You are on page 1of 154

Dialogo Entre Masones

A r t í c u l o s Masónicos Seleccionados
Año 5 - N° 54

Junio 2018
Herbert Oré Belsuzarri

Mario López Rico
Vicente Alcoseri
Julio Villarreal III

-La renovación de los auténticos valores masónicos..3
-Jacobismo irlandés y masonería………………………….7
-El secreto de la francmasonería develado……………18
-La Royal Society y la Gran Logia de Londres de
1,717…………………………………………………………………42
-Del taller operativo al templo especulativo………..82
-Masonería un proyecto cosmopolita para la
ilustración de Europa……………………………………….120

La revista agradece la difusión de los artículos
publicados, mencionando la fuente y la autoría.
Valle de Lima Junio 2018
LA RENOVACION DE LOS
AUTENTICOS
VALORES MASONICOS
Alcoseri

3
Mientras algunos afirman que nuestra sociedad va de camino a
la Perdición, otros sostienen que nuestra civilización Evolucio-
na. Todo en el Universo en Cíclico, en subidas y bajadas; lo que
podemos afirmar es que ahora estamos en un periodo de ajuste
y este comenzó en la Revolución Industrial, y que concluirá con
una Revolución de los verdaderos Valores. Ya hubo una analogía
en la Biblia, en particular, en el pasaje sobre la adoración del
becerro de oro, porque en nuestra sociedad industrial que tanto
nos ha dado y tanto nos ha quitado, el único valor notable es
el dinero, y los valores espirituales han sido hechos a un lado,
todo en detrimento del alma humana, haciendo a un lado a los
sentimientos más nobles, así como las perspectivas más sabias.
Y hoy estamos adorando al Dios Dinero, adorando al Bercero de
Oro del que habla la Biblia. Y esto se observa en todo el Mun-
do, el Dios dinero rige a países capitalistas como a socialistas, a
ateos como igual gobierna a los religiosos.

La Masonería no se ha salvado a esta era del Dios Dinero, tam-
bién en Logias se ha elegido la instalación del Becerro de Oro
en sus Logias, contentándose con hacer la masonería simple-
mente administrativa, unas logias para administrar bienes te-
rrenales, y no para administrar la Luz del Conocimiento, y debe
decirse que la mayoría de los Hermanos han olvidado nuestro
axioma: “¡Un Masón libre es un masón libre de ambiciones terre-
nales! Para algunos masones estar despojados de alhajas, dineros,
anillos, títulos es algo poco o nada convincente, y cuando fueron
despojados de los metales, en su iniciación era un mero trámite,
y nada más, fue hace mucho tiempo, que los masones ya no cavan
agujeros para los vicios...”

Afortunadamente para los masones ya con décadas en la Cá-
tedra masónica, esta idea de una Masonería espiritual se acen-
túa, y poco a poco, las ambiciones se van diluyendo; esto quiere
decir que la masonería para el Masón es cosa de Tiempo, más
que de buena actitud y de ambicionar quimeras. “El morir para
renacer, no es eterno, solo es un paso para alcanzar la Luz”.
4
La masonería, que decía ser humanista, que afirmaba represen-
tar la más sublime espiritualidad, se durmió como la Bella Dur-
miente, sólo esperar ser despertada por el beso amoroso de un
valiente y osado masón...

Las malas cosas no son para siempre, y en la oscuridad siempre
hay un poco de luz; para luego convertirse en una Gran Luz, y
los Hermanos, se dieron cuenta de la gravedad de la situación, y
de la pérdida de valores del único sistema iniciático aún vivo en
el Mundo, incluso unos pensaban estar moribundos, o muerto, y
que debería Resucitar de entre los Muertos.

Nadie sabía de dónde provenía la chispa regenerativa, pero
poco después los masones se dieron cuenta de que las cosas no
podían continuar en este caos materialista; Los primeros con-
tactos tuvieron lugar entre algunos masones, al principio para
solamente lamentarse sobre el estado de la masonería, en pe-
queños grupos al principio, luego el boca a boca hizo, y así se
5
fue reactivando la idea; por lo tanto, se decidió reunir todo lo
que está disperso y consciente todos de sus deberes hacia la
Orden Masónica.

En el solsticio de Eté, en un Templo de SS \ y FF \, abrieron las
obras en la forma habitual, viniendo de diferentes direcciones y
trabajando en diferentes ritos Masónicos, pero todos animados
por el deseo de hacer algo... Pero bien conscientes de la dificul-
tad del sitio de construcción para comenzar, ¿dónde empezar y
para proponer qué?

Después de mucho trabajo colectivo y muchas pistas para se-
guir; en el Solsticio de Invierno, las ideas se aclararon y resol-
vieron bien en las mentes de las SS y las FF. Era pleno mediodía,
cuando esta asamblea heteróclita de diferentes ritos, encontró
el centro de la unión y reunió lo que se dispersó.

Se decidió comenzar la construcción del Egregor a manera de
una CATEDRAL ESPIRITUAL, todo para restaurar lo Sagrado, su
lugar, su significado y volver a ser el Faro de nuestra humani-
dad. Así, cada uno de los protagonistas comprendió que era ne-
cesario restaurar la AUTORIDAD ESPIRITUAL para encontrar el
poder temporal; para que el Masón se convierta nuevamente en
el HIRAM el arquitecto, el representante de GADU en la Tierra.

Se hizo lo que se propuso, y el sitio de la CATEDRAL ESPIRITUAL
MASÓNICA se formula HOY como un Gran Egregor Universal.

Lo más sorprendente fue que los masones de muchos Orientes
comenzaron a sentir la Vibración Renovadora de este Mágico
Egregor y los jóvenes se presentaban a ser iniciados masones a
lo largo y ancho del Mundo.

El árbol masónico que estaba marchito y mustio, comenzó a re-
verdecer, las Logias Masónicas que estaban por abatir colum-
nas por falta de operarios, comenzaron a renovar filas.
6
JACOBISMO IRLANDES Y MASONERIA
Sean Murphy
Traducción: Juan Carlos

Jacobitismo y Masonería son dos asuntos que en el pasado fue-
ron descuidados o desconsiderados por historiadores profesio-
nales. El jacobitismo, naturalmente, fue víctima de la victoriosa
interpretación Whig de la historia, aunque en los últimos años
ha sido objeto de un creciente cuerpo de trabajo en Gran Breta-
ña, y ahora se está estudiando más de cerca también en Irlanda.
La Masonería ha sido descuidada en un grado aún mayor, sien-
do considerada en algunos sectores como un tema mejor deja-
do a la atención de entusiastas masónicos, aquellos con los pies
firmemente plantados en las nubes. Sin embargo, la Masonería,
y en particular las cuestiones de sus orígenes y su papel en la
era de la Ilustración y de la revolución, son ahora cada vez más
objeto de estudios académicos, y el interés también se agita en
Irlanda.

Aunque la relación entre radicalismo y masonería en el siglo
XVIII ha sido el área más estudiada, la conexión entre el jaco-
bitismo y la masonería está ahora recibiendo más atención. En
7
este artículo, consideraremos el jacobitismo irlandés y la ma-
sonería juntos en el período entre el final del siglo XVII y me-
diados del siglo XVIII, y veremos que había vínculos íntimos y
significativos entre los dos movimientos. Las fuentes utilizadas
en esta investigación preliminar son en gran parte secundarias
ya veces poco mencionadas, y difícilmente es necesario añadir
que investigaciones adicionales y más detalladas sobre docu-
mentos no publicados en archivos en Irlanda, Gran Bretaña y
Europa son necesarias.

El movimiento jacobita tenía como objetivo principal la restau-
ración de los Stuarts a los tronos de Inglaterra, Escocia e Irlan-
da, en la persona, primero de James II y posteriormente de su
hijo James III, el “Viejo Pretendente”, y su nieto, Príncipe Car-
los Edward, Joven Pretendente. Los jacobitas buscaron princi-
palmente a Francia para ayudar a recuperar lo que ellos veían
como su herencia legítima, y como es bien conocido, el fuerte
componente irlandés y principalmente católico del movimiento
esperaba, a través de una restauración Stuart, revertir la expro-
piación que había seguido las victorias Williamitas de 1,688-91,
y que fueron mantenidas por la sucesión hanoveriana en 1,714.

La Masonería fue y sigue siendo una fraternidad secreta o por lo
menos semi-secreta con un sistema arcano de rituales y propó-
sitos sociales y filantrópicos declarados, pero que también ha
tenido recientemente sospechas de poseer agendas políticas o
de interés propio ocultas. Una distinción importante se hace en-
tre la masonería operativa original, cuando sólo los trabajado-
res masones eran miembros y la masonería “especulativa” pos-
terior, que atraía y que, eventualmente, pasó a ser dominada por
aquellos que no trabajaban en el oficio. El retrato de Dios como
un benigno Gran Arquitecto del Universo, el uso de simbolismo
casi mágico, el diseño de analogías morales a partir de bue-
nas prácticas de construcción, progresión por grados, leyendas
sobre el Templo de Salomón, Egipto antiguo y los Caballeros
Templarios.
8
Se creía anteriormente que la masonería tenía sus orígenes en
Inglaterra, de donde se decía que se extendió a Escocia, Irlan-
da, Europa, América y otros lugares. Sin embargo, en una con-
tribución importante a la historiografía masónica seria, David
Stevenson mostró que la Masonería realmente se originó en Es-
cocia alrededor de 1,600, cuando la mitología medieval y las
ideas místicas del Renacimiento se mezclaron en las tiendas
de albañiles para crear el movimiento moderno. Se argumen-
tó también de forma persuasiva que el ascenso de James VI de
Escocia a los tronos de Inglaterra e Irlanda como James I pro-
porcionó la oportunidad por la cual la Masonería puede exten-
derse a esos países y además desde el principio una conexión
íntima entre el movimiento y la dinastía Stuart.

Aunque hay poca documentación sobre la Masonería Irlandesa
durante la mayor parte del siglo XVII, se impresiona con la con-
centración en la parte norte de Irlanda de lápidas y muebles de
ese período exhibiendo imágenes masónicas como la escua-
dra y el compás. Una de las primeras lápidas masónicas sobre-
vivientes está en Bangor Abbey, Co. Down, y es la de William
Stennors, un maestro albañil que murió en 1,627. Fue plausible-
mente sugerido que Stennors pudo haber sido traído de Esco-
cia por uno de los más prominentes dueños de plantaciones,
James Hamilton, de Ayrshire, más tarde Conde de Clandeboye.
La carrera variada de Hamilton incluyó un período como profe-
sor de escuela y reputado agente secreto de James VI en Dublín,
a partir de 1587, y también fue nombrado miembro del recién
creado Trinity College de Dublín.

La más antigua referencia documental a la Masonería en Irlanda
está contenida en un discurso satírico pronunciado en el Trinity
College Dublin en 1688 por un estudiante llamado John Jones,
un amigo de Swift. Jones se refirió al establecimiento de una fra-
ternidad de masones en y alrededor del Trinity College, com-
puesta de caballeros, mecánicos y porteros, y mencionó tam-
bién el descubrimiento de una marca de masón en el cuerpo
9
de un cierto Ridley. “Los comentarios jocosos de Jones indican
que su audiencia debía estar bien familiarizada con el concepto
de Masonería, y que la organización no era una mera novedad en
Dublín. Además de Ulster y Dublín, otro locus de la masonería an-
tigua parece haber sido Munster, entre familias de colonos ingle-
ses ligados a Richard Boyle, el Gran Conde de Cork, tales como
los Parsons, St. Legers y Kings.

La conexión específica más antigua de la masonería con el jaco-
bitismo también data del final del siglo XVII y asume la forma de
una tradición de que una tienda masónica estaba activa en 1,688
en una unidad militar irlandesa. En 1,772, la tienda francesa Parfait
Egalité, en el Regimiento de Walsh, logró asegurar el reconoci-
miento de su reivindicación de fechar su constitución a partir del
25 de marzo de 1,688. Este regimiento era anteriormente llamado
Real irlandés y se exilió en Francia después de la derrota jaco-
bita en 1,691. Fue renombrado el Regimiento de Walsh después
de 1,770 en referencia a su comandante Antoine Joseph Philip-
pe Walsh. Walsh era un miembro de una familia prominente en su
apoyo al jacobitismo, y su ancestral, James Walsh de Ballynacooly,
Co Kilkenny había comandado el barco en el cual James II escapó
a Francia después de la Batalla del Boyne.

La Masonería Irlandesa se manifestó públicamente por primera
vez en la década de 1,720, a través de la formación de una Gran
Logia, u órgano gubernamental nacional. Una Gran Logia Inglesa
había sido formada en 1,717, dos años después de la Rebelión
Jacobita de 1,715, y el propósito primordial de este desarrollo pa-
rece haber sido asumir el control de la Masonería de manos de
elementos Tory-Jacobitas, creando efectivamente un movimiento
Whig-Hanoveriano, desde el cual, al menos formalmente se pro-
hibía la discusión política en tiendas”. Tan exitosa fue esa ma-
niobra, que las raíces escocesas y pro-Stuart de la Masonería
fueron, en última instancia, en gran parte olvidadas, y la Maso-
nería Jacobita pasó a ser vista como una versión aguada de la
corriente pura e original inglesa.
10
El establecimiento de una Gran Logia Irlandesa alrededor de
1,723 o 1,724 puede haber sido influenciado por el ejemplo in-
glés y tuvo una motivación similar. El primer relato periodístico
detallado sobre la masonería irlandesa describe una reunión
en Dublín, el 23 de junio de 1,725, que eligió a Richard Parsons,
según visconde y primer conde de Rosse, como gran maestro
para el año siguiente. El reportaje retrata una organización ob-
viamente completa, llevando a la inferencia de que la Gran Lo-
gia Irlandesa había sido formada en algún momento en los años
anteriores.

El primer conde de Rosse era un personaje interesante, más re-
cordado por su comportamiento libertino y alegadas asociacio-
nes con el Club del Infierno (Hellfire Club) que por su conexión
con la masonería. “Rosse era el tataraní de Sir William Parsons,
que ocupó, entre otros cargos, el cargo de inspector general de
Irlanda, cargo en que estaba involucrado en la Plantación de Uls-
ter. Aunque la evidencia documental para probar el punto está
faltando, es muy posible que el segundo conde de Rose haya sido
nombrado gran maestro irlandés en 1,725 como resultado de las
asociaciones anteriores de su familia con la masonería, de la mis-
ma manera que Sir William Sinclair de Roslin fue nombrado gran
maestro de Escocia, en 1,736, debido a las conexiones íntimas de
su familia con la masonería en aquel país”.

Los Grandes Vigilantes durante el mandato del Gran Maestro el
Conde de Rosse eran Sir Thomas Prendergast y Marcus Anthony
Morgan, ambos firmes defensores del establishment hanoveria-
no. El Gran Secretario era Thomas Griffith, actor importante que
servía como vigilante de marea en el puerto de Dublín, y los
deberes de ese último funcionario aduanero incluían la prisión
de aquellos que reclutaban o buscaban entrar al servicio del
Pretendente. A primera vista, la asociación de Rosse con tales
hombres en la nueva iniciativa de la Gran Logia indicaría que
era pro-Hanoveriano. Sin embargo, su política era, en realidad,
difícil de definir y, como veremos, en determinado momento él
11
sería acusado directamente de inclinaciones jacobitas.

Los años 1,726-29 fueron denominados “período obscuro” por
los historiadores oficiales de la Masonería Irlandesa, y ellos re-
lacionan eso a la probable lucha entre jacobitas y hanoveria-
nos por el control del movimiento. En 1,726, la prensa de Dublín
presentó relatos de actividades jacobitas, así como la adopción
de la causa jacobita por el principal masón inglés, el duque de
Wharton. Dos días después de un tumulto serio en Dublín el 9
de junio de 1,726, el aniversario del Pretendente, hubo un re-
lato obviamente falso, pero aún así sugestivo de que el conde
de Rosse apareció trayendo rosas blancas, un símbolo jacobita,
provocó una pelea con un oficial del ejército y fuera muerto.

Referencias detalladas a la Masonería Irlandesa no reaparecie-
ron en la prensa de Dublín hasta 1,731 y es probable que algún
tipo de renacimiento o renovación estuviera en marcha, pero no
necesariamente uno en que el elemento Hanoveriano fuera do-
minante. En una reunión en la Bull’s Head Tavern, en Fishamble
Street, el 6 de abril de 1,731, James King, cuarto barón Kingston,
que antes había actuado en la masonería inglesa, fue elegido
gran maestro de la masonería irlandesa para el año siguiente.
La familia King se había establecido en Irlanda durante el rei-
nado de la reina Isabel y tenía propiedades en Boyle, Co Ros-
common y Mitchelstown, Co Cork. El padre de Kingston, John, el
tercer barón, renunció al protestantismo por el catolicismo, apo-
yó a James II y lo siguió en el exilio. Aunque el tercer Barón fue
perdonado en 1,694 y regresó a Irlanda, así, fue relatado que en
junio de 1,722, el mismo año del Atterbury Plot, el tercer Barón
Kingston estaba bajo custodia del alto sheriff de Cork, bajo sos-
pechosos de que su hijo estaba ocupado reclutando hombres
para el servicio del Pretendente. Habiendo recibido peticiones
de asistencia de Kingston, el arzobispo William King le escribió
el mismo mes afirmando que el asunto sólo podía resolverse a
través de los tribunales. King también observó explícitamente a
Kingston que el país había sido perturbado por un tipo de per-
12
sonas llamadas “Gansos Salvajes” y que algunos miles habían
sido listados para el servicio del Pretendente. A pesar de no ser
totalmente antipático a la situación de Kingston, King también
aprovechó la oportunidad para reprenderlo por sus conexiones
católicas continuas:

“No debo esconder de su señoría que es muy observado que su
familia es completamente papista (sic) y que usted vive tanto se-
gún la vieja manera irlandesa como los mestizos irlandeses del
reino, que le trae muchos inconvenientes”.

James, el cuarto barón Kingston, nacido en Francia en 1,693, ob-
tuvo el título con la muerte de su padre en febrero de 1,728,
y está claro que pronto decidió minimizar los “inconvenientes”
mencionados por el arzobispo King. El nuevo lord Kingston ocu-
pó su asiento en la Cámara de los Lores en mayo de 1,728 sin
registrar ninguna objeción a los juramentos anticatólicos, y en
abril de 1,729 fue nombrado consejero privado irlandés. Aun-
que ahora Kingston se consideraba digno de confianza tanto en
niveles religiosos como políticos por el establishment, había
una indicación de algunas dificultades continuas hasta 1,743,
cuando fue condenado a la custodia de Black Rod por no asistir
a los servicios de la Cámara de los Lores.

Kingston, según lo mencionado anteriormente, fue nombrado
gran maestro de los masones irlandeses en 1,731 y fue sucedido
en el puesto en 1,732 por Nicholas Netterville, quinto visconde
Netterville de Dowth, Co Meath, miembro de una prominente
familia católica y también sobrino del primer conde de Rosse .
El abuelo de Netterville, el tercer Visconde, luchó en el ejército
de James II, pero el propio Netterville tomó su asiento en la Cá-
mara de los Lores irlandeses en 1,730 sin rechazar los juramen-
tos, generalmente un signo de al menos la conformidad religio-
sa exterior así como la política. El sucesor de Netterville como
gran maestro en 1,733 y 1,734 fue Henry Benedict Barnewalll,
cuarto visconde Barnewall de Kingsland, una vez más miembro
13
de una prominente familia católica con conexiones jacobitas
y primo del primer conde de Rosse. El padre de Barnewall, el
tercer Visconde, el cuarto Barón Kingston sirvió nuevamente
como gran maestro en 1,735, y sus sucesores durante los años
1,736-44 fueron Marcus Beresford, primer visconde de Tyrone,
William Stewart, tercer vizconde Mountjoy, Arthur Mohun St. Le-
ger, tercer vizconde Doneraile, Charles Moore, segundo barón
Moore de Tullamore, Thomas Southwell, segundo lorde Sou-
thwell y John Allen, tercer vizconde Allen. Nadie de ese grupo
poseía vínculos jacobitas obvios, y algunos poseían, de hecho,
orígenes impecablemente pro-Williamitas y pro-Hanoverianas,
indicando que el elemento católico-jacobita en los altos esca-
lones de la Masonería Irlandesa podía ahora estar en declive.
El visconde Allen murió en mayo de 1,745, como resultado de
una pelea con algunos soldados borrachos en Dublín un mes
antes,pero ninguna evidencia fue encontrada para mostrar que
este incidente tenía alguna connotación política. “Sin embargo,
hubo considerable dificultad en encontrar un sustituto para Allen
como gran maestro, pues varios ex tenedores del cargo y otros
nobles masones se negar a servir. No está claro si esa renuencia
tenía algo que ver con la amenaza renovada de un levante jaco-
bita, pero puede ser significativo que el fiel Lord Kingston haya
sido quien accedió a llenar la brecha y servir de nuevo como gran
maestro”.

Se ha señalado que es erróneo descartar la poesía irlandesa
jacobita del siglo XVIII como “sentimentalismo Charley o sobre
waterismo” o como una mera forma literaria desprovista de im-
portancia, pues ella no podría existir sin una audiencia simpá-
tica, “Por más que una confianza equivocada puede parecer en
retrospectiva, la masa de católicos irlandeses continuó buscando
una restauración de Stuart como un medio de acabar con su ex-
clusión religiosa y política. Parece notable, por lo tanto, que el
país no se haya insurgido como Escocia durante la última gran re-
belión de los Stuart en 1,745. Parecería que las principales expli-
caciones para esa quietud estaban en el fracaso de los jacobitas
14
en desembarcar una fuerza de invasión en Irlanda, y en la cuer-
da la decisión del lor teniente, el conde de Chesterfield, sin em-
bargo, fue una historia diferente con los irlandeses en el exterior,
pues los Gansos Salvajes desempeñaron un papel prominente en
la rebelión de 1,745 y de los famosos “Siete hombres de Moidart”
que acompañaron al príncipe Carlos Edward a Escocia en 1,745,
cuatro eran irlandeses”.

James II de Escocia

15
Pocos irlandeses pueden haber sido más comprometidos con el
caso de los Stuart que Antoine Vincent (Anthony) Walsh y Pierre
André O’Heguerty, dos ricos armadores franco-irlandeses que
eran contratistas navales y corsarios que operaban en Nantes y
St. Malo.Continuando la tradición familiar de apoyo a los Stuart,
Walsh proporcionó un barco para el transporte y fue uno de los
que desembarcaron en Escocia con el Bonny Prince Charlie en
agosto de 1,745, después organizando su rescate en septiembre
de 1,746, cuando la causa fue perdida. O’Heguerty tenía consi-
derable influencia en la corte francesa y, mientras organizaba
apoyo material para la campaña del príncipe, también intenta-
ba persuadir a los franceses a desembarcar tropas en Irlanda y
Escocia. McLynn sugiere que el apoyo de Heguerty a los Stuarts,
incansable como fue, también pudo haber sido fuertemente moti-
vado por el deseo de alcanzar la independencia de Irlanda y, alre-
dedor de la Gurra de los Siete Años en la década de 1750, todavía
presionaba por una invasión francesa de Irlanda.

La conexión de la familia Walsh con la masonería ya fue mencio-
nada, y O’Heguerty es acreditado como miembro de un grupo
de jacobitas que fundó la primera tienda masónica francesa en
1,725. No hay duda de que la masonería era vista por los jaco-
bitas como un medio importante para promover sus fines y que
ellos influenciaron grandemente su desarrollo, tanto que algu-
nos testigos llegaron a punto de describir la Masonería como
una gigantesca conspiración jacobita. Los registros en el caso
de una tienda Portugués Irlandés masones, en su mayoría, que
han caído bajo el yugo de la Inquisición en 1,738, muestran lo
importante que era la red masónico para los inmigrantes, y de
hecho algunos sacerdotes dominicanos se unieron a la tienda
portuguesa para tener una mejor introducción y entrar en con-
tacto con aquellos que podían ayudarles en su trabajo.

En la estela del fracaso de la rebelión de 1,745, el jacobitismo
como fuerza política entró en declive terminal en Gran Bretaña
e Irlanda, y aunque muchos jacobitas aristocráticos habían he-
16
cho las paces con el orden establecido, parece haber habido
una tendencia, entre los medios y apoyadores de clase baja de
transferir su lealtad a la política radical. Así, dentro de algunos
años después de 1,745, alegaciones no totalmente implausibles
fueron hechas de que el radical Charles Lucas estaba siendo
apoyado por papistas y jacobitas. En el largo plazo, el cultivo del
jacobitismo irlandés de un “lenguaje y simbolismo de revuelta”
pavimentó el camino para el crecimiento de un republicanis-
mo popular que aún buscaba Francia por salvación, de modo
que cuando la ayuda francesa finalmente llegó en 1,798, la va-
riedad jacobita de la Masonería, que era políticamente orien-
tada, se desvaneció rápidamente en Irlanda tras la derrota de
1,745, como también ocurrió en Gran Bretaña y en el continen-
te. Sin embargo, aunque la Masonería de Hanoveria pareciera
triunfante, el jacobitismo dejó una marca permanente en la
forma de la masonería del “Antient Rite” en Gran Bretaña,
Irlanda y América, y en la Masonería escocesa en el conti-
nente. Un grupo de masones mayoritariamente irlandeses
en Inglaterra, alegando que la Gran Logia de aquel país se
había desviado de algunos de los verdaderos principios del
ritual masónico, formó en 1,751 una Gran Tienda Antigua
independiente que continuó existiendo hasta 1,813. El prin-
cipal organizador e ideólogo de los Antiguos era Laurence
Dermott, que era casi seguramente de la familia MacDer-
mott de Strokestown, co-ligada a los jacobitas, en el conda-
do de Roscommon. “También es digno de notar que las Grandes
Logias irlandesas y escocesas continuaron considerándose más
cercanas a los Antiguos que de la Gran Logia Oficial inglesa.Fi-
nalmente, la conciencia del legado jacobita de politización y mez-
cla de credos es vital para entender la extraordinaria prolifera-
ción de la masonería radical y republicana que marcó primero
los movimientos Voluntario y luego los Irlandeses Unidos a finales
del siglo XVIII”.

17
EL SECRETO DE LA FRANC
Marino de Arm
…Al dar una conferencia queremos enseñar a todos, pero solo
quedamos en un intento; al escribir queremos dejar constancia
de lo aprendido en tantos años, pero solo quedamos en un intento.
Lo importante es intentarlo con el corazón, y seremos útiles para
alguien…

Introducción:

Normalmente y como de costumbre antes de dar una conferen-
cia publica, la someto a la consideración de un grupo de herma-
nos de la Logia de Instrucción, Sirio 0. Cuyas aportaciones en-
riquecen mi trabajo y sus preguntas son de tal profundidad que
en ocasiones debo detenerme a meditar antes de responder.
Como la siguiente ¿Ilustre y Poderoso Hermano Marino, cual
conferencia le ha preocupado más impartir y porque?
18
CMASONERIA DEVELADO
mas Benitez 33°
Todas me preocupan no es dar una conferencia, es estar a la
altura de las preguntas que surjan. Hace tiempo vengo prepa-
rando esta conferencia con motivo de mi cercano 60 cumplea-
ños donde reúno experiencias vividas en algunos de mis viajes,
otorgando a los Queridos Hermanos y público el beneficio de
la duda, téngase presente que… Sobre todas las cosas, siem-
pre hay dos puntos de vista… No con un mal sano deseo, un
francmasón dedica su vida a la búsqueda de la verdad y ante
ella dudamos; llevaba tanto tiempo ante nosotros y sin verla. Re-
sultando difícil comprender porque en ocasiones un lugar, una
persona o una leyenda se convierten en el centro de hechos
capaces de cambiar la historia.

Ese es el caso del Templo de Salomón, las Canteras de Salomón
y la Leyenda de Hiram Abiff pues los relatos de nuestros maes-
19
tros eran fragmentos de una gran verdad; y para comprenderla
es necesario buscarla en diversos lugares. ¿Por qué dispersa-
rían la verdad, durante tantos siglos? Simple…la francmasone-
ría como institución es perfecta, pero ninguno de los que la for-
mamos lo somos. Si lo fuésemos ¿qué piedra tendríamos que
pulir?… Todo está en los tres primeros grados del simbolismo,
mateo 7:7…Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os
abrirá…a esta conclusión llegue tras buscar respuestas al tema
que hoy trataremos.

Contenido:

En ocasiones las leyendas y mitos se convierten en realidad,
gracias al adelanto científico técnico de cada época y los hallaz-
gos arqueológicos. Como el caso de los Rollos del Mar Muerto
y entre ellos el Génesis Apócrifo escrito en arameo por Noé en
primera persona, hallado en 1947 en las cuevas de Qumrán y
expuesto por primera vez en Marzo 2018 en el Museo de Israel.

20
Ritualisticamente hablando el Génesis Apócrifo demuestra que
Noé actuó en calidad de sacerdote, lo que llevara a estudiar
profundamente las ritualistica a los miembros de los grados
de Nauta, Knights Templar Priests y Caballeros Prusianos o Pa-
triarcas Noaquita entre otros; se describen pasajes de la vida
de Abraham, Enoc y Lamec lo que lleva a masones a estudiar el
tema de las columnas del templo masónico y otros asuntos.

Masónicamente este documento no reescribe la historia de la
francmasonería, pero si demuestra la legitimidad y autentici-
dad de la tradición oral de la Antigua Masonería Operativa (la
historia no escrita de la francmasonería) aclarado a las nuevas
generaciones de masones dos aspectos importantes:

Primero: ¿Por qué la Gran Logia Unida de Inglaterra cambio las
Constituciones de Anderson, publicadas el 17-01-1723? Consti-
tuciones de James Anderson decían: … Un masón está obligado
por su título a obedecer la ley moral como un verdadero Noaquita
y si comprende bien la profesión, no será jamás un estúpido ateo
ni un libertino…diversas modificaciones sufrió esta constitución
hasta que la Gran Logia Unida de Inglaterra (los Modernos) re-
dactan uno nuevo. Modificación (1813) dice:…En lo que respec-
ta a Dios y la Religión, un Masón está obligado por su título a obe-
decer la ley moral y si comprende bien el Arte, él no será jamás
un ateo estúpido ni un libertino irreligioso…

Segundo: La Iglesia nunca estuvo contraria a la Masonería Ope-
rativa, pero si se pronuncio contraria a la Masonería Especulati-
va. La primera Bula Papal condenando a la masonería fue redac-
tada por Clemente XII, el 28-04-1738 In Eminenti Apostolatus
Specula.

