You are on page 1of 17

PERSPECTIVA GEOGRÁFICA CRÍTICA DEL ESTUDIO DEL BID SOBRE BAHÍA

BLANCA Y CORONEL ROSALES.
Dra. Diana Durán. Lic. Carina Córdoba1.

Presentamos este trabajo junto a la Licenciada Carina Córdoba, en el 2do. Seminario
para el Desarrollo Local de Coronel Rosales organizado por el Centro de Estudios
Geográficos “Florentino Ameghino” de Punta Alta, aunando nuestros intereses,
porque es imprescindible que los estudios y programas de que disponen los
municipios tengan un enfoque geográfico, lo que permitirá planificar insertando la
dimensión espacial y con inteligencia territorial.

Cuando nos referimos a la inteligencia territorial, según la mayoría de los autores,
se trata de un modelo de proyecto de ciudad/distrito que tiene por objeto, el
desarrollo sustentable y por sujeto, la comunidad territorial2. ¿Qué significa
entonces? Implica una visión integrada del territorio, incluido su espacio geográfico
y la comunidad que lo habita con sus representaciones y sus comportamientos. Esto
es lo que hemos realizado en estos Seminarios, con la difusión de las investigaciones
de los geógrafos integrantes del CEG.

La metodología CES3 (Ciudades Emergentes y Sostenibles) se aplica a ciudades
intermedias entre ellas Bahía Blanca y Punta Alta de manera conjunta, por lo que
se incluyen diagnósticos y propuestas de solución que hay que diferenciar
específicamente, ya que ambas son ciudades muy distintas tanto en su jerarquía
urbana como en sus conflictos y problemáticas. Cuando se hacen referencias
conjuntas en el Informe siempre hay que tener en cuenta esa disparidad, esas
diferencias. Estos estudios base tienen un carácter holístico e integrado y son de
fundamental importancia en todas las fases de la metodología. Y permite obtener
una visión global e integrada de la ciudad con el objeto de orientar la toma de
decisiones.
El trabajo fue realizado por un equipo interdisciplinario contratado por la Dirección
Nacional de Preinversión Municipal con fondos del BID (Banco Interamericano de
Desarrollo) Se elaboró en diversas etapas sobre la base de información procedente
de múltiples fuentes y también de las propias municipalidades. Muchas ciudades
latinoamericanas (Cochabamba, Ciudad de Panamá, Managua, La Paz, Campeche,
entre otras) y de la Argentina (Mar del Plata, Goya, Gran La Plata, entre otras)
cuentan con estas herramientas valiosas para la planificación y ordenamiento
territorial que será necesario tamizar y contextualizar en los ámbitos en que se
utilice, ya sean académicos, gubernamentales o no gubernamentales.

1 Dra. Diana Durán. Universidad del Salvador. Coordinadora de Proyectos Académicos del Centro de
Estudios Geográficos “Florentino Ameghino”. Lic. Carina Córdoba. Universidad del Sur.
Municipalidad de Coronel Rosales. Trabajo presentado en el 2do. Seminario Participativo del
Desarrollo Local de Punta Alta (31 de mayo y 1 de junio de 2018) Para consultar el trabajo del BID en
forma completa, en especial la cartografía, se puede seguir el siguiente link:
http://cegflorentinoameghino.blogspot.com/2017/11/
2Jean-Jacques Girardot (Universidad Franche- Comté, Francia – Coordinador General GDRI INTI,
Dr. Economía de la Información)
3
https://www.iadb.org/es/ciudades

1
AREA DE ESTUDIO

El ámbito de estudio detallado son los partidos de Bahía Blanca y Coronel Rosales,
incluyendo los núcleos urbanos de Bahía Blanca y Punta Alta y su relación con los
pequeños núcleos exteriores. Este espacio supone una superficie cercana a los 3.500
km2, sin embargo, la huella urbana se estima en 118 km2. Por su parte, el partido
de Coronel Rosales cuenta con 1.212 km2 y una huella total de 18 km2 que alberga
un total de 62.152 habitantes. Se destaca la existencia de la Base Naval, con 13 km2,
por lo que la huella urbana estricta de Punta Alta, sería de tan solo 5 km2. Es por
ello que en los mapas se aprecia con poco detalle y es necesario ampliar para el
análisis estricto de Punta Alta.

