You are on page 1of 11

GUÍA TEÓRICO-PRÁCTICA

ESPACIO Y TIEMPO EN LA NARRACIÓN
NOMBRE: __________________________________ CURSO: 7°______________ FECHA: _____________

Aprendizajes Esperados: Instrucciones:

1- Identificar las características del género narrativo. - Revisa la guía junto a tu profesor(a)
2- Reconocer las características los tipos de espacio narrativo. y analiza los conceptos y ejemplos.
3- Distinguir el tiempo de la narración: tiempo de la historia y - Luego relee los contenidos de la
tiempo del relato. guía detenidamente.
3- Vincular conceptos con ejemplos concretos en textos - Finalmente, resuelve los ejercicios
narrativos. aplicando los contenidos
5- Reconocer en cuentos, novelas, mitos, etc., las aprendidos durante la clase y
características fundamentales de este tipo de textos. expuesto en la guía.

El espacio de la narración
El espacio en el mundo narrativo es el lugar o el ámbito en el
cual se desarrolla la historia. Como ves, esta definición no se refiere
exclusivamente a los lugares donde desarrollan las acciones los
personajes, lo que conocemos como el espacio físico. Una historia
puede también desarrollarse en distintos ambientes sociales. Puede, por
ejemplo, transcurrir en el ambiente social de un colegio y en el de una
familia, o en el de familias adineradas y familias pobres. Cuando
estamos ante este tipo de espacios, hablamos de espacio social.
Algunas obras literarias se desarrollan en la mente o en los
sentimientos de los personajes. Cuando esto ocurre, hablamos de
espacio psicológico.
Por atención a las siguientes definiciones y ejemplos.

DEFINICIÓN EJEMPLO
[…] Sucedió que sus pasos los condujeron durante uno de estos
Espacio Físico vagabundeos, a una calle de un barrio muy poblado de
Londres. Era una calle estrecha y, los domingos, lo que se dice
tranquila, pero animada por comercios y tráfico durante la
Es el lugar o los lugares concretos y
semana. […]
determinados donde ocurren los A dos puertas de una esquina, viniendo del oeste, la línea
hechos. Puede ser un espacio de casas se interrumpía por la entrada de un amplio patio; y,
natural, urbano, rural, marítimo, el justo al lado de esta entrada, un pesado, siniestro edificio
interior de una casa, un cine, un sobresalía a la calle su frontón triangular. Aunque fuera de dos
bar, una escuela, etc. pisos, este edificio no tenía ventanas: sólo la
puerta de entrada, algo más abajo del nivel de la calle, y una
fachada ciega de revoque descolorido. Todo el edificio, por otra
parte, tenía las señales de un prolongado y sórdido abandono.
La puerta, sin aldaba ni campanilla, estaba rajada y
descolorida; vagabundos encontraban cobijo en su hueco y
raspaban fósforos en las hojas, niños comerciaban en los
escalones, el escolar probaba su navaja en las molduras, y
nadie había aparecido, quizás desde hace una generación, a
echar a aquellos indeseables visitantes o a arreglar lo
estropeado.
El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde
Stevenson, Robert Louis

