You are on page 1of 7

26/1/2018 V. I. Lenin (1921): Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del socialismo.

Volver al Archivo V. I. Lenin

V. I. Lenin

ACERCA DE LA SIGNIFICACIÓN DEL


ORO AHORA Y DESPUÉS DE LA
VICTORIA COMPLETA DEL SOCIALISMO

Redactado: El 5 de noviembre de 1921.


Primera publicación: Los días 6 y 7 de noviembre de 1921, en el núm. 251 de Pravda.
Fuente: Tomado de V. I. Lenin. Obras Completas, tomo 44, Editorial Progreso, Moscú, 1981,
pp. 221-229.
Digitalizado para el MIA: Julio Rodríguez, abril de 2012.
HTML: Juan Fajardo, mayo de 2012.

La mejor manera de conmemorar el aniversario de la Gran Revolución es concentrar la atención


en las tareas que ésta no ha resuelto todavía. Semejante conmemoración es oportuna y necesaria en
particular cuando existen tareas cardinales aún no resueltas por la revolución, cuando hay que
asimilar algo nuevo (desde el punto de vista de lo realizado hasta ahora por la revolución) para
resolver esas tareas.

En el momento actual, lo nuevo de nuestra revolución consiste en la necesidad de recurrir al


método de acción “reformista”, gradual, de prudente rodeo en los problemas fundamentales de
organización de la economía. Esta “novedad” da lugar a una serie de problemas, incomprensiones
y dudas de carácter teórico y práctico.

Un problema teórico: ¿cómo explicarse que, después de una serie de acciones de lo más
revolucionarias, se pase, sobre el mismo terreno, a acciones extraordinariamente “reformistas”,
pese a la marcha victoriosa general de toda la revolución en su conjunto? ¿No será esto una
“entrega de posiciones”, un “reconocimiento de la bancarrota” o algo por el estilo? Como es
natural, los enemigos, empezando por los reaccionarios de tipo semifeudal y terminando por los

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1921/noviembre/05.htm 1/7
26/1/2018 V. I. Lenin (1921): Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del socialismo.

mencheviques y demás caballeros de la Internacional II y media, responden que así es. Pero están
en su papel de enemigos al hacer, con cualquier motivo o sin motivo alguno, declaraciones de esta
índole. La conmovedora unanimidad que manifiestan en esta cuestión todos los partidos -desde los
feudales hasta los mencheviques- viene a demostrar una vez más que, frente a la revolución
proletaria, todos esos partidos constituyen verdaderamente “una sola masa reaccionaria” (como lo
pronosticó Engels, dicho sea entre paréntesis, en sus cartas a Bebel en 1875 y 1884)2.

Pero también entre los amigos hay cierta... “incomprensión”.

Restableceremos la gran industria y organizaremos el intercambio directo de sus artículos con


los productos de la pequeña agricultura campesina, contribuyendo a la socialización de ésta. Para
restablecer la gran industria, tomaremos a los campesinos, en concepto de préstamo, determinada
cantidad de víveres y materias primas mediante la contingentación.Tal es el plan (método o
sistema) que hemos aplicado durante más de tres años, hasta la primavera de 1921. Era una forma
revolucionaria de enfocar el problema, en el sentido de demoler de manera directa y completa la
vieja estructura socioeconómica para remplazarla con otra nueva.

Desde la primavera de 1921, en lugar de este enfoque, de este plan, método o sistema de acción,
venimos planteando (todavía no “hemos planteado” por completo, sino que sólo “estamos
planteando”, y sin tener plena conciencia de ello) una forma completamente distinta, de tipo
reformista: no demoler la vieja estructura socioeconómica, el comercio, la pequeña hacienda, la
pequeña empresa, el capitalismo, sino reanimar el comercio, la pequeña empresa, el capitalismo,
dominándolos con precaución y de modo gradual u obteniendo la posibilidad de someterlos a una
regulación estatal sólo en la medida que se vayan reanimando.

