You are on page 1of 8

RIBEYRO, TEJIDO SOCIAL Y VISIÓN DE MUNDO

Oscar Osorio

M uchos críticos coinciden en la


afirmación de que Julio Ramón
Ribeyro (1929-1994) es uno de
los escritores peruanos más importantes del
siglo XX y algunos en que es el más grande
En segundo lugar, a que desde hace
algún tiempo los lectores empiezan a salir
del hechizo del Boom y los buenos
escritores que trabajaban en la sombra
parecen tener “una segunda oportunidad
escritor de narrativa breve del Perú. Bryce sobre la tierra”.
Echenique va un poco más lejos y afirma – En tercer lugar –y en esto sigo a
en una entrevista en la que tal vez le gana la Susana Reisz-, a que hay una tremenda
emoción- que es uno de “los más grandes armonía entre “el espíritu de la época” y “la
exponentes de la narrativa breve en el visión de mundo” de Ribeyro: “un
mundo occidental”. pragmatismo sin muchas ilusiones o un
Aunque este reconocimiento discreto pesimismo sin alardes de tragedia”,
literario se dio en el Perú desde muy y esta coincidencia entre el sentimiento de la
temprano, sólo desde la década del 80 la época y el de Ribeyro, entre la fractura de
literatura de Ribeyro ha traspasado las los grandes paradigmas de Occidente y el
fronteras y ha ganado el respeto de una escepticismo del autor, lo actualiza y lo hace
comunidad cada vez más amplia de lectores de un tremendo interés, entonces, “es la hora
de distintas nacionalidades y en distintas de Ribeyro”.
lenguas. Múltiples causas están en la raíz de Sobre el escepticismo de Ribeyro
este tardío reconocimiento internacional. (velado a veces de un irónico pesimismo) se
En primer lugar, ello se debe a que ha escrito mucho, la mayoría de los críticos
sus publicaciones se hicieron durante coinciden en señalarlo como un rasgo
muchos años en ediciones peruanas sin fundamental, estructural si se quiere, de su
mayor circulación. Así, por estar fuera del obra. Pero ha habido una gran divergencia
mercado de las editoras importantes, su obra sobre la interpretación de este escepticismo
no fue muy conocida en el ámbito riberyano: desde los que encuentran en ello
internacional.1 una feroz crítica contra la injusta sociedad
peruana –Alfonso la Torre llega a situarlo al
lado de Mariátegui y Haya de la Torre- hasta
1 Esta desatención de las grandes casas
quienes ven a un reaccionario amargado
editoriales se debió a muchos factores, cuestionando la invasión en Lima de las
entre otros, a que los lectores estaban clases populares. Lo cierto es que la obra de
Ribeyro está alejada de cualquier activismo
obnubilados por la fuerza tremenda del político, el propio autor se auto define como:
Boom (cuyas figuras preponderantes -en el Un individualista feroz y
caso del Perú, Vargas Llosa- ocultaron
probablemente anacrónico,

durante largas décadas otros excelentes


escritores que se marchitaban en el de las estructuras y los juegos narrativos
anonimato o se conformaban con el que pedían los lectores de la época); y a la
reconocimiento local); a la factura clásica de propia personalidad reservada e introvertida
la obra de Ribeyro (muy tímida frente a la del autor que se negaba a la promoción
experimentación con el lenguaje, la fractura directa de su obra.