Bahía Blanca posee 306.106 habitantes, aproximadamente el 2 % de la población
provincial, mientras Coronel Rosales cuenta con 62.000 habitantes (0,40 % de la
población provincial). La mayor jerarquía urbana en términos de población de Bahía
Blanca genera una concentración de funciones en Bahía Blanca, lo que hace que los
diagnósticos se concentren con focalizados en esa ciudad y su distrito.

Al observar el mapa de los dos partidos, no debemos confundir el hecho de que a
pesar de la continuidad espacial entre ambos partidos, en realidad no existe un área
metropolitana Bahía Blanca - Punta Alta, pues no hay una urbanización continua,
sino núcleos de población de distinta jerarquía: un centro metropolitano que es
Bahía Blanca, una ciudad intermedia centro local como Punta Alta y pequeñas
localidades de menos de 2000 habitantes que, por lo tanto, son localidades rurales

2
de población agrupada (Pehuen Co, Bajo Hondo, Villa Arias, Villa del Mar, Calderón),
además de la población rural dispersa.

El trabajo del BID analiza indicadores de distintas características y en cuatro
dimensiones fundamentales:

• Sostenibilidad Ambiental y Cambio Climático.
Incluye cómo se realiza la gestión sobre el medio ambiente, por ejemplo, el control
de la contaminación. Cómo se deberían mitigar los efectos del cambio climático,
por ejemplo, a través del uso eficiente de la energía o el tratamiento de los RSU.
• Desarrollo Urbano Sostenible.
Incluye cómo se debe diseñar el crecimiento de la ciudad y las políticas de uso de la
tierra.
• Desigualdad social y distribución inequitativa de los servicios urbanos.
Hace referencia a cómo se hacen más eficientes los sistemas de transporte para servir
a la población de las ciudades.
• Sostenibilidad Fiscal y gobernabilidad.
Es la capacidad de los gobiernos locales para priorizar y financiar las inversiones
necesarias.

Los tres estudios poseen con objetivo, proponer recomendaciones para un plan de
acción previsto desde ahora a 50 años, porque así es como se deben pensar los
procesos de desarrollo, a largo plazo. Siempre son importantes las acciones que
responden a la coyuntura, pero mucho más importante es pensar el futuro.

En términos del estudio de Mitigación del Cambio Climático, se plantea lo que se
denomina una Hoja de Ruta de Mitigación a 2050, que busca integrar desarrollo y
limitación de emisiones desde un punto de vista de sostenibilidad integral en los

3
municipios de Bahía Blanca y Coronel Rosales. En este sentido, la situación de Bahía
Blanca y Coronel Rosales es tan distinta, que es necesario indagar en profundidad
para poder referirlo específicamente a nuestro distrito. Por ejemplo, en el estudio no
se diferencian los datos de las emisiones de GEI per cápita de los municipios de
Bahía Blanca y Coronel Rosales, ya que asciende a 17,00 t CO2e. globalmente, y no
está demás decir que las emisiones de Gases de efecto invernadero son mínimas,
comparando Coronel Rosales con Bahía Blanca, pero no debemos obviarlas porque
influyen notoriamente en la mejora de otros aspectos de la calidad de vida local.
Se plantea cómo es el inventario actual y como se evolucionaría de un escenario
tendencial, si todo sigue igual respecto a las causas del cambio climático y hacia un
escenario inteligente de mitigación del mismo.

