You are on page 1of 1

Módulo 1 Modelo en Basado en Evidencias

MBE
Modelo Basado en Evidencias
El Modelo Basado en Evidencias (MBE) es la metodología utilizada por el Icfes para alinear las
diferentes etapas del diseño y producción del examen, así como de la construcción de las
preguntas. Este modelo consiste en alinear un conjunto de procesos que parten de la
identificación de las dimensiones de la evaluación y la descripción de las categorías que las
conforman (en términos de procesos cognitivos), hasta la definición de las tareas que un
estudiante debe desarrollar en una evaluación, que dan cuenta de las competencias, los
conocimientos o las habilidades que se quieren rastrear a partir de la evaluación en los
estudiantes. A partir de las especificaciones de prueba, se construyen las preguntas que
harán parte de las evaluaciones, por lo que sus resultados proveen información explícita
sobre lo que los estudiantes pueden o no pueden hacer.

El primer paso de la metodología es definir qué se espera de los estudiantes en términos de


aprendizajes y qué se quiere medir. Este responde a lo deseable desde los referentes de la
política educativa, que son los Estándares Básicos de Competencias (EBC), y desde las metas
de aprendizaje de las instituciones educativas. Lo que se hace entonces es establecer esas
competencias que deben tener nuestros estudiantes aplicados en diferentes contextos
representados en preguntas. Esto nos muestra entonces que los Estándares Básicos de
Competencias son nuestro punto de partida para definir qué podemos evaluar, ya sabiendo
qué se debe enseñar. Sin embargo, es importante aclarar que existen limitaciones a lo que
puede evaluar el Icfes desde una prueba estandarizada que se realiza a papel y lápiz, por lo
que no se puede evaluar todo lo que comprenden los EBC.

Posteriormente, se construyen las afirmaciones (o aprendizajes como se encuentran en las


matrices de referencia), para cada una de las categorías que se evaluarán, las cuales son en
efecto una desagregación de la competencia, y que corresponde a esos enunciados que me
permitirán dar cuenta si el estudiante ejerce o no los desempeños necesarios para cumplir
con la competencia, y, por consiguiente, con las habilidades en contexto que busco rastrear
con la evaluación. Las afirmaciones son enunciados globales acerca de los conocimientos,
capacidades y habilidades de los estudiantes, atendiendo a la pregunta: ¿Qué se quiere decir
sobre los estudiantes a partir de sus respuestas en una evaluación?

A medida que entramos en el Modelo podremos ver cómo este se convierte en el camino
que nos permite convertir unos procesos y pensamientos tan generales que nos dan los
Estándares Básicos de Competencias (EBC) a la especificidad de las preguntas de las pruebas
estandarizadas.

Cada una de las afirmaciones se apoya en una serie de evidencias, las cuales son esas
acciones o ejecuciones observables que me permiten dar cuenta si la afirmación se cumple.
Las evidencias se construyen respondiendo a la pregunta ¿qué tiene que hacer el evaluado
que permita inferir lo que sabe o lo que no sabe hacer? Por lo mismo, es importante formular
un número de evidencias suficientes y necesarias para sustentar cada afirmación y asegurar
que aquellas sean pertinentes con las características o restricciones de una prueba
estandarizada.

A partir de la descripción de las evidencias se construyen tareas que representan una


actividad específica, y corresponden a una descripción de una familia de preguntas o de
actividades de evaluación en los que el estudiante debe aplicar conocimientos y desplegar
habilidades o competencias para resolver la tarea planteada. A través de las tareas es posible
caracterizar la dificultad o complejidad de las preguntas.

Como podemos ver, y si nos devolvemos de abajo hacia arriba en el MBE encontramos que
existen un conjunto de preguntas del Examen Saber 11 que responden a una tarea, y un
conjunto de tareas que responden a una evidencia y unas evidencias que dan cuenta de que
la afirmación se cumple y que por ende las competencias también. A medida que entramos
en el Modelo podremos ver cómo éste se convierte en el camino que nos permite convertir
procesos generales de los Estándares Básicos de Competencias (EBC) en preguntas
específicas de las pruebas estandarizadas. Para concluir, el modelo nos permite ver, en alguna
medida, el grado de desarrollo de las competencias en los estudiantes, indicando qué
competencias posee el estudiante, y cuáles aún tienen oportunidad de mejora, de modo de
que mis acciones en el aula puedan ir direccionadas a fortalecer estas posibles debilidades.

www.icfes.gov.co