You are on page 1of 1

EL TAITA IMBABURA Y LA MAMA COTACACHI

El Cotacachi es en realidad una mujer, bastante joven y muy linda llamada


“Mama Chavica” o “María Isabela. La leyenda cuenta que hace mucho
tiempo, existía una montaña mucho más grande que el mismo
Chimborazo. Esta tenía la forma de una mujer muy vieja, así que los otros
volcanes ni siquiera se fijaban en ella. La gran montaña sufría mucho por
esto, así que un día decidió morir para renacer más joven. El primer cerro
que se dio cuenta y apreció la belleza del volcán fue el viejo Pichincha, el
Rucu Pichincha.

De su amor nació el Guagua Pichincha, que originalmente vivía junto a la


madre. Cuando de noche el taita Imbabura visitaba la mama Cotacachi,
ella se despertaba cubierta de nieve, y hasta hoy sigue siendo así. La
nueva pareja se casó y tuvo un hijo, el Yanahurco que significa cerro
negro, que lastimosamente murió joven, así que hoy se ve velado y llorado
por tres montañas llamadas las viudas. La mama Cotacachi se puso a llorar
y hasta ahora no acaba. Quien visita la laguna de Cuicocha, nacida del
dolor del volcán puede notar el chorro de lágrimas, llamado Chumaví, que
baja del rostro del Cotacachi.