Los aspectos que se aplican necesariamente a Coronel Rosales son:

• Movilidad: por ser uno de los principales sectores emisores y presentar un alto
potencial de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En este
sentido, podemos decir que se está pensando en una ciudad para la gente
cuando se hacen obras como la del centro de la ciudad.
• Residuos: también por presentar un alto potencial de reducción de emisiones
de GEI, ya que la mayor parte de las emisiones se encuentra concentrada en
fuentes puntuales (relleno sanitario Bahía Blanca y basural de Coronel
Rosales). En este sentido, la colocación de puntos limpios y la limpieza de
residuos de grandes volúmenes es un avance, aunque todavía hay mucho por
hacer en términos de control de la contaminación, participación ciudadana y
educación ambiental.
• AFOLU: por ser el único sector con capacidad de efecto sumidero es de gran
relevancia (emisiones del sector agrícola) que se mantengan los espacios
verdes y los espacios protegidos en nuestro partido.

En relación con el estudio de riesgo ambiental hay que tener en cuenta: las
amenazas (probabilidad de ocurrencia de un suceso potencialmente catastrófico se
produzca durante cierto periodo de tiempo en un área (lugar) dada; la exposición al
riesgo (de la población, los edificios y obras civiles, las actividades económicas, los
servicios públicos, la infraestructura expuesta a un área de peligro); la
vulnerabilidad (grado de pérdida de un elemento o grupo de elementos bajo riesgo
resultado de la probable ocurrencia de un suceso desastroso, expresada en una
escala desde 0 a 1 (pérdida total) y por último, el riesgo o grado de pérdidas esperadas
debido a la ocurrencia de un suceso.

En Coronel Rosales afectan dos amenazas fundamentales: los vientos y los
incendios.

En el caso de amenaza de fuertes vientos se puede afirmar que la zona es azotada
por vientos de gran fuerza con una frecuencia media.

Se plantean dos mapas generales de condicionantes que permitan identificar zonas
conflictivas o de mayor peligro.

4
- Mapa de riesgo de ignición: evalúa la capacidad del terreno para originar un
incendio a partir de factores antropogénicos o naturales.

- Mapa de velocidad de propagación y capacidad del fuego: evalúa la
posibilidad de progresión del fuego a otras zonas, unido a su dificultad de
extinción y virulencia.

Riesgo de Propagación de un incendio

Se establecen como zonas críticas la interfase entre la zona rural y urbana como
lugar de mayor riesgo debido a la gran actividad humana y a la presencia de material
combustible. Además, la zona periurbana suele ser lugar de asentamiento de
industrias, que realizan actividades con mayor riesgo de incendio que las viviendas
comunes. También se incluye en este tipo los pequeños núcleos urbanos y casas
aisladas.

El estudio de la huella urbana en Coronel Rosales
La huella urbana es el área urbana dentro de los límites oficiales de la ciudad.
Generalmente se determina a través del análisis de fotografías aéreas. Si la huella
urbana se expande más allá de los límites de la ciudad porque están saturados (es
decir, debido a que no hay más lugar de expansión dentro de los límites oficiales de
la ciudad), debe registrarse en qué dirección la ciudad crece fuera de los límites.
Justificación: una huella urbana en rápido crecimiento puede tener un impacto
negativo en el entorno y deteriorar la infraestructura existente, exacerbando o
creando congestión vehicular y afectando el acceso a los servicios básicos y a otros
servicios públicos.