Una niebla se disipó. nunca pude borrar de mi conciencia a la muchachilla que se sentaba al frente como si encarnara la sociedad vulgar. todavía en pleno delirio. los autores emplean recursos estilísticos y temáticos que ayudan a generar una atmósfera siniestra para producir un efecto de extrañeza. Tenía un pañuelo políticas. se veía un billete rojo. y las emociones y sentimientos que experimentan los personajes. planteen: amor. el pasaje de tercera clase. y exhibía una cicatriz manifiestan determinadas ideas horizontal en las mejillas. y sólo cuando el cansancio sucedió al furor. moral o social segunda clase para permitir la entrada precipitosa de una en el que se desarrolla la acción muchachilla de trece o catorce años. intencionado por el autor y que se relaciona con el mensaje que se quiere transmitir. que se religiosas o sonrojaban en exceso. Jekyll y Mr. pertenecen Se trataba de una típica provinciana con el cabello sin brillo. sin embargo. cultural. o se agrupan en sectores sociales y peinado en forma de hoja de ginkgo. de las cuales colgaba sin peso una bufanda de lana color amarillo rojizo. grande envuelto sobre las rodillas. se escucharon unas pisadas estrepitosas que se acercaban a la portilla. El extraño caso del Dr. Me enfurecí mucho con el hombre ya en el suelo. las descripciones del espacio físico o lugar en que ocurren los acontecimientos. Antes. […] nivel intelectual. etc. que se construye a partir de los diálogos y las acciones de los personajes. y Se refiere al entorno cultural. en seguida se abrió con brusquedad la puerta de mi vagón de religioso. saboreando con júbilo cada golpe que le daba. Entre las manos hinchadas con sabañones que sostenían el pañuelo envuelto. 2 empuñado con fuerza. a punto de repugnar. económico. Fui corriendo a la casa de Soho y para mayor seguridad rompí mis papeles. raspadas por la sequedad. […] Durante todo este tiempo. Robert Louis Pronto sonó el silbato. No me gustó el rostro vulgar de la muchachilla y me desagradó su vestimenta sucia. igualmente enfurecido en la voluntad de vivir y en la. ya proyectando alegremente cometer otros. Complaciéndome cruelmente de mi delito. además de la irritación que me originó su insensatez de ocupar un asiento de segunda con el pasaje de tercera. acompañada por los narrada. Los personajes tienen un insultos del conductor. miedo o terror en el lector. siempre en ese contrastado éxtasis del espíritu. Pero temblaba de miedo y de exaltación a la vez. Me preparé sin emoción alguna a Espacio Social contemplar el retroceso de la plataforma que iba a dejar atrás según la marcha del tren. La atmósfera de una obra produce cierto efecto en el lector. según los conflictos que se mi crueldad. . Entendí que ya envuelve a los personajes y a toda la hasta mi vida estaba en peligro y huí temblando del lugar de acción. violencia. DEFINICIÓN EJEMPLO […] Se desencadenó entonces un verdadero espíritu del Espacio Sicológico infierno. […] La mandarina. Hyde Stevenson. de hacer el mal. de Es la atmósfera espiritual que golpe me heló el terror. Ryunosuke Akutagawa La atmósfera del miedo y el relato de terror Uno de los elementos que constituyen una obra literaria es la atmósfera. venganza. apenas satisfecha y mucho más estimulada. En el caso de los relatos de terror. odio. y sin embargo dándome prisa y con oído atento por el temor de oír detrás de mí los pasos del vengador. soledad. desilusión. luego me encaminé por las calles alumbradas por las farolas.

muy.. hacía yo girar el picaporte de su puerta y la abría. traumas. Me parece que fue su ojo. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Presten atención ahora.. ¡oh. poco a poco. Yo no perseguía ningún propósito. El terror físico es causado por un factor externo del ambiente o de las circunstancias en que se enmarca la acción. ¿Por qué dicen ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos. me fui decidiendo a matar al viejo y librarme de aquel ojo para siempre. Su dinero no me interesaba. que rompen las reglas del mundo cotidiano dado su carácter sobrenatural.. insectos o personas mentalmente desequilibradas o crueles. Me llevaba una hora entera introducir completamente la cabeza por la abertura de la puerta. con qué previsión. Me es imposible decir cómo la idea entró en mi cabeza por primera vez. Quería mucho al viejo... hasta verlo tendido en su cama. de manera que no se viera ninguna luz. ¿Cómo puedo estar loco.. alucinaciones u otro elemento que altera su percepción de la realidad y la vuelve amenazante. como edificios abandonados. como animales.. muy lentamente. con qué disimulo me puse a la obra! Jamás fui más amable con el viejo que la semana antes de matarlo. muy gradualmente. Un ojo celeste y velado por una tela. surge en la mente de un personaje. hacia las doce. Enfrentar a sus protagonistas a situaciones atemorizantes. en tanto..Recursos estilísticos y temáticos en el relato de terror Desarrollar la acción en lugares inquietantes. Jamás me había hecho nada malo. entonces? Escuchen. como monstruos o fantasmas. producto de pesadillas. Y mi oído era el más agudo de todos. en vez de destruirlos o embotarlos. o que resultan amenazantes. Jamás me insultó. En cambio. En los relatos de terror. tan suavemente! Y entonces. pero. DESARROLLA TUS HABILIDADES Lee el siguiente cuento detenidamente. y observen con cuánta cordura. El corazón delator 3 Edgar Allan Poe ¡Es cierto! Siempre he sido nervioso. Y así. con cuánta tranquilidad les cuento mi historia. me acosó noche y día. sitios embrujados o desconocidos para los personajes y el lector. Ni tampoco estaba furioso. ¡Si hubieran podido verme! ¡Si hubieran podido ver con qué habilidad procedí! ¡Con qué cuidado. a fin de no perturbar el sueño del viejo. ¡Sí. completamente cerrada. una vez concebida. aplicando la estrategia de lectura sobre prestar atención a los detalles.. levantaba una linterna1 cerrada. Incluir seres extraordinarios. Pero los locos no saben nada.. ¿Es que un loco hubiera sido tan prudente como yo? . y tras ella pasaba la cabeza. ustedes se hubieran reído al ver qué astutamente pasaba la cabeza! La movía lentamente. El terror sicológico. Cada vez que lo clavaba en mí se me helaba la sangre. terriblemente nervioso. cuando la abertura era lo bastante grande para pasar la cabeza. Todas las noches. los elementos de la atmósfera recién detallados pueden dar lugar a dos tipos de efectos en el lector: el terror físico y el sicológico.. ¡Oh.. eso fue! Tenía un ojo semejante al de un buitre. que hacen evidente su fragilidad y vulnerabilidad ante el peligro. Muchas cosas oí en el infierno. Ustedes me toman por loco...

