You are on page 1of 6

El Principio del respeto a los derechos adquiridos

CONCEPTO

Los conflictos de leyes en el espacio de cuya solucioó n se encarga el Derecho Internacional


Privado no solo tienen relacioó n con el problema de la ley competente para originar un
derecho, sino que tambieó n brinda la solucioó n a un nuevo problema, relativo al conflicto que
se produce frente a un derecho que ha nacido o se ha extinguido en un paíós. De este se
solicita el reconocimiento en otro que estaó en el caso de declarar si procede o no declarar
este reconocimiento.

Hablamos por lo tanto del problema de los derechos adquiridos. Este problema se plantea
frente a las siguientes hipoó tesis:

a) El problema se presenta sin que haya existido conflicto alguno al originarse el derecho.
Un supuesto es por ejemplo dos ecuatorianos casados en Ecuador ante autoridades
competentes y seguó n las disposiciones aplicables, permanecen en el paíós hasta su muerte
sin haberse ausentado nunca de su domicilio. No se puede presentar ninguó n problema de
derecho internacional privado ya que en la relacioó n de derecho presente no existe alguna
cuestioó n mixta. Simplemente es una cuestioó n simple desde el punto de vista de nuestra
materia.

Pero en el caso de que los 2 ecuatorianos invocan fuera del paíós su calidad de coó nyuges para
resolver un problema de derecho en que el estado civil de las personas es cuestioó n
fundamental. Si estamos frente a un ante un problema de DIP que con los criterios
doctrinarios relativos a la teoríóa de derechos adquiridos y la necesidad que se reclame su
respeto internacional, nos demuestra que los principios para resolver el problema deben
ser respetados si se quiere que las leyes conservan en el espacio los efectos que producen
en el cualquier lugar.

b) Los problemas tambieó n se suscitan sucesivamente. Por ejemplo, se demanda la


investigacioó n de paternidad en un paíós que se reconoce la posibilidad de ejercitar esta
accioó n por personas que seguó n la ley y en su lugar de origen no podríóan procurar. Tanto el
actor como demandado se trasladan a un lugar en que síó cabe el ejercicio de esta accioó n,
surge entonces el problema que nos ocupa si se propone la demanda y los tribunales la
aceptan.

Es obvio que en el paíós de origen de las partes la demanda no prospera por ser contraria al
orden puó blico local. Entonces no se podríóa alegar un derecho adquirido. Pero en el segundo
caso podríóa aceptarse que el fallo que declara la paternidad que se ha demandado otorga
un derecho adquirido?, si en el lugar del fallo llega a aceptar, podríóa invocarse con eó xito en
el paíós del cual son originarios los interesados en este juicio?

Todas estas preguntas nos demuestran la posibilidad de un nuevo conflicto que no puede
resolverse solo con las soluciones que se han analizado hasta ahora, para resolver los
conflictos de leyes en el espacio.

Dentro de la corriente anglosajona, autores como Dicey alegan que el Derecho Internacional
Privado, no tiene mas que solo un principio, el del respeto internacional a los derechos
adquiridos. En la importancia que tienen los derechos adquiridos dentro del Derecho
Internacional Privado, esta se manifiesta desde dos aó ngulos diferentes, pero a su vez con
igual importancia, el primero hace mencioó n de determinar la ley competente para adquirir
un derecho y el segundo tiene el que interviene para asegurar el respeto a los derechos
adquiridos con arreglo a la ley que es declarada competente. La eficacia extraterritorial de
los derechos adquiridos no solo tiene un reconocimiento teoó rico, sino a su vez tiene una
regulacioó n distinta tanto para el derecho interno de los Estado como para el Derecho
Internacional Privado.

Los derechos adquiridos dentro del derecho interno de los Estados, los dos conceptos que
guardan relacioó n con el tema son coincidentes en el fondo, mas no obstante guardan una
diferencia fundamental; cuando en el derecho interno de los Estados se habla de un
derecho adquirido, se supone que una ley posterior no puede menoscabar ese derecho ya
adquirido por la entrada en vigor de una nueva ley, este es un problema de solucioó n por
parte de las normas de derecho material de los sistemas juríódicos que los regulan, pero en
el caso del sistema ecuatoriano, este guarda relacioó n con el artíóculo 7 del Coó digo Civil y sus
23 reglas. Los derechos adquiridos en el Derecho Internacional Privado, para esta materia
un derecho adquirido es aquel que una vez constituido por medio de una ley competente,
este debe cumplir con todos sus efectos juríódicos dentro de cualquier paíós del mundo, con
la uó nica excusa de la nocioó n de orden puó blico.

CONDICIONES PARA QUE SE DE UN DERECHO ADQUIRIDO EN EL DERECHO


INTERNACIONAL PRIVADO

Para que exista un derecho adquirido, dentro del Derecho Internacional Privado deben
concurrir dos condiciones que deben cumplirse necesariamente y son las siguientes:

1. El derecho que se haya adquirido debe ser bajo una ley competente.
2. El paíós en donde se pretende ejercitar el derecho adquirido, lo reconozca al mismo.
Frente a estas dos condiciones surge un anaó lisis que debemos hacerlo frente a cada una de
las circunstancias.

1. Averiguar cuaó l es la ley competente para la adquisicioó n de un derecho.


Por ejemplo, si en el Ecuador se pretende haber adquirido un derecho, necesitamos
averiguar si la legislacioó n ecuatoriana es la competente para declarar la existencia del
derecho o si habieó ndose adquirido fuera del Ecuador, un derecho, la norma que lo
reconocioó era la competente para originarlo.

