You are on page 1of 90

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A

CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

UNIDAD DIDACTICA 1

TIPOLOGIA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES


BASES DE CÁLCULO. EL INFORME GEOTÉCNICO

Carlos Jurado Cabañes


Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 1


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Primera edición diciembre 2016


© Carlos Jurado Cabañes
Reservados los derechos para todos los países. Ninguna parte de la publicación puede ser reproducida
por ningún medio sin previa autorización del autor.
Registro de la Propiedad Intelectual M-009081/2016

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 2


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

U.D. 1. TIPOLOGÍA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES. BASES DE


CÁLCULO. EL INFORME GEOTÉCNICO
Carlos Jurado Cabañes. Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos

INDICE

PARTE I. TIPOLOGÍA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES

1.1. INTRODUCCIÓN
1.2. CONCEPTO DE CIMENTACIÓN SUPERFICIAL
1.3. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES
1.4. TIPOLOGÍA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES
1.4.1. Zapatas
1.4.2. Pozos de cimentación
1..3. Zanjas de cimentación
1.3.4. Emparrillados de cimentación
1.3.5. Losas de cimentación

PARTE II. BASES DE CÁLCULO


1.5. GENERALIDADES
1.6. CONCEPTO DE HUNDIMIENTO
1.6.1. Valores de referencia de la presión admisible
1.6.2. Capacidad portante de las rocas. Presión admisible
1.7. RIGIDEZ RELATIVA TERRENO-ESTRUCTURA
1.8. MODELOS DE INTERACCIÓN
1.9. COMPROBACIONES
1.9.1. Estados límites últimos
1.9.2. Estados límites de servicio
1.9.3. Otras comprobaciones adicionales
1.10. CARACTERÍSTICAS DEL TERRENO
1.10.1. Estados límites últimos
1.10.2. Estados límites de servicio
1.11 UTILIZACIÓN DE LOS DISTINTOS TIPOS DE CIMENTACIÓN SUPERFICIAL
1.11.1. Cimentación mediante zapatas
1.11.2. Cimentación mediante losas
1.11.3. Cimentación mediante pozos
1.12. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 3


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

PARTE III. EL INFORME GEOTÉCNICO


1.13. INTRODUCCIÓN
1.14. RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN
1.14.1. Información básica
1.14.2. Información complementaria
1.15. PLANIFICACIÓN DEL RECONOCIMIENTO DEL TERRENO
1.15.1. Cimentación de edificios y estructuras
1.15.2. Cimentación de obras hidráulicas
1.15.3. Cimentación de obras marítimas y portuarias
1.15.4. Cimentación de obras lineales
1.15.5. Norma Sismorresistente
1.15.6. Eurocódigos
1.16. DISTRIBUCÓN Y PROFUNDIDAD DE LOS RECONOCIMIENTOS
1.16.1. Distribución de los reconocimientos
1.16.2. Profundidad de los reconocimientos
1.17. RECONOCIMIENTO DEL TERRENO
1.18. TÉCNICAS DE RECONOCIMIENTO DEL TERRENO
1.18.1. Métodos directos
1.18.2. Métodos indirectos
1.19. REALIZACIÓN DEL INFORME GEOTÉCNICO
1.19.1. Memoria
1.19.2. Anejos
1.20. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 4


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

PARTE I. TIPOLOGÍA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES

1.1. INTRODUCCIÓN

Se entiende por cimentación o infraestructura al elemento de transición entre la estructura


propiamente dicha y el terreno en que se apoya, o dicho de otra forma, “al conjunto de
elementos de unión de una estructura con el terreno, cuya misión es transmitir las cargas
verticales y horizontales al terreno y anclarla al mismo frente a las acciones de tipo horizontal
como son el viento y el sismo”. Su función es pues lograr que las fuerzas que se presentan en
la base de la estructura se transmitan de forma adecuada al suelo sobre el que esta se apoya.

Para que esto se cumpla deberá haber una seguridad adecuada tanto en lo que respecta al
elemento de cimentación como elemento estructural, como con respecto al propio suelo,
especialmente frente al posible hundimiento o asiento excesivo.

El diseño y proyecto de cimentaciones es un arte en el que se solapan diversas ciencias, la


Geología, la Geotecnia y las Estructuras. Una parte esencial del proyecto consiste en definir de
forma adecuada cuales son los estratos de suelo existentes para aceptar las cargas
transmitidas por la estructura, cual es el tipo de estructura a adoptar que mejor se adapte a esa
transmisión y cuál es el procedimiento de ejecución más adecuado.

1.2. CONCEPTO DE CIMENTACIÓN SUPERFICIAL

Una de las formas de clasificar las cimentaciones es en función de la profundidad de los


estratos, con especial referencia al firme o capa del terreno que ofrece suficiente respuesta
tenso-deformacional compatible con la función de la estructura, al que se va a transmitir la
mayor parte de las cargas provenientes de la estructura. En función de cómo se transmitan
estas cargas, se habla de cimentaciones superficiales y profundas.

Podemos definir las cimentaciones superficiales o directas como aquellas que se disponen
cuando en la zona inferior de la estructura el terreno es firme, es decir, cuando tiene
características adecuadas para cimentar sobre él. Este concepto no obstante queda un poco
indefinido respecto a lo que se entiende por cimentación superficial.

Puede hablarse de cimentaciones de tipo superficial según donde se encuentre el plano de


excavación. Así, si este está cerca de la superficie del terreno, a una profundidad menor de
unos 3,0 a 4,0 m, puede hablarse de cimentación superficial, pero, aun así, el concepto no
queda del todo bien definido pues las losas que son un tipo de cimentación superficial pueden
estar en el fondo de la excavación de un edificio con varios sótanos, por ejemplo y en
consecuencia lejos de la superficie del terreno.

Suele también decirse que una cimentación es superficial si la profundidad de apoyo en el


terreno es de entre una vez y vez y media el ancho del propio cimiento, pero esto, además de
no contemplar las losas, queda también bastante indefinido.

En el caso de cimentación superficial en puentes, las ideas anteriores pierden todavía más su
sentido pues, para un puente se suele hablar de cimentación superficial cuando se puede tener
acceso a ella y podemos construirla y observarla directamente en una excavación a cielo
abierto, y esto aun cuando el plano de excavación se encuentre profundo, cosa que sucede en
ocasiones.

Por supuesto si el estrato rocoso se encuentra a una profundidad moderada del orden de
menos de 4,5 metros, a donde se puede llegar con excavadora implementada con brazo largo,
siempre es aconsejable ir a cimentación superficial apoyada en la roca.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 5


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.1. CIMENTACIÓN SUPERFICIAL

Si el estrato competente (firme) o rocoso se encuentra a mayor profundidad hay que ir a


cimentación de tipo profunda o mediante pilotes.

Otra consideración a tener en cuenta para señalar a una cimentación como superficial, mejor
que hablar sobre su cota de implantación es, como su nombre también indica, referirse más a
su extensión en planta que a su cota de apoyo. Al contrario de lo que sucede con las
cimentaciones profundas o pilotes, que penetran en el terreno; las cimentaciones superficiales
apoyan.

Existen clasificaciones que permiten distinguir las cimentaciones según su posición en el


terreno y se basan en la relación que existe entre la anchura B (dimensión menor de la
superficie de apoyo) y la profundidad D a la que se sitúa la cota de excavación. Así, a modo
orientativo, pueden señalarse los siguientes tipos:

D
• Cimentación superficial, si se cumple que: ≤ 4
B

FIGURA 1.2. CIMENTACIÓN SUPERFICIAL

Dentro de las cimentaciones superficiales cabe incluir: las zapatas, las zanjas de
cimentación, los emparrillados de cimentación y las losas de cimentación.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 6


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

D
• Cimentaciones semiprofundas o por pozos, si se cumple que : 4 ≤ ≤8
B

FIGURA 1.3. CIMENTACIÓN SEMIPROFUNDA O POR POZOS

D
• Cimentación profunda, si cumple: ≥8
B

FIGURA 1.4. CIMENTACIÓN PROFUNDA O MEDIANTE PILOTES


Dentro de las cimentaciones profundas, además de los pilotes tradicionales, caben incluir
también:
• Los pilotes de gran diámetro
• Los micropilotes
• Los micropilotes de gran capacidad portante
• Las pantallas de pilotes
• Las pantallas continuas
• Los elementos portantes
• Los recintos estancos (cofferdams)
• Los cajones abiertos o cajones indios (open well caissons)
• Los cajones cerrados (box caissons)
• Los cajones de aire comprimido (pneumatic caissons)

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 7


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Estas clasificaciones que relacionan la profundidad con la anchura no son suficientes para
determinar el tipo de cimentación puesto que, lo que realmente marca la diferencia entre las
distintas tipologías es su respuesta tenso-deformacional, ligada a la forma de la respuesta
resistente. Así, si se considera la respuesta resistente solo en relación con la base de la
cimentación se hablará de tipología superficial, y en la medida en que se vaya involucrando
también la respuesta resistente debida al contacto lateral con el suelo, tendera a considerarse
la tipología de semiprofunda o profunda.

Como caso extremo, la respuesta resistente puede deberse solo al contacto lateral como es el
caso de los pilotes flotantes. Las cimentaciones superficiales o directas se emplean para
transmitir al terreno las cargas de uno o varios pilares de la estructura, de los muros de carga o
de contención de tierras en los sótanos, o de toda la estructura.

Como tipos de cimentaciones superficiales o directas, tendremos los siguientes:

FIGURA 1.5. TIPOS DE CIMENTACIÓN SUPERFICIAL O DIRECTA


El tipo de elementos estructurales utilizados para transmitir las cargas en cada caso, se tiene:

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 8


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.3. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES

Desde el momento en que el hombre se hace sedentario necesita elegir su hogar, establecerse
y para ello ha de ir colonizando el suelo. Las primeras estructuras de tierra de las que tenemos
constancia tenían un motivo religioso y datan del Neolítico o del Paleolítico Superior, muy
anteriores a la Edad del Hierro.

El complejo megalítico de Stonehenge siglo XX antes de Cristo), situado cerca de Amesbury, en


el condado de Wiltshire, en el sur de Inglaterra, fue construido en tres fases que abarcan desde
el 2500 hasta el 1700 a.C. Su tamaño, complejidad e importancia hacen de este monumento
circular de la edad del bronce, una obra de características únicas. El círculo exterior de piedras
verticales soportó en un principio un dintel arqueado que, a su vez, rodeaba a cinco trilitos
(dolmen de dos piedras que sostienen a una tercera en posición horizontal) dispuestos en
forma de U invertida.

FIGURA 1.6. MONUMENTO MEGALÍTICO DE STONEHENGE

Las primeras viviendas construidas por el hombre eran ligeras, generalmente realizadas con
raíces y ramas de los árboles, para ir evolucionando progresivamente hasta emplear ladrillos
de barro cocidos al sol, dispuestos en hiladas sucesivas.

En Mesopotamia hay restos del zigurat de Aqar Quf, donde se aprecia cómo se intercalaban
entre las hiladas de ladrillos o bloques de barro, unas capas de arena con unas mallas tejidas
con hojas y ramas que actuaban como elemento drenante, para eliminar la humedad y rigidizar
las fábricas (Kerisel, 1987).

El empleo de pilotes de madera, por ejemplo, se presenta en los palafitos, o viviendas lacustres
neolíticas construidas hace más de 5.000 años, ejemplares de las cuales se han encontrado en
el lago de Lucerna, en Italia y en Irlanda. Precisamente la palabra "palafitta" quiere decir en
italiano “pilotes hincados en tierra”. Mediante estos pilotes se independizaban las viviendas de
la acción de las mareas y los ataques por vía terrestre. Desde los primeros tiempos el hombre
se va adaptando al medio y aprovechando los recursos de que dispone.

Los egipcios, los caldeos, etc., se sirvieron, para construir sus viviendas, de ladrillos de arcilla
desecada o endurecida al sol, lo cual significaba que ya conocían algunas propiedades de este
suelo y en otros casos emplearon grandes trozos de roca caliza o basáltica.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 9


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Los antiguos conocían ya las ventajas de cimentar en roca o en terreno estable. Así, la gran
Pirámide de Keops (c. 3.000 a.C.), de 160 m de altura, fue cimentada en una superficie rocosa
nivelada. La base rocosa es capaz de resistir presiones superiores a 3000 kPa. (Kerisel, 1987).

FIGURA 1.7. GRAN PIRÁMIDE DE KEOPS (S. 30 a. C) Y ESFINGE EN GUIZA (EGIPTO)

Los problemas de Tolomeo II para construir el faro de Alejandría (200 a.C.) de 160 m de altura
en la isla de Pharos, tuvieron que ser mayores, por los posibles efectos sísmicos.

FIGURA 1.8. FARO DE ALEJANDRÍA (SIGLO III a. C), ALEJANDRÍA, EGIPTO

Desde sus primeros días el hombre va a necesitar pronto del conocimiento del terreno, aunque
en un principio se trataba de un conocimiento eminentemente empírico, no sólo para cimentar
sus edificios sino también para construir las vías de comunicación.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 10


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Los primeros asentamientos humanos solían ser próximos a valles de ríos y en terrenos no
excesivamente buenos como material portante, lo que producía verdaderos problemas de
cimentación de las estructuras.

Existen muchas teorías acerca del derrumbe de la Torre de Babel, señalando alguna de ellas
que pudo hundirse al alcanzar cierta altura, como consecuencia de las condiciones del suelo
sobre el que se apoyaba.

FIGURA 1.9. TORRE DE BABEL (SIGLO XVIII a. C)

Los mayas del Yucatán (200 a.C.) empleaban con frecuencia las cimentaciones sobre placas
formadas por una capa de piedras rugosas de 30 a 60 cm de lado a la que se añadía encima
otra capa de piedras pequeñas y mortero de cal, todo ello situado sobre un terreno bien
nivelado. Los muros del edificio se cimentaban sobre esta plataforma.

FIGURA 1.10. TEMPLO DE CHICHEN ITZA (PENÍNSULA DEL YUCATÁN, MEXICO)

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 11


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Los griegos pudieron desarrollar una arquitectura muy esbelta, combinada con materiales muy
pesados, gracias a la buena calidad del terreno sobre el que se asentaban sus estructuras, que
permitía soportar cargas importantes, como es el caso del Partenón situado sobre un
promontorio rocoso en la Acrópolis de Atenas.

FIGURA 1.11. TEMPLO DEL PARTENÓN (s. V a. C), ATENAS, GRECIA

No existen referencias de que utilizasen pilotajes los griegos, que recurrían, como hemos
dicho, generalmente, a cimentaciones de tipo superficial. Debido a la orografía de Grecia, los
templos solían colocarse en las cimas de las colinas.

Los romanos elegían el método de cimentación más adecuado según las características de
cada suelo y las cargas que tuvieran que transmitir: pilotes de madera en suelos muy blandos,
planchas de madera colocadas sobre la superficie en suelos más resistentes, o bien
cimentaciones elevadas formadas por piedras planas unidas por cemento romano o mortero de
cal, (los griegos empleaban un método parecido, pero uniendo los bloques con cintos
metálicos, y formando con ellos plataformas).

La cimentación de los templos romanos estaba formada por muros continuos de mampostería
bajo cada hilera de columnas. La anchura del muro era vez y media el diámetro de la columna,
a menos que a juicio del constructor se impusiera una cimentación sobre pilotes.

La más importante innovación romana en el campo de las cimentaciones de los edificios


parece haber sido sus plataformas de hormigón en masa; la capacidad hidráulica del cemento
puzolánico permitió la colocación de las plataformas de cimentación incluso bajo agua. En
algunos casos, la utilización de estas cimentaciones continuas de gran espesor (losa de
cimentación), supuso una solución eficaz en suelos pobres, con riesgo de asientos
diferenciales.

El Coliseo romano se levanta en el antiguo lago del palacio de Nerón, sobre un anillo macizo
de 12 m de profundidad y 170 metros de diámetro, compuesto de hormigón y de grandes
bloques de piedra.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 12


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.12. COLISEO DE ROMA (s. I d. C), ITALIA

De forma similar el Panteón descansa sobre un anillo sólido de 4,5 m de profundidad y más de
7 m de anchura.

FIGURA 1.13. PANTEÓN DE AGRIPA (s. II d. C), ROMA, ITALIA

Los muros de cimentación romanos solían estar formados por hormigón revestido, aunque en
algunas zonas del norte de Europa, donde predominaban limos y arcillas, se emplearon
cimentaciones gruesas y amplias, construidas con bloques de sillería procedentes de los
monumentos, sacrificados para las campañas defensivas, y en algunos casos las piedras se
emplearon selectivamente dentro de las cimentaciones de hormigón, en aquellos puntos donde
se concentraban las cargas.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 13


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

La llegada del imperio bizantino supuso el aprovechamiento de muchas de las innovaciones


constructivas realizadas por los romanos, fundamentalmente en el campo de las cimentaciones
hidráulicas. En las zonas secas del imperio se incorporaron a menudo grandes cisternas de
piedra revestidas con mortero hidráulico bajo los edificios, con el fin de almacenar agua para
las épocas de grandes sequías, frecuentes en esta zona.

Las iglesias bizantinas incorporan las bóvedas en muchas de ellas. Durante el período romano
las cúpulas y bóvedas se apoyaban sobre elementos continuos y lineales, mientras que el
imperio bizantino comienza a apoyarlas sobre pechinas.

Las bóvedas son muy sensibles a movimientos de los apoyos, por lo que varias han colapsado,
como la de Santa Sofía, que lo hizo dos veces con motivo de los terremotos del 869 y 989 d. C.
La planta del edificio denota que todo él se concibe con un nuevo sentido artístico, porque tras
un somero examen se observa que todas las partes están dispuestas para contener la gran
cúpula central, de 31 m de diámetro, inscrita en un gran cuadrado, y sostenida por cuatro
pechinas en los ángulos y sobre las arcadas de cuatro grandes pilares.