cautelosamente iba abriendo la linterna (pues crujían las bisagras). ni pueden imaginarse ustedes con qué cuidado. Muchas noches. tal como el redoblar de un tambor estimula el coraje de un soldado. Seguía sentado. y por eso me era imposible cumplir mi obra. justamente a las doce. tratando de mantener firme el haz de luz sobre el ojo. Jamás. me contuve y seguí callado. Lo vi con toda claridad. a medianoche. Su cuarto estaba negro. entraba sin miedo en su habitación y le hablaba resueltamente. surgió de mi pecho. como movido por un instinto. lo soy. llamándole por su nombre. Repito que lo conocía bien. y quizá me oyó. Comprendí que había estado despierto desde el primer leve ruido. de mi sagacidad. ¿No les he dicho ya que lo que toman erradamente por locura es solo una excesiva agudeza de los sentidos? En aquel momento me llegó un sonido apagado y presuroso. el infernal latir del corazón iba en aumento. a las doce.. cuando mi pulgar resbaló en el cierre metálico y el viejo se enderezó en el lecho. Sí. una pequeñísima ranura en la linterna. cada noche. sin oír que volviera a acostarse. apenas iniciado el día.. Todo era en vano. pero siempre encontré el ojo cerrado. ¡Pensar que estaba ahí.. Sin embargo.. aunque no podía verla ni oírla. ¡oh. Sostenía la linterna para que no se moviera. mientras escuchaba en la pared los taladros cuyo sonido anuncia la muerte. Después de haber esperado largo tiempo. Había ya pasado la cabeza y me disponía a abrir la linterna. con toda paciencia. y en todo ese tiempo no oí que volviera a tenderse en la cama. incluso entonces. más fuerte! Les he dicho que soy nervioso. sino su ojo maligno. y que él ni siquiera soñaba con mis secretas intenciones o pensamientos! Me reí entre dientes ante esta idea. iba yo a mirarle mientras dormía. Estaba abierto. Pero no podía ver nada de la cara o del cuerpo del viejo.. y seguí empujando suavemente. El espanto del viejo debía ser terrible. procedí con mayor cautela que de costumbre al abrir la puerta. Había tratado de decirse que aquel ruido no era nada. porque lo sentí moverse repentinamente en la cama. Ustedes pensarán que me eché hacia atrás... El minutero de un reloj se mueve con más rapidez de lo que se movía mi mano.. cordialmente. Su miedo fue aumentando desde ese momento.. deslizándose furtiva..Y entonces. había sentido el alcance de mis facultades. Se hacía cada vez más rápido. Al llegar la octava noche. No expresaba dolor o pena. justamente a las doce. 4 cuando se movió en la cama. gritando: —¿Quién está ahí? Permanecí inmóvil. como el que podría hacer un reloj envuelto en algodón. noche tras noche. tal como yo lo había hecho. porque no era el viejo quien me irritaba. la presencia de mi cabeza dentro de la habitación.. y supe que era el quejido que nace del terror. no! Era el ahogado sonido que brota del fondo del alma cuando el espanto la sobrecoge. sin decir palabra. y yo empecé a enfurecerme mientras lo miraba. Era el latido del corazón del viejo. abriendo poco a poco la puerta. Apenas lograba contener mi impresión de triunfo. cautelosamente! Sí. Así lo hice.. la iba abriendo lo suficiente para que un solo rayo de luz cayera sobre el ojo de buitre. Y entonces. Oí de pronto un leve quejido. pero todo era en vano. abierto de par en par. brotó de la ranura y cayó completamente sobre el ojo de buitre. ¡Cada vez más fuerte. Aumentó aún más mi furia. había tratado de darse ánimo con esas suposiciones. pero no. en el terrible silencio de aquella antigua casa. cuando tenía la cabeza completamente dentro del cuarto.. Entretanto. antes de aquella noche. Aquel sonido también me era familiar.. Y esto lo hice durante siete largas noches. con qué inmenso cuidado. Bien conocía yo ese sonido. abría la linterna cautelosamente. pero sin conseguirlo. me contuve todavía algunos minutos y permanecí inmóvil. ahondando con su espantoso eco los terrores que me perturbaban. ya que el viejo cerraba completamente las persianas por miedo a los ladrones. cada vez más fuerte. Comprendí lo que estaba sintiendo el viejo y le tuve lástima. Pensaba: “No es más que el viento en la chimenea… es solo un ratón cruzando la habitación” o “Fue un grillo que chirrió una sola vez”.. semejante al hilo de la araña. Durante una hora entera no moví un solo músculo. Y una nueva ansiedad se apoderó de mí. Sí. ¡oh. más fuerte! Me pareció que aquel corazón estallaría. yo sabía que le era imposible distinguir la abertura de la puerta. cuando el mundo entero dormía. y envolvía a su víctima. y preguntándole cómo había pasado la noche. suavemente. Apenas respiraba. pues. Y por la mañana. porque la muerte se había aproximado a él. un sonido tan extraño como aquel me llenó de un horror incontrolable. Pero. resolví abrir una pequeña. como si se sobresaltara. ¡Pero el latido crecía cada vez más fuerte. . La fúnebre influencia de aquella sombra imperceptible era la que lo movía a sentir. escuchando. hasta que un fino rayo de luz. había orientado el haz de luz exactamente hacia el punto maldito. aunque me reía en el fondo de mi corazón.. Ya ven ustedes que tendría que haber sido un viejo muy astuto para sospechar que todas las noches. de un azul apagado y con aquella horrible tela que me helaba hasta el tuétano.

