You are on page 1of 2

GOTITAS DEL SABER!!!!!!

EL SACRIFICIO DE ANIMALES EN LA RELIGION YORUBA


Tema controvertido. Tema con el que una parte de este mundo anatematiza la religión yoruba.
Tema que también, al ser criticado, es representación de la hipocresía o la doble moral en
ciertos segmentos de “otras religiones” que quieren levantar la bandera de la dignidad
ecológica como si en sus formaciones genéticas, antropológicas, e incluso de génesis de
origen, los animales no hubieran desempeñado un papel importante.No estoy en contra de las
voces que, de manera noble, defienden el mundo animal contra los desmanes injustificados y
la depredación que experimenta el planeta, no critico esas posturas, las respeto. Más primero
se debiera entender las razones filosóficas y humanas que encierra el sentido del sacrificio
animal en la cultura y religión Yoruba que crece vertiginosamente en el mundo.
LOS ANIMALES, POR RAZONES NATURALES DESEMPEÑAN UN ROL IMPORTANTE
PARA SALVAR AL HOMBRE EN LA CADENA ECOLOGÍCA.
La tierra se alimentan de todo tipo de ser vivo; la muerte se alimenta de los seres vivos; a su
vez las plantas de la tierra; los animales, de las plantas y de cualquier tipo de ser vivo, según
la especie. Y es una cadena cuyo círculo vicioso o sinergia es interminable.
Los animales tienen un rol decisivo en la sobrevivencia del hombre. Olodumare al gestar la
creación concibió a la fauna y a la flora como recursos que de diferentes maneras tienen la
misión de salvar al hombre de diferentes maneras.
Cuando en la religión Yoruba se está sacrificando un animal, la sangre se convierte en una
especie de vacuna espiritual, cuyos componentes recorren el mundo material para tomar
fuerza y regresar al cuerpo de quien venera a orisa; es decir, la espiritualidad del animal que
se desprende del liquido vital, penetran en las piedras, en los árboles, en el mar, en los ríos,
en las montañas y luego, de ese recorrido regresa al cuerpo de la persona para fortalecer las
partes o los lugares humanos que requieren blindarse contra cualquier tipo de agresión.
El liquido vital de los animales al bañar las piedras del oke ipori de orisa (fundamento) esta
generando una energía espiritual inmensa que jala el favor de la divinidad para la solución de
un problema humano o social.
El liquido vital al bañar las piedras de orisa, el cuerpo humano o su cabeza está
restableciendo el asé o el poder espiritual para vencer y ayudar a vencer cualquier tipo de
problema por grave y grande que sea.
LOS ANIMALES EN EL PROCESO DEL EBO SON INMOLADOS BAJO LA INFLUENCIA DEL
REZO Y LA VENERACIÓN RESPETUOSA Y POR ESTA RAZÓN, SON PREMIADOS CON
LA REENCARNACION POR OLODUMARE (DIOS)
Sin querer complicar este escrito es importante explicar que Olodumare al recibir el mensaje
del ebó y observar las plumas u otra huellas de animal en el sacrifico, inmediatamente genera
la reencarnación del mismo, devolviéndole la vida y posiblemente éste mismo animal no pase
por ningún otro proceso de sacrifico durante un buen tiempo como cuenta el odu ojekun meji.
Probablemente, los animales reencarnen en un proceso casi inmediato y mucho más rápido
que los propios seres humanos, claro que el ciclo de vida de estos es mucho más corto.
LOS ANIMALES NO SIEMPRE SON OBJETO DE SACRIFICIO
El cuerpo literario de ifá en su dialéctica nos muestra como unas veces un mismo animal en
una historia determinada al cumplir un papel positivo es prohibitivo su sacrificio, mientras que
en otra historia, en la que desempeña un rol negativo si es objeto del sacrificio. Así por
ejemplo el chivo (cabrito) en irete meji delató a Òrúnmìlà, violando recomendaciones que
protegían la vida del profeta, por lo que trajo como consecuencia el inició de su sacrificio en la