5
A finales del siglo XIX, los pobladores autóctonos de Punta Alta fueron desalojados
para construir el Puerto Militar, conocido hoy como Puerto Belgrano y las baterías
de defensa en Punta sin nombre. La bahía Blanca ofrecía ventajas como facilidad de
acceso, excelentes condiciones de defensa ante ataques y posibilidad de desarrollar
poblaciones nuevas en la zona, hasta ese momento casi inhabitado. La construcción
del Puerto Militar incluía el Cementerio de Colina Doble, ubicado junto a la ruta 229
y diferentes servicios para la población civil y militar, enmarcados en una
planificación urbana. Las primeras construcciones civiles se ubicaron en Arroyo
Pareja y Ciudad Atlántida. El surgimiento de Punta Alta como ciudad no estaba
prevista por los planificadores, sin embargo, en 1901 ya albergaba unos 700
habitantes, y 1.800 habitantes incluyendo el Puerto Militar, Arroyo Pareja y Ciudad
Atlántida. En 1906, la zona contaba con 7.500 habitantes.
A finales del siglo XIX, con el crecimiento económico experimentado en la zona, se
desarrolló la red ferroviaria para conectar los diferentes puertos:
En cuanto a Punta Alta, en la década de los 60 se reactiva el Puerto Rosales con una
nueva terminal y un depósito petrolero al final de un oleoducto vinculado a pozos en
Neuquén.
Además, los terrenos vinculados a la Base Naval de Puerto Belgrano crecieron
notablemente. Este crecimiento de la Base Naval y el crecimiento del sector estatal
tras la creación del Partido de Coronel Rosales propiciaron un incremento
poblacional, pasando de 20.000 habitantes en 1947 a 35.500 habitantes en 1960 y
51.000 en 1970.
Punta Alta sigue su crecimiento impulsado por la ampliación del Puerto Rosales con
una nueva playa de tanques en 1973. La huella urbana de Punta Alta mostrada en
la imagen es una aproximación, ya que no se han conseguido imágenes ni mapas
históricos.

Entre el año 2010 y 2016 se vuelve a producir un desequilibrio entre el
crecimiento de la huella urbana y la población, lo que produce una disminución

6
de la densidad, descendiendo de 34 hab/ha en 2010 a 24 hab/ha en 2016. La
densidad de la huella urbana actual es la más baja de la historia en el área de
estudio.
Se incluyen los terrenos de la Base Naval que se encuentran cercados por un
perímetro cerrado.

Crecimientos en el vector Bahía Blanca- Punta Alta (Ruta 3), pero sin
posibilidad de conurbación o Nueva urbanización Pago Chico: Se trata de un
crecimiento de baja densidad (5,5 viv/Ha), con predios mayores a 800 m2, rodeados
de áreas verdes.

Ocupación de algunos terrenos vacantes al norte de Punta Alta

La huella urbana de Punta Alta no ha tenido un gran crecimiento en superficie, sin
embargo, sí ha atravesado un proceso de consolidación, ocupando predios vacantes
en manzanas con consolidación baja o media, o bien a través de la ocupación de
manzanas completas. Estas nuevas viviendas se localizan en lugares donde los
servicios básicos ya existen, haciendo más eficiente el crecimiento urbano.

Nuevos desarrollos informales en baja densidad

Ante la falta de vivienda formal asequible, una parte de la población no tiene acceso
al mercado formal de la vivienda, recurriendo a los asentamientos informales, tanto
en predios privados como públicos.
Estos crecimientos informales aparecen en los bordes de la huella urbana, junto al
tejido formal, utilizando parte de los servicios básicos de este tejido como pueden ser
los viales asfaltados, la iluminación pública, o las redes de agua y electricidad.
Muchos de estos asentamientos se ubican en suelos vulnerables, como áreas
inundables, rellenos o entornos de canteras, cavas y basurales. Por dichas razones,
estos suelos no habían sido desarrollados en el mercado formal anteriormente

Afecciones antrópicas

Se establece una serie de condicionantes para el desarrollo urbano correspondiente
a las afecciones relacionadas con infraestructuras de la ciudad. Todas estas
afecciones son consideradas condicionantes y no limitantes, ya que, en caso de
requerirse, estas obras pueden ser modificadas si se requiriera para el desarrollo
urbano.
La normativa (tanto leyes provinciales como códigos de ordenamiento) no regula la
protección alrededor de las infraestructuras críticas de la ciudad, como son
cementerios, rellenos sanitarios, cavas y canteras de extracción, oleoductos, red de
alta tensión, red viaria, Base Naval, áreas portuarias, áreas industriales.
Es necesario contar con la previa autorización del organismo aéreo. La servidumbre
aeronáutica es importante de cara al desarrollo futuro para los edificios en altura,
por lo que se ha incluido como condicionante, especialmente para edificios en altura

El estudio de los condicionantes y limitantes en el ámbito de estudio tiene dos
objetivos:

7
- En la huella urbana actual: analizar posibles obras de mitigación y la necesidad de
reubicar población en riesgo en zonas seguras y no vulnerables.
- En las zonas fuera de la huella urbana actual: determinar las áreas hacia dónde
debiera crecer la huella urbana y cuáles debieran ser protegidas.