Esto constituye la gran innovación de la arquitectura bizantina y lo que hace famosa a la cúpula
de Santa Sofía, porque únicamente se apoya sobre cuatro puntos, a diferencia de las bóvedas
de la antigüedad romana, por ejemplo, el Panteón de Agripa, que lo hacían sobre un muro
circular.

FIGURA 1.14. BASÍLICA DE SANTA SOFÍA (ESTANBUL, TURQUIA, año 537)

Se supone que los cimientos de Santa Sofía llegan hasta el lecho de roca, transmitiendo las
cargas de la superestructura, aunque las excavaciones realizadas hasta ahora no han
confirmado esta hipótesis. Al parecer la iglesia se cimenta sobre una serie de muros
escalonados de piedra caliza y mortero hidráulico, hasta un nivel de arcillas a unos 4,5m de
profundidad.

La Edad Media supuso el abandono de muchas técnicas constructivas y la paralización de la


evolución de los conocimientos, dada la modesta escala de la mayoría de los monumentos de
este período.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 14


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

La utilización de la zapata independiente en edificios, es debida a la aparición del estilo gótico


en la Edad Media, pues las grandes luces y el uso de columnas aisladas provocan la
separación de las plataformas usadas anteriormente. En los terrenos resistentes la cimentación
era poco más ancha que el elemento que soportaba (Paterson, 1970). En los suelos blandos se
prolongaba más allá de los límites de la columna o el muro. Las dimensiones de las zapatas en
raras ocasiones estaban determinadas por las cargas que actuaban sobre ellas. Cuando se
producía un accidente, se ensanchaba la parte defectuosa hasta que la carga era soportada de
modo adecuado. En terrenos muy blandos se empleaban fajinas de varios decímetros de
espesor bajo las zapatas de mampostería, más adelante se emplearon suelos de madera.
Durante el siglo XI en Italia se produce el colapso de importantes edificios, debidos a fallos en
sus cimentaciones y son muchos los campaniles que sufren inclinaciones, algunos de los
cuales han continuado su movimiento hasta nuestros días, como es el caso de la torre de Pisa,
(Kerisel, 1987).

Esta torre, de 20 m de diámetro y 60 m de altura fue construida en tres fases, comenzándose


en 1173. Una vez construido el primer tercio comenzó a inclinarse y se paralizaron las obras
durante un tiempo realizándose posteriormente el segundo tercio, continuando su inclinación.
No fue hasta 1372 cuando se tomó la decisión de finalizarla. Este puede ser considerado uno
de los grandes errores de los constructores y arquitectos de la Edad Media en Italia, una torre
excesivamente pesada para la escasa calidad del suelo sobre el que se cimentó. En 1990 fue
cerrada al público como medida de seguridad y se volvió a abrir en 2011 después de
estabilizada.

FIGURA 1.15. TORRE DE PISA (1173-1372), PISA, ITALIA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 15


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

La llegada del gótico supuso una gran innovación conceptual, tanto en el empleo de delgados
muros como en el diseño de sus cimentaciones.

El desarrollo de las catedrales obligó a soportar cargas y empujes muy superiores a los
conocidos hasta entonces. Los fallos de cimentación pueden explicarse por el predominio de
razones religiosas o políticas más que técnicas, en la elección de lugares, el deficiente
tratamiento de mamposterías enterradas y posibilidad de ahorro en las zonas que no quedaban
a la vista.

Las excavaciones de Viollet-Le-Duc en la catedral de Amiens, son uno de los ejemplos bien
documentados de la construcción de cimentaciones góticas. La catedral se construyó sobre un
estrato de arcilla próximo a un río, por lo que nivel freático podría estar alto, disminuyendo la
capacidad portante del terreno.

Se construyeron unos muros escalonados con una profundidad de casi 8 metros, dispuestos en
forma de retícula, lo que favorecía el reparto de las cargas, y recuerda de algún modo las
retículas utilizadas en los templos romanos, como es el caso del templo de Delfos.

Allí donde fue posible se reutilizaron cimentaciones antiguas sobre las que se erigieron los
nuevos edificios, en las que los edificios anteriores habían compactado las capas inferiores de
suelo, disminuyendo así el riesgo potencial de asientos diferenciales.

FIGURA 1.16. CATEDRAL DE AMIENS (1220-1269), AMIENS, FRANCIA


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 16
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

En el Renacimiento continúa la preocupación por las cimentaciones. Palladio plantea que las
cimentaciones deberían ser el doble de gruesas que los muros soportados por ellas, una
dimensión que podría modificarse según la calidad del suelo y la escala de la edificación.

Según Alberti, la excavación de la cimentación debería ser horizontal, para evitar cualquier
deslizamiento o movimiento y los muros deberían ubicarse en el centro de la zapata,
recomendando abrir algunos pozos o fosos para conocer las características de los estratos
presentes bajo la superficie. Existe en este momento una mayor preocupación sobre las
cimentaciones y sus técnicas constructivas, si bien no es posible realizar un desarrollo evolutivo
del diseño de las cimentaciones, ya que fueron tan variadas como los edificios que
sustentaban.

En el siglo XVIII se empleó por primera vez el método de la precarga (Sowers, 1968): el
emplazamiento de la futura construcción se cargaba con anterioridad para provocar una parte
de los asientos antes de construir la obra. Sin embargo, parece ser que se desconocía el
fundamento de este procedimiento. Hasta este momento la Mecánica del Suelo había sido
prácticamente un arte.

Podemos decir que la transformación de la Mecánica del Suelo en una ciencia se inicia con el
científico francés Coulomb, el cual, en el año 1773 enuncia el criterio de rotura que lleva su
nombre. Merece destacarse que la teoría de rotura de Coulomb es muy anterior a las teorías de
rotura de los metales. Asimismo, Coulomb inicia las teorías de empujes de tierras al determinar
el empuje activo como un mínimo y el pasivo como un máximo de todos los empujes posibles,
suponiendo, para simplificar, que las líneas de rotura son rectas.

Antes del siglo XIX los edificios, formados por gruesas paredes algo flexibles, podían sufrir
grandes asientos sin ser dañados. Como consecuencia los constructores prestaban poca
atención a sus cimentaciones. Cuando debían construirse estructuras de dimensiones
excepcionales, con fuertes cargas, los proyectistas tendían a dimensionar cimentaciones muy
pequeñas, pues no había reglas ni experiencia que los guiasen. Como consecuencia muchos
edificios importantes se derrumbaron.

En el siglo XIX se necesitaron edificios grandes pero económicos. Los tipos de edificios que se
desarrollaron eran mucho más sensibles a los asientos diferenciales, y además, hubo
necesidad de construir en sitios donde los suelos eran blandos. Se precisaba, pues, un método
seguro y sencillo para cimentar. En la década que comienza en 1870 se desarrolló en varios
países el concepto de la "presión admisible del suelo" (Terzaghi y Peck, 1955), basándose en
el hecho evidente de que, en condiciones generales, las zapatas que transmiten grandes
presiones al terreno asientan más que aquellas que transmiten cargas de menor cuantía.

Baumann en 1873 enunció por primera vez en Estados Unidos el principio de la presión
admisible, a la vez que señalaba que el punto de aplicación de las cargas debía coincidir con el
eje del apoyo en la zapata.

Con gran sofisticación, los lechos inferiores de piedra o tabiques fueron construidos un poco
más anchos que el escalón inmediatamente superior, para producir un cimiento por ampliación
de la base, logrando una superficie mayor de apoyo. Este fue un avance importante, dado que
permitió soportar cargas más grandes sin aumento de la presión transmitida al terreno, y de
este modo fue posible construir edificios más altos.

Este método alcanzó su límite cuando la cimentación ocupó toda la superficie en planta del
edificio, con lo que resultaba imposible cualquier aumento en altura de los mismos sin introducir
innovaciones técnicas. Por fin, la necesidad de transmitir cargas mayores obligó a los
proyectistas a fijar su interés en las cimentaciones. El desarrollo más importante en el diseño
de las cimentaciones tuvo lugar en Chicago en el último cuarto del siglo XIX.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 17


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

En 1871, la ciudad fue destruida en un gran incendio, al que siguió un período de construcción
febril. El área de negocios de Chicago, conocida como “The Loop”, tiene un terreno cuyas
características no son favorables para la construcción de grandes edificios con cimentaciones
superficiales. El terreno es una arcilla de espesor considerable depositada por el lago Michigan
en condiciones periglaciales.

En 1873, Frederick Baumann edita un folleto titulado "The art of Preparing Foundations with
particular Ilustration of the method of Isolated Piers", donde pedía que las cimentaciones se
proporcionaran a las cargas que debían transmitir, de forma que la presión fuera uniforme.
También recomendaba que se consideraran admisibles asientos de 38,1 mm (1.5 pulgadas).

FIGURA 1.17. THE ART OF PREPARING FOUNDATIONS (FREDERICK BAUMANN (1873)


En este tiempo, las cimentaciones en Chicago se hacían con la piedra de dimensión, que era
llamada así porque se cortaba aproximadamente de acuerdo con las dimensiones requeridas
en el sitio de la obra. Usando la técnica de ir escalonando los niveles, se iban conformando las
cimentaciones aisladas. Baumann recomendaba que el espesor de las piedras de dimensión
fuera de 20,3 a 50,8 cm (8 a 20 pulgadas). La escasa capacidad portante del suelo obligaba a
cimentaciones que ocupaban una gran cantidad del espacio disponible, llegando a ser
exageradamente grandes en los edificios pesados, de ahí que fuera necesario encontrar
nuevas formas de cimentar los edificios.

FIGURA 1.18. CIMENTACIÓN SUPERFICIAL CON PIEDRA DE DIMENSIÓN

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 18


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Uno de los edificios construidos con la técnica de cimentación piramidal de Baumann fue el
"Home Insurance Building", que ocupaba la mayor parte de la superficie del sótano del edificio
(Little, 1965). La presión de diseño del mismo fue de 200 kPa (4000 Lb/pie2). Este edificio se
terminó en 1885 y fue demolido en 1931, siendo uno de los últimos que emplearon la piedra de
dimensión, y el primero con estructura metálica, lo que liberaba a las paredes de parte de la
carga y que se hizo a prueba de incendios.

FIGURA 1.19. HOME INSURANCE BUILDING (CHICAGO, 1884), USA


En el edificio Pullman, 1880, de 9 plantas, se emplearon emparrillados de madera consistentes
en dos niveles de vigas de 30x30cm, colocadas en ángulo recto.

FIGURA 1.20. PULLMANN BUILDING CHICAGO (1884), USA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 19


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

En el edificio Rookery, de diez pisos, se empleó un emparrillado metálico en la cimentación de


todos sus pilares, lo que permitió reducir el tamaño de la cimentación, disminuyendo la
superficie ocupada por estos elementos, si bien el peso total que es lo que decide el área de
apoyo no se había reducido, eran necesarias modificaciones más radicales.

FIGURA 1.21. ROOKERY BUILDING. CHICAGO (1891), USA

Esta dificultad se resolvió cuando se construyó el templo masónico, con 92m (302 pies) de alto
y 21 plantas, con estructura completa de acero y con paredes reducidas a un recubrimiento a
prueba de agua, lo que permitió reducir la superficie de la cimentación al 50% de la planta del
edificio.

FIGURA 1.22. MASONIC BUILDING. CHICAGO (1892), USA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 20


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Las losas de cimentación se consideran como un desarrollo moderno de la técnica de


cimentación, sin embargo, en una escala reducida, fueron empleadas hace ya mucho tiempo.

En el año 1880 se emplearon por primera vez emparrillados en Chicago para repartir las cargas
sobre el terreno y disminuir el espesor de las cimentaciones. Estos emparrillados estaban
formados por vigas de madera o acero.

En el año 1885, Boussinesq publica su famosa obra "Application des potentiels á l'étude des
solides elastiques", en la cual, basándose en un cierto potencial logarítmico, encuentra
expresiones sencillas para las tensiones producidas en el interior de un semiespacio elástico
por una carga concentrada normal a la superficie del semiespacio. Estas tensiones habrían de
permitir más adelante el cálculo de asientos de las cimentaciones. Por integración de las
ecuaciones correspondientes a la carga aislada obtuvo las tensiones producidas por una carga
en línea. A él se deben también los primeros cálculos de asientos elásticos y la distribución de
tensiones bajo una cimentación rígida. Boussinesq es el segundo autor que se aproxima al
principio de presión efectiva, al indicar que se puede despreciar la presión atmosférica por
actuar en todo el contorno de cada grano de arena, y por tanto no influir en las fuerzas
transmitidas a través de los contactos que son las únicas que hay que considerar.

ESPAÑA (SIGLOS XVIII y XIX)

En España durante el siglo XVIII, las cimentaciones suelen ser "zanjas corridas", con
dimensiones tanto en planta como en profundidad variables, según criterio del responsable
técnico. La capacidad de carga del terreno es generalmente inferior a la del material de
construcción sustentante, por lo que es preciso repartir sobre una mayor superficie de terreno
la carga del elemento a soportar mediante ensanchamientos en la planta de la zapata.
Durante el siglo XIX en España, lo normal es encontrar cimentaciones en zanja corrida, pero
hay casos especiales que se resuelven por distintos sistemas, combinando las zanjas con
pilotes de madera y encepados de distintos materiales, o en el caso de terrenos en los que el
firme se encuentra a gran profundidad y sobre ellos hay rellenos, material de acarreo o suelos
sedimentarios flojos, se recurre a cimentación mediante pozos rellenos con hormigón ciclópeo
por tongadas de piedra y mortero, coronados por hiladas de mampostería o de fábrica de
recocho. La propia tierra se empleaba como cimbra perdida para el trazado del arco. Este
elemento se unía a la estructura superior por medio de un encepado que servía a su vez de
base de sustentación del muro.

FIGURA 1.23. ARCOS DE PIEDRA UTILIZADOS COMO CIMENTACIÓN

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 21


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.4. TIPOLOGÍA DE LAS CIMENTACIONES SUPERFICIALES

Las cimentaciones superficiales se clasifican en:

• Zapatas

• Pozos de cimentación

• Zanjas de cimentación

• Emparrillados de cimentación

• Losas de cimentación

1.4.1. Zapatas

Las zapatas se pueden clasificar atendiendo a distintos enfoques: por su forma de trabajar,
por su morfología y por su forma geométrica en planta.

1.4.1.1. Clasificación de las zapatas por su forma de trabajar

Pueden ser de distintos tipos:

A. Aisladas: Este tipo de zapatas se utilizan cuando soportan un solo pilar. Se emplean
cuando el terreno sea firme y competente, es decir, cuando se pueda cimentar con una
presión media-alta y esperamos asientos pequeños o moderados. Suele ser la cimentación
normal de los pilares de un edificio.

Si el pilar es cuadrado, la zapata, salvo condiciones constructivas será cuadrada, como


criterio general, si el pilar es rectangular será rectangular, respetando las proporciones del
pilar. La planta rectangular en general, se empleará, cuando las cuadradas equivalentes
queden muy próximas recogiendo a dos pilares contiguos, o cuando queramos regularizar
los vuelos en los casos de soportes muy alargados o de pantallas.

FIGURA 1.24. ZAPATA AISLADA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 22


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Según la situación del pilar y en consecuencia el punto de transmisión de la carga pueden


ser:

• Centradas: Cuando el pilar carga en la vertical del centro de gravedad de la zapata;


son las zapatas ordinarias o interiores de un edificio.

• Excéntricas, cuando no sucede lo anterior. Se consideran dos tipos:

o De esquina, cimentan un pilar de esquina del edificio

o De medianería, cimentan un pilar de borde de la estructura

En general las zapatas interiores suelen ser zapatas cuadradas, tanto por su fácil ejecución
como por su modo estructural de trabajar, con momentos similares en las dos direcciones.

Hay casos, no obstante, en que es mejor diseñar zapatas rectangulares; entre ellos
podemos indicar:

• El caso en que las separaciones entre crujías sean diferentes en dos direcciones
perpendiculares

• Cuando existan momentos flectores solo en una dirección

• Si los pilares tienen una escuadría rectangular

• Tengamos que cimentar dos pilares contiguos en una junta de dilatación del edificio

En cuanto a la forma de las zapatas medianeras y de esquina, si las condiciones


geométricas lo permiten, las medianeras serán de planta rectangular y las de esquina
cuadradas.

Hay casos en que las zapatas aisladas deben unirse mediante vigas de atado cuyo objetivo
es evitar desplazamientos laterales. Esto es obligatorio en el caso de diseñar cimentaciones
en zona sísmica.

FIGURA 1.25. VIGAS DE ATADO DE ZAPATAS

Es conveniente, en algunos casos, unir zapatas aisladas a otras zapatas contiguas. Esto es
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 23
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

especialmente importante en el caso de zapatas de medianería y esquina. La misión de


estas vigas, denominadas vigas centradoras, es como su propio nombre indica centra el
momento que transmite la carga del pilar respecto al centro de gravedad de la zapata. Al
mismo tiempo se redistribuyen cargas y presiones sobre el terreno, como se indica en la
figura siguiente.

FIGURA 1.26. ZAPATA MEDIANERA E INTERIOR CON Y SIN VIGA CENTRADORA


PARA REDISTRIBUCIÓN DE TENSIONES SOBRE EL TERRENO

No obstante, hay otras formas de actuar para lograr este objetivo de centrar cargas sobre
una zapata, como son: contribución de los forjados superiores, introducción de tirantes, etc.

