You are on page 1of 7

Revista Comunicación. Volumen 13, año 25, No. 1, enero-julio 2004 (pp.

91-97) 91

La Educación en Valores:
su Importancia en Contextos
Educativos Multiculturales
Juan J. Leiva Olivencia1

RESUMEN

En los últimos años se han


producido importantes modifi-
caciones en los escenarios esco-
lares. En efecto, de ser espacios
destinados a la difusión y
transmisión de saberes y a la
asimilación, por parte de los es-
tudiantes, de contenidos con-
ceptuales, han pasado a conver-
tirse en ámbitos de promoción
de actitudes y valores, con fines
orientados a promover conduc-
tas de respeto, tolerancia y coo-
peración con el entorno social y
cultural. Asimismo, a esta nue-
va situación se ha añadido el
hecho de que nuestras escuelas están experimentando una profunda transformación por la creciente
presencia de alumnos de otras culturas y procedencias, como resultado de las nuevas tendencias mi-
gratorias de carácter internacional. Es ya evidente la existencia de aulas multiculturales y del fenó-
meno multicultural entendido como la pluralidad de alumnos de procedencias diversas en espacios
educativos comunes. Inevitablemente, han surgido conflictos fruto de esta nueva situación sociocul-
tural, que afecta de manera decisiva en el quehacer educativo. Comprender su naturaleza constituye
un camino complejo, pues implica diferentes claves sociales y culturales, y por supuesto, educativas.
De ahí, la importancia de la Educación en Valores para afrontar esta nueva situación, ya que el reto
que se nos plantea ahora es la de posibilitar la construcción de la interculturalidad como espacio de
encuentro en la consecución de una escuela intercultural.

1 Universidad de Málaga (España)


92 “La Educación en Valores: su Importancia en Contextos Educativos Multiculturales”

