You are on page 1of 30

Los Dispute Boards: ¿Un mecanismo alternativo verdaderamente

ventajoso para el Perú? A propósito de la ley 30225

Darío Dueñas Sihua

Resumen: El presente trabajo tiene por objetivo identificar y exponer las eventuales
ventajas jurídicas, que los Dispute Boards aportarían en el sistema peruano de ser
adoptado plenamente como mecanismo pre-arbitral de solución de conflictos en el
sector de la construcción. Para tal fin, exponemos detalladamente la figura jurídica de
este instituto, su origen y constitución, así como sus principales características, ya que
se trata de un mecanismo aún no conocido por la generalidad. Luego resaltamos las
diferencias que esta figura tiene con otros medios de resolución de conflictos, como el
arbitraje y la conciliación; para finalmente terminar exponiendo a modo de ejemplo,
las experiencias de algunos países, donde ya funciona, principalmente en
Latinoamérica.

Palabras clave: Dispute Boards, junta de disputas, panel de expertos, adjudicadores.

SUMARIO: I. INTRODUCCIÓN. II. LOS DISPUTE BOARDS: QUÉ SON Y CÓMO FUNCIONAN. 1.
SITUACIÓN ACTUAL DE LOS CONFLICTOS EN CONTRATACIONES DEL ESTADO. 2. MEDIOS DE
SOLUCIÓN DE CONTROVERSIAS UTILIZADOS EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN. 3.
NATURALEZA JURÍDICA DE LOS DISPUTE BOARDS. 4. CLASES DE DISPUTE BOARDS. 5.
JUSTIFICACIÓN DE LOS DISPUTE BOARDS. 6. CARACTERÍSTICAS DE LOS DISPUTE BOARDS. 7.
FUNCIONES DE LOS DISPUTE BOARDS. 8. CÓMO SE ORIGINAN LOS DISPUTE BOARDS. 9. LOS
DIPUTE BOARDS Y EL ARBITRAJE. III. EVENTUALES VENTAJAS DE LOS DISPUTE BOARDS EN EL
PERÚ. 1. CELERIDAD. 2. INMEDIATEZ. 3. REDUCCIÓN DE COSTOS. 4. CONTINUIDAD DE LA
EJECUCIÓN DE LA OBRA. 5. PERSONAS IDÓNEAS EN EL PANEL.6. PREVENCIÓN DE
CONFLICTOS. 7. EL DERECHO DE LA CONSTRUCCIÓN, ¿UNA ESPECIALIDAD NUEVA? IV.
EXPERIENCIA NACIONAL E INTERNACIONAL DE LOS DISPUTE BOARDS. 1. REGLAMENTOS
INSTITUCIONALES. 2. LOS DISPUTE BOARDS Y LA LEGISLACIÓN PERUANA. 3. LOS DISPUTE
BOARDS EN ESTADOS UNIDOS. 4. EN REINO UNIDO. 5. EN HONDURAS. 6. EN PANAMÁ. 7. EN
CHILE. 8. EN EL SALVADOR. V. CONCLUSIONES. VI. BIBLIOGRAFÍA.

I. Introducción

La industria de la construcción es un área proclive a las controversias, por las complejas


relaciones que existen entre las partes. Es por ello, y ante la necesidad de nuevos
mecanismos que respondan eficientemente a esas exigencias, aparecen los Dispute Boards
o Juntas de Resolución de Conflictos, como medios que se ajustan a la propia naturaleza

1
Alumno de XI Semestre de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica San Pablo.
de este sector. Llegando a constituir actualmente, en muchos países, “un fascinante medio
de solución de controversias”2.

Para el Perú, el tema tiene especial interés, porque estamos experimentando un


considerable incremento de obras públicas; entre otros factores, gracias al crecimiento
económico que se va dando en los últimos años, lo cual constituye factor importante para
el desarrollo del país. De modo que, dichos conflictos acarrean paralizaciones de la obra y
presupuestos adicionales. Lo cual, genera sobrecostos al Estado y al contratista.

Actualmente, en el Perú, el arbitraje viene siendo un excelente mecanismo alternativo de


solución de controversias en el campo de la construcción, nadie duda sobre su justo
reconocimiento, debido fundamentalmente a su celeridad en solucionar las controversias.
Sin embargo, en la práctica, no ha superado aún aquellas exigencias de tiempo y costo que
surgen de la misma naturaleza de la actividad de la construcción. De modo que, los
Dispute Boards no vienen a reemplazar ni eliminar el arbitraje, sino para complementarla,
ya que son parte de un sistema integral de solución de disputas, operan en el momento
previo al arbitraje, de allí que se les denomina mecanismo Pre-arbitral.

En el presente trabajo, vamos a identificar las eventuales ventajas que nos puede ofrecer
este mecanismo, de incorporarse plenamente en el Perú; ya que según las leyes 302253 y
301144, facultan a las partes del contrato, recurrir a esta figura jurídica. El método seguido
es haber localizado los textos más relevantes sobre los Dispute Boards, así como de sus
principales ventajas en la doctrina y en la experiencia internacional; sistematizar lo
extraído, subrayando sus grandes beneficios.

En consecuencia, nuestro trabajo tiene muy presentes las experiencias de otros países que,
ya han institucionalizado esta figura, sobre todo aquellos países latinoamericanos que son
más cercanos a nuestra realidad. De las que extraeremos el modus operandi de este

2
R, HERNÁNDEZ GARCÍA, “Dipute Boards en Latinoamérica: Retos y perspectivas de un fascínate medio
de solución de controversias” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica:
Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, p. 23.
3
La Ley 30225, Ley de Contrataciones del Estado, fue publicada el 11 de julio de 2014, en el
diario El Peruano; pero a la fecha, aún no ha entrado en vigencia. En
http://www.minedu.gob.pe/p/cdd/pdf/ley_30281_Ppto_Publico_2015.pdf. Última consulta 30-11-2015.
4
La Ley 30114, Ley del Presupuesto de 2014, fue publicada el 02 de diciembre del 2013, en el diario El
Peruano. http://www.proinversion.gob.pe/RepositorioAPS/0/0/arc/NL2014/ Ley_30114% 20-
%20PRESUPUESTO%202014.pdf. Última consulta 30-11-2015.
mecanismo. Dado que el tema es aún novedoso para nuestro medio, y que sin embargo ha
sido tratado por estudiosos del Perú; para ello acudiremos de manera especial a los trabajos
realizados por el Centro de Análisis y Resolución de Conflictos de la PUCP, que desde el
año 2009, viene realizando un diligente estudio sobre el tema, y que en la actualidad tiene,
junto a interesantes publicaciones sobre el tema a las que hemos acudido para realizar el
trabajo, un reglamento adaptado a la realidad peruana.

Dividimos el trabajo en tres partes. En el primer capítulo nuestro objetivo es definir la


naturaleza jurídica del Dispute Board; en qué consiste este nuevo mecanismo, cómo
funciona en el ámbito de la construcción, y qué es lo que le diferencia de los mecanismos
que ya conocemos, como el arbitraje o la conciliación.

En el segundo capítulo, nuestra investigación señala las ventajas que brinda el contar con
este mecanismo, haciendo especial hincapié en la reducción de costos a favor de las partes
contratantes de la obra, así como la celeridad en la resolución de disputas, y la continuidad
de la obra mientras se solucionan los conflictos, la inmediatez en el conocimiento de la
obra por parte del panel; y su función preventiva de conflictos.

En el tercer capítulo, nuestro trabajo trata sobre las experiencias internacionales de los
Dispute Boards, comenzando por los países donde se originó este mecanismo y
centrándonos principalmente en los países latinoamericanos, que son más cercanos a
nuestra realidad, y que cuentan ya con los Dispute Boards, como Chile, Honduras,
Panamá, El Salvador, que aplican con éxito este mecanismo, incluso más allá del sector de
la construcción.

Finalmente, nuestro trabajo termina con unas conclusiones extraídas de la investigación


realizada durante el semestre 2015-II de la UCSP.

II. LOS DISPUTE BOARDS: QUÉ SON Y CÓMO FUNCIONAN

En este capítulo vamos a definir los Dispute Boards y señalar qué le caracteriza a
diferencia de otros medios de resolución de conflictos. Para ello, vamos a partir de unos
indicadores muy reveladores en temas de contratación del Estado.
1. Situación actual de los conflictos en contrataciones del Estado

Para tener una idea de cómo está el sector de la construcción en el Perú, si realmente es
controversial, y cuánto duran dichos conflictos, quién las soluciona, vamos recurrir a los
indicadores de una investigación realizada por el Centro de Análisis y Resolución de
Conflictos (CARC) de la Pontificia Universidad Católica del Perú 5. Según dicha
investigación, de un total de 2043 laudos de arbitraje referentes a conflictos en contratos
del Estado, suscitados en el periodo (2003-2012), los resultados muestran un 65% en obra
pública, un 19% en bienes, un 11% en servicios y un 4% en consultoría de obra6. Como se
puede ver, el contrato de obra es el contrato con mayor incidencia dentro de los conflictos
de contratación pública.

