You are on page 1of 3

COMPRENSIÓN Y REDACCIÓN DE TEXTOS I

Ciclo 2017-2

Fuentes complementarias para el Examen Final

Fuente 1
Sistema penitenciario en Noruega

https://www.youtube.com/watch?v=AcDQTGywV5s&feature=youtu.be

Fuente 2
Comas azotado por el pandillaje

https://www.youtube.com/watch?v=SPbOSCxsCFM

Fuente 3
Problemática del pandillaje juvenil

“Me metí en las pandillas a los 11 años buscando una identidad. Vivía con mis padres,
pero mi papá solo resaltaba mis errores y mi mamá era muy blanda. En la pandilla yo
me sentía bien, era bacán, andaba siempre con algún tipo de arma y hacía que los demás
me respetaran: armaba pleito en la calle, tiraba piedras y robaba celulares y carteras. A
los 13 años abandoné el colegio. Quería ser como mis amigos de la calle, tener una
moto y plata fácil y, por eso, cada vez me fui metiendo más en la delincuencia. Desde
los 15 años vendía y consumía marihuana y asaltaba a la gente; nunca estuve preso
porque tenía contactos y pagaba 50 soles a la Policía para que me dejara libre. Un día,
justo antes de cumplir 18 años, me cogieron por robar en una empresa y casi me voy
preso, pero por ser menor de edad me salvé de la cárcel. Eso me hizo reflexionar”. Esta
es la historia de ‘Tribi’, un expandillero de El Agustino, que ahora tiene 21 años, una
hija y se ha graduado como técnico en Computación.

La historia de ‘Tribi’ no es como muchas de las que se ven todos los días en Lima, ya
que él recibió ayuda del programa Justicia Juvenil Restaurativa, que impulsó la
Fundación Tierra de Hombres y que ahora lleva a cabo el Ministerio Público, con la
finalidad de rescatar a menores que infringen la ley. Aunque en su adolescencia, ‘Tribi’
rechazaba los estudios (repitió cuatro veces en primaria para hacer entender a sus padres
que no quería estudiar), allí recibió la ayuda emocional que cambió su vida. “En el
programa hacía tantas actividades que no tenía tiempo de estar en la calle. Además,
pude asumir la responsabilidad por el delito que cometí y así reparar mi error”, señaló.
Pero este no es el caso de todos los jóvenes vinculados a las pandillas.

Carrera delictiva

El psicólogo social Federico Tong comentó que actualmente la situación del pandillaje
se ha agravado, pues aunque habrían disminuido estos grupos, pertenecer a uno de ellos
se está convirtiendo en el primer peldaño de la carrera delictiva de un adolescente: “Las
pandillas están desapareciendo y muchas se están convirtiendo en bandas delictivas.

1
Antes eran grupos de amigos del barrio que tomaban en la calle, apedreaban a sus
rivales y podían cometer ciertos delitos comunes, pero ahora los amigos se agrupan para
robar, cometen delitos más graves, como la extorsión, y se enfrentan a balazos”,
explicó. Además, Tong indicó que, según la Policía Nacional, solo en Lima ya hay 20
pandillas que pasaron a ser bandas delictivas. “Podríamos decir que hoy en día en el
Callao ya prácticamente no hay pandillas, pues todos los grupos son bandas
organizadas. Esa es una tendencia que se viene para el Perú y, aunque la transición
todavía es menor, ya es visible y contagiosa. Si no entendemos esa complejidad, se
corre el riesgo de que los pandilleros, que todavía son mayoría, empiecen a asumir
mayores peldaños en la escala delictiva”, advirtió. Ante este panorama, Tong dijo que se
debe trabajar con las pandillas: los gobiernos no le han prestado la atención adecuada a
este tema. Se necesitan programas municipales que tengan una oferta atractiva, respaldo
profesional y una buena orientación”, acotó.