Análisis huella urbana actual mediante unidades morfológicamente
homogéneas

El análisis por clases homogéneas sirve para agrupar segmentos que son
relativamente similares y cuyos patrones se repiten en diferentes puntos de la urbe;
de esta manera, estos sectores con cierta homogeneidad presentarán características
urbanas comunes y recibirán un tratamiento similar en las fases posteriores de
prospectiva y propuestas.
Este análisis por sectores homogéneos sirve para caracterizar la ciudad, en cuanto
a usos, densidad, segmentos sociales etc.; sirviendo entre otras cosas para realizar
una lectura socio-espacial del territorio, es decir, dónde se ubica la gente y en qué
condiciones vive.

Se debe advertir que no se trata de un mapa de usos de suelo.

Este Diagnóstico Integrado busca resumir gráficamente los principales desafíos del
territorio, considerando sus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades
integradas en 4 dimensiones: equidad urbana, desarrollo planificado, eficiencia y
competitividad territorial y relación con el medio natural.

8
Las sociedades latinoamericanas y la argentina entre ellas, presentan grados de
desigualdad muy importantes, tanto a nivel de ingresos como de equidad en las
oportunidades.
Es a su vez este diagnóstico, una oportunidad para la definición de estrategias
urbanas y políticas públicas, ya que permite identificar y georreferenciar la población
más carenciada, con una mirada multidimensional y no solo por niveles de ingreso,
que limita la visión del problema.
Las ciudades son una oportunidad para la equidad, permitiendo si se realizan
programas adecuados, procesos mucho más rápidos y efectivos que transferencias
económicas o aumento en salarios, que requieren transformaciones económicas
complejas y lentas.

Definir un mapa de Equidad Urbana requiere una mirada multidimensional, en este
capítulo se incluye un modelo que busca sintetizar distintos aspectos relacionados
con la equidad, entre los cuales están:
- Niveles de Ingresos, sectores socioeconómicos.
- Accesibilidad a Equipamientos.
- Accesibilidad a Áreas Verdes.
- Provisión de Servicios Básicos, Necesidades Básicas Insatisfechas.
- Nivel de Segregación Socioespacial.
- Distancia a polos de empleo, servicios y educación.
- Acceso a sistemas de transporte público.
- Exposición a amenazas naturales y antrópicas.

9
Equidad urbana

Se entiende por planificación la existencia de instrumentos de planificación y
principalmente el grado de cumplimiento de los mismos.
Los factores considerados para generar este mapa de diagnóstico integrado son:
- Desarrollo Urbano no planificado.
- Vacíos Urbanos.
- Desarrollos Informales.
- Pavimentación y provisión de servicios básicos en zonas planificadas.
- Ubicación de áreas verdes y equipamientos.
- Nivel de consolidación urbano.

Además, la cobertura de servicios básicos y el acceso a equipamientos son los dos
últimos factores incluidos en la dimensión de desarrollo planificado, también
incluidos en la dimensión de Equidad Social.

10
Planificación

La tercera dimensión de este diagnóstico integrado considera dos conceptos
complejos y que buscan tener una mirada sobre el estado de la ciudad de cara a
permitir un desarrollo económico sustentable a futuro, garantizando además la
calidad de vida de sus habitantes.

La Eficiencia Urbana y se relaciona principalmente con la movilidad y los usos de
suelo. Un sistema urbano planificado adecuadamente debe minimizar al máximo los
desplazamientos y el tiempo invertido por los habitantes y en el traslado de bienes.

11
Mapa eficiencia urbana

Además, la eficiencia está relacionada con la información disponible y la capacidad
de adaptarse a situaciones diversas, por ejemplo, en caso de tráfico vehicular
excesivo o situaciones de desastres.

