You are on page 1of 4

Marco teórico

El jabón es un agente limpiador o detergente, soluble en el agua, y por sus


propiedades detersorias sirve comúnmente para lavar. Es una sustancia con dos
partes, una de ellas llamada lipófila (o hidrófoba), se une a las gotitas de grasa y la
otra, denominada hidrófila, se une al agua.

Químicamente el jabón es una mezcla de las sales de sodio o de potasio de


ácidos grasos de cadena larga, producidas por la hidrólisis (saponificación) de una
grasa animal o vegetal con un álcali. Las grasas y los aceites son triglicéridos, es
decir, triésteres de glicerol con tres ácidos carboxílicos de cadena larga, no
ramificada. La diferencia entre las grasas y los aceites es que estos últimos
presentan ácidos carboxílicos insaturados.

Los jabones ejercen su acción limpiadora debido a que los dos extremos de su
molécula son muy diferentes. Uno de los extremos de la molécula es iónico, por
tanto hidrófilo y tiende a disolverse en el agua. La otra parte es la cadena de
hidrocarburo no polar, por tanto lipófila o a fin a la grasa y tiende a disolverse en
ella. Una vez solubilizadas en agua, la grasa y la mugre pueden eliminarse.

Saponificación

El método de saponificación en el aspecto industrial consiste en hervir la grasa en


grandes calderas, añadiendo lentamente soda cáustica (NaOH), agitándose
continuamente la mezcla hasta que comienza ésta a ponerse pastosa.
La reacción que tiene lugar es la saponificación y los productos son el jabón y la
glicerina:

Grasa + Sosa Cáustica -> Jabón + Glicerina

El agua es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de
hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). Es esencial para la supervivencia de todas las
formas conocidas de vida. El término agua generalmente se refiere a la sustancia
en su estado líquido, pero la misma puede hallarse en su forma sólida llamada
hielo, y en forma gaseosa denominada vapor.

El término saponificación se utiliza para describir la hidrólisis en medio alcalino de


esteres en general y la hidrólisis alcalina de grasas a jabones y glicerina. El jabón
corriente está formado de la sal sódica de un ácido orgánico de cadena larga
como el esteárico y el oleico. En el laboratorio se pueden obtener jabones
haciendo reaccionar el hidróxido de sodio con sebo o aceite comestible, quienes
en presencia de calor (ebullición) forman glicerina y jabón.
Un jabón tiene dos extremos distintos, uno es una cadena hidrocarbonada que es
Apolar, rechazado por el agua y atraída por las grasas y el otro una sal carboxílica
que es polar, rechaza las grasas y atrae el agua. El grupo polar de un jabón hace
a la molécula soluble en agua, la cadena hidrocarbonada es soluble en las grasas.
Los jabones formas micelas para disolver las grasas y la suciedad, las sustancia
grasosas forman el centro disolviéndose ahí la cadena hidrocarbonada. Los
aniones carboxilato forman la superficie y hacen que la micela sea soluble en
agua. Ciertas agua no disuelven los jabones por contener iones de calcio,
magnesio o hierro; son las llamadas agua duras. Dichos iones forman con los
ácidos grasos sales insolubles, ocasionando precipitados.

Solubilidad

La solubilidad es capacidad que posee una sustancia para poder disolverse en


otra. Dicha capacidad puede ser expresada en moles por litro, gramos por litro o
también en porcentaje del soluto.

Generalmente, para hacer que el soluto se disuelva se suele calentar la muestra,


de este modo, la sustancia disuelta se conoce como soluto y la sustancia donde
se disuelve el soluto se conoce como disolvente.

Para todas las sustancias no valen los mismos disolventes, pues por ejemplo, en
el caso del agua usada como disolvente, es útil para el alcohol o la sal, los cuales
se disuelven en ella fácilmente, en cambio, no se disuelven en ella el aceite, o la
gasolina.

Los caracteres, polar o Apolar, son de gran importancia en la solubilidad, pues


gracias a estos, las sustancias variarán sus solubilidades.

Los compuestos que poseen menor solubilidad, son los que tienen menor
reactividad, como por ejemplo, las parafinas, compuestos aromáticos, o
compuestos derivados de los halógenos.

La solubilidad de una sustancia es dependiente de la naturaleza, tanto del soluto


como del disolvente, así como también de la temperatura y presión a laque esté
sometido el sistema. La interacción de las moléculas del disolvente con las del
soluto, para conseguir formar agregados se conocen como solvatación, pero si el
disolvente es agua, a este proceso se conocerá como hidratación.

La solubilidad se ve afectada por diferentes factores, y ésta viene determinada por


el equilibrio de las fuerzas internas que existen entre los disolventes y los solutos.
La temperatura o la presión, son factores, que al romper el equilibrio, afectan a la
solubilidad. En gran parte, la solubilidad depende de la presencia de otras
sustancias que se encuentran disueltas en el disolvente, y también de la cantidad
en exceso o defecto de un ion común en la solución, así como también dependerá,
pero en menor medida, de la fuerza iónica de cada solución.

Metodología

Saponificación

 Colocar en un tubo de ensayo 2ml de aceite y 2ml de NaOH al 20%.


 Agitar enérgicamente y colocar el tubo al baño María de 20 a 30 minutos.
 Pasado este tiempo, se pueden observar en el tubo 3 fases: una inferior
clara que contiene la solución de sosa sobrante junto con la glicerina
formada, otra intermedia semisólida que es el jabón formado y una superior
lipídica de aceite inalterado.

Solubilidad

 Poner 2ml de aceite en dos tubos de ensayo.


 Añadir a uno de ellos 2ml de agua y al otro 2ml de éter u otro disolvente
orgánico.
 Agitar fuertemente ambos tubos y dejar reposar.
 Observar los resultados: Se verá cómo el aceite se ha disuelto en el éter y,
en cambio no lo hace en el agua y el aceite subirá debido a su menor
densidad.