INTRODUCCIÓN integrales, que atiendan a las propias alumnado inmigrante hace necesario
carencias educativas, tanto en el medio indagar y reflexionar sobre las diferen-
Estamos ante un nuevo discurso en social como en el familiar. En este sen- tes claves socioeducativas que en el
la escuela, donde la preocupación por tido, nuestro planteamiento debe enca- marco de una educación democrática
los valores y no sólo por los rendimien- minarse hacia términos de globalidad, y plural, contribuya a la promoción y
tos académicos de los alumnos es ya es decir, desde un enfoque educativo el respeto a la diversidad. En este senti-
una realidad cada vez más emergente. global que afronte con garantías la ac- do, la educación se configura como la
En efecto, se han descuidado durante tual situación de “crisis de conviven- herramienta más importante para desa-
mucho tiempo las orientaciones inte- cia” (Ortega y Mínguez, 2003). rrollar las estrategias oportunas en el
grales de la educación, ya que la es- aprendizaje de actitudes y procedi-
cuela tradicionalmente se ha centrado En verdad, estamos viviendo en una mientos que favorezcan actuaciones
en los aspectos meramente transmisi- realidad educativa compleja y contra- comprometidas en el respeto de las di-
vos y reproductores de la enseñanza. dictoria, ya que los valores de la cultu- ferencias culturales
ra social van por un camino, y los valo-
Se trata ahora de responder a proble- res educativos van por otro. Por tanto, La perspectiva intercultural en edu-
mas socioculturales que tienen que ver no es admisible tener una visión par- cación supone una reconceptualiza-
con la convivencia y la cultura escolar, cializada de los problemas educativos, ción del valor de la diferencia hacia los
por lo que nuestros discursos educati- porque ciertamente no son del todo principios de igualdad, justicia y liber-
vos sobrepasan y trascienden ya una educativos, sino que también son so- tad y todo ello para establecer un com-
explicación exclusivamente escolar. En ciales y culturales. promiso permanente con las culturas
efecto, la integración del alumnado in- minoritarias (López, 2000). En este sen-
migrante constituye un reto fundamen- Considerando que es necesario que tido, el principio básico de la intercul-
tal en estos momentos, que está supo- todos los niños y niñas desde los pri- turalidad sería el de tender puentes ha-
niendo toda una reconceptualización meros momentos de su socialización cia la comprensión de las distintas
de las perspectivas pedagógicas. Cier- escolar puedan integrar el valor de la identidades culturales no como entida-
tamente, esta nueva situación ha hecho interculturalidad en su aprendizaje sig- des cerradas y asiladas (Said, 2001), si-
que emerjan nuevas realidades, más nificativo y vivencial, resulta pues im- no como espacios donde la pluralidad
plurales y heterogéneas en la escuela, prescindible indagar y reflexionar so- y apertura sean fundamentados en un
con la consecuencia de una mayor bre una perspectiva intercultural de los diálogo intercultural fructífero y enri-
conflictividad, no tanto por la apari- valores educativos, que ofrezca las he- quecedor.
ción de esta nueva realidad, sino por la rramientas y recursos conceptuales pa-
escasez y deficiencias en las estrategias ra construir una verdadera “práctica in- De hecho, Carbonell (2000), en su
y propuestas de respuesta ante este tercultural” (Sandin, 1999). De este decálogo para construir una educación
nuevo escenario educativo. Por ello, modo, a lo largo de este espacio de re- verdaderamente intercultural, destaca
podemos señalar que los conflictos que flexión, pretendemos poner de mani- la importancia de generar un nuevo es-
se dan en la escuela, no solamente son fiesto los principios básicos de la inter- pacio social de respeto a las diferencias
fruto de la misma, sino fundamental- culturalidad, así como las premisas y humanas y sociales desde una perspec-
mente de la propia sociedad en la que estrategias teóricas que favorezcan la tiva de igualdad y de inclusión para to-
está inserta. No obstante, está claro construcción de aulas interculturales, das las personas y culturas, y en ver-
que las condiciones y la propia cultura dando el paso de lo multicultural a lo dad, esa construcción debe partir des-
institucional y académica de la escuela intercultural, analizando la naturaleza de las primeras edades, por lo que faci-
determinan tanto la aparición y el de- de los conflictos escolares e indagando litar y promover las condiciones ópti-
sarrollo de los conflictos, como su ges- en el trascendental papel del profesora- mas de convivencia intercultural, resul-
tión y resolución. do ante la educación en valores. ta decisivo en estos momentos, en los
que nuestras aulas ya se están convir-
Por su parte, la educación en valores tiendo en espacios plurales de identi-
se constituye como una de las “llaves” INTERCULTURALIDAD Y dades y culturas diferentes.
de este complejo escenario social y DIVERSIDAD EN LA ESCUELA
educativo. Sus propuestas deben reco- Integrar el valor de la solidaridad co-
nocer esta nueva realidad desde una Estamos asistiendo a un profundo mo clave educativa para la intercultu-
perspectiva intercultural, promoviendo proceso de transformación de la escue- ralidad es decisivo para transformar las
acciones educativas y socioculturales la, donde la creciente presencia de actuales aulas multiculturales por aulas
Revista Comunicación. Volumen 13, año 25, No. 1, enero-julio 2004 (pp. 91-97) 93