Más oportunidades

Véronique Henry, jefa de la Delegación Perú de la Fundación Tierra de Hombres –que


trabaja con menores infractores–, señaló que se debe impulsar más la inserción de los
adolescentes en el programa Justicia Juvenil Restaurativa. En ese sentido, detalló que,
según las estadísticas de la Fiscalía, la mayoría de infracciones cometidas por los
jóvenes no son graves ni involucran mucha violencia y, por ello, los menores pueden ser
integrados con éxito al programa. “En nuestra experiencia, el 95% de las personas que
pasaron por este programa repararon el daño cometido, entendieron las consecuencias
de sus actos, se reinsertaron muy bien y no volvieron a cometer infracciones. Este es el
modelo que se debe aplicar”, expresó.

[Adaptado de http://peru21.pe/actualidad/pandillas-se-convierten-bandas-criminales-
2216920]

Fuente 4
Soluciones para evitar el pandillaje juvenil

José Víctor Salcedo


Cusco

Evitar que 50 mil menores de edad de la región Cusco caigan en las garras de la delincuencia,
drogadicción, pandillaje, entre otros vicios, se ha convertido en la prioridad del Ministerio de Justicia y
Derechos Humanos. A nivel nacional la meta es ayudar a más de un millón y medio de adolescentes
en situación de riesgo. Para conseguirlo se ha puesto en marcha el programa ‘‘Puedo, Justicia Especial
para Adolescentes’’. Esta iniciativa es un mecanismo de prevención con charlas, labores de orientación
y apoyo psicológico. En caso de aquellos adolescentes que se encuentran internados en los Centros
Juveniles de Rehabilitación, se priorizará el trabajo de resocialización y reinserción. Para eso, se aplica
un tratamiento especializado para menores infractores de la ley.

El viceministro de Justicia, Alfonso Garcés, explicó que el programa trabaja para evitar el ingreso de
menores al mundo de la criminalidad con acciones de prevención. En el caso de Cusco, la mayoría de

2
niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad tienden a ingresar al mundo de las drogas, a la
delincuencia común y al pandillaje.

Trabajo de prevención

‘‘Puedo’’ es un programa que se ejecuta a nivel nacional desde 2013. El número de beneficiados ha
ido creciendo poco a poco, dijo el viceministro. Garcés destacó la iniciativa porque vela por el bienestar
de los niños y adolescentes: ‘’Nuestro trabajo está dirigido a proteger a los sectores vulnerables.
Trabajan muchas entidades, entre ellos gobiernos regionales y locales’’. ‘‘Puedo’’ se ejecuta en el
marco de la implementación del Plan Nacional de Prevención y Tratamiento del Adolescente en
Conflicto con la Ley Penal (2013-2018).

Penas más drásticas

Además de la prevención y la rehabilitación, el Ejecutivo ha endurecido las penas para aquellos adultos
que utilicen a menores en actos delincuenciales, dijo el viceministro. Ellos irán a prisión por 35 años a
más. La misma pena se impondrá a los menores de entre 16 y 18 cuando cometan homicidio
calificado, feminicidio, extorsión, pandillaje pernicioso o violación sexual, o que integren alguna
organización criminal. De acuerdo con la modificación del Código de los Niños y Adolescentes, los
adolescentes que incurran en esos delitos serán privados de su libertad en un Centro de Rehabilitación
Juvenil entre 6 y 10 años. Cuando cumplan la mayoría de edad pasarán a una prisión común. ‘‘El
endurecimiento de las penas es parte de las medidas del Gobierno’’, refirió. Asimismo, resaltó que
‘‘'Puedo” ha sido reconocido por las Naciones Unidas como un mecanismo de protección a los
menores de edad, que se aplicará en otros países para prevenir los delitos’’.

[Adaptado de http://larepublica.pe/impresa/sociedad/720072-programa-puedo-pretende-
evitar-que-50-mil-menores-ingresen-la-delincuencia]

Fuente 5
La delincuencia en el Perú: propuesta de intervención articulada

https://www.minjus.gob.pe/wp-content/uploads/2013/07/Documento-de-Trabajo-No.-
01.pdf

Fuente 6
¿Cuál es la mejor estrategia contra la delincuencia organizada?

http://www.milenio.com/tribunamilenio/se_debe_negociar_con_el_crimen_organizado/
Cual_mejor_estrategia_contra_delincuencia_organizada-
juan_salgado_13_738656128.html