El mismo estudio en mención, nos dice que estos conflictos vienen siendo solucionados en
el arbitraje, que están durando desde su instalación hasta la emisión del laudo, un promedio
de seis a doce meses. Evidentemente, es un periodo corto si comparamos con el tiempo que
tardaría en el Poder Judicial. Así, tenemos un 56.5% de seis a doce meses; un 19.5% de los
casos analizados han durado menos de seis meses, un 17% han durado de trece a dieciocho
meses; un 2% de diecinueve a veinticuatro meses; y un 5% más de veinticuatro meses7.

Es interesante tener el dato de que la mayoría de los arbitrajes en el Perú, surgidos en el


sector de la contratación del Estado, son de obras y duran de seis a doce meses.
Definitivamente, nos encontramos ante conflictos que generan grandes pérdidas
económicas para las partes, entre las que se encuentra el Estado.

2. Medios de solución de controversias utilizados en el sector de la construcción

Cómo se vienen resolviendo los conflictos surgidos en la construcción en Perú.

5
Investigación realizada por el Centro de Análisis y Resolución de Conflictos de la Pontificia Universidad
Católica del Perú, en el año 2012, tomando como marco de muestreo un total de 2043 laudos registrados por
el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE), comprendido entre los años 2003 -2012.
El margen de error para los resultados obtenidos es de 4.4% y el nivel de confianza es de un 95%. Cfr. R.
ZÚÑIGA MARAVÍ, “El arbitraje en materia de contratación pública” en M. CASTILLO FREYRE,
Arbitraje: Actas del Séptimo Congreso Internacional de Arbitraje, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014,
p.95.
6
Cfr. R. ZÚÑIGA MARAVÍ, “El arbitraje en materia de contratación pública” en M. CASTILLO FREYRE,
Arbitraje: Actas del Séptimo Congreso Internacional de Arbitraje, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014,
p.95.
7
Ibídem, pp. 95-96.
En primer lugar, tenemos al Poder Judicial peruano, el cual junto a las grandes bondades
que tiene, sin embargo, no es el mecanismo idóneo para solucionar este tipo de conflictos,
debido principalmente al tiempo que tarda en resolver y que las obras de construcción no
pueden esperar. Es decir, hay obras que duran un año o dos años nada más. Es por esta
razón que la mayoría de los conflictos de este sector se han derivado al arbitraje, por su
celeridad.

El arbitraje es hasta el momento un excelente método de solución de conflictos. Sin


embargo, aún siendo una de las formas más exitosas, “no es, ni puede ser la panacea, ya
que la idoneidad de un mecanismo de solución de disputas depende del tipo de
controversia, de la legislación y la cultura en la cual está inmersa la relación jurídica”8 De
modo que el arbitraje, también ha mostrados tener sus limitaciones, como señala Jaime
Gray Chicchón: primero, porque también necesita un tiempo para emitir un laudo, que
puede ser de ocho meses, de un año, de dos años, etc. Ante lo cual, tenemos obras que no
duran ni siquiera un año. Allí está el inconveniente. Y segundo, lo que llevan los abogados
al arbitraje a veces no es lo que pasó en la obra, sino un caso, que al final es resuelto por un
tribunal arbitral9. Es decir, los árbitros no tienen un conocimiento inmediato de la obra,
actúan en base a pruebas.

Por lo tanto, surge la necesidad de resolver las discrepancias de manera rápida, informada
y por profesionales que tengan la mayor cantidad de información sobre la obra10, lo que no
puede hacer el arbitraje. Nadie duda de que el arbitraje, se haya ganado un justo
reconocimiento en la solución de conflictos, sin embargo en la práctica aún no supera
aquellas exigencias de tiempo y costo que emergen de la naturaleza misma de la actividad
de construcción11.

8
D. JIMÉNEZ FIGUERES Y ROQUE J. CAIVANO, “Funcionamiento de los Dispute Boards de la CCI y su
encuadre en el derecho argentino”, Revista internacional de arbitraje nº 6, ene.-jun. 2007. P. 177. En
http://www.djarbitraje.com/pdf/283Revista%20Internacional%20de%20Arbitraje%20Dispute%20Boards%2
0con%20Roque%20Caivano.pdf. Última consulta 29-11-2015.
9
Cfr. J. GRAY CHICHÓN, “Experiencias del arbitraje privado en el sector construcción, los Dispute Boards
como requisito de arbitralidad en las controversias del sector construcción e infraestructura” en M.
CASTILLO FREYRE, Actas del Quinto Congreso Internacional de arbitraje 2011, Vol. 27, ECB
EDICIONES, Lima 2014, p.149.
10
Ibídem, pp.149-50.
11
Cfr. G. PAREDES CARBAJAL, “Dispute Boards y arbitraje en construcción: ¿Compiten o se
complementan?” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y
retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, p. 146.
En ese contexto, aparecen los Dispute Boards, mecanismo que aunque todavía no es
manifiestamente conocido como el arbitraje, sin embargo, constituyen ya una realidad que
está beneficiando este sector de la construcción en diversos países.

Paralelamente, tenemos otros métodos pre-arbitrales como la mediación y la conciliación,


que difieren sustancialmente de los Dispute Boards, debido a que aquellas, no cuentan con
esa inmediatez y familiaridad permanentes sobre la obra.

3. Naturaleza jurídica de los Dispute Boards

Sobre la naturaleza jurídica de este instituto, debemos señalar que no se trata de una
conciliación, ni de un arbitraje. Se trata, conforme lo define el Reglamento la Cámara de
Comercio Internacional, de:

Órganos permanentes, compuestos por uno o tres miembros,


que normalmente se establecen al comienzo de un contrato,
para ayudar a las partes a resolver las desavenencias y
controversias que pudieran surgir posteriormente durante su
ejecución… Los Dispute Boards no son tribunales arbitrales
y sus determinaciones no tienen fuerza ejecutiva como los
laudos arbitrales12.

De esta definición podemos destacar, su origen que es contractual al inicio de la obra, su


carácter permanente durante la ejecución de la obra y su marcada diferencia con el
arbitraje, principalmente en su decisión que no es final.

Para el caso peruano, nos interesa la definición que recoge el reglamento del Centro de
Análisis y Resolución de Conflictos de la PUCP, que dice:

Es un medio alternativo de gestión de conflictos cuya


finalidad es que las partes logren prevenir y/o resolver

12
CAMARA DE COMERCIO INTERNACIONAL, Reglamento relativo a los Dispute Boards. p. 01,
introducción. En http://www.iccmex.mx/uploads/uploads/arbitraje2015/reglamentos/ Reglamento Relativo a
Los Dispute Boards (2004). Pdf. Última consulta 29-11-2015.
eficientemente y de forma célere sus controversias durante el
plazo de ejecución del contrato o proyecto13.

Nos parece interesante el rol de prevención, eficiencia y rapidez que tiene dicha
institución, según esta definición. De modo que, podemos ubicarlo en la etapa pre-arbitral.
En esta misma línea aseveran Dyalá Figueres y Roque J. Caivano, que los dispute Boards
son un valor en sí mismo, el solo hecho de contar con un mecanismo ágil y eficiente, hace
que la mayor parte de las disputas no deriven en conflicto14.

Asimismo, nos ha parecido conveniente recoger la definición de Figueroa Valdés, que a


nuestro juicio resalta una peculiaridad de este método, y es que “sus miembros están
familiarizados con las partes, el contrato y su ejecución”15. Pues el autor subraya, aquello
que diferencia a este mecanismo de otros medios alternativos de resolución como la
conciliación y el arbitraje, cuyos tribunales no están familiarizados con la obra.

Resumiendo las distintas definiciones, nos atrevemos a extraer lo que estimamos


fundamental para definir a los Dispute Boards como:

Mecanismos alternativos de solución pre-arbitral de conflictos, en el sector de la


construcción.

Compuesto por uno o tres miembros constituidos contractualmente al inicio de la obra,


con carácter preventivo o resolutivo.

Su eficacia surge de la familiaridad que tienen los adjudicadores, sobre el contrato, las
partes y la ejecución de la obra.