La Competitividad Territorial está muy relacionado con los objetivos del programa
CES, de fomentar la competitividad del territorio.
- Pavimentación y provisión de servicios básicos en zonas planificadas
- Acceso a sistemas de transporte público y cobertura pavimentación
- Cobertura de Telecomunicaciones
- Conectividad Interurbana: acceso a autopistas y vías ferroviarias

12
Los factores considerados para sintetizar esta dimensión del diagnóstico son:
1. Desarrollo Urbano no planificado.
2. Invasión urbana en zonas de protección natural.
3. Desarrollo urbano en zonas amenazadas por desastres naturales.
4. Ratio y acceso a áreas verdes.

13
1. Escenario de crecimiento tendencial, o imagen a la que tiende la ciudad, si las
condiciones actuales se mantienen; permite fijar el límite inferior de desarrollo;
se trata de no introducir un programa que modifique la evolución de la huella
urbana. Las bases de este escenario son la proyección demográfica, una evolución
tendencial de inversiones, infraestructuras y equipamientos, y una proyección de
los comportamientos sociales y parámetros de crecimiento del área de estudio.
Según esta imagen, las áreas desfavorecidas agudizarían su situación y en
aquellas áreas favorables se seguiría mejorando. Es pues un escenario no
intervencionista y que sirve como límite inferior.
2. Escenario de crecimiento óptimo, o imagen deseable del crecimiento urbano
del área de estudio, que permite fijar el límite superior del desarrollo futuro según
una perspectiva de desarrollo sostenible. Es una imagen difícil de reproducir,
teniendo en cuenta las importantes inversiones necesarias para controlar la
dinámica de crecimiento urbano. Los criterios básicos para definirlo están
orientados a la mejora de la calidad de vida de la población mediante una gestión
óptima de los recursos naturales en la que están presentes como elemento
inspirador la sostenibilidad y el eco desarrollo, considerando un respeto de
crecimiento en las zonas de amenazas naturales (condicionantes o limitantes al
desarrollo urbano) y medidas de adaptación al CC (ciudades más densas y
compactas, con mejores sistemas viales, transporte público etc. que contribuyen
a generar menores emisiones de GEIs) y, finalmente, un uso del territorio en el
que la eficiencia y la equidad se conjuguen y se asegure una inmejorable cohesión
social. Es, en definitiva, un escenario utópico para el que se considera una
disponibilidad absoluta de recursos financieros, humanos y tecnológicos, así
como la perfecta adecuación de los usos del suelo urbano en el entorno.

14
3. Escenario de crecimiento urbano de consenso y planificado (Intermedio); en
el que se propone una imagen realizable o viable del crecimiento urbano
mejorando la tendencia, pero sin alcanzar los niveles óptimos. Esta imagen
constituye una situación intermedia entre los anteriores; hacia esta imagen
convergería la mayoría de las voluntades de instituciones políticas y de
ciudadanos. Se realiza un análisis comparativo de la evolución de las variables
del sistema territorial según los escenarios óptimo y tendencial. Se obtienen los
intervalos posibles de variación del crecimiento urbano. Este escenario es
construido en conjunto con los actores claves para el desarrollo urbano de Bahía
Blanca y Coronel Rosales.

Escenario tendencial de crecimiento

EU7) Crecimiento de Pago Chico y de los núcleos exteriores de Villa General Arias y
Villa del Mar. Destaca un nuevo crecimiento de tipo de urbanización junto a Villa
General Arias.
EU8) El octavo vector corresponde a desarrollos informales principalmente hacia el
sureste de Punta Alta
EU9) Crecimientos formales unifamiliares hacia el norte de Punta Alta, siguiendo el
vector ruta 229 tendiendo a conurbarse con Villa General Arias y hacia el noreste, al
interior de Punta Alta.

Escenario intermedio de huella urbana

15
Forestación intensiva. Parque Norte. Parque Alem. Parque Base Naval. Recuperación
de cantera. Zona logística. Consolidación de la huella urbana continua. Desarrollo
de áreas de oportunidad. Evitar que crezca suelo urbano difuso. Mejora de
conectividad regional y nacional. Circunvalación, mejora de conexión ruta 249 y ruta
3. Ciclovías.