60
incapaz de integrarme a un partido el Perú es cada vez mayor.
político, grupos o asociaciones. (Ferreira 96)
En el fondo soy un escéptico.2 Si pensamos que esa recuperación
Y es este escepticismo el que orienta del pasado se hace a la luz de una visión de
su narrativa, es esta apatía vital que raya en mundo teñida de un profundo escepticismo,
el pesimismo la que determina la el resultado necesariamente es el de un
construcción de personajes grises, conjunto social tremendamente frustrado.
condenados siempre al fracaso y al desajuste Así también lo entiende tempranamente
social. Ribeyro estaba muy consciente de Mario Vargas Llosa:
esta condición de su narrativa. Todos sus cuentos y novelas son
Lo esencial de mis relatos fragmentos de una sola alegoría
obedece a una estructura en la que sobre la frustración fundamental
el protagonista sufre un chasco, del ser peruano: frustración social,
algo que no le sale bien, algo que individual, cultural, psicológica y
frustra sus deseos.3 sexual.5
Entonces, esos destinos terribles de Lo que traslucen sus relatos es,
sus protagonistas, esos ambientes turbios y entonces, esa mirada, la mirada de Ribeyro,
pesados de sus cuentos, son el resultado de su manera de entender la sociedad limeña,
una imagen de Lima, de la imagen de una su manera de enfrentarse con la necesidad
ciudad desordenada y gris, de una sociedad vital de reconocerse en el escenario de la
sin esperanza. Lo que hay en sus cuentos es sociedad en la que se estructuró su
la representación de su imagen de Lima, por conciencia de ser humano. Indaguemos un
eso el autor cree que “las personas que me poco el origen de esa visión de mundo.
leen encuentran muy suya esa atmósfera de En primer lugar, esa visión se
frustración, de desadaptación, de origina en el doble cruce de clases sociales
marginalidad que caracteriza a mis relatos”.4 de su familia y de la sociedad limeña. Por el
Es su visión de la sociedad peruana la que lado familiar, su padre es descendiente de
determina la construcción de sus historias. ricos aristócratas peruanos, cuya fortuna
No es abusivo afirmar que toda la empezaba a desvanecerse, y de emigrantes
obra de Ribeyro hace un intento de italianos que no habían tenido mucho éxito
comprensión del fenómeno social peruano, en tierras del Perú: El abuelo de Ribeyro se
o, si se quiere de otro modo, que es un había casado con una emigrante italiana en
intento de recuperarse a sí mismo a través contra de las aspiraciones de clase de su
del reconocimiento y comprensión del familia. La madre venía de Ribeyro provenía
conjunto social que lo determinó. de una familia de clase media de provincia.
La prolífica cuentística, reunida El matrimonio de sus abuelos inicia el
toda bajo el título general de La descenso social de la familia, que el
palabra del mudo, constituye una matrimonio de los padres de Ribeyro acelera
de las exploraciones más ricas de hasta su nueva condición de clase media. Es
la sicología e idiosincrasia de la decir, Ribeyro se forma en el sentimiento de
sociedad peruana contemporánea; caída social de la línea paterna y
una exploración cuya vigencia en estancamiento de la materna, en ese cruce
social de la familia sin abolengo y sin
riquezas de la madre y la familia de
2 Entrevista con Elsa Arana y Miguel tradición y poder de su padre.
Enesco, en 1981. Recogida en la selección Y este sentimiento de caída social se
hace más agudo cuando siente que el
de Jorge Coaguila Las respuestas del
privilegio que le otorga su condición de
mudo, 1998, página 75.
3 Entrevista con Jorge Coaguila. La palabra 5 Carta enviada a W. A. Luchting el 24 de
inmortal, 1995, página 44. octubre de 1966 (recogida en Nestor
4 Entrevistas con Jorge Coaguila. La palabra Tenorio Requejo, El rumor de la vida, 1996,
inmortal, 1995, página 20. página 34.

