You are on page 1of 5

Marco teórico

Cilindros de simple efecto

Uno de sus movimientos está gobernado por el aire comprimido, mientras que el
otro se da por una acción antagonista, generalmente un resorte colocado en el
interior del cilindro. Este resorte podrá situarse opcionalmente entre el pistón y tapa
delantera (con resorte delantero) o entre el pistón y su tapa trasera (con resorte
trasero). Realiza trabajo aprovechable sólo en uno de los dos sentidos, y la fuerza
obtenible es algo menor a la que da la expresión F=PxA, pues hay que descontar la
fuerza de oposición que ejerce el resorte.

Figura 1. Cilindro de simple efecto

Cilindros de doble efecto

Los cilindros de doble efecto son capaces de producir trabajo útil en dos sentidos,
ya que disponen de una fuerza activa tanto en avance como en retroceso.

Se construyen siempre en formas de cilindros de embolo y poseen dos tomas para


aire comprimido, cada una de ellas situada en una de las tapas del cilindro.

Se emplea, en los casos en los que el émbolo tiene que realizar también una función
en su retorno a la posición inicial. La carrera de estos cilindros suele ser más larga
(hasta 200 mm) que en los cilindros de simple efecto, hay que tener en cuenta el
pandeo o curvamiento que puede sufrir el vástago en su posición externa.
Figura 2. Cilindro de doble efecto

Válvula 3/2

La válvula 3/2 está provista de una conexión de trabajo A, una de presión P y otra
para el retorno de aire R.

 Válvula 3/2 normalmente cerrada, la conexión P está cerrada y está


comunicada A con R. Al accionar la válvula hay paso de P hacia A y el escape
está taponado.

Figura 3. Válvula 3/2 normalmente cerrada

 Válvula 3/2 normalmente abierta, en posición de reposo está comunicado P


con A y R taponado. Al accionar la válvula la presión está taponada y
comunicada A con R.

Figura 4. Válvula 3/2 normalmente abierta

Monoestable
Es un circuito que se caracteriza por presentar un único estado estable en régimen
permanente, y cuando mediante una excitación externa se genera una perturbación
que lo aparta de ese estado estable el circuito evoluciona en un estado no estable
que provoca un cambio en la salida y al cabo de un cierto tiempo predeterminado
vuelve al estado estable. En régimen permanente el circuito permanece en el estado
estable. La conmutación al estado semiestable es forzada mediante una excitación
externa adecuada, en su presencia el circuito inicia un régimen transitorio para, una
vez transcurrido el tiempo de duración del estado no estable retornar al estado
estable. El tiempo que el circuito permanece en el estado no estable, comúnmente
denominado período semiestable, queda determinado por los valores de algunos
elementos pasivos que componen el circuito.

Figura 5. Monoestable

Válvula 5/2

Estas válvulas, de cinco vías y dos posiciones, se pueden considerar una ampliación
de las válvulas 4/2; la única diferencia está en que éstas poseen una vía más (lleva
dos escapes). Sin embargo, resultan más baratas de construir, de ahí que en
ocasiones se tienda a utilizar este tipo de válvulas para el control de un cilindro de
doble efecto, en lugar de las anteriores.

En este caso, cuando la válvula está en reposo, la corredera permite el paso de 1


hacia 2 y la vía de utilización (4) se pone a escape (5). Al accionar la válvula, 1 se
comunica con 4, y 2 se comunica con el escape (3)

Figura 6. Válvula 5/2

Regulador de caudal unidireccional


Permite controlar la velocidad de avance o retroceso de un cilindro. Cada regulador
sólo regula en un sentido.

El aire puede circular por la estrangulación o por el antirretorno, cuando el anti


retorno le deje paso libre circulará a la misma velocidad que en el resto del circuito,
sin embargo, cuando el antirretorno le corte el paso el único camino que le quedará
será la estrangulación y por lo tanto disminuirá su velocidad.

Figura 7. Regulador de caudal unidireccional

Unidad de mantenimiento (FRL)


Línea neumática básica SMC

Los componentes de una unidad de mantenimiento son el filtro, el regulador y el


lubricador, los cuales se conectan por medio de bloques de unión y anclaje o
escuadras de fijación, entre otros accesorios.

El filtro se encarga de limpiar el aire, es decir, remover todas aquellas partículas que
hay presentes aún después del filtro de línea principal; por ejemplo, finas partículas
de aceite carbonizado, cascarillas de la tubería, material del sello desgastado, entre
otras que pueden dañar los componentes neumáticos. Dependiendo de la
aplicación es el nivel de filtraje que se debe alcanzar. Hay diferentes tipos de filtros
con diferentes niveles de filtración disponibles.

El regulador se encarga de establecer la presión adecuada. Es necesario porque, a


presiones mayores del nivel correcto, se produce un desgaste más rápido de los
componentes; por otra parte, cuando la presión es muy baja, se tiene un bajo
rendimiento lo que al final resulta más costoso.
El lubricador se encarga de mantener lubricados los componentes que tienen que
estarlo. No todos, en especial lo más modernos, requieren lubricación; sin embargo,
es necesaria para los equipos que operan bajo condiciones extremas ya que
aumenta la vida útil de estos.

Figura 8. Unidad de mantenimiento