Ante todo. pero el zumbido continuaba y se iba haciendo cada vez más claro. El corazón delator. Pero. más alto. Le corté la cabeza. ja! Cuando hube terminado mi tarea eran las cuatro de la madrugada. A. nada más que una vez. Levanté la cama y examiné el cadáver. Hablé en voz muy alta para librarme de esa sensación. Me dolía la cabeza y creía percibir un zumbido en los oídos. un sonido como el que podría hacer un reloj envuelto en algodón. Un balde había recogido todo... ¡ja. estaba muerto. E.. más fuerte. Claro que no me preocupaba. Por mi parte.. pero seguí hablando con creciente soltura y levantando mucho la voz.. Durante la noche. pues ¿qué podía yo temer? Hallé a tres caballeros.... Fui a abrir con toda tranquilidad.. Llevé a los visitantes a recorrer la casa y los invité a que revisaran. Sonreí alegremente al ver lo fácil que me había resultado todo. el corazón siguió latiendo con un sonido ahogado. ¿pero qué podía hacer? Era un sonido apagado y presuroso.. juré. Me puse en pie y discutí sobre insignificancias en voz muy alta y con violentas gesticulaciones. después de un rato. todavía estaba tan oscuro como a medianoche. mientras yo cumplía mi trabajo con rapidez. Les mostré sus bienes intactos y cómo cada cosa se hallaba en su lugar. El viejo estaba bien muerto.. acabé conduciéndolos a la habitación del muerto. Dios! ¿Qué podía hacer? Lancé espumarajos de rabia.. No se sentía el menor latido... pero el sonido crecía continuamente. golpearon a la puerta de la calle. pero el sonido crecía continuamente. raspé con ella las tablas del piso.¡Algún vecino podía escuchar aquel sonido! ¡La hora del viejo había llegado! Lanzando un alarido. El zumbido se hizo más intenso. más alto! Y entretanto los hombres seguían charlando tranquilamente y sonriendo. un vecino había escuchado un grito. Hablé con mayor rapidez.. Su ojo no volvería a molestarme... más fuerte. Cesó. yo me hallaba perfectamente cómodo. ahí! ¡Es el latido de su horrible corazón! Poe. maldije. así lo pensé y así lo pienso hoy! ¡Pero cualquier cosa era preferible a aquella agonía! ¡Cualquier cosa sería más tolerable que aquella tortura! ¡No podía soportar más tiempo sus sonrisas hipócritas! ¡Sentí que tenía que gritar o morir. descuarticé el cadáver. Levanté luego tres planchas del piso de la habitación y escondí los restos en el hueco. hasta que.. Al recibir este informe en el puesto de policía. no! ¡Claro que oían y que sospechaban! ¡Sabían. Mis modales los habían convencido. el sonido aumentaba. malvados! —aullé—. más fuerte. Volví a colocar los tablones con tanta habilidad que ningún ojo humano —ni siquiera el suyo— hubiera podido advertir la menor diferencia. Sin duda me puse muy pálido. ¡Confieso que lo maté! ¡Levanten esos tablones! ¡Ahí.... completamente muerto. Apoyé la mano sobre el corazón y la mantuve así largo tiempo. los policías no habían oído nada. Finalmente. como si las observaciones de aquellos hombres me enfurecieran.. ¡Oh. mientras yo les contestaba con 5 animación. pues nadie podría escucharlo a través de las paredes. ¡Más alto. pero el sonido crecía continuamente.. habían enviado a los tres agentes para que registraran el lugar. con vehemencia.... ¿Era posible que no oyeran? ¡Santo Dios! ¡No.. que se presentaron muy civilmente como oficiales de policía.. otra vez. En Hop Frog y otros relatos.. Si ustedes continúan tomándome por loco dejarán de hacerlo cuando les describa las astutas precauciones que adopté para esconder el cadáver. a que revisaran bien. seguía resonando y era cada vez más intenso.. El viejo había muerto... ¿Por qué no se iban? Anduve de un lado a otro. sin embargo. me di cuenta de que aquel sonido no se producía dentro de mis oídos. pero los policías continuaban sentados y charlando. tratando de recobrar el aliento y. abrí del todo la linterna y me precipité en la habitación. escuchen. y se estaban burlando de mi horror! ¡Sí... No había nada que lavar. Pero. y entonces. Se sentaron y hablaron de cosas comunes. La noche avanzaba. durante varios minutos. ¿qué tenía que temer? Di la bienvenida a los oficiales y les expliqué que yo había lanzado aquel grito durante una pesadilla. empecé a sentir que me ponía pálido y deseé que se marcharan. más fuerte! —¡Basta ya de fingir.. mientras yo mismo. Yo había sido demasiado precavido para eso. al fin. Me bastó un segundo para arrojarle al suelo y tirarle encima la pesada cama. Los oficiales se sentían satisfechos. pues.. ningún rastro de sangre. Yo jadeaba. . Balanceando la silla sobre la cual me había sentado. Les hice saber que el viejo se había ausentado al campo. Sí. pero en silencio... por lo cual se sospechaba la posibilidad de algún ataque.. con la audacia de mi perfecto triunfo. Santiago: Pehuén. por fin. de latir. El viejo clamó una vez. (2011). En momentos en que se oían las campanadas del reloj. pero el sonido lo superaba todo y crecía sin cesar. ninguna mancha. a grandes pasos. los brazos y las piernas.. En el entusiasmo de mis confidencias traje sillas a la habitación y pedí a los tres caballeros que descansaran allí de su fatiga... colocaba mi silla en el exacto punto bajo el cual reposaba el cadáver de mi víctima.. Aun así. Sonreí.