de las culturas de origen de los


alumnos.
8. Insistir en la formación de la identi-
dad personal, de la propia autono-
mía, haciendo hincapié en el auto-
concepto y la autoestima.
ción
Inter- NUEVAS SITUACIONES
cultural
ESCOLARES: LA MULTICAUSALIDAD
celebradas
en noviem- DE LOS CONFLICTOS
bre del 2001
Una cuestión que resulta de extraor-
en Córdoba,
dinaria importancia en un primer aná-
promovidas por
lisis de los conflictos escolares de ca-
la Dirección Ge-
rácter intercultural, es el hecho de
neral de Orienta-
comprender, no solo la naturaleza mul-
ción Educativa y
Solidaridad de la ticausal de los conflictos, sino también,
Consejería de Educa- atender a sus componentes, tanto cog-
ción y Ciencia de la nitivo como afectivo que lo configuran,
Junta de Andalucía: ya que “no es sólo un choque de ideas,
sino también de afectos” (Ortega y
1. Promover el respeto Mínguez, 2003).
in- por las minorías así como
tercul- una actitud positiva hacia ellas, En este punto, podemos afirmar que
turales, por lo en el reconocimiento y aceptación “el conflicto es, por un lado, un desa-
que el hecho de insertar las prácticas de otras culturas diferentes a la nues- cuerdo entre ideas o intereses entre
solidarias como parte de la tarea edu- tra, con sus propios valores. personas o grupos, y por otro, un pro-
cativa cooperativa resulta imprescindi- ceso que expresa insatisfacción por ex-
ble, de manera que esto incida en las 2. Asumir y aceptar la realidad cultural pectativas no cumplidas” (Ibíd.). Ade-
posibilidades de que la escuela en to- plural de nuestros contextos educati- más, es también necesario tener en
dos sus niveles y etapas educativas res- vos. cuenta la percepción del conflicto, y es
ponda mejor a los desafíos de la reali- 3. Fomentar el respeto a las diferencias, que en ocasiones, sobre todo en situa-
dad heterogénea y diversa en la que vi- así como el conocimiento de lo que ciones de diversidad cultural, una dis-
vimos, así como para ofrecer una edu- nos separa y también en la búsqueda torsión en su análisis puede resultar
cación de mayor calidad y más equita- de todo aquello que nos une. perjudicial, pues la cuestión no radica
tiva. en eliminar e incluso prevenir el con-
4. Mantener una actitud de respeto y flicto, sino en asumir dicha situación
La “Escuela Intercultural” es en sí tolerancia hacia otras creencias y problemática o conflictiva para el enri-
misma un propósito determinante al culturas en el seno de un mundo glo- quecimiento y el trabajo educativo. En
que debe responder hoy en día la vida balizado y cambiante. efecto, superar una percepción negati-
de un centro educativo, sobre todo si va que evita el conflicto es una clave
éste acoge a hijos de inmigrantes como 5. Trabajar desde un enfoque formativo
que integre las tres dimensiones bá- fundamental desde un planteamiento
parte de su alumnado (Juliano, 1993).
sicas: pensar, sentir y hacer. educativo de los conflictos, ya que éste
Por ello, cabe ahora señalar algunas
es visto como una oportunidad para
premisas de carácter ético que respon-
6. Desarrollar actividades educativas desarrollar estrategias educativas como
den de manera inequívoca al camino
que promuevan la solidaridad, la to- el diálogo y la cooperación, y por tan-
de la interculturalidad en nuestras au-
lerancia y el compromiso en pos de to, como una situación educativa.
las, basándonos en los planteamientos
la igualdad.
expresados en las Primeras Jornadas de Además, es importante atender al ca-
Intercambio de Experiencias en Educa- 7. Acceder a una mejor comprensión rácter singular de cada conflicto, en
94 “La Educación en Valores: su Importancia en Contextos Educativos Multiculturales”