61
clase media -con todas sus taras racistas y El escenario de un tejido social muy
clasistas, en la Lima feudal de comienzos compartimentado en el que se han perdido
del siglo XX- comienza a ser socavado por las posiciones de privilegio, el sentimiento
la invasión a Lima de las clases bajas y de pérdida de estatus social de la familia y la
campesinos que buscan mejor fortuna en la muerte temprana del padre son elementos
ciudad. Es decir, la conciencia de Ribeyro se que están en la base de la construcción de la
forma en el doble sentimiento de la pérdida conciencia de Ribeyro, de su escepticismo.
familiar y social, en el sentimiento de la Yo he nacido en una clase burguesa
caída social de la familia y de la caída que está extinguiéndose tanto en lo
social de Lima por la presión campesina. económico como en lo biológico, quiero
Muchas veces Ribeyro se refirió a este decir que los viejos señores limeños, de los
desplazamiento: que yo desciendo, ya no existen. Ya en Lima
El parque limitaba por el este con no hay limeños, hay provincianos.8
los rieles del tranvía, más allá de Es desde esa visión de mundo que
los cuales se encontraba el barrio se lee la sociedad limeña en la obra de
popular de la Victoria. Y de este Ribeyro, un escepticismo que se traduce en
barrio fueron surgiendo y su apatía política, y en la necesidad de
entrando al parque niños y entenderse a sí mismo a través del
muchachos diferentes, porque reconocimiento de su entorno social: “Es
eran pobres, estaban mal vestidos penoso irse del mundo sin haber adquirido
y no teníamos con ellos ninguna una certeza -dice Luder-. Todo mi esfuerzo
relación de familia, colegio ni se ha reducido a elaborar un inventario de
condición social. Eran cholos que enigmas”. (Ribeyro, Antología 202)
hollaban nuestro espacio. Al No tiene, entonces, su obra ninguna
comienzo sólo merodeaban por intención política, aunque obedece,
los linderos orientales del parque, inevitablemente, a una construcción
al que nosotros apenas ideológica, a una manera de entender el
llegábamos. Pero poco a poco mundo. El propio Ribeyro entiende que, a
fueron avanzando y al final pesar de su apatía política, su obra está
asomaron cerca de la estatua del orientada por una visión de mundo
Mariscal Sucre.6 particular.
En segundo lugar, su conciencia está Toda obra literaria es
determinada por la muerte del padre cuando política en una forma explícita e
Ribeyro tenía 15 años. El sentimiento de implícita, desde el momento en
orfandad y las tremendas restricciones que se expresa una visión del
económicas a que se vio abocada la familia mundo y, dentro de la visión del
fueron sustanciales en la formación de su mundo, el futuro de la sociedad y
visión de mundo. sus componentes. Lo que creo,
Porque mi padre vivía siempre he pensado y predicado,
sólo de su trabajo, y cuando murió es que no hay que hacer de las
hubo que vender el carro, despedir obras literarias un instrumento
al jardinero, eliminar a una de las dedicado exclusivamente a la
empleadas, sobrevivir largos años discusión de una ideología o de
con pequeñísima indemnización. una praxis política. Esto sería la
Por otra parte, el sentimiento de muerte de la literatura.9
orfandad, que hasta ahora me Ribeyro no intenta una crítica social,
acosa.7 su intención fundamental es contar su país,

6 Ribeyro, Julio Ramón. Juegos de infancia. 8 Entrevista con Giovanny Minardi, 1988.

En: Néstor Tenorio Requejo, El rumor de la Recogida en Jorge Coaguila, Las


vida, 1996, página 77. respuestas del mudo, 1998, página 212.
7 Entrevista con César Calvo,1971. 9 Entrevista con Jorge Chiarella, 1987,

Recogida en Jorge Coaguila, Las recogida en Jorge Coaguila, Las respuestas


respuestas del mudo, 1998, página 25. del mudo, 1998, página 158.

