You are on page 1of 112

1.

Con Estas Cenizas, Señor


Con estas cenizas, Señor,
renunciamos al pecado.
Con estas cenizas Señor
nos acercamos a ti.

Arrepentidos, Señor caminamos hacia ti.

Ten piedad, Jesús, porque somos pecadores.

Desde lo hondo, Señor hoy clamamos hacia ti.

Con las oraciones, Señor, buscamos tu rostro.

Con el ayuno, Señor, se alimenta el espíritu.

Los cuarenta días ayunemos por la fe.

Arrojemos todo el mal, la envidia y el odio.

2. Misericordia Señor (Salmo 50)

//Misericordia, Señor, hemos pecado.


Misericordia, Señor, hemos pecado.//

Misericordia, Dios mío, por tu bondad;


borra mi culpa y mis pecados
misericordia, Dios mío, por tu bondad;
limpia mi alma.

Pues reconozco mi culpa,


tengo presente mi pecado
si contra ti, mi Dios, solo peque,
Padre perdóname.

Crea en mí un corazón,
un corazón más puro.
con tu poder renuévame,
envíame tu Santo Espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,


afiánzame con espíritu generoso.
Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamara tu alabanza.
3. Tú nos invitas
Tú nos invitas a tu hermoso altar
y comulgamos de un mismo pan
y de esta copa de la salvación,
que hoy nos une en la comunión.

Nos perdonaste, colgando en la cruz,


nuestros pecados, hermano Jesús.
hoy somos libres de la oscuridad;
gracias, Dios mío, el amor nos das.

“Come mi cuerpo, bebe mi sangre”.


Obedecemos tu voz.
“Come mi cuerpo, bebe mi sangre”.
Obedecemos tu voz.

En la cuaresma crea en mi, Señor,


un corazón que arde como el sol
para servir a todos los demás
y, sobre todo, a traer la paz.

Oh Santo Espíritu, derrama en mi


tus lindos dones y podre servir
a mis hermanos que tan pobre son
y necesitan mi mayor bondad.

4. Pan de Ángeles

Todos los que comen de este santo pan


partido que es Cristo, un cuerpo formaran.
Este pan del cielo, signo de unidad,
llena nuestras almas de gracia y de paz.

“Come mi cuerpo”, Cristo nos mando.


“Tomen de mi sangre”, dijo con amor.
Extendió sus brazos, rayos de dolor.
Destruyo el pecado, ¡Gloria a nuestro Dios!

Pan de ángeles, banquete Pascual,


Medicina de inmortalidad.
Pan de ángeles, banquete Pascual,
Cristo mora en nuestro cuerpo y salva.

Alabanza a Cristo, Rey de la unidad,


hoy te bendecimos porque tú nos das
vida para siempre: la resurrección.
Gracias, Padre eterno, por tu inmenso amor.
Pan de ángeles…

Todos recordamos en el día de hoy


que Jesús es nuestro Rey Salvador.
5. El Cáliz que Bendecimos (Salmo 115)

//El cáliz que bendecimos


Es la comunión de la sangre de Cristo//

¿Cómo pagaré al Señor


Todo el bien que me ha hecho?
Alzare la copa de la salvación,
Invocando su nombre.

El cáliz que bendecimos


Es la comunión de la sangre de Cristo

Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles.


Señor, yo soy tu siervo, hijo de tu esclava;
Rompiste mis cadenas.

El cáliz que bendecimos


Es la comunión de la sangre de Cristo

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,


Invocando tú nombre Señor.
Cumpliré al Señor mis votos
En presencia de todo el pueblo.

//El cáliz que bendecimos


Es la comunión de la sangre de Cristo//

6. Que Nuestro Único Orgullo

Que nuestro único orgullo sea la cruz


de nuestro Señor Jesucristo,
porque en él tenemos la salvación,
la vida y la resurrección,
y por él hemos sido salvados y redimidos.

El que siembra en el espíritu cosecha vida eterna.

Hagamos bien a todos como Cristo ordenó.

Los que son de Cristo aman a los demás.

Jesucristo nos ha convertido


en un reino de sacerdotes.

7. Desde lo Hondo ( Salmo 129)

Del Señor viene la misericordia,


La redención copiosa
Del Señor viene la misericordia,
La redención copiosa

Desde lo hondo a ti grito, Señor:


Señor, escucha mi voz;
Estén tus oídos atentos a la voz
A la voz de mi suplica.

Si llevas cuentas de los delitos, Señor


¿Quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
Y así infundes respeto.

Mi alma espera en el Señor,


Espera en su palabra
Mi alma aguarda al Señor,
Más que el centinela aguarda la aurora.

Porque del Señor viene la misericordia


La redención copiosa;
Y el redimirá a Israel
De todos sus delitos.

8. Padre, en Tus Manos


Encomiendo Mi Espíritu (Salmo 30)

//Padre, Padre
En tus manos encomiendo mi espíritu.//

A ti, Señor me acojo:


Tú que eres justo, ponme a salvo.
En tus manos encomiendo mi espíritu.

Me han olvidado
Como un muerto y desechado
Como una vasija inútil.