En el caso de que las vigas de atado o las centradoras se hormigonen sobre el terreno
es importante tener en cuenta que hay que considerar los posibles esfuerzos derivados del
asiento previsto en las zapatas que unen estas vigas. También deben tenerse en cuenta los
efectos derivados de cualquier otro movimiento relativo que pueda inducir esfuerzos sobre
dichas vigas y sobre los demás elementos de cimentación unidos a ellas.

En especial no es muy aconsejable recurrir al apoyo directo de las vigas de unión entre
zapatas en el caso de cimentar sobre terrenos metaestables como son los expansivos o
colapsables.

B. Combinadas: Son zapatas que soportan dos o más pilares. Se utilizan en medianeras para
evitar la carga excéntrica sobre la última zapata o cuando dos pilares o más están muy
próximos entre sí, o en general para aumentar la superficie de carga o reducir asientos
diferenciales. Estas zapatas en general se disponen cuando la capacidad portante del
terreno sea pequeña o moderada y existan varios pilares muy próximos entre sí o bien
cuando las cargas del pilar sean muy grandes y que puedan dar lugar a zapatas muy
próximas incluso solapadas unas con otras. La unión de estas zapatas en una sola da lugar
a lo que se denomina “zapata combinada”. El nuevo CTE, llama zapata combinada cuando
la zapata recoge 2 pilares dejando el nombre de “Zapata corrida” cuando recoge 3 o más
pilares. Sin embargo, parece más correcto definir como zapata corrida a la que cimenta un
muro o una alineación de pilares como sucede por ejemplo en una nave industrial, si bien
este último caso muchas veces debe tratarse como viga de cimentación más que como
zapata.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 24


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.27. ZAPATA COMBINADA

El diseño de zapatas combinadas o corridas (en el sentido del CTE) es recomendable para
evitar movimientos o asientos diferenciales excesivos entre varios pilares, ya sea por una
variación importante de sus cargas o por eventuales heterogeneidades del terreno de
cimentación.

La forma habitual de las zapatas combinadas es la rectangular, aunque en algunos casos se


recurre a formas irregulares, especialmente trapeciales. La de las zapatas corridas es la
rectangular.

FIGURA 1.28. ZAPATAS COMBINADAS NO RECTANGULARES

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 25


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

C. Contínua bajo pilares: Cuando haya que soportar pilares alineados como sucede por
ejemplo en las naves industriales.

FIGURA 1.29. ZAPATA CORRIDA BAJO PILARES

Así mismo, si en la base de un pilar, tenemos momentos flectores importantes, que pueden
dar lugar a grandes excentricidades, las zapatas combinadas y corridas podrán ser una
buena solución ya que pueden facilitar que, en su conjunto, la carga total se sitúe
relativamente centrada con el centro de gravedad de la zapata.

D. Continuas o corridas bajo muros: las que soportan muros; son muy frecuentes en
pequeños edificios como las viviendas unifamiliares.

FIGURA 1.30. ZAPATA CORRIDA BAJO MURO

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 26


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

E. Arriostradas o atadas: las unidas mediante vigas de atado o de arriostramiento para dar
mayor rigidez al conjunto. Esto se suele hacer en suelos mediocres y sobre todo cuando
existen acciones horizontales importantes (es obligatorio en zonas sísmicas)

FIGURA 1.31. ZAPATAS ARRIOSTRADAS

1.4.1.2. Clasificación de las zapatas por su forma geométrica

De acuerdo a su morfología las zapatas pueden dividirse en:

A. Rectas, que pueden ser a su vez, macizas o aligeradas.

FIGURA 1.32. ZAPATA RECTA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 27


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

B. Escalonadas, que pueden tener uno o varios escalonamientos:

FIGURA 1.33. ZAPATA ESCALONADA

C. Ataluzadas,

FIGURA 1.34. ZAPATA ATALUZADA

D. Aligeradas o nervadas,

FIGURA 1.35. ZAPATA NERVADA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 28


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.4.1.3. Por la posición del pilar dentro de la zapata. Pueden considerarse: zapatas
centradas, zapatas de medianería y zapatas de esquina

FIGURA 1.36. ZAPATAS CENTRADA, MEDIANERA Y DE ESQUINA

1.4.1.4. Por la forma geométrica en planta. Pueden ser:

• Rectangulares

• Cuadradas

• Circulares

• Anulares

• Poligonales: hexagonales, octogonales, etc.

DE acuerdo con el CTE se tienen los siguientes tipos de cimentación superficial directa:

FIGURA 1.37 RESUMEN DE TIPOS DE CIMENTACIÓN SUPERFICIAL

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 29


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.4.1.5. Desde el punto de vista estructural. De acuerdo con la EHE las zapatas
estructuralmente pueden considerarse de dos tipos:

• Zapatas rígidas: aquellas cuyo vuelo “v” en la dirección principal de mayor vuelo es menor
que dos veces su canto (h). (v ≤ 2h).

• Zapatas flexibles: ídem cuando el vuelo es mayor que dos veces el canto. (v > 2h).

FIGURA 1.38. ZAPATA RÍGIDA Y ZAPATA FLEXIBLE

1.4.2. Pozos de cimentación

Los pozos de cimentación se utilizan cuando el terreno apto para cimentar se encuentra
a una profundidad comprendida entre los 4 y los 6 metros, es decir, no se puede cimentar
superficialmente pero su profundidad es pequeña para emplear pilotes. En realidad, es una
cimentación semiprofunda, pero desde el punto de vista de transmisión de cargas es una
cimentación superficial o directa.

Los pozos más habituales son de dos tipos, según se indica en la figura siguiente.

FIGURA 1.39. POZOS DE CIMENTACIÓN

Una primera solución (figura a) es construir una zapata al nivel del terreno competente de apoyo.
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 30
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Para evitar una excesiva longitud de pandeo del pilar, esta solución requiere un plinto de
robustez importante, que ha de ser encofrado dentro de un pozo, lo cual eleva de manera
importante su coste. La armadura vertical del plinto arranca desde el emparrillado del fondo de
la zapata, sin disponer esperas. Se produce, entonces una junta de hormigonado en el nivel del
plano A-A. El pilar sí necesitará armaduras de espera, que se apoyan sin necesidad de
separadores en un plano de junta de hormigonado B - B.

Una segunda solución más habitual (figura b) consiste en rellenar el pozo con un hormigón
pobre, cuyo contenido mínimo de cemento vendrá fijado a menudo por razones de
trabajabilidad, pues desde el punto de vista resistente, el material siempre será satisfactorio en
relación con el terreno de cimentación. Habitualmente se emplean 100 kg de cemento por m3
de hormigón. Sobre este relleno de hormigón pobre se construye una zapata ordinaria.

El análisis de las dos soluciones anteriores, conduce a la tercera (figura c) en la que el pozo se
rellena de hormigón y el pilar se apoya directamente en el pozo. Considerar todo el pozo como
elemento estructural de hormigón en masa, obligaría de acuerdo con EHE, a emplear hormigón
H-20 en todo el pozo. La solución más práctica es emplear H-10 en el pozo desde el fondo
hasta el plano A – A, correspondiente al nivel de apoyo de las armaduras de espera del pilar. A
este nivel se hace una junta de trabajo, en la que se apoya la armadura de espera, sin
separadores en este caso. A partir de ese nivel, la parte superior del pozo se hace con
hormigón HA-25.

Este tipo de solución de cimentación es frecuente construirla con planta rectangular o circular.

Los pozos pueden estar unidos mediante vigas o arcos.

• Las vigas de enlace o arriostramiento tienen por misión absorber los esfuerzos
horizontales debidos al viento o sismo y los originados por las cargas verticales que
actúen sobre ellas.

• Los arcos unen los pozos, siendo su misión absorber únicamente esfuerzos
originados por las acciones verticales que actúen sobre él.

En los pozos puede ser necesario introducir vigas centradoras especialmente si los momentos
o esfuerzos horizontales son importantes. En este caso puede también considerarse la
colaboración lateral del terreno y en el caso de proceder así, debe estudiarse con cuidado
según las reglas de la Geotecnia.

Los pozos habitualmente suelen ser de planta circular, cuadrada o rectangular.

En su tramo inferior se pueden terminar en tronco de cono, tronco de pirámide o en forma de


prismatoide. El objeto de estas terminaciones es aumentar la superficie de apoyo con el
mínimo de excavación.

Cada una de estas formas tiene sus ventajas e inconvenientes. Así:

El pozo de planta circular tiene obviamente el mínimo perímetro, lo que se traduce en menor
superficie de entibación y por tanto más facilidad de ejecución si esta es manual. Si es
mecánica, este tipo de forma no se suele ejecutar salvo que empleemos una pilotera de gran
diámetro, lo cual es casi absurdo dado su alto coste. Tienen como ventaja también, que el
desprendimiento de tierras es menor y los asientos son menores ante presiones de contacto
iguales. El pozo circular es el que permite profundidades mayores (en ocasiones se han
alcanzado hasta 30 m de profundidad) de forma más económica.

Los pozos circulares se suelen hacer en diámetros desde unos 600 mm (mínimo para que entre
un hombre), hasta los 2 metros. Si tienen campana su ángulo de pendiente suele ser de 60º,
con un remate vertical de 20 a30 cm. (figura b).
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 31
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.40. TIPOS DE POZOS DE CIMENTACIÓN

En el caso de soportes junto a medianería, la campana se ensancha solo en una dirección


(figura c), la paralela a la pared de medianería.

El pozo de planta cuadrada tiene mayor perímetro y mayor superficie de entibación, lo que
dificulta más su ejecución en el caso manual. Tiene más riesgo de desprendimiento de tierras y
los asientos que se producen son también mayores.

El pozo rectangular es con diferencia el peor, aunque puedan tener menor longitud las vigas
de unión, caso de que sean necesarias. No obstante, se hace mucho.

Los pozos más habituales en edificación son de los dos tipos siguientes:

FIGURA 1.41. TIPOS PRINCIPALES DE POZOS DE CIMENTACIÓN

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 32


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.4.3. Zanjas de cimentación

Las zanjas de cimentación son el tipo de cimiento más simple; normalmente se emplea como
apoyo de:

• Elementos ligeros

• Vallas de cerramiento

• Fábricas de ladrillo, bloques o mampostería

• Muros portantes

A pesar de ser tan elementales, su mal proyecto y ejecución son causa de problemas
frecuentes: giro de muros, cedimiento de los mismos, etc.

La zanja no es universal para elementos de poca monta, así por ejemplo en terrenos
expansivos no deben emplearse nunca y no obstante se emplean (no hay más que fijarse en
muchísimos cerramientos de parcelas en España).

La zanja también se ve afectada por la acción de agentes atmosféricos si no tomamos las


precauciones adecuadas, como por ejemplo la profundidad mínima a que debemos situarlas.
Así en zonas no muy frías unos 60 cm. es suficiente, debiendo bajarse hasta 130-150 cm. en
zonas frías. El ancho mínimo debe ser de unos 60 cm.

Si por el contrario la cimentación es en el interior de un edificio, la profundidad mínima puede


estar entre 35 y 50 cm., mientras que el ancho mínimo rondaría los 35 cm., que es la mínima
cuchara de excavación que podemos emplear. Sin embargo, por necesidades de espacio de
trabajo de los operarios y por seguridad de los obreros el ancho mínimo debe ser 60 cm.

FIGURA 1.42. ZANJA DE CIMENTACIÓN


Otro aspecto que debería cuidarse es el tipo de cemento en terrenos yesíferos o que puedan
atacar al hormigón.
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 33
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Como anchura mínima de zanja que aumenta con la profundidad, son recomendables los
valores de la tabla siguiente:

Profundidad de la cimentación (m) Anchura mínima de zanja(m)

D < 1,50 0,60


1,50 < D < 2,0 0,70
2,0 < D < 3,0 0,80
3,0 < D < 4,0 0,90
4,0 < D 1,0
En cuanto al tipo de hormigón a emplear, según EHE debíamos utilizar un mínimo de HM-20,
límite para hormigón en masa. Esta resistencia es obviamente exagerada para el tipo de carga
a recibir; además los problemas de durabilidad, usando cementos adecuados, tampoco son
graves.

En la práctica no pasa nada por emplear un hormigón como el siguiente: agua, áridos y
cemento a razón de 125 a 150 kp/m3.

Puede también utilizarse un hormigón ciclópeo (C-20) al que añadimos de un 20 – 40% de


piedra de tamaño 60 a 150 mm.

1.4.4. Emparrillados de cimentación

Cuando el terreno presente baja capacidad de carga y elevada deformabilidad, o bien muestre
heterogeneidades que hagan prever asientos totales elevados y, consiguientemente,
importantes asientos diferenciales, se podrá cimentar por el sistema de emparrillados.

En este caso todos los pilares de la estructura quedarán recogidos en una única cimentación,
consistente en zapatas corridas entrecruzadas en malla habitualmente ortogonal. Al quedar así
reunidos todos los apoyos de la estructura en una sola cimentación se podrá conseguir una
considerable rigidización con el fin de disminuir el problema de la heterogeneidad del terreno
impidiendo grandes asientos diferenciales.

La formación de un emparrillado de cimentación, siempre caro, tiene sentido cuando el terreno


presente una baja capacidad de carga y una elevada deformabilidad. También cuando sea
heterogéneo y se prevean asientos totales elevados y, consiguientemente asientos
diferenciales importantes.

FIGURA 1.43. EMPARRILLADO DE CIMENTACIÓN

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 34


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

La sección transversal puede ser rectangular o escalonada. Esta última forma supondría
economía en hormigón y acero, pero mayor coste en encofrados y mano de obra, por lo que
habitualmente suele adoptarse la forma rectangular.

1.4.5. Losas de cimentación

El último tipo de cimentaciones superficiales o directas es la losa de cimentación.

La losa se utiliza, en principio, en los mismos casos que los emparrillados cuando el área
cubierta por eventuales cimentaciones asiladas o por emparrillados cubra un porcentaje
elevado de la superficie del solar. Económicamente este porcentaje suele estar en torno al 50-
60 % de dicha superficie.

La losa recoge todos los pilares de la estructura y cubre toda el área disponible bajo la misma.
De esta forma da lugar a la mínima presión unitaria sobre el terreno y la máxima anchura de
cimentación. En el caso de suelos compresibles de gran espesor, estas consideraciones
pueden dar lugar a asientos considerables a no ser que se planteen compensaciones de carga.

Las losas de cimentación pueden ser de los siguientes tipos: continua y uniforme, con
refuerzos bajo pilares, con pedestales, con sección en cajón, nervada y aligerada.

FIGURA 1.44. TIPOS DE LOSAS DE CIMENTACIÓN

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 35


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Las losas de cimentación se utilizarán preferentemente para reducir los asientos diferenciales en
terrenos heterogéneos, o cuando exista una variabilidad importante de cargas entre apoyos cercanos. El
sistema de cimentación por losa tiende a integrar estas heterogeneidades, aunque a cambio de una
distribución irregular de las presiones sobre el terreno.

También puede ser conveniente una solución mediante losa, aunque el terreno de apoyo sea
homogéneo y resistente, cuando el edificio contenga sótanos y su cota inferior se sitúe por
debajo del nivel freático. En estos casos se deben tener en cuenta los posibles empujes
ascensionales del agua subálvea (subpresión) y los requisitos de estanqueidad necesarios.

Cuando el edificio vaya a disponer de sótanos y se vaya a cimentar por medio de losa, es
posible que el peso de las tierras excavadas sea semejante al peso total del edificio. En ese
caso, la presión unitaria neta que transmitirá la losa al terreno será del mismo orden de
magnitud que la presión efectiva preexistente, y los asientos serán probablemente de pequeña
entidad. Esta situación particular se denomina cimentación compensada.

La cimentación compensada de edificios con zonas de diferente altura (y por tanto de peso)
podrá requerir la disposición de un número variable de sótanos distribuidos de forma
proporcional al número de plantas a construir por encima de la superficie del terreno. En estas
circunstancias será preciso disponer juntas estructurales debidamente tratadas entre las
diferentes zonas del edificio, e intentar que el centro de gravedad de las acciones de la
estructura en cada zona coincida con el centro de gravedad de las losas, de forma que se
reduzca cualquier tendencia al giro. Asimismo, será necesario analizar con detalle los asientos
inducidos sobre las construcciones colindantes.

FIGURA 1.44A. EDIFICIO CON CIMENTACIÓN COMPENSADA

En estos casos para el cálculo de asientos, el incremento de carga neta a considerar en la cara
inferior de la losa de cimentación es igual al peso total de la estructura incluyendo la losa,
menos el peso del terreno excavado, hasta llegar a la cota de cimentación, lo que disminuye,
de marea apreciable el asentamiento del edificio. Como se ha indicado, en este caso es
conveniente dispones juntas verticales entre las diferentes zonas del edificio, cuyos asientos
esperables sean distintos.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 36


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

PARTE II. BASES DE CÁLCULO

1.5. GENERALIDADES

El comportamiento de la cimentación debe comprobarse frente a la capacidad portante (Resistencia y


estabilidad) y la aptitud al servicio. A estos efectos se distinguirá, respectivamente, entre estados límites
últimos y estados límites de servicio.

Las comprobaciones de la capacidad portante y de la aptitud al servicio de la cimentación se


efectuarán para las situaciones de dimensionado que sean pertinentes.

Se tendrán en cuenta los efectos que, dependiendo del tiempo, pueden afectar a la capacidad portante o
aptitud de servicio la cimentación comprobando su comportamiento frente a:

A. Acciones físicas o químicas que pueden conducir a procesos de deterioro.

B. Cargas variables repetidas que puedan conducir a mecanismos de fatiga del terreno.

C. Las verificaciones de los estados límites de la cimentación relacionados con los efectos
que dependen del tiempo deben estar en concordancia con el periodo de servicio de la
construcción.

