You are on page 1of 14

INTRODUCCION

La cocina española es una de la más variada e


interesante del mundo al igual que si historia.
Desde antes de los romanos, la Península Ibérica
ha recibido influencias de muchas culturas y
regiones, y su gastronomía ha ido evolucionando
a lo largo de los siglos, incluso hoy la cocina
española continúa evolucionando y sigue siendo
una de las mayores valedoras en la promoción de
la saludable dieta mediterránea.
El aceite de oliva y el vino, aportado por los
romanos; los árabes sus distintos gazpachos,
sistemas de irrigación, almendras y muchos otros
productos; las ollas que hoy conocemos no serían
posibles sin la celebración del Sabbath y su
específico método de preparación, y uno de los
productos estrella de España, el jamón, no sería
uno de los mejores del mundo si no fuese gracias
a los cristianos.
INDICE

Introducción

Ingredientes y aportaciones de la

cocina española a la mexicana……………. Pag.1

Importación…………………………………….. Pag.4

Cocina española internacionalmente. Pag.6

Los platos españoles más populares.. Pag.9

Conclusión………………………………………. Pag.11

Bibliografía……………………………………… Pag.12
INGREDIENTES Y APORTACIONES DE LA
COCINA ESPAÑOLA A LA MEXICANA
El encuentro de los dos mundos gastronómicos
después de la conquista española al imperio
azteca surge una corriente migratoria de
españoles hacia México que en los barcos trajeron
diversos productos para iniciar una aclimatación
de cultivos agrícolas en la Nueva España.
Principalmente trigo y otros cereales para hacer
pan como avena, centeno, cebada, así como
verduras y hortalizas entre ellos; Ajos, cebollas,
berenjenas, coles, chicharos, espinacas, rábanos,
zanahorias, betabeles, pepinos, lechugas,
alcachofas, acelgas, perejil, cilantro, calabazas de
variedades más pequeñas que las mexicanas.
También trajeron otros granos como garbanzos,
habas, y lentejas. Frutas tales como manzanas,
uvas, melones, higos, dátiles, nueces, almendras,
avellanas y variados cítricos entre estos las
naranjas, limones y toronjas.

1
Plátanos procedentes de las Islas canarias estos
con origen más remoto quizás africano o asiático.
De la península Ibérica introdujeron el cultivo de
la caña y el consumo del azúcar. Por supuesto que
trajeron vides, olivos, vinos, pasas, vinagre, aceite
de oliva y aceitunas. De España hacia México
trasportaron también animales de corral desde
gallinas, cerdos, reses, ovejas, cabras, borregos,
fueron traídos con el propósito de abastecerse de
carne y producción de leche y sus derivados como
el queso, crema, mantequilla, también trajeron
aceite y la manteca del cerdo se utilizó para freír
alimentos, arte gastronómico desconocido hasta
entonces en México; de la mano con cremas y
quesos dieron lugar a maravillosos platillos al
sumarse a los autóctonos como maíz y frijol,
sazonados con variados ingredientes y de manera
relevante el chile. Tales son nuestros ricos y
numerosos antojitos y otros guisos aún más
elaborados como el pavo, quelites, chiles rellenos
de picadillo, mole, etc. Atoles y cacaos se
beneficiaron con azúcar, leche y piloncillo.

2
Proveniente de Asia y llevado España por los
árabes nos llegó el arroz tan arraigado en nuestra
dieta cotidiana. Muchas especias y hierbas de olor
de la india y otros orígenes fueron parte del
bagaje español en su inmigración a México.
Algunas de ellas son. Pimienta blanca y negra,
canela, mostaza, azafrán, albahaca, anís,
mejorana, jengibre, romero, orégano, menta y
nuez moscada. Los españoles aportaron al
mestizaje técnicas de conservación como los
embutidos, así desde el siglo XVI ya eran de
renombre los jamones, tocinos y chorizo de
Perote y de Toluca, fama bien ganada que hasta
hoy mantienen.

3
IMPORTACION

A la cocina Mexicana los españoles introdujeron


los vinos al traer viñas y aclimatarlas y así hubo en
México algunos vinos locales aunque la mayoría
eran importados. También trajeron a la cerveza y
su técnica de fabricación a partir de cereales pero
el pueblo mexicano se mantuvo pulquero. Por lo
que los licores destilados se iniciaron a partir del
siglo XVI en España llegando más tarde a la Nueva
España.
Otros aportes importantes de España fueron las
diversas carnes, como el cerdo y la vaca, que
fueron adoptados en las diferentes cocinas de
América. Sin olvidar la caña de azúcar, las
especies, las frutas secas y el alambique, de
origen árabe, que posibilitó la fabricación de
bebidas destiladas en América.
Otras técnicas aportadas por los españoles fueron
el secado y cristalización de frutas y así mismo

4
prepararlas en conservas con almíbar a base de
azúcar o piloncillo.
Sin embargo, no debemos confundir esto como
una fusión completa, pues los españoles no
alteraron la comida mexicana, sino que trajeron
ingredientes que sólo exponenciaron su
potencial. La cocina mexicana que se desarrolló a
través de este intercambio es compleja y una de
las razones por las que es una de las más grandes
cocinas de todo el mundo.