Históricamente hablando, el libro Historia Universal de Johan-
nes Von Müller, 1843, tomo I, paguina 34, traducido por Ángel
Calderón de la Barca. Reafirma la existencia de las columnas
antediluviales, descritas por Flavio Josefo en su libro Antigüe-
21
dades Judías; se encuentran en Siria y fueron realizadas por
descendientes de Seth. Demostrándose que, a lo que se le llama
leyendas en el mundo profano; en nuestros templos son antiquí-
simas verdades reveladas a pocas personas basadas en la cien-
cia, hallazgos arqueológicos, historia y ancestral conocimiento.

El Génesis Apócrifo y otros, son evidencia de la existencia de
una francmasonería antediluviana defendida por masones ope-
rativos y negada por masones especulativos. Un buen maestro
no se preocupa por la cantidad de discípulos, se debe preocu-
par por la mejor manera de llegar al corazón de los que tiene;
para que sus enseñanzas perduren.

Comprender el profundo significado de esta afirmación tan in-
herente a lo más sagrado de diversas doctrinas, es alcanzar la
Tradición Primordial de nuestra Orden descubriendo el perio-
do Noaquita - el Enoquiano - el Neolítico y al rey Nimrod – el
Egipcio con los Artesanos del Faraón y sus escuelas mistéricas;
caso contrario ¿Qué se estaría transmitiendo a las nuevas gene-
raciones de masones? La respuesta es sencilla, el resultado de
leer los antiguos documentos pero no comprenderlos. Queri-
dos hermanos todo está escrito hace siglos en las piedras…la
francmasonería es un universal árbol cuyas raíces viajan por las
arenas del tiempo…

Lamentablemente muchos masones de esta época deslumbra-
dos y mal interpretando el tema de la regularidad olvidan o
consideran obsoletos los Antiguos Manuscritos, Constituciones
y Registros del Arte Real (Old Charges freemasonry), sin tener
en consideración que el Manuscrito Regius (1390) dice:…Antes
del diluvio que comúnmente se llama el diluvio de Noé, había un
hombre llamado Lamech que tuvo cuatro hijos quienes encontra-
ron el comienzo de todas las Artesanías en el Mundo. Estos niños
escribieron estas Ciencias que habían encontrado, en dos Pilares
para que uno se preservara y no fuera consumido, si Dios quiere
que algún pueblo viva en la Tierra…Hermes padre de Lunie, hijo
22
de Sem, quien era el hijo de Noé encontró uno de los dos pila-
res de piedra donde estaban escritas esas ciencias y las enseñó
a otros Hombres…¿Existe mucho más por salir a la luz y expo-
nerse IPH. Marino de Armas? Siempre hay más tiempo que vida,
por ello época tras época el velo se descorre en raras ocasiones.

Queridos hermanos/as…la verdad siempre ha estado en el mis-
mo lugar, tienen ojos más no la ven; se desgastan adornando con
retórica miles de teorías, cuando la esencia es simple y transpa-
rente como el agua. ¿Qué más debe salir, cuando todo está ante
vosotros? Quien tenga ojos, que vea…

Aquellos que dicen dicen…el problema es que apenas exis-
te material histórico serio, por lo que muchos los hermanos que
tienen ideas equivocadas acerca de los orígenes de la Orden…
El problema es simple querido hermano…No hay peor ciego,
que el que no quiere ver… ¿Acaso no existen libros escritos por
James Anderson, Albert Pike, Andrés Cassard, Rollos del Mar
Muerto, Danton G., Old Charges freemasonry, etc.? Hasta el pro-
23
pio Antonio Ferrer Benimeli los consulta, ahora saque vuestras
propias conclusiones.

Múltiples francmasones se realizan algunas preguntas, las que
tratare de dar respuesta: ¿Siempre existieron los tres grados en
la masonería, con sus diferentes leyendas? ¿Cuáles son los orí-
genes cristianos de la actual francmasonería? ¿Cómo surgen las
Marcas de Canteros? ¿En que se fundamenta la historia, ritualis-
tica, filosofía, etc. de la francmasonería?

Los Old Charges (Antiguos documentos masónicos) demues-
tran que desde los lejanos tiempos de la Masonería Operati-
va existían los tres grados la Carta de Colonia (1535) dice:…
Nuestra confederación como era antes y lo es ahora, consiste en
24
estos tres grados: Aprendiz, Compañero y Maestros estos últimos
elegidos y maestros escogidos…Ama y aprecia a todos los hom-
bres como a tu hermano y parientes consanguíneos; dale a Dios
las cosas que son de Dios, y al César lo que es de César… Debe
señalarse que este documento escrito originalmente en latín,
posee una parte protegida mediante el uso del alfabeto cifrado
masónico el cual era desconocido para el mundo profano en
el siglo XVI. El Manuscrito Graham (1726) por su parte cita la
presencia de Maestros Masones y Compañeros en las logias, los
cinco puntos de la perfección y la leyenda noaquita usada en
rituales del grado de maestro masón en esa época.

Tras este repaso a los Old Charges freemasonry queda demos-
trado suficientemente que la historia, ritualistica, filosofía, y
esencia de la antigua francmasonería era Noaquita. Debe acla-
rarse que una cosa es Cristianismo (religión abrahámica mo-
noteísta basada en la vida y enseñanzas atribuidas a Jesús de
Nazaret), otra es el Islamismo (religión monoteísta abrahámica,
cuyo dogma se basa en el Corán), otra el Judaísmo (religión
monoteísta abrahámica, la Torá o Pentateuco es uno de los tres
libros que conforman el Tanaj o Antiguo Testamento); otra cosa
es Catolicismo (Doctrina religiosa cristiana que tiene como jefe
espiritual al Papa de Roma) y otra muy distinta es la Religión
Natural (forma de religiosidad en la cual la deidad ha sido des-
pojada de todos sus atributos, para ser reducida a los términos
estrictos de la razón). Como se puede apreciar las tres prime-
ras religiones monoteístas poseen un punto común Abraham, el
cual comparten con la masonería actual Salomón hijo de David
- descendiente de Abraham - descendiente de Sem hijo de Noé;
equívocamente algunos masones de estos tiempos ponen la ra-
zón ante la fe ¿En qué poder superior creen? ¿Quién es el Gran
Arquitecto del Universo, para ustedes? Estos han perdido el
rumbo olvidando que…Si tu dios no se llama igual que mi dios,
que importa como lo llames tú o yo; pues él es El…Genealógi-
camente hablando queda demostrado el origen antediluviano
de la masonería.
25
En referencia a los orígenes cristianos, deba decirse que están
vinculados con la Ordo Sancti Benedicti (Orden Benedictina)
fundada en el 529 en Subiaco – Italia; dentro de esta orden en-
contramos dos ramas muy importantes los Cluny y los Cister. Al-
gunos autores modernos señalan al monje benedictino Walah-
frid von der Reichenau (c.808 – 18-08-849), como el inspirador
de la condición Hiramita de la masonería es incorrecto; sola-
mente fue un continuador de la obra iniciada por el monje in-
gles Beda el Venerable (672 d. C – 27 de mayo de 735 en Jarrow)
quien escribió el libro De Templo Salomonis Liber (El Templo
de Salomón) y otros documentos masónicos e históricos.

Dan fe de la transcendencia para la francmasonería universal
de Beda el Venerable, escritos medievales como el Manuscrito
Cooke (1410); sobre el carácter Hiramita de la masonería inicia-
do por San Beda lo encontramos en el Manuscrito de Íñigo Jones
(1607) donde se indica con detalle la participación de Hiram
Abiff en la construcción del Templo de Salomón y la introduc-
ción de la Masonería en la antigua Gran Bretaña; el documento
de una manera muy particular incluye una correspondencia en-
tre Salomón e Hiram de Tiro, y la Historia del Templo de Salo-
món. Todas ellas definen el carácter Cristiano - Hiramita de la
actual masonería especulativa.

26
27
Sobradamente es conocido que el surgimiento de la Gran Lo-
gia Unida de Inglaterra es el producto del cisma ocurrido entre
Modernos y Antiguos; uno de los motivos de dicho cisma fue
precisamente la Leyenda del Templo de Salomón escrita por
San Beda. La Gran Logia de Londres y Wetminster (Modernos)
el 22-08-1730, edito el folleto Masonry Diffected (Masonería Di-
secada); con el juramento del Maestro Mason y la leyenda de
Hiram Abiff.

La Gran Logia de Masones Libres y Aceptados de Inglaterra
(Antiguos) repudia públicamente ese acto de la Gran Logia de
Londres y Wetminster. Y a finales de 1730 publica el folleto The
Perjut`d Free Mason Detected (El masón perjuro descubierto
explicando la relación e importancia de Noé en la masonería.
28
El Templo de Salomón a lo largo de la historia ha sido un refe-
rente, en diversas construcciones religiosas de todo el mundo.
En el año 324 Constantino I el Grande funda la ciudad de Cons-
tantinopla hoy llamada Estambul en Turquía, en el año 532 el ar-
quitecto Jonio Isidoro de Mileto construye Hagia Sophia o Santa
Sofía, por orden del emperador Justiniano siguiendo el modelo
del Templo de Salomón. En el centro de Santa Sofía un círculo
marca el centro que fuera utilizado por los obreros como marca
en la tierra (Landmark) para replantear la construcción y verifi-
car su corrección. Al colocarnos en el centro de tan majestuosa
obra, apreciamos su significado filosófico, teológico y simbolis-
mo dentro del Imperio Romano de Oriente.

Cabe señalar que en épocas del Imperio Romano de Oriente,
29
las medidas restrictivas aplicadas contra los Collegia Romanos
apenas tuvieron repercusión. El Código de Justiniano mantuvo
y aplico en Oriente las leyes que consagran inmunidades o los
privilegios de los obreros (Cod. Justin. 10.44.1; cf. Cód. Teod.
12.4.2). Respecto a sus costumbres internas, sus miembros se
reunían en fechas determinadas en los lugares de asamblea que
las inscripciones designaban con el nombre de Scholae. Tenían
sus propios templos y toda una serie de instituciones y costum-
bres religiosas (por ejemplo, el culto al dios Jano o las festivida-
des de los solsticios de verano e invierno) que se perpetuaron
incluso después del triunfo del culto cristiano. Motivando que
en el año 399 Arcadio y Honorio amonestaran a algunos Colle-
gia por mantener costumbres paganas.

Deba decirse que Solimán el Magnífico (1494–1566) sultán del
Imperio Turco Otomano, extrajo piedra meleke de Jerusalén; en
la cantera ubicada en la Cueva de Zedekiah´s este yacimiento
fue explotado hasta 1540 en que se sella por razones de seguri-
dad. Dentro de las obras realizadas por Solimán el Magnífico se
halla la construcción de la muralla de la Ciudad Vieja de Jerusa-
lén tal y como la vemos en la actualidad, pues las originales fue-
ron destruidas; los cuatro kilómetros de largo de muralla fueron
levantados entre 1537 y 1541.

30
31
Con estos antecedentes continuamos en busca de respuestas
llegando a Israel, país con dos vidas una sobre la tierra y otra
bajo ella, donde quienes cuentan su historia son aquellos que
hoy no están; pero que dejaron su historia en las rocas de las
cuevas. En ocasiones oímos la frase…lo que no está escrito no
existe… pero esta afirmación es incorrecta, el papel no es el
soporte de escritura más antiguo primero fue el papiro inven-
tado por los egipcios hace cinco mil años; y anteriormente lo
fue la piedra, ¿Alguien puede restarle legitimidad al Código de
Hammurabi?

Cuando se estudia la historia de la francmasonería a profun-
didad las respuestas no se hallan en libros, las encontraremos
en las piedras por ello la importancia de la piedra meleke de
Jerusalén. Los Estatutos de Schaw (1598) lo afirman:...Ningún
maestro o compañero del oficio será recibido o admitido si no
es en presencia de seis maestros y dos aprendices, siendo el
vigilante de la logia uno de los seis; el día de la recepción dicho
compañero del oficio o maestro será debidamente registrado
su nombre y marca serán inscritos en el libro...

Esta es la base del grado Maestro de la Marca de naturaleza ma-
sónica operativa; la marca como un sello actual permite conocer
al cantero que moldeo una piedra hace siglos y al maestro de
hoy cuando realiza una obra. El primer cuerpo regulador fue la
Compañía de Masones de Londres desde 1375, y su escudo de
armas data de 1472. El ritual de maestro de la marca emplea el
32
simbolismo de la Piedra Clave, ubicada en el centro de un arco
de cantería para impartir una lección moral. Cabe señalar que
la leyenda de este grado trata sobre la extracción de piedra de
la Cantera de Salomón y la construcción del Templo, motivo de
mi personal búsqueda que me ha llevado a tantos lugares.

El Meleke (Melekeh o Malaki) piedra caliza conocida como Pie-
dra real, Piedra de los reyes o Piedra de Jerusalén. Cuando se
extrae esta piedra es suave para trabajarla con cincel, por cuan-
to la forma debe dársele en el lugar de extracción; al exponerla
a la atmosfera se endurece y desarrolla una superficie transpa-
rente con alto brillo, por cuanto solo queda ubicarla. El com-
ponente mayoritario del mármol y la piedra caliza es el mismo
carbonato cálcico (CaCO3 ), debido a que el mármol se forma a
partir de una roca caliza.

El meleke resiste la erosión natural y proporciona una alta ca-
lidad a la construcción similar al mármol. Esta piedra desde la
antigüedad fue empleada en las grandes y emblemáticas edi-
ficaciones de Jerusalén, incluyendo el Muro de los Lamentos.
Esta información aporta evidente respuesta a lo expresado en
1 Reyes 6:7 La casa mientras se edificaba, se construía de pie-
dras preparadas en la cantera; y no se oyó ni martillo ni hacha ni
ningún instrumento de hierro en la casa mientras la construían.

Arqueológicamente hablando, el arqueólogo Eli Shukron des-
cubrió un cincel de metal de 15 centímetros de largo, en el Arco
de Robinson en la explanada donde se encontraba el templo,
en la que hoy se levantan la mezquita de Al Aqsa y el Domo de
la Roca por debajo del nivel de la famosa calle herodiana que
hubo en el lugar hace 2.000 años. La arqueóloga Irinia Zilber-
bod, descubre una cantera de Meleke de la época del Segundo
Templo afirmando…Durante la excavación se han hallado uten-
silios usados por los obreros para cortar los enormes bloques
de piedra, algunos de ellos de más de dos metros de longitud.
También se ha encontrado una llave curvada en muy buen esta-
33
do de conservación, con varios dientes todavía visibles…

Jerusalén fundada en el 2 800 a.C. asediada 23 veces, atacada
en 53 ocasiones y otras 44 capturada y recapturada. Es ciudad
sagrada para tres culturas cristianos, judíos e islam en su centro
el Monte del Templo y la Cúpula de la Roca edificio islámico
más antiguo del mundo, data del 691. Según la leyenda en ese
mismo lugar se encontraba el Templo de Salomón.

El Templo de Jerusalén, Templo de Salomón o Beit Hamikdash,
se construyo 480 años después de haber salido el pueblo judío
de Egipto, para guardar el Arca de la Alianza; el templo estuvo
en pie 410 años hasta que fue destruido por los babilonios en el
segundo asedio de Nabucodonosor II en el 587 a.C. El Segundo
Templo de Jerusalén estuvo en pie 420 años y no contaba con
el Arca de la Alianza en su lugar se encontraba la Piedra Funda-
34
mental (Even Hashtia), fue construido por Zorobabel en el 515
a.C.; vuelto a consagrar por Judas Macabeo en el 165 a.C.; re-
construido por Herodes el Grande aproximadamente en el 19
a.C.; y destruido por las tropas romanas al mando de Tito en el
año 70. Debe decirse que el Primer y Segundo Templo fueron
destruidos un 9 de Julio pero en diferentes años; por este hecho
y otros ocurridos igual día en los que el pueblo judío se vio
afectado se considera el día más triste de la historia judía (Tisha
b’Av). Según leyenda Etíope (Kebra Nagast), Menelik hijo de Sa-
lomón y Reina de Saba se llevo el Arca de la Alianza original,
que se encuentra en la Iglesia de Santa María de Sion en Axum
– Etiopia.

La Cueva de Zedekiah o Cueva de Salomón ubicada a 50 me-
tros de la Puerta de Damasco y 600 mts. (0,6 Km.) del Templo
de la Roca, donde antiguamente se encontraba el Templo de
Salomón. Esta cueva posee 9 000 m² de secretos bajo tierra con-
virtiéndola en la más grande de Jerusalén; con una longitud de
230 metros se extiende debajo del barrio musulmán, su ancho
supera los 100 metros y tiene un alto de 15 metros.

35
El Templo de Jerusalén como símbolo del pueblo judío, ha sido
objeto de miles de estudios y escritos; la Cueva de Salomón
como símbolo masónico, de la que se extrajo el material para
la construcción pocos tratan el tema. La realidad actual de la
francmasonería, es que un sector de ella se declara ateo y ma-
terialista cuando las Constituciones de Anderson lo prohíben;
¿por qué se permite? por perder el rumbo, no se asombren esa
realidad todos la conocen más no esfuerzan por erradicarlo.
Se preocupan por la política, fijan sus metas en la conquista de
poder para ampliar su cartera de negocios, se preocupan del
fichaje de personalidades políticas o las finanzas; alejándose
de los fines de nuestra institución. Cuando la masonería en el
pasado era iniciática, esotérica y preocupaba de la evolución
espiritual y moral de sus miembros, mediante el estudio gra-
duado de símbolos y alegorías por ello la importancia esotérica
e histórica de esta cueva.

En el libro VII de la Republica de Platón, encontramos el Mito
de la Cueva, donde relata: …dos hombres fueron encadenados
desde niños para vivir en el fondo de una cueva dando sus es-
paldas a la entrada.Atados de cara a la pared, su visión era muy
limitada y sólo podían ver en la pared el reflejo de modelos,
estatuas de animales y objetos que pasaban delante de una ho-
guera. Un día, con la ayuda de un hombre, uno de ellos pudo
salir de la cueva y al estar fuera, la luz del día lo deslumbraba.
Tanta fue la luz que lo cegó de dolor, esperando la noche para
poder irse ya que era mejor la luz de la luna. Conforme pasaron
los días, pudo acostumbrarse a la luz del sol, dándose cuenta
que vivió toda su vida engañado con las imágenes de aquella
cueva que lo tenía prisionero. Él decide regresar para contar
sobre las cosas que había visto y que le esperan a su compañe-
ro en el mundo exterior, sin embargo tras contarle la historia el
otro lo toma por loco y se resigna a creer en aquella realidad. El
aventurero resignado, acepta que aquella realidad no es posi-
ble, y ambos nuevamente se centran en creer en la realidad de
las sombras que se reflejan en el fondo de la caverna…
36
Este mito propone algunas reflexiones:
• La vida que llevamos es real o una fantasía, generada por otros
que toman decisiones sobre nosotros. Acaso gobiernos, parti-
dos, etc. no hacen y deshacen a su antojo, haciéndonos pensar
que su estilo de vida es aceptado sin consecuencias. Acaso el
fenómeno de la corrupción no es palpable en el mundo profano
y hasta en la francmasonería actual.
• Cuestiona el libre albedrío, la percepción de la realidad, el co-
nocimiento humano, etc. en una simple descripción. Acaso nos
preocupamos adecuadamente de la educación moral de nues-
tros miembros, o vendemos ilusiones y verdades a medias. Para
algunos puede simbolizar que la caverna es el lugar donde se
vive engañados y confiados de su conocimiento, sin embargo
no será a la inversa; pues la verdad de unos es la mentira de
otros.
• Cuando ambos aceptan la realidad de las sombras. No simbo-
liza el nacimiento y muerte de la materia humana,

La Cueva de Sedequías debe su nombre a Zedekiah rey de Jeru-
salén, quien tras ser derrotado por los babilonios trata de huir
a Jericó a través de la cueva siendo apresado fue llevado ante
la presencia de Nabucodonosor quien en su presencia mandó
degollar a sus hijos y a él le sacaron los ojos. Destruyéndose
el Templo de Jerusalén en 587 a. C., deportándose el pueblo a
Babilonia quedando Judá anexionada a la provincia de Samaria.

Durante muchos años la Cueva de Sedequias o Canteras de Sa-
lomón se considero una leyenda, pero todo mito tiene una base
real; en 1854 el misionero James Turner Barclay paseaba junto
a su hija y perro en las afueras de la muralla de Jerusalén cerca
de la Puerta de Damasco. El perro en su afán de seguir un rastro
escavo junto a la muralla desapareciendo por una abertura en
la tierra, la hija del misionero queriendo auxiliar al animal entra
en la gruta descubriéndose la mayor cueva de Jerusalén que
estuvo tapiada durante siglos.

37
38
Charles Warren fue un militar y arqueólogo británico que in-
gresó a los 17 años al Real Cuerpo de Ingenieros, entre 1867 y
1870 Warren realizó numerosas exploraciones en la región de
Palestina, las cuales son las bases del conocimiento de la to-
pografía de la antigua Jerusalén, cartografiando la cueva y la
arqueología de la zona. Cabe señalar que Charles Warren era
francmasón, muy vinculado con la masonería española de la
época específicamente en Gibraltar.

Robert Morris Ex Gran Maestro de la Gran Logia de Kentucky
en su libro Freemasonry in the Holy Land (Masonería en Tierra
Santa) relata que el 13-05-1868 bajo la luz de las velas se realiza
una ceremonia masónica de Monitor Secreto en la Cueva de Ze-
dekiah, en la que fue invitado Charles Warren. La zona en que se
realizo esa tenida masónica comenzó a llamarse La Cámara de
los Masones, al poder reunirse en ese lugar con la autorización
del Gobierno Otomano de la época.
39
Posteriormente se funda el 17-02-1873 la logia Madre Real de
Salomón (Royal Solomon Mother) Nº 293, bajo los auspicios de
la Gran Logia de Canadá en Ontario; realiza su primera tenida
masónica en la ya consagrada Cueva de de Zedekiah o Cante-
ras del Rey Salomón el 7-05-1873; abate columnas en marzo de
1907. Al cerrar los trabajos masónicos la logia Royal Solomon
Mother, los hermanos buscaron una alternativa para seguir tra-
bajando encontrándola en Egipto y su Gran Logia del Rito de
Misraim; obteniendo Carta Patente para trabajar en Jaffa bajo
el nombre de Logia Le Port du Temple de Salomón (El Templo
del Puerto de Salomón). El surgimiento de la actual Gran Logia
de Israel, está indisolublemente unida a la Cueva de de Zede-
kiah o Canteras del Rey Salomón. La Gran Logia del Estado de
Israel de Masones Antiguos y Aceptables fue consagrada el 20-
10-1953; incorporándose la logia Le Port du Temple de Salomón
cambiando su nombre por Logia Bralzai de Tel-Aviv.

Conclusiones:

• En la actualidad se siguen celebrando tenidas ritualisticas es-
peciales, en la Cueva de Zedekiah o Canteras del Rey Salomón.

40
• Queda demostrado que la Masonería Operativa era Noaquita
hasta 1730 y la Masonería Especulativa es Hiramita desde 1730,
negar esta verdad seria un despropósito. Estudiar y compren-
der este lenguaje de estas alegorías, debe ser objetivo de todo
masón/a.
• Muchos secretos son los que la tierra posee escondidos, pero
poco a poco salen a la luz.

• En pleno siglo XXI donde la tecnología y el modernismo ad-
ministran nuestras vidas, es posible disfrutar de un viaje en el
tiempo; al visitar el Castillo de Guédelon en Francia. La franc-
masonería es vivencial, aprender el oficio de la construcción de
la mano de Maestros Canteros es una experiencia única.

41
Masones y Escultores
Medievales Mujeres.
Dia Sobin (Araqinta)

La Royal Society y la Gran
Robert
42
ran Logia de Londres de 1,717
Lomas
43
Los constructores (en francés: Masones) existieron por toda Eu-
ropa desde la baja Edad Media, desde que los señores nece-
sitaban construir sus castillos para defender sus comunidades
contra ataques y la Iglesia impuso su dominio construyendo in-
mensas catedrales en los lugares de culto de las poblaciones
conquistadas. Y siendo hombres especializados y raros, ellos te-
nían tránsito libre y protección para ir de obra en obra por años.

Ya en 1.149, las primeras Zünftes alemanas, o sindicatos de al-
bañiles, se desarrollaron en Magdeburgo, Würzburg, Speyer y
Straßburg. En 1,250, la primera Gran Logia de los Masones se
formó en la ciudad de Colonia (Köln), Alemania. La Gran Logia
fue formada como parte del inmenso emprendimiento para le-
vantar la catedral de Colonia.

Durante la Edad Media la actividad floreció hasta que se agota-
ron los recursos para la construcción de grandes obras.

Así, a finales del siglo XVI, en Escocia, William Schaw fundó una
Gran Logia de hecho, buscando organizar la actividad en aquel
reino. Con base en conocimientos transmitidos oralmente, creó
algunas reglas para el ejercicio del oficio de constructor. Esta
estructura no tenía el nombre de Gran Logia, pero en la práctica
ella congregaba diversas tiendas escocesas que aceptaron las
reglas.

Durante el siglo XVII, esa estructura evolucionó aceptando en-
tre sus miembros los llamados “caballeros masones”, personas
que no tenían relación con el oficio de constructor, pero que
ofrecían protección y prestigio a las tiendas existentes.

Las tiendas proliferaron por toda Escocia, Irlanda e Inglaterra
congregando “caballeros masones” que tenían sus preferencias
políticas y apoyaban a diferentes pretendientes al trono inglés.

Con la evolución política y la sucesión, considerando las dife-
44
rencias religiosas entre escoceses e ingleses, una parte de esas
tiendas apoyaba a pretendientes católicos al trono de una Ingla-
terra protestante.

En ese cuadro se inserta la conferencia del H. Roberto Lomas
sobre uno de esos “caballeros masones” que tuvo influencia fun-
damental en la invención de la Masonería Especulativa como la
conocemos en nuestros días.

SIR ROBERT MORAY - GI, científico, SPY, MASON y
fundador de la REAL SOCIEDAD Cuando la cien-
cia moderna nació

En el siglo XVII, Inglaterra sufrió una guerra civil devastadora.
Ella comenzó como una discusión sobre la importancia relativa
de los Reyes Stuart y su Parlamento Inglés, y terminó con Carlos
I teniendo su cabeza cortada. Durante este período turbulento,
la magia murió y la ciencia comenzó.

De alguna manera, en medio de las batallas entre el Rey y el
Parlamento, la ciencia moderna, experimental surgió. Un país,
que quemó vivas al menos a 100 mujeres mayores por año por
sospechosas de que estaban causando enfermedad, lanzando
“mal-mirado”, desarrolló espontáneamente una masa crítica de
científicos con discernimiento y lógica.

¿Cuándo, cómo y por qué sucedió esto?

El “cuando” y “cómo” es fácil. Era miércoles, 28 de de noviem-
bre de, 1,660, en el Gresham College. Esta fue la primera reu-
nión de la Royal Society , celebrada después de una conferencia
pública en esta escuela.

El “por qué” es una cuestión más difícil. Viejas creencias en fuer-
zas mágicas no mueren al instante, incluso entre los fundadores
de la Royal Society. En 1,657, cuando el fundador Christopher
45
Wren, dio su conferencia inaugural como profesor de astrono-
mía, aquí en Gresham, habló de cómo Londres se vio especial-
mente favorecida por “varias influencias celestes de diferentes
planetas, como la sede de artes mecánicas y comerciales, así
como de las ciencias liberales”. Ningún profesor de astronomía
moderno haría una afirmación tan astrológica hoy.

Como un joven científico, me enteré de que uno de los mayo-
res honores que un miembro de la comunidad científica puede
aspirar a convertirse en un miembro de la Royal Society (FRS).
La Royal Society es la sociedad científica más antigua y res-
petada en todo el mundo, donde los nombres de sus primeros
miembros viven entre los índices de los libros de texto de física
donde estudié. Nosotros, físicos, todavía aprendemos la Ley de
Hooke, la Ley de Boyle, la construcción de Huygen, las Leyes
de Newton, el teorema de Leibniz y el movimiento browniano.
Y aún miramos con interés para los trabajos de científicos más
pequeños, como Christopher Wren, John Evelyn, John Wilkins,
Elias Ashmole, John Flamsteed y Edmund Halley.

Los hombres que fundaron esta sociedad no eran sólo los pri-
meros científicos, ellos también fueron los últimos hechiceros.
Ashmole pertenecía a una sociedad de Rosacruces y era un as-
trólogo practicante; Newton estudió y escribió sobre los con-
ceptos Rosacruces de alquimia; mientras que Hooke realizaba
experimentos mágicos envolviendo arañas y cuernos de uni-
cornio.

Lo que inspiró a un grupo improbable de refugiados de ambos
lados de la Guerra Civil a reunirse; formar la sociedad científica
más antigua y respetada del mundo; y, a continuación, ¿seguir
desarrollando las herramientas de la ciencia moderna? Esta
es la pregunta que me hizo ir en una búsqueda para entender
cómo la Real Sociedad se formó. Yo quería saber dónde esta ex-
traña mezcla de clérigos y políticos tuvo la idea de prohibir la
discusión de religión y política en sus reuniones. En una época
46
dominada por la política y la religión, parecía una cosa extraña
a hacer. Pero, cuando miré tras los acontecimientos, el papel de
un hombre, Sir Robert Moray, se destacó. Él no era mucho un
científico, pero fue el primer fijador de tasa y un sobreviviente
nato. Él reunió a hombres con dinero y hombres con conoci-
miento, y los hizo trabajar juntos. Esta conferencia es una cele-
bración de su realización.

Con la retrospectiva de una educación científica, parece inevi-
table que la lógica de la ciencia debería tener éxito en prohibir
mito y superstición. A principios de 1,660, sin embargo, ese re-
sultado no era tan cierto. ¿Fue sólo suerte que juntó tantos pa-
dres importantes de la ciencia moderna en este momento difícil
y los inspiró a desarrollar una nueva lógica positiva? ¿O fue un
acto intencional por parte de alguien?