Las situaciones de dimensionado de la cimentación se seleccionarán para todas las


circunstancias igualmente probables en las que la cimentación tenga que cumplir su función,
teniendo en cuenta las características de la obra y las medidas adoptadas para atenuar riesgos
o asegurar un adecuado comportamiento tales como las actuaciones sobre el nivel freático.

Las situaciones de dimensionado se clasifican en:

A. Situaciones persistentes, que se refieren a las condiciones normales de uso.

B. Situaciones transitorias, que se refieren a unas condiciones aplicables durante un tiempo


limitado, tales como situaciones sin drenaje o de corto plazo durante la construcción.

C. Situaciones extraordinarias, que se refieren a unas condiciones excepcionales en las


que se puede encontrar, o a las que puede estar expuesto el edificio, incluido el sismo.

Las condiciones que aseguren el buen comportamiento de los cimientos se deben mantener
durante la vida útil del edificio, teniendo en cuenta la evolución de las condiciones iniciales y su
interacción con la estructura.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 37


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.6. CONCEPTO DE HUNDIMIENTO

En un cimiento, la aplicación de una carga vertical creciente V, da lugar a un asiento creciente,


(Figura 1.45). Las diversas formas que pueden adoptar las curvas presión–asiento dependen
en general de la forma y tamaño de la zapata, de la naturaleza y resistencia del suelo y de la
carga aplicada (tipo, velocidad de aplicación, frecuencia, etc.).

Se entiende por presión de hundimiento (qh) la presión máxima que puede soportar un
terreno previamente a su hundimiento.

Cuando aplicamos una carga vertical creciente (V) sobre una cimentación directa se producen
unas relaciones entre el asiento y la presión media actuante sobre el suelo, como las
representadas en la figura siguiente:

FIGURA 1.45. CONCEPTO DE PRESIÓN DE HUNDIMIENTO

Mientras la carga V sea pequeña o moderada, el asiento crecerá de manera aproximadamente


proporcional a la carga aplicada. Sin embargo, si la carga V sigue aumentando, la pendiente de
la relación asiento-carga aumentara, llegando finalmente a una situación en la que puede
alcanzarse la capacidad de soporte del suelo; en ese caso se agota su resistencia al corte y se
producen movimientos inadmisibles. Cuando esto sucede diremos, en general, que hemos
alcanzado el hundimiento.

Evidentemente, la carga V para la cual alcanzamos el hundimiento es función de la resistencia


al corte del terreno, de las dimensiones y forma de la cimentación, de la profundidad a la que
está situada, del peso específico del terreno y de las condiciones del agua subálvea.

El concepto de presión admisible (qadm) se refiere por un lado a los asientos máximos
tolerables y por otro a la seguridad que se establezca respecto al hundimiento. Es decir, para
fijar la presión admisible hemos de analizar dos factores:

• La presión de hundimiento que origina la rotura del terreno (qh).

• La presión limite que origina asientos iguales o menores que los admisibles

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 38


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Así, diremos que la presión admisible es:


qadm: La que origina un asiento menor o igual que el asiento admisible y su relación con la
carga de hundimiento vale:

Donde:

F es el coeficiente de seguridad a adoptar frente al hundimiento que habitualmente tiene un


valor superior a 3.

El CTE la denomina valor de cálculo de la resistencia del terreno; se determina mediante la


siguiente expresión:

 XK  RK
=  γ F Frep ;
Rd R= ; ad 
 γM  γR

Donde:
γR es el coeficiente parcial de resistencia.

Los valores de los coeficientes ϒR, ϒM y ϒF se obtienen de la siguiente tabla, tomada del CTE,
función del Estado Límite último y la situación de dimensionamiento de la cimentación:

Si se emplean conjuntamente los valores γF = 1, γM = 1 y γR = 1, en la expresión anterior,


obtenemos para cada tipo de cimentación y estado límite último (ELU) el valor característico Rk
de la resistencia del terreno.

Como valor de la presión de cálculo (qd), para dimensionar la estructura de cimentación en


planta, adoptaremos un valor menor o igual al menor de los dos valores anteriores.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 39


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Unidades de presión

Hoy en día, si bien está en vigor desde hace muchos años el sistema SI de unidades y se
contempla en nuestra normativa, todavía se sigue empleando mucho el Sistema Técnico. A
continuación, relacionamos la equivalencia de unidades de ambos sistemas.

La presión que puede soportar un terreno depende de varios factores, como son:

• La clase de terreno
• Su estratificación (tipos de estratos)
• La forma geométrica de la zapata
• El tipo de carga que soporta (excéntrica, vertical, inclinada)
• Cimentar en la proximidad de taludes
• Interacción entre zapatas
• Asientos

FIGURA 1.45A. DIFERENTES TIPOS DE CIMENTACIONES SUPERFICIALES


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 40
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.6.1. Valores de referencia de la presión admisible

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 41


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 42


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 43


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.6.2. Capacidad portante de las rocas. Presión admisible

Las rocas, en general, son un magnifico terreno para cimentar sobre ellas. Su único problema
suele ser excavar sobre ellas, siempre caro.

La norma NBE AE-88, las define como “aquellas formaciones geológicas sólidas con notable
resistencia a compresión”. Distingue dos conjuntos:

•.Rocas isótropas: son aquellas que no presentan una estratificación visible como los granitos,
dioritas, etc.

•rRocas estratificadas: presentan estratificación visible, como las pizarras, esquistos, etc.
Señala además, como ya vimos, unas presiones admisibles para ellas en función de la
profundidad a la que se sitúa la base de la cimentación y su resistencia a compresión simple
según los dos conjuntos de rocas que acabamos de señalar. Los repetimos aquí:

El CTE las clasifica así:

Otras normas señalan a su vez también presiones admisibles. Indicamos los valores de dos de
ellas:
Código inglés BS 8004. 1986

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 44


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.7. RIGIDEZ RELATIVA TERRENO-ESTRUCTURA

La transmisión de las cargas del edificio al terreno plantea un complejo problema de interacción
entre los tres elementos implicados: estructura, cimentación y terreno. Los principales factores
a considerar en dicho proceso de interacción serán el tipo y características del terreno, la forma
y dimensiones de la cimentación y la rigidez relativa terreno-estructura y terreno-cimentación.

Aparte de la rigidez de la cimentación, la propia rigidez de la estructura a cimentar inducirá


también restricciones al movimiento y a la respuesta asociada del terreno. En el caso más
general, cuando el terreno tienda a asentar por efecto de la presión aplicada, la estructura, en
función de su rigidez, redistribuirá sus esfuerzos, modificando a su vez las solicitaciones sobre
los cimientos y el terreno. La situación de equilibrio final dependerá por tanto de la rigidez
relativa del conjunto terreno-cimiento- estructura.

En la actualidad no se dispone de métodos analíticos que permitan determinar con exactitud


las cargas de estructura y su redistribución en función de la respuesta del terreno y los
esfuerzos sobre los cimientos correspondientes al equilibrio final.

Salvo en los casos en que tanto la estructura como la cimentación se consideren rígidas, los
esfuerzos en zapatas corridas, emparrillados y losas de cimentación se evaluarán teniendo en
cuenta los fenómenos de interacción suelo-estructura.

1.8. MODELOS DE INTERACCIÓN

Para casos sencillos y habituales, en general para los edificios hasta 10 plantas y grupos de
terreno favorables o intermedios, se podrán emplear métodos basados en el modelado del
terreno por medio de coeficientes de balasto, sistema éste que, aunque sujeto a limitaciones,
cuenta con una amplia experiencia práctica.

Para aquellas situaciones en las que las características del terreno o la estructura resulten
especialmente complejas (en el sentido de no ajustarse a la práctica habitual), será preferible
emplear métodos avanzados que incorporen modelos de comportamiento del terreno más
acordes con la realidad.

Para situaciones en las que el terreno resulte heterogéneo en sentido horizontal, será
recomendable emplear herramientas de cálculo que permitan introducir módulos de balasto
variables capaces de reproducir dicha heterogeneidad.

En el estado actual del conocimiento la obtención de parámetros de deformabilidad del terreno


y la estimación de asientos están sujetas a incertidumbres considerables. Para edificios de
monumentales o singulares o de más de 10 plantas, se recomienda llevar a cabo análisis de
sensibilidad que permitan estudiar la influencia en el dimensionado final de posibles
desviaciones de los parámetros característicos seleccionados.

1.9. COMPROBACIONES

Las comprobaciones para verificar que una cimentación superficial cumple los requisitos
necesarios se basarán en el método de los estados límite, como se indica a continuación.

1.9.1. Estados Límite Últimos (ELU)

Se debe verificar que el coeficiente de seguridad disponible con relación a las cargas que
producirían el agotamiento de la resistencia del terreno para cualquier mecanismo posible de
rotura, sea adecuado. Los estados límite últimos que siempre habrán de verificarse para las
cimentaciones directas, son (véase Figura 1.46):
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 45
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

a) hundimiento;

b) deslizamiento;

c) vuelco;

d) estabilidad global;

e) capacidad estructural del cimiento.

La verificación de estos estados límite para cada situación de dimensionado se hará utilizando
la expresión:

Siendo:

Ed el valor de cálculo del efecto de las acciones

Rd el valor de cálculo de la resistencia del terreno

En vuelco según la expresión:

Siendo:

Ed, dst = El valor de cálculo de las acciones desestabilizadoras

Ed, stb = El valor de cálculo de las acciones estabilizadoras

Y los coeficientes de seguridad parciales para la resistencia del terreno y para los efectos de
las acciones del resto de la estructura sobre la cimentación, son los definidos en la tabla 2.1 del
CTE, siguiente.

El valor de cálculo del efecto de las acciones para cada situación de dimensionado se podrá
determinar según la relación:

Siendo:

Frepr El valor representativo de las acciones

XK El valor característico de los materiales

ad El valor de cálculo de los datos geométricos

γE Coeficiente parcial para el efecto de las acciones

γF Coeficiente parcial para las acciones

γM Coeficiente parcial para los materiales

Los coeficientes γE, γF y γM, se definen para cada tipo de cimentación en la tabla 2.1

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 46


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 47


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.9.1.1. Hundimiento

El hundimiento se alcanzará cuando la presión actuante (total bruta) sobre el terreno bajo la
cimentación supere la resistencia característica del terreno frente a este modo de rotura,
también llamada presión de hundimiento.

El valor de cálculo de la resistencia del terreno o presión admisible se obtendrá aplicando la


expresión:

Siendo:
γR El coeficiente parcial de resistencia se define en la tabla 2.1 así como los coeficientes
parciales γF y γM. Su valor puede expresarse para cada situación de dimensionado mediante la
siguiente ecuación:

Siendo:
RK El valor característico de la presión de hundimiento (qh).
γR El coeficiente parcial de resistencia de la tabla 2.1

FIGURA 1.46. EJEMPLOS DE ESTADOS LÍMITES ÚLTIMOS

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 48


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.9.1.2. Deslizamiento

Se podrá producir este modo de rotura cuando, en elementos que hayan de soportar cargas
horizontales, las tensiones de corte en el contacto de la cimentación con el terreno superen la
resistencia de ese contacto.

En el caso de zapatas estructuralmente ligadas entre sí en la comprobación al deslizamiento


debe considerarse la redistribución de las acciones horizontales entre ellas.

1.9.1.3. Vuelco

Se podrá producir este modo de rotura en cimentaciones que hayan de soportar cargas
horizontales y momentos importantes cuando, siendo pequeño el ancho equivalente de la
cimentación el movimiento predominante sea el giro de la cimentación.

La verificación frente al vuelco debe realizarse en todos los elementos de cimentación que se
ajusten a las consideraciones anteriores, tanto en forma aislada como conjunta, del edificio
completo o de todo elemento estructuralmente independiente, cuando en el equilibrio
intervengan acciones o reacciones procedentes del terreno.

En general en el equilibrio no se considerará la colaboración del empuje pasivo, a menos que


pueda garantizarse que el terreno que lo produce estará siempre presente.

1.9.1.4. Estabilidad global

Un edificio podrá fallar globalmente, sin que se produzcan antes otros fallos locales, cuando se
forme una superficie de rotura continua (superficie de deslizamiento) que englobe una parte o
toda la cimentación, y en la que los esfuerzos de corte alcancen el valor de la resistencia al
corte del terreno.

Este tipo de rotura es típico en cimientos próximos a la coronación de taludes de excavación o


relleno, o en medias laderas, particularmente si éstas presentan una estabilidad natural
precaria.

1.9.1.5. Capacidad estructural del cimiento

Este estado límite se alcanzará cuando los valores de cálculo de los efectos de las acciones en
los elementos estructurales que componen el cimiento superen el valor de cálculo de su
capacidad resistente.

1.9.2. Estados Límite de Servicio (ELS)

Las tensiones transmitidas por las cimentaciones dan lugar a deformaciones del terreno que se
traducen en asientos, desplazamientos horizontales y giros de la estructura que, si resultan
excesivos, podrán originar una pérdida de la funcionalidad, produciendo fisuraciones,
agrietamientos, u otros daños (véase la Figura 1.47). Se debe verificar que:

a) Los movimientos del terreno serán admisibles para el edificio a construir.

b) Los movimientos inducidos en el entorno no afectarán a los edificios colindantes.

Las limitaciones de movimiento o los movimientos máximos admisibles se estipularán en cada


caso en función del tipo de edificio, diferenciando entre el edificio objeto del proyecto y las
construcciones y servicios próximos

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 49


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.47. EJEMPLOS DE ESTADOS LÍMITES DE SERVICIO

1.9.3. Otras comprobaciones adicionales

Las condiciones que aseguren el buen comportamiento de la cimentación habrán de


mantenerse durante su vida útil, lo que hará necesario considerar la posible evolución de las
condiciones iniciales debido, entre otras, a las siguientes causas:

a) Cambios de volumen espontáneos, como en el caso del colapso de rellenos mal


compactados o suelos naturalmente colapsables (loess, algunos limos yesíferos, etc.).

b) Cambios de volumen debidos a modificaciones en estado de humedad de terrenos


arcillosos potencialmente expansivos.

c) Fenómenos de disolución kárstica.

d) Socavación en los cauces y orillas de los ríos.

e) Erosión interna del terreno por rotura de colectores u otras conducciones de agua.

f) Deterioro de los hormigones de las cimentaciones en contacto con terrenos o aguas


subálveas agresivas.

g) Oscilaciones del nivel del agua que puedan dar lugar a cambios en los niveles de tensiones
efectivas o a alteraciones en la resistencia o deformabilidad del suelo.

Debe tomarse en consideración que la seguridad de la cimentación puede verse comprometida


por los problemas siguientes:

a) Estabilidad de excavaciones durante la ejecución de la cimentación.

b) Asientos por mala calidad en la construcción (falta de limpieza del fondo de las
excavaciones, por ejemplo).

c) Problemas de impermeabilización en sótanos y soleras

d) Posibles excavaciones futuras junto a la cimentación a realizar.

e) Efectos sísmicos sobre el propio terreno de cimentación (licuefacción).

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 50


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

En el caso de cimentaciones en roca pueden concurrir problemas diversos debidos a la


estructura, orientación de diaclasas, anisotropía, etc. del macizo. De forma orientativa, en la
Figura 1.48 se muestran algunas de las situaciones que requerirán un análisis específico desde
el punto de vista de la estabilidad o de la deformabilidad.

FIGURA 1.48. EFECTOS DE LA ESTRUCTURA GEOLÓGICA EN LA COMPROBACIÓN DE LA


ESTABILIDAD Y DEFORMABILIDAD DECIMENTACIONES EN ROCA.

(a) Deslizamiento a favor de planos de discontinuidad (bloque).


(b) Deslizamiento en presencia de varias familias de discontinuidades (cuña)
(c) Vuelco de estratos (toppling)
(d) Rotura generalizada en macizos muy fracturados.
(e) Pandeo de estratos
(f) Comprobación de asientos en alternancias de rocas de diferente deformabilidad

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 51


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.10. CARACTERÍSTICAS DEL TERRENO

1.10.1. Estados Límite Últimos (ELU)

Para la verificación del estado límite último frente al hundimiento en suelos será necesario
contar con una estimación fiable de la resistencia al corte característica de las unidades
geotécnicas relevantes. Dicha resistencia vendrá expresada, en términos de tensiones
efectivas, por el ángulo de rozamiento interno (φ’) y la cohesión (c’), preferiblemente obtenidos
mediante ensayos de corte triaxiales (CU ó CD). No obstante, se podrá recurrir a las siguientes
simplificaciones:

a) En suelos granulares limpios y sin cohesión que no contengan más de un 30% en peso de
partículas de más de 20 mm de diámetro, se podrá estimar el ángulo de rozamiento interno
a partir de métodos indirectos tales como el golpeo del ensayo SPT o la resistencia por la
punta del penetrómetro estático, qc según la tabla 4.1 y la figura 1.49.