disminuir el efecto de algo. Profundizo la lectura 1. intranquilizar. erradamente: con error. vehemencia: pasión. 5. velado: cubierto. tuétano: médula de los huesos. espumarajos: saliva espumosa arrojada en gran cantidad sagacidad: astucia. furtivo: que se hace a escondidas. por la boca. inteligencia. Caracteriza sicológicamente al narrador. valiente o audaz. engaño o equivocación. ¿Qué detalles del cuento permiten anticipar lo que ocurrirá en el desenlace de la historia? Analiza los dos primeros párrafos del relato aplicando la Estrategia de lectura sobre prestar atención a los detalles. 2. Para ello. cordura: prudencia. resueltamente: de manera decidida. agudizar: afinar. inquietar. oculto. bisagra: instrumento que permite abrir y cerrar puertas o jadear: resoplar. cita un fragmento del cuento y desarrolla tu respuesta en función de él. horrorizar. Infiere qué relación tiene el protagonista con el viejo.VOCABULARIO sobrecoger: estremecer. Menciona al menos tres características y justifica cada una con una cita textual. resolver: tomar una decisión. . ¿Por qué el narrador cuenta la historia de su crimen? Explica con tus palabras. Compártelo con tu compañero de banco. Elabora un argumento que permita refutar (‘contradecir o rechazar’) las razones que presenta el narrador para sostener que no está loco. perturbar: alterar. sensatez. imperceptible: que no se puede percibir o ver. embotar: debilitar. picaporte: instrumento para cerrar las puertas y ventanas. juicio. decisión. mejorar. cajas. 4. 3.