Sólo cinco meses después de que Charles II regresara al trono
de Inglaterra, este pequeño grupo de hombres dio el puntapié
inicial de la ciencia moderna. Porque el método científico de
desarrollarse a partir de una comunidad que creía en la magia
es un evento improbable. Cuando se agrega a la mezcla que un
número casi igual de miembros fundadores de la Royal Socie-
ty había luchado recientemente en lados opuestos de la brutal
guerra civil, tal encuentro fortuito de la mente no sólo parece
improbable, casi imposible.

En la historia de las ideas generalmente hay un camino que
puede ser seguido hacia atrás, mostrando dónde aparecen por
primera vez, y cómo se desarrollan. Sin embargo, si creemos en
la narrativa tradicional de la formación de la Sociedad Real, el
concepto de la ciencia experimental se ha desarrollado y com-
pletamente formado, de manera independiente, pero al mismo
tiempo en ambos lados durante la guerra civil. Luego, a través
de un interés común en el discurso público, pasó a todos los
miembros de los dos grupos para cumplir con el té en el Gres-
ham College en una tarde de noviembre brumoso.
47
Los sobrevivientes de una guerra civil no parecen ser las per-
sonas más propensas a iniciar un nuevo club de ciencias. Des-
pués de la muerte de Oliver Cromwell, el país se tambaleaba al
borde de un nuevo conflicto, hasta que la polémica decisión fue
tomada de invitar al Rey a regresar. Él tenía, sin embargo, que
promete comportarse. Sin embargo, en este ambiente caótico
Restauración, comenzó la Royal Society. Y no era barato parti-
cipar. Tenía una tasa extremadamente elevada de adhesión y
una tasa de actualización semanal pesada que se pagó, hubiera
participado o no en las reuniones.

Durante la Guerra Civil, los hijos habían luchado contra sus pa-
dres; los hermanos intentaron matarse unos a otros, las grandes
propiedades fueron expropiadas, un Rey había sido decapitado
públicamente y los príncipes reales habían huido al exilio. Du-
rante doce años, el país había sido conducido según el capricho
personal por un dictador militar y sólo la amenaza inmediata
de una nueva guerra civil había convencido al Parlamento para
restaurar al Rey. Sin embargo, como un ojo de calma en medio
de tempestades furiosas, debemos aceptar que estos hombres
instruidos se hayan sentado tranquilamente a conversar sobre
cómo desarrollar una nueva filosofía radical de ciencia expe-
rimental. Sólo la visión perfecta en retrospectiva puede hacer
que parezca natural.

Los fundadores de la Royal Society cuestionaron las premisas
básicas de la religión y la teología. Sin embargo, ellos consi-
guieron evitar luchar contra los fanáticos radicales que estaban
forzando sus puntos de vista sobre todos los demás. Después de
haber logrado evitar las atenciones de los pactantes, los nive-
ladores, los quintos monárquicos, los papistas y los seguidores
del Libro de Oración Común, que parecía libre de investigar
temas heréticos como el sentido práctico de la brujería, y nadie
los desafió.

Ellos parecían evitar los problemas de fe, aceptando la visión
48
de la Iglesia sobre Dios y el alma, pero cuestionando todo lo
demás. Pero si ellos estuvieran desarrollando tales cuestiona-
mientos durante el tiempo de Matthew Hopkins, (que como
Descubridor General de Brujas en 1,647 ejecutó a 200 mujeres
mayores por la práctica de brujería) ellos deben haber mante-
nido el silencio sobre ellos o ellos también habrían sido perse-
guidos. Sin embargo, para que estas ideas aparecieran 23 años
más tarde, totalmente formadas, se sugiere que debían haber
existido por un tiempo considerable. Por 1,660, los miembros
de la Royal Society no estaban dando ningún crédito a la bruje-
ría y se reían abiertamente de “milagros papistas”, como prue-
ba de la superstición.

¿Por qué nadie percibió esas ideas desarrollándose? ¿Por qué
dentro de las primeras semanas de la Restauración, la ciencia
de repente se liberó del dogma sofocante de la creencia reli-
giosa y de la superstición represiva de la magia, en un camino
sin retorno?

El cambio puede atribuirse directamente a estos hombres que
se reunieron en Gresham y crearon una empresa para estudiar
los mecanismos de la naturaleza. Fue un movimiento inspira-
dor prohibir la discusión de religión y política en sus reuniones
pues eso hizo que ellos no se distraer con dogmas. De este gru-
po creció la ciencia experimental moderna.

Parece bastante simple. Una serie de señores conocido por ca-
sualidad cuando asistido regularmente conferencias públicas
Gresham en Londres. A ellos les gustaba hablar de la ciencia
que montaron una sociedad científica para divertirse. Ellos no
tenían falta de dinero, así que fijaron una tasa de adhesión de
diez chelines y una contribución de un chelines por semana
para pagar por su diversión (esto equivaldría a unas 500 libras
para adherirse a una tasa continua de cincuenta libras por se-
mana en términos de hoy).

49
Pero ¿quiénes eran exactamente estos hombres que fundaron la
Real Sociedad? Así, su factor común más importante es que to-
dos ellos eran participantes regulares de conferencias públicas
en Gresham, algo que comparten con nosotros esta noche. Por
lo tanto, voy a comentar cada una de ellas, empezando por el
hombre que asumió el cargo en la primera reunión de la Royal
Societ, John Wilkins.

Pero ¿quiénes eran exactamente estos hombres que fundaron la Real Socie-
dad? Así, su factor común más importante es que todos ellos eran participan-
tes regulares de conferencias públicas en Gresham, algo que comparten con
nosotros esta noche. Por lo tanto, voy a comentar cada una de ellas, empe-
zando por el hombre que asumió el cargo en la primera reunión de la Royal
Society, John Wilkins.

50
Rev. John Wilkins – Parlamentario

Wilkins nació en 1,610 en Fawsley, Northamptonshire. Él era hijo
de un orfebre de Oxford y nieto de vicario de la región, John
Dodd. Él pasó a ser él mismo un clérigo exitoso. En el momento
en que murió, en 1,672, era obispo de Chester.

Durante la Guerra Civil, Wilkins fue un gran defensor del Par-
lamento. Él tuvo su recompensa. El 12 de abril de 1,648, (des-
pués de la rendición de Charles I a los escoceses en Newark),
fue hecho Director del Wadham College, Oxford. El cargo es-
taba vacante porque el Parlamento dimitió al director anterior,
por tener simpatías monárquicas. Once años más tarde, Wilkins
buscó con éxito una decisión especial del Lord Protector, Oliver
Cromwell, que estaba “liberado de la prohibición contra el ma-
trimonio,” que era un requisito del trabajo. Una vez que ésta fue
concedida, él se casó en 1,656 con la hermana de Cromwell.
51
Sea cual sea el motivo de Wilkins para casarse, el matrimonio
ayudó en su carrera. Uno de los últimos actos de Cromwell antes
de morir fue ordenar al Parlamento que lo nombrase Maestro
del Trinity College, en Cambridge. Esto fue confirmado por Ro-
bina sobrino, Richard Cromwell, que se convirtió brevemente la
Guardia después de la muerte de su padre.

El plan de Wilkins para preferencia rápida se deshizo, sin em-
bargo, cuando Charles II regresó al trono. Él fue depuesto como
Maestro del Trinity College y el una vez favorecido cuñado de
Cromwell fue reducido a la predicación por vintén. Estaba lu-
chando para vivir, apretada en un alojamiento miserable otro
clérigo depuesto y reducida para actuar como capellán de los
picapleitos de Grey Inn. Wilkins fue la personificación de un
triste espectáculo que estaba empezando a atraer a los voyeurs
a la iglesia del templo, sólo para Marvel como siempre que la
familia del fallecido lord Protector podría ser humillada.

Así, cuando Wilkins presidió aquel fatídico encuentro el miérco-
les 28 de noviembre de 1,660, él estaba en circunstancias terri-
bles. Él era objeto de curiosidad para los hombres más letrados
de Londres; él había perdido su Maestría; él era un sin techo; y
él había sido expulsado de su nuevo trabajo en Cambridge. Re-
ducido a compartir los alojamientos de Seth Ward, Wilkins debe
haber sido duramente presionado a encontrar la suscripción
sustancial necesaria para adherirse a la nueva Sociedad.

Visconde William Brouncker.

Brouncker era un monarquista que había mantenido la cabeza
baja durante el gobierno de Cromwell. Él pasó su tiempo tra-
duciendo las teorías de Descartes sobre música para el inglés.
Él también era un matemático competente. Brouncker había es-
tudiado con John Wallis, el profesor Savilian de Geometría en
Oxford, que era amigo de John Wilkins. Como firmante de la
Declaración de 1,660, Brouncker había desempeñado su papel
52
en la Restauración, cuando fue restablecido como Diputado por
Westbury en el Parlamento de la Convención.

Brouncker quería asegurarse de que el Rey recién restaurada
sabía de su lealtad, por lo que dio como regalo a Charles una
pequeña embarcación de recreo, al que dio el nombre de The
Greyhound. Él la había proyectado en nuevas líneas radicales,
y le dio al Rey este regalo para marcar su restauración al trono
de Inglaterra. Él estaba del lado opuesto de la cerca política a
John Willkins y sus surtidores se movían en la dirección opues-
ta. Brouncker acababa de recuperar el poder político, mientras
que Wilkins estaba desacreditado, hacia abajo y hacia fuera.

53
El Honorable Robert Boyle

Robert Boyle tenía treinta y tres años de edad y había pasado la
mayor parte de la Guerra Civil escribiendo tratados teológicos
en las profundidades de Dorset.

Durante la primera parte del Protectorado, se mudó a Irlanda,
pero en 1,653, John Wilkins escribió a él invitándolo al Wadham
College, para continuar sus estudios de la naturaleza y la cien-
cia. Boyle se mudó a Oxford en 1,654. Él probó ser un físico ex-
tremadamente competente y dio su nombre a la ley que relacio-
na la presión y el volumen de un gas. Él permaneció en Oxford
hasta 1,668, cuando se mudó a Londres. Si él era un participante
regular de las conferencias en las tardes de los miércoles en el
Gresham College, él también debe haber sido un viajero regu-
lar. El Gresham College, entonces en Bishopsgate Street, estaba
54
a 120 millas de su casa, ida y vuelta, cerca de la taberna Three
Tuns en Oxford. Con más de un día a cada viaje, él tendría poco
tiempo para cualquier otra cosa, por lo que parece seguro afir-
mar que Robert Boyle no hizo su habitual habitual asistir a las
conferencias en las tardes del miércoles. Pero él a veces vino
a Londres para quedarse con su hermana en Chelsea, cuando
John Evelyn lo visitó allí el 7 de septiembre de 1,660. Sin embar-
go, la charla a ser proferida por Christopher Wren debe haber
atraído lo suficiente para hacerla viaje y alguien puede haberlo
animado a venir. ¿Quién podría haber sido? Como su ex-tutor,
tal vez fuera John Wilkins. Cuando John Evelyn lo visitó allí el 7
de septiembre de 1,660. Sin embargo, la conferencia a ser pro-
ferida por Christopher Wren debe haber atraído lo suficiente
para hacer el viaje y alguien puede haberle animado a venir.
¿Quién podría haber sido? Como su ex-tutor, tal vez fuera John
Wilkins.

Alexander Bruce, 2° Conde de Kincardine.

Bruce era un escocés y el hermano menor de Edward, el primer
Conde de Kincardine. Edward Bruce había sido hecho Conde
por Charles I en 1,647. La familia de Bruce apoyó a los Stuarts
durante la Guerra Civil. Después del intento fallido de Charles
II de expulsar a Cromwell en 1,650, Alejandro fue obligado a
huir al exilio en Breman. Allí permaneció hasta 1,660, cuando
fue a La Haya para unirse a Charles II para su regreso a Londres.
Él viajó de regreso a Londres con la comitiva de Charles, y mon-
tó casa en Charing Cross.

La salud de Bruce era mala después de su regreso del exilio, y
él permaneció en Londres recuperándose hasta 1,662. Ese año,
él sucedió al título de su hermano y volvió a vivir en Culross,
Escocia. Una serie de charlas de miércoles por la tarde sobre la
ciencia suena exactamente como el tipo de cosa para animarle
durante su convalecencia, entonces puede haber sido ‘partici-
pante regular’, al menos después de la restauración. ¿O fue in-
55
vitado por su próximo y largo tiempo de amistad personal con
Sir Robert Moray?

Dr. Jonathan Goddard.

Goddard era un médico que había obtenido su doctorado de
medicina en Cambridge en 1,643, a la edad de 26 años. Él había
sido nombrado Profesor de Física en el Gresham College en
1,655, pero había sido Director del Merton College en Oxford.
Goddard tuvo lo mejor de ambos mundos. Tal vez le fue con-
cedida tal licencia porque era el médico personal de Oliver
Cromwell. Mantuvo la designación de Gresham en ausencia y
continuó viviendo en Oxford, y ganó el salario de director, has-
ta que Charles II lo dimite sumariamente. Goddard era amigo
de Wilkins, mientras que éste estaba en Oxford. Pero cuando
Charles purgó a Oxford de Parlamentarios, Goddard decidió
que era hora de volver a su cátedra en Gresham, y volvió a vivir
en sus alojamientos de la universidad. Muchas de las primeras
reuniones de la Sociedad se realizaron en sus aposentos en el
Gresham. La universidad era importante cuando la Real Socie-
dad se estaba formando y no podía dejar de preguntarse por
qué tantos maestros Gresham llegaron a apoyar la ‘ Royal’ So-
ciedad, después de ser expulsado por el recién restaurado las
posiciones que pagan más en la Universidad del Rey.

Sir Paul Neile.

Neile nació en 1,613 y había sido un cortesano de Charles I. Por
su servicio como un portero de la Cámara Particular había sido
nombrado caballero en 1,633. En 1,640, fue elegido diputado
por Ripon durante el Parlamento Corto, pero durante el gobier-
no de Cromwell, Neile sabiamente vivió tranquilamente cerca
de Maidenhead, manteniéndose discreto. Permaneció casi invi-
sible hasta que los libros de actas de la Real Sociedad comen-
zaron a relatar algunas de sus actividades. Por supuesto que era
mucho más un científico aficionado, cuya habilidad especial era
56
la molienda de vidrios ópticos para uso en telescopios. Fue ese
interés privado en la producción de elementos ópticos de alta
calidad, que reunió por primera vez, el entonces deshonrado
cortesano y el poderoso Director del Wadham College. En reali-
dad, Neile tenía tanta habilidad en molienda de lentes que John
Wilkins prefería pasar su luna de miel con Sir Paul, hablando
sobre el proceso de molienda, en vez de con su nueva novia. Tal
vez eso fue una medida acertada, considerando la edad avanza-
da de Robina Cromwell (ella era una viuda de 46 años de edad
en la época de su matrimonio).

Dr. William Petty.

Petty inventó el oficio de estadístico. Él desarrolló técnicas de
registro y análisis de los detalles de acontecimientos políticos
involucrando a gran número de personas, y puso las bases para
la moderna Oficina de Estadísticas del Gobierno. Nacido en
1623, actuó como grumete antes de entrar a la Marina Real. Él
mantuvo un interés en los barcos y la navegación por el resto
de su vida. Cuando empezó la guerra civil, Petty dejó Inglate-
rra. Él fue a París a estudiar medicina y química y, mientras allí
estaba conociendo a Thomas Hobbes y Descartes. Él regresó a
Londres tras la derrota del Rey, y fue bien colocado cuando el
Parlamento eliminó a muchos de los titulares de altos cargos en
las Universidades, y los reemplazó por sus propios partidarios.
Se convirtió en un miembro del Brasenose College en Oxford, y
obtuvo un MD. En 1,650, ocupó la Silla de Anatomía en Braseno-
sa, y también fue nombrado Profesor de Música en el Gresham
College. Su verdadero éxito, sin embargo, vino cuando tomó dos
años de licencia de sus posiciones académicas para ir a Irlanda
como médico jefe del ejército de Cromwell. Allí, él ganó una
buena reputación como médico militar. Una vez que el ejército
de Cromwell subyugó a Irlanda, las tierras confiscadas tuvieron
que ser redistribuidas y nuevos títulos de propiedad creados.
En diciembre de 1,654 se ofreció para concluir un nuevo levan-
tamiento de toda Irlanda dentro de 13 meses. Él tuvo mucho éxi-
57
to y su ‘ Abajo Encuesta ‘ sigue siendo la base del registro legal
de títulos para una gran parte de Irlanda ‘s tenencia de la tierra.

Durante su tiempo en Irlanda, Petty conoció a Robert Boyle, que
se convirtió en su paciente y amigo. A través de Petty, Boyle en-
contró el ‘Grupo Parlamentario de Mesa Alta’ (incluyendo Wil-
kins). Estos eran académicos que habían sustituido monarquis-
tas y ahora ocupaban todos los cargos importantes en Oxford.
Petty se hizo rico independientemente de su éxito en Irlanda.
Sin embargo, todavía mantiene sus compromisos con Oxford y
en el Gresham College “in absentia”, ganando dos sueldos. Al
final de los años cincuenta, Petty comenzó a tener un interés
práctico en proyectos de embarcaciones de vela eficientes. Co-
menzó a trabajar en proyectos de doble casco (buques de tipo
catamarán), que tenían el potencial de superar grandemente
los barcos contemporáneos.

Él había sido un partidario tan fuerte del Parlamento durante
el período de la comunidad, que a finales de 1,660 fue desti-
tuido de la Vicepresidencia del Brasenose College en Oxford.
Él fue a vivir en Gresham, manteniendo la cabeza baja con los
otros refugiados. La Silla de Música en el Gresham College era
el único puesto académico que él consiguió mantener. Tal vez
sea difícilmente sorprendente que se haya encontrado con sus
antiguos colegas, que también habían sido expulsados de sus
acogedores puestos universitarios por el Rey recién regresado.
Mientras que residen en el Gresham College, su participación
en la conferencia de Wren el 28 de noviembre, 1660 no me sor-
prende, pero quería ayudar a establecer una sociedad realera
un rompecabezas. Él no tenía ningún motivo para gustar al Rey
o la esperanza por patrocinio del monarca.

Sr. William Ball.

Ball era un científico aficionado y un monarquista. Carlos II lo
eligió para ser el primer tesorero de la Real Sociedad. Antes de
58
la reunión del 28 de noviembre, Ball había estado cooperando
con John Wallis para estudiar los anillos del planeta Saturno. En-
tre 1,656 y 1,659, Wallis escribió una serie de cartas al astróno-
mo holandés y matemático, Christiaan Huygens. En esas cartas,
él relató los resultados de observaciones de Ball. Huygens llegó
a citar el trabajo de Ball en su propia teoría sobre la naturaleza
de Saturno y sus satélites. Huygens visitó la casa de Ball en Lon-
dres el 1 de mayo de 1,661. En la noche de esa visita, el Sr. Ball
celebró una cena para conmemorar el primer aniversario de la
lectura del Parlamento de la Declaración de Breda de Charles
II. La aceptación de esta declaración por el Parlamento abrió el
camino para el regreso del Rey de La Haya en mayo de 1660. Sir
Robert Moray, que había pasado algunos años en Holanda tam-
bién fue invitado a la cena.

Sr. Laurence Rooke.

Laurence Rooke fue el anfitrión de la reunión del 28 de noviem-
bre. En la época, él era Profesor de Geometría en el Gresham
College y tenía 38 años. Él había ganado su diploma del Kings
College en Cambridge en 1,643, y entonces se alejó por tres
años para vivir en el campo. Parece que nunca gozaba de buena
salud. En realidad, él ni siquiera estaba en condición de formar-
se. Su título fue concedido “in absentia”, Porque no estaba lo
suficientemente fuerte para participar en la ceremonia. Él fue
a vivir en Kent después de completar su licenciatura. Este re-
tiro para el campo pareció fortalecerlo, y en 1,650 se mudó al
Wadham College, para estudiar con John Wilkins y Seth Ward.
También conoció y trabajó con Robert Boyle. El hecho de que
él era aceptable en Oxford confirma que era un partidario par-
lamentario, pues todos los monarquistas fueron expulsados de
las universidades. Después de dos años trabajando en Oxford,
se le ofreció el cargo de Profesor de Astronomía en el Gresham
College, cargo que ocupó por cinco años, hasta que se convirtió
en Profesor de Geometría en el Gresham en 1,657.

59
La principal área de interés de Rooke era la medición de la lon-
gitud. Sus primeras ideas eran de usar avistamientos de la luna
o los movimientos de las lunas de Júpiter. Él escribió artículos
sobre métodos para la observación de eclipses lunares con “el
objetivo de determinar la longitud geográfica terrestre”. Rooke
sabía que el movimiento de sombras en la superficie de la luna
podía ser usado como un reloj preciso. Los picos irregulares de
las montañas de la luna actuaban como un puntero sobre un re-
loj de sol, y él creyó que los varios cráteres y grietas podrían
convertirse en la escala de este reloj celestial. Como la luna era
visible en todas partes en la superficie de la Tierra, el momento
del contacto de la sombra ocurría al mismo tiempo para todos
los observadores. Rooke reconoció la luna como un reloj de sol
gigante colgado en plena vista de todo el mundo.

Charles II quedó tan impresionado por la idea que pidió una de-
mostración de ese efecto. Sus instrucciones, enviadas a través
de Sir Robert Moray, pedían que se construyera un modelo de
globo grande, en la escala de la luna, representando no sólo los
puntos y diferentes grados de blancura sobre la superficie, sino
las colinas, eminencias y cavidades moldeadas en la obra sóli-
da. “El modelo fue construido por Christopher Wren y regalado
al museo privado del rey. Él fue creado en un soporte giratorio
para que pudiera ser iluminado y giraba para revelar todas las
fases de la luna”con la variedad de apariencias que ocurrían a
partir de las sombras de las montañas y valles.

La idea es genial y funciona bien, si el cielo es lo suficiente-
mente claro para permitir una visión detallada de la luna y el
marinero es un astrónomo experimentado, familiarizado con las
características de la superficie de la luna. Además, el marinero
necesitaría una tabla de efemérides mostrando las posiciones
de las principales estrellas.

Rooke era un hombre intensamente práctico, capaz de pensa-
mientos originales. Su practicidad, sin embargo, no se extendía
60
a cuidar de su propia salud. Él tomó un resfriado mientras cami-
naba a casa sin la chaqueta, después de una visita a la casa de
su patrono, el Marqués de Dorchester, y murió el 26 de junio de
1,662.

Sir Christopher Wren.

Christopher Wren nació el 20 de octubre de 1,632 en una pe-
queña aldea a unas dieciséis millas de Salisbury. Su madre mu-
rió cuando tenía sólo dos años de edad y al año siguiente, su
padre, también llamado Christopher, fue nombrado Deán de
Windsor y Secretario de la Orden de la Jarretera. Las primeras
memorias de joven Christopher habrían sido las de vivir den-
tro del castillo de Windsor y mezclándose con sus ocupantes
reales. La instalación de Charles II, un niño poco mayor que él,
como el Príncipe de Gales y el Caballero de la Orden de la Ja-
rretera debe haber impresionado. Como Dean de Windsor, su
padre participó en la ceremonia el 12 de mayo de 1,638.

El príncipe Carlos Louis, el exilado elector Palatino también es-
taba alojado en el Decanato de Windsor. El elector tenía como
su capellán personal a un joven clérigo que ya apareció en esa
historia, John Wilkins. En esta fase de la vida de Wren, tanto él
como el Rev. Wilkins estaban claramente en el campo monar-
quista.

Algo ocurrió en 1,642, que hizo que Wilkins decidiera que se iba
mejor en el lado del Parlamento, mientras que el joven Christo-
pher estaba conmemorando su décimo aniversario. Un grupo
de soldados cabeza redonda dirigida por el capitán Fogg tomó
el decanato de Windsor y saqueada. La familia de Wren huyó
primero a Bristol y luego a Bicester, cerca de Oxford. (Wilkins
huyó a Londres. Él no se alineó con los monarquistas nuevamen-
te hasta después de la reunión del 28 de noviembre y la Restau-
ración lo forzó a eso.)

61
El padre de Christopher Wren se mantuvo firme partidario del
Rey. Primero en Bristol, y luego después de que Bristol cayera
ante Lord Fairfax, en Oxford. (Charles había cambiado su Par-
lamento a Oxford en aquella época.) En un intento por man-
tener a su hijo fuera de las hostilidades, el viejo Wren envió a
Christopher a la escuela en Londres, donde se reunió con John
Wilkins, ahora un partidario del Parlamento y Director Wadham
College de Oxford. En 1,650, a los 18 años, Christopher fue a la
universidad de Wadham College a estudiar. Wilkins se convirtió
en protector de Wren, algo que sin duda necesitaba en esos mo-
mentos difíciles, ya que su padre se había enfrentado a serios
cargos de los puristas de cabeza redonda. ¡Ellos dijeron que el
trabajo de yeso decorativo que él había creado en su Iglesia en
East Knoyle, estaba adornado demasiado y papista! El padre de
Wren fue severamente censurado y perdió su renta, mientras
que Wren menor prosperaba en Oxford bajo la protección de
Wilkins.

En 1,657, Christopher Wren fue nombrado para la Silla de Astro-
nomía de Gresham. Para marcar su preferencia, Sir Paul Neile,
un viejo amigo de la familia Wren de sus días en Windsor, le dio
a Christopher un nuevo telescopio. Wren lo usó con buenos re-
sultados durante los cuatro años en que se quedó en Gresham.
Wren dejó Gresham en 1,661, para asumir el cargo de Profesor
Saviliano de Astronomía en la Universidad de Oxford. Este fue
el puesto de donde Seth Ward había sido expulsado por Char-
les II sólo doce meses antes.

Sr. Abraham Hill.

Colina parece una opción muy extraño para uno de los fundado-
res de la Royal Society . Su principal virtud era que él era rico.
Él tenía sólo veinticinco años, pero a principios de 1,660 sus
padres murieron dejándole una fortuna moderada. Él no tenía
necesidad de trabajar para mantenerse y, como él no se había
beneficiado de una formación universitaria, decidió aprovechar
62
las conferencias públicas ofrecidas por el Gresham College.

Él era un oyente regular para las conferencias de Gresham y así,
tal vez, fue natural para él ser invitado a las discusiones poste-
riores. Desde luego, estaba interesado en la apertura del nuevo
proceso experimental de la Sociedad, sirviendo en muchos co-
mités y ayudar a los miembros más eruditos en varios experi-
mentos.

Sir Roberto Moray.

Sir Roberto Moray también era escocés. Nació el 10 de marzo,
1,609 y estudió en la Universidad de St. Andrews antes de servir
con los guardias escoceses de Luis XIII en 1,633. Al final de la
vida del cardenal Richelieu, Moray se convirtió en su favorito y
luego se desempeñó como espía para él. En 1,638 la Asamblea
General de los pactantes en Escocia se rebelaba contra Carlos
I. Richelieu Moray dio una comisión, promoviéndolo a teniente
coronel de la Guardia Escocesa Louis élite, y envió a Escocia.
Aparentemente él debería reclutar más soldados escoceses,
pero él también admitió que tenía el objetivo de auxiliar a sus
compatriotas en su disputa con Charles, causando problemas
para Inglaterra.

Moray fue nombrado intendente general del ejército de los pac-
tantes en 1,640. Fue el responsable de diseño de campamentos
y fortificaciones, donde su conocimiento de las matemáticas y la
topografía habrían sido extremadamente importante. Él marchó
hacia el sur con el Ejército Escocés en dirección a Tyne y des-
empeñó su papel en la derrota del Ejército inglés en el Conde
Stafford, en Newcastle. El 20 de mayo de 1,641, Moray se inició
en la Masonería mientras estaba en Newcastle; Masones oficia-
les que se iniciaron general Alexander Hamilton, comandante
del Ejército de Coventanters en Newcastle y John Mylne, el rey
Carlos I. Master Builder.

63
Hacia 1,643 estaba actuando como oficial de enlace entre el
Ejército de los pactantes y Carlos I en su corte de Oxford. El
10 de enero de 1,643, Charles lo sagrado caballero. Luego, Sir
Robert regresó a Francia y fue promovido a coronel de los Guar-
dias Escoceses. Él fue capturado por el Duque de Baviera mien-
tras lideraba su regimiento en la batalla el 24 de noviembre de
1,643 y quedó preso por 18 meses. Él fue liberado el 28 de abril
de 1,645, cuando los franceses decidieron pagar un rescate de
16.500 libras por él.

Después de la ejecución de Charles I, y, a petición del Conde de
Lauderdale, Moray abrió negociaciones que llevaron a Charles
II ir a Escocia para ser coronado rey de Escocia, en Scoon en
1,650. La campaña de Charles, con un ejército escocés, para re-
cuperar la Inglaterra de Cromwell falló en la batalla de Dunbar
y, después de esconderse por un tiempo en un roble, Charles
huyó a Francia. Moray permaneció en Escocia.

Después de la huida de Charles, Moray se casó con Sophia
Lindsey, la hermana del Conde de Balcarres. En julio de 1,652
los recién casados morales regresaron a Edimburgo para el na-
cimiento de su primer hijo, y también para ayudar a organizar
un levantamiento para restaurar a Charles al trono de Inglaterra,
pero ninguna de las dos cosas sucedió. Sophia sufrió un trabajo
de parto prolongado y agonizante antes de finalmente morir el
2 de enero de 1,653, con un moror.

Los escoceses fueron derrotados por Cromwell en la batalla de
Loch Garry en julio de 1,654. Moray fue acusado de traicionar
al rey, pero fue liberado después de escribir directamente a él
y apelar por su inocencia. Moray regresó a Francia, y nunca se
casó de nuevo.

En 1,655, Moray estaba de vuelta a París. A los 46 años, se esta-
ba demasiado viejo para los guardias escoceses. Él renunció a
su patente y después de pasar un año en Brujas fue a Maastri-
64
cht, donde pasó su tiempo estudiando ciencias y manteniendo
correspondencia duradera con Alexander Bruce. En septiem-
bre de 1,659 fue a París para encontrarse con Charles, y pasó
a tomar parte en las negociaciones con el general Monck para
tener a Charles restaurado al trono de Inglaterra.