historia, mientras tanto el chivo en el odu osa wori, desempeñó un rol positivo al vencer al tigre
en un afán agresivo y en este caso, es prohibitivo su sacrifico. De igual forma, pasa con el
perro (aja) que en el odu iroso ogunda traicionó a las divinidades jugando un rol negativo y por
eso, es objeto de sacrificio; mientras que, igualmente en el odu irete meji, desempeño un
papel positivo al denunciar la traición del cabrito frente a Òrúnmìlà.
El SACRIFICIO O EBO EN LA RELIGION YORUBA NO SIEMPRE CONTEMPLA LA
PARTICIPACION DE LOS ANIMALES.
Las medicinas de ifá, los diferentes ebó y procedimientos litúrgicos contempla el uso de casi
todos los elementos de la naturaleza dependiendo del tipo de energía que se necesite utilizar
en el momento. A diferencia de otras practicas, los materiales que intervienen espiritualmente
en la solución de problemas de los seres humanos aportan una energía complementaria y
funcionan en interacción con los orisas, nunca o casi nunca sólos. Así, juegan un rol
importante los minerales, las plantas –hojas, tallos, raíces-, distintos tipos de aguas, tierras,
telas, bebidas, etc, etc.
Por esta razón, el concepto de sacrifico es casi universal, excluyendo al ser humano como
hicieron muchas religiones primitivas.
ES UNA HIPOCRECÍA CONSIDERAR “HORROR” EL SACRIFICO DE ANIMALES EN ESTA
RELIGION, MIENTRAS QUE POR OTRO LADO SE SACRIFICAN POR DIFERENTES
RAZONES Y NO DE MANERA MUY NOBLE QUE DIGAMOS.
Si hemos visto la forma salvaje en que se sacrifican industrialmente los animales para el
consumo humano, sin ningún tipo de consideración; así cómo, éstos se emplean en diferentes
fines de manera dolorosa y son hasta profesionalmente y comúnmente aceptado, generando
la protesta de grupos de defensa a los animales. Hemos sido enterados por diferentes fuentes,
la forma salvaje en que se sacrifican a los perros callejeros y las maneras en que se tratan en
los depósitos habilitados al efecto.
Entonces, porque anatematizar, el sacrifico religioso de animales con fines nobles y bajo
circunstancias de respeto y veneración. Más aún cuando estos animales deben destinarse al
consumo de las personas que los ofrendaron. ¿Es acaso el sacrificio de animales una
justificación soterrada para proteger la hegemonía de otras creencias religiosas que en sus
inicios también hicieron sacrificios de animales?.
Es cierto, que para muchas personas, esto puede resultar impresionante debido a la
ignorancia de las razones profundas que representa el sacrificio litúrgico y a los prejuicios
infundados. Es cierto que esto puede parecer un procedimiento quizás poco sofisticado para
aquellas personas de gusto refinado.
Es cierto que “ojo que no ve, corazón que no siente”. Pero, lo más cierto de todo es que
hemos sido testigo nosotros y muchísimas personas, en este mundo, de cómo un sacrificio
necesario y correcto ha salvado vidas de niños, de adultos, de jóvenes, ha resuelto la
infertilidad, ha combatido la desgracia y la pobreza en la vida de muchos, han rectificado
conductas hacia el bien, han salvado comunidades, han eliminado enfermedades, etc, etc.
Los sacrificios en la religión yoruba no se pueden hacer por libre albedrio, ni por voluntad de
una persona. Si ello no es recomendado por los oráculos y las divinidades el sacrificio por
iniciativa propia es Òrúnmìlà cometer un acto impúdico y violatorio que tiene sus
consecuencias.
Esta es la realidad. Este es el entendimiento del problema y esperamos que la comprensión
lleve a la tolerancia frente a una cultura y religión encaminada a salvar al ser humano de la
muerte temprana y de ayudar a que los humanos pongan los pies en el camino de la buena
fortuna de sus destinos.
JAVIER GIL OMO SHANGO
BENDICIONES