4. Clases de Dispute Boards

13
REGLAMENTO DE LA JUNTA DE RESOLUCIÓN DE DISPUTAS (DISPUTE BOARDS), Centro de
Análisis y Resolución de Conflictos de la PUCP, Art. 1. En http://consensos.pucp.edu.pe/wp-
content/uploads/2013/12/Carc-PDF.pdf. Última consulta 29-11-2015.
14
Cfr. D. JIMÉNEZ FIGUERES Y ROQUE J. CAIVANO, “Funcionamiento de los Dispute Boards de la CCI
y su encuadre en el derecho argentino”, Revista internacional de arbitraje nº 6, ene.-jun. 2007. PP. 188. En
http://www.djarbitraje.com/pdf/283. Última consulta 29-11-2015.
15
Cfr. J. E. FIGUEROA VALDÉS, “Los Dispute Boards o paneles técnicos en los contratos internacionales
de construcción” Gaceta Jurídica Nº 364, Octubre 2010, Santiago de Chile, p. 10. En
http://es.fihsabogados.cl/publicaciones/arbitrajes-y-mediaciones/. Última consulta 29-11-2015.
De acuerdo con la Cámara Internacional de Comercio (CCI), los Dispute Boards ofrecen
tres tipos de paneles diferentes. Esta clasificación se establece en atención al tipo de
resolución que emite este mecanismo. Así tenemos:

 Los Dispute Review Boards (DRBs). Solo emiten recomendaciones, que no son
obligatorias para las partes. Por los tanto, las partes pueden rechazar la
recomendación dentro de los treinta días, mediante la notificación de una nota. En
tal caso, el agraviado puede iniciar un procedimiento arbitral. Por el contrario, si las
partes no manifiestan su rechazo en treinta días, la recomendación pasa a ser
obligatoria para las partes16.
 Los Dispute Adjudication Boards (DABs). Emiten decisiones, que las partes
pueden objetar. Una parte puede expresar su rechazo mediante la notificación
dentro de 30 días de emitida la decisión, en tal caso la decisión es
provisionalmente obligatoria, ya que el asunto deberá ser determinado por el
arbitraje17.
 Los Combined Dispute Boards (CDBs). Constituyen un híbrido entre los DRBs y
los DABs. Usualmente emiten recomendaciones en relación a cualquier diferencia
sometida a su resolución; sin embargo, pueden también emitir decisiones
obligatorias si una parte requiere al panel una decisión y la otra parte no la
objeta18.

Para el caso peruano, tenemos es al Reglamento del Centro de Análisis y Resolución de


Conflictos de la Pontificia Universidad Católica del Perú, que teniendo en cuenta el
contexto contractual y la realidad jurídica-social peruana, no reconoce los CDBs. Y solo
propone dos modalidades de Junta de Disputas: a. la Junta Decisoria de Disputas, la cual
emite decisiones vinculantes, y b. la Junta de Revisión de Disputas, la cual emite
recomendaciones no vinculantes. En ambas modalidades, pueden actuar de manera
permanente o ad-hoc, dependiendo del acuerdo de las partes. 19.

5. Justificación de los Dispute Boards

16
Cfr. CAMARA DE COMERCIO INTERNACIONAL, Reglamento relativo a los Dispute Boards, art. 4.
17
Ibídem, art. 5.
18
Ibídem, art. 6.
19
Cfr. REGLAMENTO DE LA JUNTA DE RESOLUCIÓN DE DISPUTAS (DISPUTE BOARDS), Centro
de Análisis y Resolución de Conflictos de la PUCP, art. II y art. 3.
Una de las razones que justifica la existencia de los Dispute Boards es que este mecanismo,
a diferencia de otros, “se adecúa a las exigencias naturales de conflictividad y
reclamación durante la etapa constructiva”20 Pues, en opinión de muchos expertos la
litigación como mecanismo de solución de controversias, es especialmente inapropiada
para resolver disputas en la industria de la construcción. Los casos de disputas en contratos
de construcción son altamente costosos, llegando al extremo de que la resolución final del
caso se dilata porque las partes pierden el sentido y la motivación de esperar por ella21.

En cambio, el nivel de eficacia de los Dispute Boards es muy alto porque son rápidas y
menos costosas22.

6. Características de los Dispute Boards

Para un mayor acercamiento y comprensión de los Dispute Boards, vamos a señalar las
principales características, siguiendo a Figueroa Valdez23.

 Número de miembros. El panel debe estar conformado por tres miembros: cada
parte elige a un miembro, y las partes previa consulta con los miembros elegidos,
seleccionan al tercer integrante, el que actuará como presidente del panel. Algunas
veces se nombra un panel de un solo miembro.
 Independencia e imparcialidad de los miembros. Los miembros no son
abogados ni representantes de las partes, por lo cual deben ser y mantenerse
imparciales e independientes.
 Momento de implementación. Deben implementarse al inicio del proyecto, para
asegurarse que ellos se familiaricen y conozcan de cerca la obra.

20
J. GRAY CHICCHÓN Y J. BRAVO VENEGAS, “La fatalidad de los reclamos en los contratos de
construcción FIDIC: a propósito de los Dispute Boards” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute
Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014,
pp.34.
21
Cfr. M. RADOVIC, “Prevención y resolución experta de conflictos en la Industria de la Construcción. El
caso de los Dispute Resolution Boards” p. 7. En http://www.academia.edu/. Última consulta el 29-11-2015.
22
Cfr. E. FRANCO REGJO, “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y en los
contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje: Actas del Séptimo
Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014, pp. 155-156.
23
Cfr. J. E. FIGUEROA VALDÉS, “Los Dispute Boards o paneles técnicos en los contratos internacionales
de construcción” Gaceta Jurídica Nº 364, Octubre 2010, Santiago de Chile, pp. 10-11. En
http://es.fihsabogados.cl/publicaciones/arbitrajes-y-mediaciones/. Última consulta el 29-11-2015.
 Información permanente. Los miembros del panel deberán mantenerse
permanentemente informados de los avances del proyecto. Pues el uso de su
experiencia y conocimiento de la obra es muy importante a la hora de intervenir
ante un eventual conflicto.
 Confidencialidad. Los adjudicadores guardan confidencialidad frente a cualquiera
que no sea parte en el contrato o frente a un procedimiento arbitral o judicial.
 Decisiones rápidas. Los paneles deben evacuar sus decisiones dentro de periodos
cortos de tiempo. Para el caso peruano, según el reglamento que hemos
mencionado, el plazo para emitir una decisión o una recomendación es de 14 días,
con un plazo de prórroga de siete días24.

7. Funciones de los Dispute Boards

Básicamente se pueden resumir en cuatro:

Visitas al sitio de ejecución del proyecto; Conforme al reglamento de la CCI, las visitas
al sitio de ejecución deben ser lo suficientemente frecuentes con el fin de que el Dispute
Board se mantenga informado de la ejecución del Contrato y de cualquier Desacuerdo.
Tendrán lugar al menos tres veces al año25, pero las partes pueden establecer que las visitas
sean con mayor frecuencia. El objetivo de esto es mantener informado al Dispute Board
del estado en que se encuentra el proyecto.

Reportes de avance; Al inicio del contrato el Dispute Board y las partes se pondrán de
acuerdo de los reportes que se les enviarán y frecuencia. El objetivo, al igual que en el
caso anterior es mantener informado al Dispute Board del estado que guarda la evolución
del proyecto.

Procurar que las partes arreglen entre ellas sus controversias; El objetivo no es que
todas las desavenencias sean resueltas por Dispute Board. Sino que el Dispute Board debe
de alentar a las partes a que resuelvan sus controversias entre ellas y puede asistirlas de
manera informal a lograr ese objetivo.

24
Cfr. REGLAMENTO (CARC), Art. 16.
25
Ibídem, Art. 12.
Solución de Controversias planteadas por las partes: Recibir el reclamo, organizar las
audiencias en su caso, preparar y emitir la recomendación o la decisión26

Muchos reajustes quedan en manos de las partes, quienes tienen que ponerse de acuerdo
sobre cuántos miembros va a tener la junta. Se designan los miembros de la junta, y una
vez aceptados por ambas partes se suscribe un convenio trilateral, entre el panel, el
contratista y el propietario27.

En resumen, la asistencia informal viene a ser parte fundamental para el buen desempeño
de la Junta. Esta asistencia informal puede tomar la forma de una conversación entre el
panel y cualquiera de las partes, con el objeto de lograr un acuerdo entre las partes28.

8. Cómo se originan los Dispute Boards

Lo que sabemos es que en Latinoamérica es cada vez más creciente la participación y


utilización de Dispute Boards. Cada vez hay más reglamentos de diferentes organizaciones
que la regulan29.