FIGURA 1.49. CORRELACIÓN ENTRE LOS ENSAYOS SPT Y CPT EN SUELOS


GRANULARES

Para la verificación directa del estado límite último de hundimiento se podrá recurrir
asimismo a métodos simplificados, basados en ensayos de penetración. Si se dispone de
resultados de ensayos de penetración estática, la resistencia por la punta medida, qc, se
podrá correlacionar con el golpeo del ensayo SPT de acuerdo con la tabla 4.2 y la Figura
1.50, en función de la granulometría del terreno.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 52


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.50. CORRELACIÓN ENTRE LOS ENSAYOS SPT Y CPT EN SUELOS COHESIVOS

Para el caso de construcciones del tipo C-3 (construcciones de 11 a 20 plantas) y C-4 (conjuntos
monumentales o singulares o de más de 20 plantas) se puede recurrir a la comprobación de los
parámetros de resistencia obtenidos indirectamente por los procedimientos anteriores mediante la
ejecución de ensayos de laboratorio con muestras recompactadas.

b) En suelos granulares limpios sin cohesión cuyo contenido en partículas de tamaño mayor
que 20 mm supere el 30% en peso, los ensayos SPT, de penetración dinámica o estática
pueden proporcionar resultados en exceso elevados a consecuencia del gran tamaño de
las partículas más gruesas del suelo. Para estas situaciones se recomienda recurrir al
empleo de ensayos tipo cross-hole o down-hole para la estimación de los parámetros de
deformabilidad.

b) En suelos finos sin cohesión (limos no cohesivos) podrán ser de aplicación los criterios
apuntados en el párrafo a) anterior.
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 53
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

c) En suelos finos (limos y arcillas), saturados y de baja permeabilidad, habrá que comprobar
las situaciones de dimensionado transitorias de carga sin drenaje. Bajo esta hipótesis se
supone que los incrementos de presión intersticial generados por las cargas del edificio no
se disipan tras su aplicación. En términos generales y salvo justificación expresa en contra,
se supondrá que puede darse esta situación de dimensionado si el coeficiente de
permeabilidad del terreno saturado resulta inferior a k=0,001 mm/s. En este caso la
resistencia al corte del terreno podrá expresarse en términos de tensiones totales,
representada mediante un ángulo de rozamiento interno φ=0 y una cohesión c=cu, ésta
última denominada resistencia al corte sin drenaje. El valor de dicha resistencia provendrá
de ensayos triaxiales UU o CU, o en su caso, de compresión simple. Asimismo, podrá
haber sido obtenida de forma indirecta a partir de ensayos in situ (molinete, penetrómetro
estático, presiómetro). Salvo que se cuente con una dilatada experiencia local, para la
selección final de la resistencia al corte sin drenaje a emplear en cálculo será recomendable
que el estudio geotécnico cuente, para casos importantes, con diferentes tipos de ensayo,
tanto de campo como de laboratorio, con el fin de comparar resultados y seleccionar su
valor característico.

d) En formaciones rocosas se podrán aplicar métodos simplificados. Para ello será necesario
que el estudio geotécnico contenga información descriptiva suficiente en cuanto al tipo de
roca, su estructura y grado de meteorización. Asimismo, debe contener una valoración
cuantitativa de la resistencia a la compresión simple y de los índices RQD y RMR.

Si bien la verificación del estado límite de hundimiento depende de numerosos factores que
han de ser analizados en cada situación particular, a efectos de predimensionado la tabla del
apdo. 1.6.1., recoge algunas cifras orientativas del valor de cálculo de la resistencia del terreno
(Rd), tradicionalmente denominada presión admisible (qadm), en función del tipo de terreno.

Para la verificación del estado límite último frente a la estabilidad global será necesario contar
con los parámetros de resistencia al corte de las unidades geotécnicas implicadas (ángulo de
rozamiento interno y cohesión), en términos de tensiones efectivas (c’, φ’) para situaciones
drenadas o en tensiones totales (c=cu, φ=0) para situaciones transitorias sin drenaje.

Para la verificación del estado límite último de deslizamiento a lo largo de superficies de


contacto terreno-cimiento, será necesario establecer la resistencia al corte de dicho contacto.
Si, el modelo empleado para el terreno es un modelo de rotura del tipo Mohr-Coulomb (τ = a’ +
σ· tg δ’), como valores para cimentaciones convencionales de hormigón armado ejecutadas
sobre suelo se pueden adoptar para la adherencia (a’) (componente cohesiva) y el ángulo de
rozamiento terreno-cimiento (δ’) (componente friccional), los siguientes valores:

a) En términos de tensiones efectivas y para un terreno de resistencia al corte definida por


parámetros efectivos (c’, φ’): a’ = 0; δ’ = 3/4φ'

b) En términos de tensiones totales para situaciones transitorias en las que el proyectista


considere necesario emplear cálculos en condiciones sin drenaje: δ’ = 0; a' = cu.

En cimientos sobre terrenos expansivos en la zona susceptible de alteración de humedad, se


recomienda que las presiones transmitidas al terreno no sean significativamente inferiores a la
de hinchamiento.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 54


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.10.2. Estados Límite de Servicio (ELS

Para la verificación de los estados límite de servicio será necesario contar con parámetros
representativos de la deformabilidad del terreno. Normalmente dependerán del tipo de terreno
en estudio y del método seleccionado para la estimación de asientos.

En la estimación de asientos diferenciales, dependiendo del tipo estructural se debe prestar


especial atención a las consideraciones incluidas en el apartado 1.7. En el caso en que el tipo
de terreno haga prever asientos diferidos a largo plazo será necesario llevar a cabo un estudio
específico sobre la magnitud de los asientos y el tiempo que tardarán en producirse.

En situaciones de poco riesgo en las que exista experiencia local abundante, la comprobación de los
estados límite de servicio puede no requerir más información del terreno, aparte de las comprobaciones
de los perfiles geotécnicos, que las condiciones hidrogeológicas y las propiedades índice básicas,
necesarias para asegurar la similitud del caso considerado y los casos sobre los que se tiene
experiencia. En cualquier caso, cuando se utilice este procedimiento para avalar la seguridad de la
cimentación en estudio, debe dejarse constancia explícita de los parámetros geotécnicos, solicitaciones
sobre la cimentación y tipos de cimiento considerados.

1.11. UTILIZACIÓN DE LOS DISTINTOS TIPOS DE CIMENTACIÓN SUPERFICIAL

Intentaremos ahora dar un criterio de utilización de los distintos tipos de cimentación superficial,
lo que no es tan fácil como pudiera parecer a primera vista, salvo en casos triviales.
Seguiremos las recomendaciones de J.M. Rodríguez en su “Curso de Cimentaciones” que ha
intentado resumir el proceso de análisis de factores en la elección de un determinado tipo de
cimentación.

1.11.1. Cimentación mediante zapatas

Este tipo de cimentación es el tradicional, preferido por su economía y facilidad de ejecución.


En edificios sobre roca se utiliza con cualquier altura (presiones de trabajo de hasta 4000
kN/m2, por ejemplo, en el World Trade Center y en el Empire State, sobre granito).

Con pilares cada 25 m2, cargas totales de 10 kN/m2 por planta y una ocupación por las zapatas
no superior al 50 % del área del edificio, las presiones de trabajo limitan las alturas en un
entorno de 5 a 15 plantas. Para más alturas, la cimentación por zapatas empieza a no ser
adecuada.

Por el contrario, deben darse condiciones excepcionalmente desfavorables para que no


podamos cimentar mediante zapatas edificios de menos de 3 plantas. Dentro de los terrenos
naturales, podría ser el caso de las arenas muy flojas y de las arcillas muy blandas, pero estas
formaciones rara vez se encuentran en nuestro país.

El empleo de zapatas exige un terreno de resistencia media a alta, sin intercalaciones blandas
en la zona de influencia de cada cimiento o en la afectada por la superposición de presiones de
zapatas adyacentes. Cuando no existe este efecto de superposición (grandes luces) cabe
aprovechar capas superficiales resistentes (costras desecadas o cementadas, terrazas
compactas, etc.) aunque por debajo existan capas más flojas.

La situación ideal para el empleo de zapatas se da cuando el terreno posee cohesión suficiente
para mantener verticales las excavaciones, no existe afluencia de agua y el plano de apoyo se
encuentra a menos de 1,50 m de la superficie. Aunque se han construido zapatas en terrenos
inestables, con profundidades de 3 a 4 m, con entibaciones y agotamiento de agua, en estos
casos el coste de ejecución deja de ser competitivo con otras soluciones como las losas y los
pilotes.

Para edificios ligeros y muros de carga, las zapatas corridas son una solución muy frecuente.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 55


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Por su naturaleza, las zapatas aisladas permiten que los pilares se asienten
independientemente y presenten escasa resistencia frente a giros o desplazamientos
horizontales. Todo ello hace aconsejable el empleo de vigas de atado (riostras) que unan las
zapatas, o apoyar en una sola zapata (zapata combinada) los pilares próximos.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que las vigas de atado, salvo que sean de
extraordinaria rigidez, son incapaces de igualar los asientos de las zapatas que conectan, por
lo que no sirven para esto, aunque si para absorber esfuerzos horizontales cuando existan
(sismo).

En una situación límite, la combinación de zapatas y riostras llega a constituir un verdadero


emparrillado, concebido como una retícula de zapatas corridas. Es un sistema muy poco
utilizado por ser carísimo, especialmente su encofrado y en la práctica se usa la losa.

1.11.2. Cimentación mediante losas

Se emplea este tipo de cimentación en los siguientes casos:


• Si el área de zapatas ocupara más del 50-60 % de la planta del edificio.
• Se requiere un sótano estanco bajo el nivel freático (solución a combinar con muros o
pantallas también impermeables).
• Deseamos reducir los asientos diferenciales en terrenos heterogéneos o con inclusiones o
defectos erráticos.
• Interesa conseguir una mayor presión de trabajo aprovechando la descarga producida por
la excavación de sótanos, y construyendo una cimentación compensada.
La losa de cimentación es una solución frecuente cuando las cargas son importantes (por
ejemplo, en edificios de más de 8 plantas) y el terreno tiene una capacidad resistente media a
baja (qadm = 0.15 N/mm2, aproximadamente).
Si el terreno es una arena floja o de resistencia muy baja (qadm < 0,08 N/mm2) existe riesgo de
rotura general (salvo si acaso en losas muy extensas) o de grandes asientos por la profundidad
afectada, en cuyo caso no es una solución apropiada salvo que se mejore previamente el
terreno o se reduzcan los asientos, por ejemplo, combinando la losa con un pilotaje. Estas
soluciones son casi inevitables cuando el firme apto para poyar pilotes-columna está muy
profundo.

En el caso de edificios con zonas diferentemente cargadas debe estudiarse la compatibilidad


de deformaciones del sistema terreno-losa-estructura, llegándose generalmente a
profundidades de cimentación variables, distintas rigideces o la inevitable introducción de
juntas.

Para edificios normales la facilidad constructiva ha obligado a utilizar casi exclusivamente losas
de canto constante, prescindiendo de las antiguas soluciones aligeradas, celulares, etc.

A pesar de su aparente sencillez estructural, la losa requiere de una ejecución y control


cuidadoso en lo que respectan a su armado, puesta en obra del hormigón, juntas de
hormigonado, etc., por lo que no beben dejarse en manos de personal no especializado.

En el aspecto económico, la losa constituye una solución cara para edificios de poca altura
(menos de 6-8 plantas) y su coste puede ser comparable al de algunos pilotajes.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 56


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.11.3. Cimentaciones mediante pozos

La cimentación por pozos (semiprofunda) se utiliza cuando, el terreno firme o la zona estable
se encuentran a una profundidad demasiado grande para construir zapatas convencionales,
pero no lo suficientemente para obligar al empleo de pilotes, es decir, entre 3 y 6 m. como
valores típicos, la obra es tan pequeña que por razones de espacio o económicas no se
justifica recurrir a un pilotaje y existen esfuerzos horizontales que hay que absorber con la
colaboración del terreno a empuje pasivo.

Los pozos plantean en algunos casos problemas de agotamiento y muy frecuentemente de


entibación y de seguridad del personal.

1.12. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

[1] Bowles, Joseph E., 1996. "Foundation Analysis and Design". Fifth Edition. Mc. Graw Hill

[2] Braja M. Daas, 2007. "Principles of Foundation Engineering". Sixth Edition. Cengage
Learning

[3] Boussinesq, J., 1885. "Applications deis potentials a létude de 'equilibre et du movement
des solides elastiques". París.

[4] Código Técnico de la Edificación (CTE). Documento Básico SE-C., 2006. Editorial
Ministerio de Fomento. Gobierno de España.

[5] Guía de Cimentaciones de Obras en Carretera., 2009. Serie monográfica. Ed. Dirección
General de Carreteras. Ministerio de Fomento. Gobierno de España.

[6] Jiménez Salas, J. A.; Justo Alpañés, J. L., 1975. “Geotecnia y Cimientos I. Propiedades
de los suelos y de las rocas”. Editorial Rueda. Madrid.

[7] Jiménez Salas, J. A.; Justo Alpañés, J. L.; Serrano González, A. A., 1981. “Geotecnia y
Cimientos II. Mecánica del suelo y de las rocas”. Editorial Rueda. Madrid.

[8] Jiménez Salas, J. A. et al., 1980. “Geotecnia y Cimientos III. Cimentaciones,


excavaciones y aplicaciones de la Geotecnia” (2 volúmenes). Editorial Rueda. Madrid.

[9] Mustafaev, A. A., 1978. "Mecánica de los suelos colapsables". Editorial de la Construcción
(en ruso).

[10] Recomendaciones geotécnicas para el proyecto de Obras Marítimas y Portuarias”


(ROM 0.5- 05)., 2005. Editorial Puertos del Estado. Ministerio de Fomento. Gobierno de
España

[11] Sobolev, D. N., 1963. "Métodos prácticos para la determinación de los esfuerzos de
cálculo en edificios prefabricados por paneles sobre una base heterogénea". Editorial de
la Construcción (en ruso).

[12] Terzaghi, K., 1965. "Evaluation of coefficients of subgrade reaction". Grotechnique, Vol.
5.

[13] Winkler, E., 1867. "Die Lehre von der Elesticitat und Festigkeit".

[14] Zimmerman, H., 1888. "Die Berechnung des Eisenbahnoberbaus". Berlín, 1888

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 57


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

PARTE III. EL INFORME GEOTÉCNICO

1.13. INTRODUCCIÓN

El estudio y proyecto de cualquier cimentación exige el conocimiento previo de las


características del terreno de apoyo de la estructura y de su entorno, así como de la tipología
de la estructura prevista.

Las características del terreno de apoyo se determinan mediante un reconocimiento, cuyos


resultados se reflejarán en “El Informe Geológico-Geotécnico”.

Cuando las condiciones del terreno lo permitan se emplearán cimentaciones directas que
repartan las cargas de estructura en un plano de apoyo horizontal. Lo habitual es que este tipo
de cimentación se construya a poca profundidad bajo la superficie, por lo que son llamadas
cimentaciones superficiales.

Las cimentaciones superficiales se emplean para trasmitir al terreno las diferentes cargas de
parte o de toda la estructura. Los tipos de cimentación directa que se pueden utilizar son:
Zapatas aisladas, zapatas combinadas, zapatas corridas, pozos de cimentación,
emparrillados y losas.

Cuando la ejecución de una cimentación superficial no sea técnica o económicamente viable se


debe contemplar la posibilidad de proyectar una cimentación profunda. El elemento esencial de
una cimentación profunda es el pilote.

Se considera que una cimentación es profunda cuando su extremo inferior en el interior del
terreno está a una profundidad no inferior a 8 veces su diámetro o ancho. Los tipos de
cimentación profunda que se puede utilizar son: pilotes aislados, grupos de pilotes o zonas
pilotadas.

El proyecto y construcción de cualquier cimentación, ya sea superficial o profunda, requiere un


conocimiento previo de:

• Las características geotécnicas del terreno de apoyo de la estructura.

• La complejidad del entorno geológico donde se ubica la obra.

• La tipología de la estructura prevista.

• La importancia de la estructura que se proyecta.

Las características geotécnicas del terreno de apoyo de la estructura y su complejidad


geológica se determinan mediante un “reconocimiento del terreno” y los resultados
obtenidos se reflejan en el “informe geológico-geotécnico”. Es por tanto responsabilidad del
técnico que elabora el informe geológico-geotécnico, programar las actividades más
adecuadas para poder abordar el reconocimiento del terreno de acuerdo con la tipología e
importancia de la estructura que se proyecta.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 58


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Las fases en las que se han de desarrollar el “Informe Geológico-Geotécnico” deben


responder a las siguientes actividades:

1. Recopilación de información

2. Planificación del reconocimiento de terreno

3. Reconocimiento del terreno

4. Elaboración del Informe Geológico-Geotécnico

Una vez realizadas las tres primeras actividades el Técnico especializado podrá elaborar el
Informe Geológico-Geotécnico.

1.14. RECOPILACIÓN DE LA INFORMACIÓN

La información del terreno que se conozca previamente, o que se ponga de manifiesto en los
primeros trabajos de reconocimiento, influye, significativamente, en su planificación y también
en su coste. Por tanto, el reconocimiento del terreno debe comenzar siempre por recopilar toda
la información de la zona donde se realiza la obra.

Se deben considerar dos tipos de información:

1. Información Básica

2. Información Complementaria

1.14.1. Información básica

Es la necesaria para la correcta planificación de reconocimiento y debe ser previa a cualquier


otra actuación. Esta información debe estar disponible con anterioridad a la contratación del
estudio geotécnico. Se debe de disponer de información sobre los siguientes puntos:

- Topografía del solar


- Accesos al solar
- Localización de las edificaciones previstas y usos de las mismas
- Número de plantas, incluidas los sótanos
- Tipo de estructura (hormigón, metálica, etc.) y su disposición en planta
- Movimientos de tierras previstos (excavaciones o rellenos)
- Servicios afectados (agua, luz, teléfono, túneles, etc.)
- Requisitos legales y permisos necesarios para realización del reconocimiento
- Estudios geotécnicos realizados en el entorno del solar
- Prácticas de cimentación en la zona

Esta información será de utilidad para definir las recomendaciones a tener en cuenta en el
Proyecto de la cimentación.

1.14.2. Información complementaria

Es la que debe obtenerse durante las distintas actividades del reconocimiento, ya que esta
puede condicionar la planificación y el desarrollo del mismo, así como contribuir a la correcta
interpretación de los problemas existentes. Se debe obtener información sobre los siguientes
puntos.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 59


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.14.2.1. Información Geológica

Deben obtenerse los siguientes datos.

