You are on page 1of 2

Asignatura: Hidrología.

Unidad I: Introducción.
Tema: 1. Definición de hidrología.
2. Importancia de la hidrología en la ingeniería.
3. Ciclo Hidrológico.

La hidrología es una rama de las ciencias de la Tierra que estudia el agua, su ocurrencia, distribución,
circulación, y propiedades físicas, químicas y mecánicas en los océanos, atmósfera y superficie
terrestre. Esto incluye las precipitaciones, la escorrentía, la humedad del suelo, la evapotranspiración
y el equilibrio de las masas glaciares. Por otra parte, el estudio de las aguas subterráneas corresponde
a la hidrogeología.

Un río es una corriente de agua que fluye por un cauce desde las tierras altas a las tierras bajas y
vierte en el mar o en una región endorreica (río colector) o a otro río (afluente). Los ríos se organizan
en redes. Una cuenca hidrográfica es el área total que vierte sus aguas de escorrentía a un único río,
aguas que dependen de las características de la alimentación. Una cuenca de drenaje es la parte de
la superficie terrestre que es drenada por un sistema fluvial unitario. Su perímetro queda delimitado
por la divisoria o interfluvio.

En la actualidad la hidrología tiene un papel muy importante en el planeamiento del uso de los
Recursos Hidráulicos, y ha llegado a convertirse en parte fundamental de los proyectos de ingeniería
que tienen que ver con suministro de agua, disposición de aguas servidas, drenaje, protección contra
la acción de ríos y recreación. De otro lado, la integración de la hidrología con la Geografía matemática
en especial a través de los sistemas de información geográfica ha conducido al uso imprescindible del
computador en el procesamiento de información existente y en la simulación de ocurrencia de eventos
futuros.

Los estudios hidrológicos son fundamentales para:


 El diseño de obras hidráulicas, para efectuar estos estudios se utilizan frecuentemente modelos
matemáticos que representan el comportamiento de toda la cuenca sustentada por la obra en
examen;
 La operación optimizada del uso de los recursos hídricos en un sistema complejo de obras
hidráulicas, sobre todo si son de usos múltiples. En este caso se utilizan generalmente modelos
matemáticos conceptuales, y se procesan en tiempo real;
 El correcto conocimiento del comportamiento hidrológico de como un río, arroyo, o de un lago
es fundamental para poder establecer las áreas vulnerables a los eventos hidro meteorológicos
extremos;
 Prever un correcto diseño de infraestructura vial, como caminos, carreteras, ferrocarriles, etc.
Todo esto y muchas aplicaciones más hacen que el hidrólogo sea un personaje importante en todo
equipo multidisciplinar que enfrenta problemas de ingeniería civil en general y problemas de carácter
ambiental.

El agua existe en la Tierra en tres estados: sólido (hielo o nieve), líquido y gaseoso (vapor de agua).
Océanos, ríos, nubes y lluvia están en constante cambio: el agua de la superficie se evapora, el agua
de las nubes precipita, la lluvia se filtra por la tierra, etc. Sin embargo, la cantidad total de agua en el
planeta no cambia. La circulación y conservación de agua en la Tierra se llama ciclo hidrológico, o
ciclo del agua.
El ciclo hidrológico está dividido en dos ciclos: el ciclo interno y el ciclo externo. El ciclo interno consiste
en lo siguiente: El agua de origen magmático, formada mediante reacciones químicas en el interior de
la tierra, sale a través de volcanes y fuentes hidrotermales y se mezcla con el agua externa. Se termina
cuando el agua de los océanos se introduce por las zonas de subducción hasta el manto.

Cuando se formó, hace aproximadamente cuatro mil quinientos millones de años, la Tierra ya tenía en
su interior vapor de agua. En un principio, era una enorme bola en constante fusión con cientos de
volcanes activos en su superficie. El magma, cargado de gases con vapor de agua, emergió a la
superficie gracias a las constantes erupciones. Luego la Tierra se enfrió, el vapor de agua se condensó
y cayó nuevamente al suelo en forma de lluvia.

El ciclo hidrológico comienza con la evaporación del agua desde la superficie del océano. A medida
que se eleva, el aire humedecido se enfría y el vapor se transforma en agua: es la condensación. Las
gotas se juntan y forman una nube. Luego caen por su propio peso: es la precipitación. Si en la
atmósfera hace mucho frío, el agua cae como nieve o granizo. Si es más cálida, caerán gotas de lluvia.

Una parte del agua que llega a la superficie terrestre será aprovechada por los seres vivos; otra
discurrirá por el terreno hasta llegar a un río, un lago o el océano. A este fenómeno se le conoce como
escorrentía. Otro porcentaje del agua se filtrará a través del suelo formando acuíferos o capas de agua
subterránea, conocidas como capas freáticas. Este proceso es la infiltración. De la capa freática, a
veces, el agua brota en la superficie en forma de fuente, formando arroyos o ríos. Tarde o temprano,
toda esta agua volverá nuevamente a la atmósfera, debido principalmente a la evaporación.

Un aspecto a destacar en el ciclo hidrológico es su papel en el transporte de sustancias: La lluvia caída


disuelve y arrastra sales hacia el mar, donde se concentran y precipitan. Los sedimentos formados
entran en los ciclos geológicos diagenéticos. En su conjunto el ciclo hidrológico se puede considerar
como una operación de lixiviado a escala planetaria.

Un acuífero es aquella masa de rocas permeables que permite la circulación y la acumulación del agua
subterránea en sus poros o grietas. Las rocas almacén pueden ser de materiales muy variados como
gravas y areniscas porosas poco cementadas (antiguos sedimentos marinos, de río, playa, eólicos),
limos, ciertos tipos de arcilla, calizas agrietadas, e incluso formaciones volcánicas. El nivel superior del
agua subterránea se denomina tabla de agua, que en el caso de un acuífero libre corresponde al nivel
freático.

Una capa freática es una acumulación de agua subterránea que se encuentra a una profundidad
relativamente pequeña bajo el nivel del suelo.

La diagénesis es el conjunto de procesos de formación de una roca sedimentaria a partir de


sedimentos, tales como compactación, recristalización o cementación.

La lixiviación, o extracción sólido-líquido, es un proceso en el que un disolvente líquido pasa a través


de un sólido pulverizado para que se produzca la disolución de uno o más de los componentes solubles
del sólido.