You are on page 1of 8

“Capítulo: Fiebre de oro,

fiebre de plata”

Integrantes: Tamara Astudillo

Sebastián Pavez

Alexander Freire

Valeria Poblete

Antonia Ortega

Curso: 4m°C

Fecha: 03/04/2018
Introducción

Desde la conquista de América, nuestro continente ha sufrido una serie de desgracias,


iniciando por el saqueo realizado por los colonos que arrasaron con todo el oro y la plata
que veían, despojando de esta forma a nuestros pueblos de sus riquezas.

Este capítulo nos narra sin tapujos cómo comienza y cómo se lleva a cabo una “fiebre de
oro y plata” como denomina el autor a este proceso. La llegada de Colón en 1492
tendemos a conocerla como un encuentro cultural entre dos mundos totalmente distintos
unos del otro, pero no fue un encuentro grato para ambas. Como la historia la escriben solo
los vencedores, se nos enseña como un proceso satisfactorio, placentero y beneficioso, pero
la verdad está muy lejos de serlo, Latinoamérica forjó su historia con sangre y violencia de
matanzas, violaciones y actos inhumanos por parte de los invasores españoles.

Gracias a esta invasión o encuentro cultural si desea llamarlo, podemos ver una herencia
cultural presente no solo en Chile, sino que también a lo largo de Latinoamérica, como el
caso de nuestra economía, religión y forma de vida impuesta.

En este capítulo nos muestra diversos aspectos, los cuales analizaremos, veremos cómo
estos factores facilitaron estos masivos saqueos llenos de violencia, que han dejado una
herencia a nuestra sociedad.
Desarrollo

“El signo de cruz en las empuñaduras de las espadas”, este nombre hace referencia a la
religión, que fue un factor decisivo en la conquista de América, puesto que la
evangelización estuvo marchando a la par con la conquista militar. España, que venía con
sus espíritu lleno de victoria tras la recuperación de Granada, Fernando de Aragón e Isabel
de Castilla, abatieron en 1492 con el último reducto de la religión musulmana en suelo
español.

El descubrimiento de América se lleva a cabo gracias a la tradición militar conocida como


cruzadas, que fueron impulsadas por el papa Alejandro VI. Estas cruzadas tenían como
objetivo en América tener un control total sobre este “Nuevo Mundo” y como Galeano
menciona en su libro “la expansión del Reino de Castilla, ampliaba el Reino de Dios”, así
es como bajo este emblema los encuentros entre españoles e indígenas se hacían a base de
extenso y retórico requerimiento, el que en resumen, obligaba a los nativos a convertirse a
la voluntad de un Dios cristiano desconocido, a bautizarse y a participar en ceremonias
religiosas por las buenas o por las malas, ya que al negarse serían esclavizados,
causándoles diversos daños, a ellos y sus familias. Los españoles cegados por querer servir
a la Corona Española, a Dios y a sus ansias de riqueza, hicieron de este encuentro, un
proceso desgarradoramente violento.

Otro elemento que jugó un papel crucial fue como mencionábamos anteriormente, la
ambición con la que llegaron. Cuando los conquistadores interrumpieron en América, el
imperio de los incas era el mayor y más expandido de sur América, pues recorría el Perú,
Bolivia, Ecuador y gran parte de Colombia, Argentina y Chile. Maravillados quedaron los
colonos al ver los adornos y templos que los que decoraban el territorio, que así
comenzaron a apoderarse de las riquezas ajenas. Unas de las minas más grandes de
Latinoamérica fueron las de Potosí, Sucre, Zacatecas y Ouro Preto. En Potosí las viseras
del gran cerro alimentaron el desarrollo de Europa y prácticamente lo hizo posible. En esta
región fluía la riqueza, entre 1503 y 1660, llegaron a Sevilla 185 mil kilos de oro y 16
millones de kilos de plata, tanto así que se le otorgó el título de villa Imperial y pasó a ser el
nervio principal del Reino de España. América Latina se transformó en un negocio
donde todos querían sacar su beneficio.

Los avances tecnológicos también forman parte de este capítulo. Existía una notable
diferencia de avances entre los españoles y los indígenas que facilita la colonización,
Galeano explica minuciosamente que Hernán Cortés desembarcó en Veracruz, acompañado
de una penosa tripulación: no más de cien marineros y 508 soldados, unos cuantos caballos
y armas, bastaron para someter a los indígenas del territorio. Militarmente los
conquistadores poseían algunas ventajas tecnológicas sobre los pueblos originarios,
especialmente la tecnología de la navegación oceánica con velamen, las armas de fuego y el
acero. A pesar de que la población indígena superaba notoriamente a la española, a nivel
táctico los españoles eran muy superiores a los indígenas, el modo de lucha era diferente,
mientras los indígenas trataban de capturar prisioneros para sacrificar a sus dioses con un
objetivo ritual, los españoles solían matar al enemigo en el cuerpo a cuerpo con un objetivo
estratégico, lo que unido a su armamento más eficaz causaban grandes matanzas. A pesar
de que muchas civilizaciones americanas habían desarrollado métodos avanzados para el
tratamiento y fundido de los metales (oro, plata, bronce, estaño, cobre). Este conocimiento
se aplicó principalmente para la elaboración de objetos religiosos, artísticos y simbólicos.

Las enfermedades fueron aliados eficaces para lograr la conquista, los colonos europeos
traían consigo no solo armas sino que también plagas de virus entre ellas, la viruela y el
tétanos, enfermedades pulmonares, intestinales y venéreas, la lepra, a fiebre amarilla y las
caries. El hambre y las múltiples epidemias mataron a millones de indígenas, ya que sus
organismos no estaban preparados para combatirlas.