Con el objetivo de entregar recomendaciones para que el Gran Bahía Blanca pueda
lograr un desarrollo sustentable, se generan una serie de propuestas de programas
y proyectos, siempre buscando una intervención urbana integral. Las propuestas se
han realizado siguiendo la metodología graficada en la siguiente imagen, partiendo
desde el Diagnóstico integrado y llegando al desarrollo de propuestas para el corto,
mediano y largo plazo con un horizonte en el año 2050, dividido en las mismas 4
temáticas del diagnóstico:
1. Equidad Urbana.
2. Desarrollo Planificado.
3. Eficiencia y Competitividad Territorial.
4. Relación con el Medio Ambiente.

Las propuestas se dividirán en tres tipologías principales:
5. Estudios: se identifican una serie de estudios que son necesarios para
comprender de manera más detallada ciertos procesos territoriales. Se
señalarán estos estudios y porque son necesarios.
6. Programas: se refiere a la implementación de nuevos instrumentos y la
perfección de los actuales.
7. Inversiones: Se incluyen todas las inversiones relacionadas con servicios
básicos, espacios públicos, equipamientos, movilidad, seguridad.

Equidad urbana: vivienda social. Identificar solares vacantes. Estudios de
diagnóstico de los servicios básicos. Extensión de los servicios básicos. Plan de
pavimentación. Espacios públicos temporales en predios vacantes. Mejoramiento
integral de barrios.
Contribución de mejoras, óptimo el sistema. Más comunicación

Desarrollo Planificado: Las recomendaciones relacionadas con el desarrollo
planificado plantean dos tipos de acciones diferentes: por un lado, las relacionadas
con planes urbanísticos para desarrollar nuevas partes de la ciudad; y por otro,
las relacionadas con actuaciones que buscan mejorar ciertas zonas de la ciudad.
Actualizar el catastro. Generar una plataforma integrada georreferenciada entre los
municipios. Mejora de la transparencia y participación. Revisión de los Códigos de
Ordenamiento. Creación de áreas de desarrollo restringido.

Eficiencia y Competitividad territorial: Con el objetivo de entregar
recomendaciones para que el Gran Bahía Blanca pueda explotar su potencial
económico a nivel regional, favoreciendo el crecimiento económico sostenible e
inclusivo.

16
Plan de transporte público con foco en movilidad sostenible. Creación de red de
ciclovías. Convertir vías sin uso del FFCC en parques lineales. Desarrollo de zonas
logísticas nuevas.

Relación con el medio natural: El presente grupo temático tiene como objeto
conseguir una región más verde y saludable. Se propone la puesta en valor de los
recursos naturales existentes a través del fortalecimiento de las herramientas de
protección y la extensión de la red de espacios públicos.
Nuevos parques urbanos. Terrenos ferroviarios. Refuerzo de los parques existentes.
Forestación intensiva en áreas periféricas. Protección del estuario, humedales y
áreas creadas.

Reflexión final

En la escala local, cada comarca, cada distrito –Coronel Rosales, en nuestro caso-,
cada localidad, requieren diseñar su futuro, en los contextos regional y nacional,
buscando promover sus rasgos clave identitarios y resolver sus problemas y
conflictos dominantes.

No hay duda que se debe pensar geográfica y estratégicamente el desarrollo local
rosaleño, y hacerlo con inteligencia territorial, con miras a incluir la huella urbana
y condición marítima y pampeana de nuestro territorio y transformar ese
conocimiento en acciones para que Coronel Rosales despunte en el panorama
regional.

El estudio de BID es una herramienta que debe ser contextualizada con un enfoque
territorial que promueva el ordenamiento territorial.

Esta es una tarea de ciudadanos críticos, de una comunidad solidaria y de un Estado
promotor del desarrollo sustentable local y de las obras genuinas e indispensables.

17