You are on page 1of 3

A continuación se exponen los pasos que sigue el proceso:

Muchos gases naturales contienen ácido sulfhídrico en concentraciones que varían desde pequeñas cantidades hasta 30%
mol. Los gases que contienen ácido sulfhídrico y dióxido de carbono se clasifican como gases amargos y los gases que no los
contienen son llamados gases dulces.
El gas natural que se maneja en el mercado de combustibles tiene ciertos requerimientos legales en cuanto a la
concentración máxima permitida de H2S (en un rango de 0.229-0.573 g/100 m3). Esto es justificable, ya que el H2S es un
gas tóxico y mortal desde bajas concentraciones.
Las remociones de H2S del gas natural son acompañadas por la remoción de CO2 y COS si están presentes, debido a sus
características ácidas similares.
Otra de las razones del endulzamiento es que el H2S y el CO2 ocasionan corrosión particularmente al formar soluciones
ácidas en presencia de agua. Además, el CO2 diluye el producto gaseoso produciendo una baja en su poder calorífico.
La industria del procesamiento de gases esta generando nuevos procesos, con el objetivo de convertir el gas natural en un
combustible aceptable en el mercado a un menor costo y reduciendo los problemas que se presentan a cada paso.
Hasta la fecha se han desarrollado un sin número de procesos de endulzamiento caracterizados principalmente por el tipo
de absorbente que se emplee.
Existen solventes físicos, químicos y lechos sólidos como medios de absorción. Algunos de los procesos que emplean estos
solventes son:
a) Procesos con disolventes químicos.
- Girbotol. (Éste es el proceso que se va ha describir)
- Sulften. - Catacarb. - Benfield. - Sulfinol. - Lo – Cat.- Sulfolin.
b) Procesos con disolventes físicos.
- Selexon. - Rectisol. - Carusorb 200. - Purisol.
c) Absorbentes secos.
- Fierro esponja.
- Óxido de zinc.
- Separación de gases por membrana.
Los solventes químicos en este tipo de procesos son soluciones acuosas que reaccionan con los gases ácidos, en una torre,
después son regenerados con calor para ser reutilizados. Ejemplo de estos son las aminas y el carbonato de potasio. La
solución usada puede tener una gran capacidad de absorción de los gases ácidos, otra característica es que la reacción es
reversible a altas temperaturas para la regeneración de la solución.
Los solventes físicos proporcionan mayores ventajas económicas que las anteriores en el tratamiento de corriente de alto
contenido de gases ácidos a lata presión. En éste proceso el solvente absorbe los gases ácidos en el medio absorbente
(mallas moleculares o fierro esponja por ejemplo) el cual puede ser regenerado por el paso de aire o gas dulce.
La unidad de remoción de gases ácidos puede ser selectiva o no selectiva. El H2S y el CO2 se separan en una corriente,
mientras que en una unidad selectiva se producen dos corrientes de gases ácidos, una de las cuales contienen
esencialmente todo el H2S, y la otra contiene CO2. Así, la unidad de remoción selectiva reduce el volumen de gas a tratarse
en la unidad recuperadora pero aumentando el de la unidad de remoción de gases ácidos.
La aplicación de cada uno de estos procesos esta sujeta a las características de la corriente que se va a tratar. Para selección
del proceso más adecuado se deben considerar los siguientes factores:
1) Tipo de contaminantes a remover (H2S, CO2, mercaptanos, sulfuro de carbonilo, etc.).
2) Concentración de contaminantes en la corriente de alimentación y la requerida en el proceso.
3) Selectividad del gas ácido, si es necesaria.
4) Volumen del gas a manejar, así como su presión y temperatura a las que se encuentre disponible.
Finalmente, se puede decir que en el caso de las plataformas marinas, a diferencia de las instalaciones en tierra, deben
incluirse criterios de dimensión, peso, confiabilidad del proceso, disponibilidad de reactivos y partes de repuesto
principalmente.
Proceso Girbotol.
O también conocido como un proceso de alcanolaminas se desarrolla, como absorbente de gases ácidos: las dos aminas
más importantes de los procesos comerciales para la purificación de gas son la monoetanolamina (MEA) y la dietanolamina
(DEA). Las fórmulas moleculares de cada una de las aminas, en general cuenta con al menos un grupo hidroxilo y un grupo
amina; el grupo hidroxilo reduce la presión de vapor e incrementa la solubilidad en el agua, mientras que el grupo amina
puede aportar la alcalinidad necesaria a las soluciones acuosas para causar la absorción de gases ácidos.
Las principales reacciones que se llevan a cabo cuando una solución de amina primaria se utiliza para absorber CO2 y H2S se
representan en las siguientes ecuaciones:
2RNH2 + H2S (RNH3)2S
(RNH3)2S + H2S 2RNH3HS
2RNH2 + CO2 + H2O (RNH3)2CO3
(RNH3)2CO3 + CO2 + H2O 2RNH3HCO3
2RNH2 + CO2 RNHCOONH3R
Aunque son compuestos químicos definidos, poseen una presión de vapor considerable bajo condiciones normales, de
manera que las composiciones de la solución de equilibrio varían con la presión parcial de los gases ácidos presentes.
Cuanto mayor aumenta la presión parcial de vapor de estos con la temperatura, mayor será la posibilidad de eliminar los
gases absorbidos de la solución utilizada mediante el suministro de energía.