62
contar su Lima, contar su infancia, contarse dinero; Cahuide tiene una condición de
a sí mismo en la feroz encrucijada de su discriminación: es zambo.
experiencia social y familiar. La crítica Cahuide Morales y María
social o política que pueda inferirse de su representan la conformidad con el sistema
obra no es un propósito del autor, sino el social, la aceptación de su lugar y de sus
resultado de la construcción de una imagen posibilidades, y como resultado de esta
de sociedad desde la óptica de su pesimismo conformidad tienen vidas apacibles. Roberto
vital. “La frustración, en esta sociedad y Cabanillas, representan la inconformidad
peruana que yo conocí y viví, era el tono de con su lugar en lo social, y su intento de
las clases medias o populares” 10 , precisará subversión del orden es cruelmente
Ribeyro. Veamos cómo se textualiza esa castigado. Cabanillas tendrá tiempo de
visión de su sociedad en el cuento arrepentirse y será reubicado en su lugar
Alienación. social, lo que le permite reencontrarse con
una vida tranquila. Roberto, por su parte,
Alienación será sancionado con la muerte. Veamos su
Alienación es la historia de dos historia.
personajes con un destino similar: Ambos Roberto, era hijo de una “negra”
tratan de superar sus respectivas condiciones lavandera y un “blanco roñoso” que
sociales con el mismo resultado: el fracaso. abandonó a la madre un año después de
Roberto López es un muchacho que tratando conocerla. Estas tres condiciones definen su
de zafarse de su destino de zambo vivió una representación ante el grupo social, perfilan
permanente renuncia de sí mismo que lo su identidad: zambo, pobre, hijo de la
llevó a la muerte. Queca es una hermosa lavandera y huérfano de padre. Estas
mestiza que buscando subir su nivel social condiciones fundamentales y fundadoras de
terminó en un país lejano, llena de una su lugar en el juego social determinan otras:
infinita nostalgia, frustrada e infeliz. estudia en un colegio fiscal, vive en el
El destino de estos dos actores está callejón.
determinado por las circunstancias socio- Todo empezó la tarde en
culturales que los rodean. Es su lugar en el que un grupo de blanquiñosos
tejido social el que determina el jugábamos con una pelota en la
comportamiento de los personajes, y son las plaza Bolognesi. Era la época de
presiones y las posibilidades de ese lugar las vacaciones escolares y los
social las que los conducen al fracaso. El muchachos que vivíamos en los
tejido social construido por el cuento chalets vecinos, hombres y
muestra la rigidez de unas jerarquías mujeres, nos reuníamos allí para
sociales, determinadas por condiciones hacer algo con esas interminables
étnicas y económicas principalmente, y la tardes de verano. Roberto iba
imposibilidad de moverse con éxito de una también a la plaza, a pesar de
escala a otra. estudiar en un colegio fiscal y de
En la parte más baja de la estructura no vivir en un chalet sino en el
social está María, la madre de Roberto; último callejón que quedaba en el
María tiene una triple condición de barrio. Iba a ver jugar a las
discriminación: es negra, es pobre, es mujer. muchachas y a ser saludado por
Luego sigue Roberto y Cabanillas; éstos dos algún blanquito que lo había visto
personajes tienen doble condición de crecer en esas calles y sabía que
discriminación: son zambos y son pobres. El era hijo de la lavandera. (143)
siguiente peldaño en la escala social lo “Iba a ser saludado por algún
ocupa Cahuide Morales, que ha logrado blanquito”, nos dice el narrador. Roberto iba
poner su propio negocio y tiene algún a ser saludado, no iba a saludar sino a ser
saludado. Hay aquí una muy precisa marca
del tipo de socialidad que mediatizaba las
relaciones entre Roberto y los blanquitos,
10 Entrevista con Fernando Ampuero, 1986,
Roberto era un inferior que buscaba el favor
recogida en Jorge Coaguila, Las respuestas de ser saludado por un ser superior, un
del mudo, 1998, página 108.

63
blanquito. Y este reconocimiento es de Posterior a su proceso de
doble vía: tanto el narrador (blanco) como transformación viene la necesidad del
Roberto (zambo) conocen el exacto valor de reconocimiento social de su nuevo estado,
esta diferencia. Roberto López entiende pero este reconocimiento no llega: los
plenamente su condición social y las blancos se reían de él por su apariencia, los
limitaciones que ésta le impone, y es su zambos del callejón dejaron de saludarlo por
inconformidad con esta condición la que va “pretencioso” y lo silbaban por “marica”, su
a definir su destino: empleador lo echó por su transformación. Es
La vida se encargó de enseñarle decir, la sanción social para su intento de
que si quería triunfar en una transformación es absoluta y trasciende
ciudad colonial más valía saltar todas las esferas sociales.
las etapas intermediarias y ser Ante la imposibilidad del
antes que un blanquito de acá un reconocimiento social, Roberto decide que
gringo de allá. Toda su tarea en la felicidad sólo la puede encontrar entre los
los años que lo conocí consistió en estadounidenses –que seguramente ya
deslopizarse y deszambarse lo percibe como sus semejantes- y viaja a
más pronto posible y en Nueva York. Allí se encuentra que este
americanizarse antes que le cayera fenómeno de alienación con la cultura
el huayco y lo convirtiera para estadounidense es universal, y que la tierra
siempre, digamos, en un portero prometida es en realidad una sociedad casi
de banco o en un chófer de tan injusta como la limeña. Aún así desea
colectivo. Tuvo que empezar por quedarse, pero la única manera de hacerlo es
matar el peruano que había en él y irse a la guerra de Corea, donde encuentra la
por coger algo de cada gringo que muerte.
conoció. Con el botín se compuso La otra categoría social es la del
una nueva persona, un ser hecho mestizo blanco, llamado “blanquiñoso” o
de retazos, que no era ni zambo ni “blanquito” por los mestizos cholos y
gringo, el resultado de un cruce zambos con una valoración despectiva,
contranatura, algo que su contra-racista. El blanquito (categoría a la
vehemencia hizo derivar, para su que pertenece el narrador) vive en chalet,
desgracia, de sueño rosado a estudia en colegio privado, y auto afirma su
pesadilla infernal. (144) condición de blanco. Se considera superior
Esa es la historia de Roberto. En su al zambo, pero entiende que al interior de su
intento por romper la rigidez de su sistema propio grupo hay otra serie de condiciones
social, Roberto sufrió un proceso de que jerarquizan muy rígidamente sus
identificación con el otro superior (en su relaciones sociales.
caso Aland Ladd, es el modelo), que lo alejó Queca no estudiaba con las
de sí mismo y le produjo una crisis de monjas alemanas de Santa Ursula,
identidad de la que no se recuperó. Este ni con las norteamericanas de
proceso primero fue físico: se tiñó el pelo Villa María, sino con las
con agua oxigenada y se lo hizo españolas de la Reparación, pero
“aplanchar”; se maquilló la piel con un eso nos tenía sin cuidado, así
componente hecho a base de talco, polvo de como que su padre fuera un
arroz y almidón. Luego, social: se vistió al empleadito que iba a trabajar en
estilo norteamericano (con ropa comprada ómnibus o que su casa tuviera un
de segunda), aprendió el idioma y los gestos sólo piso y geranios en lugar de
de sus modelos. Después, espiritual: creó un rosas. Lo que contaba entonces
ambiente americano en su casa a través de la era su tez capulí, sus ojos verdes,
música y los posters que lo hacían sentirse su melena castaña, su manera de
estadounidense: “¡qué gringos eran mientras correr, de reír, de saltar y sus
recostados en el sofá-cama, fumando su invencibles piernas, siempre
Lucky, escuchaban ‘the strangers in the descubiertas y doradas y que con
night’ y miraban pegado al muro el puente el tiempo serían legendarias. (144)
sobre el río Hudson”. (150)