Es una forma completamente distinta de enfocar el problema.

Comparada con la forma anterior, revolucionaria, ésta es reformista (la revolución es una
transformación que destruye lo viejo en lo más fundamental y radical, pero no lo transforma
cautelosa, lenta y gradualmente, procurando demoler lo menos posible).

Cabe preguntar: si después de probar los métodos revolucionarios habéis reconocido su fracaso
y pasado a los métodos reformistas, ¿no demuestra eso que declaráis, en general, que la revolución
es un error? ¿No demuestra eso que no era preciso, en general, comenzar por la revolución, sino
que era necesario empezar por reformas y limitarse a ellas?

Esta es la deducción que hacen los mencheviques y sus semejantes. Mas esta deducción es o
bien un sofisma y una simple artimaña de politicastros redomados o bien una puerilidad de
incautos. El mayor peligro -y quizá el único- para un auténtico revolucionario consiste en exagerar
su radicalismo, en olvidar los límites y las condiciones del empleo adecuado y eficaz de los
métodos revolucionarios. Es ahí donde los auténticos revolucionarios se estrellaban con la mayor
frecuencia al comenzar a escribir “revolución” con mayúscula, colocar la “revolución” a la altura
de algo casi divino, perder la cabeza, perder la capacidad de comprender, sopesar y comprobar con
https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1921/noviembre/05.htm 2/7
26/1/2018 V. I. Lenin (1921): Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del socialismo.

la mayor serenidad y sensatez en qué momento, en qué circunstancias y en qué terreno hay que
saber actuar a lo revolucionario y en qué momento, en qué circunstan-cias y en qué terreno hay que
saber pasar a la acción reformista. Los auténticos revolucionarios sucumbirán (no en el sentido
físico, sino espiritual de su causa) sólo -pero sin falta- en el caso de que pierdan la serenidad y se
figuren que la revolución, “grande, victoriosa y mundial”, puede y debe cumplir obligatoria-mente
por vía revolucionaria toda clase de tareas en cualquier circunstancia y en todos los terrenos.

Quien se “imagine” tal cosa sucumbirá, pues se habrá imaginado una estupidez en la cuestión
fundamental; y en época de guerra encarnizada (la revolución es la guerra más encarnizada), el
castigo por una estupidez suele consistir en la derrota.

¿De qué se deduce que la revolución, “grande, victoriosa y mundial”, puede y debe emplear
únicamente métodos revolucionarios? De nada. Eso es absoluta y totalmente falso. La falsedad de
eso es evidente de por sí sobre el fondo de tesis puramente teóricas, si no se aparta uno del terreno
del marxismo. La falsedad de eso es confirmada también por la experiencia de nuestra revolución.
En el aspecto teórico: durante la revolución se hacen tonterías igual que en cualquier otro tiempo,
decía Engels3, y decía la verdad. Hay que tratar de hacer las menos posibles y corregir cuanto
antes las ya hechas, teniendo en cuenta con la mayor sensatez qué tareas y cuándo pueden llevarse
a la práctica con métodos revolucionarios y cuáles no. Nuestra propia experiencia: la paz de Brest
ha sido un modelo de acción absolutamente no revolucionaria, sino reformista e incluso peor que
reformista, puesto que ha sido una acción regresiva, en tanto que las acciones reformistas, por regla
general, avanzan lenta, cautelosa y gradualmente, pero no retroceden. La justedad de nuestra
táctica al firmar la paz de Brest ha quedado ya tan demostrada y es tan clara y reconocida por todos
que no merece la pena seguir hablando de este tema.