Aplicación.
Remoción de H2S, CO2, COS, etc. de corrientes de hidrocarburos líquidos y/o gaseosas, mediante la absorción con
solucionas acuosas de monoetanolamina (MEA) o dietanolamina (DEA). El proceso consiste básicamente en la absorción de
los contaminantes, contenidos en las corrientes líquidas o gaseosas (gas natural), con una solución acuosa (MEA o DEA) a
una temperatura que va de 27 a 49 °C y la regeneración de la misma mediante el aumento de temperatura entre 110 y 127
°C.
Las soluciones acuosas de dietanolamina (DEA)se han utilizado por muchos años para el tratamiento de gases conteniendo
cantidades elevadas de COS y CS2, además del H2S y CO2. Debido a que las aminas secundarias son mucho menos reactivas
con el COS y CS2 que las aminas primarias, produciendo compuestos secundarios, son la lección natural para flujos de gas
conteniendo estas impurezas.
La solución acuosa de dietanolamina ligeramente concentrada (de 25 a 30 % en peso) es capaz de absorber los gases ácidos
en una proporción por encima de la estequiométrica: es decir, de 1.0 a 1.3 moles de DEA por mol de gas ácido. Si la solución
regenerada sé desorba perfectamente, cuando se regresa al absorbedor y la presión se eleva, puede producirse un gas
purificado que satisfaga las especificaciones de la tubería. Una ventaja adicional del proceso es que los productos de
descomposición formados se eliminan fácilmente por filtración a través de carbón activado.