64
Los elementos de esa segunda ensayo general que la preparó
estratificación son el dinero, las para la llegada del original, del
posibilidades de educación y el tono de la cual Chalo haba sido la copia (...)
piel. En la parte superior del grupo de los Queca había empuñado su carta.
blanquitos están los que estudian en colegios (146)
americanos o alemanes, tienen carro, viven Mulligan es quien la va a subir en la
en casas de dos o más pisos adornadas con jerarquía social y con él se casa. Aunque es
rosas. Pero este subgrupo no es homogéneo, menos dramático que el proceso de Roberto,
pues el color de la piel va a determinar una Queca también intenta romper la barrera de
nueva gradación en su interior, así cuanto sus posibilidades sociales casándose con el
menos trigueño, más alto se está. Por eso la tipo social que está en la parte más alta de la
competencia por la bella Queca la gana escala. Y, al igual que Roberto, Queca
Chalo Sander, que “tenía el pelo más claro, padece la sanción social propia de su intento
el cutis más sonrosado, y que estudiaba de superar las limitaciones sociales: su
además en un colegio de curas matrimonio termina en la rutina de las
norteamericanos”. (145) golpizas que el esposo le propina en medio
En la parte inferior del grupo de los de sus borracheras, por ser una “chola de
blanquitos están los que estudian en colegios mierda”.
españoles, viajan en ómnibus, viven en casas Este es el tejido social que se
de un piso adornadas con geranios, en vez construye en el texto, el de una sociedad
de rosas. A este grupo pertenece la bella rígidamente jerarquizada en su interior a la
Queca. Pero en este subnivel también va a vez que profundamente acomplejada de sí
ser determinante el tono de la piel, así Queca misma, que ve en la cultura estadounidense
se eleva de su condición gracias a “su tez un modelo superior e inaccesible. Los
capulí, sus ojos verdes, su melena castaña”. elementos de esa jerarquía social son de
Es, pues, la “limpieza” de su piel y su superior a inferior: 1. Etnia y color de la piel
belleza tipo estadounidense la que la hace 2. Dinero. 3. Tipo de educación. Las
deseable y la eleva de condición social. distintas combinaciones que posibilitan estos
Y por encima de todo el tejido tres niveles, determinan el lugar de los
social peruano, está el norteamericano, al individuos en la escala social.
que se le atribuye “superioridad” étnica y En la parte más alta están los
dinero. Billy Mulligan, hijo de un gringos, vistos como seres superiores y ricos
funcionario del consulado de los Estados (Mulligan). Aquí no se proponen subniveles
Unidos, representa este grupo. Así como ni gradaciones, el estadounidense es rico e
para los zambos estaba el callejón, y para el intrínsecamente superior. Ante él, “la figura
blanquito el chalet y el parque, para el de Chalo se fue opacando, empequeñeciendo
gringo también hay unos espacios y espaciando y terminó por desaparecer”.
determinados: Country club, colegio Santa (146) Hasta Chalo Sander, que era el tipo
Martha, campo de golf, aeropuerto, máximo, sufre una reducción tan drástica
embajada americana. que lo desaparece, he ahí el tremendo
El destino de la segunda complejo de inferioridad peruano.
protagonista, como el de Roberto está Luego siguen los peruanos
signado por su necesidad de ascender en la blanquitos: en la escala más alta de este
escala social. Queca lleva a cabo un proceso grupo están los menos trigueños, más ricos,
de selección sistemático, que va descartando educados en colegios norteamericanos
dentro del grupo de los blanquiñosos a (Chalo Sander); luego los más trigueños
quienes son más trigueños, hasta elegir a su pero con buena situación económica, que
novio, Chalo Sander. Pero, Chalo Sander no estudian en colegios privados, alemanes o
era suficiente para Queca, porque ella no americanos (el narrador); más abajo, los
sólo aspiraba a saltar escaños al interior de blancos pobres (Queca).
su estrato social sino que quería saltar por En la parte más baja de la estructura
encima de su propio grupo social. social están los zambos: con dinero,
Chalo había sido un episodio en la superiores (Cahuide); pobres, inferiores
vida de Queca, una especie de

