You are on page 1of 5

20 PREGUNTAS CLAVE EN UNA ENTREVISTA

Los reclutadores lanzan cuestionamientos que pueden poner nervioso al candidato a un puesto;
prepararte para explicar tus defectos y aciertos es determinante para conseguir un trabajo.

Viernes, 27 de enero de 2012 a las 6:03 AM

Entrevista trabajo vacante (Foto: Thinkstock)

Ivonne Vargas Hernández

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si el currículo abrió las puertas para una entrevista, estás ante una oportunidad de conseguir el
empleo que deseas. Cumplir esa meta, dependerá de cómo que te vendas frente al reclutador y,
en especial, cómo respondas a sus preguntas. Dentro de las interrogantes que puede hacer un
reclutador, hay algunas más temidas. Por ejemplo, ¿cuál es tu mayor debilidad?, y aunque es una
pregunta común, es la que causa mayor preocupación por no saber cómo contestar, menciona una
encuesta de la firma estadounidense Zogby Analytics, elaborada entre más de 1,000 ejecutivos en
ese país.

"Las más inocentes preguntas pueden poner nervioso a un entrevistado, según la situación en la
que esté. Si a una persona la despidieron, pedir que hable sobre su relación en el anterior trabajo
puede ser el detonante para que explote en contra de sus ex jefes y hable mal de lo laboral",
explica la psicóloga Patricia Noriega.

Adicional al tipo de pregunta, el empleador puede agregar mayor estrés al entrevistado


asumiendo una actitud de ‘reto' frente al candidato, y ello sólo para medir cómo reacciona la
persona ante situaciones de tensión.

Noriega, quien tiene experiencia en reclutamiento para firmas como City Club, ejemplifica un error
en el que puede caer un profesionista.
"Durante una entrevista le pregunté a una persona ¿cuáles crees que son algunos de tus defectos?
El candidato se quedó callado y después respondió: ‘la gente me dice que a veces me pongo de
mal humor al trabajar con otras personas. No estoy de acuerdo, no siempre es así, sólo soy
estricto porque quiero que las cosas se hagan bien, me gusta hacer perfecto el trabajo". Esa
respuesta, dice la reclutadora, descartó al candidato de una plaza.

Prepararse para las interrogantes que traiga en mente el reclutador no sólo ayuda a tener un
mejor desempeño, también es necesario porque permite entender qué te cuestionarán según el
nivel al que apliques. Uno de los recursos más usados, explica Noriega, es la entrevista por
competencias, donde el reclutador quiere obtener ejemplos de conductas que el profesionista
tenga en su vida laboral y personal, y que hayan causado impacto en su desempeño.

Si en tu caso, tienes cierta experiencia laboral y estás aplicando para un puesto intermedio, por
ejemplo una coordinación o jefatura, se buscará evaluar elementos como iniciativa, dinamismo,
energía, empowerment, adaptabilidad y franqueza.

Los reclutadores tienen preguntas fijas para cada concepto. Martha Alles, autora del libro Cómo
Entrevistar por Competencias, ejemplifica que cuando el empleador está interesado en medir una
iniciativa hará preguntas para saber cómo reacciona el candidato ante problemas que surjan
diariamente en el puesto. También analizan la capacidad para hacer mejoras en el área, sin que
haya una dificultad que se debe mejorar. Para tener esos datos, el empleador te pedirá que des
información, como:

1. ¿Qué haces cuando tienes dificultades para resolver un problema?

2. ¿Cuál ha sido el trabajo más interesante para ti, cómo lo manejaste?

3. ¿Cuál es la tarea más aburrida que te ha tocado, cómo la desarrollaste?

4. ¿En tu último trabajo, cuáles fueron los logros más importantes?


5. ¿Qué proyectos o ideas fueron vendidos y llevados a cabo gracias a ti?

6. ¿Cuéntame sobre alguna situación en que hayas propuesto una mejora para el área en donde
estabas?, ¿cómo fue?, ¿cuáles fueron los resultados?

Cuando se quiere medir dinamismo, explica Noriega, buscan datos que reflejen tu capacidad para
trabajar fuerte en situaciones cambiantes, con diferentes personas, y en jornadas de trabajo
largas, sin que esto último afecte tu productividad. Las preguntas que responden a este concepto
son:

7. Dame un ejemplo de una tarea que te demandó mas esfuerzo, ¿cómo la enfrentaste?, ¿cuáles
fueron los resultados?

8. Platícame de alguna ocasión en que un ‘bomberazo' o imprevisto te obligaron a reorganizar tu


tiempo, ¿cómo actuaste?, ¿cómo distribuiste tus tareas?

9. Si tuvieras que manejar tus horarios de una forma distinta, para tomar algunos cursos que
demanda la empresa, ¿cómo te organizarías?

10. ¿Qué acostumbras hacer en tu tiempo libre?

11. ¿Cuántas tareas puedes y te gusta realizar a la vez?

En opinión de Noriega, el empowerment es una de las competencias más valoradas por los
empleadores, porque a través de éste miden la destreza para establecer objetivos de desempeño
y sus consiguientes responsabilidades. También se refiere a cómo una persona puede aprovechar
la diversidad de un equipo para cumplir con eficiencia su trabajo. Los cuestionamientos asociados
a esta cualidad, son:
12. Háblame de una situación en la que incorporaste algún colaborador al equipo, ¿qué tomaste
en cuenta para incluirlo, por cuánto tiempo estuvo en ese grupo?

13. ¿Qué nivel de decisión permites a otros colaboradores?, ¿qué no delegas?

14. ¿Cómo reaccionas cuando, en tu ausencia, un miembro del equipo toma decisiones más allá de
sus atribuciones? Si el resultado es negativo ¿qué haces?

15. ¿Cómo manejas los reclamos e inquietudes de los colaboradores?, ¿y los de tus jefes?

Otra característica a la que están atentas las empresas es el nivel de adaptabilidad, es decir,
flexibilidad para modificar tu conducta de acuerdo a las metas que se deben cumplir, o cuando
surgen dificultes o cambios en el trabajo. Es un concepto muy relacionado con: ¿eres capaz de
cambiar tus convicciones?, y ¿qué tan crítico eres contigo mismo? Alles menciona que entre las
preguntas para evaluar esta característica, destacan:

16. ¿Qué haces cuando tienes que encargarte de una tarea que no corresponde a tus objetivos y
rutinas de trabajo?

17. Cuando te delegan nuevas actividades, que no corresponde al trabajo que venías realizando,
¿cómo reaccionas?

18. ¿Qué actividades manejaste en tu último trabajo que no estaban, originalmente, en la


descripción del puesto?, ¿cómo te sentiste con esas decisiones?

19. Dame un ejemplo sobre una sugerencia realizada por alguno de los colaboradores que influyó
o cambió las decisiones que habías tomado.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?


Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Escribe tu correo electrónico

Suscríbete

20. ¿Estarías dispuesto a cambiar de país o ciudad si tu puesto así lo requiere?

Patricia Noriega puntualiza que además de ir preparado con ejemplos y cifras para responder a los
cuestionamientos del reclutador, el candidato necesita encontrar el ‘tono' exacto con el contará
esos hechos. Esto significa que la persona debe ensayar cómo logrará captar la atención del
responsable de recursos humanos. Lo recomendable, agrega, es pensar en respuestas cortas que
engloben la información que se está pidiendo y detallar un poco más, o poner énfasis, cuando se
consiguió un resultado bueno con cierta acción.