• Litología y estratigrafía de los terrenos existentes en la zona de trabajo, en especial sobre la


presencia de suelos potencialmente expansivos o colapsables.
• Geomorfología de la zona, en especial sobre la existencia de aluviales, conos de deyección,
paleocauces, morrenas, vaguadas, escarpes, dolinas, zonas deprimidas o con fuertes
pendientes.
• Existencia de accidentes tectónicos, fallas y fracturas.
• Existencia de fenómenos de inestabilidad debido a deslizamientos, subsidencias,
karstificaciones, presencia de escombreras, etc.

Para ello pueden consultarse publicaciones oficiales, tales como planos diferentes escalas
editados por el Instituto Geológico y Minero de España, Ministerio de Fomento y Organismos
Autónomos

1.14.2.2. Información Hidrogeológica

Deben obtenerse datos sobre la existencia de pozos y sondeos que permitan definir el nivel de
agua y sus variaciones, así como de la eventual presencia de diferentes niveles acuíferos y sus
gradientes. Se recopilarán, igualmente, datos sobre los parámetros hidrogeológicos,
permeabilidad, transmisividad y coeficiente de almacenamiento, y sobre la calidad de las aguas
superficiales y subterráneas de la zona a investigar.

Se deberá conocer el balance hídrico de la zona, teniendo en cuenta la pluviometría y


escorrentía superficial para controlar los posibles problemas de drenaje y erosión.

Para ello pueden consultarse las cartografías hidrogeológicas disponibles, editadas, a


diferentes escalas, por el Instituto Geológico y Minero de España, Ministerio de Fomento y los
Organismos Autónomos.

1.14.2.3. Información Cartográfica del emplazamiento

Debe obtenerse información sobre:

• Situación de los edificios o estructuras medianeras, en especial sobre las características de


su estructura y cimentaciones.
• Tipo y profundidad de las cimentaciones colindantes.
• Existencia de problemas geotécnicos (asientos y grietas) reflejados en estructuras
existentes.
• Existencia de servicios aéreos y enterrados que puedan verse afectados.
• Antecedentes sobre la utilización previa del emplazamiento.

Con esta información se planificarán y desarrollarán las actividades de reconocimiento del


terreno con las garantías, técnicas y económicas, necesarias para que el proyecto de
cimentación sea el adecuado.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 60


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.15. PLANIFICACIÓN DEL RECONOCIMIENTO DEL TERRENO

El principal objetivo del reconocimiento del terreno, y por tanto del informe geológico-
geotécnico, es determinar y cuantificar las condiciones del subsuelo que puedan afectar a la
viabilidad, diseño y construcción de una obra. Dependiendo de la tipología, importancia y
tamaño de la estructura, los objetivos a alcanzar serán diferentes. Su finalidad básica es:

- Obtener la información requerida (geológica, hidrogeológica y geotécnica de los diferentes


estratos existentes) para realizar un proyecto adecuado y económico de las construcciones
definitivas y provisionales.
- Obtener la información necesaria para definir el método constructivo.
- Identificar cualquier dificultad que pueda aparecer durante la construcción, previendo las
posibles variaciones que introducirá la obra en las condiciones del terreno

En consecuencia, es imprescindible realizar una planificación adecuada del reconocimiento en


función de los objetivos del proyecto. Esta planificación requiere considerar, como paso previo,
una serie de factores que permitan optimizar los objetivos, los presupuestos y los plazos de
ejecución de la obra. Los factores a considerar serían los siguientes:

• Emplazamiento de la obra.
• Información geológica e hidrogeológica regional y local.
• Información geotécnica previa disponible.

No existe una norma general que permita planificar una campaña de reconocimiento. El diseño
de la campaña, tanto en su distribución espacial, extensión lateral y profundidad de la
investigación, se debe realizar, en principio, de acuerdo con la normativa existente para cada
tipo de obra de cimentación:

• Cimentación de edificios y estructuras


• Cimentación de grandes obras civiles (presas, puertos, centrales hidráulicas y nucleares).
• Obras lineales (canales, carreteras, ferrocarriles).
• Túneles.
• Terraplenes, desmontes y canteras.

1.15.1. Cimentación de edificios y estructuras

• Norma NTE-1985 CEG (Estudios geotécnicos)

En cuanto al reconocimiento del terreno para edificación existe una Norma, NTE-1985 CEG
(Estudios geotécnicos), cuyo ámbito de aplicación es la obtención, mediante reconocimientos,
de las características necesarias para el uso de las NTE de Cimentaciones. Esta norma
considera las siguientes campañas de reconocimiento:

• CEG-1 Campaña de categoría I. Comprobación de las características del terreno.


• CEG-1 Campaña de categoría II. No hay precedente de la existencia de grandes
irregularidades.
• CEG-1 Campaña de categoría III. Ampliación del reconocimiento realizado en categoría II.
• CEG-1 Campaña de categoría IV. Existencia de grandes irregularidades.

Cada campaña de reconocimiento se define en esta norma mediante


- Número de puntos a reconocer.
- Profundidad a alcanzar en cada punto.
- Distribución espacial.
- Técnica de reconocimiento a emplear.
- Número y tipo de muestras a extraer.
- Ensayos a realizar “in situ” y en laboratorio
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 61
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

• Normas Tecnológicas de la Edificación NTE (Cimentaciones Superficiales)

Existen cuatro normas referentes a cimentaciones superficiales:

- NTE. CSV. Cimentaciones Superficiales. Vigas. 1982

- NTE. CSC. Cimentaciones Superficiales. Corridas. 1984

- NTE. CSL. Cimentaciones Superficiales. Losas. 1984

- NTE. CSZ. Cimentaciones Superficiales. Zapatas. 1986.

Todas ellas hacen referencia a la norma de Estudios Geotécnicos pero en dos, las CSV y la
CSL, tanto en los datos previos como en los datos de cálculo o bases de cálculo, se marcan
algunas indicaciones referentes al terreno.

1. La NTE. CSV señala, en los datos previos, lo siguiente:

- Corte estratigráfico por punto con indicación de la naturaleza y estado natural del suelo.

- Características mecánicas del suelo mediante ensayos “in situ” y de laboratorio. Tensión de
rotura a compresión simple qu, en Kg/cm2, número de golpes según el ensayo normal de
penetración, N, y resistencia de punta según el ensayo penetrométrico Rp, en Kg/cm2.

- Profundidad estimada para cimentación.

- Grado de agresividad del suelo y de las aguas al hormigón de la viga.

2. Por su parte la NTE. CSL, en el mismo apartado, viene a decir algo parecido:

- Corte estratigráfico, con indicación de la naturaleza y estado del suelo

- Características mecánicas del suelo reconocido mediante ensayos “in situ” y/o laboratorio. En
particular módulo edométrico y los datos necesarios para clasificar el suelo dependiendo del
contenido de finos.

- Profundidad estimada para la cimentación.

- Grado de agresividad del suelo.

Las otras normas, NTE. CSZ y NTE. CSC, no añaden nada, pero es evidente que lo que
dicen las anteriormente comentadas es aplicable también a zapatas corridas y aisladas.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 62


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

• Código CTE (Código Técnico de la Edificación). Documento Básico SE-C. 2006

Este Código, fija unas actividades mínimas y establece criterios de intensidad y alcance para
adaptarse a las circunstancias de cada caso, estableciendo tres niveles de programación del
reconocimiento: nivel reducido, nivel normal y nivel intenso.

• Nivel reducido: es el nivel de reconocimiento a realizar en los casos en que el terreno sea
favorable.
• Nivel normal: es el nivel de reconocimiento a realizar en los casos en que el terreno
previsiblemente no presente problemas especiales.
• Nivel intenso: además de cómo ampliación del nivel normal, se requerirá este nivel
cuando el terreno presente problemas especiales como:

- Fallas o cambios estratigráficos notables en distancias cortas.


- Cavidades de origen kárstico o artificial.
- Problemas de deslizamiento o inestabilidad.

En la programación a nivel reducido y nivel normal se establece la intensidad del


reconocimiento teniendo en cuenta el tipo de edificio y la variabilidad y naturaleza del terreno.
Respecto al tipo de edificio este código establece la siguiente clasificación:
TABLA Nº 1

Respecto a la variabilidad del terreno, las distancias entre puntos de reconocimiento deben
permitir una cobertura correcta de la zona a edificar, evitando que queden sin detectar áreas
problemáticas o existan errores importantes en la supuesta estratigrafía del terreno. Este
código establece las distancias entre puntos de reconocimiento en función del tipo de edificio y
de la naturaleza del terreno.
Con carácter general y sin reserva alguna, un reconocimiento del terreno comprenderá como
mínimo tres puntos de investigación.

1.15.2. Cimentación de obras hidráulicas

No existen normas concretas para este tipo de reconocimiento, pero como se trata, en general,
de grandes estructuras (presas) el alcance de este depende de la geología local, el diseño y la
carga de estas estructuras.

En una presa, el reconocimiento debe atravesar los niveles superiores de roca meteorizada u
otras rocas frágiles. Aún en el caso de que la roca sea compacta y homogénea, las
cimentaciones deben situarse bajo la superficie. Cuanto mayor es la estructura, mayor es el
esfuerzo cortante en los estratos subyacentes, por lo que el reconocimiento debe penetrar
hasta donde los esfuerzos críticos sean nulos.

Otra circunstancia que define la profundidad del reconocimiento en estas estructuras es la


permeabilidad de la roca, que, en el caso de obras hidráulicas, deberá penetrar en zonas de
roca impermeable para prever eventuales tratamientos de impermeabilización.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 63


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.15.3. Cimentación de obras marítimas y portuarias

Tampoco existen normas específicas para este tipo de obras. En 2005 se publicaron unas
“Recomendaciones geotécnicas para el proyecto de Obras Marítimas y Portuarias” (ROM
0.5-05), en las que se detalla y define en uno de sus apartados ”Investigación Geotécnica”, los
estudios y programación de los reconocimientos, dando consejos sobre pozos, calicatas,
zanjas, sondeos y procedimientos geofísicos así como sobre ensayos “in situ”, toma de
muestras y ensayos de laboratorio.

1.15.4. Cimentación de obras lineales

La Instrucción para proyecto, construcción y explotación de obra subterránea para el


transporte terrestre (1998), en su aparado III.3, “Estudios Geológicos y Geotécnicos”, señala
los aspectos a estudiar y los métodos a utilizar para conseguir los objetivos del proyecto.

En la “Guía de cimentaciones en obras de carretera” se incluyen en el capítulo 3,


Reconocimiento del terreno, los tipos de ensayos de investigación a realizar para este tipo de
obras.

RENFE tiene publicadas numerosas normas para la realización de sus proyectos y obras. En la
Norma NRV 1-0-1.0, se define el contenido del informe geotécnico previo para trazados de
nuevos ferrocarriles, o para saneamiento y consolidación de los existentes.

1.15.5. Norma Sismorresistente

La Norma de Construcción Sismorresistente y las Prescripciones de proyecto para estructuras


sismorresistentes (Eurocódigo 8), proporcionan los criterios que han de aplicarse para la
consideración de la acción sísmica centrada en la edificación.

1.15.6. Eurocódigos

Los Eurocódigos comprenden un grupo de normas, en el ámbito de Comunidad Europea, sobre


el proyecto estructural y geotécnico de edificaciones y obras de ingeniería civil. Su objetivo es
servir como documento de referencia para demostrar la conformidad de los trabajos de
edificación y obra civil a los requisitos esenciales de la Directiva de Productos de la
Construcción y servir de marco donde desplegar unas especificaciones técnicas armonizadas
para los productos de la construcción.

• AENOR 1999. Eurocódigo 7: Proyecto geotécnico

Con el fin de establecer los requisitos mínimos acerca de la extensión y calidad de los
reconocimientos geotécnicos, y de los cálculos y controles de la construcción, es necesario
identificar la complejidad de cada proyecto junto con los riegos para vidas y bienes. El
Eurocódigo 7 define tres Categorías Geotécnicas: 1, 2 y 3. La clasificación preliminar de una
estructura en una categoría geotécnica deberá realizarse previamente a la realización de los
reconocimientos geotécnicos. Esta categoría puede ser redefinida posteriormente.

Según el Eurocódigo, el reconocimiento del terreno debe proporcionar todos aquellos datos
relativos al terreno y al agua freática en el emplazamiento de la obra y sus alrededores, que
son necesarios para una correcta descripción de las propiedades esenciales del terreno y para
la determinación fiable de los valores característicos de los parámetros del terreno que serán
utilizados en los cálculos del proyecto. El reconocimiento del terreno para cimentaciones
superficiales se incluye en la Categoría Geotécnica 2. Esta categoría, incluye los tipos de
comunes de estructuras sin riesgos anormales o condiciones inusuales o excepcionalmente
difíciles del terreno o de las cargas. Los tipos comunes de estructuras pertenecientes a esta
categoría son:

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 64


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

- Cimentaciones superficiales
- Cimentaciones de losa de hormigón armado
- Cimentaciones de pilotes
- Muros y otras estructuras de contención o sostenimiento de suelo o agua
- Excavaciones
- Pilas y estribos de puentes
- Terraplenes y obras de tierra
- Anclajes y otros sistemas de fijación
- Túneles en roca dura, no fracturada, y no sujetos a condiciones especiales de estanqueidad u
otros requisitos.
Según el Eurocódigo, el reconocimiento del terreno debe proporcionar todos aquellos datos
relativos al terreno y al agua freática en el emplazamiento de la obra y sus alrededores, que
son necesarios para una correcta descripción de las propiedades esenciales del terreno y para
la determinación fiable de los valores característicos de los parámetros del terreno que serán
utilizados en los cálculos del proyecto.

1.16. DISTRIBUCIÓN Y PROFUNDIDAD DE LOS RECONOCIMIENTOS

Además de las normativas y recomendaciones existentes para la planificación y realización de


reconocimientos del terreno, se deben tener en cuenta una serie de criterios básicos que
permitan determinar, en cada caso, la distribución y profundidad de los sondeos.

1.16.1. Distribución de los reconocimientos

Existen normas en las que se especifica la distribución espacial de los reconocimientos, en


función del tipo de edificación, cargas que transmite y tipo de terreno.

• Norma NTE-1985 CEG (Estudios geotécnicos)

De acuerdo con el tipo de edificio a cimentar, M, N o Q, determinados en función del tipo de


estructura, de la modulación media entre apoyos y del número de plantas, incluidos los
sótanos:

TABLA Nº 2

La aplicación en cada campaña, categorías I, II, III y IV, queda definida por el número de
puntos a reconocer, profundidad a alcanzar en cada punto y situación de los puntos en la
superficie del terreno.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 65


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

TABLA Nº 3

La situación de los puntos en la superficie del terreno se distribuirá, como norma general,
uniformemente en la superficie a ocupar por el edificio. En el caso de extrema irregularidad del
terreno (Categoría IV), se corresponderán con los apoyos de la estructura.

• Código Técnico de la Edificación (CTE. Documento Básico SEC-C 2003))

En la programación de reconocimiento a nivel normal, se establece la intensidad del


reconocimiento teniendo en cuenta el tipo de edificio y la variabilidad y naturaleza del terreno.

Las distancias entre puntos de reconocimiento se recogen en la tabla adjunta:


TABLA Nº 4

Los valores de dmáx representan las distancias en que se pueden esperar variaciones
significativas en la naturaleza o propiedades del terreno.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 66


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

TABLA Nº 5

Con carácter general y sin reserva alguna un reconocimiento comprenderá, como mínimo, tres
puntos de investigación. Los puntos de reconocimiento deben situarse según esquemas
regulares, cubriendo bien el perímetro del solar. Todos y cada uno de los puntos de
reconocimiento deben quedar perfectamente identificados mediante coordenadas x,y,z
referidas a una base.

1.16.2. Profundidad de los reconocimientos

La profundidad del reconocimiento debe permitir estudiar todos niveles de terreno que puedan
verse afectados por las cargas que transmite la cimentación de las distintas estructuras,
detectando las capas de deficiente calidad que puedan afectar a las mismas.

En concreto, debe alcanzarse un nivel de reconocida capacidad portante, de suficiente


potencia y resistencia donde apoyar la punta de los pilotes.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 67


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

• Norma NTE-1985 CEG (Estudios geotécnicos)

La profundidad (p) a alcanzar en cada punto se determina con p = f + z, para cada categoría:

− CEG-1 Campaña de categoría I


f, Profundidad en m del plano de apoyo de la cimentación prevista
z, Igual a 1,5 B, siendo B el ancho en m de la zapata mayor de la cimentación prevista

− CEG-1 Campaña de categoría II


f, Cota en m, medida desde la superficie del terreno hasta el nivel más bajo del edificio a
cimentar
z, Profundidad en m, determinada en función el tipo de edificio y de q

Donde:
• q es la relación entre la suma en toneladas del peso propio, cargas permanentes y
sobrecargas del edificio a cimentar y el área en m2 a ocupar por este.
• b es la dimensión menor en planta del edificio en m

• CEG-1 Campaña de categoría III


f, Cota en m, de la cimentación probable, estimada a partir de los resultados y análisis de la
campaña de categoría II
z, Profundidad en m, determinada en función el tipo de cimentación probable.