Cuando el rey volvió a Inglaterra, a finales de junio 1,660, Mo-
ray permaneció en París por algunos meses. Cuando él viajó
a Londres en agosto, los contemporáneos relataron que el rey
lo saludó calurosamente. “Su Majestad recibió a Robert Moray
aplastando y sacudiendo su mano.” Charles encontró para él in-
mediatamente una casa de gracia dentro del recinto del Palacio
de Whitehall. Un dibujo de Whitehall en 1,680, mantenido por la
Sociedad Topográfica de Londres, muestra que los alojamientos
de Sir Robert eran una pequeña casa situada dentro del Horse
Guards Gate y con vistas al jardín privado. El lugar de esa casa
era exactamente opuesto al lugar donde está ahora Dover Hou-
se en el actual Whitehall.

Fue de esta casa que Sir Robert partió para el Gresham College
el 28 de noviembre. Él estaba viviendo en Londres hace tres
meses, después de haber pasado los últimos 10 años en el exi-
lio. Él difícilmente podría haber sido un participante regular de
las reuniones de Gresham durante esa época. Yo estaba muy in-
teresado en intentar averiguar por qué decidió asistir al Gres-
ham College para la charla de Wren. Pero yo también quería sa-
ber cómo un espía francés llegó a conocer el cuñado de Oliver
Cromwell? Mucho menos ser invitado a una reunión con tantos
Parlamentaristas insatisfechos, que como historia nos dice, eli-
gieron por unanimidad el cuñado de Cromwell para presidirlas.

Los fundadores de la Royal Society se dividieron en dos grupos.
Cerca de la mitad era de monarquistas que se mantuvieron fue-
ra de la vida pública durante el gobierno de Cromwell y regre-
saron a Londres en busca de avance en la corte del Rey Carlos
II; mientras que la otra mitad era de académicos parlamentarios
65
que habían asumido el control de las Universidades bajo Cro-
mwell, pero que habían sido expulsados de prácticamente to-
dos los lugares, excepto del Gresham College, cuando Charles
regresó. Se añade a esta mezcla un joven rico e independien-
te que estaba siguiendo un curso voluntario en autoeducación,
nuevamente en Gresham, y usted tiene una imagen bastante
clara de los fundadores. Ahora vamos a ver el papel de Robert
Moray en reunirlos.

El papel de Sir Roberto Moray

Sólo uno de esos fundadores originales tuvo alguna influencia
real con el Rey y ese fue Sir Roberto Moray. Pero este antiguo es-
pía francés y monarquista agitador parece fuera del lugar entre
los puritanos Parlamentaristas del grupo de Gresham. ¿Cómo
se involucró con ellos?
66
El 5 de diciembre de 1,660, el acta de la Sociedad muestra que:

“Sir Roberto Moray trajo noticias de la Corte de que el rey había
sido informado sobre la finalidad de la Reunión. Y ella la aproba-
ba, y le daría impulso a ella”.

Esta fue sólo una semana después de la primera reunión. Enton-
ces, Sir Robert estaba o extremadamente ansioso de agradar a
sus nuevos amigos puritanos, o él ya había preparado su terre-
no.

Como un niño, Robert Moray estaba fascinado por la ingenie-
ría e inspirado por la mina submarina que George Bruce cons-
truido bajo el brazo de mar adelante. Después de estudiar en
la Universidad de St. Andrew, se convirtió en un soldado y lue-
go un político. Mientras se servía en el Ejército, se convirtió en
masón, y descubrió que las ideas y filosofía de la Masonería
complementaban su amor por la ciencia y atendía a su nece-
sidad de realización espiritual que había sido satisfecha por la
religión convencional. La masonería animó su amor innato por
el simbolismo y le ayudó a pensar sobre las cosas por sí mismo
para desarrollar ideas distintas a lo largo de su vida. Su autosufi-
ciencia, muchas veces provocaba a sus enemigos, pero él había
aprendido con la masonería a ser cauteloso en sus respuestas.
Él una vez escribió sobre sí mismo: “He sido denunciado como
haber escrito contra las Sagradas Escrituras, ser un ateo, un mago
o Nigromante, y un maligno conocido por medio Reino”. Eso no
parecía molestarle mucho. También no parecía preocupar a
Charles II. El rey era tan cínico como Sir Robert. Charles II ha
sido descrito como un rey indiferente a la religión que dejó a
Moray seguir su propio camino, observando provocativamente
que él creía que Moray era el jefe de su propia iglesia.

Pero la comodidad con los reyes Stuart vino más adelante en la
vida de Roberto. Como un joven soldado, mostró un talento para
la manipulación y espionaje, y una debilidad para el glamour
67
de la corte francesa, que trabajaba contra Charles I.

Como un agente para los franceses, él era activo en los aconte-
cimientos que llevaron al impeachment de Charles. Moray uti-
lizó su condición de miembro de la tienda de Edimburgo, que
tenía entre sus miembros muchos de los corteses escoceses de
Charles I y el General Hamilton (que había iniciado Moray en la
Masonería en Newcastle) para mejorar su red de contactos. Los
Stuarts y su corte habían estado involucrados con la Masonería
desde 1601, cuando James VI (I) había sido iniciado en la Ma-
sonería en Scoon como parte del plan de William Schaw para
establecer el patrocinio real para la Masonería.

Moray fue adoptado por el Cardenal Richelieu para espiar con-
tra los ingleses. Él parece haber realizado ese papel con gran
placer durante el tiempo en que Richelieu lo apoyó. Moray llevó
la noticia de la muerte de Richelieu a Charles I en Oxford. Las
conexiones de Moray con los masones de la corte de Carlos
escocesa pueden haber persuadido al rey que se podía confiar,
al igual que en 1,642, Charles ganó Sir Robert Knight, para darle
el estatus suficiente para actuar como un mensajero del rey bri-
tánico con el Rey Francia.

Cuando Moray regresó a Francia y entregó el mensaje de Char-
les, él fue promovido por sus esfuerzos. Entonces él entró al
servicio activo en Baviera, donde tuvo el azar de ser captura-
do y encarcelado. Louis XIII murió y el Cardenal Mazarin tomó
el poder sobre Francia. El nuevo rey, Luis XIV era muy joven
para gobernar. Mazarin no estaba interesado en Moray y dejó
a punto en la cárcel. Él sólo fue rescatado cuando Mazarin vio
la oportunidad de usarlo en la negociación entre Charles y su
Parlamento Inglés. Las conexiones masónicas de Moray con los
principales Covenanters eran la clave para su importancia. Mo-
ray fue enviado a Londres donde el general Hamilton lidera-
ba la delegación escocesa. Mazarin sólo compró la liberación
de Moray para usar sus conexiones masónicas y trabajar como
68
agente provocador contra Charles.

Sir Robert casi convenció a Charles I para huir a Francia, donde
se habría convertido en un peón útil para Mazarin. Pero Char-
les perdió el coraje, después que Moray lo vistió de mujer para
intentar hacerlo pasar por los guardias. Moray podría haber
comprometido tanto la línea Stuart, persuadiendo a Charles I a
buscar exilio en Francia, que Cromwell habría creado una Re-
pública inglesa duradera. Sin embargo, Charles no llegó a Fran-
cia; fue posteriormente llevado a juicio, considerado culpable
de traición y ejecutado.

Después Carlos I hasta la muerte, Moray dejó el ejército francés
y regresó a Edimburgo, y renovar sus contactos con su Logia de
Edimburgo, sus minutos graban su asistencia a las reuniones. Él
se casó con Sophia Lindsey y pareció convertirse en menos mer-
cenario. Hasta ese momento, su talento había estado a la venta
y Francia le pagó bien. Pero después de su matrimonio corta y
trágica (Sophia murió en el parto menos de un año después de
la boda), se ha vuelto mucho más leal. Él llegó a Charles II en
el momento en que el joven estaba bajo una enorme presión
política y religiosa de los presbiterianos y fue atraído por él. A
partir de entonces, parece haber utilizado todas sus habilida-
des militares y políticas indubitable para apoyar al nuevo Stuart,
Rey de los escoceses.

Él ayudó en las negociaciones para la coronación de Charles II
en Scoon. Después de la muerte de su esposa, Moray se volvió
más a Charles II y organizó un levantamiento en su favor en las
Tierras Altas. Cuando Lord Glencairn falsamente acusó a Mo-
ray de conspirar contra el joven rey, Moray hizo un llamamiento
masónico peculiar a Charles para protestar por su inocencia.
Después de recibir esta carta Charles habló en su defensa. La
elección de palabras de Moray cuando apela al rey llamó la
atención sobre su implicación continua con la masonería. Él es-
cribió: “Vuestra Majestad puede, hacer conmigo lo que un Maes-
69
tro Constructor hace con su material.”

Más tarde trabajó para Charles Moray contra las cabezas redon-
das en las tierras altas y se mantuvo fiel incluso después de ha-
ber sido detenido y acusado falsamente de conspiración para
matar al rey. Una vez que su nombre había sido limpiado, Moray
utilizó su influencia en Francia para ayudar la causa del rey. Car-
los había huido a Francia para reunirse con su madre, después
de la invasión de cabeza redonda de Escocia. Moray más tarde
pasó a formar parte de la corte de Charles en París y luego se
mudó con el Rey a Brujas.

Después de la muerte de Cromwell, parecía probable que Char-
les II sería restaurado al trono de Inglaterra. Charles estaba cer-
ca de su hermana, que estaba casada con el duque de Orange y
ella supo que la guerra naval con los holandeses, que Cromwell
había comenzado, probablemente se incendiaría de nuevo. Mo-
ray fue convocado, o se ofreció a usar sus contactos masónicos
para conseguir el máximo de informaciones militares sobre
las intenciones de los estados holandeses que pudiera. Él fue
a Maastricht, donde recogió informaciones políticas y militares
sobre las intenciones de los holandeses. Él usó sus conexiones
masónicas para unirse a los masones locales y sobre la base de
esta aceptación se convirtió en un ciudadano de Maastricht. El
objetivo de las misiones de espionaje de Moray era escalar la
amenaza holandesa y luego volver a París para evaluar la pro-
bable respuesta francesa.

Una vez que Charles estaba de regreso a Whitehall, Moray se
unió a él. Cuando llegó a Londres, fue saludado como un viejo
amigo, “el rey sosteniendo y apretando su mano”, como un her-
mano, y le fueron dados apartamentos privados en el Palacio
de Whitehall con acceso regular al Rey. Moray, trajo de vuelta
noticias preocupantes de que la marina holandesa superaba la
flota de Charles y que la reanudación de la guerra naval era
extremadamente probable. Charles no tenía dinero y poca ex-
70
periencia para mejorar su marina. Él tenía un gran entusiasmo
por asuntos navales, pero ningún recurso. ¿Qué podría hacerse,
sin ningún especialista naval, o el dinero para contratarlos?

Moray vino con una solución inspirada. Él renovó sus contactos
masónicos en y alrededor de Londres, probablemente con la
idea de descubrir quién estaba involucrado en el estudio “de
los misterios ocultos de la naturaleza y de la ciencia”, el tema del
Segundo Grado masónico hasta hoy. En unas semanas, Moray
había hecho contacto con grupos masónicos que estaban ahora
apoyando a los hermanos “pobres y afligidos” que habían sido
expulsados de cargos académicos por el retorno de un gobier-
no monárquico.

Él rápidamente descubrió que el principal centro de Masone-
ría, en el Londres de la Restauración era el Gresham College.
Gresham era una universidad pública que Sir Thomas Gresham
había creado para apoyar sus ideales masónicos de estudio.
Aquí Moray encontró la respuesta al dilema de Charles. Cuando
el rey regresó a Inglaterra, él había removido a muchos de los
científicos parlamentarios de sus cargos universitarios en una
respuesta casi instintiva, y ellos estaban luchando para sobrevi-
vir. Un grupo importante estaba basado en el Gresham College,
sobreviviendo con los pequeños salarios del Colegio pagados a
ellos oa sus amigos. Ellos representaban un grupo de expertos
en tecnología naval que podría ser utilizado. Pero esos “cientí-
ficos” estaban todos políticamente en desgracia, así como ex-
tremadamente empobrecidos. Y Charles no tenía dinero para
pagarlos.

Moray, sin embargo, era ingenioso. Él tenía muchos contactos
con los nobles escoceses masones y conocía muchos caballeros
ricos masones. Estos masones no eran sólo aficionados en el
estudio de la ciencia, pero tenían dinero e influencia. Moray vio
una manera de instrumentalizar esos dos grupos y persuadirlos
a trabajar juntos para el bien de su rey y del país. Él vio que po-
71
día usar sus contactos masónicos para resolver los problemas
de la marina de Charles.

Moray reunió a monarquistas con dinero y parlamentarios con
competencias científicas, para crear un grupo de autofinancia-
ción para resolver los problemas apremios para la selección
para organizar la Marina. Moray, el soldado, tenía miedo de una
nueva guerra con los holandeses y él percibía que sus habilida-
des de construcción naval eran mucho más avanzadas que las
inglesas en la época. Su solución tocó la imaginación del rei-
no recién restaurado. Él utilizó el interés por la ciencia, que era
compartido por todos los masones, como base para una nueva
Sociedad para enfocar la aplicación de la ciencia a los proble-
mas de la defensa.

Sir Robert animó a sus amigos y contactos a participar en la con-
ferencia semanal, realizada por una de las estrellas brillantes
de los científicos parlamentarios, Christopher Wren. Parece que
sólo dos del fundador no tenía vínculos con la masonería. Estos
eran Christopher Wren y Robert Boyle. Se registran como en la
primera reunión, pero también se añaden a la lista de miembros
elaborada en la reunión para ser los primeros en ser invitados
a participar. Esta omisión puede ser explicada si ellos habían
dejado la reunión antes de que Moray y sus hermanos masones
pasasen a la discusión detallada sobre la creación de una nueva
sociedad para estudiar el objetivo masónico de los misterios
ocultos de la naturaleza y de la ciencia. Aunque Wren casi cier-
tamente se convirtió en un masón en una fecha posterior.

Para hacer su idea funcionar, Moray sacó de la masonería la li-
mitación de no hablar de religión o política dentro de las reu-
niones. Y él recogió fondos, apelando a la caridad de aquellos
que podían pagar, permitiendo así que hombres capaces, pero
pobres, fueran capaces de realizar experimentos.

Moray conquistó la confianza de los masones parlamentarios
72
cuando aseguró que su líder depuesto, John Wilkins, asumiera
la presidencia de esa primera reunión. Wilkins había llegado a
Cromwell y su familia. Rehabilitándolo con el Rey, Moray mos-
tró a los otros científicos Parlamentaristas que ellos eran todos
iguales en el nuevo órgano científico de inspiración masónica
que él estaba creando. Él lanzó las bases con cuidado y, a pe-
sar de la agenda llena del Rey, Moray relató de vuelta al grupo,
dentro de una semana, que ellos iban a recibir una Carta Regia.

Por los dos primeros años, dirigió y atormentó al grupo hacia
su visión de una nueva marina científica. Él fue satirizado como
muestran estos versos sobre él:

El primer virtuoso llevó a cabo a través de todos los experimen-
tos hacen que el hombre sabe leer y escribir, Sir Francis Bacon
mostrando que lo que no se puede hacer.

Moray se aseguró de que la mayoría de los científicos, entre
esos primeros miembros, tenían interés en asuntos que impor-
taban para la Marina. Alentó a diseñadores de buques, expertos
en navegación y expertos en armas a contribuir a los primeros
trabajos. Al principio, se aseguró de que presidía la mayoría de
las reuniones, para establecer una forma estructurada de reu-
nión. Él seguía una agenda y mantenía actas; formas de trabajo
que había aprendido de las tiendas masónicas de Schaw de Es-
cocia. Las dos reglas básicas establecidas eran: todos los hom-
bres eran bienvenidos para participar, independientemente de
política, raza o religión; y durante las reuniones sólo asuntos
científicos deberían ser discutidos, siendo expresamente pro-
hibidos religión y política.

Moray consiguió crear algo mucho más grande de lo que jamás
soñó. A medida que la Sociedad desarrolla, ella hizo su vida
y pronto se separó de sus raíces masónicas. Moray preparó a
otros para asumir las tareas del día a día de la gestión de las re-
uniones, y se dedicó a la elaboración de un reglamento para la
73
creación de su cerebro. A medida que la sociedad creció, acep-
tó a muchos otros que no eran masones.

Cuando se entregó el primer Estatuto, Moray estaba detrás, des-
tacando los entusiastas Naval, Señor Bouncker como el primer
presidente, con la esperanza de que la sociedadahora continuar
por su propio impulso. Tal vez esperaba a pasar más tiempo tra-
bajando en la historia de la masonería, comenzó a escribir y
fomentar el libre intercambio de información a través de sus
“Transacciones propuestas. Tuvo éxito en el establecimiento de
las transacciones, pero su historia de la Masonería se perdió cuan-
do el Hanoveriano Duque de Sussex ‘reorganizó’ la biblioteca de
la Royal Society, a principios del siglo XIX y se purga de cualquier
historia de Stuart”.

La primera señal de que la compañía Moray fue convirtiendo en
74
algo más que un comité especializado masónico para apoyar el
Rey, llegó cuando se presentó el primer estatuto a su sociedad
real. Los compañeros no tuvieron gusto del título, que, tal vez,
era mucho una indicación de la intención de Moray. Ellos que-
rían un título que los ligara a la ciencia, y no sólo con la Realeza.
Sus miembros insistieron en un título que hiciera de ellos más
que sólo una ‘Sociedad de Apoyo al Rey’; se convirtieron en una
Sociedad para la búsqueda del conocimiento, que era patroci-
nada por el Rey. Sin embargo, el principio que Moray había es-
tablecido de mezclar a los aficionados ricos para proporcionar
los fondos y científicos menos ricos para hacer el trabajo de ex-
perimentación demostró ser sólido por los próximos doscien-
tos años.

La filosofía masónica Moray fue heredado por la nueva empre-
sa y se llevó a cultivar los más importantes avances científicos
de todos los tiempos. Los problemas enfrentados por la Marina
de Charles eran los problemas de comprensión del Universo.
Mediante técnicas de ayuda a la navegación, los fundadores del
desarrollo de la Real Sociedad crearon técnicas y tecnologías
que permitieron a sus miembros estudiar las estrellas. La polí-
tica de realizar demostraciones extravagantes para difundir las
ideas de la ciencia a las capas más influyentes de la sociedad.
Al usar el microscopio para investigar criaturas minúsculas para
divertir la nobleza, la ciencia de la biología fue descubierta. Fi-
nalmente, la política de publicar los resultados de estudios y
experimentos aumentó la tasa de innovación. En menos de vein-
te años, el estudio de las estrellas se había cambiado de la tra-
dición de la astrología para la aplicación práctica de las Leyes
de Newton para predecir el retorno del cometa Halley. Es una
idea caprichosa que la primera edición del Almanaque del Vie-
jo Moore se publicó sólo siete años antes de que el estudio de
los cielos de Newton transformase la ciencia de la Astrología de
Francis Moore en mera superstición.

La Royal Society de nueva formación era un potente paquete
75
que tomó un animado grupo de pensadores y les dio la financia-
ción; incentivo y un medio de compartir conocimientos. Sin el
cambio de actitud hacia el estudio de los cielos que la Royal So-
ciety había tenido éxito, Newton nunca podría haber sido publi-
cada. Menos de una generación anterior, mientras que el tocino
estaba escribiendo su casa de Salomón, Galileo fue perseguido
por la Iglesia por atreverse a sugerir que la Tierra podría girar
alrededor del sol!

Todos los masones hoy recitan la declaración formal de la here-
jía Galileana que forma parte de las preguntas de la prueba del
Grado de Compañero. Tal vez éste sea un memorial permanen-
te para el trabajo del Hermano Sir Morat en poner en práctica
su juramento masónico de “estudiar los secretos ocultos de la
Naturaleza y de la Ciencia para conocer mejor a su Creador”.

A pesar de la evidencia de sus acciones, creo difícil creer que
Sir Robert se propuso crear la primera Sociedad Científica del
mundo el 28 de noviembre de 1,660. Probablemente sólo espe-
raba que el grupo resolviera los problemas militares que Char-
les no podía darse el lujo de resolver. Sin embargo, él utilizó
los principios masónicos de igualdad y el estudio de la ciencia
para crear una fuerza vital enorme. Su grupo estaba libre de los
grilletes del dogma religioso y tenía una estructura democráti-
ca única para la época. Ya sea por accidente o propósito, utilizó
tres de las ideas más poderosas de la Masonería escocesa y las
aplicó para el desarrollo de la tecnología.

Estas fueron las ideas que sacó de la masonería:

1. Que el estudio de las obras de la naturaleza puede llevar a
una comprensión del plano subyacente de Dios, es decir, que
hay un orden subyacente de las leyes de la naturaleza que pue-
de ser determinada por la observación y la experimentación.
Esta idea se llevó directamente al trabajo de Newton.

76
2. Que todos los hombres son iguales. Si ellos se reúnen para
discutir el aprendizaje, y prohíben la discusión de religión y po-
lítica, ellos serán capaces de cooperar. Esta concentración en la
ciencia experimental a la exclusión de todas las distracciones
ayudó Real Sociedad se convierta en una fuerza importante en
la creación de nuestra era científica moderna.

3. Que para que los Directores y los Presidentes tengan verda-
dero poder, ellos deben ser elegidos por sus pares, y contar
con el apoyo de los miembros que gobiernan. William Schaw, el
Primer Gran Vigilante masonería había decretado que 60 años
antes, y Moray entrado en la idea en los Estatutos de la Socie-
dad, asegurando que Fellows elegiría a sus propios líderes para
que pudieran ser leales a ellos.

Estos principios han demostrado ser una base sólida para la
construcción de una institución científica. El cuarto principio
de Moray que los aficionados ricos podían ser llevados a la So-
ciedad para financiar los científicos menos ricos, animó a los
científicos que habían sido firmes partidarios del Parlamento,
para sentarse y reunirse con los realistas ricos, que a su vez,
ayudaron a financiar su trabajo y ayudarlos en su rehabilitación
en la sociedad de la Restauración. Pero esta idea sólo duró has-
ta la presidencia del Duque de Sussex. Ahora, la Real Sociedad
limitada a sus miembros mundo - científicos de renombre, sin
ningún tipo de aficionados ricos.

Esto, entonces, es mi explicación de lo improbable éxito de la
Royal Society. Fue fundada por un masón astuto, motivado polí-
ticamente. Su objetivo era resolver una crisis a corto plazo en la
tecnología militar para una Marina en ruinas. Sir Robert Moray
tomó la estructura y filosofía de la Masonería escocesa y las usó
para construir un tipo totalmente nuevo de organización. Luego
ella sobrepasó los objetivos limitados de Moray y elaboró para
sí una agenda mucho más amplia, tomando lo mejor de las ideas
de Moray y aplicándolas a su propia elección de problemas.
77
Sus nuevas actitudes en relación al conocimiento y al estudio
de los misterios ocultos de la naturaleza y de la ciencia lleva-
ron al estudio de la física de éxito ya las teorías de Newton. La
Filosofía Natural se ha convertido en una ciencia predictiva y la
tecnología ha florecido de la superstición.

Debemos nuestra sociedad moderna, y sus muchos aparatos
científicos maravillosos al éxito accidental del hermano Sir Ro-
bert Moray. Él vio la sabiduría de las enseñanzas masónicas,
que le había inspirado; él utilizó el sistema escocés Schaw de
Tiendas y sus métodos de promoción de la armonía Masónica
para reunir los lados opuestos después de la gran guerra civil; y
78
él proporcionó una estructura que permitió a la ciencia liberar-
se de la jaula supersticiosa de la religión.

No importa cuán cuidadosamente analice una situación comple-
ja; usted no será capaz de predecir todos los posibles resultados
de sus acciones. Este es ciertamente el caso de los fundadores
de la Royal Society. Este pequeño grupo de masones probable-
mente sólo esperaba resolver algunos de los problemas de tec-
nología naval y luego recuperar un poco de su posición perdida
en la sociedad. Lo que hicieron fue mucho mayor. Ellos crearon
un sistema que traía un gran aumento en el bienestar humano,
más que cualquier otro en la historia.

El método científico se inició con el trabajo de la Royal Socie-
ty, que, a su vez, se inspiró en las enseñanzas de la masonería
escocesa. Acontecimientos políticos posteriores pueden muy
bien haber hecho conveniente para la Monarquía Hanoveriana
olvidar la deuda que nuestra sociedad tiene con la Masonería
escocesa jacobita, y la Gran Logia Unida de Inglaterra pue-
de preferir ser tímida sobre sus raíces escocesas, pero ¿no ha
transcurrido el tiempo suficiente para que la amenaza de un re-
nacimiento jacobita que inspiró esta actitud sea olvidado?

Por ahora podemos celebrar libremente la historia del naci-
miento masónico de la ciencia moderna y honrar la memoria
de su hermano Sir Robert Moray, el albañil que diseñó la Royal
Society, impulsado por nueve meses de principios presidencial
y en última instancia, dio lugar a sus Estatutos fundadores.

Tomado de:
O Ponto Dentro do Círculo
https://opontodentrodocirculo.wordpress.com/category/a-ro-
yal-society-e-a-grande-loja-de-londres-de-1717/
REVISTA BIBLIOT3CA
Leituras Selecionadas do Editor-Chefe J.Filardo
https://bibliot3ca.com/
79
El 20 de mayo de 1,641 en las actas de la Logia de Edimburgo en
Newcastle, se grava la admisión del Muy Honorable Sr. Robert
Moray, el General de Intendencia del Ejercito de Escocia. Los
dos Diaconos en la iniciación tenían como apellido Hamilton.

Uno de ellos fue James el Duque de Hamilton, el caballero de
la alcoba y asesor cercano del rey Carlos. El otro era Alexan-
der “Sandy” Hamilton, el Covenanter General of Artillery, que
derroto a los ingleses en Newcastle, los cuales habían servido
como generales en Alemania diez años antes.

“Moray se inició el 20 de mayo de 1,641 en la Logia de Edimbur-
go. Aunque se trataba de una logia escocesa, la iniciación tuvo
lugar en Inglaterra. Este sería el primer caso documentado de un
hombre iniciado en la masonería especulativa en suelo inglés”.

80
LIBROS DE
HERBERT ORE
Ahora en: lulu.com

www.lulu.com herbert ore

81
82
83
DEL TALLER OPERATIVO AL TEMPLO
ESPECULATIVO
ESTUDIO COMPARADO: RITUALES MODERNOS Y DE
REFERENCIA DEL GODF DE 1740 AL 2009

La evolución del Taller operativo al Templo espe-
culativo

La evolución del espacio masónico, como equipamiento, ha sido
un tema muy interesante puesto que de los cubículos adosados
a las distintas construcciones operativas pasamos a otros espa-
cios donde los primeros masones especulativos desarrollaron a
partir de 1,717 sus tenidas, en general en las clásicas tabernas
inglesas.., y sí pasamos al Continente, observamos la utilización
de los nobles palacios y mansiones durante el siglo XVIII, hasta
concluir pasando el tiempo en los actuales equipamientos ma-
sónicos que ya todos conocemos o hemos visto tantas veces por
internet.

Talleres los cuales responden a muy variados modelos y direc-
trices obedienciales, en cuyos diseños como era de esperar in-
fluyen los criterios rituales y estéticos de cada época y lugar.

Tras la implantación de las Obediencias como estructuras orgá-
nicas, estas no cejan desde sus inicios en su empeño por aban-
donar el interinaje por los diversos locales al uso para desarro-
llar los trabajos masónicos en lugares más estables, de ahí que
comenzara una intensa labor por adquirir locales en arriendo
o en propiedad en los cuales asentar los trabajos masónicos,
como pudo ser en su momento Freemasons’ Hall , pudiendo fijar
de este modo calendarios de actividades rituales y de otra ín-
dole, y por consiguiente establecer normas al respecto de usos,
equipamientos y decoraciones.

Es a partir de ese momento cuando comienza también la nece-
sidad de sacralizar los locales utilizados para las Tenidas, pese a
84
que los espacios masónicos no son santuarios, ni lugares de cul-
to ni tienen porque tener ese carácter sacral para la demarche
iniciática que en ellos se desarrolla, ya que tal como nos dice
Bladimir Viaggi es «espacio en un tiempo privilegiado», y en ese
sentido los miembros de la Primera Gran Logia lo tenían, creo
que bastante claro.

Poco a poco los organismos masónicos no solo fueron institu-
cionalizando el uso y disfrute al adquirir los edificios o locales
en propiedad, sino que los irán adecuando para un rutina tan
específica como la que requiere todo trabajo masónico, tanto en
usos , (los cuales se irán volviendo en rituales y al final en Ritos)
como en grados, lo que va a exigir una generación iconográfica
que viene dada por cada rito y cada grado practicado[i], lo cual
va demandará una serie de exigencias espaciales y decorati-
vas, tanto fijas como provisionales, en ocasiones el guion de los
trabajos exigirá anexas especificaciones iconográficas y sim-
bólicas, muy determinadas y concretas.

Debido a estas exigencias, y a la propia expansión de las Obe-
diencias en base al nacimiento de logias, estas últimas en oca-
siones compartirán equipamientos, por ejemplo debido a la
multiritualidad de la Obediencia como sucede en el GODF , que
trabaja en Frito Francés, con sus distintas variantes, u otros ritos
como el REAA, Emulación, Rito Escoces Rectificado, o Salomón,
etc.., a lo que hay que sumar el compendio de Altos Grados de
cada rito, y si a ello suma que puede haber varias logias en la
misma ciudad pues estamos ante el esquema que exige tender
hacia una cierta normalización y homogeneidad en cuanto a los
aspectos decorativos de los talleres.

Refiriéndonos al caso que nos ocupa como es la «molienda de
los modernos»[ii] y del Gran Oriente de Francia (GODF), en
ocasiones conseguir tal cosa fue algo complejo en lo adminis-
trativo y en lo formal, y como no, en lo ritual, aunque ese intento
de uniformar es una cuestión más cultural, que una cuestión es-
85
pecíficamente francesa tal y como sostiene P. Buc que expone
que «Dans une culture formée par la matrice romaine, la liturgie
devait manifester l´unanimité, et cette dernière requérait une
uniformité rigoureuse tant dans le temps que dans l´espace».

El templo Masónico en la raíz de los Modernos.

Si se analiza la tabla comparativa que he confeccionado para
ver las evoluciones rituales se observa que nos hemos centrado
en el Templo Masónico.