65
(Roberto, Cabanillas). Y más abajo de ellos, una realidad latinoamericana, como él
en el piso social, los negros pobres (María). mismo lo dice hablando de Alienación:
El rango superior, el gringo; el En esa época era una obsesión no
rango inferior, el negro y el zambo; en el ser cholo. El predominio de la
medio, los blancos. Y para cada uno de estos sociedad blanca y de sus valores
rangos hay compartimentados unos espacios era muy fuerte. Todos querían
de la ciudad. Una sociedad, insistimos, integrarse a ese mundo.11
tremendamente rígida e inmóvil. El complejo de inferioridad de la
Decíamos antes que es la relación sociedad latinoamericana respecto de la
con este tejido social la que va a determinar estadounidense fue y todavía es una triste
el destino de los individuos. A excepción de realidad, y los sujetos que destinaron su vida
Queca y Roberto, todos están conformes con al propósito de alcanzar la “dignidad” de ser
su lugar en la sociedad y de acuerdo a él vistos como parte de esta “casta superior”,
viven, y edifican su destino sobre la base de aún abundan en nuestros países. Este deseo
las posibilidades que su lugar en lo social les de movilidad social y este sentimiento de
traza. Sólo Roberto y Queca se oponen al inferioridad aúna el destino de Roberto y
sistema social y esta oposición será Queca.
terriblemente castigada, al primero con la El colofón establece una
muerte, y a la segunda con su felicidad. equivalencia entre los dos
Entonces, se desprende una personajes, en cuanto Queca
inevitable conclusión: todo intento de saltar también sacrifica su identidad en
por encima del lugar social está condenado aras de la movilidad social (...)
al fracaso y es duramente castigado. Esta Esta equivalencia entre los dos
idea se refuerza con los destinos de los otros personajes señala que Roberto, el
actores de la historia: Los blanquitos zambo que pretende ser gringo, no
continúan sus buenas vidas estudiando en la es sino un caso extremo del
universidad o en el extranjero; Cahuide complejo de inferioridad nacional
Morales sigue feliz siendo un “mestizo frente a la cultura anglosajona, un
guatón, ceñudo y regionalista”; Cabanillas, complejo que lleva a muchos
que compartió con Roberto su propio y peruanos a considerar que el
similar proceso de alineación, terminó feliz, camino hacia el desarrollo –tanto
después de perder un brazo en Corea, personal como nacional- consiste
“contando historias, bebiendo su cerveza en rechazar su propia cultura por
helada, desempolvado ya y zambo como otra ajena. (Higgins 115)
nunca”. Es decir, quien conserva su lugar en Esta es la sociedad que Ribeyro
la rígida sociedad, el lugar que le asigna su conoce y sobre la que construye su historia.
color de piel, y, en segundo lugar, su Ahora bien, es importante destacar el tono
situación económica, tendrá una buena vida; de fina ironía que atraviesa todo el cuento y
pero quién ose transgredir este ordenamiento toda su narrativa.
será cruelmente sancionado con la Los relatos de Ribeyro son
infelicidad y con la muerte, como Queca y siempre tiernos, serenos, y aunque
Roberto. suele dominarlos un pesimismo
Esta rigidez del sistema social, la inocultable, ese pesimismo se ve
estratificación de la sociedad, las mitigado por una suave ironía.
aspiraciones de los protagonistas, los (Delgado 116)
destinos padecidos, son parte de la historia Ironía presente desde el subtítulo
de la sociedad peruana, en particular, y de la mismo del cuento Alienación: “cuento
latinoamericana, en general. Esa es la edificante seguido de breve colofón”. De
sociedad que re-presenta Ribeyro en su entrada nos hace un guiño, porque
narrativa.
Por otro lado, frente al tópico de la
11 Conversación-entrevista con Alfredo
imagen del estadounidense como tipo
superior Ribeyro también deja constancia de Bryce Echenique y otros, 1986, recogido en
Jorge Coaguila, Las respuestas del mudo,
1998, página 131.