Donde:
• q la relación entre la suma en toneladas del peso propio, cargas permanentes y
sobrecargas del edificio a cimentar y el área en m2 a ocupar por este.
• b la dimensión menor en planta del edificio en m
• T suma de toneladas del peso propio, cargas permanentes y sobrecargas del apoyo más
cargado
• z será como mínimo 3 m para el edificio M y 6 m para los edificios N y Q

• CEG-1 Campaña de categoría IV


f, Cota en m, medida desde la superficie del terreno hasta el nivel más bajo del edificio a
cimentar
z, Igual a (q x b) /10 en m.
Siendo:
q la relación entre la suma en toneladas del peso propio, cargas permanentes y sobrecargas
del edificio a cimentar y el área en m2 a ocupar por este.
b la dimensión menor en planta del edificio en m
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 68
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Hay que indicar que esta norma solo es aplicable en Edificación

• Código Técnico de la Edificación (CTE. Documento Básico SEC-C 2003))

Los espesores habituales de suelos y formaciones superficiales blandas permiten planificar


la campaña de sondeos con las profundidades que se recogen en la siguiente tabla:
TABLA Nº 6

Cuando por la información geológica o la experiencia sobre una determinada formación se


conozca la existencia de un substrato firme, la profundidad de los reconocimientos puede
limitarse a la localización del mismo. Se entiende como tal una formación de suficiente espesor
o resistencia como para soportar las cargas o presiones aplicadas sin deformaciones
apreciables. Puede tratarse de un estrato homogéneo de gran espesor, superior a 5 metros, o
de una secuencia de estratos de resistencia creciente. La penetración de los reconocimientos
en el substrato firme debe ser:
dsf = 2 + 0,3 p (m)

Siendo p, el número de plantas del edificio, incluidos los sótanos.

En el caso de la existencia de un substrato rocoso bastará con penetrar dsf en el 30% de los
sondeos y un mínimo de 2 m en el resto.

Cuando los dos primeros sondeos realizados en una determinada zona o solar indiquen que se
trata de depósitos blandos muy potentes, en los que no se alcanza el substrato firme de
reconocida capacidad portante dentro de una profundidad razonable, unos 35 m, los sondeos
restantes podrán llevarse a la mayor de las profundidades indicadas en la tabla siguiente:

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 69


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

TABLA Nº 7

No obstante, lo anterior, cualquiera de las normas anteriormente expuestas deben aplicarse


con cuidado, ya que pueden rebasarse las profundidades establecidas y no aparecer terreno
de reconocida capacidad portante.

1.17. RECONOCIMIENTO DEL TERRENO

En la actualidad no se admite un proyecto de cimentación, ya sea superficial o profunda, sin


que se realice un “reconocimiento del terreno” que permita determinar, previamente, las
características geotécnicas del terreno de apoyo de esta cimentación.

En primer lugar, y a propósito del término “terreno” utilizado, es conveniente hacer la


distinción entre “suelo” y “roca”, puesto que los métodos de reconocimiento y las técnicas a
emplear, a veces, son diferentes.

• “Suelo”: Agregado natural de partículas minerales, granulares y cohesivas, separables


por medios mecánicos de poca energía, o por agitación con agua.

• “Roca”: Agregado natural compuesto de partículas de uno o más minerales, con fuertes
uniones cohesivas permanentes, que constituyen masas geológicamente independientes y
cartografiables.

Por tanto, antes de proyectar una cimentación hay que proceder a reconocer el terreno
mediante distintas técnicas de investigación. Este reconocimiento debe proporcionar, en
general, los siguientes datos:

• Naturaleza de los diferentes estratos existentes y sus características geotécnicas.


• Existencia de problemas geológicos que puedan afectar a la cimentación (presencia de
suelos blandos, terrenos expansivos, rocas de diferente dureza, zonas tectonizadas y
fracturadas, deslizamientos, karstificaciones, filtraciones).
• Muestras y/o testigos de cada uno de los estratos o niveles característicos atravesados,
para el estudio en laboratorio de sus propiedades resistentes y deformaciones.
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 70
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

• Existencia de nivel freático y sus características.


• Sismicidad regional.
• Valor de la permeabilidad en suelos y rocas.
• Mediciones de discontinuidades en rocas que permitan establecer clasificaciones
geomecánicas.

Las técnicas de reconocimiento del terreno que se utilizan para cimentaciones superficiales son
las habituales para cualquier otro tipo de cimentación, aunque debe tenerse en cuenta que las
características de estas cimentaciones requieren concretar algunos aspectos fundamentales
del terreno, tales como:

 Reconocer una mayor profundidad del terreno, hasta definir un estrato de reconocida
capacidad portante.
 Determinar las características de resistencia y deformabilidad de todos los estratos
atravesados.

 Prever el comportamiento del terreno frente a la construcción de las cimentaciones


profundas.

1.18. TÉCNICAS DE RECONOCIMIENTO DEL TERRENO

Los procedimientos o técnicas utilizadas para la obtención de los datos requeridos para un
informe geológico-geotécnico son:

a) Métodos directos.
b) Métodos indirectos.

a) Métodos directos.
Son los procedimientos o técnicas que permiten un seguro y suficientemente detallado
reconocimiento de la naturaleza y localización de los diferentes estratos, niveles o capas de
terreno, con la posibilidad de obtener muestras y/o testigos y, eventualmente, realizar ensayos
“in situ”. Se incluyen en este grupo la cartografía geológica, los sondeos mecánicos y las
calicatas.

b) Métodos indirectos.
Son aquellos procedimientos que se llevan a cabo sin necesidad de realizar un examen directo
del terreno, midiendo desde la superficie algunas propiedades físicas de los materiales que
constituyen los diferentes niveles o estratos del terreno. Entre los métodos indirectos están la
geofísica de superficie y la geofísica en el interior de los sondeos.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 71


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.18.1. Métodos directos

El reconocimiento del terreno debe consistir en la suma de una serie de reconocimientos


específicos, debidamente coordinados, de forma que la información suministrada por uno, se
complemente con las demás. Entre las técnicas clásicas de reconocimiento cabe citar:

• Cartografía Geológica

- Cartografía geológica, planta y perfiles (E = 1/5000)

- Descripción del régimen hidrogeológico local

- Cartografía detallada (E = 1/500)

- Censo de litoclasas y afloramientos

• Calicatas o pozos

El uso de calicatas o pozos está muy indicado para el proyecto de cimentaciones


superficiales cuando el terreno cercano a la superficie es firme o muy firme.

FIGURA 1.51. CALICATA

• Sondeos mecánicos

Los sondeos mecánicos permiten la obtención de la siguiente información:


- Testigos del terreno en profundidad
- Muestras representativas más o menos alteradas
- Realización de ensayos in situ a lo largo del sondeo
- Instalación de tuberías piezométricas para conocer la evolución del nivel freático.
- Colocación de otros tipos de auscultación.

En el caso de puentes es recomendable la realización de un sondeo por cada uno de los


apoyos del puente.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 72


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.52. SONDEO MECÁNICO

1.18.2. Métodos indirectos

• Testificación de sondeos o diagrafías

Entre los distintos reconocimientos que pueden realizarse a lo largo del sondeo están los
siguientes:
- Medida de la verticalidad
- Determinación de las variaciones de diámetro del sondeo
- Fotografías o videos de las paredes del sondeo.
- Impresiones de las paredes del sondeo en láminas metálicas delgadas.
- Radiactividad natural
- Testificación eléctrica mediante conductividad a lo largo del sondeo.
- Temperaturas a lo largo del sondeo, etc.
Estos reconocimientos de denominan diagrafías

• Ensayos de penetración

Para conocer la resistencia de un terreno pueden realizarse una serie de ensayos


normalizados, como:

- Ensayos de penetración estándar SPT. El resultado del ensayo es el valor NSPT que
es el número de golpes necesarios para profundizar una cuchara, mediante la caída de
una maza de 63,5 Kg. Se realiza dentro del sondeo.

- Ensayos de penetración estática. Las modalidades más extendidas son el Cone


Penetration Test (CPT) y el piezocono (CPTU)

- Penetrómetros dinámicos continuos. En España y parte de Europa el más usado es


el penetrómetro dinámico Borro

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 73


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

- Ensayos de molinete. El ensayo de campo de molinete (Field Vane Test) consiste en


hincar un molinete que tiene unas cuchillas rectangulares hasta la profundidad deseada
y hacerlo girar para medir la resistencia al corte del terreno.

- Presiómetros y dilatómetros. Los presiómetros (en suelos) y los dilatómetros (en


rocas) permiten conocer la deformación horizontal del terreno.

- Ensayos de placa de carga. Consisten en medir el asiento de una placa rígida apoyada
sobre el terreno, al aplicarle cargas crecientes.

- Ensayos de permeabilidad. Los ensayos Lefranc (suelos) o Lugeon (rocas


diaclasadas) permiten conocer in situ la permeabilidad de un terreno.

- Ensayos in situ diversos. Además de los mencionados se realizan muchos otros


ensayos y pruebas sobre el terreno, para obtener datos que se utilizan en la fase de
proyecto. Tal es el caso de las diagrafías neutrón-neutrón para la determinación in situ
del contenido de humedad de los estratos atravesados por el sondeo o de emisión y
recepción de protones, para la determinación del peso específico de los estratos.

FIGURA 1.53. ENSAYO DE PLACA DE CARGA

• Cross-Hole y Down-Hole

Las técnicas de “Cross-hole” y “Down-hole” permiten obtener in situ los módulos de


elasticidad, tanto de suelos como de rocas, a través de la determinación de la velocidad de
propagación de las ondas P y S.

La velocidad de propagación de cualquier tipo de onda elástica, puede siempre expresarse


como la raíz del cociente entre un módulo elástico y la densidad.

Así se tiene para ondas P:

Eed
Vp = ( 1.1 )
ρ
1 −ν
=Eed = ρν p2 ( 1.2 )
(1 + ν ) (1 − 2ν )

E = ρν p2
(1 + ν ) (1 − 2ν ) ( 1.3 )
1 −ν

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 74


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

Y para ondas S:

G
Vs = ( 1.4 )
ρ

G = ρν s2 ( 1.5 )

Siendo:

Eed = módulo edométrico

E = módulo de Young

G = módulo de rigidez transversal

ρ = densidad

ν = coeficiente de Poisson, siempre menor que 0,5

Teniendo en cuenta que los módulos E y G están ligados por la siguiente fórmula de
Elasticidad:

E = 2 (1 + ν) G (1.6)

Es inmediato demostrar que existen las siguientes relaciones entre las velocidades vp , vs y
el coeficiente de Poisson ν:

ν p2 − 2ν s2
ν= ( 1.7 )
2 (ν p2 − ν s2 )

2
 vp  1 −ν
  = ( 1.8 )
 vs  0 ,5 − ν

Se comprueba así, que en un medio elástico vp es siempre mayor que vs (en la mayor parte
de los casos cabe esperar que sea aproximadamente el doble que vs)

En las figuras 1.54 y 1.55 se esquematizan los métodos operativos de ambos ensayos. En
ellos se trata, conociendo previamente la trayectoria de las ondas (horizontal en el cross-
hole y vertical en el down-hole) de hallar directamente la velocidad con que se propagan
entre cada punto emisor y receptor, midiendo los tiempos de transmisión entre ellos. El
cross-hole tiene frente al down-hole la ventaja de mantener la relación señal/ruido con la
profundidad y el inconveniente de requerir sondeos adicionales, lo que implica mayor coste
que el down-hole. Por otro lado, el down-hole promedia los parámetros del terreno mientras
que el cross-hole puede acentuar las diferencias existentes (por ej.: los resultados de un
determinado ensayo pueden estar dominados por la existencia de una pequeña capa con
alta velocidad de transmisión de las ondas).

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 75


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.54. ENSAYO DE CROSS-HOLE

FIGURA 1.55. ENSAYO DE DOWN-HOLE

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 76


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

• SÍSMICA PARALELA
La sísmica paralela constituye un caso particular de la técnica “down-hole”, que puede
utilizarse para investigar las características del terreno, al mismo tiempo que las
propiedades geométricas de la cimentación de puentes ya existentes.

Consiste (figura 1.56) en generar ondas P en la superficie de la cimentación y determinar el


instante de llegada de las ondas P y S generadas en el contacto entre la cimentación y el
terreno a diferentes profundidades de un sondeo perforado a una cierta distancia del punto
de impacto. Dibujando las dromocrónicas de las ondas P o S detectadas en el sondeo, se
obtienen dos tramos rectos cuya intersección (figuras 1.57 y 1.58) proporciona, tanto en un
gráfico como en el otro, la longitud de la cimentación, estando la pendiente del primer tramo
asociada al módulo de Young E del material de la misma y la del segundo al módulo E o G
del terreno según sea el tipo de dromocrónica dibujada.

Estudios paramétricos llevados a cabo por Liao y Roesset (1995), utilizando la ley de Snell
para identificar la trayectoria de las ondas P y S entre el punto emisor en la estructura de la
cimentación y los receptores en el terreno y la técnica de Elementos Finitos, para reproducir
las trazas de los sensores verticales en el sondeo, a partir de los cuales pueden identificarse
los instantes de llegada de las ondas P y S, han servido para comprobar que en terrenos
homogéneos la longitud de los pilotes estimada a través del punto de intersección de los dos
tramos de la dromocrónicas, puede exceder en un 10% a la longitud real de los mismos y
que de las pendientes de ambos tramos pueden derivarse los módulos de elasticidad de los
distintos materiales que intervienen en el problema.

El proceso de interpretación se complica cuando el terreno está constituido por un sistema


multicapa, pero aún en este caso se puede estimar la longitud de la cimentación con
suficiente aproximación por este procedimiento, siempre y cuando no haya cambios bruscos
de rigidez en el interior del terreno.

FIGURA 1.56. SÍSMICA PARALELA EN UN PILOTE (LIAO Y ROESSET, 1995)

• TOMOGRAFÍA SÍSMICA
Esta técnica que generaliza el uso de las ondas P en las técnicas de “cross-hole”, “down-
hole” y “sísmica paralela”, puede utilizarse una vez zonificada el área del terreno donde irá
apoyada una determinada pila o un estribo del puente, determinando las cavidades o
anomalías que en ella se puedan encontrar.

Consiste básicamente en obtener una imagen bidimensional de la distribución de


velocidades vp en la zona investigada, determinando los tiempos de transmisión de las
ondas P entre distintos puntos del contorno.

Para llevar a cabo la interpretación de esta técnica se suele dividir la zona investigada en un
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 77
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

número M de celdas j a las que se asigna un valor constante de la velocidad Vpj. A


continuación, utilizando los registros sísmicos obtenidos en los ensayos se determina para
cada par de puntos de emisión y recepción, el tiempo real (∆ti)R que tarda la onda P en
transmitirse entre ambos. Entonces, suponiendo entre dichos puntos una trayectoria recta
de los frentes de onda, cuando el contraste de las impedancias acústica entre celdas
consecutivas no sea muy acusado, o una curva que incorpore las refracciones que puedan
producirse entre cada dos celdas, se calcula el tiempo teórico de transmisión (∆ti)T entre
dichos puntos de la forma:
M ∆L
( ∆ti )T =∑ − ij ( 1.6 )
j =1 V pj

Donde M representa el número total de celdas y ∆Lij la longitud del rayo i interceptado por la
celda j.

La expresión anterior representa un sistema de N ecuaciones (tantas como rayos sísmicos o


pares puedan formarse entre los puntos emisores y receptores utilizados en la investigación)
y M incógnitas (tantas como celdas en las que se haya discretizado el continuo). El objetivo
que se plantea es calcular, suponiendo conocidas las trayectorias de los rayos sísmicos (ya
sean rectas o curvas), las M incógnitas Vpj que hagan que los N valores teóricos (∆ti)T
calculados según la expresión anterior se aproximen lo más posible a los N valores reales
(∆ti)R medidos en el ensayo.

En la figura 1.57 se esquematiza el método operativo utilizado y en la figura 1.58 se han


representado los rayos rectos utilizados, para proyectar en el espacio comprendido entre un
pozo y un sondeo, los tiempos de transmisión medidos entre ambas perforaciones, con el fin
de estudiar el alcance de un fenómeno de carstificación detectado en el entorno de dicho
pozo, situado en una zona cárstica del pueblo de Lozoya (figura 1.58), a unos 80 Km. de
Madrid, Cuéllar (1992)

FIGURA 1.57. METODOLOGÍA DE CAMPO UTILIZADA PARA LA ADQUISICIÓN DE DATOS EN


TOMOGRAFÍA SÍSMICA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 78


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

FIGURA 1.58. RAYOS RECTOS UTILIZADOS PARA GENERAR UNA SOLUCIÓN INICIAL A
LOS TOMOGRAMAS DEL CARST DE LOZOYA

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 79


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

• ENSAYOS PRESIOMÉTRICOS
Constituyen el complemento ideal a los ensayos sísmicos para poder incorporar la influencia
que ciertos factores, tales como el nivel de tensiones, el umbral de deformación o la
duración que las cargas tienen, en la respuesta del terreno frente a las solicitaciones
estáticas y dinámicas, que tenga que soportar un puente.

El ensayo presiométrico consiste en situar un cilindro hueco en el interior del terreno y


expandirlo, apretando horizontalmente contra él al mismo tiempo que se mide la presión
sobre el suelo (tensión radial σr en las pareces de la cavidad que contiene la sonda) y el
aumento relativo ∆R/Ro del radio de la cavidad (deformación circunferencial єθ en sus
paredes) (figura 1.59). Se obtiene así “in situ” una curva tensión-deformación del terreno
válida únicamente en las paredes de la cavidad en la que el cociente σr / 2єθ proporciona el
parámetro G, ya que suponiendo comportamiento isotrópico elástico y lineal del material, se
puede demostrar para un cilindro suficientemente largo que el suelo a su alrededor está
únicamente sometido a esfuerzos tangenciales, verificándose:

∆R σ σr
τ = σ r = 2G ε θ = 2G ⇒ G= r = ( 1.7 )
R0 2 εθ  ∆R 
2 
 R0 

FIGURA 1.59. ENSAYO PRESIOMÉTRICO Y CURVAS TENSIÓN-DEFORMACIÓN EN LA


PARED DEL SONDEO. a) PRESIÓMETRO DE SONDEO,
b) PRESIÓMETRO AUTOPERFORADOR.