En esta primigenia molienda de los Modernos, el denominado
taller masónico, en general respondía a criterios muy simples,
aunque se había pasado de la logia operativa, (pequeña caba-
ña hecha de forma apresurada donde solo cogían cinco o seis
personas), a la logia especulativa que ya desprende un carácter
más grupal y asambleario, al menos es lo que se desprende al
leer los rituales, por tanto hemos o pasado en muchos sentidos,
no menores, referidos a la filosofía y a la hermenéutica existen-
te entre el taller y el templo[iii].

En cuanto a los rituales Berté 1,740 y Luquet 1,745, estos nos
hablan de un equipamiento espacial en el que se reúnen los
masones, en el cual prima sobre todo la presencia de la bóveda
celeste y sus estrellas.

Con la aparición de la divulgación Sceau Rompu, aparecerá el
desarrollo de una incipiente simbólica que no parecía estar pre-
sente en los talleres anteriores, aunque hay que tener en cuen-
ta que estas primeras logias podían tener usos y decoraciones
muy diferentes y hasta si se quiere distantes.

Por tanto no hay que extrañarse ante dichas diferencias, en la ya
citada Divulgación de 1,745, esta nos habla de la presencia de
la Estrella Flamígera de la cual hablare más adelante, y también
86
de una Cuerda de Nudos, que ignoro si viene tomada de esa
otra cuerda que festonea en ocasiones el Tapiz de logia.

Cuerda o similar que en la heráldica francesa estaba presente
en el escudo de armas de una Viuda, y cuya representación se
rodeaba con ese tipo de cuerda con borlas. En una clave más
exotérica la cuerda abrazando la logia juega el «papel de pro-
tector de influencias destructivas que puedan venir del exterior».

Estamos pues ante una cuerda con nudos muy determinados,
y generalmente está representada mediante pintura sobre los
muros de la logia y a media altura, la cual va de una columna a
la otra, partiendo de Occidente rodea todo el contorno del re-
cinto a modo de círculo del «mundo manifestado» y concluye en
la otra columna también en Occidente concluyendo el remate
en ambas columnas con unas borlas o houpes dentelée, que han
tenido todo un desarrollo descriptivo –simbólico en la literatura
masónica de primer nivel, sobre todo en el ámbito francés.

En general ha habido una potente labor interpretativa en cuanto
a esta cuerda con nudos en “ocho”, y su significación, aunque
muy poco autores han caído en la cuenta de un detalle impor-
tante, tal vez porque no conocen el mundo de la Obra. Todos los
elementos presentes en la logia, no sirven nada más que para
levantar muros y poco más, salvo el compás y la tabla de trazar,
pero hay que llevar ese mundo micro a lo macro, y para ello hay
varios elementos que han pasado desapercibidos, al subirles al
estadio de símbolos de adorno, como es la canne [iv]del Maes-
tro de Ceremonias, y la cuerda de nudos a modo de herramienta
del agrimensor, con la cual poder llevar a lo macro los diseñado
como pueden las bóvedas. Ese puede ser un verdadero sentido
de la Cuerda de Nudos.

Dentro de la serie de textos que estamos tratando de analizar y
comparar será el Chartres de 1,784 el que da un salto cualitativo
al darnos algún detalle más en cuanto a la iconografía y esceno-
87
grafía del taller de esa época que se encuentra en esos momen-
tos pintado de celeste, a la vez que nos habla de un Pavimento
Mosaico, y nos detalla la posición del sitial del Venerable, mos-
trándonos la existencia de otros elementos simbólicos como la
Estrella Flamígera y los manteles bordados...

Del Taller al Templo o viceversa.

Cuando uno presta atención los grabados del siglo XVIII, en ge-
neral apenas sí vemos más allá de algún rico salón por el cual
se reparten una serie de masones a veces como “a su aire”[v],
aparentemente sin orden ni concierto, a la vez que no debemos
perder de vista que las presencias simbólicas son más bien es-
casas, tal y como se puede ver en los gravados que abren este
artículo.

En el último dibujos, vemos por ejemplo que esas grandes esfe-
ras que representan el globo terráqueo y que están en el suelo
en el ritual Luquetde 1,745 pasarán a estar adornando el cenit
de las columnas de Occidente; sin embargo en el resto de los
rituales ya percibimos que estos globos han sido sustituidos, o
simplemente no estaban, y dicho lugar lo ocupan ahora las gra-
nadas, bien cerradas o abiertas, de las cuales nos detallan su
existencia el resto de rituales del siglo XX.

Este paradigmático fruto en ocasiones se le ha visto acompa-
ñado de flores de Lis, flores que han tenido una intensa pre-
sencia en el mundo francés acaparando mucha simbología a su
alrededor, entre ellos la de constituir un omnipresente elemen-
to heráldico de la nobleza francesa. Incluso religiosa, etc...Este
elemento, las flores de Lis, desaparecerá rápidamente como
adorno simbólico de las columnas, así como los globos terrá-
queos y celestes.

Sin embargo a través de esos mismos grabados que se van
sucediendo época tras época, en ellos podemos asistir a una
88
completa evolución a la hora de definir los espacios, usos e ico-
nografías, y como no, también patentizar una presencia cada
vez mayor tanto en su representación como por su presencia
de muy distintos elementos: muebles, herramientas, pinturas,
bordados..., muchos de ellos subidos a las categoría de símbo-
los...etc, llegando a percibir por ejemplo que la determinación
espacial y ritual incide en la forma de concebir el espacio y
moverse él.

Con este talante es como se va definiendo el taller, como un
espacio de trabajo que va adquiriendo una determinada expre-
sión simbólica con y para el quehacer masónico, más allá de los
paradigmas de las míticas del Maestro Hiram y el Templo de
Salomón, en los cuales de momento si entraremos.

En este rápido entretiempo apuntar que hemos pasado de un
espacio humilde de la época operativa, que no era más allá de
un cobertizo adosado a la construcción principal, en el cual se
reunía la cofradía de canteros para refugiarse ellos mismos y
sus herramientas, nos más de 5 o seis personas, a encontrarnos
en presencia un espacio delimitado y conformado, e induda-
blemente diseñado para un trabajo ritualizado y grupal, que se
irá gestando de una manera muy determinada en función de
los diferentes ritos y sus evoluciones, los cuales irán marcando
pautas decorativas y simbólicas [vi], lo que conlleva la transi-
ción de convertir al modesto taller operativo en el templo de los
especulativos que «trabajan por conseguir el templo ideal» que
no es más que el intento de lograr un mundo mejor.

Este espacio que ha pasado de la modesta construcción a la
mítica referencia del Templo de Salomón, lo hemos ido viendo
definirse de forma muy concluyente en cuanto a estructura y di-
mensiones, aunque en parte guardando formas muy primarias
tanto geométricas como simbólicas expresadas en el llamado
Verbo Creador –que dice P. Langlet– a través de astros y estre-
llas.
89
De ahí que hallemos diferencias en esas construcciones arque-
típicas que persiguen los masones en cuanto al logro o repre-
sentación mítica del Templo de Salomón[vii], bien se trate del
REAA o del rito Moderno o Francés, llegando la propia decora-
ción e instalación de los elementos simbólicos a ser esencial,
de tal forma que todo ello cobra vital importancia de tal contun-
dencia es ese ordenamiento que a mitad del siglo XVIII, aparece
dentro del grupo de oficiales de la logia la figura del Arquitec-
to-Revisor, encargado de llevar adelante la perfecta adecuación
y colocación de las cuestiones iconográficas conforme al Rito,
cuyo rol, junto con del resto de los oficiales devendrá en lo que
se convino en llamar como Syle Français.

Este paso de definir el espacio masónico va a jugar un papel im-
portante también a la hora de la proyección del ideal a partir de
la creación de la Primera Gran Logia de Londres y Westminster
en 1717, en cuyo seno se irá desenvolviendo a través de las mí-
ticas del Templo de Salomón y de la figura del Maestro Hiram,
(lo cual no estará presente ni en los operativos escoceses ni en
los aceptados ingleses del siglo XVII) temas además bastante
poliédricos a los cuales le he dedicado un capítulo en mi último
libro[viii].

Este referente del templo salomónico, desarrollado fundamen-
talmente en la Gran Logia de los Modernos va a proyectarse a
través de los tapices de logia a ese habitáculo logial del que
vengo hablando, afectando, como no, al reparto espacial y defi-
niendo los espacios de una manera determinada, unos más sa-
cralizados que otros, con el objetivo primordial de potenciar el
desarrollo de las tenidas en la logia.

Así es como vamos a encontrar espacios reservados para los
Oficiales y especial para las Grandes Luces del taller (Oriente),
con la determinación de que dicho espacio sea singular y dis-
tinguido, por altura, decoración y ubicación.

90
De hecho iremos viendo como de esa aparente anarquía situa-
cional de los asistentes a los trabajos masónicos que muestran
algunos grabados se van conformando directrices precisas
acerca de la ubicación en ese espacio de trabajo de tal forma
que los Aprendices, los Compañeros y Maestros, tienen sus es-
pacios, y lugar en el Templo, que según algunos autores este se
sitúa en el Atrio del Templo, o habrá una sala de pasos perdidos.

El trabajo ¿fuera o dentro del Templo?

En general todo ello muy relacionado con otras consideraciones
conceptuales que ya he apuntado como que se trabaje dentro,
o fuera de ese idealizado Templo Salomónico[ix] que persigue
representar la logia, y que va a venir derivado de la terminolo-
gía y concepción protestante que será la responsable de rela-
cionar la logia masónica con el Templo de Salomón (Guérillot
2,010)

91
Hay que tener en cuenta que sí la logia coincide con la míti-
ca del templo salomónico dentro de la disposición ritual de los
Modernos , es por motivos técnicos y morales que estos traba-
jaran a la puerta del templo, aunque para los Modernos la logia
está dentro del templo y orientada como una iglesia cristiana,
y pese a las múltiples cuestiones doctrinales de unos y otros
autores sobre tal cuestión, finalmente quien determina la dis-
posición de las logias masónicas no es nada más ni nada menos
que la querella que mantuvieron los «Antiguos y los Modernos».

A su vez deseo recoger a este respecto a dos cuestiones más,
una de ellas es la que expone el masonólogo P. Langlet, la cual
da lugar a muchas confusiones según él nos apunta y es la «gran
obstinación que muestran muchos estudiosos y autores france-
ses en denominar puerta del Templo, cuando en realidad están
hablando de la puerta de la logia» y a su vez recojo la cita de E.
Plantagenet en la cual nos indica que «la Puerta del Templo es
la que designa ritualmente como puerta de Occidente y que de-
bería a hacernos recordar que es en este el umbral por donde se
esconde el sol, es decir, las luces se apagan».

Por su parte René Guilly en su libro Les Trois Colonnes, nos dice
que «La loge n´est pas le Temple, elle est à l´est, devant le Tem-
ple, et par suite les deux colonnes se trouvent normalement à le
extérieur du temple et à intérieur de la loge», lo cual además se
confirma con una serie de alocuciones que recogen los rituales
de «cubrir la logia» o demanda de la entrada en logia» etc.

No se nos debe escapar lo que muestra Guérillot: «se ha de te-
ner en cuenta que toda la masonería estaba en juego si se identi-
ficaba el Templo y la Logia, la masonería devendría en una suerte
de religión del GADU y de la odiosa Razón, y la condenación de
1738 por herejía estaría totalmente justificada. Si por el contra-
rio la logia se coloca fuera del Templo, en el porche del templo,
entonces la francmasonerías se convierte para el creyente en la
mejor manera de vivir su religión y para el agnosticismo la espera
92
de un posible refugio».

En todo caso la posición sacral del Templo en el ritual de 1,887
Chaiers de Gardes Symboliques del GODF queda descartadas
cuando en el catecismo de 1º Grado al Aprendiz se le pregun-
ta: Porqué vuestro taller se llama logia? el aprendiz responde:
«Ese nombre nos viene trasmitido tradicionalmente a través de
los francmasones constructores operativos de la Eda Media, que
designan así a un lugar cerrado y reservado donde se reunían los
iniciados encargados de la construcción de gran edificio»

A este respecto preguntamos a los textos rituales sobre la Ubi-
cación de la Logia de Aprendiz, y tanto el Luquet 1745 como
el Sceau Rompu 1745, el Berné 1740 y el Chartres 1784 nos la
sitúan «en el Valle de Josafat. En el exterior del Templo» y solo el
Gages 1763 lo sitúa «fuera del Templo».

La iconografía de la Logia.

Resumiendo en estos primeros textos rituales que abarcan de
1,740 a 1,784 pasamos de una cierta indefinición de ese espa-
cio logial, lo que en parte es natural y explicable pues estamos
en los comienzos de la masonería, muchas de las cosas las sa-
bemos gracias a las Divulgaciones, tal y como nos muestra el
primer texto manejado donde se nos dice que el taller está de-
corado con una bóveda celeste salpicada por estrellas, tal como
nos muestra el Berné 1,749 y con algún otro detalle según el
Chartres 1,784 que detalla un equipamiento decorado de celes-
te, con bóveda incluida, y con la presencia de pavimento mo-
saico, que ya recogía por primera vez el Sceau Rompu 1,745 el
cual a su vez nos habla de la Estrella Flamígera, de la Cuerda de
Nudos y del Pavimento Mosaico.

Pero será el Gages 1,763 quien indique más cosas, como por
ejemplo la cuerda que adorna el perímetro de la logia; pero
finalmente será el Chartres 1,784 quien aporte aún más elemen-
93
tos sobre ese espacio que va tomando cuerpo y esencialidad
cuasi sacral con la presencia de un trono para el Venerable si-
tuado sobre tres escalones, con la ubicación de la Estrella Fla-
mígera de fondo, y colocando delante del trono del Venerable
un altar triangular con bordados y en tonos azules, de ahí que
veamos en adelante en el seno del rito Moderno una preponde-
rancia del color azul.

94
Lugar del Venerable Maestro.

Donde se denota una total unanimidad en todos los textos ma-
nejados es en lo referido al lugar que ocupa en la logia el Ve-
nerable Maestro que está situado junto con su trono al Orien-
te, que es de donde viene la luz, no solo por la presencia del
Maestro de la Logia sino por otros elementos como son el Sol
y la Luna, pues no en vano estamos en el debir[x], y no ante la
fugitiva estructura de la logia operativa, aquí la cuerda de nudos
conforma el mundo logial al que da identidad no solo los ele-
mentos simbólicos, sino los miembros que componen la logia,
concepto que se halla muy bien recogido cuando en un ritual
modernos como es el rito Escocés Rectificado el Venerable ante
la recepción del candidato dice: «Mis hermanos forman la logia»

Las Columnas y sus desarrollos.

Otro importante elemento sobre el cual hay unanimidad es con
respecto a las columnas las cuales siguiendo la pauta de los
Modernos con la inversión de las columnas[xi]; donde parece
que hay más discrepancias en estos primeros pre-rituales es
en cuanto a los remates de estas, que arranca con un Berné de
1,740 que nos dice que son granadas, el Luquet 1,745 que las
adorna con las esferas terráquea y celeste, y cuya línea no si-
gue pues el Gages 1,763 que ya habla de nuevo de granadas, y
finalmente el Chartres que no parece darle importancia a estos
remates.

Irene Manguy, nos indica entre otras muchas cuestiones con re-
lación a este elemento que «la granada simboliza para «el Grado
del Aprendiz el acceso a un nuevo nacimiento que germina tras
haber germinado tras sus estancia en el Gabinete de Reflexión».

La Bóveda Celeste en los Modernos.

Lo cierto es que desde conocemos los primeros textos bien sea
95
por las Divulgaciones o por los Catecismos enseguida se nota
la persistencia y voluntad en concretar el deseo de que la logia
masónica que se va perfilando responda a la representación del
Universo.

Será a partir de 1,710, cuando los manuscritos Dunfries n0 4, y
el Trinity College de Dublín de 1,711. Y más tarde el catecismo
de Prichard 1,730, confirmen ésta cuestión: «¿Cuál es la altura
de la logia? Responden los tres: tan inconmensurable como la del
firmamento y sus estrellas. » y esa preocupación se plasmará an-
dando el tiempo en las espacios masónicos colocando la llama-
da Bóveda Celeste.

Por tanto será uno de los elementos que casi que de forma con-
tinuada se repite en casi todos los rituales que estamos anali-
zando, aunque tampoco hay uniformidad en los rituales, unos no
contienen los Tapices de Grado , y otros no conllevan la presen-
cia de los famosos catecismos, por tanto avanzamos de la mano
de la interpretación tradicional el significado de este símbolo
que vendría a comprender «la logia como la representación del
cosmos», teniendo por tanto su plasmación en el techo de los
locales donde se celebran las Tenidas, en parte dicha represen-
tación se hace a través del color azul al cual se le va añadiendo,
como vemos por los rituales la presencia de estrellas, todo ello
desde una visión heliocéntrica celeste, cuyo punto central será
el sol, que irradiará más luz hacia el Oriente dejando en más
luna la zona de Occidente.

Es por tanto un elemento exaltado a símbolo que está presente
desde el nacimiento de los primeros rituales, y que según al-
gunos autores como I. Manguy aporta un «espacio-temporal en
tres dimensiones. La dimensión vertical entendida desde el Zenit
al Nadir, es decir desde el punto más alto de la esfera que repre-
senta la dirección vertical ascendente, al punto opuesto sobre el
mismo eje en dirección vertical en descenso»
________________________________________
96
• [i] El Tuileur de Ragon, que fue dignatario del GODF, hace un recuento en
el cual nos habla de 1450 grados, con 1450 rituales diferentes, integrados en
48 ritos y la practica de 54 órdenes
• [ii] Los manuscritos Chetwode Crawley 1700, el Haugfoot 1702, el Kewan
1714 son de un enorme interés, ya que muestran la transición producida en-
tre los últimos “ aceptados operativos” y los primeros especulativos, y son
los que dan base a la construcción del rito de los Modernos
• [iii] A este respecto hay que anotar la diversidad que contiene la palabra
logia, la cual tendrá diversas funcionalidades relacionadas con el reconoci-
miento de una popularidad de los trabajadores de la piedra devenidos en
sedentarios y que empiezan identificarse y a organizarse y fijar las reglas
del oficio.
• [iv] http://www.crcb.org/pour-une-canne-on-dit-pomme-ou-pommeau/.
html
• [v] Existen varios grabados al respecto como el de 1750 con el Venerable
tocado con un tricornio, rodeado de Hermanos de pie con la cabeza descu-
bierta y repartidos por el taller, en el gravado de 1787 que representa una
tenida que se supone es la de Cannongate Lodge ya vemos un atrio sobre
elevado pero los Hermanos los hermanos se siguen mostrando se forma des-
ordenada, y que dice más de una reunión mundana con mail, que una tenida.
• [vi] En el Libro de Cuentas de la Catedral de Chartres (siglo XIV), se nos
habla de pequeñas casas apartadas de la Obra que servían de taller, de co-
bijo para el material y las herramientas, así como de habitación,(lugar de
reposo de los canteros, residencia permanente del Maestro de Obra, etc.),
estas construcciones se hallaban situadas a lo largo del muro Sur de las igle-
sias.
• [vii][vii] Una mítica que no conocieron ni los operativos escoceses ni los
aceptados ingleses del siglo XVIII, y como indica A. Doré estamos ante una
extraña y anomalía que constituye la ausencia completa de esta mítica la
cual luego tendrá proyección hasta el momento ideal enlazada además con
la fuerte mítica del Maestro Hiram.
• [viii] Rito Moderno. Una visión desde el Siglo XXI. Edito Masónica.es. Astu-
rias 2014.
• [ix] Para Irene Manguy , el Templo Masónico es un hierofanía (lugar sagra-
do o sacralizado) únicamente durante la duración de los trabajos rituales, de
ahí las Aperturas y Cierres de los trabajos.
• [x] http://es.wikipedia.org/wiki/Sanctasanct%C3%B3rum_(d%C3%A-
9bir)
• [xi] La inversión tuvo lugar en Inglaterra, entre 1730 y 1735, sobre prescrip-
ción tras la revelación de estas palabras consagradas con el fin de atenuar
su utilización por parte de los Modernos frente a la posible Opa de los An-
tiguos. De por medio estaba toda la cuestión y polémica entre unos y otros
del Arco Real.

97
Encuentros y Divergencias entre el Régulateur
du Maçon y los Rituales de Referencia con res-
pecto al templo.

Habiendo visto como los pre-rituales han ido definiendo el mo-
delo de taller masónico hacia el cual se evoluciona desde el
siglo XVIII, vamos a abordar ahora el análisis que por un lado
logra la codificación del Régulateur, y el resto de los rituales
producto de varias reformas en el seno del GODF los cuales
persistirán en labor de proseguir en la definición del trabajo
ritual obediencial y sus complementos.

Seguiré pues con la misma tónica, no abordando lo que pasa
con otros ritos que practica la obediencia, sino que me centra-
ré en el Rito Moderno y en el Rito Francés, este último es el
rito oficial del GODF, por tanto podemos decir sin ambages que
la mayoría de las logias de la Obediencia a nivel arquitectóni-
co-decorativo van a seguir el patrón que marca la Obediencia,
98
más allá de hacer los talleres arquitectónicamente y decorativa-
mente plurinacionales, y claro está dentro de las posibilidades
económicas de cada taller y la propia autonomía de la logia que
es bastante libre a la hora de diseñar el equipamiento patrón.

El Templo o el taller en las últimas kalendas.

Por tanto bajo ese patrón ritual que va suponer el Régulateur,
que nace de forma casi que paralelo a la Obediencia, se irá per-
filando aún más el templo masónico que como fruto de todo un
vitriol terminará llegando a imperar a lo largo y ancho de toda
la estructura obediencial, con un modelo bastante definitorio
que va a incidir en una cuestión capital como es la consecución
de un arquetipo estandarizado de equipamiento logial, y de re-
parto de funcionalidades espaciales de éste.

No podemos negar, porque lo hemos ido analizando, que esta-
mos ante un espacio que la tradición masónica anterior y a la
que vamos a analizar concibe con más intensidad como Templo,
lo cual enlaza con lo que antes comentaba acerca del ideal sa-
lomónico[1].

Esta última aseveración la encontramos cuando al Aprendiz se
le pide que explique el significado de su palabra de pase: «Mi
Fuerza está en Dios»[2].

«Esto era el nombre de una de las columnas de bronce situada al
Septentrión del Templo de Salomón, cerca de la cual los Aprendi-
ces recibían su salario».

Sin adentrarnos en las míticas del Maestro Hiram y el Templo
de Salomón y sus desarrollo en la masonería especulativa, ex-
poner que dicho Templo en el Régulateur no es más que la viva
transposición del tablero o Tapiz de logia, por tanto cuando esta
proyección se lleva al espacio de la tenida masónica según la
codificación de 1,786 este debería contener el mismo esquema
99
que a continuación expongo, y que luego analizaremos a la luz
de la tabla comparativa adjunta.

Indicaciones del Régulateur sobre formas y es-
pacios.

La gran codificación del GODF 1786 que trae como consecuen-
cia el Régulateur du Maçon recoge en sus preliminares el con-
texto espacial del Taller de 1º Grado (Aprendiz), que tendrá
unas características muy determinadas y que devienen de la
centralidad que refleja el Tapiz de Logia, (del que más adelan-
te hablaremos) de momento nos interesa saber cuáles son las
coordenadas de ese Templo masónico que se nos muestra a tra-
vés del tapiz del Régulateur:

o I. Los siete escalones misteriosos y el pavimento mosaico del
pórtico del Templo.
o II. Las dos columnas misteriosas con su monograma J# y B#;
entre estas dos columnas a la altura de su capitel, una Escuadra,
con el ángulo hacia abajo.
o III. A la izquierda de la columna J#, la piedra bruta; a la dere-
cha de la B#, la piedra cubica de punta, y, entre las dos, el pór-
tico del Templo.
o IV. Encima del capitel de la columna J#, la Perpendicular, y
encima de la columna B#, el Nivel.
o V. En medio de la parte superior del Cuadro, se dibujará un
compás con el ángulo hacia lo alto. A la derecha, el Sol y a la
izquierda, la Luna.
o VI. Al fondo en la parte superior se representará un cielo sem-
brado de estrellas, y todo se encontrará delimitado por la Cuer-
da de Nudos con borlas en sus extremos.
o VII. Se representará la plancha de trazar en el lado izquierdo.
o VIII. Se dibujarán tres ventanas, una al Occidente, otra al Orien-
te y la otra al Mediodía.

En un primer vistazo podremos observar que hay elemen-
100
tos que ya encontramos en los que ya podríamos llamar como
pre-rituales.

Antes que nada, mostrar que tan solo el Régulateur nos dice que
la logia el Aprendiz está situada en el exterior del templo, y ahí
se acaba toda la mención a la ubicación de la logia de Aprendiz
con respecto a la mítica del Templo de lo cual nada nos dicen
los rituales de Referencia del GODF.

Columnas y Piedras y sus Formas.

Tenemos también las dos columnas[3] que vienen estando pre-
sentes en toda la deriva de los Modernos con la inversión clá-
sica con respecto al REAA, se recoge la presencia de la Bóveda
Celeste y la Cuerda de Nudos rodeando la logia y sus clásicas
borlas y como no el Pavimento Mosaico. Pero vemos aparecer
otros elementos nuevos como son por un lado una Escuadra así
como la Piedra Bruta y la Piedra Cúbica de Punta, y todo ello en
el pórtico del Templo.

Esto es, en parte una novedad puesto que es lo primero que va-
mos a encontrar en el pórtico de la logia, dichas piedras apare-
cen mencionadas en las Divulgaciones, sobre manera la Piedra
Bruta en el Sceau Rompu, donde le preguntan al Aprendiz por
las joyas inmóviles de la logia, y este responde que «La plancha
de trazar..., la Piedra en Punta de los Compañeros, y la Piedra Bru-
ta de los Aprendices» , pero es curioso en ningún texto inglés o
escocés antiguo señala que sobre esa piedra se haga algo, más
allá de su mera existencia, u menos se habla de la existencia del
primer trabajo del aprendiz sobre la Piedra Bruta, y tampoco
está en El Examination de un Fracmasón (1,723) ni en el Ms.
Wilkinson (1,727) o Trois Coups distinc (1,760) , ni por supues-
to en Schibboleth ni el Teniente Herault hace referencia a esta
cuestión.

Aunque no es menos cierto que esta piedra bruta ha tenido di-
101
versas ubicaciones desde el último escalón del Oriente, o al pie
de este, y del lado de los Aprendices, en la columna del Norte,
y en el Régulatur se ha colocado esta piedra sobre la mesa del
Segundo Vigilante.

Sin embargo tales piedras que se han convertido en la pieza
angular del 1º Grado (Aprendiz), ya que no solo representan ta-
les piedras sino, que este caso paralelamente se está realizando
otra paradoja y es el primer trabajo del Aprendiz , que se reco-
ge tanto el Rito Francés como en el REAA e incluso en el RER.

nunca existieron como tal, ni una ni otra estaban en el corpus
de los sistemas operativos, e incluso los especulativos las igno-
raban y otro tanto hacían las primeras logias del siglo XVIII, de
hecho se puede decir que han nacido en el seno de la tradición
francesa y van apareciendo tímidamente a partir de 1,740, eso
sí sin una simbólica anexa muy definida, en todo caso sí que
aparecen con otra función para los operativos como el hecho
de ser «una piedra sobre la que se afilan las herramientas» (Doré
1,999).

Reseñar que estamos en presencia de algo que P. Langlet ya
argumentaba sobre como las herramientas y utensilios de los
canteros los cuales iban apareciendo en las nómina de los acep-
tados[4] masones, prestándose unos a otros los elementos que
a veces eran extraños a su propio quehacer[5], dejando traslu-
cir esa imperiosa necesidad de los masones de proyectar cier-
to sentido espiritual y filosófico sobre las herramientas de la
cantería de las cuales a veces se ignoran cuál es su sentido y
función, y pese a ello se aplica sobre ellas una cierta exégesis
hermenéutica que en algunas ocasiones tiene más que ver con
el Compañerismo que con la masonería, y que en masonería
viene a representar un viejo lazo con la masonería del Oficio,
la cantería, pero eso sí quedando muy reducida su plasmación
plástica sobre el bloque de piedra o piedra bruta.

102
Tal vez había que recordar la idea que se recoge en el Régula-
teur sobre los masones de teoría y los masones de prácticas...
y las ideas tan tópicas sobre esa querencia tan habitual querer
encontrar la filiación directa con los gremios operativos sin pro-
venir de ellos, ya que si analizamos detenidamente la escena la
representación nos habla de un «tallador piedra y no de cosn-
tructores». (Langlet 1,999)

Pese a que se haya asimilado la piedra bruta a la figura del
Aprendiz, y los textos al uso nos indiquen sobre su densidad y
la impermeabilidad. La densidad en tanto que esta considerada
como un factor espiritual de retorno a la Unidad. La piedra bruta
evoque un comienzo, desnudo de todo parecer.

Ella se caracteriza por la simplicidad sin dinamismo propio»
(I.Manguy 2,006). Pareciera que ello choca con la cosmovisión
del quehacer de las cofradías canteriles y su trabajo cotidiano
donde vemos que el aprendiz no maneja ni trabaja la piedra
bruta, ni mucho menos las herramientas sobre ella; sus labores
son otras muy distintas, mover piedras, o sea colocarlas a dispo-
sición del Compañero o del Maestro, o tener limpias las herra-
mientas y en orden... etc.

No es menos cierto, que esas piedras están presentes en los an-
tecedentes textuales más antiguos del Rito Moderno, tal y como
nos muestra Roger Dachez que recoge las reflexiones de René
Guilly, y que están presentes en el Manuscrito de Edimburgo
1,696[6] en donde se pregunta al Aprendiz: ¿Hay joyas en vues-
tra logia? Resp.: Sí, tres, una piedra bruta, una piedra cubica.... y
lo mismo reproduce el catecismo Kewan 1,714-1,720.

Paradójicamente frente a esa ignorancia primigenia de la cual
se hacen eco algunos autores, dichas piedras aparecen a su vez
en los cuadros de logia de Le Maçon Demasqué 1,751 y en el ta-
piz o tablero que recoge L´Ordre des Franc-Maçons trahi 1,745.