tanto está determinado por las perso- los inicios de la escolarización de los diversidad, van a experimentar en estos
nas y por la modalidad del mismo, lo niños y niñas, en la Educación Infantil, momentos de aprendizaje compartido
cual implica que no existen recetas es- como etapa educativa decisiva en sus (Otal y Liesa, 2003). Además, en el ca-
tandarizadas para su gestión y resolu- vidas, y posteriormente en la Educa- so de los hijos de inmigrantes también
ción. Además, la estrategia por seguir ción Primaria y en la Secundaria funda- entran en juego actitudes y valores so-
no sería la de resolver conflictos, sino mentalmente, es un elemento funda- ciales y familiares que influyen en el
de hablar de solución de problemas, y mental, asumir la interculturalidad des- posterior desarrollo del niño. No es di-
es que, la consideración positiva del de la globalidad del conocimiento y la fícil imaginar que algunas experiencias
conflicto hace que hablemos, no tanto participación activa en la construcción escolares sean vividas por estos de for-
de resolución de conflictos, sino de so- de valores de respeto a la diversidad, ma conflictiva, en tanto que en muchas
lución de problemas que originan de- impregnando todas las actividades ge- ocasiones éste se ve entre dos formas
terminados conflictos. De ahí, la singu- neradoras de aprendizaje compartido de transmisión de valores, por un lado,
laridad en el análisis que debamos de en el aula, para propiciar un clima ver- el escolar, y por otro, el familiar.
hacer cuando se nos presenta una si- daderamente intercultural, donde los
niños puedan aportar sus experiencias No obstante, estos momentos de
tuación conflictiva en un contexto in-
familiares, culturalmente distintas e descubrimiento suponen un cambio
tercultural.
igualmente enriquecedoras; haciendo enriquecedor para ellos y como todo
Asimismo, debemos de tener en que las escuelas se conviertan en foros cambio, puede suscitar en mayor o me-
cuenta la multicausalidad de los con- de expresión de la diversidad cultural nor medida, inseguridades y sentimien-
flictos. Así pues, el conflicto se enten- en la que vivimos y convivimos, y for- tos encontrados, pues no sólo se trata
dería por la conjunción – que no la mando a ciudadanos y ciudadanas de una adaptación a las nuevas cir-
simple suma – de las características abiertos y tolerantes de una sociedad cunstancias, sino que comporta multi-
personales y el medio sociofamiliar, heterogénea y plural. plicidad de sentimientos, emociones,
mediados por la estructura organizati- por un lado, así como cuestiones pro-
va del centro y del aula, que interac- Por otro lado, todos somos conscien- pias de los primeros momentos de es-
túan como elementos canalizadores de tes que la incorporación a la escuela en colarización, como sería el aprendiza-
los conflictos en el centro escolar. las primeras edades es sin duda el mo- je de la lengua de la sociedad de aco-
mento más importante en la vida de los gida, el desarrollo de capacidades co-
En el caso concreto de los conflictos niños y de sus familias. En efecto, cada municativas y de habilidades de apren-
denominados interculturales, podemos niño, cada familia y cada escuela con- dizaje, así como el establecimiento de
señalar que como eje vertebrador de tribuyen a que sea un momento único relaciones afectivas con sus compañe-
los mismos, se encuentra lo que se ha y peculiar que adopta diferentes mani- ros. Por todo ello, podemos considerar
dado en llamar socialización divergen- festaciones. Concretamente, en el caso el inicio de la escolarización del alum-
te. En efecto, el hijo de un inmigrante de las familias inmigrantes es, además, nado inmigrante como un periodo críti-
se halla dividido entre el proceso de un momento de incertidumbre y a la co en la evolución de la madurez de
transmisión cultural del grupo familiar vez de esperanza, en tanto supone un estos niños y de sus familias, por las
y las influencias que recibe de la es- paso fundamental, desde el punto de consecuencias que en algunos casos
cuela (Villanueva, 2002). Ni que decir vista de su integración en nuestra so- implica, como dificultades de comuni-
tiene que la interdependencia y rela- ciedad, y de mejora y progreso para sus cación, ansiedad, malestar, conflictivi-
ción de estos contextos – familiar y es- hijos. Y a su vez, para el enriqueci- dad, aislamiento...
colar – requiere necesariamente de es- miento de la comunidad en general,
pacios comunes de comprensión cultu- esto es, niños, familias, escuela y socie- En este sentido, y como hemos men-
ral. Por ello, la idea de que la integra- dad de acogida. cionado anteriormente, en el contexto
ción cultural no debe plantearse desde de una sociedad de acogida que pro-
la perspectiva de una mera asimila- Salir del hogar para incorporarse a mueve la diferencia cultural como va-
ción, sino desde un enriquecimiento un mundo más amplio, construir nue- lor y como reflejo de integración so-
mutuo de las culturas mayoritarias y vos vínculos con personas desconoci- cial, la interculturalidad supone un im-
minoritarias, resulta clave y absoluta- das, relacionarse con niños de otras pulso en la concepción plural de las re-
mente necesaria para una convivencia culturas y etnias, compartir la realidad laciones socioeducativas y en el mesti-
intercultural. sociocultural con ellos, son, entre zaje cultural como algo enriquecedor y
otras, algunas de las circunstancias que favorecedor de la convivencia, por lo
De esta manera, creemos que desde los niños y niñas de estas escuelas de la que los problemas y dificultades que se
Revista Comunicación. Volumen 13, año 25, No. 1, enero-julio 2004 (pp. 91-97) 95