Para poder comprenderlo en su real contexto, debemos saber cómo nacen los Dipute
Boards. En primer lugar, hay que señalar que no ha nacido en el campo del derecho, sino
que ha provenido de la propia necesidad del sector de la industria de la construcción. Es
decir, los propios usuarios de la gestión de contratos crearon este mecanismo, como una
manera eficiente de gestionar sus conflictos30. Pues, antes de su aparición, era el ingeniero
el más capacitado para dar su opinión cuando surgía un problema, porque era el que tenía
la mayor información de la obra, y en la mayoría de los casos, era él quien decidía. Pero, la
decisión del ingeniero era muy criticado por la propia industria de la construcción por las

26
Cfr. C. QUINTANILLA MADERO, “Introducción a los Disputa Boards” Pauta ICC- México, Nº 50,
junio 2006, pp. 5-6. En http://www.iccmex.mx/uploads/galerias/48df1e
70fa9199218b325c227a40a281dc6c6237.pdf. Última consulta 29-11-2015.
27
Cfr. J. GRAY CHICHÓN, “Experiencias del arbitraje privado en el sector construcción, los Dispute Boards
como requisito de arbitralidad en las controversias del sector construcción e infraestructura” en M.
CASTILLO FREYRE, Actas del Quinto Congreso Internacional de arbitraje 2011, Vol. 27, ECB
EDICIONES, Lima 2014, pp.156.
28
Cfr. J. E. FIGUEROA VALDÉS, “Los Dispute Boards o paneles técnicos en los contratos internacionales
de construcción” Gaceta Jurídica Nº 364, Octubre 2010, Santiago de Chile, p.14.
29
Cfr. PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERU, “Entrevista a Roberto Hernández García”,
25 de julio 2013. En www http://puntoedu.pucp.edu.pe/entrevistas/el-dispute-board-permite-un-importante-
flujo-de-contraprestaciones/. Última consulta, 25 de noviembre de 2015.
30
Cfr. G. PAREDES CARBAJAL, “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y en los
contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje: Actas del Séptimo
Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014, pp. 156-157.
siguientes razones: a. El ingeniero tenía una relación laboral con el contratista, por tanto no
podía ser juez y parte. b. El ingeniero normalmente tomaba una decisión sin escuchar a la
otra parte, entonces no había esa imparcialidad entre las partes. Es así que la propia
industria de la construcción decidió quitar al ingeniero de esta función y creó un
mecanismo imparcial31. Así se dio inicio a una junta un órgano imparcial de una o tres
personas, denominado Dispute Board.

9. Los Dipute Boards y el arbitraje

Se ha llegado a creer que el arbitraje y los Dispute Boards, por ser mecanismos parecidos,
son excluyentes. Sin embargo, ello no es así. Los Dispute Boards, no han sido creados para
competir con el arbitraje, sino para sustituir la antigua forma de resolver los conflictos en
obras. Es decir, sustituir a la decisión del ingeniero en obra. De modo que los Dispute
Boards, forman parte integrante de un sistema de resolución de conflictos para el sector de
la construcción que permite responder mejor a las exigencias de tiempo y costo en el
manejo del conflicto. Es así que ambos mecanismos se complementan. En lugar de
alejarse tienden a unirse en una sola finalidad32.

Así, podemos decir que los Dispute Boards, a diferencia del arbitraje, la conciliación, se
constituyen al comienzo del proyecto, con anterioridad al surgimiento de una controversia
entre las partes. Las visitas periódicas por parte de los adjudicadores al lugar de ejecución
de la obra, las reuniones informales con las partes y, en general, el continuo contacto y
familiaridad con el proyecto, permiten la identificación de controversias potenciales entre
las partes, permitiendo al Dispute Boards intervenir para evitarlos33.

Asimismo señala, Eric Franco Regjo34, que el Dispute Board se puede confundir con un
arbitraje de menor cuantía. Pero, existen dos diferencias esenciales: Primero: la decisión de
los Dispute Boards no va ser final, o sea, si las partes no están de acuerdo, se pueden ir al
arbitraje o a la Corte. En cambio, la decisión del arbitraje va a ser final. Segundo: El
31
Ibídem, pp. 156-157.
32
Ibidem, pp. 152-157.
33
Cfr. D. CAIRNS & I. MADALENA. “El Reglamento de la ICC relativo a los “Dispute Boards”, Revista de
la Corte Española de Arbitraje (2006), nº XXI. P. 295. En http://www.cremades.com/es/publicaciones/el-
reglamento-de-la-icc-relativo-a-los-dispute-boards/. Última consulta 29.11.2015.
34
Cfr. E. FRANCO REGJO, “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y en los
contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje: Actas del Séptimo
Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014, p. 165.
arbitraje de menor cuantía trata de temas de alquiler, temas jurídicos menos complejos. En
cambio los Dispute Boards pueden tratar de temas muy complejos sin ningún problema.

III. EVENTUALES VENTAJAS DE LOS DISPUTE BOARDS EN EL PERÚ

A continuación señalaremos las ventajas más destacables que esta institución puede
ofrecer, de ser plenamente adoptado en el Perú. Junto a las ventajas que señalaremos a
continuación, queremos resaltar que los Dispute Boards se pueden usar tantas veces
cuantas desavenencias surjan en el transcurso de la ejecución del proyecto35, también
pueden constituir una señal al mercado y a los inversionistas de que en el Perú existen
mecanismos de resolución de conflictos que son estandarizados, cosa que para los
inversionistas es un atractivo36. Así, entre las ventajas tenemos:

1. Celeridad

Estamos hablando de 90 días37, que es el plazo, dentro del cual el panel tiene que emitir
una determinación, frente a los seis a doce meses que dura un arbitraje. No cabe duda que
ante el surgimiento de conflictos en el transcurso de la construcción, los Dispute Boards
constituyen, un mecanismo más ágil de resolución. Pero también, es preferible una junta
integrada desde el principio a diferencia de las juntas Ad-hoc, que se nombran para el caso
concreto de un conflicto. Ya que los miembros designados desde el inicio de la obra,
conocen la obra desde su comienzo, y están familiarizados con la ejecución, el avance,
reprogramaciones, cambios, etc., que favorecerán a la celeridad en la emisión de
soluciones38.

2. Inmediatez

35
Cfr. J.E. FIGUEROA VALDÉS, “El arbitraje en los contratos de concesión de obras públicas en Chile.
Incorporación de los Dispute Boards o paneles técnicos o de expertos”, Gaceta Jurídica Nº 350, agosto
2009, Santiago de Chile, p.12. En http://es.fihsabogados.cl/wp-content/uploads/. Última consulta 26-11-2015.
36
Cfr. G. VILLEGAS DEL SOLAR, “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y en
los contratos de asociaciones público – privadas?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje: Actas del
Séptimo Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014, p. 168.
37
CÁMARA DE COMERCIO INTERNACIONAL, Reglamento de los Dispute Boards, Art. 20. No quiere
decir que la Junta tenga que esperar los 90 días para emitir su determinación. Este es el tiempo máximo.
38
Cfr. C. A. PEÑATE GUZMÁN, “Las mesas de resolución de disputas como mecanismo que viabiliza la
continuidad en los proyectos de construcción: la experiencia en El Salvador” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA
(Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE,
Vol. 23, Lima 2014, p. 90.
No referimos a la inmediatez en el conocimiento de la obra que tienen los miembros del
panel. A diferencia de los tribunales arbitrales, al adjudicador no le cuentan el caso, él lo
conoce, él sabe lo que pasó39.

Los miembros del panel nombrados desde el inicio de la ejecución del contrato, pueden
conocer casi con simultaneidad a la ocurrencia de los hechos que ocasionan un reclamo.
Es decir, existe una inmediatez sobre los hechos. No importa si son abogados o ingenieros,
aunque la combinación de ambos es recomendable. De otra forma, la reconstrucción de los
hechos ya sea por medio de documentos, planos o testimonios nunca podrá ser apreciada
en su real dimensión. No habrá sencillamente pruebas que puedan reemplazar el
conocimiento logrados por la inmediatez sobre los hechos40.

Evidentemente, estamos ante una ventaja muy importante que ofrecen los Dispute Boards,
porque la captura directa de información marca la diferencia con cualquier otro mecanismo
de solución de disputas. La inmediatez sobre los hechos es la más palpable diferencia
incluso de una Junta Ad-hoc nombrada para el conflicto.

En los Dispute Boards, los miembros del panel se mantienen informados del proyecto y su
desarrollo, desde su inicio. De modo que cuando surge una controversia, el panel ya está
constituido y operativo41.

3. Reducción de Costos

Es otra de las importantes ventajas que ofrece este mecanismo, ya sea para el Estado o
para el contratista. Esta reducción de costos puede apreciarse mejor al comparar lo que
costaría resolver el mismo conflicto, por la vía judicial o arbitral. El ahorro de costos se
dará, incluso, nombrando los Dispute Boards desde el inicio del contrato, con los pagos de

39
Cfr. J. GRAY CHICHÓN, “Experiencias del arbitraje privado en el sector construcción, los Dispute Boards
como requisito de arbitralidad en las controversias del sector construcción e infraestructura” en M.
CASTILLO FREYRE, Actas del Quinto Congreso Internacional de arbitraje 2011, Vol. 27, ECB
EDICIONES, Lima 2014, p. 161.
40
Cfr. C. A. PEÑATE GUZMÁN, “Las mesas de resolución de disputas como mecanismo que viabiliza la
continuidad en los proyectos de construcción: la experiencia en El Salvador” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA
(Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE,
Vol. 23, Lima 2014, pp. 91-92.
41
Cfr. J. E. FIGUEROA VALDÉS, “Los Dispute Boards o paneles técnicos en los contratos internacionales
de construcción” Gaceta Jurídica Nº 364, Octubre 2010, Santiago de Chile, p. 14. En En
http://es.fihsabogados.cl/publicaciones/arbitrajes-y-mediaciones/. Última consulta 26-11-2015.
disponibilidad que conlleva esta opción, los honorarios por las horas y días invertidos en
el conflicto, y su resolución. Debido a que en el arbitraje o en el Poder Judicial los
reclamos generalmente son inflados en términos de intereses, referentes a la recuperación
de costas del arbitraje, y en muchos casos daños y perjuicios42. A ello hay que sumar los
costos adicionales por interrupción de la obra, que en muchos casos son cuantiosos.