Existen fundamentalmente dos tipos de presiómetros: el presiómetro de sondeo que


necesita la perforación previa de un taladro para poder situarlo a la profundidad deseada
(por ejemplo: presiómetro de Menard o el dilatómetro de OYO) y el presiómetro
autoperforador (por ejemplo modelo PAF 76 del Laboratorio de Ponts et Chaussées o el
dilatómetro de Cambridge), que evita la descompresión de las paredes del sondeo, pero
tiene en cambio el inconveniente, que sólo puede utilizarse en suelos relativamente blandos.
En el caso del presiómetro de sondeo es necesario corregir la parte inicial de la curva
obtenida (figura 1.59) para tener en cuenta el citado efecto de descompresión.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 80


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.19. REALIZACIÓN DEL INFORME GEOTÉCNICO

El informe geológico-geotécnico es el conjunto de documentos que el técnico en Ingeniería del


Suelo debe redactar para el proyecto de cimentaciones de la estructura de la obra, recogiendo
este el informe del reconocimiento del terreno realizado, sus resultados y las condiciones de
cimentación analizadas.

El informe contendrá una Memoria que irá acompañada de una serie de Anejos. El alcance y
detalle que debe figurar en cada una de estas partes dependerá de la importancia de la obra,
de la complejidad de los terrenos existentes y de la información disponible.

En el documento Memoria se definirán los siguientes apartados:


- Antecedentes
- Metodología del trabajo
- Marco geológico e hidrogeológico
- Trabajos realizados
- Resultados del reconocimiento del terreno
- Análisis de los problemas geotécnicos planteados
- Propuesta de cimentación
- Resumen y conclusiones

La memoria del informe irá acompañada de los siguientes Anejos:

- Anejo I: Información previa


- Anejo II: Planos de situación de la obra
- Anejo III: Trabajos de campo
- Anejo IV: Ensayos de laboratorio
- Anejo V: Cálculos justificativos

1.19.1. Memoria

1.19.1.1. Antecedentes

Se referenciará y se valorará toda la información técnica, geotécnica y administrativa previa


disponible, que se incluirá en el anejo correspondiente. Los principales aspectos a reseñar
serán:

- Nombre y ubicación de la obra.


- Documentos de la oferta.
- Documentos contractuales.
- Documentación técnica.

1.19.1.2. Metodología del Trabajo

Se analizarán en este apartado, como mínimo, los siguientes puntos:

- Características generales de la obra, en concreto en lo referente al tipo de estructura,


requisitos funcionales frente a los asientos.
- Características del terreno y su potencial influencia en la obra, en concreto en lo referente a
su resistencia, deformabilidad, estabilidad, excavabilidad, agresividad.
- Problemas geotécnicos que puedan existir por interacción con edificios colindantes, servicios
enterrados y cualquier otro tipo de estructuras que deban ser investigados con mayor
detalle.

A partir de estos puntos de análisis previo, se programarán las actividades y el alcance del
reconocimiento del terreno a realizar para poder obtener un conocimiento suficiente de sus
características geomecánicas y cumplir los objetivos marcados en el proyecto.
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 81
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.19.1.3. Marco Geológico e Hidrogeológico

Se reflejarán los aspectos geológicos que se han recopilado en la información básica y


complementaria. Se especificarán los aspectos geomorfológicos que puedan afectar a la
construcción de la obra tales como deslizamientos, fenómenos de erosión rápida, socavación,
existencia de paleocauces, etc.
Debe describirse el funcionamiento hidrogeológico de la zona, determinado con precisión del
nivel freático y su evolución, así como la calidad y agresividad del agua subterránea.

1.19.1.4. Trabajos realizados

Se recogerán, numéricamente, todas las investigaciones realizadas durante la ejecución del


estudio, tanto de campo como de laboratorio, concretando las metodologías de los diferentes
ensayos. En concreto la realización de sondeos mecánicos, toma de muestras, ensayos SPT,
presiómetros, vane test y pruebas de permeabilidad que se realizan en el interior de los
sondeos, los ensayos de penetración dinámica (DP) y estática (CPT y CPTU con medición de
la resistencia por punta y fuste, y la presión intersticial), y los eventuales reconocimientos
geofísicos.
La localización de todas las investigaciones que se realicen, deberá quedar reflejada en la
planta de situación que se recogerá en el Anejo correspondiente. Los Ensayos de Laboratorio
realizados para definir las propiedades geomecánicas del terreno, se recogerán igualmente en
el Anejo correspondiente.

1.19.1.5. Resultados del Reconocimiento del Terreno

En este apartado se describirán las actividades del reconocimiento realizadas, justificando su


coherencia con los objetivos del estudio y con la información previa disponible.

• Se describirá el perfil litológico del terreno, sus espesores y extensión hasta la profundidad
máxima reconocida. Se especificarán claramente los datos obtenidos y los que se dan por
supuesto o correlacionados, para tenerlos en cuenta en las conclusiones. Toda esta
información se recogerá en planta y en los perfiles litológicos que, a juicio del técnico que
elabora el informe, sean necesarios para la mejor comprensión del modelo geológico de la
zona. En estos perfiles se reflejará el nivel o niveles piezométricos.
• Para cada uno de los niveles litológicos que se diferencien se describirán las propiedades
básicas del suelo reconocido, dándoles unos valores característicos de los parámetros
geotécnicos:

 Parámetros de identificación de suelos. Se deberán realizar, como mínimo los siguientes


ensayos:
• Granulometría
• Límites de Atterberg
• Carbonatos
• Sulfatos
• Materia orgánica
 Parámetros de estado natural del suelo. Para establecer las condiciones de estado
natural del suelo se deberán realizar los siguientes ensayos
• Humedad
• Densidad Seca
• Peso Específico de las partículas
• Grado de saturación
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 82
CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

 Parámetros de resistencia. Se definirá la resistencia del terreno al esfuerzo cortante en


diferentes situaciones, sin drenaje y con drenaje. Los parámetros a determinar serán:
• ϕu , Cu: Ángulo de rozamiento interno y cohesión sin drenaje
• Parámetros referidos a tensiones totales: τ = cu +σn tgϕu
En terrenos cohesivos se podrá adoptar: ϕu = 0 y Cu ≠ 0

ϕ ' , C´: Ángulo de rozamiento interno y cohesión con drenaje.


Parámetros referidos a tensiones efectivas: τ = C´ +σ n ´tgϕ ´

En la tabla adjunta se resumen los ensayos de resistencia al esfuerzo cortante según el tipo de
ensayo:

TABLA Nº 8

De estos ensayos, realizados sobre muestras inalteradas, se obtendrán unos valores


característicos de la resistencia de cada uno de los niveles o estratos de terreno definidos.

En terrenos granulares, prácticamente permeables, el estudio de la estabilidad de obras de


cimentación profunda se deberá hacer empleando las presiones efectivas al no presentarse el
problema de disipación de las presiones intersticiales. Los parámetros resistentes a utilizar
serán:

• Ángulo de rozamiento interno efectivo (ϕ’ )


• Cohesión efectiva C’´= 0

En terrenos cohesivos, susceptibles de consolidación deberá efectuarse una doble


comprobación para el cálculo de la carga de hundimiento de los pilotes, ya que al introducir un
cambio en el estado tensional del terreno se producirán presiones intersticiales, positivas y
negativas, que se disiparán con el tiempo:

• Comprobación antes de la consolidación “rotura a corto plazo”, con ϕ u = 0 y Cu, en tensiones


totales.
• Comprobación al final de la consolidación “rotura a largo plazo”, con ϕ ' y C´ en tensiones
efectivas o ϕ y C, en tensiones totales.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 83


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

 Parámetros de deformabilidad. Se definirá la deformabilidad de los materiales bajo cargas.


Se obtendrá el módulo de elasticidad (E), o en su caso el módulo edométrico. La
interpretación de los ensayos edométricos permitirá obtener el índice de compresibilidad
(Cc) en carga y descarga, índice de poros inicial (e0) y la presión de preconsolidación (p0).

 Parámetros de deformabilidad. Se definirá la deformabilidad de los materiales bajo cargas.


Se obtendrá el módulo de elasticidad (E), o en su caso el módulo edométrico. La
interpretación de los ensayos edométricos permitirá obtener el índice de compresibilidad
(Cc) en carga y descarga, índice de poros inicial (e0) y la presión de preconsolidación (p0).

1.19.1.6. Análisis de los problemas geotécnicos planteados

Se analizarán los problemas geotécnicos que eventualmente puedan surgir a la vista de los
trabajos de campo y laboratorio realizados, teniendo siempre presente las características de la
estructura a cimentar. Se considerarán en especial los problemas que se deriven de:

• Asientos de la cimentación profunda, aunque el proyecto de cimentación profunda suele venir


definido por la carga de hundimiento y no por la condición de asientos.
• Rozamiento negativo provocado por la consolidación de alguna capa de terreno cohesiva de
consistencia blanda o muy blanda, ya sea por la colocación reciente de un relleno en
superficie, por rebajamiento del nivel freático, o por cualquier otro motivo.
• Influencia del nivel freático, ya que el plano de apoyo de la cimentación se deberá situar a una
distancia no inferior a ± B, siendo B el ancho del pilote, respecto a la posición de este nivel,
para que la capacidad portante no se vea afectada por su presencia. En aquellas partes del
terreno que queden bajo dicho nivel se deberá introducir en el cálculo el peso específico
sumergido (γ ).

1.19.1.7. Propuesta de cimentación

En este apartado se expondrán, una vez analizados todos los datos aportados por las distintas
fases en las que se ha desarrollado el informe geológico-geotécnico, las posibles soluciones de
cimentación de la estructura, que deberán ser compatibles con su tipología y las características
geotécnicas del terreno, señalando las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.

Cada una de las soluciones deberá estar suficientemente analizada y desarrollada para poder
tomar una decisión en fase de proyecto de construcción. En cada una de estas se analizará su
viabilidad frente al hundimiento “condiciones límite” y frente a la deformabilidad “condiciones de
servicio”. Igualmente se reflejarán los valores característicos de los parámetros geotécnicos
adoptados, así como todos los cálculos que se han realizado y los coeficientes de seguridad
adoptados.

En las situaciones en las que no exista un plano de apoyo superficial, por encontrase los
niveles competentes muy por debajo de la base del edificio, será necesario trasmitir a niveles
más profundos las cargas que gravitan sobre el edificio mediante una cimentación profunda. El
elemento esencial de la cimentación profunda es el pilote.

En las situaciones en las que exista un plano de apoyo superficial, por encontrase los niveles
competentes muy cerca de la base del edificio, se podrán emplear cimentaciones directas que
repartan las cargas de la estructura en un plano horizontal.

La elección del sistema correcto de cimentación profunda dependerá de las características


geotécnicas de los niveles del terreno descritos. Las principales tipologías de cimentación
directa según el CTE. DB. SE-C, son:

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 84


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

TABLA Nº 9

• Zapatas aisladas.
Se podrá emplear este tipo de zapatas cuando el terreno sea firme y competente y se pueda
cimentar con una presión media alta y se esperen asientos pequeños o moderados.

• Zapatas combinadas.
Se podrá emplear este tipo de zapatas cuando la capacidad del terreno sea pequeña o
moderada, existan varios pilares muy próximos entre sí, o bien las cargas por pilar sean muy
altas, lo que obliga a dimensionar las zapatas aisladas muy próximas, incluso solapadas. Se
llama zapata combinada cuando se unen varias zapatas en una sola y recoja dos pilares.

• Zapatas corridas.
Se podrá emplear este tipo de zapatas cuando la capacidad del terreno sea pequeña o
moderada, existan varios pilares muy próximos entre sí, o bien las cargas por pilar sean muy
altas, lo que obliga a dimensionar las zapatas aisladas muy próximas incluso solapadas. Se
llama zapata corrida cuando se unen varias zapatas en una sola y recoja tres o más pilares.

• Pozos de cimentación.
Se podrá emplear este tipo de pozos cuando el terreno apto para cimentar se encuentre a una
profundidad comprendida entre 3 y 5 m.

• Emparrillados.
Se podrá emplear este tipo de cimentación cuando el terreno presente baja capacidad de
carga y elevada deformabilidad, o bien muestre heterogeneidades que hagan prever asientos
elevados y por consiguiente importantes asientos diferenciales.

• Losas.
Se podrá emplear losas de cimentación en los mismos supuestos del caso anterior o cuando
el área cubierta por eventuales cimentaciones aisladas o por emparrillados cubra un
porcentaje elevado de la superficie del solar.

• Resumen y conclusiones
En este apartado se expondrán y resumirán los trabajos realizados, y en base a los mismos, se
señalarán las características geotécnicas básicas de los distintos niveles de terreno
reconocido. Se establecerán las correspondientes recomendaciones y conclusiones del
conjunto del estudio, con el fin de que se puedan adoptar las soluciones más idóneas para la
realización del proyecto de cimentación de la obra. Si el estudio ha resultado insuficiente en
alguna de sus fases, en concreto en la consecución de datos relevantes que permitan
caracterizar geomecánicamente el terreno o en la fiabilidad de los mismos, se deberán
proponer los trabajos complementarios a realizar en una fase previa al diseño de la
cimentación, o bien durante su realización.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 85


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.19.2. Anejos

1.19.2.1. Anejo nº 1. Información previa

Se recogerá la información previa disponible a la ejecución del informe, en especial la


información técnica, geológica geotécnica y administrativa que pueda influir en el desarrollo de
los trabajos.

1.19.2.2. Anejo nº 2. Planos de situación de la obra

Se recogerán, en este anejo, los planos que permitan situar la obra, tanto en el contexto urbano
donde se ubica, como en el geológico.

1.19.2.3. Anejo nº 3. Trabajos de campo

En este anejo se recogerán toda la información relativa a los y trabajos de campo realizados,
concretando los siguientes términos:

• Plano de situación sobre el que reflejarán todos reconocimientos realizados.


• Levantamiento gráfico de las columnas de los sondeos, indicando la naturaleza del terreno,
muestras inalteradas tomadas, ensayos realizados (SPT, Vane test, presiómetros,
permeabilidades), caracterizando geotécnicamente los niveles diferenciados.
• Perfiles litológicos orientativos de los niveles diferenciados, reseñando en estos sus
características geomecánicas.
• Levantamiento gráfico de las calicatas si se hubieran realizado.
• Registros de los ensayos de penetración dinámica, estática, presiómetros, etc.
• Fotografías de las cajas de los sondeos.
• Gráficos e interpretación de las campañas de geofísica.
• Caracterización geomecánica de los macizos rocosos investigados.
• Cualquier resultado de ensayos “in situ” especiales que se hayan realizado.

1.19.2.4. Anejo nº 4. Ensayos de laboratorio

En este anejo se recogerán los resultados de los ensayos de laboratorio realizados. En las
actas de los ensayos se indicará la normativa utilizada, así como las incidencias que hayan
sufrido las muestras durante su proceso de extracción, traslado, almacenamiento, apertura y
descripción. Se recogerán igualmente las actas de los ensayos realizados sobre muestras del
agua obtenidas en los sondeos, indicando su agresividad frente al hormigón.

1.19.2.5. Anejo nº 5. Cálculos justificativos

Se recogerán los métodos de cálculo utilizados para el análisis de diferentes parámetros de


resistencia, presión de hundimiento, deformación, asientos, etc.

Si se utilizan programas de ordenador se deberán indicar las hipótesis y los métodos numéricos
utilizados en que se basan, así como la validación efectuada de los mismos.

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 86


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

1.19.2.6. Anejo nº 6. Parámetros geotécnicos y ensayos recomendados

El informe geotécnico debe contener los parámetros de cálculo que le permitan al proyectista y
al constructor abordar el diseño y construcción de la cimentación.

En las tablas adjuntas, tomadas en gran parte de la Guía de Aplicación de la EHE, se exponen
los parámetros geotécnicos y los ensayos más que deben realizarse, así como las normas a
emplear:

TABLA Nº 10

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 87


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

TABLA Nº 11

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 88


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

TABLA Nº 11 (CONTINUACIÓN)

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 89


CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A
CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS

TABLA Nº 11 (CONTINUACIÓN)

1.20. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

• Bieniawski, Z.T. (1989). Engineering rock mass clasifications. Ed. John Wiley and Sons.
• Cimentaciones de Edificios y Estructuras (Norma NTE 1985 CEG- Estudios
Geotécnicos). Dirección General para la Vivienda y la Arquitectura. Ministerio de Fomento.
• Código Técnico de la Edificación (CTE). Documento Básico SE-C. (2006). Ed. Ministerio
de Fomento. Gobierno de España.
• Ingeniería Geológica. (2002) PrenticeHall. Madrid.González de Vallejo, L.I., Ferrer, M.,
Ortuño, L. y Oteo, C.
• Guía de Cimentaciones de Obras en Carretera (2009). Serie monográfica. Ed. Dirección
General de Carreteras. Ministerio de Fomento. Gobierno de España.
• ISRM (1981). Suggested methods for rocks characterization, testing and monitoring.
ISRM Suggested methods. Ed. Brown. Pergamon Press.
• Geotecnia y Cimientos. Ed. Rueda. (1975) Madrid Jiménez Salas, J.A. y Justo Alpañes,
J.L.
• Mecánica de suelos. Ed. Limusa. México Lambe, T.W. y Whitman, R.V. (1981).
• Geología Aplicada a la Ingeniería Civil Lopez Marinas, J.M. (2000). Ed. Ciedossat. Madrid.
• Recomendaciones geotécnicas para el proyecto de Obras Marítimas y Portuarias”
(ROM 0.5-05). (2005). Ed. Puertos del Estado. Ministerio de Fomento. Gobierno de España
• Soils Mechanics in Engineering Practice. Ed. John Wiley and Sons. New York.Terzaghi,
K. y Peck, R.B. (1948).

CIMENTACIONES SUPERFICIALES SOMETIDAS A CARGAS ESTÁTICAS Y SÍSMICAS (UD 1) 90