Lo único que hemos acabado por completo es la labor democrática burguesa de nuestra
revolución. Y tenemos el más legítimo derecho a enorgullecernos de ello. La labor proletaria o
socialista de nuestra revolución se resume en tres aspectos principales: 1) Salida revolucionaria de
la guerra imperialista mundial; desenmascaramiento y cese de la matanza emprendida por dos
grupos mundiales de fieras capitalistas. Esto nosotros lo hemos hecho hasta el fin por nuestro lado;
consumarlo por todos los lados podría únicamente la revolución en una serie de países avanzados.
2) Creación del régimen soviético, forma de plasmación de la dictadura del proletariado. Se ha
dado un viraje mundial. Se acabó la época del parlamentarismo democrático burgués. Ha
comenzado un nuevo capítulo en la historia universal: la época de la dictadura proletaria. Sólo una
serie de países perfeccionará y culminará el régimen soviético y todas las formas de dictadura
proletaria. A nosotros nos queda aún mucho, muchísimo por hacer en este terreno. Sería
imperdonable no verlo. Más de una vez tendremos que culminar, rehacer y volver a empezar. Cada
grado que logremos avanzar, subir, en el desarrollo de las fuerzas productivas y de la cultura, debe
ir acompañado del perfeccionamiento y modificación de nuestro sistema soviético, y nosotros nos
encontramos a un nivel muy bajo en el aspecto económico y cultural. Hay mucho que rehacer; y
“turbarse” por ello sería el colmo de la estupidez (o acaso de algo peor que estupidez). 3)

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1921/noviembre/05.htm 3/7
26/1/2018 V. I. Lenin (1921): Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del socialismo.

Edificación económica de las bases del régimen socialista. En este terreno queda aún por coronar
lo principal, lo fundamental. Y ésta es la tarea nuestra más certera, la más certera tanto desde el
punto de vista de los principios como de la práctica, tanto desde el punto de vista de la RSFSR hoy
como desde el punto de vista internacional.

Ya que lo principal no está consumado en su base, hay que fijar en ello toda la atención. Y en
este problema la dificultad estriba en la forma de transición.

“No basta con ser revolucionario y partidario del socialismo o comunista en general -escribía yo
en abril de 1918 en Las tareas inmediatas del Poder soviético-. Es necesario saber encontrar en
cada momento peculiar el eslabón particular al cual hay que aferrarse con todas las fuerzas para
sujetar toda la cadena y preparar sólidamente el paso al eslabón siguiente. El orden de los
eslabones, su forma, su engarce, la diferencia entre unos y otros no son tan simples ni tan burdos
en la cadena histórica de los acontecimientos como en una cadena corriente forjada por un
herrero”.

En los momentos actuales, en el terreno de las actividades de que estamos tratando, ese eslabón
es la reanimación del comercio interior, regulado (orientado) con acierto por el Estado. El
comercio, he ahí el “eslabón” de la cadena histórica de los acontecimientos, de las formas de
transición de nuestra edificación socialista en 1921-1922, “al cual debemos aferrarnos con todas las
fuerzas” nosotros, el poder estatal proletario, el Partido Comunista dirigente. Si ahora “nos
aferramos” a este eslabón con suficiente fuerza, podremos estar seguros de ser los dueños de toda
la cadena en un futuro próximo. De otro modo no podremos ser dueños de toda la cadena, no
podremos crear la base de las relaciones socioeconómicas de tipo socialista.

Esto parece extraño. ¿Comunismo y comercio? Resulta algo muy incoherente, absurdo y
distinto. Pero si se reflexiona desde el punto de vista económico, lo uno no se distingue más de lo
otro que el comunismo se diferencia de la pequeña agricultura campesina, patriarcal.

A mi parecer, cuando triunfemos a escala mundial, pondremos urinarios públicos de oro en las
calles de algunas de las ciudades más importantes del mundo. Este sería el empleo más “justo”,
gráfico e instructivo del oro para las generaciones que no han olvidado que, a causa del oro, fueron
sacrificados diez millones de hombres y mutilados treinta millones en la “gran guerra liberadora”
de 1914-1918, en la guerra en que se ventilaba el grandioso problema de qué paz era peor, la de
Brest o la de Versalles; y que a causa de ese mismo oro hay quien se dispone, seguramente, a
aniquilar a veinte millones de hombres y mutilar a sesenta millones en la guerra que quizá estalle
por allá por 1925 o por 1928, acaso entre el Japón y Norteamérica, o entre Inglaterra y
Norteamérica, o algo por el estilo.

