You are on page 1of 3

Filosofía Positiva

Augusto Comte explica que la “filosofía positiva” es una filosofía parecida, pero a la vez muy
diferente a las demás filosofías, como la natural o la filosofía de las ciencias; la filosofía positiva
abarca una gran extensión del estudio de fenómenos, en los que también se incluyen los
fenómenos sociales y con esto menciona que “designa un modo uniforme de razonar aplicable
a cualesquiera temas sobre los que puede ejercitase el espíritu humano” 1.

Comte explica la problemática del conocimiento que ha llegado a transformarse en ciencia a


través de la historia: “para explicar verdaderamente el carácter propio de la filosofía positiva,
es indispensable contemplar en general la marcha progresiva del espíritu humano” 2.

Para su análisis se basa en la ley de los tres estados, esta ley se divide en tres estados teóricos
diferentes por los que pasa cada rama que compone nuestro conocimiento. El primer estado
que se menciona, es el estado teológico y este se caracteriza por que explica los fenómenos
mediante divinidades imaginarias, en esta etapa se creía la existencia de espíritus que eran
causantes de los fenómenos, por lo tanto se puede decir que este estado se caracteriza por
que da respuestas religiosas a cualquier fenómeno ocurrido; el segundo estado, metafísico, se
caracteriza por explicar en entidades abstractas como son las nociones de sustancia,
causalidad, finalidad de la naturaleza, fuerza de gravedad; el tercer estado es el científico o
positivo ya que se fundamenta en los métodos de la observación y experimentación. Se supone
que cada avance de estado es una superación que abandona al anterior, llegando al punto
culminante que es el de la filosofía positiva.

El tercer estado del conocimiento, positivo, se dirige más a descubrir, por medio del uso de la
razón y la observación, las leyes que explican los diferentes fenómenos que ocurren. El fin
principal de la filosofía positiva es: “captar todos los fenómenos como sujetos a leyes naturales
invariables, cuyo descubrimiento preciso y reducción al menor número posible son la meta del
esfuerzo”3.

1. Comte, Augusto, La Filosofía Positiva, Porrua, México, D, F. 1979. pp. 37


2. Ibidem, pp. 38
3. Ibidem, pp. 40
Para Comte el estudio filosófico de las ciencias hace posible el método de las misma. Comte
menciona que “la división del trabajo intelectual, cada vez más perfeccionada, es uno de los
atributos característicos muy significativo de la filosofía positiva”4, con esto quiere decir que
propone una clasificación de las ciencias. A esto es a lo que llama “especialización”, la
clasificación de cada ciencia crea la verdadera base fundamental de la organización general
del conjunto del saber5.

Comte propone que para que no haya riesgo en la división del trabajo en las ciencias deben
cumplirse dos condiciones: que una nueva clase de científicos se ocupen únicamente de
determinar el espíritu de cada una de las ciencias positivas, siguiendo siempre las reglas
fundamentales del método positivo; y que los demás científicos reciban una educación positiva,
para poder rectificar los resultados de los otros científicos6. Las ciencias constituyen una
enciclopedia que proviene de las diversas clases de fenómenos naturales que estudian. Es
necesario clasificar cada fenómeno, dependiendo de su grado de simplicidad, por su grado de
generalidad y por la mayor o menor facilidad de estudio. Es necesario empezar con los más
fáciles y siguiendo con los más complicados. En este caso los fenómenos se dividen en:
fenómenos de cuerpos brutos, y fenómenos de cuerpos organizados (complicados y
particulares).

Se menciona que, para poder utilizar un método positivo, es necesario tener todas las
herramientas necesarias para poder llevarlo a cabo, “solo es posible llegar a el, (método
positivo) mediante el examen filosófico de las ciencias.”7

Como la base de las ciencias coloca a la más abstracta, esto quiere decir que es aquella que
para Comte es la más compleja. La base de todas las ciencias, según Comte, son las
matemáticas, después sigue la física, química, biología y por último la Física social. La última
es el “estudio positivo del conjunto de las leyes fundamentales propia de los fenómenos
sociales”8, su fin principal es el conducir a la sociedad a que tenga una organización progresiva
y sólida. El orden y el progreso, representan las dos nociones fundamentales cuya deplorable
oposición trae consigo el trastorno de las sociedades humanas.

4. Ibidem, pp.42
5. Ibidem, pp.42
6. Ibidem, pp.43
7. Ibidem, pp.46
8. Ibidem, pp.62
En la sociología se debe llevar a cabo un método comparativo, el método histórico. Este
método da a la sociología un carácter filosófico, por medio de este método comparativo la
sociología perfeccionará el conjunto del método positivo. El método histórico ofrece la
verificación más natural y extensa que consiste en proceder del conjunto a los detalles 9.
También tiene la propiedad de desarrollar el sentimiento social, poniendo en evidencia los
acontecimientos humanos.

La filosofía Positiva es la única que puede descubrir la verdadera naturaleza del progreso
social, es decir, caracterizar el termino final hacia el que tiende a dirigir a la humanidad 10.

Bibliografía:

Comte, Augusto, La Filosofía Positiva, Porrua, México, D, F. 1979

9. Ibidem, pp.6