You are on page 1of 1

“EL PROCESO INMEDIATO”

El proceso inmediato es un proceso especial, y además una forma de


simplificación procesal que se fundamenta en los principios de Celeridad
Procesal y Economía Procesal, sustentados en criterios de racionalidad y
eficiencia. Por otro lado, el proceso penal inmediato o también llamado juicio
inmediato, tiene como fuente a los juicios directísimos (flagrancia o confesión) e
inmediato (prueba evidente). Este proceso consiste en la directa presencia del
delincuente ante el juez enjuiciador sin pasar por el filtro de la audiencia
preliminar. Es considerado como un proceso especial que en el Código de
Procedimientos Penales de 1940 no estaba regulado, tiene su origen en Italia,
que tiene la característica el obviar la etapa de la investigación ·formalizada,
además de la etapa intermedia y llegar al juicio oral, lo que origina un proceso
más célere que respeta tanto el plazo razonable del proceso y la presunción de
inocencia.
El proceso inmediato regulado en nuestra legislación a la usanza italiana
se ha elaborado en el sentido que el fiscal debe contar con un caso que tenga:
Flagrancia, Confesión del imputado o suficiencia probatoria. Se lleva a cabo
cuando concurre una circunstancia extraordinaria que permite abreviar el
proceso penal, en este caso no desarrollando las fases de investigación
preparatoria e intermedia.
Tiene como finalidad la aclaración de un problema social-teórico actual
sobre una de las instituciones más nuevas en el derecho penal, el proceso
inmediato por flagrancia delictiva, en donde se amplían los conocimientos sobre
este tema, dando pautas de solución al mismo, la problemática se basa en como
este nuevo proceso ingresado recientemente al Nuevo Código Procesal Penal
del 2004 tiene implicancias en el desarrollo del principio de acusación y en el
juzgamiento en un plazo razonable, pues los plazos de duración del mismo son
demasiados cortos
Primero, afirmar que el incremento de las condenas puede generar el
colapso del sistema carcelario escapa a la función fiscal y judicial, no es real y
evidencia una falta de coherencia y previsión en la política criminal del Estado al
elaborar y promulgar este decreto legislativo. Los fiscales solo aplican la ley. Se
pueden imponer penas de corta duración o de servicios comunitarios.
Segundo, cuando se elaboren leyes, debe contarse con la opinión de los
entes especializados en justicia para su mejor redacción y viabilidad, lo que no
ocurrió en este caso.

Sanchez, P. (2009). El Nuevo Proceso Penal. Moreno S.A.: Lima- Perú.