La razón que presenta el narrador para asesinar al viejo. Reúnete con dos compañeros y comenten las siguientes preguntas: a. 7. 6. ¿Qué tipo de terror se reconoce en el cuento leído: físico o sicológico? Recuerda lo revisado en la guía completa la siguiente tabla: Tipo de terror Elementos de la atmósfera que lo originan 7 Trabajo colaborativo 8. b. a. La manera en que el narrador se defiende de quienes lo acusan de estar loco. El motivo por el cual el narrador confiesa su crimen a los investigadores. Interpreta el cuento leído: ¿crees que el protagonista está loco? Para contestar. c. identifica los siguientes aspectos de la historia e incorpóralos en tu respuesta. ¿Qué elementos de “El corazón delator” contribuyen a crear una atmósfera de suspenso y terror? b. ¿Qué efecto produjeron esos elementos en ustedes como lectores? .

el autor suele modificar el orden cronológico de los acontecimientos para causar un efecto de sorpresa o extrañeza en el lector. acentuar ciertas características de un personaje. ¿podría alguien cuerdo cometer un asesinato así?. en la situación inicial. En los relatos de misterio o terror. el narrador se defiende de quienes lo acusan de estar loco. el desenlace de la secuencia narrativa permite inferir por qué. Esta organización de los acontecimientos produce un efecto de extrañeza y duda en el lector. hay obras que comienzan revelando su desenlace.El tiempo de la historia y el tiempo del relato Dependiendo del efecto que desea provocar en el lector. para luego relatar los acontecimientos que lo produjeron. el orden lineal de principio a fin. se reconocen dos nociones distintas del tiempo:  TIEMPO DE LA HISTORIA: corresponde al orden cronológico en que ocurren los hechos. Las acciones de los personajes se organizan 8 con una estructura de causas y consecuencias. quien podría preguntarse durante la lectura: ¿por qué hay quienes piensan que el narrador está loco?. ordenando la secuencia narrativa de manera especial. ¿por qué el narrador odia el ojo del viejo?. es decir. crear un misterio o producir suspenso. Lo anterior es posible debido a que en una obra narrativa. Por ejemplo. ¿los latidos son reales o una alucinación? Estas interrogantes son aclaradas cuando el lector vincula el desenlace con la situación inicial del relato: el narrador ha sido declarado loco. EJEMPLO: Un hombre muy nervioso Descuartiza el El hombre confiesa desea deshacerse de un cuerpo y lo entierra su crimen y lo tildan anciano que vive con él bajo una tabla de loco El hombre entra al Llegan los policías y cuarto del anciano y mientras conversan lo mata él escucha el latido  TIEMPO DEL RELATO: es la reorganización del tiempo de la historia. con el fin de generar un determinado efecto en el lector. Así. el autor de un relato puede decidir cómo organizar la secuencia narrativa. según el teórico literario francés Gérard Genette. Observa el análisis de “El corazón delator”: Como pudiste notar. EJEMPLO: Un hombre se defiende de El hombre entra al Llegan los policías y quienes lo acusan cuarto del anciano mientras conversan de loco y lo mata él escucha el latido Un hombre muy Descuartiza el El hombre nervioso desea cuerpo y lo confiesa su deshacerse de un entierra bajo crimen y lo tildan anciano que vive con él una tabla de loco . el autor puede alterar el orden lineal de la historia para destacar un hecho.

