You are on page 1of 8

LAS BARRERAS REACTIVAS

1. INTRODUCCIÓN

Las tecnologías convencionales para el tratamiento de aguas subterráneas


contaminadas como el bombeo y posterior tratamiento tienen grandes
inconvenientes debido a su elevado costo, especialmente cuando se trata de
tratamientos prolongados, y resulta difícil disminuir la concentración de los
contaminantes hasta los niveles máximos permitidos (Cortina, Fiusa, Silvia, & Litter,
2011).

En consecuencia, se están desarrollando nuevas tecnologías in-situ como la


biorremediación, barreras reactivas permeables, dispersión por aire, oxidación
química, extracción multifásica, atenuación natural supervisada, etc. De entre todos
estos métodos, uno de los que más interés ha despertado son las barreras reactivas
permeables (Gu, B., Watson, D.B., Phillips, D.H., Liang,1999).

También están en desarrollo métodos como el tratamiento químico in-situ y la


electrocinética. El tratamiento químico in-situ consiste en la inyección en el subsuelo
de un oxidante (normalmente permanganato de potasio u oxígeno) que, en el caso
del arsénico promueve la oxidación de As(III) a As(V) que co-precipita con los óxidos
de hierro.

La electrocinética se fundamenta en la aplicación de corrientes eléctricas de baja


densidad entre electrodos colocados en el suelo, de modo que el arsénico se
moviliza en forma iónica en dirección al ánodo. También se han ensayado
combinaciones múltiples de estas tecnologías.

2. MARCO TEORICO

Las barreras reactivas permeables (BRP o PRB) son un tipo de tratamiento in-situ
semi-pasivo que utiliza un medio que promueve reacciones químicas o bioquímicas
o procesos de absorción para transformar o inmovilizar los contaminantes.

Son paredes que se construyen bajo la superficie del terreno. Las paredes son
permeables, lo que significa que tiene pequeños orificios que dejan pasar el agua
subterránea a través de ellas. Los materiales reactivos de la pared atrapan las
sustancias químicas dañinas o las transforman en sustancias inofensivas.

Objetivo

El objetivo en el diseño de un sistema de barrera es la completa captura de la pluma


de contaminante migratoria con una cantidad mínima de material reactivo.

Funcionamiento

La tecnología consiste en interponer un medio reactivo semipermeable en el camino


del flujo de una pluma de contaminantes. Las aguas subterráneas se mueven a
través de la barrera de tratamiento por el flujo natural, o cuando es necesario
bombear, los pozos pueden estar instalados de manera que el agua contaminada
pase a través de la barrera reactiva

Las PRB se construyen cavando una zanja larga y estrecha en el camino de las
aguas subterráneas contaminadas. La zanja se llena de material reactivo capaz de
eliminar las sustancias químicas dañinas. Entre los materiales reactivos más
corrientes que pueden emplearse están el hierro, la piedra caliza y el carbono.

Los materiales reactivos se mezclan con arena para facilitar que el agua fluya a
través de la pared, en lugar de alrededor de ella. En algunos sitios, la pared es parte
de un embudo que dirige las aguas subterráneas contaminadas hacia la parte
reactiva de la pared. La zanja o el embudo relleno se cubren con tierra por lo que
normalmente no resulta visible en la superficie.

Sustancias químicas que se utilizan

El material que se emplea para rellenar la zanja depende del tipo de sustancia
química dañina que se encuentre en las aguas subterráneas. Diferentes materiales
eliminan la contaminación empleando distintos métodos de las maneras siguientes:

 Atrapando o sorbiendo las sustancias químicas en su superficie. Por ejemplo,


el carbono tiene una superficie a la que se sorben las sustancias químicas
cuando las aguas subterráneas lo atraviesan.
 Precipitando las sustancias químicas disueltas en el agua. Eso significa que
las sustancias químicas salen del agua y se depositan como sólidos que
quedan atrapados en la pared. Por ejemplo, la piedra caliza hace que los
metales disueltos se precipiten.
 Transformando las sustancias químicas dañinas en inofensivas. Por ejemplo,
el hierro puede transformar algunos tipos de solventes en sustancias
químicas inofensivas.
 Estimulando a los pequeños organismos o microbios en el suelo a que se
coman las sustancias químicas. Por ejemplo, los nutrientes y el oxígeno en
las PRB contribuyen a que los microbios crezcan y coman más sustancias
químicas. Cuando los microbios digieren totalmente las sustancias químicas,
las pueden transformar en agua y en gases inofensivos como el dióxido de
carbono o anhídrido carbónico.

Tipos de barreras reactivas

Existen dos configuraciones básicas de diseño:

La BRP de zanja continua y el sistema de compuerta y pantalla. La selección de


la configuración apropiada depende del tamaño de la pluma, accesibilidad, y
características del flujo subterráneo. Ambas configuraciones han sido utilizadas
en barreras de 300 metros de ancho, pero requieren excavaciones, por lo cual
su aplicación está limitada a profundidades entre los 15 y los 20 m.

 Zanja continua

Se construye cavando una zanja larga y estrecha en el camino de las aguas


subterráneas contaminadas. A la que se le introduce una solución de químico ya
específica dependiendo de las características del contaminante.

 Compuerta y pantalla

El sistema de compuerta y pantalla utiliza barreras impermeables clásicas,


dispuestas como un embudo, para dirigir la pluma hacia la “compuerta”
constituida por la barrera reactiva permeable. Este sistema altera más el patrón
de escurrimiento del agua subterránea que el sistema de barrera continua.
Los principales procesos que gobiernan la inmovilización y transformación de
contaminantes en barreras reactivas incluyen absorción y precipitación,
reacción química y/o reacciones biogénicas.