4. Continuidad de la ejecución de la obra

Los Dispute Boards fomentan la continuidad de la ejecución, ya que ofrecen soluciones sin
interferir. Por ende, este mecanismo, es viable, práctica y efectiva como parte del proceso
de resolución de controversias43.

Si contamos con la buena fe de las partes, la continuidad de la obra está asegurada, ya que
no existen excusas para suspender la obra. Pues, producto de la inmediatez y celeridad ya
mencionadas, las partes son respondidas sin dilación alguna. De modo que difícilmente
habrá espacio para la suspensión de la obra44.

5. Personas idóneas en el panel

El panel está constituido por personas idóneas. Todos los beneficios mencionados no
podrían concretarse si los miembros del panel no reciben el crédito y la confianza de las
partes. De allí que la idoneidad y la experiencia de los adjudicadores resulta ser de
fundamental importancia. A fin de que el mecanismo produzca resultados positivos.
Evidentemente, esa confianza depende de la comprobación de determinadas cualidades:

 Que los miembros del panel conozcan realmente de cerca la obra y que posean la
preparación necesaria para realizar el trabajo técnico, que exige conocimientos y
práctica específica en el campo de contrato de construcción.

42
Cfr. C. A. PEÑATE GUZMÁN, “Las mesas de resolución de disputas como mecanismo que viabiliza la
continuidad en los proyectos de construcción: la experiencia en El Salvador” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA
(Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE,
Vol. 23, Lima 2014, p. 92.
43
Cfr. J. BRODSKY, “Mesas paralelas de resolución de controversias en mega proyectos de ingeniería y
construcción: una perspectiva práctica”, en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en
Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, p. 86.
44
Cfr. C. A. PEÑATE GUZMÁN, “Las mesas de resolución de disputas como mecanismo que viabiliza la
continuidad en los proyectos de construcción: la experiencia en El Salvador” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA
(Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE,
Vol. 23, Lima 2014, p. 92.
 La honestidad de cada miembro del panel para actuar con independencia respecto
de las partes45.

6. Prevención de conflictos

La adopción de los Dispute Boards debe ser considerada como un avance en términos de
prevención de conflictos; por implantar un mayor equilibrio entre las partes y la
disminución o eliminación de pleitos en los tribunales46.

En este sentido, los Dispute Boards desincentivan los reclamos infundados. Como señalan
Dyalá Jiménez y Roque J. Caivano47, “su función es más preventiva que resolutiva”. El
mismo hecho de existir este panel, hace que los reclamos infundados se desvanezcan.

Su rol preventorio surge de su continuidad y su regularidad. Ya que los adjudicadores


generalmente siguen el proyecto desde su inicio hasta el final; y visitan periódicamente la
obra, siendo testigos directos de lo que ocurre48.

7. Recuperación del nivel de confianza

Debido a la crisis de confianza que afecta a diversos sectores de nuestro país, la industria
de la construcción no es ajena a esta realidad, donde las distintas partes del contrato
desconfían uno del otro, creando así, en muchos casos, conflictos innecesarios. En este
contexto, el sector de la construcción tiene una oportunidad de liderar en la restauración de
la confianza desde adentro a través de la instauración de los Dispute Boards como un
mecanismo que permite que profesionales expertos formen parte del proyecto, conociendo

45
Ibídem, pp. 93-94.
46
Cfr. G. JOSÉ VAZ Y P.A. GRAVATÁ NICOLI, “Los Dispute Boards y los contratos administrativos:
¿Son los DBs una buena solución para disputas sujetas a normas de orden público?” en R. HERNÁNDEZ
GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO
FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, p.119.
47
Cfr. D. JIMÉNEZ FIGUERES Y ROQUE J. CAIVANO, “Funcionamiento de los Dispute Boards de la CCI
y su encuadre en el derecho argentino”, Revista internacional de arbitraje nº 6, ene.-jun. 2007. P. 186. En
http://www.djarbitraje.com/pdf/283Revista%20Internacional%20de%20Arbitraje%20Dispute%20Boards%2
0con%20Roque%20Caivano.pdf. Última consulta 29-11-2015.
48
Cfr. G. PAREDES CARBAJAL, “Dispute Boards y arbitraje en construcción: ¿Compiten o se
complementan?” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y
retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, p. 155.
de cerca la obra y las partes, así evitando el surgimiento de disputas y si ello no fuere
posible, resolviendo dichos conflictos49.

8. El Derecho de la Construcción, ¿una especialidad nueva?

Las controversias en el sector de la construcción han dado lugar a una especialidad


jurídica, que en muchos países ya formalmente se denomina: Derecho de la Construcción.
Abogados de la Construcción dedican la mayor parte de su tiempo a atender aspectos
contractuales, de asesoría y controversias relacionadas con la construcción, sea pública o
privada50. En este sentido, Los Dispute Boards constituirán un impulso y fortalecimiento al
desarrollo de esta nueva área del derecho, que todavía no es conocido en el Perú.

IV. EXPERIENCIA NACIONAL E INTERNACIONAL DE LOS DISPUTE


BOARDS

Este mecanismo, en el mundo aún está en formación, está en un proceso de evolución


basado en las experiencias reales de cada país y de cada proyecto, aprendiendo de errores y
mejorando con las buenas experiencias. Pero es un hecho innegable que es un proceso en
expansión51. Por ello, en este capítulo vamos a mostrar dichas experiencias internacionales,
aquellos que nos han parecido más relevantes para nuestro trabajo. Pero, señalaremos solo
a modo de ejemplos, mas no de un estudio pormenorizado de lo que ocurre en cada país, lo
cual escapa el objetivo de nuestro trabajo.

Para ello, empezaremos señalando la recomendación que hacen de este mecanismo, las
distintas organizaciones internacionales.

1. Reglamentos institucionales

Las siguientes organizaciones internacionales lo recomiendan.

49
Cfr. M. RADOVIC C, RADOVIC & WAGEMANN, ABOGADOS E INGENIEROS, “Los Dispute Boards
como mecanismo para construir y fortalecer confianza en proyectos de construcción en Chile” En
Construcción Minera, nº 14, octubre-noviembre 2015, p. 33. En http://www.construccionminera.cl/los-
dispute-boards-como-mecanismo-para-construir-y-fortalecer-confianza-en-proyectos-de-construccion-en-
chile/. Última consulta 29-11-2015.
50
Cfr. R, HERNÁNDEZ GARCÍA, “Dipute Boards en Latinoamérica: Retos y perspectivas de un fascínate
medio de solución de controversias” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en
Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp. 24-25.
51
Cfr. P. LAORDEN MENGUAL, “Los Dispute Boards como medio de resolución de controversias”
Tecniberia, nº 29, enero-febrero 2011. p. 41. En
file:///C:/Users/a/Downloads/Tecniberia_N29_Arbitraje_EneroyFebrero2011%20(3).pdf.
 Dispute Boards del Banco Mundial. El Banco Mundial publicó en 1995, una
edición revisada de un contrato estándar para la construcción de obras, que
corresponde a una versión tipo obligatoria de contrato que debe ser empleada en
cualquier contrato de obra civil importante que financie el Banco Mundial. Fue la
primera vez que los Dispute Review Boards son incorporados a los proyectos de
obra internacionales. Posteriormente fue modificado en mayo del año 200052.
 Dispute Adjudication Boards de la FIDIC53. La FIDIC introdujo en el año
1995, por primera vez el concepto de “Dispute Boards” a sus contratos para los
proyectos de diseños y obras de infraestructura en su “Orange Book” Posterior
mete, el empleo de los “Dispute Boards” fue extendiéndose a otro tipo de contratos.
Como es el caso de “Red Book” del 1996, “Yellow Book” en 199754.
 Dispute Boards Review de la asociación Americana de Arbitraje (AAA). La
Asociación Americana de Arbitraje ofrece el servicio de administración de los
Dispute Review Boards a partir del mes de diciembre del año 2000. Señala que las
recomendaciones o decisiones de los Dispute Review Boards no son obligatorias
para las partes, salvo que se establezca lo contrario en los contratos 55.
 Los Dispute Boards de la Cámara Internacional de Comercio (ICC). La
Cámara Intencional de París publicó por primera vez en el mes de septiembre de
2004, el Reglamento de los Dispute Boards, las cuales son de un nivel alto de
aceptación entre las partes que están en búsqueda de un método neutral de
resolución de controversias en sus contratos56.