2. La ley declarada competente reconozca que ha adquirido un derecho, y esto implica


que se hayan reconocido los requisitos que imponga bajo la ley en donde se adquirioó
el derecho, pero a mas de eso, la ley bajo la cual, fuera del paíós se pretende hacerlo
valer debe tambieó n reconocer el derecho caso contrario si no ocurre eso no existe un
derecho adquirido en el aó mbito del derecho internacional privado.

EFECTOS DE LOS DERECHOS ADQUIRIDOS

“El principio de reconocimiento de los derechos adquiridos en el ámbito internacional obliga


a q tales derechos deban producir en el mundo entero los efectos que les son propios de
conformidad con la ley a cuyo amparo nacieron.” (COELLO, H. 2004)
Si de reconocer el derecho se trata, este reconocimiento lleva implíócita la aplicacioó n del
derecho extranjero bajo cuya competencia nacioó el derecho cuya vigencia se ha reconocido.

Incontables datos de jurisprudencia mencionan en conclusioó n “que cuando es invocado un


derecho referente a actos pasados en otro país, los tribunales se atienen a la ley local, sin
extender la fuerza de la ley extranjera más allá de los límites territoriales a cuya soberanía
pertenece. No es la ley extranjera, sino los derechos adquiridos bajo su autoridad los que son
aceptados por los tribunales de otro país.”

Si se busca reconocer el derecho adquirido en otro paíós, este reconocimiento lleva implíócita
la aplicacioó n del derecho extranjero bajo cuya competencia ha sido reconocido.

La nocioó n de respeto a los derechos adquiridos no podraó ser absoluta, y para demostrar
esto nos remitimos a algunos ejemplos:

a. Aquellos que se relacionan con una institucioó n juríódica que no existe en el paíós en
que se pretende el reconocimiento de un derecho adquirido en un lugar en el que si
existe este derecho. Si dos chilenos casados se domicilian en Ecuador, por maó s que
se reconozca su estado civil, ellos no podraó n divorciarse al amparo de las normas de
Ecuador.
b. En base al orden puó blico local no puede aceptarse el reconocimiento de un derecho
que se haya adquirido en un sistema contrario a aquel en que quiera aplicarse.
c. El uó ltimo caso seríóa en el que se observa fraude a la ley. Como ejemplo podemos
poner cuando se da una naturalizacioó n fraudulenta, esto no permitiraó que se
adquiera un derecho

Si de reconocer el derecho adquirido se trata, esto conllevaríóa de la mano a que se aplique


el derecho extranjero bajo cuya competencia nacioó este derecho. Todo lo mencionado nos
lleva a entender que este reconocimiento de los derechos lleva implíócito el reconocimiento
y aplicacioó n del derecho extranjero bajo cuyos efectos nacioó este derecho.
EL DERECHO POSITIVO ECUATORIANO Y EL PRINCIPIO DE LOS DERECHOS
ADQUIRIDOS

Los derechos adquiridos no se encuentran reconocidos solo dentro de la doctrina sino


tambieó n positivados dentro del derecho interno, asíó como tambieó n en los distintos Tratados
Internacionales.

En este orden debemos observar dos connotaciones diferentes:

- La primera se refiere a los conflictos de ley en el tiempo, en este sentido y tomando


en cuenta las restricciones que podríóa hablarse de un derecho adquirido dentro del
derecho interno, al mismo se le invoca frente a la solucioó n que se debe encontrar en
el derecho interno de los estados.
En el caso ecuatoriano:

Art. 7 y sus reglas de retroactividad.

- Por otro lado, cuando el problema se relaciona con los conflictos de ley en el espacio,
la situacioó n cambia totalmente, ya que el concepto mismo de derecho adquirido
tiene sus connotaciones particulares.
Esto lo podemos advertir de manera clara en nuestro derecho positivo en el Art. 8 del
Coó digo de Derecho Internacional Privado de Saó nchez de Bustamante. “tendraó n plena
eficacia extraterritorial en los estados contratantes”.

- Finalmente debemos observar otros cuerpos normativos como lo que contempla la


Convencioó n Interamericana sobre normas generales de Derecho Internacional
Privado donde podemos colegir “situaciones juríódicas vaó lidamente creadas en un
estado parte de acuerdo con las leyes con las cuales tenga una conexioó n al momento
de su creacioó n, seraó n reconocidas por los demaó s estados, siempre que no sean
contrarias a los principios de orden puó blico.
-
CONCLUSION
Entre muchos de los fundamentos para la justificacioó n de la aplicacioó n extraterritorial de
leyes extranjeras, ha surgido la llamada teoríóa de los derechos adquiridos. El derecho
internacional privado, tambieó n se dedica a la solucioó n de un nuevo problema, el relativo al
conflicto que se produce ante un derecho que ha nacido o se ha extinguido en un paíós y del
cual se solicita su reconocimiento. Dentro de las condiciones para la existencia de un
derecho adquirido en el derecho internacional, es necesario que el derecho se haya
adquirido por una ley competente y que el paíós donde se pretende hacer valer ese derecho,
tambieó n lo reconozca dentro de su legislacioó n, y si de reconocer el derecho adquirido se
trata, esto conllevaríóa de la mano a que se aplique el derecho extranjero bajo cuya
competencia nacioó este derecho. Los derechos adquiridos no se encuentran reconocidos
solo dentro de la doctrina sino tambieó n positivados dentro del derecho interno en el
artíóculo 7 y sus 23 reglas del Coó digo Civil, asíó como tambieó n en los distintos Tratados
Internacionales y dentro del Coó digo de Derecho Internacional Privado de Saó nchez de
Bustamante.