De los componentes de una barrera reactiva permeable

La inmovilización de un contaminante en la barrera puede ocurrir mediante


absorción sobre el medio reactivo o precipitación desde la fase acuosa. El
mecanismo más habitual para compuestos orgánicos, no polares, es la
absorción debida al carácter hidrofílico del agua. Por otro lado, los metales
tienden a ser adsorbidos mediante atracción electrostática o reacción de
complejación superficial. El éxito de los materiales sorbentes en barreras
reactivas dependerá principalmente de la fuerza del complejo sorbido y en la
capacidad del material de sorber un contaminante particular. Estos materiales
tienen la ventaja de no introducir sustancias químicas al agua subterránea, pero
su desventaja es que la eficacia del material depende de la geoquímica del agua
subterránea (por ejemplo, pH y aniones y cationes mayoritarios). Además, los
metales pueden ser inmovilizados aumentando el pH o añadiendo iones en
exceso para formar una fase mineral muy insoluble. Así, el proceso de
precipitación de metales es una combinación de un proceso de transformación
seguido de un proceso de inmovilización. Tanto la absorción como la
precipitación son procesos generalmente reversibles, por lo que pueden requerir
la eliminación de los materiales reactivos y productos acumulados, dependiendo
de la estabilidad de los compuestos inmovilizados y la geoquímica del agua
subterránea. En consecuencia, se pueden definir cuatro tipos de barrera
atendiendo a los procesos físicos, químicos y biológicos que se ven
involucrados:

Barrera tipo 1. Precipitación y control de la acidez: calcita y mezclas de calcita


con gravas silíceas o materiales similares que proporcionan una porosidad
adecuada.

Barrera tipo 2. Reducción química con control de acidez y precipitación de


sulfuros: calcita, hierro metálico.

Barrera tipo 3. Reducción biológica del sulfato con control de acidez y


precipitación de sulfuros: una fuente de materia orgánica (lodos de depuradora,
compostaje, madera), una fuente de bacterias (lodos de zonas anaerobias de
riberas locales y arroyos) y un agente neutralizador de la acidez que puede ser
la caliza.

Barrera tipo 4. Reducción química y biológica del sulfato con control de acidez y
precipitación de sulfuros: la composición de esta barrera es igual a la anterior,
pero se añade hierro metálico para aumentar la capacidad de reducción del
sulfato.

Factores que se deben considerar en la aplicación del método

En el diseño de una barrera reactiva, se deben considerar varios factores tales


como: la velocidad de reacción para una determinada concentración de
contaminante por masa de medio reactivo o área superficial, y la geoquímica e
hidrogeología del sistema.

Principales compuestos que el método elimina

Los principales grupos de contaminantes que se han estudiado para su


eliminación mediante barreras reactivas permeables son los compuestos
alifáticos halogenados (tricloroetileno, tetracloroetileno, tetracloruro de carbono),
metales pesados y metaloides (cromo hexavalente, plomo, molibdeno, arsénico,
cadmio) y los radionucleídos.
El tiempo de empleo

La eliminación de los contaminantes de las aguas subterráneas mediante las


PRB puede demorar muchos años. El tiempo que demora depende de dos
factores principales que varían de un sitio a otro:

Tipo y cantidad de contaminantes presentes en las aguas subterráneas.

Velocidad con que las aguas subterráneas atraviesan las PRB El agua
subterránea puede desplazarse de unas cuantas pulgadas a centenares de piés
anualmente.

Su velocidad varía de un lugar a otro.

Ventajas del método

 Las PRB funcionan en sitios de suelos arenosos poco compactos con flujo
sostenido de aguas subterráneas.
 La contaminación no debe encontrarse por debajo de 50 pies de
profundidad. Las PRB resultan más económicas que otros métodos.
 No hay piezas que se rompan ni equipamiento sobre la superficie, por lo
tanto los terrenos se puede utilizar mientras se lleva a cabo la
descontaminación.
 No se incurre en costos energéticos, ya que funcionan con el flujo natural
de aguas subterráneas.
 Los agregados no son costosos y se encuentran en cualquier lugar.

Desventajas del método

 Lentitud, depende del flujo natural del agua subterránea.


 Dificultad de construcción y diseño (profundidad y anchura de barrera)
 Materiales reactivos pierden sus propiedades con el tiempo y requieren de
reemplazo.
3. CONCLUSIONES

Las Barreras Permeables Reactivas son zonas de tratamientos “in situ” formadas
por materiales reactivos que transforman o inmovilizan los contaminantes
cuando el agua fluye a su través. Esta tecnología se ha aplicado a un amplio
espectro de contaminantes, demostrándose su eficacia tanto en la
descontaminación de compuestos orgánicos (p.e. organoclorados) como
inorgánicos (p.e. metales pesados, nitratos y fosfatos).

Es considerada como una de las alternativas más viables por su relación


coste/resultados en la descontaminación y regeneración “in situ” tanto de suelos
como de aguas subterráneas. Además, por un lado es una solución
ambientalmente sostenible porque reduce la contaminación y tiene un bajo
consumo energético, y por otro, es económicamente viable incluso para
pequeñas poblaciones donde los recursos son mucho más limitados.

BIBLIOGRAFIA
 Gu, B., Watson, D.B., Phillips, D.H., Liang, L.: Performance evaluation of
a permeable iron reactive barrier used for treatment of radionuclides and
other inorganic contaminants. EOS Trans., Am. Geophys. Union, Fall
Meet. 80, F366, 1999
 http://gidahatari.com/ih-es/procesos-remediacion-aguas-subterraneas-
ambientes-baja-permeabilidad
 http://insuma.es/suelos-contaminados/descontaminacion-de-
suelos/barreras-reactivas/
 https://clu-in.org/download/citizens/prb-sp-12-6.pdf