2. Los Dispute Boards y la legislación Peruana

En el Perú, hay dos leyes que recogen los Dispute Boards. En ambos casos, como dice
Eduardo Solís, la utilización de este mecanismo de resolución de conflictos es facultativa,

52
Cfr. J. E. FIGUEROA VALDÉS, “Los Dispute Boards o paneles técnicos en los contratos internacionales
de construcción” Gaceta Jurídica Nº 364, Octubre 2010, Santiago de Chile, p.12. En
http://es.fihsabogados.cl/publicaciones/arbitrajes-y-mediaciones/. Última consulta 29-11-2015.
53
La Federación Internacional de Ingenieros Consultores es una organización fundada en 1913 y suele
publicar periódicamente, modelos de contratos internacionales.
54
Cfr. J. E. FIGUEROA VALDÉS, “Los Dispute Boards o paneles técnicos en los contratos internacionales
de construcción” Gaceta Jurídica Nº 364, Octubre 2010, Santiago de Chile, p. 12. En
http://es.fihsabogados.cl/publicaciones/arbitrajes-y-mediaciones/. Última consulta 29-11-2015.
55
Ibídem, p. 13.
56
Ibídem.
y solo para el caso de obras, siendo las decisiones que se tomen en la Junta de Disputas de
carácter vinculante57.

Así tenemos:

La ley Nº 3022558, Ley de Contrataciones del Estado, en su artículo 45.1 recoge los
Dispute Boards, como mecanismo alternativo de resolución de conflictos, junto con la
Conciliación y el Arbitraje, para solucionar las controversias que surjan entre las entidades
públicas y sus proveedores de bienes, servicios u obras:

Articulo 45.- Medios de solución de controversias de la ejecución


Contractual.

45.1 Las controversias que surjan entre las partes sobre la ejecución,
interpretación, resolución, inexistencia, ineficacia o invalidez del
contrato se resuelven mediante conciliación o arbitraje, según el
acuerdo de las partes. Las controversias sobre la nulidad de contrato
solo pueden ser sometidas a arbitraje. Las partes pueden recurrir a la
Junta de Resolución de Disputas en las contrataciones de obras, de
acuerdo al valor referencial y demás condiciones previstas en el
reglamento, siendo sus decisiones vinculantes. El reglamento puede
establecer otros medios de solución de controversias.

Por otro lado, el numeral 45.2, último párrafo, añade que

En los casos en que, de acuerdo al numeral anterior, resulte


de aplicación la Junta de Resolución de Disputas, pueden ser
sometidas a esta todas las controversias que surjan durante la
ejecución de la obra hasta la recepción total de la misma. Las
decisiones emitidas por la Junta de Resolución de Disputas

57
E. SOLIS TAFUR, “la nueva ley de contrataciones del Estado y la junta de resolución de disputas (los
dispute boards)” LUMEN, Revista de la Facultad de Derecho de la Universidad Femenina del Sagrado
Corazón, pp. 113-114. En http://www.unife.edu.pe/publicaciones/revistas/derecho/lumen_10/113.pdf.
ÚLTIMA CONSULTA 29-112015.
58
La Ley 30225, fue publicada el 11 de julio de 2014, en el diario El Peruano; pero a la fecha, aún no ha
entrado en vigencia. En http://www.minedu.gob.pe/p/cdd/pdf/ley_30281_Ppto_Publico_2015.pdf. Última
consulta 29-11-2015.
solo pueden ser sometidas a arbitraje dentro del plazo de
treinta (30) días hábiles de recibida la obra. Las controversias
que surjan con posterioridad a dicha recepción, pueden ser
sometidas directamente a arbitraje dentro del plazo de treinta
(30) días hábiles conforme a lo señalado en el reglamento.
Todos los plazos antes señalados son de caducidad 59.

Se incluyó también este nuevo método de resolución de conflictos en la Ley de


Presupuesto del 2014, Ley Nº 3011460, en donde no solo se introduce al arbitraje como
mecanismo de resolución de controversias, sino también al Dispute Boards. En la
undécima de las Disposiciones Complementarias Dispositorias de la Ley de Presupuesto,
se establece que, refiriéndose a la suscripción de los nuevos Contratos de Asociación
Público-Privada (APP):

Podrá considerarse en la etapa previa al inicio del arbitraje


nacional, que las partes puedan someter sus controversias a
una Junta de Resolución de Disputas, a solicitud de
cualquiera de ellas, la cual estará conformada por uno o tres
expertos que serán designados por designados por las partes
de manera directa o por delegación a un Centro o Institución
que administre mecanismos alternativos de Resolución de
Conflictos. La Junta de Resolución de Disputas emitirá una
decisión vinculante para las partes, la cual no limita su
facultad de remitir al arbitraje61.

De lo señalado, podemos concluir diciendo que el ingreso de este mecanismo en el Perú


aun es reciente y muy tímido; a diferencia de otros países que ya lo han institucionalizado,
incluso han extendido su uso más allá de la construcción.

3. Los dispute Boards en Estados Unidos

59
Cfr. CONGRESO DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ, Ley 30225, Ley de contrataciones del Estado, art. 45.
60
La Ley 30114, Ley del presupuesto del 2014, fue publicada el 02 de diciembre de 2013, en el diario El
Peruano. En http://www.proinversion.gob.pe/ RepositorioAPS/0/0/arc/NL2014/Ley_30114%20-
%20PRESUPUESTO%202014.pdf. Última consulta 29-11-2015.
61
Cfr. CONGRESO DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ, Ley 30114 Ley del presupuesto del sector público
para el año fiscal 2014, Disposiciones complementarias transitorias, UNDÉCIMA.
Nos interesa fijarnos el tema en Estados Unidos debido a que en este país tuvo su origen.
El concepto de Dispute Boards se originó en Estados Unidos de América en donde se viene
utilizando por más de 40 años62. El uso más antiguo del que se tiene conocimiento data de
los años sesentas en Washington. Este mecanismo se originó en la década de 1970, con el
fin de reducir las controversias en proyectos de infraestructura. En aquel entonces, se
vislumbró la necesidad de un método diferente a los que había63.

Es así que, el primer Dispute Boards fue constituido en 1975, para intervenir en la
ejecución de la construcción del Túnel de Eisenhower, en el Estado de Colorado. El
mecanismo que se ideó fue el de nombrar entre las partes contratantes, a un equipo de
expertos que estuvieran disponibles durante la ejecución de la obra, con la misión de
emitir recomendaciones a las partes si éstas así lo solicitaban, a raíz de cualquier
controversia64. Es sabido que el cuerpo de ingenieros de Estados Unidos lo emplea desde
1980.

4. En Reino Unido

El caso más interesante a nivel mundial es el de los países anglosajones, entre ellos Reino
Unido, donde han dicho por ley que en todos los contratos de construcción, tiene que ir
primero a adjudicación ad-hoc por una persona antes de ir a arbitraje o ir a las cortes. ¿Por
qué? Porque consideran que es la mejor manera de resolver conflictos de construcción.
Simplemente quieren que sus conflictos se resuelvan de una manera rápida, vinculante,
pero no final. Es decir, si las partes no están de acuerdo con la decisión, pueden continuar
con un litigio posterior o con un arbitraje65.

62
Cfr. H. WÖSS, LL.M., M. WÖSS & PARTNERS, “Panel de adjudicación de desavenencias. Una
retrospectiva”, Pauta ICC- México, Nº 50, junio 2006, p. 13. En
http://www.iccmex.mx/uploads/galerias/48df1e70fa9199218b325c227a40a281dc6c6237.pdf. Última
consulta el 17-11-2015.
63
Cfr. D. JIMÉNEZ FIGUERES Y ROQUE J. CAIVANO, “Funcionamiento de los Dispute Boards de la CCI
y su encuadre en el derecho argentino”, Revista internacional de arbitraje nº 6, ene.-jun. 2007. P. 178. En
http://www.djarbitraje.com/pdf/283Revista%20Internacional%20de%20Arbitraje%20Dispute%20Boards%2
0con%20Roque%20Caivano.pdf. Última consulta 29-11-2015.
64
Ibídem.
65
Cfr. E. FRANCO REGJO, “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y en los
contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje: Actas del Séptimo
Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014, pp. 164-165.
A inicio de los años de 1970, la figura fue utilizada en el Reino Unido, bajo la
denominación de Adjudication y fue tan exitoso su uso, que se incluyó en la construcción
de viviendas66.

A diferencia de estados Unidos en donde solo daba meras recomendaciones, aquí tiene la
misión de emitir decisiones vinculantes para las partes, aunque provisionalmente67.