Pero confió en ti
Tú eres mi Dios.
En tu mano esta mi hora;
Líbrame de mis adversarios.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,


Sálvame por tu bondad.
Sean fuertes y valientes de corazón,
Los que esperan en el Señor.

9. Dios Asciende (Salmo46)

//Dios asciende, Dios asciende


entre aclamaciones,
el Señor, el Señor, al son de trompetas.//
Pueblos todos, batan palmas,
Cántenle a Dios con júbilo;
Porque el Señor es sublime y terrible,
Rey de toda la tierra.

Dios asciende entre aclamaciones,


El Señor al son de trompetas;
Toquen para Dios, toquen, toquen para el Rey.

Porque Dios es el rey del mundo;


Toquen con maestría.
Dios reina sobre la tierra
En su santo trono.

10. Hosanna al Hijo de David

¡Hosanna! ¡Hosanna al Hijo de David!


¡Hosanna! ¡Hosanna al Hijo de David!

¡Bendito el que viene en nombre del Señor,


Bendito el Rey de Israel!

Con ramos de olivo los hijos de Israel


Clamaban: ¡Hosanna al Señor!

Con mantos vestían el paso del Señor,


Gritando: ¡Hosanna al Señor!

Música

Tú eres el Rey, el Rey de Israel;


Honor y gloria a ti.

Con palmas en manos el pueblo de Israel


Clamaba: ¡Hosanna en el cielo!

“Sin ellos se callan las piedras gritarán:


¡Hosanna al hijo de Dios!”

11. Secuencia de la Pascua

Ofrezcan los cristianos ofrendas de alabanza


A gloria de la Victima propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado que a las ovejas salva,


A Dios y a los culpables unió con nueva alianza.
¡Aleluya! ¡Aleluya!

Lucharon vida y muerte en singular batalla


Y, muerto el que es la Vida,
triunfante se levanta.
“¿Qué has visto de camino, María,
en la mañana?”
“A mi Señor glorioso, la tumba abandonada”,

¡Aleluya! ¡Aleluya!

“Los ángeles testigos, sudarios y mortaja.


Resucito de veras mi amor y mi esperanza!

Vengan a Galilea, allí el Señor aguarda.


Allí verán los suyos la gloria de la Pascua”

¡Aleluya! ¡Aleluya!

Primicia de los muertos, sabemos por tu gracia


Que estas resucitado; la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate de la miseria humana


Y da a tus fieles parte en tu victoria santa.

Amén, ¡Aleluya! Amén ¡Aleluya!

12. Ven Espíritu Santo


(Secuencia de Pentecostés)

//Ven, Espíritu Santo, y envíanos tu luz.//


Ven, Dios Espíritu Santo
Y envíanos desde el cielo
Tu luz, para iluminarnos.

Ven ya, padre de los pobres


Luz que penetra en las almas,
Dador de todos los dones.

Fuente de todo consuelo,


Amable huésped del alma,
Paz en las horas de duelo.

Eres pausa en el trabajo;


Brisa, en un clima de fuego;
Consuelo; en medio del llanto.

Ven, luz santificadora,


Y entra hasta el fondo del alma
De todos los que te adoran.

Sin tu inspiración divina


Los hombres nada podemos
y el pecado nos domina.

Lava nuestras inmundicias,


Fecunda nuestros desiertos
Y cura nuestras heridas.

Doblega nuestra soberbia,


Calienta nuestra frialdad,
Y endereza nuestras sendas.

Concede a aquellos que ponen


En ti su fe y su confianza
Tus siete dones sagrados.

Danos virtudes y meritos,


Danos una buena muerte
Y contigo el gozo eterno.

13. Ojala Escuchen Hoy Su Voz (Salmo 94)

Ojalá escuchen hoy la voz del Señor;


“No endurezcan, no endurezcan el corazón”.

Vengan aclamemos al Señor


A la roca que nos salva;
Entremos a su casa dando gracias,
Vitoreándolo al son de instrumentos.

Entren, postrémonos por tierra,


Bendiciendo al Señor, nuestro creador,
El es nuestro Dios que nos guía,
Nosotros el pueblo, su rebaño.

Ojalá escuchen hoy la voz del Señor:


“No endurezcáis el corazón como el Meribá,
Como el día del masa en el desierto;
Cuando sus padres me pusieron a prueba
Y me tentaron, aunque habían visto mis obras”.

14. Bienaventurados

Bienaventurados, pobres de la tierra,


Porque de ustedes es el reino de Dios
Bienaventurados los que pasan hambre,
Los que lloran sangre por amor a Dios.

Bienaventurados los desesperados,


Serán consolados por Jesús el Rey.
Si eres buen amigo, si eres buen vecino,
Estará contigo nuestro hermano, Jesús.

Alégrense y llénense de gozo,


Porque les esperan maravillas en el cielo.
Alégrense y llénense de gozo,
Bienaventurados serán.

Bienaventurados los sacrificados;


Los desamparados serán grandes ante Dios.
Tiende más tu mano,
Haz a todos los hermanos
Con tu cristianismo y amor a Dios.

Alégrense y llénense de gozo,


Porque les esperan maravillas en el cielo.
Alégrense y llénense de gozo,
Bienaventurados serán.