103
104
Volviendo al tema dela estructuración del Templo, se ha de re-
señar que en los rituales de Referencia del GODF, no difieren en
mucho de lo expuesto de los anteriores ya que le siguen con-
siderando todos ellos como Templo, y en lo que van a incidir
sobre manera las ediciones rituales de Referencia del 6,002 y
la del 6,009, eso sí huyendo de la impregnación seudo-religiosa
que se le adjudica en ocasiones al Templo, para exponerlo en
esta ocasión como el resultante de una idea más filosófica que
metafísica.

Las Columnas y sus remates en los rituales de
Referencia del GODF

Siguiendo el orden que nos impone la tabla comparativa vemos
que las columnas son dos, y están dedicadas a los Aprendices
y a los Compañeros,al modo y manera de los Modernos, o sea
de forma inversa a como se presenta en los Antiguos o en su
defecto en el REAA.

La columna J dedicada a los Aprendices y la B a los Compañeros,
una está hecha de bronce, y ambas están huecas y rematadas
como se recoge de la molienda anterior el mismo Régulateur,
por granadas, con el detalle que desde la reforma Groussier en
adelante, serán ya casi siempre granadas entreabiertas, lo cual
viene recogido en los pre-rituales con el consiguiente abando-
no de los globos terráqueos y celeste, motivos simbólicos estos
últimos que aún se ven en algunas logias actuales en Francia.

Exponer por redondear algo más el tema que las granadas ya
vienen recogidas en el II libro bíblico de Crónicas (III (15-17)
y vienen a expresar la fecundidad y la solidaridad de los hom-
bres y entre ellos, y para San Juan de la Cruz eran el «símbolo de
la perfección divina», y para el estudioso y miembro del GODF,
O. Wirth «las granadas son los signos de la amistad» que es par-
te de los que nos indica el Catecismo del 1º Grado del ritual
1887 Chaiers de Grades Symboliques «Pregunta. Que significan
105
las granadas entreabiertas y colocadas sobre los capiteles de la
Columnas Respuesta: Son frutos cuyos granos están repartidos en
compartimentos y sistemáticamente ordenados, y la simetría de
sus granos hace recordar la familia masónica, donde todos sus
miembros son armoniosamente ligados por el espíritu de orden
y fraternidad».

Pero dejemos que sea la edición del ritual de Referencia del
6009, en su capítulo Disposición y Decoración del Templo, pre-
vias a los trabajos de Apertura, la que nos aporte detalles en
general muy precisos acerca de cómo el último ritual del GODF
concibe dicho espacio masónico. Se debe anotar que hay varia-
ciones de una edición a otra, aunque no sabemos a qué se de-
ben estos pequeños cambios que observamos en los diferentes
rituales.

El taller y su composición según el ritual de Re-
ferencia –GODF Edición del 6009:

«El lugar cerrado y cubierto en el que se reúne la Logia se deno-
mina Templo. A éste le precede un vestíbulo, llamado el parvis del
Templo, donde habrá una mesa y varias sillas. En la mesa habrá un
libro de registro destinado a recoger las firmas de los miembros
de la Logia y los visitantes.

El Templo tiene la forma de un rectángulo[7] cuyo fondo, siempre
que sea posible, habrá de ser semicircular. La parte del fondo,
más elevada y accesible a través de tres escalones recibe el nom-
bre de Oriente. A derecha e izquierda de los escalones el Oriente
está cerrado por una balaustrada. La puerta de entrada se abre al
Occidente, justo frente al Oriente

A cada lado de la puerta hay una columna empotrada, en bronce,
con un capitel que soporta unas granadas abiertas. En el fuste de
la columna a la izquierda de la entrada, a la izquierda mirando al
Oriente, -Columna del Norte- está la letra J, y sobre la columna de
106
a la derecha- columna del Sur- está la letra B.

Las paredes estarán pintadas o tapizadas en color azul. En el friso
habrá un cordón formando, regularmente los nudos simbólicos;
el cordón terminará en cada columna, rematado por una borla. El
techo representa una bóveda azulada, llena de estrellas formando
abundantes constelaciones. Estará también representado el Sol
en su cénit y la Luna menguante»

En cuanto a la bóveda, este elemento está presente en casi to-
dos los rituales que estamos analizando, bien referidos en la
conformación de la logia o en los catecismo; aunque habrá que
anotar que en algunas logias se adornan en las Bóvedas Celes-
tes con representaciones zodiacales e incluso algunos autores
está hablan de la representación y plasmación del tema zodia-
cal, no es una cuestión que se recoja en la tradición masónica al
uso, es más tampoco el uso de las Bóvedas Celestes es un uso
exclusivo de la masonería . «Los elementos en cuestión no son
ídolos que los Masones veneren, como tampoco su presencia en
algunas iglesias o catedrales constituya la huella de alguna con-
fusión» (Langlet 1,999).

Tal vez en este caso la bóveda celeste constituya no solo un tema
de luz, sino que nos viene a explicar otras simbólicas como la
estabilidad, el orden, en tanto que al Sol se le relaciona con el
«principio de luz, gobierna el universo y fue considerado como el
ordenador del cosmos y el inspirado del la luz» (MM. Davy); o sea
el Sol Invictus, teniendo contraposición a la Luna que simboliza
el reflejo, luego en parte hace un juego de espejo, apareciendo
como dice el Régulatur: (al que Langlet califica de Rito Francés
Tradicional) «al Noroeste apareciendo como Luna Llena, rodeada
de siete estrellas y apareciendo a través de un hueco entre nu-
bes».

En otro rito proveniente de Los Modernos, como es el RER, nos
indica que no hace falta pintar o representar el sol y la luna en
107
muro Oriental, pero nada dice al respecto de la bóveda estre-
llada, y no remite como un hecho esencial al Tablero de Logia.
«No debe de haber ventanas o cualquier otra abertura, ya sea en
los muros o en el techo, salvo que desde el exterior, nada pueda
ser visto o escuchado[8].

En el Oriente, frente a la puerta de entrada, el sillón del Venerable
Maestro estará colocado en una parte del suelo, elevado sobre
tres escalones. Ante el sillón hay una amplia mesa rectangular que
se sustenta cobre tres paneles de madera. Sobre la mesa debe de
haber: un candelabro de tres brazos, un mallete, una escuadra,
un compás, el Libro de la Ley masónica (Las Constituciones) y la
Espada Flamígera[9].

Al Sur[10] y al Norte se colocan las bancadas en forma longitudi-
nal. Los Aprendices se sientan al Norte; los Compañeros en las del
Sur; y en la primera fila, en el Rito Francés; los Maestros tienen su
sitio indistintamente en unas u otras filas posteriores sin ceremo-
nial especial Por extensión se da a veces el nombre de Columna
del Sur o del Norte al conjunto de los Hermanos que ocupan las
bancadas colocadas en estas Columnas.

Al Oriente, contra la pared, justo detrás del sitio que ocupa del Ve-
nerable Maestro, y dominándolo todo desde allí, hay un Triángulo
equilátero luminoso con un ojo en el centro. En el Occidente, a la
derecha de la Columna del Norte y elevado en la pared hay una
estrella de cinco puntas con la letra G en el centro. Esta estrella no
se enciende en el grado de Aprendiz. El estandarte de la Logia se
coloca al Oriente, a la derecha del Venerable. [...]

Hasta aquí lo que nos detalla el ritual de Referencia 6,009.

Horizontalidad y Segregación.

La primera observación que se puede hacer con respecto al
grabado que preside este trabajo y lo que nos exponen el resto
108
de los textos rituales, sobre manera los procedentes del siglo
XX, es que el taller pasa de una perfecta horizontalidad en el
siglo XVIII, en la cual lo sujetos actuantes no se destacan por
altura alguna sino por otros elementos distintivos, sin embargo
percibimos que a partir de Chartres ya sitúa al Oriente por en-
cima del resto del taller, al Venerable y a los que le acompañan,
como son el Secretario y el Orador, aunque estas figuras llegan
de forma más tardía.

La Balaustrada

Destacando de este modo el lugar, las jerarquías y sus roles en
logia, e incluso segregando este espacio del resto mediante la
balaustrada de la cual nos habla este texto y en parte que se-
grega el Oriente del resto del taller y que aparece como una
cuestión bastante característica del Rito Francés, al menos lo
vemos aparecer a partir del ritual de 1,979, aunque es posible
que ya en ediciones anteriores esté presente, por ejemplo en la
edición de 1,955, época en la que hubo toda una remodelación
ritualística, a parir de la cual es posible que se hubiera vuelto a
implantar el uso de la balaustrada que como ya he comentado
se encuentra representado en el tapiz de logia que recoge el
Abad Pérau en la divulgación L´Ordre des Franc-Maçons trahi
1,745.

Personalmente entiendo que con ello se quiere dar más real-
ce al Oriente, y reforzar de paso esa idea central del GODF de
hacer de la logia un auténtico Ágora, en el cual la retórica de-
bía ocupar un importante papel, sobre manera en el transcurso
del siglo XIX, en cuya época los socialistas utópicos plantearon
dicho quehacer como un referente importante de la labor ma-
sónica al forjar las logias como sociabilidades con proyección
ideológica entre la ciudadanía.

Al final de este largo texto, podemos prestar atención a otras
varias cuestiones, por un lado a la representación de la logia
109
y sus espacios que tanta significación tienen el Régulateur con
la presencia o dibujo del Tapiz de Logia. En la transcripción de
la edición del ritual de Referencia del 6,009 se observa que tal
elemento se le deja como de lado y cuya existencia e importan-
cia trataré en otra entrega sobre la Mesa del Venerable, el lugar
de los Vigilantes, el Delta y el Altar de los Juramentos

Hay otros cambios que he ido particularizando o comentando
en las respectivas notas al pie de página y algunas de ellas iré
desgranando a medida de que vaya analizando los diversos as-
pectos del taller y las ceremonias masónicas.

Las Ventanas en Logia.

Otro aspecto que deseo exponer antes de cerrar este largo
capitulo es la existencia de las ventanas, que aparecen en los
cuadros de la Logia de Aprendiz en rito Francés, y cuya des-
cripción recoge el Régulateur de este modo «se dibujarán tres
ventanas, una al Occidente, otra al Oriente y la otra al Mediodía»
lo cual parecen ignorar los rituales posteriores, tal y como su-
cede con el ultimo ritual de Referencia Edición 6009. «No debe
de haber ventanas o cualquier otra abertura, ya sea en los muros
o en el techo, salvo que desde el exterior, nada pueda ser visto o
escuchado». Aunque en algunas ediciones de Referencia como
esa misma del 6,009 que estoy citando en la representación que
se hacen del Tablero de Logia, se ven dibujadas en diferente
posición las distintas ventanas con sus respectivos enrejados.

Antes de avanzar más será bueno ver lo que nos indica el IV
libro de los Reyes en que se nos indica por un lado «hizo cons-
truir ventanas estrechas» según el versículo 4; y en los versículos
2 hasta el 7 del Capítulo 7 del primer Libro de los Reyes, dice
«Había una cubierta de tablas de cedro sobre las vigas que se
apoyaban en cuarenta y cinco columnas; cada hilera tenía quince
columnas. Y había tres hileras de ventanas, una frente a la otra en
tres hileras. Todas las puertas y los marcos tenían forma cuadran-
110
gular, y unas ventanas estaban frente a las otras en tres hileras».,
a los cual hay que sumar que las ventanas estaban guarnecidas
por rejas. Capítulo 6, 2 Crónicas 3, 19 (6-4)

Tapiz de Logia Referencia 6,002

111
Tapiz de Logia Referencia 6,009

Si la logia no tiene huecos, salvo la puerta de Occidente tal y
como nos dicen los rituales: «No debe de haber ventanas o cual-
quier otra abertura, ya sea en los muros o en el techo, salvo que
desde el exterior, nada pueda ser visto o escuchado» (Referencia
6,009), y que en parte viene a recoger lo antedicho por Prichard
y que replica el Régulateur:

112
o Preg: Hay luces fijas en vuestra logia?
o Resp: Sí
o Preg: Cuántas?
o Resp: Tres[11]
o Preg: Cómo están dispuestas?
o Resp: Este- Sur y Oeste
o Preg: Para que se usan?
o Resp: Para esclarecer a los hombres que van al trabajo y a los
que trabajan, y los que vienen del trabajo.
o Preg: Porque no hay luz en el Norte?
o Resp: Debido a que el Sol no envía sus rayos

Como interpretamos todo esto, puesto que los Tapices de Logia
generalmente representa tres ventanas con entrerejados[12] in-
tentando, según nos dicen algunos autores, rememorar las no-
ciones de silencio y el secreto, tan esenciales en el Grado de
Aprendiz, e inclusos se llega a afirmar que el remate en semicír-
culo sugiere «el pasaje de la tierra al cielo» (I.Manguy) o sea de
lo profano a lo espiritual.

Esa representación que hace el Tapiz de Logia nos las sitúa cada
uno a su modo y manera que quedaría una al Oriente, la segun-
da al Mediodía y la tercera a Occidente, aunque cada gravado
las muestra a su modo y manera; quedando el Norte sin ventana
y recibiendo los aprendices, la situada al Oriente aportaría la
dulcura de la aurora y su renovada actividad, en la ventana del
Mediodía la fuerza y el calor y la del Occidente sería una luz
que incitaría al reposo.

Pero aun así con todo está claro que la representación de las
ventanas en los tableros de logia plantea y su proyección en la
logia plantea problemas varios y variados.

Por poner un ejemplo ¿este tipo de ventanas tiene algún tipo
de mamparo traslúcido que permita la luz y el ruido tamizado?,
Como por ejemplo sucede con las láminas de alabastro de al-
113
gunas iglesias medievales, está claro que no y los catecismos
como nos indican ordenan pintarlas.

Está claro que se va un tipo de ventana más monacal, que se
ve con mucha frecuencia aún hoy en los monacatos religiosos
católicos, sobre todo en los contemplativos, tal vez con inten-
tando con ello redondear esa idílica representación del Templo
de Salomón que nos refiere el Libro de los Reyes[13], pero sin
embargo ello nos devuelve a la equivocación o confusión que
nos manifestaba P. Langlet entre la representación y el objetivo.

Si lo que se es desea lograr la asimilación de la logia masónica
al taller canteril, hay algo que no cuadra, en tanto que los cante-
ros, o sea la logia operativa, lo que necesita es precisamente luz,
salvo que estemos ante un antiguo recuerdo de la logia adosada
a los muros de las grandes iglesias y monacatos y se quisiera
representar las ventanas de esas construcciones, es una posibi-
lidad y tal vez eso encaje con lo que nos dice Le Coprs complet
de Maçonnerie adopt par la RGL de France, de que estas fueran
«preferentemente ventanas pintadas» .

Algunos autores nos hablan de diversas teorías: que sería más
lógico que esas ventas estuvieran al Norte y la logia abierta al
Mediodía que es por donde entra la luz... o tal vez se quisiera
con esa representación vehiculizar el movimiento solar..., hay
algunos autores más atrevidos plantean que el enrejado estaba
más destinado defender el acceso al templo que a tamizar la
luz. A la vista de todo lo que se desprende, más aún si cabe, son
interrogantes.. y finalmente hay otros autores que enmudecen
frente a las posibles contrastaciones frente a los rituales y cate-
cismos ya que ello nos puede llevar a callejones sin salida, tal y
como hace en este caso O. Wirth.

Por otro lado queda por aclarar si a la columna del Norte, o sea
a los Aprendices de ese mítico Templo, les llegaría más luz si
tienen esas ventanas entrerejadas estuvieran encima de sus ca-
114
bezas, o sea en el Norte, o en cambio les llegaría más tamizada
si las ventana estuviera colocada como en los Tapices de Logia
al mediodía. Es algo que siempre me ha llamado la atención.

En todo caso hay que indicar que los tapices de logia, y por tan-
to la existencia de las ventanas no está presente en otros Ritos,
y en todo caso eso sí que es cierto, son dichas ventanas una pre-
sencia constante a lo largo de casi todos los Rituales de Referen-
cia que aportan la representación de Tapiz de Logia (que no son
todos), porque sí vamos a los Catecismos que acompañas esos
mismos Rituales de Referencia nos encontramos con realidad
de que algunos , la mayoría nada nos dicen al respecto, salvo lo
que expresa el Regúaletur en el 2º Grado de Compañero.

115
CONCLUSIONES

En esta aspecto comparativo que hemos tocado apenas si hay
grandes diferencias entre la raíz Moderna y lo que exponen los
distintos rituales de Referencia, tal vez porque en parte la expli-
cación puede venir en que estos primeros conceptos un tanto
universales en el seno de la masonería tienen poco margen de
distanciamiento, lo cual más adelante iremos viendo que hay
disparidad de criterios, a veces importantes y esenciales.

En otros momentos es difícil hallar las disparidades, bien por-
que la respuesta no está en los propios rituales, sino en los ca-
tecismos que acompañan a estos rituales, y no suele haber dis-
paridad entre el ritual bastante fijo en su contexto y formato
textual y los catecismos, estos último suelen responder a las ne-
cesidades de los rituales.

Donde se hallan diferencias importantes es en los catecismos, y
ahí sí que se ven gen apariencia grandes diferencias tal vez por-
que es en la elaboración de esos catecismos donde más suelta
está la mano de los miembros encargados de los temas ritua-
les dentro de una Obediencia, a la hora de introducir cambios,
sin tener que apenas encomendarse a cribas de las decisiones
conventuales.

Queda por tanto pendiente hacer una contrastación entre los
diferentes catecismos sobre manera entre los rituales de Refe-
rencia.

Por lo demás hemos visto pocos disensos, tal vez algunos pre-ri-
tuales están más dispuestos a la clarificación, tal vez porque lo
que nos queda de ello son los catecismos como parte impor-
tante, y en los rituales más actuales, pues digamos que son más
parcos a la hora de salirse de la estructura ritual.

Tal vez lo que más claro pudiera haber quedado es la contradic-
116
ción a la hora de la significación de algunos elementos y su su-
bida a la categoría de símbolos en la primigenia masonería del
siglo XVII y XVIII, y la apropiación de unos y otros de utensilios
y herramientas sin apenas conocer su uso proyectando luego
todo un corpus simbólico que en ocasiones a poco que se rasca
no se sabe que se está persiguiendo, como puede estar pasan-
do en algunos momentos con la logia, en unas determinadas
épocas fue el referente de la mítica del Templo de Salomón, y
en otras el acento se puso en concebir la logia como un centro
de obreros trabajando su piedra bruta.
________________________________________
1. [1] Ese mismo Templo viene de la mitificación del templo de Jerusalén,
que recoge espacios tan determinados como los diferentes parvis, y el debir.
Hay un trabajo muy interesante del profesor Jose Manuel Sanchéz Ron sobre
El Templo de Salomón e Isaac Newton. Consejo Superior de Investigaciones
Científicas. 1998
2. [2] En las instrucciones de otras formas practicadas del Rito Francés se
expresa como Estabilidad, Firmeza. Llama la atención esta significación que
solo se recoge en algunos catecismos y divulgaciones del siglo XVIII que
denominan a Jakin como la palabra del Aprendiz; sus formulaciones escritas
han sido muy diversas “Jakin; Jachim, Jakhin, Iakin” y su significación es “El
erigirá o el establecerá” y viene del verbo hebreo “koun” y se aleja bastante
de esa significación que se le da en el Rito Francés.
• [3] Estos dos pilares que se mencionan en el templo de Salomón, pero que
estaban mucho antes presentes en ellos se graban las siete artes liberales
de las ciencias y las artes (cuestión que se halla en el grado 30 del REAA).
Estos dos pilares , donde uno podía brillar y el otro hundirse en el fin de
proteger los precisos conocimientos del tiempo de la destrucción y la ven-
ganza de Dios, Solo muy a principios de 1700desaparecerán de nuevo para
aparecer tímidamente en los Old Charges y finalmente reaparecerán como
las columnas de Salomón. Será el Dumfries nº quien les aporte todo su sen-
tido cristiano.
• [4] Este fue un activo vínculo entre los operativos y los especulativos, pero
ya en el siglo XVII los “usos y no lo ritos diferían sensiblemente entre opera-
tivos y aceptados y la divergencia se acentuó hasta que llegaron a ser usos
extranjeros para unos y para otros. Parece ser según A. Doré que los maso-
nes de Escocia parecen haber conservado durante mucho más tiempo estos
elementos más antiguos
• [5] Es extraña ésta completa ausencia de las herramientas del oficio en los
sucesivos manuscritos que nos hablan de la recepción de los Aprendices, de
hecho aparecen por primera vez en uno de los rituales de los cuales parece

117
beber el Rito Moderno, de Manuscrito de Edimburgo donde en 19696 se jura
«por Dios, la Escuadra y el Compás», cuestión que se repite en 1710 (Dun-
fries nº 4) y 1714, y ya entre 1720-1730 se introduce de forma definitiva toda
la gama de herramientas del Oficio, que los especulativos van a transformar
en símbolos.
• [6] Editado por H. Carr en The Earrly Masonic Catechismes 1963.
• [7] A. Doré nos indica que el taller que era en un principio en forma de cruz
se volvió “oblongo” con las innovaciones introducidas por Desaguliers. EL
calificativo de Oblongo, es como llamaban los Masones operativos al rectán-
gulo.
• [8] Es curiosa esta cuestión porque luego en el Tapiz de Logia, se repre-
sentan tres ventanas entrerejadas, que parecen ideadas para que entre la luz
tamizada pero que a su vez tanto nos recuerda a esos huecos de los monas-
terios religiosos…
• [9] Aquí se determina como debe ser esa espada, lo cual no se reafirma en
el resto del texto ritual y que volveremos a tratar más adelante.
• [10] Es curioso que se hable del Sur cuando en general en los rituales se
habla del Mediodía.
• [11] Estas Luces fijas son Tres Ventanas, que se supone (aunque vanamente)
hay en toda Habitación donde se reúne una Logia, pero más propiamente
son los cuatro Puntos Cardinales según las antiguas Reglas de la Masonería.
(nota de Prichard)
• [12] En otros grados se presentan ventana de otro estilo y forma
• [13] El piso superior del Santo de los Santos, las numerosas habitaciones
pequeñas del edificio adyacente, como también el pórtico, estaban provistos
de ventanas que tenían fijadas rejas de madera, de las que se hace mención
en el texto (1 Reyes, 6, 4). Las paredes del hekal tenían aberturas similares
al norte y al sur, al menos en la parte inferior, pero la situación de estas ven-
tanas apenas permitía la entrada de luz en la amplia cámara, que, además,
estaba iluminada día y noche por numerosas lámparas. Las ventanas estaban
pensadas más bien para permitir la circulación de aire puro y la salida del
humo de incienso a las habitaciones laterales. El Santo de los Santos parece
no haber tenido ventanas y estaba siempre rodeado de oscuridad (1 Reyes,
8. 12).

http://www.ritofrances.net/2014_04_27_archive.html

118
119
MASONERIA UN PROYECTO
ILUSTRACION
Pierre Yves

120
O COSMOPOLITA PARA LA
N DE EUROPA
Beaureaire
Si todavía vamos a adoptar un gobierno que nos
confina cada uno a nuestra casa, todos los masones
seremos sólo una pila de arena sin cal; y desprovis-
tos de toda conciencia en Europa, habrá masones y
nada de orden masónico.
Joseph de Maistre, memoria para el Duque de
Brunswick i.

LA FE COSMOPOLITA DE LOS MASONES
ILUMINISTAS

Los masones de la Ilustración enfatizan el carác-
ter cosmopolita y la fe del arte, un cosmopolitis-
mo “políticamente neutro”, que se niega a invo-
lucrarse en la política y, en consecuencia, difiere
del universalismo del siglo XIX. Piense en el fuer-
te deseo de los masones ingleses de obtener una
carta constitutiva, del mismo deseo de los maso-
nes franceses de ser protegidos por el propio rey
y del éxito de los hermanos suecos en crear una
Orden Masónica Real. La masonería, el arte real,
es más una “sociedad secreta”, un orden iniciático,
que una sociedad secreta mal entendida. Los ma-
sones del siglo XVIII estaban muy involucrados
en el crecimiento de la sociabilidad de las élites
urbanas, ellos alegaban desempeñar un papel
clave en el llamado “Reino Europeo de las costum-
bres y del buen gusto”. Y el cosmopolitismo era
un carácter distintivo de las élites europeas del
siglo XVIII.países de origen : Imperio, Flandes,
121
Francia, Austria, Polonia, Rusia y Hungría casi “Me encanta mi
estado extranjero en todas partes” ii . El refugiado huguenote La
Beaumelle, estudiando en Ginebra, escribió a su hermano que
se había quedado en el Languedoc, cuando fue iniciado masón
en Ginebra: “¡Yo ya no soy un extranjero! ¡No soy un extranjero!
porque estoy fuertemente ligado a mis hermanos por la conexión
compartida de la iniciación”.

Así, el cosmopolitismo masónico es un componente y reflejo de
la búsqueda de identidad tanto del compromiso masónico y de
la Ilustración del siglo XVIII: ayuda diásporas como la Repúbli-
ca de las Letras y las Ciencias, los comerciantes internaciona-
les, diplomáticos, la “Sociedad de los príncipes” (Lucien, Bély) a
crear, representar y fortalecer sus eslabones, mapear su “Euro-
pa, y también ayuda a los masones a inventar sus tradiciones de
Babel y no sólo a la construcción del Templo de Salomón. Por-
que el mito clave de la masonería especulativa es precisamente la
construcción o la reconstrucción de la Torre de Babel. La pérdida
de sentido, la imposibilidad de comunicarse y consecuentemen-
te transmitir conocimiento son el miedo obsesivo de la Herman-
dad del período antiguo de la Primera Gran Logia hasta la fuerte
implicación de los masones de finales del siglo XIX en favor del
Esperanto y su proyecto pacifista interconectado. El Templo del
Gran Arquitecto del Universo es Babel, pero una Torre de Babel
nuevamente de pie. lasoberbia de los hombres provocó su caída
en profano noche, dividió a los trabajadores, ahora es el momen-
to de construir el templo de la orden, la concordia, la armonía
reinventada para la gloria del Gran Arquitecto, el arquitecto y el
recuerdo del templo de Salomón asesinada, Hiram. El proyecto
masónico es un proyecto cosmopolita dado a la Europa iluminista
y sus extensiones coloniales para unificar el viejo continente a pe-
sar de (o debido a) rivalidades entre Estados y religiones. El pla-
nea a saber, o más exactamente, la recuperación de los Hermanos
están profundamente convencidos de que existe algún lugar en
Egipto o China, o restos medievales, ak oine, el menor denomi-
nador lingüístico común que permitió a los griegos de diferentes
122
ciudades, reconocerse como Griegos y distinguirlos de los bár-
baros”, así como el “lenguaje de signos y los toques masónicos”
distingue a los masones de los profanos. El masón universal, ciu-
dadano del mundo entero, no es extranjero en ningún país; sin la
ayuda de la voz, él habla, él es oído; sin la ayuda de los ojos, se ve
y se puede reconocer por las marcas infalibles “, proclama Los
masones escolares iii .

Como toda utopía del mundo, la República Universal (la pala-
bra es usada, por ejemplo, por Joseph de Maistre en su ensayo
dedicado al duque de Brunswick, líder de la estricta observan-
cia, sistema masónico templario) de los planos masónicos para
establecer una comunicación universal e inmediata como un
“fluido eléctrico”. Este plan también está vinculado al debate
sobre la promoción de una sociedad civil de las naciones y de
la “cosmopolita del derecho de los pueblos”. iv .

Los masones del siglo XVIII hicieron un esfuerzo fuerte y per-
manente, tanto que el Craft se estaba extendiendo con éxito
del Atlántico a los Urales (había tiendas en una pequeña aldea
como San Pablo de Fenouillet en Cataluña francesa y también
en Perm) y en el exterior (Cape El pueblo, Paramaribo, pero
también Canton, donde los masones suecos involucrados en el
negocio de porcelana fundaron la tienda Princes Charles), con
miles de tiendas (900 en Francia en 1,789) y miembros (18,000
en Alemania, más de 40,000 en Francia), para representar su uni-
verso y organizarlo en un cosmos. Para Joseph de Maistre, por
ejemplo, el proyecto masónico fue el componente clave de su
proyecto ecuménico: reunificar la Europa cristiana. Este era el
objetivo de la estricta observancia, obediencia masónica cris-
tiana compuesta de hermanos católicos, luteranos y calvinistas.

Para la principal obediencia francesa, el Gran Oriente de Fran-
cia, dedicada a una política centralizadora bajo el control del
comité ejecutivo por la “nobleza de la espada”, aristocracia mili-
tar rodeando al Duque de Montmorency-Luxembourg y la crea-
123
ción de la “Cámara de las provincias” para controlar la actividad
masónica en las provincias, la masonería europea debía ser or-
ganizada en una federación de cuerpos masónicos soberana en
su jurisdicción. El mapa masónico es aquí político, y repite los
límites de los estados seculares. En el interior de cada territo-
rio, la Unión Masónica Nacional (usted encuentra las palabras
Centro de Unión, Gran Logia Nacional, Cuerpo Nacional, etc.)
es como el sol irradiando sin obstáculo: “El pueblo masón será
reunido en una sola familia, donde cada individuo corresponderá
al centro común, y cuyos rayos desde el centro serán dirigidos
sobre cada individuo”.v .

El Comité para Grandes Tiendas Extranjeras escribió: “Es ne-
cesario para el bien del orden que todos los masones del mismo
Reino marche bajo los mismos Estandartes. Esta es la única ma-
nera de disipar los cismas, unir los ritos y establecer uniformidad
de los trabajos”. VI .