el relato de Miguel no podía parecer sino una broma como tantas otras suyas para entretener a sus invitados. Nos contó cómo fue que en un instante de locura del corazón había apuñalado a su dama en el lecho donde acababan de amarse. cualquier inquietud se disipaba con la visión completa de la ciudad desde la terraza florida 9 donde estábamos almorzando. sin apellidos: Ludovico. que había sido la más usada en el curso de los siglos. abandonamos la ciudad por un sendero de cipreses sin indicaciones viales. era una sucesión de cuartos sin ningún carácter. con el estómago lleno y el corazón contento. Estaba la chimenea con las cenizas heladas y el último leño convertido en piedra. Sin embargo. Miguel Otero Silva. se pusieron dichosos con la idea de conocer un fantasma de cuerpo presente. como lo teníamos previsto. Pero nuestros dos hijos. que además de buen escritor era un anfitrión espléndido y un comedor refinado. que no creemos en aparecidos del mediodía. de su amor contrariado y de su muerte espantosa. Era difícil creer que en aquella colina de casas encaramadas. Al cabo de muchas tentativas inútiles volvimos al automóvil. Nos aseguró. Miguel había restaurado por completo la planta baja y se había hecho construir un dormitorio moderno con suelos de mármol e instalaciones para sauna y cultura física. y de quien Miguel nos habló durante todo el almuerzo.DESARROLLA TUS HABILIDADES Lee el siguiente cuento y luego responde las preguntas 1 a 6. y le contestamos. Pero en la última se conservaba una habitación intacta por donde el tiempo se había olvidado de pasar. nos burlamos de su credulidad. muy en serio. el armario con sus armas bien cebadas. Miguel Otero Silva nos dijo con su humor caribe que ninguno de tantos era el más insigne de Arezzo. el gran señor de las artes y de la guerra. Era el dormitorio de Ludovico. y no era fácil encontrar a alguien que supiera algo en las calles abarrotadas de turistas. Allí estaba la cama de cortinas bordadas con hilos de oro. y una vieja pastora de gansos nos indicó con precisión dónde estaba el castillo. que a partir de la medianoche el espectro de Ludovico deambulaba por la casa en tinieblas tratando de conseguir el sosiego en su purgatorio de amor. hubieran nacido tantos hombres de genio perdurable. Así. en realidad. Como se nos había hecho tarde no tuvimos tiempo de conocer el interior del castillo antes de sentarnos a la mesa. que solo íbamos a almorzar. ardiente y bullicioso. . y el retrato al óleo del caballero pensativo en un marco de oro. Mi esposa y yo. Antes de despedirse nos preguntó si pensábamos dormir allí. —Menos mal —dijo ella— porque en esa casa espantan. y luego azuzó contra sí mismo a sus feroces perros de guerra que lo despedazaron a dentelladas. y el sobrecama de prodigios de pasamanería todavía acartonado por la sangre seca de la amante sacrificada. Pero a pleno día. Los ochenta y dos cuartos que recorrimos sin asombro después de la siesta habían padecido toda clase de mudanzas de sus dueños sucesivos. —El más grande —sentenció— fue Ludovico. pero su aspecto desde fuera no tenía nada de pavoroso. con muebles de diferentes épocas abandonados a su suerte. y perdimos más de dos horas buscando el castillo renacentista que el escritor venezolano Miguel Otero Silva había comprado en aquel recodo idílico de la campiña toscana. Espantos de agosto Gabriel García Márquez Llegamos a Arezzo un poco antes del mediodía. y la terraza de flores intensas donde habíamos almorzado. pintado por alguno de los maestros florentinos que no tuvieron la fortuna de sobrevivir a su tiempo. Nos habló de su poder inmenso. de nueve y siete años. era inmenso y sombrío. donde apenas cabían noventa mil personas. La segunda planta. que había construido aquel castillo de su desgracia. nos esperaba con un almuerzo de nunca olvidar. Fue un instante mágico. Era un domingo de principios de agosto. El castillo.