plantean tienen una vertiente no sola- c) Que la familia se relacione con otras maciones más vinculadas con el desa-
mente de recursos específicos o de co- familias, para así crear espacios de rrollo de sus hijos, así como de las con-
nocimientos necesarios para atenderlos entendimiento y enriquecimiento sideraciones y propuestas oportunas
y superarlos, sino fundamentalmente es cultural. para profundizar en una mejor integra-
una cuestión de actitudes y valores que ción en sus relaciones con la escuela,
En relación con el profesorado:
nos atañe a todos. en beneficio de una mayor sensibilidad
a) Que el docente tenga una actitud ante la diversidad cultural y progreso
positiva y receptiva a la diversidad de la comunidad educativa en general
ESTRATEGIAS DE REFLEXIÓN
de su aula como algo consustancial (Fort, 2002).
PARA UNA EDUCACIÓN a su propia manera de ser y estar en
De hecho, creemos necesario com-
EN VALORES INTERCULTURALES la escuela y en la sociedad.
partir la idea de que se trabaja de for-
El desarrollo de estrategias intercul- b) Que indague en el carácter preventi- ma cooperativa tanto en el centro edu-
turales de reflexión para la práctica vo y compensador de sus actuacio- cativo, como con las familias, esto es,
educativa que proponemos atiende no nes en lo podrían ser desigualdades que el profesorado está receptivo,
sólo a los propios alumnos y profeso- por razones sociales y/o culturales. abierto a escuchar sus inquietudes, a
res, sino que también a las familias, en preparar aquellos espacios y tiempos
c) Que sea capaz de facilitar un am-
lo que sería una confluencia necesaria que faciliten los intercambios y los diá-
biente de trabajo enriquecedor y di-
y relevante de perspectivas distintas en logos interculturales, con el fin de
námico que permita que, aprendien-
la construcción de la escuela como es- compartir y valorar circunstancias y ac-
do cooperativamente, cada alumno
pacio en y para la interculturalidad tuaciones que pueden resultar impres-
se desarrolle de forma integral y
cindibles para poder ofrecer respuestas
(Otal y Liesa, 2003). Así pues, apunta- equilibrada en todos los ámbitos,
educativas adecuadas a las necesida-
mos algunas ideas y consideraciones al atendiendo a sus motivaciones, inte-
des que se planteen.
respecto: reses y capacidades, así como vivir
la diversidad para el enriquecimien- En esta misma línea, consideramos
En relación con el alumnado: to mutuo y crecimiento personal de esencial unas estrategias de socializa-
a) Que el alumno acepte al educador y todos los alumnos. ción e integración que promuevan las
sus compañeros como apoyos en su relaciones entre los alumnos y las mis-
d) Que reflexione sobre la importancia
integración escolar. de buscar los cauces necesarios para mas familias, mediante el encuentro en
llegar a un consenso, y así poder tra- foros participativos y de reflexión que
b) Que se desarrolle con naturalidad en ahonden en la comprensión de las di-
el nuevo contexto (aula, patio de re- bajar en sintonía la familia y la es-
cuela de forma que el trabajo en un ferencias culturales y de los espacios
creo, zonas comunes con otros gru- comunes existentes, lo cual favorecerá
pos). contexto permita generalizar y con-
solidar los aprendizajes en el otro. el conocimiento intercultural así como
c) Que se sienta feliz y cómodo en la la construcción de actitudes de respeto
Es decir, nos estamos refiriendo a la a las diferencias.
escuela.
relevancia del potencial del aprendiza-
En relación con las familias: je intercultural, así como de estar aten- Lo que estamos señalando es la im-
tos y realizar un seguimiento, tanto la portancia de promover la integración
a) Que la familia conozca las reaccio- familia como la escuela, para detectar de los alumnos procedentes de otras
nes más frecuentes del periodo de posibles conflictos e intentar cooperar culturas, no obviando, sino atendiendo
adaptación mediante el apoyo de la en las medidas oportunas para estable-
mediación intercultural como estra- cer vínculos en su comprensión y reso-
tegia relevante en las escuelas inter- lución.
culturales.
Además, los maestros y maestras son
b) Que la familia confíe en el centro los encargados de resaltar la importan-
educativo y en los educadores, vien- cia y la ayuda que para su trabajo su-
do en ellos a profesionales que aten- pone el contar con la colaboración de
derán las necesidades de su hijo de las familias. También, resulta importan-
forma satisfactoria. te el hecho de facilitar aquellas infor-
96 “La Educación en Valores: su Importancia en Contextos Educativos Multiculturales”

