You are on page 1of 2

Ceso la horrible noche dice nuestro himno nacional; Pero al terminar todas esas horribles noches llenas de

violencia, secuestros, torturas y de más ¿que nos queda?, ¿Qué sigue? La población Colombiana se ha

visto enfrentada durante años en un sin número de guerras con diferentes grupos al margen de la ley o

guerrillas, en las cuales se ve afectada toda la población desde: madres en embarazo, recién nacidos,

menores de edad, adolescentes y adultos, directa o indirectamente a algunos les ha tocado vivir la guerra

solo algunos años, a otros toda su vida. Han vivido la angustia, el sufrimiento y el dolor, han sido víctimas

cada día de su vida.

La victima según esto, seria alguien que ha estado expuesto a “experiencias dolorosas y traumáticas”

como lo son el “despojo y el desplazamiento”. Son concebidas como personas “vulnerables”, “pasivas”,

“desconfiadas” y que han visto truncado su proyecto vital. Desde esta mirada, se es víctima en la razón de

la condición doliente que se experimenta por motivo de un hecho de naturaleza traumática. La victima

sufriente es un sujete que expele su dolor, que ha padecido vivencias del horror y que se expresa desde su

pasividad y el fatalismo que lo acompaña. (Castro-Sardi & Olano, 2017, pp. 7).

Las víctimas son personas o comunidades enteras vulnerables, carentes de seguridad o protección por falta

de programas sociales, los mismos programas que el gobierno de turno debe brindar a las comunidades

partiendo de unos de los principales pilares de desarrollo humano que es el derecho a la vida y

agregaríamos a una vida digna. Todo ser humano pasa por unas etapas en su desarrollo, las mismas que

permitirán determinar el tipo de persona que seremos, pero todas esta circunstancias de guerra armada se

verán reflejadas de una forma negativa, en unos casos graves, pero en otros casos crónicos en nuestro

comportamiento.

Las víctimas han tenido que vivir unas situaciones drásticas como vivir en la calle, entonces entran en el

consumo de drogas o cualquier otro tipo de drogas y quedan rasgos. (Comunicación personal, 5 de

septiembre de, 2015, como se citó en Castro-Sardi & Olano, 2017, pp. 9).
Se podria decir que ser victima o victimario es un proceso natural de los seres humanos, nos permien en

cierto modo un equilibrio social necesario, los hay de tipo religioso, politico o economico entre otros, el

problema radica cuando estas victimas son provocads por por actos que involucran en gran modo la

violencia y por consiguiente el uso de armas, y asi de una forma hacer imponer sus interes y su poder.

En colombia este tipo de conflicto se ha visto enmarcado de una forma muy compleja durante años,

dejando un sin numero de victimas a nivel economico, social y psicologico, todo esto no en manos de un

solo grupos armado, sino de varios, los cuales se han visto involucrados en diverso procesos o dialogos

para de una forma u otra buscar el sece de estas actividades.

El conflicto armado ha dado como redsultado la marginalizacion y la precaria incursion politica, social y

economica de ampliuos sectores de la poblacion colombiana, en especial de la rural, en los contextos de

desarrollo, democracia e instituciones del Estado (henriques, 2014, como se citó en García Rodríguez ,

Bouza Herrera, Cervantes Péres , & Sautto vallejo, 2016, pp. 34)

Castro-Sardi, X., & Olano, J. (1 de agosto de 2017). Reparacion y escucha del sujeto-victima: discurso y
practicas en la intervencion psicosocial con victimas del conflicto armado en Colombia. Revista
Colombiana de ciencias sociales, 7.

García Rodríguez , J., Bouza Herrera, C., Cervantes Péres , D., & Sautto vallejo, J. (2016). Pobreza,
desigualdad y violencia en latino américa. Barranquilla: Edicciones Cues.