Explica qué efecto produce. ¿por qué? 10 2. y cuando regresamos para recoger las maletas encontramos la cena servida. 1. Solo entonces me estremeció el olor de fresas recién cortadas. Fue a ellos a quienes se les ocurrió la mala idea de quedarnos a dormir. ¿qué atmósfera se crea mediante su descripción? 3. y desperté después de las siete con un sol espléndido entre las enredaderas de la ventana. los gritos felices llamando a Ludovico en los cuartos tenebrosos. dormimos muy bien. mi esposa y yo en un dormitorio de la planta baja y mis hijos en el cuarto contiguo. en un sueño denso y continuo. mi esposa navegaba en el mar apacible de los inocentes. 4. Santiago: Debolsillo. Mientras lo hacíamos. García Márquez. Pues no estábamos en la alcoba de la planta baja donde nos habíamos acostado la noche anterior. A mi lado. y el horizonte se mantiene en su sitio hasta las nueve de la noche. la siguiente intervención del narrador: “Fue a ellos a quienes se les ocurrió la mala idea de quedarnos a dormir”. . “Qué tontería —me dije—. el narrador afirma lo siguiente sobre el castillo: “su aspecto desde fuera no tenía nada de pavoroso. y me acordé de la advertencia pavorosa de la pastora de gansos. Al inicio del cuento. ¿Qué importancia tiene la descripción de la habitación de Ludovico para el desenlace de la historia?. Miguel Otero Silva los apoyó encantado. su esposa y sus hijos ante la advertencia de la pastora de gansos?. Al contrario de lo que yo temía. Ambos habían sido modernizados y no tenían nada de tenebrosos. 1992 y Herederos de Gabriel García Márquez. que alguien siga creyendo en fantasmas por estos tiempos”. bajo la cornisa y las cortinas polvorientas y las sábanas empapadas de sangre todavía caliente de su cama maldita. G. luego nos tomamos un café bien conversado bajo las pérgolas de la plaza. ¿Cómo reaccionaron el narrador. © Gabriel García Márquez. y vi la chimenea con las cenizas frías y el último leño convertido en piedra. Espantos de agosto. y nosotros no tuvimos el valor civil de decirles que no. Los días del verano son largos y parsimoniosos en la Toscana. los lamentos de las puertas. bajo un cielo malva con una sola estrella. y el retrato del caballero triste que nos miraba desde tres siglos antes en el marco de oro. hacia el final del relato. cualquier inquietud se disipaba con la visión completa de la ciudad desde la terraza florida donde estábamos almorzando”. lo que más me impresionó fue el olor de fresas recientes que permanecía estancado sin explicación posible en el ámbito del dormitorio. En Doce cuentos peregrinos. (2006). De modo que nos quedamos a cenar.Sin embargo. pero Miguel insistió en llevarnos a ver los frescos de Piero della Francesca en la Iglesia de San Francisco. Mientras trataba de conseguir el sueño conté los doce toques insomnes del reloj de péndulo de la sala. Desde la mesa oíamos sus galopes de caballos cerreros por las escaleras. y se fueron a explorar las tinieblas en los pisos altos. los niños prendieron unas antorchas en la cocina. Cuando terminamos de conocer el castillo eran más de las cinco. Pero estábamos tan cansados que nos dormimos muy pronto. sino en el dormitorio de Ludovico.

b. Para ello: a.• ¿Qué atmósfera se crea mediante esta descripción y cómo contrasta con los hechos posteriores de la historia? 5. Construye una línea de tiempo con el orden de la historia en un esquema como el siguiente: Pasado Futuro Hecho 1 | Hecho 2 | Hecho 3 | Hecho 4 | Hecho 5 c. Elabora la secuencia narrativa del cuento leído completando un esquema como el que se presenta a continuación: 11 6. Identifica el tiempo verbal que predomina. Analiza el tiempo de la historia y el tiempo del relato. . A partir del análisis anterior. Subraya tres ejemplos. reflexiona: ¿qué efecto busca producir el autor al organizar la secuencia narrativa de esa manera? Explica.

Related Interests