Aquí, los adjudicadores de los Dispute Boards tienen un plazo de 45 días, mucho menor
que el plazo que señala el Reglamento de la Cámara de Comercio Internacional, para
pronunciarse68.

5. En Honduras

Sin embargo, el primer Dispute Boards que salió del Reino Unido o de Estados Unidos fue
en América Latina, específicamente en Honduras en la represa de El Cajón en 1980. Y fue
un éxito; quedaron satisfechos tanto el contratista como el propietario69.

En 1980, se utilizó los Dispute Boards en un proyecto internacional de gran magnitud en y


en septiembre de 1999 más de 400 proyectos se han terminado o están siendo construidos
utilizando este mecanismo. Casi 1,000 controversias han sido objeto de decisiones tomadas
por los Dispute Boards, pero sólo en pocas ocasiones (14 aproximadamente) una decisión
de esta naturaleza ha sido derivada a un arbitraje o a un tribunal70.

6. En Panamá

66
Cfr. A. K. ESCOBAR MUÑOZ, “Dispute Boards como mecanismo alternativo de solución de
controversias contractuales en obras de infraestructura”, Tesis de Maestría, Universidad Andina Simón
Bolívar, Quito 2014, pp. 11-13. En www. http://repositorio.uasb.edu.ec/bitstream/10644/4183/1/T1494-
MDP-Escobar-Dispute.pdf. Ultima consulta 28 de noviembre de 2015.
67
Cfr. D. JIMÉNEZ FIGUERES Y ROQUE J. CAIVANO, “Funcionamiento de los Dispute Boards de la CCI
y su encuadre en el derecho argentino”, Revista internacional de arbitraje nº 6, ene.-jun. 2007. P. 179. En
http://www.djarbitraje.com/pdf/283Revista%20Internacional%20de%20Arbitraje%20Dispute%20Boards%2
0con%20Roque%20Caivano.pdf. Última consulta 29-11-2015.
68
Cfr. J. GRAY CHICCHÓN, “Experiencias del arbitraje privado en el sector construcción, los Dispute
Boards como requisito de arbitralidad en las controversias del sector construcción e infraestructura” en M.
CASTILLO FREYRE, Actas del Quinto Congreso Internacional de arbitraje 2011, Vol. 27, ECB
EDICIONES, Lima 2014, p. 155.
69
Ibídem, p. 156.
70
Cfr. H. WÖSS, LL.M., M. WÖSS & PARTNERS, “Panel de adjudicación de desavenencias. Una
retrospectiva”, Pauta ICC- México, Nº 50, junio 2006, p. 13. En
http://www.iccmex.mx/uploads/galerias/48df1e70fa9199218b325c227a40a281dc6c6237. pdf. Ultima
consulta 29-11-2015.
Desde el año 2007, la autoridad del Canal de panamá comenzó a hacer la ampliación de la
exclusas del canal, y en los contratos se tiene la cláusula de del Dispute Boards. De modo
que el arbitraje internacional no se puede invocar por ninguna de las partes, sin antes
haber pasado por el proceso de los Dispute Boards71.

A propósito de lo que pasa en Panamá con respecto al uso de los Dispute Boards, Roberto
Hernández señala la relevancia que cobran a nivel internacional. Son uno de los medios de
solución de controversias empleados en los trabajos para ampliar la capacidad del canal
interoceánico. Su elección obedece a su capacidad para alcanzar una solución oportuna en
el sitio y, sobre todo, en beneficio del proyecto. Esto es, señala Hernández, una llamada de
atención para aquellos proyectos en México que tienen cláusula de Dispute Boards y no
han querido implementarlo72.

7. En Chile

Como dice Juan Eduardo Figueroa Valdez73 en Chile a partir del año 2007 la principal
empresa estatal de minería “Codelco” estableció en los contratos de construcción de
galerías subterráneas para la explotación de mineral, el mecanismo de los Dispute Boards
en forma obligatoria, se trata de una cláusula contractual. Dicha incorporación, según
Figueroa, ha sido extraordinariamente positiva, debido a que se trata de contratos
complejos en el que existen interferencias difíciles de prever; por lo que, la labor de los
Dispute Boards es muy preciada. Pues sus recomendaciones en la mayoría de los casos son
acatados por las partes. De modo que los Dispute Boards en Chile tienen una labor
proactiva en cuanto se anticipan a los conflictos preventivamente, proponiendo fórmulas de
solución, y así respondiendo a las expectativas de las partes.

Así mismo, en el año 2010, después de 15 años de vigencia del sistema arbitral de
resolución de conflictos en los contratos de concesiones de obras públicas de Chile, y con
el fin de perfeccionar dicho mecanismo y recogiendo la experiencia internacional en el

71
Cfr. C. DIAZ BARCIA, “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y en los
contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje: Actas del Séptimo
Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014, pp. 162-163.
72
Cfr. R. HERNANDEZ GARCÍA, “Lecciones de Panamá” Diario Obras, 17 de octubre del 2012. En
http://www.obrasweb.mx/construccion/2012/10/12/lecciones-de-panama. última consulta el 23 -11-2015.
73
Cfr. J. E. FIGUEROA VALDÉS, “Dispute Boards: La visión de las partes y su co-existencia con los
contratos administrativos. Experiencias en Chile” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards
en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp.
128-130.
funcionamiento de los Dispute Boards, se aprobó los Dispute Boards, con la función de
absolver las consultas y resolver las discrepancias entre las partes, bajo la modalidad de
DRB. Es decir, que las recomendaciones que emita frente a los conflictos no tendrán el
carácter de obligatorio74.

8. En El Salvador

Conforme señala Carlos Peñate Guzmán75 las enseñanzas de este mecanismo en El


Salvador reflejan un saldo muy positivo, en la mayoría de los casos, referente a contratos
de construcción de carreteras, las mesas son aceptadas sin mayor dilación y sin recurrir al
arbitraje posterior, por lo que es importante, dice el autor, dar la debida promoción y
difusión de esta figura, ya que sus beneficios son palpables. El caso más emblemático es el
Proyecto de Fomilenio, por un monto total de cuatrocientos millones destinados a la
construcción de la carretera longitudinal del Norte, de alrededor de trescientos kilómetros,
otorgó para tal fin, trece contratos. De esos contratos en once de ellos hubo reclamos, y se
integró doce mesas, todas constituidas a partir del momento en que presentaron los
reclamos. Las decisiones de las mesas fueron aceptadas sin mayor problema en ocho de
ellas. Únicamente se acudió al arbitraje en cuatro de ellas.

En El Salvador, aunque en forma timorata, la ley de Asocio Público-privado incluye como


medio de solución de diferencias, el sometimiento a una Mesa de Especialistas, con
carácter recomendatorio76.

V. CONCLUSIONES

Para terminar el presente trabajo, debemos señalar algunas consideraciones a modo de


conclusión.

 Definitivamente, los Dispute Boards, ofrecen excelentes ventajas de prevención y


resolución de conflictos en el sector de la construcción, ya que es un método
eficiente y rápido. Por lo que conjeturamos que al Perú le beneficiaría

74
Ibídem, pp. 130-137.
75
Cfr. C. A. PEÑATE GUZMÁN, “Las mesas de resolución de disputas como mecanismo que viabiliza la
continuidad en los proyectos de construcción: La experiencia en El Salvador” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA
(Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE,
Vol. 23, Lima 2014, pp. 96-97.
76
Ibidem, pp. 96-98.
enormemente. Pues, del conjunto de ventajas que hemos mencionado hay dos que
nos parecen más importantes que los demás, por lo que conviene optar por este
mecanismo: La reducción de costos a diferencia de otros métodos y la familiaridad
de los adjudicadores sobre la ejecución de la obra.
 La incorporación de la figura de los Dispute Boards en dos leyes peruanas, 30225
y 30114 como mecanismo facultativo de resolución de disputas, constituye un paso
importante en el camino hacia la incorporación efectiva, sin embargo consideramos
que aún es débil y desconfiada. Nos falta aún mucho por recorrer hasta lograr que
esta figura constituya un mecanismo obligatorio en la etapa pre-arbitral. Nuestra
propuesta es que llegue a ser obligatorio en contratos de construcción del Estado.
 Queremos dejar claro que este mecanismo se diferencia totalmente del arbitraje, la
Conciliación y otros métodos alternativos, específicamente por su inmediatez
permanente a la ejecución de la obra, y por la especialidad de los adjudicadores. Es
decir, este instituto jurídico no es una conciliación, tampoco es un arbitraje, ni
atenta contra el arbitraje. Forma parte de un sistema integral en el que primero se va
a una negociación, luego al Dispute Board y eventualmente al arbitraje.
 Nadie puede negar que nuestro país tiene serios problemas de ética y
corrupción. Los Dispute Boards no están ajenos a esta problemática. Por lo que
pensamos, que su afianzamiento, requiere de la integridad ética de sus
adjudicadores, que deben ser imparciales e independientes. De lo contrario, en un
ambiente de desconfianza y corrupción es muy fácil caer en el riesgo de captura;
que en lugar de mostrar sus bondades mostraría sus debilidades.
VI. BIBLIOGRAFÍA

BRODSKY, J. “Mesas paralelas de resolución de controversias en mega proyectos de


ingeniería y construcción: una perspectiva práctica”, en R. HERNÁNDEZ GARCÍA
(Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO
CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp. 71-86.
CAIRNS, D. y MADALENA, I. “El Reglamento de la ICC relativo a los “Dispute
Boards”, Revista de la Corte Española de Arbitraje (2006), nº XXI. pp. 193-202. En
http://www.cremades.com/es/publicaciones/el-reglamento-de-la-icc-relativo-a-los-dispute-
boards/.