Tras el análisis de estos factores y sus consecuencias, decimos que América Latina fue
víctima de un inmenso saqueo del cual aún quedan rastros y dejó una huella en nuestra
cultura, presente hoy en día.

Los barcos no solamente trajeron hombres, animales, plantas o productos; también trajeron
instituciones, formas de ser, formas culturales. Con los conquistadores nos llegó cierto
espíritu renacentista, pero también cosas que nos forjan como cultura.

La religión católica es una viva prueba de una herencia cultural latente. La llegada de los
españoles a nuestras tierras, de las cuales se llevaron muchas riquezas materiales y causaron
una gran aniquilación humana, pero también trajeron sus tesoros culturales y espirituales
más valiosos: la lengua y la religión, estas aportaron el fenómeno étnico y cultural del
mestizaje hispanoamericano. La historia del idioma castellano en América comenzó con la
llegada de los misioneros católicos españoles, quienes se dedicaron primero a aprender las
lenguas de los nativos y a enseñarles el castellano, para después evangelizarlos. Esto lo
podemos ver al momento de comunicarnos, al prender la televisión y ver las noticias, al
escuchar la radio y comprender todo lo que se habla; al ver cuadros de santos y vírgenes en
altares en las iglesias del centro de la ciudad, al oír a la gente como suele a decir frases
como “si Dios quiere” o “que Dios lo acompañe”, todo es eso parte de una herencia
religiosa.

En materia económica podemos notar claramente un sistema mercantilista capitalista


basado en la acumulación de riquezas y metales preciosos, en nuestro caso sería la
economía neoliberal basada en el capitalismo esto quieres decir en los bienes que
adquirimos tras acumular cierta cantidad de dinero, comprendemos también como una
huella de una cultura la implantación del latifundio, disfrazada hoy en día con nombres
como hacienda, estancia, rancho; vemos de igual forma como a medida que se extendía la
economía monetaria, el intercambio desigual abarcaba más sectores sociales, tal como lo
vemos en la actualidad, el que acumula más bienes y les saca provecho se convierte
automáticamente en una persona acomodada de una clase alta, de la “nobleza”.

Las enfermedades también es un rastro del que se aportó, antiguamente los virus y bacterias
mataron a los indígenas en cantidades cuantiosas, un resfriado común podía matar en
menos de una semana a una persona sin los organismos suficientes para combatirlos,
actualmente también sufrimos de resfriados y gripes, pero gracias a los avances médicos
son sumamente usuales y tratables.
Bibliografía

http://venasmicorlo.blogspot.cl/p/2-fiebre-del-oro-fiebre-de-plata.html

https://www.elconfidencial.com/cultura/2013-10-12/ejecuciones-mutilaciones-violaciones-
asi-fue-la-conquista-de-america_40390/

https://www.muyhistoria.es/edad-media/preguntas-respuestas/que-fueron-las-cruzadas-
411508497301

http://www.profesorenlinea.cl/universalhistoria/AmericaDescubrimiento1.htm

Libro Las Venas de América Latina de Eduardo Galeano págs. de 27 a 80


Índice

Portada……………………………………………………………………………….. Pág. 1

Índice……………………….……………………………………………………….. Pág. 2

Introducción………………………………………………………………………… Pág. 3

Desarrollo…………………………………………………………………………….Pág. 4

Desarrollo parte 2…………………………………………………………………..…Pág. 5

Desarrollo parte 3……………………………………………………………….…….Pág. 6

Conclusión……………………………………………………………………………Pág. 7

Bibliografía……………………….………………………………………………….Pág. 8
Conclusión

América Latina es hoy, uno de los continentes menos desarrollados en el mundo. España
fue el país que más se extendió durante los siglos XIV y XV, puesto que en esas décadas
existieron diversos exploradores ansiosos de descubrir nuevas tierras, como lo fue Cristóbal
Colón, con el patrocinio de la corona española, se aventuró por las costas Atlánticas, y
descubrió el nuevo continente que actualmente llamamos América.

La lectura de este capítulo nos revela como se lleva a cabo el conocido evento histórico
“encuentro cultural”, mostrándonos como nuestro pueblo tuvo que asumir una invasión
violenta y un masivo saqueo, en vez de intercambiar culturas y avances tecnológicos.

Hoy en día vemos diariamente reflejado en nuestra sociedad rastros de una herencia
cultural española marcada, como lo es el caso de nuestra estructura como sociedad que está
dividida en clases sociales; también lo es la religión predominante, el catolicismo, presente
en la grandes iglesias de nuestra capital, y no solo de ella, sino que a lo largo de todo el
país, los amuletos en forma de cruz que la gente lleva consigo; la enfermedades que hoy
nos contagiamos por no habernos cuidado, como lo es el caso del resfriado común,
fácilmente tratable; nuestro sistema económico capitalista, un sistema que nace con la
llegada de los colonos españoles, con su idea de la acumulación de riquezas y sacarle
provecho a las materias primas.

Este capítulo nos muestra una realidad que se nos oculta, una realidad que explica porque
Latinoamérica sufre actualmente, la opresión de un pueblo, esta vez, es el de los Estados
Unidos, quienes ven en esta región la posibilidad de ampliar sus dominios, para obligarnos
a comprar a muy altos precios sus productos y en retribución nos compran los productos a
muy bajos precios, siendo para ellos el mejor negocio de la historia. Este libro en general
nos cuenta la historia del derrotado y no del ganador, la historia como la vivieron nuestros
pueblos y que por nada del mundo debemos olvidar.