a su cultura de origen, creando espa- construcción de proyectos de vida per- Ello implica adoptar una metodolo-
cios reflexivos y de carácter cooperati- sonales, que, estructurados en dimen- gía de investigación-acción, con la
vo, destinados a mejorar la compren- siones éticas y morales, asuman com- que redefinir actuaciones e introdu-
sión y la convivencia intercultural, así promisos en la superación de conflic- cir cambios oportunos.
como la circunstancia de ir cubriendo tos existentes en la sociedad.
sus necesidades de apoyo social, impli- 5) Como profesional vinculado al cam-
Ahora bien, junto a la promoción de bio y la transformación social, he-
cando también el hecho de favorecer el
valores y actitudes, somos conscientes mos de reconocer la necesidad de
desarrollo de sus identidades cultura-
de las muy diversas implicaciones que proporcionar, además de una forma-
les.
generan los ejes transversales en dicho ción inicial rica y amplia, una forma-
colectivo profesional. Sin anular la po- ción permanente. Ciertamente, su
EL PROFESORADO ANTE LA sibilidad de que, junto a las que a con- principal finalidad se concreta, tanto
EDUCACIÓN EN VALORES tinuación figuran, puedan añadirse tan- en favorecer la reactualización de
tas otras fundamentales, hemos optado planteamientos educativos obsole-
Como agente en el que recaen las por hacer alusión a las siguientes: tos, como el acceso a metodologías
expectativas fundamentales de los nuevas.
1) Además de favorecer la adquisición
cambios y transformaciones educati-
de aprendizajes vinculados a conte- 6) En oposición a la adopción de postu-
vas, el profesorado cumple una predo-
nidos disciplinares (Fernández Alca- ras individualistas, la puesta en prác-
minante función en los procesos de en-
lá, 2000), el profesorado ha de asu- tica de los ejes transversales deman-
señanza, si bien ésta se modifica am-
mir el reto de seleccionar temas rele- da el desarrollo de un trabajo coope-
pliamente con la entrada de la transver-
vantes. En efecto, su importancia re- rativo o colegiado, que favorezca la
salidad (ejes transversales: educación
side en que ayudan al alumno a co- negociación entre todos los miem-
para la salud, para la paz y la conviven-
nocer y comprender su entorno, pa- bros de la Comunidad Educativa. Só-
cia, coeducación, educación intercul-
ra ofrecer respuesta a los conflictos lo de esta forma podrán promoverse
tural), y con ella, la importancia de los
que en él tienen lugar. valores comunes, asumidos íntegra-
valores en el desarrollo integral y la
configuración de la personalidad de los mente por los mismos.
2) La actividad docente habrá de tener
estudiantes. Si reflexionamos en torno constancia de las transformaciones En definitiva, atendiendo a los diver-
a lo que genera la puesta en práctica de experimentadas por la sociedad. Es- sos planteamientos que hemos querido
los ejes transversales en el sector do- to es clave para que una sociedad reflejar, podemos reconocer la profun-
cente, hemos de destacar varias consi- pueda identificar en el docente la fi- da transformación que, los ejes trans-
deraciones. gura de un intelectual comprometi- versales, generan en la práctica y fun-
do en su mejora. ciones docentes.
En principio, como punto de partida,
podemos reconocer el aumento de res- 3) Frente a la imposición de determina- Al profesor ya no se le pide tan sólo
ponsabilidades y exigencias que plan- dos valores y normas, el profesorado que transmita saberes culturales here-
tea para el profesorado la introducción, habrá de fomentar en los alumnos dados y pertenecientes a su especiali-
en el quehacer educativo, de una serie conductas de reflexión, creatividad, zación disciplinar, sino que también se
de contenidos de importante compo- comprensión y crítica de la realidad le exige la promoción de actitudes y
nente actitudinal, no situados en un lu- y sus conflictos. De esa forma, es ca- valores en sus alumnos. Es, ante todo,
gar paralelo al resto de áreas curricula- lificado como un “educador en valo- un intelectual comprometido en la me-
res. Aumento de responsabilidades y res”, en cuya pretensión de contri- jora social, que habrá de ser capaz de
exigencias en el sentido de que, a par- buir al desarrollo integral de la per- fomentar y promover aprendizajes rele-
tir de dichas enseñanzas, la función del sona, deberá tener en cuenta todas vantes en las aulas, necesarios en una
docente deja de circunscribirse única- las dimensiones de la personalidad. sociedad como la nuestra, en constan-
mente a la transmisión de saberes cul- te proceso de avance y cambio.
turales, para, en su lugar, promover va- 4) Ante el reto de seleccionar aquel
lores y actitudes. contenido que se adecue a las prin-
cipales demandas de la sociedad, el CONCLUSIONES
Éstos se consideran decisivos, en la docente precisa una constante refle-
medida en que se definen como instru- xión y análisis centrado en la propia Desde luego, la perspectiva intercul-
mentos necesarios para facilitar la práctica (Fernández Alcalá, 1999). tural en educación de valores es la me-
Revista Comunicación. Volumen 13, año 25, No. 1, enero-julio 2004 (pp. 91-97) 97