Mas, por “justo”, útil y humano que parezca ese empleo del oro, diremos, a pesar de todo: para
llegar a semejante resultado es preciso trabajar uno o dos decenios con el mismo empeño e iguales
éxitos con que hemos trabajado de 1917 a 1921, sólo que en un terreno mucho más vasto. Por el

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1921/noviembre/05.htm 4/7
26/1/2018 V. I. Lenin (1921): Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del socialismo.

momento, en la RSFSR es preciso economizar el oro, venderlo más caro, adquirir con él
mercancías a precios más bajos. Quien con lobos anda, a aullar aprende; pero en lo que se refiere al
exterminio de todos los lobos, como corresponde en una sociedad humana inteligente, nos
atendremos al sabio proverbio ruso: “No te envanezcas al partir para la guerra, hazlo a la vuelta”...

El comercio es la única ligazón económica posible entre decenas de millones de pequeños


agricultores y la gran industria, si... si no existe al lado de estos agricultores una magnífica gran
industria mecanizada con una red de cables eléctricos; una industria que, tanto por su potencia
técnica como por su “superestructura” orgánica y por los fenómenos concomitantes, provea a los
pequeños agricultores de los mejores productos en mayor cantidad, con más rapidez y más barato
que antes. A escala mundial este “si” se ha realizado ya, esta condición existe ya, pero un país
aislado -y, por añadidura, uno de los países capitalistas más atrasados- que ha intentado realizar,
convertir en realidad, organizar prácticamente, de golpe y de modo directo, la nueva ligazón entre
la industria y la agricultura, no ha podido cumplir “al asalto” esta tarea y se ve precisado a
cumplirla mediante una serie de acciones lentas, graduales, de “asedio” cauteloso.

El poder estatal proletario puede dominar el comercio, encauzarlo, encajarlo en determinado


marco. Un ejemplo pequeño, muy pequeño: en la cuenca del Donets ha comenzado una
reanimación económica reducida, muy reducida aún, pero indiscutible, en parte gracias al aumento
de la productividad del trabajo en las grandes minas del Estado y, en parte también, gracias a la
entrega en arrien-do de pequeñas minas campesinas. De este modo, el poder estatal proletario
recibe una pequeña cantidad complementaria de hulla (miserablemente pequeña desde el punto de
vista de los países avanzados, pero, no obstante, digna de tenerse en cuenta dentro de nuestra
pobreza) a un coste, digamos, del 100% y la vende a diversas instituciones oficiales al 120%, y a
particulares al 140%. (Indicaré, entre paréntesis, que estas cifras son arbitrarias por completo,
primero, porque no conozco las cifras exactas y, segundo, porque, si las conociera, no las haría
públicas en este momento.) Esto se parece a que empezamos a dominar, si bien dentro de los
límites más modestos, el intercambio entre la industria y la agricultura; a dominar el comercio al
por mayor; a dominar la tarea de asirse a la pequeña industria atrasada que tenemos, o a la grande,
pero debilitada y arruinada; a reanimar el comercio con la base económica existente; a hacer sentir
la reanimación económica al campesino medio, al simple campesino (y éste es uno de la masa, un
represen-tante de la masa, un vehículo del elemento espontáneo); a aprovechar todo esto para
llevar a cabo una labor más regular y tenaz, más amplia y fecunda de restablecimiento de la gran
industria.

No nos dejaremos dominar por el “socialismo de sentimiento” o por el estado de ánimo


patriarcal, semiseñorial, semivillano de la Rusia de antes, que se caracterizan por un inconsciente
desprecio al comercio. Es admisible aprovechar toda clase de formas económicas de transición y
hay que saber aprovecharlas, dada la necesidad de ello, para fortalecer la ligazón del campesinado
con el proletariado, para reanimar sin tardanza la economía nacional en un país arruinado y

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1921/noviembre/05.htm 5/7
26/1/2018 V. I. Lenin (1921): Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del socialismo.

extenuado, para impulsar la industria, para facilitar medidas posteriores, más amplias y más
profundas, como la electrificación.