DÍAZ BARCIA, C. “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y en


los contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje:
Actas del Séptimo Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES,
Lima, 2014, pp. 149-168.

ESCOBAR MUÑOZ, A. K. “Dispute Boards como mecanismo alternativo de solución de


controversias contractuales en obras de infraestructura”, Tesis de Maestría, Universidad
Andina Simón Bolívar, Quito 2014, pp. 1-79. En www.
http://repositorio.uasb.edu.ec/bitstream/10644/4183/1/T1494-MDP-Escobar-Dispute.pdf.

FIGUEROA VALDEZ, J. E. “Dispute Boards: La visión de las partes y su co-existencia


con los contratos administrativos. Experiencias en Chile” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA
(Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO
CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp. 123-139.

FIGUEROA VALDÉS, J. E. “El arbitraje en los contratos de concesión de obras públicas


en Chile. Incorporación de los Dispute Boards o paneles técnicos o de expertos”, Gaceta
Jurídica Nº 350, agosto 2009, Santiago de Chile, pp. 7-16. En http://es.fihsabogados.cl/wp-
content/uploads/.
FIGUEROA VALDEZ, J. E. “Los Dispute Boards o paneles técnicos en los contratos
internacionales de construcción” Gaceta Jurídica Nº 364, Octubre 2010, Santiago de Chile,
pp. 9-17. En http://es.fihsabogados.cl/publicaciones/arbitrajes-y-mediaciones/.

FRANCO REGJO, E. “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación pública y


en los contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE, Arbitraje:
Actas del Séptimo Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB EDICIONES,
Lima, 2014, pp. 149-168.

GRAY CHICCHÓN J. Y BRAVO VENEGAS, J. “La fatalidad de los reclamos en los


contratos de construcción FIDIC: a propósito de los Dispute Boards” en R. HERNÁNDEZ
GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio
MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp.33-69.

GRAY CHICHÓN, J. “Experiencias del arbitraje privado en el sector construcción, los


Dispute Boards como requisito de arbitralidad en las controversias del sector construcción
e infraestructura” en M. CASTILLO FREYRE, Actas del Quinto Congreso Internacional
de arbitraje 2011, Vol. 27, ECB EDICIONES, Lima 2014, pp.147-163.

HERNÁNDEZ GARCÍA, R. “Dipute Boards en Latinoamérica: Retos y perspectivas de un


fascinante medio de solución de controversias” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.),
Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO
FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp. 23-32.
HERNANDEZ GARCÍA, R. “Lecciones de Panamá” Diario Obras, 17 de octubre del
2012. En http://www.obrasweb.mx/construccion/2012/10/12/lecciones-de-panama. Última
consulta el 23 de noviembre de 2015.
JIMÉNEZ FIGUERES, D. Y ROQUE J. CAIVANO, “Funcionamiento de los Dispute
Boards de la CCI y su encuadre en el derecho argentino”, Revista internacional de
arbitraje nº 6, ene.-jun. 2007. PP.177-190. En http://www.djarbitraje.com/pdf/283
Revista%20Internacional%20de%20Arbitraje%20Dispute%20Boards%20con%20Roque%
20Caivano.pdf.
LAORDEN MENGUAL, P. “Los Dispute Boards como medio de resolución de
controversias”, Tecniberia, nº 29, enero-febrero 2011. pp. 40-41. En
file:///C:/Users/a/Downloads/Tecniberia_N29_Arbitraje_EneroyFebrero2011%20(3).pdf.

PAREDES CARBAJAL, G. “¿Cómo incorporar los Dispute Boards en la contratación


pública y en los contratos de asociación público-privados?” en M. CASTILLO FREYRE,
Arbitraje: Actas del Séptimo Congreso Internacional de Arbitraje 2013, Vol. 29, ECB
EDICIONES, Lima, 2014, pp. 149-168.

PAREDES CARBAJAL, G. “Dispute Boards y arbitraje en construcción: ¿Compiten o se


complementan?” en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en
Latinoamérica: Experiencias y retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23,
Lima 2014, pp. 141-157

PEÑATE GUZMÁN, C. A. “Las mesas de resolución de disputas como mecanismo que


viabiliza la continuidad en los proyectos de construcción: la experiencia en El Salvador”
en R. HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y
retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp. 87-98

QUINTANILLA MADERO, C. “Introducción a los Disputa Boards”, Pauta ICC- México,


Nº 50, junio 2006, pp. 3-8. En http://www.iccmex.mx/uploads/galerias/48df1e
70fa9199218b325c227a40a281dc6c6237.pdf.

RADOVIC C, M. & WAGEMANN, ABOGADOS E INGENIEROS, “Los Dispute Boards


como mecanismo para construir y fortalecer confianza en proyectos de construcción en
Chile”, Construcción Minera, nº 14, octubre-noviembre 2015, pp. 30-33. En
http://www.construccionminera.cl/los-dispute-boards-como-mecanismo-para-construir-y-
fortalecer-confianza-en-proyectos-de-construccion-en-chile/.

RADOVIC, M. “Prevención y resolución experta de conflictos en la Industria de la


Construcción. El caso de los Dispute Resolution Boards” pp. 1-31. En
http://www.academia.edu/8145076/INDUSTRIA_DE_LA_CONSTRUCCI%C3%93N._E
L_CASO_DE_LOS_DISPUTE_RESOLUTION_BOARDS.

SOLIS TAFUR, E. “La nueva ley de contrataciones del Estado y la junta de resolución de
disputas (los dispute boards)” LUMEN, Revista de la Facultad de Derecho de la
Universidad Femenina del Sagrado Corazón, pp. 113-117. En
http://www.unife.edu.pe/publicaciones/revistas/derecho/lumen_10/113.pdf.

VAZ, J. y GRAVATÁ NICOLI, G. “Los Dispute Boards y los contratos administrativos:


¿Son los DBs una buena solución para disputas sujetas a normas de orden público?” en R.
HERNÁNDEZ GARCÍA (Coord.), Dispute Boards en Latinoamérica: Experiencias y
retos, Estudio MARIO CASTILLO FREYRE, Vol. 23, Lima 2014, pp.100-121.

WÖSS, H., LL.M., WÖSS, H. & PARTNERS, “Panel de adjudicación de desavenencias.


Una retrospectiva”, Pauta ICC- México, Nº 50, junio 2006, pp. 3-8. En
http://www.iccmex.mx/uploads/galerias/48df1e70fa9199218b325c227a40a281dc6c6237.
pdf.

ZÚÑIGA MARAVÍ, R. “El arbitraje en materia de contratación pública” en M.


CASTILLO FREYRE, Arbitraje: Actas del Séptimo Congreso Internacional de
Arbitraje2013, Vol. 29, ECB EDICIONES, Lima, 2014, pp. 89-115.

LEYES

CONGRESO DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ, Ley 30114 Ley del presupuesto del sector
público para el año fiscal 2014. En http://www.proinversion.gob.pe/
RepositorioAPS/0/0/arc/NL2014/Ley_30114%20-%20PRESUPUESTO%202014.pdf.

CONGRESO DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ, Ley 30225 Ley de contrataciones del


Estado. En http://www.minedu.gob.pe/p/cdd/pdf/ley_30281_Ppto_Publico_2015.pdf.

REGLAMENTOS
CAMARA DE COMERCIO INTERNACIONAL, Reglamento relativo a los Dispute
Boards, vigente a partir del 1º de setiembre del 2004. En
http://www.iccmex.mx/uploads/uploads/arbitraje2015/reglamentos/ReglamentoRelativoaL
osDisputeBoards(2004).pdf.

CENTRO DE ANÁLISIS Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS DE LA PONTIFICIA


UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ. Reglamento de Junta de Resolución de
Conflictos (Dispute Boards). En http://consensos.pucp.edu.pe/wp-
content/uploads/2013/12/Carc-PDF.pdf.

ENTREVISTAS

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERU, “Entrevista a Roberto


Hernández García”, 25 de julio 2013. En www http: //puntoedu.pucp.edu.pe/entrevistas/el-
dispute-board-permite-un-importante-flujo-de-contraprestaciones/.