66
efectivamente éste no es un cuento Márquez y César Ferreira. Asedios a
edificante. Además, porque el colofón, que Julio Ramón Ribeyro. Lima:
resalta en el subtítulo, sirve al propósito Pontificia Universidad Católica del
fundamental de construir la ironía. En el Perú, Fondo Editorial, 1996.
colofón el narrador nos refiere el lamentable
final de Queca que es golpeada por su Higgins, James. Cambio social y constantes
esposo “mientras sonreía estúpidamente y la humanas: la narrativa corta de
llamaba chola de mierda”, palabras que nos Ribeyro. Lima: Pontificia
hacen recordar la frase que la bella Queca le Universidad Católica del Perú,
dirige a Roberto cuando éste le alcanza la 1991.
pelota en el parque: “yo no juego con
zambos”. El narrador enfatiza que “estas La Torre, Alfonso. “La clara palabra
cinco palabras decidieron su vida”, la de creadora”. En: Tenorio Requejo,
Roberto. Así, estas dos palabras “chola de Néstor. Julio Ramón Ribeyro: el
mierda” deciden la vida de Queca. Eso es lo rumor de la vida. textos básicos de
que Higgins llama el contrapunto irónico aproximación a la ficción
refiriéndose al colofón. ribeyriana. Lima: Arteidea, 1996.
Pero, además, todo el relato está
matizado por este distanciamiento Reisz, Susana. “La hora de Ribeyro”. En:
humorístico que nos hace olvidarnos a ratos Ismael P. Márquez y César Ferreira.
de que estamos asistiendo al doloroso Asedios a Julio Ramón Ribeyro.
proceso de la disolución de una identidad y a Lima: Pontificia Universidad
la tremenda constatación de una estructura Católica del Perú, Fondo Editorial,
social injusta y despótica a la vez que 1996
terriblemente acomplejada. Distanciamiento
irónico que se nutre de la visión de mundo Ribeyro, Julio Ramón. Silvio en el rosedal.
del autor, de ese escepticismo “sin alardes Barcelona: Tusquets, 1994 (1a. ed.
de tragedia” que señalábamos antes. 1989).

Bibliografía - - -. Antología personal. Lima: Tierra


Bryce Echenique, Alfredo. “Una pasión Firme, F.C.E, 1994.
gratuita de Ribeyro”. En: Tenorio
Requejo, Néstor. Julio Ramón Tenorio Requejo, Néstor. Julio Ramón
Ribeyro: el rumor de la vida. textos Ribeyro: el rumor de la vida. textos
básicos de aproximación a la básicos de aproximación a la ficción
ficción ribeyriana. Lima: Arteidea, ribeyriana. Lima: Arteidea, 1996.
1996.
Delgado, Washington. “Julio Ramón
Coagila, Jorge. Las respuestas del mudo Ribeyro en la generación del ‘50’”.
(entrevistas a Julio Ramón En: Tenorio Requejo, Néstor. Julio
Ribeyro). Lima, Perú: J. Ramón Ribeyro: el rumor de la
Campodónico, 1998. vida. textos básicos de
aproximación a la ficción
- - -. Ribeyro, la palabra inmortal. Lima: J. ribeyriana. Lima: Arteidea, 1996.
Campodónico, 1995.

Ferreira, César. “Los legados de Julio


Ramón Ribeyro”. En: Ismael P.

67