Sólo el marxismo ha definido con exactitud y acierto la relación entre las reformas y la
revolución, si bien Marx tan sólo pudo ver esta relación bajo un aspecto, a saber: en las
condiciones anteriores al primer triunfo más o menos sólido, más o menos duradero del
proletariado, aunque sea en un solo país. En tales condiciones, la base de una relación acertada era
ésta: las reformas son un producto accesorio de la lucha de clase revolucionaria del proletariado.
Para todo el mundo capitalista, esta relación constituye el fundamento de la táctica revolucionaria
del proletariado, el abecé, que tergiversan y ofuscan los líderes venales de la II Internacional y los
caballeros semipedantes, semirremilgados de la Internacional II y media. Después del triunfo del
proletariado, aunque sea en un solo país, aparece algo nuevo en la relación entre las reformas y la
revolución. En principio, el problema sigue planteado del mismo modo, pero en la forma se
produce un cambio, que Marx, personalmente, no pudo prever, pero que sólo puede ser
comprendido colocándose uno en el terreno de la filosofía y de la política del marxismo. ¿Por qué
pudimos aplicar con acierto el repliegue de Brest? Porque habíamos avanzado tanto que teníamos
terreno para retroceder. Construimos el Estado soviético, salimos por vía revolucionaria de la
guerra imperialista y culminamos la revolución democrática burguesa con tan vertiginosa rapidez -
en unas cuantas semanas, desde el 25 de octubre de 1917 hasta la paz de Brest-, que incluso un
repliegue tan inmenso (la paz de Brest) dejó en nuestras manos, a pesar de todo, posiciones
suficientes por completo para aprovechar la “tregua” y avanzar triunfalmente contra Kolchak,
Denikin, Yudénich, Pilsudski y Wrangel.

Hasta el triunfo del proletariado, las reformas son un producto accesorio de la lucha
revolucionaria de clase, Después del triunfo, ellas (aunque a escala internacional sigan siendo el
mismo “producto accesorio”) constituyen, además, para el país en que se ha triunfado, una tregua
necesaria y legítima en los casos en que es evidente que las fuerzas, después de una tensión
extrema, no bastan para llevar a cabo por vía revolucionaria tal o cual transición. El triunfo
proporciona tal “reserva de fuerzas” que hay con qué mantenerse, tanto desde el punto de vista
material como del moral, aun en el caso de una retirada forzosa. Mantenerse desde el punto de
vista material significa conservar la suficiente superioridad de fuerzas para que el enemigo no
pueda derrotarnos por completo. Mantenerse desde el punto de vista moral significa no dejarse
desmoralizar ni desorganizar, conservar una apreciación serena de la situación, conservar el ánimo
y la firmeza de espíritu, replegarse aunque sea muy atrás, pero en la medida debida, replegarse de
modo que se pueda detener a tiempo el repliegue y pasar nuevamente a la ofensiva.

Nos hemos replegado hacia el capitalismo de Estado. Pero nos hemos replegado con sentido de
la medida. Ahora nos replegamos hacia la regulación estatal del comercio. Pero nos replegaremos
con sentido de la medida. Hay ya síntomas de que se vislumbra el final de este repliegue, de que se
vislumbra en un futuro no muy lejano la posibilidad de detener este repliegue. Cuanto más
conscientes y unidos hagamos este repliegue necesario, cuanto menores sean los prejuicios con que

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1921/noviembre/05.htm 6/7
26/1/2018 V. I. Lenin (1921): Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del socialismo.

lo llevemos a cabo, tanto antes podremos detenerlo, tanto más firme, rápido y amplio será después
nuestro victorioso avance.

5 de noviembre de 1921.

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1921/noviembre/05.htm 7/7