You are on page 1of 3

Sistema político mexicano

Profesor: Ricardo Méndez


Unidad II: El presidencialismo
Maciel Rocha Calleja

Desde que se libró la guerra de independencia, México estaba en busca de un sistema


político mediante el cual regirse. La primera constitución política del México independiente
fue la de 1824, en la cual se adoptó por primera vez el sistema presidencial y federal.
En la carta magna de México se incluyó una disposición en donde se establece que el poder
queda depositado en el presidente, sin embargo, a diferencia de la constitución política de
nuestro país vecino (la cual se dice que se tomó como modelo para la conformación de la
nuestra) Estados Unidos, en el artículo 80 de la actual constitución mexicana, se ha
auspiciado una fuerte concentración de poder al ejecutivo, característica presente en las
diferentes dictaduras ocurridas a lo largo del siglo XXI y en la modalidad autoritaria con la
que se ejerció el presidencialismo en el siglo XX. En México, este artículo distingue al
ejecutivo frente a otros órganos del poder calificándolo como un supremo.
En la historia de México, se han suscitado dos revoluciones con profundas consecuencias
en la vida constitucional del país. En 1854 se produjo la revolución de Ayutla, la cual buscaba
derrocar la dictadura del general Antonio López de Santa Anna, quien duró más de dos
décadas en la escena política alternando su papel como presidente y como caudillo militar
y político.
La constitución de 1857, consecuencia de ese movimiento revolucionario fue diseñada
teniendo entre los objetivos impedir que el dictador regresara al poder y sobre todo
eliminar cualquier condición que permitiera o facilitara el ejercicio personal del poder. Sin
embargo, debido a las tenciones internas y externas, este esquema de poder no tuvo la
oportunidad de fructificar.
En el congreso constituyente de 1917 no se discutieron las opciones entre el sistema
presidencial y el parlamentario, pues sus referentes eran la constitución decimonónica, las
tres décadas de Porfirio Díaz y el duro golpe del asesinato y derrocamiento de Francisco I.
Madero. Cuando en diciembre de 1916 se instaló el congreso constituyente, Venustiano
Carranza se opuso a la implementación de un sistema parlamentario justo como se había
acordado en la pasada convención de Aguascalientes, abogando este por el sistema
presidencial fuerte, siendo así en estas condiciones que los constituyentes colocaron los
cimientos jurídicos para el ejercicio autoritario del poder presidencial.
La constitución de 1917 suprimió de su contenido facultades al congreso tales como
enjuiciar al presidente, por ejemplo, y amplió de manera considerable las facultades del jefe
de Estado y de Gobierno.
Cuando llega Plutarco Elías Calles y trae consigo al Partido Revolucionario Institucional llega
la institucionalización a México, es aquí donde parte el inicio del presidencialismo en su
máxima expresión en México. Una de las características de este periodo es el manejo
político bilateral del país a través del presidente y el máximo jefe, Plutarco Calles. No fue
hasta que Lázaro Cárdenas, traiciono a Calles y llegó al poder terminando así con la
intervención de calles en las decisiones del país, pero continuando con el lazo del
presidencialismo a lo largo de la historia hasta el presente.
La alta concentración del poder en el presidente, se ha convertido en un factor de
disfuncionalidad para el sistema presidencial mexicano pues, por mencionar entre algunas
de los resultados, el presidente aparece como autor, y por ende, responsable de todas las
acciones gubernamentales, por lo que el éxito o fracaso se le imputan a él.
El presidencialismo fuerte existe en México gracias a que, sumado a los privilegios
otorgados al presidente en la carta magna, la corrupción impera en la política. Pues en su
mayoría, la composición de la política mexicana se basa en favores que se le deben al
ejecutivo. La organización a la hora de delinquir y la complicidad entre los políticos de los
diversos partidos y servidores públicos es impresionante, todo esto cubierto por el manto
del poder ejecutivo.
Los resultados de este sistema político no han dado resultados efectivos en la vida del país,
por lo que es importante racionalizar el sistema presidencial introduciendo instituciones
parlamentarias que auspicien una familiaridad creciente de la sociedad y de sus dirigentes
políticos con las diversas modalidades de responsabilidad política.

Fuentes de consulta:
El presidencialismo mexicano, Lorouse, (2006) disponible en:
http://www.convergenciamexico.org.mx/presiden.pdf
GEAA Sistema político mexicano, Ricardo Méndez, pag. 19 -30
La Revolución Mexicana, Historia de México, (Dic- 2011) disponible en:
http://historiademexico-blanca.blogspot.mx/2011/12/institucionalizacion-de-mexico-en-
la.html