La estricta observancia, nacida en Sajonia en 1,760 y luego
fuertemente instalada en Alemania, en la región del Báltico,
en Polonia, Rusia, pero también en Suiza, en el norte de Italia
y Francia, propone un mapa diferente. Para sus miembros, in-
fluenciados por las dimensiones caballerescas y cristianas de
su sistema masónico, el proyecto Cosmopolita Masónico es el
renacimiento de la Europa Cristiana.Entonces, utopía u ucro-
nía? “Ellos rechazaron lo que se llama en francés confesionaliza-
ción” de Europa después del período de las Reformas: su mapa
está voluntariamente fuera del tiempo: La Provincia Templaria
de Borgoña tiene Estrasburgo como capital, Lyon es la capital
de la provincia de Auvergne, etc. fundador de la estricta obser-
vancia, Freiherr von Hund, planeaba establecer una república
aristocrática y cristiana en Labrador que sería comprado del
gobierno británico, para construir un modelo de contra-socie-
dad. En el comienzo del siglo XIX, con el fin de promover la so-
lidaridad de los soberanos cristianos (sin importar su religión)
y los aristocráticos, como lo saben, la estricta observancia (Jo-
124
seph de Maistre era uno de los miembros más antiguos de ella)
influenciaría el proyecto europeo y cristiano de la Santa Alian-
za a principios del siglo XIX, contra las sociedades conspirato-
rias revolucionarias. En aquella época, cuando el espíritu de la
cruzada aún era fuerte (ver Alphonse Dupront), los miembros
rusos de la estricta observancia propusieron a la junta general
del Craft en 1782 en Wilhelmsbad, cerca de Fráncfort del Meno,
organizar un cuerpo de masones voluntarios que se instalaría
frontera de la Europa cristiana, en la provincia de Saratov, para
marcar los límites con el Imperio Otomano. Ellos insisten en el
carácter cristiano del Craft y hacían un paralelo con los En el
comienzo del siglo XIX, con el fin de promover la solidaridad
de los soberanos cristianos (sin importar su religión) y los aris-
tocráticos, como lo saben, la estricta observancia (Joseph de
Maistre era uno de los miembros más antiguos de ella) influen-
ciaría el proyecto europeo y cristiano de la Santa Alianza a prin-
cipios del siglo XIX, contra las sociedades conspiratorias revo-
lucionarias. En aquella época, cuando el espíritu de la cruzada
aún era fuerte (ver Alphonse Dupront), los miembros rusos de
la estricta observancia propusieron a la junta general del Craft
en 1782 en Wilhelmsbad, cerca de Fráncfort del Meno, organi-
zar un cuerpo de masones voluntarios que se instalaría frontera
de la Europa cristiana, en la provincia de Saratov, para marcar
los límites con el Imperio Otomano. Ellos insisten en el carácter
cristiano del Craft y hacían un paralelo con los En el comienzo
del siglo XIX, con el fin de promover la solidaridad de los sobe-
ranos cristianos (sin importar su religión) y los aristocráticos,
como lo saben, la estricta observancia (Joseph de Maistre era
uno de los miembros más antiguos de ella) influenciaría el pro-
yecto europeo y cristiano de la Santa Alianza a principios del
siglo XIX, contra las sociedades conspiratorias revolucionarias.
En aquella época, cuando el espíritu de la cruzada aún era fuer-
te (ver Alphonse Dupront), los miembros rusos de la estricta ob-
servancia propusieron a la junta general del Craft en 1,782 en
Wilhelmsbad, cerca de Fráncfort del Meno, organizar un cuerpo
de masones voluntarios que se instalaría frontera de la Europa
125
cristiana, en la provincia de Saratov, para marcar los límites con
el Imperio Otomano. Ellos insisten en el carácter cristiano del
Craft y hacían un paralelo con los la estricta observancia (Jo-
seph de Maistre era uno de los miembros más antiguos de ella)
influenciaría el proyecto europeo y cristiano de la Santa Alianza
a principios del siglo XIX, con el objetivo de promover la solida-
ridad de soberanos cristianos (no importa su religión) y aristó-
cratas contra las sociedades conspiratorias revolucionarias. En
aquella época, cuando el espíritu de la cruzada aún era fuerte
(ver Alphonse Dupront), los miembros rusos de la estricta ob-
servancia propusieron a la junta general del Craft en 1,782 en
Wilhelmsbad, cerca de Fráncfort del Meno, organizar un cuerpo
de masones voluntarios que se instalaría frontera de la Euro-
pa cristiana, en la provincia de Saratov, para marcar los límites
con el Imperio Otomano. Ellos insisten en el carácter cristia-
no del Craft y hacían un paralelo con losla estricta observancia
(Joseph de Maistre era uno de los miembros más antiguos de
ella) influenciaría el proyecto europeo y cristiano de la Santa
Alianza a principios del siglo XIX, con el objetivo de promover
la solidaridad de soberanos cristianos (no importa su religión)
y aristócratas contra las sociedades conspiratorias revoluciona-
rias . Ellos insisten en el carácter cristiano del Craft y hacían un
paralelo con los limas del Imperio Romano. Squires masones es-
tablecería estas nuevas limas, o límites, para proteger la civili-
zación común. Debemos notar que estos masones rusos estaban
involucrados en proyectos rusos profanos para reclutamiento
de pioneros en toda Europa (Georg Forster y su padre parti-
ciparon, y también el famoso masón francés Antoine Meunier
de Précourt, que encontraremos nuevamente en pocos minutos)
para desarrollar nuevos territorios caucásicos. Y el príncipe de
Valachy, Murusi, propuso reclutar hasta 50,000 hombres en las
principales regiones del Danubio para reconquistar Jerusalén y
los estados templarios perdidos.

La literatura masónica en el siglo XVII, por ejemplo en la histo-
ria de los masones que contienen las notas y los Estatutos de la
126
Muy Venerable Hermandad de masones escritos por los hugo-
notes, Louis-François de La Tierce en Londres y Frankfurt, usted
encontrará numerosas referencias directas a Roma, la necesi-
dad de marcar la frontera del cosmos de la Hermandad, como
hizo August al inicio del “Principado”, y lidiar con mucho cuida-
do con los intercambios inter- civilizaciones, porque usted po-
dría perder su identidad. La comparación se hace con la alianza,
aunque sea algo entre el pueblo romano y las mujeres sabinas.
El extranjero cercano (“l’étranger proche”) puede ser aceptado
en este cosmos organizado, no el extranjero distante (“l’Étran-
ger lointain”): su pertenencia al círculo íntimo de la hermandad
tendría consecuencias dramáticas, es implosión. Para la gran
mayoría de los masones del siglo XVIII, por supuesto, cualquie-
ra que sea el ideal de la primera gran tienda, el cosmos masóni-
co es el cristianismo,mutatis mutandis.

En el siglo XVIII los textos oficiales masónicos y discursos nor-
mativos en el continente legitiman la exclusión del cosmos her-
manos de los no cristianos y especialmente de las personas
“que tienen la circuncisión como el bautismo”, como escribió el
Loja Perfecta Unión de Marsella en 1,767. En estos pocas pala-
bras tienes el eslabón entre la alteridad física y religiosa. Estas
personas tienen los estigmas de la alteridad absoluta, irreduci-
bles a la diferencia armoniosa alter ego que enriquece el círcu-
lo de los elegidos. El movimiento armonioso y fraterno dentro
del santuario tienda a medida que amplía los límites de la ma-
sonería Oikoumene supuestos de mantener una fuerte barrera
entre los hermanos y los que no están calificados para unirse a
la intimidad de homooi.El oikumene también escrito oekoumè-
netiene sentido con su referencia a oikos , casa, y es sólo la ex-
tensión espacial de este oikos: extranjera descalificado por su
diferencia irreductible no es bienvenido y no pueden aspirar a
los beneficios de la hospitalidad y fraternidad masónica. Es lo
mismo en el mundo colonial a la “sangre mezclada”, según el
Código Negro , y para las personas con discapacidad (y hubo
grandes debates sobre si el ciego pudo iniciar, ver la luz en las
127
palabras masónicos): otredad física refleja y perjudica su alteri-
dad moral. Reunir blancos y negros, señores y esclavos, incluso
dominar y emancipar a las personas precipitaría el colapso del
orden colonial.

LA COMUNICACIÓN DE UNA SOCIEDAD EN RED

La República Universal de los Masones es una diáspora, los tra-
bajadores del templo para la gloria habiendo sido dispersos
por todo el mundo por las diferencias de idioma, estados y reli-
giones. Al final de cada asamblea masónica del siglo XVIII, los
Hermanos hacen un brindis a los miembros del Craft dispersos
en ambos hemisferios.En el caso de John Coustos o la lucha de
los masones de Nápoles apoyados por la reina Marie-Caroline
contra el despótico ministro Tanucci, cuando los hermanos fue-
ron capturados por piratas de las Regencias del Magreb, varios
terremotos. En el caso de que se trate de una persona que no
sea de su familia, no se le ocurra, pero también intelectuales
con la República de las Letras y las Ciencias. Su identidad mixta
ayuda fuertemente a los masones a estar conscientes de la im-
portancia vital de la comunicación y de las redes de comunica-
ción independientes y libres de intercambio de informaciones,
recomendaciones para construir su República y para responder
a la fuerte demanda de las élites del siglo XVIII (aristócratas en
el Grand Tour, pero también comerciantes, diplomáticos, estu-
diantes y sus profesores, periodistas, “caballeros de fortuna”, es
decir, aventureros, etc.), teniendo en cuenta la creciente “cul-
tura de movilidad” estudiada recientemente por Daniel Roche
en su paísLos estados de ánimo errantes , Henriette Asseo con
“principio de la circulación” y otros estudiosos.

En sus pensamientos masónicos ofrecidos a la asamblea gene-
ral del sistema filiales realizada en París en 1,785, el Marqués
de Chefdebien escribió: “Sin dejar de mirar a todos los hom-
bres como nuestros hermanos, nos uniremos más estrechamente
a aquellos a quienes el gusto de las mismas virtudes inspirará la
128
misma manera de manifestarlos. Vamos a involucrarnos en nues-
tro perfeccionamiento, por la reciprocidad del ejemplo y por la
memoria de algunas máximas escogidas. Una correspondencia
regular de confianza y se llevará a la circunferencia de nuestra
unión fraterna a los confines del universo” vii. Al mismo tiempo,
Joseph de Maistre insta a sus hermanos a establecer protocolos
de reconocimiento (amigos o compañeros) e intercambios mu-
tuos para acelerar y asegurar la movilidad dentro de la Repú-
blica universal (recuerde que es el nombre que él dio al cosmos
masónico) contra “los caballeros de la fortuna” (yo, por ejemplo,
estudié el modo como un impostor Antonio Pocchini de La Riva,
cuyos archivos fueron incautados por la policía en Parma. Él en-
tró en las redes masónicas gracias a falsos certificados y abusó
de ellos por más de diez años pedir ayuda financiera y la uti-
lización de su propia quién es quién masónico que él constru-
yó para todas las importantes ciudades europeas que visitaba).
La estrecha correspondencia con los hermanos extranjeros y
nuestros deberes hacia ellos, que es esencialmente la república
universal, todavía son objeto de la mayor importancia. “Usted
tendrá que hacer sobre este tema algunas buenas leyes que pue-
den requerir más respeto, más unidad entre las diferentes socie-
dades, y la gracia de reconciliarse con prudencia en relación con
los hermanos de viaje” viii .

Convencidos de la importancia de la actividad epistolar (comer-
cio epistolar, parte del comercio de sociedad como decían los
propios iluministas) en la economía de la masonería europea,
los Hermanos elaboraron, lanzaron y luego desarrollaron redes
con más y más numerosas y complejas conexiones e intercone-
xiones. A partir de la década de 1,760, auténticos “oficinas ge-
nerales de correspondencia” fueron estructurados, como aquel
formado por Jean-Baptiste Willermoz, un importante comercian-
te, en Lyon (Lyon es el centro de una amplia reforma masónica
europea, llamada “Reforma de la Reforma”. Porque fue la “Re-
forma” de la estricta observancia, en sí una Reforma Masónica,
en la creación de la Orden de los Caballeros Benefactores de
129
la Ciudad Santa, o el rival de Charles Pierre Paul Savalette de
Langes en París. Ellos eligieron una estrategia compleja de in-
terconexión, complementariedad, pero también rivalidad, cada
uno tratando de reclutar el mejor contacto y lo que los estudios
sobre redes sociales llaman “porteros o gatekeepers”. En Lyon,
aun siendo un comerciante, Willermoz fue exitoso gracias a su
sentido de la hospitalidad y la recepción fraternal que ofrecía
a sus visitantes extranjeros y atrajo a su plan europeo apoyos
tan importantes como Carl von Södermanland, hermano del rey
Gustave, el tercero el rey de la Orden Masónica Sueca y, más tar-
de, Rey, bajo el nombre de Carlos XIII, el duque de Gloucester,
el príncipe Henry de Prusia, numerosos aristócratas de Estados
Italianos, polacos y diplomáticos como el danés enviado en Ná-
poles Karl-Heinrich von Plesse, que sería una de sus mejores
fuentes de información en el Mar Báltico.

Estas estrategias de redes pretendían, sin duda, reforzar sus po-
siciones en metrópolis, especialmente en las fronteras, princi-
pales puertos, plazas comerciales y ciudades universitarias. Por
ejemplo, Estrasburgo, con su famosa Universidad Luterana -que
tiene su propia tienda, La Candeur- es muy disputada entre Wi-
llermoz y Savalette de Langes, así como es el caso de Dresde.
Durante la década de 1,780, la misma estrategia fue adopta-
da por dos sociedades secretas, luchando juntos por la crisis
cripto-catolicismo: Illuminaten a la Ilustración radical, un fuerte
opositor a los jesuitas, por un lado, y la Rosacruz de Oro por la
Ilustración conservadora. Su objetivo, como Weishaupt y Bode,
los líderes de Illuminatenreconocieron, era claramente invadir
las redes de correspondencia masónicas, asumir el control de
ellas, obtener una ventaja decisiva sobre sus enemigos, y usar
los cientos de Tiendas establecidas en la Europa continental,
como contingentes donde podrían reclutar nuevos miembros.

Estas redes no sólo son muy importantes para la comunicación
masónico y la movilidad en Europa de la Ilustración, que podría
ser utilizado y se utilizan para promover el intercambio cien-
130
tífico (piensa en cómo Ignaz von Born, la figura central de la I
Luminismo yIlluminaten en territorios de los Habsburgo con-
vencido su tienda Zur Eintracht wahren, la tienda verdadera ar-
monía para lanzar el Journal für die Freymaurer para naves y
Colecciones Armonía Amigos de Física, obras para la comuni-
dad científica y organizada, donde estaban los hermanos y visi-
tantes invitados a hacer conferencias, con gran éxito.).

Este es el caso de Fekete Count, que mantiene una extensa co-
rrespondencia con Barraux Valona en Trieste -Observatorio
ideal para los territorios de los Habsburgo- colector al colector,
sino también de un hermano a otro, Barraux de informes acerca
de las actividades de la tienda de Armonía y Concordia uni-
versales, al estede Trieste y las convulsiones que sacuden la
República universales: “Parece que la masonería está, en todas
partes, más o menos infectada con alguna invención moderna. En
Alemania, son los Illuminati que ganan terreno y particularmente
en Viena; en Francia el martinismo; En Inglaterra, el Swedenbor-
guismo y teosofía” ix .

En esas condiciones, entendemos que, como ocurría en la Repú-
blica de las Letras, la correspondencia se convierte en un desa-
fío político y geopolítico dentro de la República universal de los
masones. Las obediencias percibieron al mismo tiempo tanto
el peligro de una comunicación libre de todo control como las
posibilidades ofrecidas por una circulación controlada y orien-
tada de los flujos. Ellas no pueden permitir la proliferación de
redes de correspondencia en el proceso de autonomización,
sin el riesgo de perder toda autoridad sobre su jurisdicción y,
por lo tanto, toda credibilidad a nivel europeo en las difíciles
negociaciones para organizar la República universal y delimi-
tar las zonas de influencia de unas y otras. Por otro lado, una
correspondencia encuadrada o instrumentalizada, flujos epis-
tolares canalizados representan la mejor correa de transmisión
entre el centro, cuyos pocos oficiales rara vez hacen una visita
de inspección, y los talleres locales. A propósito, el Gran Orien-
131
te no designa las tiendas que pertenecen a su obediencia como
“tiendas de su correspondencia”.

[Gracias a la correspondencia, escribe el Gran Oriente], “las
luces llegan prontamente, y el espíritu que debe dirigir la orden
es más frecuentemente reanimado, se fortifica, se esparce y for-
talece el edificio hasta sus cimientos; todas las tiendas de un rei-
no, igualmente esclarecidas, conservan la misma actividad y, al
mismo tiempo que reciben instrucciones, ellas concurren por su
unión, hacia el esplendor del centro común que las sostiene; y
cuanto más conoce, tiene más fuerza y utilidad” x .

El Gran Oriente de Francia, que ya aparece como una obedien-
cia “nacional” y niega cualquier intrusión extranjera -en parti-
cular británica- el espacio francés, afirma exclusiva de derecho,
de la correspondencia extranjera. Y no pierde la oportunidad
de aconsejar a las tiendas extranjeras que solicitan una carta
constitutiva de limitar su correspondencia a un diálogo exclusi-
vo con su obediencia nacional:

Una correspondencia con el extranjero siempre conlleva serios
inconvenientes. La distancia de los lugares causa retrasos peli-
grosos, e incluso puede ocurrir que toda comunicación sea inte-
rrumpida, entonces una tienda permanezca aislada y se deshaga,
privada de asesoramiento y de la ayuda que necesita. Por el con-
trario, una correspondencia con un Gran Oriente Nacional no está
expuesto a ningún peligro y produce la mayor “beneficios” xi .

El Gran Oriente se opone, por lo que los defensores de la ple-
na cosmopolitismo masónico que rechazan la idea de una orga-
nización de masónico Europa sobre una base nacional y con-
siderar el ejemplo de San Juan de Escocia Marsellaque en un
cuerpo “cosmopolita y libre” como la Masonería, cada unidad
elemental es libre para pedir constituciones a una potencia ex-
tranjera y corresponder libremente.Pero al hacerlo, perjudica a
las tiendas que aceptan su modelo centralizador, pero perma-
132
necen fieles al espíritu cosmopolita de la Orden Masónica: “El
buen orden, sabemos, exige que cada gran Oriente sea el pun-
to central de la circunferencia nacional, cada pueblo forma en el
cuerpo masónico un círculo excéntrico que, como en la máquina
del mundo, tiene sus leyes particulares, pero que todas derivadas
del orden general, muy lejos de perturbar su armonía, hacen el
plano más admirable. Cerrados en la órbita del astro francés, no
resistimos a su atracción, sus leyes serán nuestras en el futuro, y
vamos a cumplirlas sin esfuerzo; toda la correspondencia extran-
jera nos será prohibida? El cuadro que proporcionamos no ofrece
nada que nos pueda hacer sospechosos; nuestra Respetable Tien-
da Madre - l’Anglaise de Bordeaux- era la única tienda de consti-
tución extranjera con la que nos correspondíamos; ¿veríamos con
pena una subordinación al Extranjero? Esta expresión siempre
nos pareció incompatible con la libertad masónica; nosotros exis-
timos libremente”.

Fuera del control de la red de adaptación, por tanto, es la orga-
nización del cosmos masónico lo que está en juego, y que pone
en jaque dos conceptos, uno rechazando cualquier intrusión de
profanos y políticos en la esfera principios masónicos, el otro
deseen para organizar el cuerpo masónico en obediencias na-
cionales soberanas, cuyas jurisdicciones correspondería a las
fronteras políticas. El surgimiento del nacionalismo radicalizará
aún más las posiciones a la vuelta de siglo. Pero por ahora, la
sociedad masonería xii y el cosmopolitismo elegante que flo-
rece en las brillantes tiendas de la República universal de los
Masones todavía tiene un futuro brillante frente a él, pues están
perfectamente sintonizadas con la “cultura de la movilidad” de
las élites europeas. La nebulosa de tiendas masónicas “disper-
sas por los dos hemisferios”, las redes de correspondencia fra-
ternal, los anuarios de las obediencias y otros guías de viaje
profanos mencionando las coordenadas de las tiendas colocan
la sociabilidad masónica en el centro de los dispositivos de mo-
vilidad de las sociedades de viaje.

133
La República Universal: un espacio de circulación fluida y aco-
gida fraterna de extranjeros

Si la correspondencia integra el espacio, es la jornada que la
anima y moviliza. El intercambio de información prepara, acom-
paña y prolonga el encuentro nacido del viaje, pero no lo susti-
tuye. Además, para concretar el proyecto de los padres funda-
dores de 1,717-1,723, “permitir a los hombres que de otro modo
habrían permanecido en perpetua distancia”, de descubrirse y
reconocerse como hermanos, para concretar la profesión de fe
cosmopolita de la Orden, acogida de hermanos visitantes y es-
pecialmente de hermanos extranjeros reviste una importancia
capital. Los masones tienen claramente conciencia de que la
prueba del extranjero es esencial porque él prueba la cohesión
y la armonía de la micro sociedad fraternal que es la tienda.
De hecho, ella se constituye como un círculo de elegidos, de
amigos escogidos, amigos íntimos que fueron cooptados. Tam-
bién mantienen relaciones de proximidad familiar, profesional
y geográfica. Por el contrario, el masón extranjero que solici-
ta la hospitalidad de sus “hermanos” surge de la nada. En este
sentido, el Papa Benedicto XVI ha recordado al intermediario,
mientras reivindica una capacidad de proyectar hasta los lími-
tes del universal sus valores, la cadena de unión, sin debilitar su
intensidad y densidad. En otras palabras, la acogida reservada
al hermano extranjero califica la tienda tanto desde el punto de
vista de su cohesión interna y de su fe cosmopolita. El secre-
tario de la tienda por el contrario, al masón extranjero que so-
licita la hospitalidad de sus “hermanos”, no surge de la nada.
El secretario de la tienda San Luis de amigos reunidos, en el
este de Calais, establece claramente: “Usted no va a ser extraños
en cualquier lugar; en todos los lugares encontrarán hermanos
y amigos; se han convertido en ciudadanos de todo el mundo”;
exclamación a la que hace eco aquella del joven La Beaumelle,
refugiado huguenote en Ginebra: “¡Yo ya no soy un extranjero!”

El caso La Beaumelle nos permite también aprehender el pri-
134
mer elemento del sistema de acogida y el apoyo al visitante ex-
tranjero por las tiendas ubicadas en su ruta. Es un documento
excepcional que contiene tanto Certificado masónico y el pa-
saporte -que será llamado por Joseph de Maistre treinta años
más tarde- por el cual el Venerable de la Logia San Juan de los
tres morteros en el este de Ginebra, desconocido para los histo-
riadores de la Francmasonería de Ginebra, que prefiere los ar-
chivos administrativos y tardíos de las tiendas, y no los ego-do-
cumentos -correspondencia y periódicos privados- testigos de
una sociabilidad viva y dinámica, exige acogida y fraternidad
para el beneficiario:

“Mis Venerables Primero y Segundo Vigilantes, Maestros, Compa-
ñeros y Aprendices Saludos!

Nosotros, el Venerable y los Oficiales de la Respetable Tienda de
San Juan de las Tres Argamasas, primitiva de Ginebra, certificamos
y atestiguamos a todos aquellos que a ella pertenecen que el her-
mano Laurent Angliviel de La Beaumelle con cerca de veintidós
años de edad, tamaño con un metro y medio de altura, pelo ne-
gro, cara ovalada, ojos negros, fue recibido aprendiz y compañero
en nuestra Respetable Tienda. Pedimos a todas las Respetables
tiendas dispersas en la superficie de la Tierra, a las que nuestro
querido hermano se presente, deseando recibirlo en esta capaci-
dad y prestarle todos los buenos oficios que dependerá de ellos,
ofreciendo para hacer lo mismo por todos los hermanos que, su
parte, presenten a nuestra Respecible Tienda un igual certificado.
Dado en las fronteras de Ginebra el 14 de marzo de 1,747

Firmado Albrecht principal de la tienda

Daniel Argand, secretario” xiii .

El volumen de certificados masónicos en circulación continúa
aumentando durante el siglo, a medida que crecen los asenta-
mientos y ramificaciones masónicas de las redes de correspon-
135
dencia fraternal.En algunas tiendas tráfico como Saint-Louis de
amigos reunidos en el este de Calais o la amistad y fraterni-
dad, en el Oriente de Dunkerque, las secretarías desbordan de
solicitudes de certificados de hermanos visitantes que desean
continuar su jornada en Francia, equipados con el famoso viá-
tico. Porque mientras el volumen de cartas de recomendación
profanas, que se suministran a los viajeros antes de su partida,
registra una inflación mal controlada, resultando en descrédito
relativo ya veces, decepciones reales, el certificado masónico
mantiene su valor: él apela a la fraternidad de quien lo recibe
y examina, él solicita los lazos de la iniciación compartida. Es
comprensible en esas condiciones que los abusos sean innume-
rables y que algunos hermanos en dificultad o aventureros há-
biles, hayan experimentado el socorro de las tiendas. Algunos
candidatos a la iniciación, verdaderas estrellas fugaces bajo la
bóveda del templo, placer “que no vuelve a aparecer en la tienda
después de su iniciación y obtener un certificado” xiv . El flujo de
visitantes puede incluso perjudicar el funcionamiento material
-pero también lingüístico- de un taller. Es necesario que cada
hermano pueda encontrar su lugar en las columnas del templo
y alrededor de la mesa durante los ágapes.

A cambio de la hospitalidad ofrecida, la tienda a veces pide al
visitante extranjero que firma su registro arquitectónico -regis-
tro de actas de las sesiones de la tienda- a menos que tenga un
libro de visitantes “a ejemplo de los notables de la Ilustración
provincial que él necesita tener visitado”, O un libro de oro. Ella
registra así su influencia y el testimonio de su fe cosmopolita.
El caso tienda de Ámsterdam El Bien Amado es particularmen-
te revelador de la importancia que se concede a estas visitas,
que se celebran una sesión tras el taller e ilustran la integra-
ción de la Comunidad masónica del Atlántico xv . De hecho, se
mantuvo del 11 de diciembre, 1,754, durante cuatro décadas un
Visiteurenboek, Registro donde “hermanos masones extranjeros
amablemente suscritos desean honor a nuestra tienda con su pre-
sencia, y nos dan un recordatorio de la marca con su firma” xvi.
136
Nos quedamos impresionados con el número de visitantes equi-
pados con un certificado de tienda más antigua de Alemania,
Absalón Hamburgo Minerve au Compas en el este de Leipzig,
sede de una feria europea, así como tiendas de escandinavos
y bálticos. Sino también conocer gente de tienda de Burdeos
AH armonía y comerciantes de San Juan de Nantes en 1,756, an-
tes de la mayoría de los distribuidores de los puertos france-
ses recibieron el contingente de amistad de Bordeaux. Al mis-
mo tiempo, el Bien Aimée da la bienvenida a las comerciantes
miembros de las tiendas holandesas de las Indias Occidentales:
Curacao (Vriendschap), Saint-Eustache (Le Parfait Mason), Su-
rinam (La Zélée, La Concordia); Cap y las Indias Orientales: Ba-
tavia (Fidèle Sincérité), ilustración de la rápida expansión ultra-
mar de la masonería holandesa. A partir de la década de 1,770,
el número de visitantes británicos y originarios de las colonias
inglesas de América del Norte, principalmente de Boston y Fila-
delfia, aumentó acentuadamente. Algunos hermanos visitantes
son particularmente asiduos, como Jan Marquart, de Curaçao,
que no deja de visitar la tienda en cada una de sus estancias en
Ámsterdam y trae consigo a sus asociados del momento. La Bien
Aimée también acoge a Casanova en 1,759, que como aventu-
rero sabe valorar su capital masónico, pero no deja de ser un
masón sincero. Casanova firmaVisiteurenboek: “tienda de Gia-
como Casanova Saint-André Gran Inspector de todas las tiendas
de Francia en París” xvii supuesto función imaginaria. Pero él
nos da en la historia de mi vida un testimonio interesante para
comprender la importancia de estas visitas, fue un favor distin-
guida, ya que contra todas las reglas comunes de la masonería,
fue admitido no sólo veinticuatro miembros que componíanse.
Ellos eran los millonarios más ricos del mercado de valores.
Él (el hermano que lo invitó a entrar en la tienda) me dijo que
me había anunciado y que, gracias a mí, la tienda se abriría en
francés. Estaba tan satisfecho de mí mismo que me declararon
supernumerario durante todo el tiempo que estaría en Ámster-
dam. xviii . El 10 de octubre de 1,774, será el turno de Jean-Paul
Marat, provisto de un certificado del almacén de Londres Mi-
137
sericordiapara firmar el libro de visitantes de la Logia de Ám-
sterdam durante su estancia en las provincias Unidas. El uso del
certificado masónico como un viático y un pasaporte durante
viajes por Europa es, por lo tanto, ampliamente difundido.

La recepción de miles de extranjeros, de dos a tres mil, al menos,
sólo para el Reino de Francia xix llevó masones no -Obediencia-
para crear instalaciones de recepción adaptados a múltiples
expectativas de los viajeros. Este es el caso en París en 1,784
la Reunión de Asuntos Exteriores, el resultado de una iniciativa
franco-danesa. Pero este tipo de eventos son atestiguados en
todas las capitales europeas: citan únicamente la tienda de Nine
Muses en Londres o la reunión de los elegidos del Norte en el
este de San Petersburgo. Incluso se incluyen en las guías de via-
jes para los extranjeros condición xx . En París, los fundadores
de la Junta de Asuntos Exteriores enfatizaron las funciones de
acogida fraternal y mediación cultural de su tienda:

“Es sólo viajando particularmente en el exterior, y comparando
los diferentes conocimientos que un obrero activo e inteligente
consigue dar a su trabajo la regularidad, el pulido, el bello aca-
bado que son el anuncio de perfección, y que le concilian los su-
fragios de sus compañeros, la estima y el amor de sus semejantes.

Nuestros empleos civiles no nos dejan el recurso de viajes, pero
sería posible, al menos creemos, concentrarse en una sola y mis-
ma casa, por una correspondencia constante, todas las luces dis-
persas en los orígenes extranjeros, formando en París un taller
bajo el título distintivo de Reunión de Hermanos Extranjeros.

Nos atrevemos a creer que sólo buenos masones pueden conce-
bir tal proyecto” xxi.