jor expresión del compromiso por la importancia de un currículum intercul- FERNÁNDEZ ALCALÁ DEL OLMO, M.J.
diversidad como algo consustancial al tural) y, por otro lado, que el acerca- (2000): “El enseñante como educador en
ser humano. Además, se constituye co- miento y representación de todas las valores: Un desafío en una sociedad en
acelerado proceso de cambio”, en GAR-
mo una herramienta imprescindible en comunidades en la escuela es esencial
CÍA MÍNGUEZ, J., ROMERO LÓPEZ, A.
los planteamientos presentes y futuros hoy día.
y FERNÁNDEZ DE HARO, E. (Coords):
de mayor calidad en nuestro sistema Los nuevos yacimientos de empleo y Edu-
educativo. En verdad, las aportaciones Además, todo el alumnado debe ser
cación Social. Granada. Grupo Editorial
de la educación en valores entendida orientado por sus maestras y maestros
Universitario.
como instrumento para reducir las de- para que sea capaz de construir de for-
sigualdades que se manifiestan en la ma progresiva un conocimiento viven- FORT, M (2002). “Un escenario conocido,
cial y educativo sobre la interculturali- una perspectiva diferente”. Trabajadores
sociedad es clave para que esto se ha-
dad. Esto significa que es fundamental de la Enseñanza, 237, pp.13-15.
ga realidad.
hacer comprensible las razones de la GALINO, A y ESCRIBANO, A. (1990). La
Por ello, no podemos pretender rea- diversidad entre las distintas culturas y educación intercultural en el enfoque y
lizar una exposición rigurosa de la edu- el respeto a las mismas. De tal manera, desarrollo del curriculum. Madrid. Nar-
cación en valores desde una perspecti- el aprendizaje cooperativo se configura cea.
va intercultural, sin desarrollar ideas como la mejor herramienta para inda-
JULIANO, D. (1993). Educación Intercultu-
que profundicen en su materialización: gar en la comprensión de la intercultu- ral. Escuela y minorías étnicas. Madrid.
ralidad en las aulas interculturales. Eudema.
1. Es necesaria una transformación
de las creencias y valores de los educa- En definitiva, compartimos con Villa- LÓPEZ, M. (2000). “Ideología, diversidad y
dores, lo que hace esencial una forma- nueva (2002) que la actitud del ámbito cultura: construyendo una escuela con-
ción inicial y permanente en procesos escolar y en concreto de los docentes trahegemónica”, en RIVAS, J.I., Profeso-
de mediación intercultural, teniendo ante la integración del alumnado inmi- rado y Reforma: ¿un cambio en las prác-
en cuenta esta nueva realidad multicul- grante, debe atender tanto a aceptar la ticas de los docentes?. Archidona (Mála-