Problemas de operación:
Una de las razones por la cual los procesos que utilizan alcanolaminas han desplazado en gran medida a los procesos de
óxido de fierro y carbonato de sodio utilizados en la purificación de gas natural es la carencia de dificultades en la
operación. Sin embargo, varios factores pueden ocasionar gastos indebidos y dificultades en la operación de unidades de
alcanolaminas, entre las cuales pueden citarse, desde el punto de vista costoso, la corrosión y la perdida de aminas. Y las
dificultades de operación que causan limitaciones en la capacidad de una planta para la purificación del gas son la espuma y
el taponamiento del equipo.
- Corrosión: Se sabe que el CO2 causa severa corrosión, particularmente a temperaturas elevadas y en presencia de agua. Se
cree que el mecanismo involucrado, consiste de la reacción de fierro metálico con ácido carbónico, lo cual origina la
formación de bicarbonato de fierro soluble. El calentamiento adicional a la solución puede liberar el CO2 y provocar la
precipitación del fierro como carbonato insoluble. El sulfuro de hidrógeno ataca al acero como ácido, con la formación
posterior de sulfuro ferroso insoluble. Por último puede presentarse corrosión debido a la erosión de sólidos suspendidos
en el flujo de gas o por difusión de gases ácidos a través del material sólido causando lo que se llama corrosión de esfuerzo.
- Formación de espuma: Se debe generalmente a la contaminación de la solución por hidrocarburos ligeros condensados,
por sólidos suspendidos finalmente divididos (como sulfuro de fierro), por productos de degradación de la solución de
aminas o por agentes activados que acarrean el flujo de alimentación. La contaminación de hidrocarburos ligeros del gas
alimentado puede evitarse, manteniendo la temperatura de la solución de amina pobre 10 a 15 grados por encima de la
temperatura de la corriente de alimentación, asegurando con esto que no ocurra cambio de fase.
- Perdidas químicas: Las pérdidas del disolvente representan un problema difícil de tratar en plantas de purificación del gas;
estas perdidas pueden ocasionarse por acarreo de la solución en el flujo de gas dulce, por vaporización o degradación
química de la amina. Éstas deben de combatirse exhaustivamente, no solo por el costo que representa su pérdida sino
también por la contaminación que causa el flujo de gas purificado en las paredes de la tubería y en casos donde éste gas se
destine a procesos catalíticos, ocasionalmente el envenenamiento del catalizador. Aunque la presión de vapor de las aminas
es relativamente baja, las pérdidas por vaporización son considerables ya que se pasan a través de la solución de volúmenes
enormes de gas. La pérdida de solución más seria es por degradación química de la amina. En general, la amina es
térmicamente estable a la temperatura de operación del paso del regenerador. Por último, en ciertas operaciones,
especialmente cuando la presión de operación es elevada, se acarrean cantidades significantes de gases no ácidos del
absorbedor a la sección de regeneración; esto resulta indeseablemente cuando los gases ácidos eliminados van a utilizarse
para la obtención de hielo seco y azufre elemental. Por consiguiente, estos gases deben separase de la solución, después de
que abandonan el absorbedor y antes de entrar al desorbedor.

1. El gas seco del domo del absorbedor secundario fluye al tanque separador para eliminar cualquier cantidad de aceite de
absorción que fuera arrastrado, la cual causaría espumamiento en la solución de DEA, la cual se pone en contacto con el gas
seco.
2. El contacto entre la DEA y el gas seco se realiza en un absorbedor empacado, entrando las dos corrientes a
contracorriente y lograndose la eliminación del H2S y CO2 de la corriente de gas seco.
3. El gas fluyente que se encuentra libre de H2S y CO2 se manda inmediatamente al sistema de gas combustible.
4. El gas licuable ya dulce, fluye por el domo a un tambor separador, donde se elimina la DEA arrastrada para pasar a la
sección de tratamiento.
5. La DEA rica fluye de la base de cada absorbedor a un tambor separador de hidrocarburos y DEA, el cual opera a una
presión reducida, en el cual los hidrocarburos ligeros son vaporizados mandándose a la corriente de gas combustible, y los
hidrocarburos más pesados son asentados de la disolución de DEA.
6. La corriente fluye a un cambiador de amina pobre contra amina rica en el que se precalienta a la disolución rica antes de
que sea vaporizada en el reactivador de DEA.
7. En la torre regeneradora de amina, la DEA rica es liberada del H2S y CO2 que fueron incorporados a la solución en el
absorbedor.
8. El medio de calentamiento del recalentamiento del regenerador es vapor de presión media. El vapor de agotamiento
remueve los vapores de H2S y CO2.
9. Los vapores del domo de la torre regeneradora fluyen a un condensador y después a un tambor de separador en el cual el
agua condensada es colectada y enviada al plato superior de ésta torre regeneradora, como un reflujo lavar los arrastres
formados durante la vaporización de la DEA rica que fue alimentada en el último plato

10. Los vapores del tambor separador constituyen el producto de gas ácido y fluyen en una línea prevista de venas de
calentamiento.
11. La DEA pobre es bombeada nuevamente al absorbedor nuevamente, para así cerrar el ciclo.