repercudido negativamente en la vida de Brad.

Esto me hace reflexionar sobre mi decisión de estudiar psicología y tomar consciencia


sobre toda enseñanza que se me brinda, porque no me gustaría ser alguien quién dañe más
la vida de un paciente; sino, ser quien le ayude a superar sus problemas y sepa
sobrellevarlos. Además, pone en evidencia la débil formación que en esa época (y tal vez
aún continúe esto) se le brindaba a los docentes en referencia a los síndromes y la falta de
motivación o actitud investigadora para averiguar que podría estar afectando a los
alumnos; y aunque, el maestro no es un diagnosticador, tiene la responsabilidad de no sólo
enseñar conocimientos, sino de contribuir en mejorar la calidad de vida escolar de los
educandos.

Finalmente, resalto esa actitud positiva y la enorme inteligencia emocional que tuvo Brad
para actuar asertivamente ante las situaciones adversas, dejando como moraleja que el
tener una discapacidad te hace único, pero no diferente y eso no es impedimento para salir
adelante.