tural de nuestra sociedad, en cuyo seno diversidad cultural como a facilitar el ga). Aljibe.
se da, con una intensidad cada vez ma- proceso de construcción de sus identi- ORTEGA, P., MINGUEZ, R. y SAURA, P.
yor, el fenómeno de la presencia de dades étnicas y culturales, en tanto, la (2003). Conflictos en las aulas. Propues-
personas de diversas culturas y proce- interculturalidad no es una cuestión de tas educativas. Barcelona. Ariel.
dencias. Esto hace necesario que se conocimientos, sino fundamentalmen-
OTAL, M.P. y LIESA, M. (2003). Familia y es-
comprometa como persona y educa- te de valores y actitudes favorables a la cuela: punto de encuentro. III Congreso
dor, lo que incluye que sea autocrítico diferencia como valor. Internacional Virtual de Educación. Cibe-
–no sólo los alumnos tienen que apren- reduca y Universitat de les Illes Balears.
der, aprendemos todos–.
BIBLIOGRAFÍA SAID, E.W. (2001). El choque de ignoran-
2. Entender el curriculum como un cias. Diario El país, 16 de octubre de
espacio en el que confluyen todas las AA.VV. (2001). La Escuela Intercultural. Pro- 2001.
yecto presentado en las 1ª Jornadas de
culturas, no integrándolas como algo SANDIN, M.P. (1999). “La socialización del
Intercambio de Experiencias de Educa-
fragmentado, sino partiendo de ellas ción Intercultural. Córdoba. Dirección alumnado en contextos multiculturales”,
como necesarias para la creación del General de Orientación Educativa y Soli- en ESSOMBA M.À. (coords.) (1999). La
mismo, en tanto sin ellas éste no ten- daridad de la Consejería de Educación y escuela intercultural. Reflexiones y pro-
dría sentido y estaría sesgado (Galino y Ciencia de la Junta de Andalucía. puestas para trabajar la diversidad étnica
Escribano, 1990). Y, por supuesto, de- y cultural. Barcelona. Biblioteca de Aula.
CARBONELL, F. (2000). “Decálogo para
bería darse en todas las escuelas y no VILLANUEVA, R (2002). “Ponerse en el lu-
una educación intercultural”. Cuadernos
sólo en las que existan alumnado de de Pedagogía, nº290, pp. 90-94. gar del otro”. Trabajadores de la Ense-
orígenes y procedencias diversas; ¿aca- ñanza, 237, pp.15-17.
so en la sociedad no convivimos todos FERNÁNDEZ ALCALÁ DEL OLMO, M.J.
juntos? (1999): “El profesorado ante el reto de la
Transversalidad”, en Jornadas “Profesora-
3. Es fundamental un cambio de ca- do y Reforma”. Libro de Comunicaciones.
rácter institucional que tenga en cuen- Málaga. Grupo de Investigación “Profe-
ta dos premisas básicas; por un lado, sorado, Cultura e Institución Educativa”.
que la diferencia enriquece (de ahí la