La reunión de los extranjeros acoge a jóvenes aristócratas en
el Grand Tour, como Fredric Conde de Moltke, que visita el
taller menos de dos semanas después de su fundación. En Pa-
138
rís, desembarcó en el Hotel de Varsovia, en la calle Neuve des
Bons Enfants, -donde residen varios miembros de la tienda-, en
compañía de su gobernante, Chrétien-Auguste Buchardi, diez
años mayor que él. xxii. Moltke muestra el certificado masónico
preparado para él por la tienda Triple Lumière en el este de
Göttingen, donde se inició como muchas ramas de la aristocra-
cia protestante durante sus estudios. Introducido en la tienda,
él solicita la iniciación de su gobernante. Cada etapa de su gira
de entrenamiento y placer está marcada por la visita a las tien-
das locales. Nos encontramos así en la tienda de San Juan de
Jerusalén, Al este de Toulon, justo antes de salir para Italia xxiii.
¿Cómo no pensar en Philippe-Goswyn de Neny, hijo de Patri-
ce-François, jefe y presidente del Consejo de Marie-Thérèse,
que después de dejar secretamente a los Países Bajos austria-
cos para escapar de la carrera trazada por su padre y comenzar
un viaje a través de Lieja , París y Ginebra lo lleva a Italia, Gre-
cia y luego Constantinopla, escribe a Marie-Caroline Murray:
“Pasé algún tiempo (durante el invierno de 1,764-1,765) en Tou-
lon, donde algunas cartas de recomendación, y la masonería logo
me puso en contacto con el cuerpo entero de la marina” xxiv.

Recepción de las provisiones para los estudiantes extranjeros,
como La Candeur, al este de Estrasburgo, para los estudiantes
de la Universidad Luterana, L‘ Irlandaise du Soleil Levant, al este
de París para los estudiantes de medicina o irlandeses Virtude,
orientarLeiden, cuyo príncipe Yussupoff, su maestro adjunto re-
cibe en 1,776 a dos otros aristócratas rusos que vinieron a es-
tudiar en las provincias Unidas, el príncipe Kurakin y el conde
Apraxin, reflejaban una diferenciación y una especialización de
las ofrendas masónicas con destino a la sociedad peregrina. En
esas tiendas que frecuentan profesores y estudiantes, extranje-
ros de condición y gobernantes, la gira de formación se prolon-
ga en gira de iniciación, sin olvidar nunca la gira de placer. Se
trata claramente de hacer su entrada en el mundo, sus primeras
armas en el reino de la civilidad y del buen gusto, y la masone-
ría de sociedad allí tiene su lugar.
139
Pasaporte Masonico actual.

Las mismas medidas se presentan en orienta costeras europeas
y coloniales para facilitar la recepción de los comerciantes e
intermediarios extranjeros, como hemos visto con la tienda Bien
Aimée en el este de Amsterdam. La tienda Amitié de Bordeaux,
anteriormente Amitié Allemande, así traduce en el plano ma-
sónico la importancia del horizonte báltico para el gran puerto
de Ponant. Nos encontramos en familia, entre asociados, entre
correligionarios. La tienda mantiene una impresionante red de
correspondencia que complementa las relaciones especiales
de sus miembros y los cónsules alemanes que la frecuentan asi-
duamente -se trata de hecho una instancia de sociabilidad de
comunidades germánicas. En cuanto a la integración, reconoce
140
la autoridad del Gran Oriente, pero como comerciantes prag-
máticos y buenos gestores de movilidad, sus miembros advier-
te al centro parisino: “sus trabajos son inmensos, Muy Respetable
Hermanos, pero creemos que en vez de simplificar la máquina,
multiplicar los circuitos” xxv. De hecho, las complejas estruc-
turas administrativas desarrolladas por el Gran Oriente nada
cambian, el extraordinario éxito de la Masonería es el hecho de
que, a pesar de la maraña de altos grados y sistemas masónicos
concurrentes, los tres grados azules, de aprendiz, compañero y
maestro se benefician de un reconocimiento general en todo el
continente europeo y abren las puertas de los templos donde
las virtudes cultivadas: amor fraternal, armonía, concordia, be-
neficencia, obediencia al príncipe y autocontrol son idénticas
de Edimburgo a Perm y de Palermo a Estocolmo, dando origen
a un auténticohabitusMasónico. Casanova, como masón clarivi-
dente, enfatizó la importancia de ese pilar común de los tres
primeros grados: “Me convertí en aprendiz masón. Dos meses
después recibí en París el segundo grado, y algunos meses des-
pués el tercero, que es el máestro. Este es el supremo. Todos los
demás títulos que me han sido dados en el transcurso del tiempo
son invenciones agradables, que, aunque simbólicas, no añaden
nada a la dignidad de maestro”. xxvi .

LA REPÚBLICA UNIVERSAL DE LOS MASONES BAJO
LA PRUEBA DE LA ILUSTRACIÓN RADICAL Y DE LA
REVOLUCIÓN

En el otoño del éxito de la Ilustración, rescate xxvii, la Franc-
masonry Universal Republic, como el objeto de la Ilustración
radical, que desea claramente hacer que se incline hacia el
compromiso político. Este es el caso en Francia, de Nicolas de
Bonneville, futuro fundador del Círculo Social, que denuncia en-
tonces el plan jesuíta de infiltrarse en las tiendas y transformar-
las en favor del anti-Iluminismo. Para Bonneville, la Masonería
está en el centro de la lucha entre las fuerzas de las Luces y
de las tinieblas. Si el grupo de las sombras asumir el control,
141
las posibilidades de instituir una “Confederación Universal de
la Humanidad” acabaron. Bonneville está muy influenciada por
las teorías que se denuncian en los países protestantes del crip-
to-catolicismo de progreso dentro de la aristocracia xxviii. Su
trabajo debe mucho al de Aufklárer Johann Christoph Bode, Ma-
son, pilar del Illuminati, para que él intenta desplegar en París
durante el verano de 1,787. Por Bonneville, se ha convertido en
urgente a persuadir o incluso obligar a los masones a abando-
nar el dogma de la neutralidad política de su Orden a favor de
un universalismo militante. Él elige un símbolo, la Reunión de
Asuntos Exteriores y no duda de involucrarlo en una lucha po-
lítica que no es de él, dedicándole su labor a los jesuitas expul-
sados de la masonería y sus dagas roto por los masones, cuya
traducción al alemán aparece casi inmediatamente en Leipzig.
La negativa de la reunión extranjera el 9 de junio de 1,788, de
aceptar ese homenaje por lo menos comprometedora, y la de-
cisión tomada por la Cámara de las Provincias del Gran Oriente
de Francia de prohibir toda la distribución de la obra en las
tiendas francesas nada cambia. Bonneville consiguió implicar, a
pesar de ellos, a los masones de buenas calidades en su lucha.
Y volviendo al ataque en el inicio de la Revolución en el órgano
de prensa del Círculo Social, La Bouche de Fer : “En esta Compa-
ñía universal [Masonería], no ignore que todo es confuso, judíos,
musulmanes, persa, francés, Inglés, Alemán español, romano, etc.”
xxix. Mientras los masones siempre se esforzaron para mante-
ner la diferencia social y confesional en la igualdad fraternal, y
limitar el templo, excluyendo de allí más a menudo las figuras
de alteridad absoluta que son los judíos, negros o de sangre
mezclada, los discapacitados y, de manera menos sistemática,
los musulmanes. Por su declaración, Bonneville pone en che-
que a los masones que siempre rechazaron las acusaciones de
sus detractores, especialmente los eclesiásticos, denunciando
los templos como lugares de indiferencia, de confusión entre
pueblos y religiones.

En el caso de Nicolas de Bonneville, que quiere verlos blandir
142
la bandera del cosmopolitismo radical, las tiendas tienen la ma-
yor dificultad en mantener la línea de cosmopolitismo masónico
de los orígenes, respetuosa de la pertenencia confesional y na-
cional de cada uno, ligada a una rigurosa neutralidad política ,
aceptando las fronteras seculares, pero tratando de trascender-
las en el tiempo de una sesión en el recinto preservado del tem-
plo de la fraternidad. La nueva situación revolucionaria también
debería sacudir la República universal de los masones hasta sus
fundaciones.

La Revolución Francesa alimentó, de hecho, un proyecto univer-
salista, distinto del cosmopolitismo del Ancien Régime, que de
hecho reservaba, y por derecho, la calidad de “ciudadano de la
143
Ilustración” a una minoría que, en todos los rincones de Europa,
se reconocía en el mismo código de valores. El desconocido es
ahora un “diseñador feroz” xxx. Apuntado como una amenaza a
la supervivencia de la Revolución, como un contra-revoluciona-
rio nato, él alimentó la mentalidad obsidional y generó muchas
psicosis. En ese contexto de sospechosos generales, el cosmo-
politismo de la Ilustración -incluso masónico- es eminentemen-
te sospechoso: “El individuo, libre de toda identidad local, el ciu-
dadano nómada del mundo, ya no puede encontrar un lugar legal
en Francia. El cosmopolita no es un huésped deseable, pues él
también es un ser sin fuego, sin lugar y sin confesión, por lo tanto
sin patria. La nación francesa ya no lo acoge porque no se ha se-
dimentado”. xxxi.

Al despertar, a partir del Directorio y especialmente del Consu-
lado, las estructuras masónicas multiplican los signos de lealtad
al poder y las promesas de inocencia política. xxxii. Se trata de
una cuestión de supervivencia. Ellos deben desprenderse, por
un lado, del Antiguo Régimen, cuyas estructuras de sociabili-
dad son proscritas por la ley y, por otro lado, de un compromiso
revolucionario acentuado demasiado. Los hermanos regresan a
la política de “tranquilización” de las autoridades que les per-
tenecía desde el inicio de la Orden. En un segundo momento,
esas señales forman parte de una política de seducción de las
esferas dirigentes del Estado. El objetivo declarado es, si no ob-
tiene el reconocimiento de la Orden como cuerpo político, al
menos verle conferida una “utilidad pública”, preludio para su
promoción como una de las “masas de granito” sobre las cuales
el Imperio pretende asentar su control de la sociedad y sus es-
tructuras de gestión.

Despertando el cosmopolitismo de la Ilustración habría estado
en estas condiciones y en un contexto de guerra europea per-
fectamente indeseado, especialmente cuando el nacionalismo
entra entonces en la fase de maduración acelerada. Mientras
que el cosmopolitismo exhibido era una garantía de excelencia
144
en la Europa de la Ilustración, ahora es descalificado y amenaza
a los que hacen de él profesión de fe.El Gran Oriente y sus “res-
tauradores”, empezando por Roëttiers de Montaleau, lo enten-
dieron perfectamente. También saben que ahora tienen un arma
formidable para fundar una obediencia “nacional”, soberana
sobre toda su jurisdicción política, y reducir a la obediencia a
las tiendas refractarias a la autoridad del centro parisino. Las
tiendas “escocés”, empezando por San Juan de Escocia, Eastde
Marsella, rival antiguo e irreductible, los talleres anexados a la
estricta observancia templaria, y todas aquellas que argumen-
taban constituciones extranjeras -falsas o auténticas- para pre-
servar su independencia y rechazar las pretensiones del Gran
Oriente de ser el único poder constitutivo legítimo en la “ex-
tensión del imperio francés“, deben hacer prueba de fidelidad
al centro nacional y renunciar a todas las relaciones externas
esencialmente sospechosas. Si persisten, estos talleres “refrac-
tario” xxxiii, designando feroz en su caso, expondrá no sólo la
prohibición de cuerpo masónico, tales como el almacén de la
inglesa Burdeos antes de la Revolución, pero ahora la queja le-
gítima a las autoridades públicas.

La reunión de Exteriores vuelve entonces simbólicamente a la
vanguardia de la escena masónico. Mientras sus líderes apro-
vecharon la paz de Amiens para renovar los contactos con la
masonería británica y obtener las constituciones escocesas en
1,803, su fundador, el barón danés Ernst-Frédérik von Walters-
torff, que será nombrado embajador del rey de Dinamarca junto
a Napoleón I en 14 de septiembre de 1,810 renuncia el 19 de
marzo de 1,810, el cosmopolitismo y la Orden de la neutralidad
política de adoptar como un nuevo título distintivo Marie-Loui-
se. Elección que justifica así:

Los extranjeros más distintos, que se encontraban en el oriente de
París en la época de nuestra fundación, se apresuraron a ser reci-
bidos en esa L [oja] oa afiliarse a ella, y nuestro taller realmente
formaba lo que expresaba el nombre que le dimos -La Reunión
145
de los Extranjeros. Pero ahora, me parece, este nombre tiene algo
contradictorio al estado actual de las cosas en general ya nuestras
vistas en particular.

Todas las naciones de la Europa continental están unidas: aque-
llas que no viven inmediatamente bajo el cetro glorioso del ma-
yor de los monarcas, están unidas a Francia por las alianzas más
cercanas, y más aún por ese sentimiento de admiración y de en-
tusiasmo inspirado por el triunfador de su enemigo común. Todos
lucharon o aún luchan por el mismo objetivo, la libertad de los
mares y la paz general.

Sí, M [yo] I [rmãos], no sé que el sentimiento íntimo de cosmopoli-
tismo xxxiv mi dice no más extranjeros en París y, en consecuencia,
el nombre que nuestro encuentro se usan apropiadamente en el
pasado ya está en oposición directa con el espíritu que nos anima.
Más extranjeros en la ciudad central de intereses, se convierten
en los de la humanidad; más extranjeros, especialmente en este
recinto, dedicados al fortalecimiento de los lazos que unen a los
amigos de la gran causa común.

Yo pensé, M, que sería apropiado para su fundador, para un her-
mano que no nació en Francia hacer esta observación y proponer
a ustedes cambiar un nombre, lo que podría dar la falsa idea de
que nuestra L [oja] estaba, por así decir, aislada entre aquellas
que iluminan el Oriente de París. Sea cual sea la veneración que
alguien está inclinado a tener por las cosas, que tienen una cier-
ta antigüedad [sic]; cualquiera que sea la preferencia que pueda
tener, M [yo] I [rmãos] por el nombre con el que hemos trabajado
durante 25 años con éxito, estoy convencido de que va a adoptar
con entusiasmo el nuevo nombre, que propondrán” xxxv.

El oportunismo político de Walterstorff es evidente aquí, ya que
la archiduquesa Marie-Louise se casa con Napoleón en abril de
1,810, es decir, un mes después del cambio de título distintivo
del taller. Es la coyuntura política y estratégica, entonces parti-
146
cularmente favorable a los intereses franceses, que determina
la elección de Walterstorff. Él juega la carta de la victoria fran-
cesa, y defiende la idea de que de la reorganización del viejo
continente por Napoleón, debe nacer una Europa unida y frater-
na, que finalmente habría superado sus antiguos antagonismos
para comulgar en el culto al emperador. Al hacer esto, él hizo de
su tienda el instrumento fiel y servil de la propaganda france-
sa, colocó deliberadamente a Europa bajo el yugo francés y las
consecuencias adversas del bloqueo continental, aunque clara-
mente visibles en el Báltico en 1,810. La sustitución Reunión de
Asuntos Exteriores - encuentro “que tiene lugar sobre la base
de la igualdad, más allá de las fronteras políticas, lingüísticas y
religiosas, sin la necesidad de cada miembro para convertirse en
un miembro de abandonar cualquier parte de la soberanía, por
Marie-Louise- una extranjera, forzosamente asociada al destino
de Francia y del emperador, que exigió la mano de una arquidu-
quesa austríaca tras la victoria de Wagram, aclara singularmente
la manera en que el Imperio considera al otro. En el interior de
los 130 departamentos del Imperio, o en los estados satélites, la
sumisión a los intereses franceses y la lealtad al Emperador son la
regla. Al comprometerse abiertamente con el régimen y el impe-
rialismo franceses, la masonería francesa y sus decenas de tiendas
instaladas fuera de las fronteras de 1,789 ponen en peligro dura-
mente su imagen. Ellos son transformados en un instrumento de
propaganda imperial, distorsionando el mensaje cosmopolita de
los orígenes en un discurso inspirado por el mesianismo francés.

La revolución, la emigración y el imperio son, como sabemos, pro-
vocados por una profunda renovación de los efectivos masónicos
y por la desaparición de muchos de los cuadros de las tiendas del
Ancien Régime que, a ejemplo de un Joseph de Maistre, hizo pro-
fesión de fe cosmopolita y contribuyó para la construcción de la
reunión de los hermanos. La idea de una república universal nutre
ahora las fantasías contrarrevolucionarias. Ministro Plenipotencia-
rio de España en Berlín,Vallejo Knight escribe sobre la Masonería
Nicolas Bergasse, uno de inspirar a la Santa Alianza: su propósito
147
real es la República universal, [con] una absoluta libertad de con-
ciencia “XXXVI. Como si la visión de Bonneville y de la Ilustración
radical finalmente se imponía a aquellos que, cuando aún eran
masones, lucharon violentamente. La investigación JG Fichte en
la filosofía de la masonería en una combinación de profesión de
fe apego cosmopolita y patriótica parece llegar demasiado tarde
XXXVII . Cosmopolita Mason se convirtió en una persona sin es-
tado, por lo que un agente extranjero y universal conspiración”
xxxviii.

Los carbonarios.

148
Pero la partida masiva de los masones del Ancien Régime deja
el campo abierto a una franja liberal, en el sentido del primer
siglo XIX que invierte las tiendas con la intención de traer la
masonería al campo político, y hacer de las tiendas el apoyo
logístico de las grandes las batallas sucesivas del siglo XIX:
emancipación de los pueblos, secularización de la sociedad,
principalmente de la educación, libertad de prensa y de opi-
nión, mejora de las condiciones de trabajo, derechos de las mu-
jeres, abolición de la pena de muerte. Este es el nacimiento de
una cultura política de los masones xxxix. El Carbonari tomar
mucho antes de muchos otros, la red de Illuminaten. Cada lu-
cha, cada radicalización, los masones se colocan fuera de jue-
go, permitiendo así a una minoría progresista ganar terreno.
Lógicamente, esa masonería liberal y progresista invierte la Re-
pública universal de los masones del mismo proyecto: lograr
la conversión política de la Orden y los mismos proyectos. Él
rechaza el dogma del apolitismo masónico, denuncia los com-
promisos del cosmopolitismo masónico para sentar las bases
para un verdadero internacionalismo masónico. A la vuelta de
los siglos XIX-XX, los masones pacifistas e internacionalistas to-
davía apelan a la República universal para crear instancias de
cooperación y concertación masónica internacional. Al mismo
tiempo, esta vanguardia masónico se dedica a favor de Espe-
ranto y otros lenguajes artificiales de comunicación, una señal
de la recurrencia de la cuestión del lenguaje desde el amane-
cer de la Ilustración. Después de la Primera Guerra Mundial, la
Asociación Masónica Internacional reabre el cantero de obras,
defiende la resolución de disputas internacionales por medio
de procedimientos de arbitraje y hace claramente lobby a fa-
vor de la Liga de las Naciones. xl. Pero, cada vez, la acción de
los masones internacionalistas es limitada, entonces paralizada,
por el rechazo de la Gran Logia Unida de Inglaterra y sus sa-
télites de cualquier intrusión en el campo político, aunque sea
pacifista, y por miedo a la mayoría de los masones patrióticos
de debilitar sus intereses nacionales, si se comprometían más
allá de la petición de principio.
149
A MODO DE CONCLUSIÓN

¿Hay alguna novedad sobre la República universal de los ma-
sones y el principio de la movilidad? La respuesta es claramen-
te afirmativa. La mayoría de las grandes potencias francesas,
europeas y estadounidenses hoy están en crisis, en las garras
de los negocios, del rápido envejecimiento de los miembros y
de los cuadros, objeto de críticas de todos lados, incluso en el
Reino Unido, donde ellos tejieron por siglos íntima lazos con E
STABLECIMIENTO, a punto de solicitar varias veces su recono-
cimiento como órgano público. También están desactualizados
por la administración de miles de tiendas repartidas por todo el
mundo. Esta crisis generalizada está causando serios desafíos;
así, la Gran Logia Unida de Inglaterra decidió abrirse al público,
desarrollar una política de comunicación externa y reflexionar
sobre el significado que el compromiso Masónico puede tener
hoy. De ahí un acercamiento hacia las potencias llamadas adog-
máticas o irregulares, como el Gran Oriente de Francia, algo im-
pensable hace algunos años. Al mismo tiempo, el ascenso de las
nuevas tecnologías de información y comunicación impone, sin
dar lugar a la utopía técnica de la aldea global, que repensemos
la organización del espacio masónico, o sea el propio espacio
público Habermassiano: cyberlojas son constituidas, reunien-
do masones físicamente dispersos en ambos hemisferios, por
el tiempo de una sesión masónica; las listas de discusión y los
foros de discusión se crean a través de Internet que eliminan
las líneas de fractura de casi 150 años de edad entre la maso-
nería regular y la liberal. Nuevas redes se forman al margen de
las potencias que renuevan la situación geopolítica: fue así que
la Gran Logia Blanca de Hawai fue llevada a reconocer la ma-
sonería negra de Prince Hall. Sin mencionar que el retorno de
la masonería en el antiguo Imperio Soviético también supone,
tras el tiempo de las iniciativas salvajes, una estructuración del
espacio y una política de reclutamiento y formación de cuadros.
En cambio, no quedar sorprendidos en ver el resurgimiento de
la tesis de la conspiración universal de los negadores de las
150
identidades religiosas, lingüísticas, políticas y nacionales. Des-
de John Robison xli, los Antimaçons también tienen su Interna-
cional y sus redes.

NOTAS.

i Joseph de Maistre, Duque de Brunswick memoria, funciona II, Escritos ma-
sónico Joseph de Maistre y algunos de sus amigos masónicos , edición crítica
de Jean Robotton, Centro de Investigación de la Universidad franco-italiana
de Turín y Saboya, Ginebra, Slatkine, 1983 p. 113.
ii Prince Ligne, Memorias , dans Payne A. ed., Memorias, y las Letras pen-
sées, París, Bourin François, 1989, p. 125.
iii L’Ecole des francos-albañiles , dans Johel Coutura ed., Le Parfait Mason.
Les debuta de la Maçonnerie francesa (1736-1748) , Saint-Etienne, Publica-
ciones de l’Université de Saint-Etienne, 1994, pp.198-199.
iv Marc Belissa, Fraternité universelle et intérêt nacional (1713-1795).Cos-
mopolítica el derecho de gentes ediciones de París, Kime, 1998, 462 p.
v Circulaire concernant la syndicalisation des loges , SD (vers 1773).
vi Biblioteca Nacional de Francia, Cabinet des manuscrits, fondo maçonni-
que (par la suite: BNF; Cab MSS FM) , FM 1 118, Grands Comisión están orien-
tadas pour les étrangers, ff 454-455 °.
vii Cité dans Charles Porset, Les Filaleteo et les Conventos de París ..., op.
cit., p. 317-318, nota 161.
viii Memoria au Duc de Brunswick, op. cit.p. 101-102.
ix y en el caso de que se produzca un cambio en la calidad del producto.
x BNF, cabina de FM, FM, FM 1 118 de la Gran Comisión de Asuntos Exterio-
res, N ° 455.
xi BNF Cab MSS, FM 1 118, Grands Comisión Orients pour les étrangers, ° F
454 ° v, lettre du 7 mars 1785.
xii Sobre este concepto, véase Pierre-Yves Beaurepaire ‘Le Noble franco-Ma-
con: ONU modèle alegre dans la France des Lu-Mieres”,La Noblesse, mo-
dèle Social de la ONU, Colloque des 3, 4 y 5 de mayo de 2001 Université de
Bordeaux Y en el caso de que no se conozcan.

Archivos Privados.

xiii Biblioteca Nacional Universitaria de Estrasburgo, manuscrit 5437,regis-
tre des Procés-verbaux de la Loge La Candeur constituée mère des Loges
du Gran Oriente de Estrasburgo , f ° 339, acta de la tenue du 28 février 1776,
Bertrand et Diringer, Franc -maçonnerie Estrasburgo et Société à au XVIII
y siecle , maîtrise mémoire de sous la dirección du Doyen et du Professeur
Georges Livet Châtellier Louis, Estrasburgo, Universidad de Ciencias humai-

151
nes Estrasburgo, 1980, p. 59.
xivPierre-Yves Beaurepaire, «D’un rivage à l’autre. Las mediaciones et dans
l’espace créditos CULTURELLES maçonnique atlantique ‘L’Atlantique au XVI-
II y siecle , especial numéro de Dix-huitième siecle , No. 33, impulsa par Mar-
cel Dorigny, 2001 y paraître.
xv La Haye, Orde van onder Vrijmetselaren Het Grootoosten der Nederlan-
den Archief, cartón 4337, 41: 6, registre des Visitantes de la Loge La Bien
Aimée , orientar d’Amsterdam, 109 ° F.
xvi La Haye, Orde van onder Vrijmetselaren Het Grootoosten der Nederlan-
den Archief, cartón 4337, 41: 6, registre des Visitantes de la Loge La Bien
Aimée , orientar d’Amsterdam.
xvii Casanova, Historia de mi vida , par present Francis et édition établie
Lacassin, París, Robert Laffont, Bouquins 1993 Take II, p.238.
xviii Pierre-Yves Beaurepaire, L’Autre et le Frère. El extranjero y La
Franc-maçonnerie en France au XVIII y siècle , París, Honoré Champion, Les
Dix-huitièmes SIECLES 23, 872 páginas.
xix [-Luc Vicente Thiery] Guide des amateurs et Des Etrangers voyageurs
en París, o raisonnée Descripción de cette contiennent Ville de sa Banlieue,
et ce qu’elles tout de remarquable. Par M. Thiery; enrichie de perspectivas
des vues monumens principaux modernes , A París, Hardouin et chez Gattey,
Libraires SAS señora duquesa de Orleans, au Palais Royal sous les Arcades à
gauche, N ° 13 y 14, 1787, Tomo I, pág. 278-279; p. 432; p. 734.
xx Den Danske Frimurerordern, Ordensarkivet , Copenhague, F II 12-1, du
planche 5 Janvier 1784, signée par l’ensemble des membres de la Loge et au
destinatario Frere Walterstorff.
xxi BNF, Cab mss, FM, FM 2 97, expediente de la Reunión des Etrangers ,
oriente París, f 3 °.
xxii BNF, Cab mss, FM, FM 2 441, oriente Toulon, dossier Saint-Jean de Jéru-
salem , f ° 6, tableau des Frères qui composent la R [espectable]L [OGE] de St
Jean de Jérusalem à l’Orient de Toulon à l’époque du 20 fevrier 1785.
xxiii Bruno Bernard, “Amours et voyages: les peregrinaciones Méditerra-
néennes-Philippe et sa Goswyn de Neny respondance avec de color-Ma-
rie-Caroline Murray,” Nouvelles Annales de Ligne Prince , 1992 T.7, p. 196.
xxiv BNF Cab MSS, FM 2 archivo 169 bis Amitié , oriente Burdeos, 48v ° F °.
xxv Casanova, Historia de mi vida, pág. cit. , tome I, p. 553.
xxvi Como Douglas Smith escribe correctamente: “A finales del siglo, la
masonería no era un movimiento internacional: era global” Douglas Smith,
que trabaja la piedra en bruto. Masonería y la sociedad en eenth Ocho-Cen-
tury-Rusia , DeKalb, Illinois Norte UP, 1999, p. 13.
xxvii Bajo la dirección de Bode, Nicolai, Knigge y Weishaupt,Illuminaten y
Aufklárer establecieron este caballo de batalla y sabían a ser particularmen-
te convincente.
xxviii Cité par Auguste Viatte, Les Sources du romanticismo oculto, Illuminis-
me Theosophie 1770-1820 , tomo Le Prero-mantisme , París, Honoré Cham-
152
pion, ed. 1979, p. 316, nota 1.
xxix Sophie Wahnich, L’citoyen imposible, l’étranger dans le discours de la
Révolution française , París, Albin Michel, Historia, 1997, p. 7.
xxx, P. 39.
xxi Pierre-Yves Beaurepaire, “Le réveil des estructuras maçonniques lugares
Sous le Directorio et au début du Consulat ‘Jacques Bernet, Jean-Pierre Jes-
senne, Hervé Leuwers ed., Du au Directorio Consulat, I. et politique Le lien
social de sitio et sous-le-au début du Directorio Consulat , Actes de la Table
Ronde Valenciennes, 13 et 14 mars 1998 Lille, Prensas du Septentrion, Centre
de Recherche sur l’Histoire de l’Europe du Nord-Ouest, 20, 1999, pp . 97-110.
xxxii BNF MSS Cab, FM 2 91 archivo de Saint-Jean d’Ecosse , orientar Marse-
lla, 9 f ° r °, 30 Messidor una XII.
xxxiii subrayado en el original.
xxxiv BNF, Cab mss, FM, FM 2 97, expediente de la Reunión des Etrangers ,
oriente París, f ° 86 v ° -87 ° r.

xxxv Jean-Denis Bergasse, D’un rêve de Reforma una consideración une eu-
ropéenne. MM. Les Députés Bergasse (XVIII y -XIX y siècles) , Cessenon,
1990, pp. 416-417.
xxxvi“No piense así”, escribe en la décima segunda carta a Constant, “que
el hombre perfectamente realizado sea así removido de su estado y entrega-
do a un cosmopolitismo frío y suave. Por el contrario, animado por estas las
disposiciones, se convierte en el más perfecto y el más útil de los patriotas.
En su corazón, el amor a la patria y al sentido cosmopolita están íntimamente
ligados y se colocan en una relación precisa: el amor de la patria es su ac-
ción, el sentido cosmopolita su pensamiento; el primero es el fenómeno, el
segundo es el espíritu profundo de ese fenómeno, el invisible en lo visible “.
xxxvii JG Fichte, Philosophie de la Maçonnerie, instituto par Ives Radrizzani,
traduction de l’allemand et notes par Fawzia Tobgui, París, Vrin, 1995 , p. 16.
xxxviii Pierre-Yves Beaurepaire, “ dicen algunos auteurs de la Revolución de
Francia 1789 démasqués. Discours et delitos de persecución d’indifférencia-
tion chez FN Sourdat de Troyes’ siècle Dix-Huitième, n ° 32, 2000, pp. 483-497.
xxxix Luis P. Martin dir., Les francos-albañiles dans la cité. Les politiques cul-
turas de la Franc-maçonnerie XVIII y -XX y siècles , Rennes, Prensas univer-
sitarias de Rennes, 2000.
xl Pierre-Yves Beaurepaire, L’Europe des-masones franceses (XVIII e -XX e
siecle) , París, Belin, Europa y Histoire de 2002.
xli John Robison, pruebas de una conspiración contra todas las religiones y
los gobiernos de Europa, llevada a cabo en el secretoreuniones de masones,
los Illuminati y las Sociedades de lectura , Edimburgo, 1787.
Tomado de:
https://bibliot3ca.com/maconaria-um-projeto-cosmopolita-pa-
ra-o-iluminismo-na-europa/
153
154