5
COCINA ESPAÑOLA
INTERNACIONALMENTE
Aunque los franceses perfeccionaron la
gastronomía, los españoles también crearon
recetas con sabores extraordinarios
Mientras que el argot gastronómico y culinario
universal está lleno de palabras y expresiones de
origen francés, y en el campo concreto de la carne
de vacuno abundan los vocablos ingleses, no son
demasiadas las palabras españolas que han
pasado a formar parte del léxico gastronómico
mundial.
El gazpacho, que podrán ver escrito con las más
curiosas grafías y pronunciado de manera que les
hará pensar un buen rato antes de caer en la
cuenta de que se habla de una de las mejores
sopas frías del planeta.
También sucede con la paella, que todo el mundo
suele escribir tal cual y pronunciar más o menos
como Dios le da a entender, pero que en lo que

6
menos se parecerá a la paella valenciana original
será en los ingredientes que acompañen al arroz.
Gazpacho, plato de labradores, de jornaleros;
paella, plato de huertanos, de campesinos.
Podemos incluir, aunque la palabra de la que
proviene la expresión actual no sea castellana,
sino latina, la tan extendida "tempura" de la
cocina japonesa.
Una receta que llevaron al Japón en su día
misioneros ibéricos, especialmente portugueses,
que consiste en una forma especial de rebozar y
freír cosas como vegetales, pescados o mariscos
(nunca carnes).
Y cuyo nombre procede de la expresión latina "in
tempore cuaresmae", ya que era justamente en
tiempo de cuaresma cuando se consumían más
estos rebozados que permitían cumplir con la
obligación de abstenerse de comer carne. Pero
también hubo un plato de ricos que pasó al acervo
gastronómico occidental: la olla podrida.

7
Como en el caso de la tempura, los franceses
(quiénes, si no) nos han devuelto la expresión,
aunque muchos ignoren que la tal expresión
deriva de esa especie de madre de todos los
cocidos y pucheros que se llamó: "olla podrida".
Para un francés, una olla podrida era una mezcla
sin pies ni cabeza, sin método y sin lógica, de un
montón de cosas comestibles, que componían
toda una comida.

8
LOS PLATOS ESPAÑOLES MÁS
POPULARES
La tortilla de patatas. Actualmente es uno de los
platos que todos los españoles llevan en sus genes
y puede degustarse en cualquiera de las ciudades
del país, desde Sevilla a Barcelona o La Coruña.
El gazpacho. Esta receta cuyos principales
ingredientes son el tomate, el pepino, la cebolla,
el aceite de oliva, el ajo y un poco de pan, resulta
indispensable en los días de calor más intenso.
El cocido madrileño. Uno de los platos más
completos de la cocina mediterránea es el cocido
madrileño, en el que se mezclan un sinfín de
ingredientes para hacer frente al invierno.
Las migas. Otro manjar español que los
extranjeros aprecian mucho.
Los churros. Por supuesto, acompañados de un
chocolate caliente o espolvoreados con azúcar
glas.

9
El pulpo a la gallega. No podía faltar en esta lista
una de las recetas más típicas de Galicia.
Cocina española
El pulpo a la gallega, otro de los platos españoles
más conocidos.
La fabada. Seguimos en el norte de España,
aunque en esta ocasión en Asturias. ¿A quién no
le apetece después de una larga mañana de
turismo comer un buen plato compuesto por
fabes (judías), morcilla, chorizo, panceta y lacón?
El cordero asado. Típico de la gastronomía de
Castilla y León, lo tradicional es asar un cordero
lechal en un horno de leña troceado en una
cazuela de barro.
El jamón serrano. Acompañado de un buen vino
tinto, es una de las delicias por las que muchos
extranjeros visitan España.

10
CONCLUSION
La dieta mediterránea es famosa por ser muy
sabrosa y saludable, y el hecho cierto es que esto
es en gran medida posible por los productos
naturales cultivados y recolectados en la región.
Sin embargo, muchos de los ingredientes que hoy
son centrales en muchos de los platos de la cocina
española no se conocían hace 500 años, como por
ejemplo la populares y versátiles patatas,
tomates, pimientos y cacao, pues todos fueron
traídos a España tras el descubrimiento de
América.
El cacao en concreto es uno de esos ingredientes
que ha cambiado los hábitos alimenticios en todo
el mundo. ¿Dónde estaríamos sin el chocolate? Es
gracias a la dulcería española que esta delicia se
ha hecho tan popular en todo el mundo. Incluso
lo han combinado con otros ingredientes para
producir maravillas como el chocolate con
churros, un clásico de la ciudad de Madrid.

11
BIBLIOGRAFIA

http://www2.esmas.com/salud/nutricion/072281/aportacio
nes-espanolas-gastronomia/

https://www.vanguardia.com.mx/mestizajegastronomicoen
elpaladarmexicano-1363877.html

http://lossaboresdemexico.com/gastronomia-mexicana-
una-historia-que-se-cuenta-por-tradiciones/

https://www.superprof.es/blog/cocina-espanola-en-el-
extranjero/

http://www.spanish-food.org/recetas-cocina-
espanola/historia-cocina-espanola.html

12