You are on page 1of 82

Doctrina I - Soteriología

0
Doctrina I - Soteriología

INSTITUTO BIBLICO
PENTECOSTAL
SEMESTRE I

FUNDACIÓN EDUCACIÓN
CRISTIANA PENTECOSTAL
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia

1
Doctrina I - Soteriología
Recopilado por
INSTITUTO BIBLICO PENTECOSTAL
Institución de formación Teológica Adscrita al
ÁREA DE EDUCACIÓN TEOLÓGICA
De la
FUNDACION EDUCACION CRISTIANA PENTECOSTAL
Y la
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Nota Aclaratoria
Este material es el producto de varios años de recopilaciones hechas por varias personas,
haciendo uso de diversas fuentes, autores y páginas web

La Ejecución de Este proyecto estuvo coordinada por

HONORABLE CONSISTORIO DE ANCIANOS


Iglesia Pentecostal Unida de Colombia (IPUC)

Rev. FERNANDO LOPEZ PIMIENTO


Director General Dpto. Educación Cristiana IPUC

La dirección General de este proyecto estuvo a cargo de


Rev. JOSE IGNACIO SIERRA BONILLA
Director Nacional Educación Teológica IPUC

La Revisión y diseño instruccional de este proyecto estuvo a cargo de


Hno. John Jairo Tabares Valencia
Pastor IPUC

La revisión, redacción y adaptación pedagógica de este módulo estuvo a cargo de


Lic. Edison Andrés Betancourt Duarte
Coordinador grupo pedagógico Área Teología Nacional

Revisión de estilo
VICTORIA MEDINA GUZMÁN

A Dios gracias por su infinita Bondad y misericordia


Por su respaldo incondicional a este proyecto
Y por la inspiración que nos ha dado
Porque de Él dependemos siempre

2
Doctrina I - Soteriología

INTRODUCCIÓN 7

LOGRO GENERAL 9

LECCIÓN NO. 1 11
LA AMARTIOLOGÍA, EL SALVADOR Y EL EVANGELIO 11
Indicadores de Logro 11
Saberes Previos 11
Desarrollo de la lección 12
INTRODUCCIÓN 12
Aspecto físico del hombre 12
Creado sin pecado 13
AMARTIOLOGIA 13
Definiciones teológicas 13
La desobediencia del hombre. 15
Consecuencias de la caída del hombre. 16
EL SALVADOR. 17
La Posición de Cristo. 17
Los oficios de Cristo 18
EL EVANGELIO. 20
Facetas del Evangelio 20
Títulos referidos al Evangelio 21
Características del Evangelio 21
Las llaves del evangelio 23

Actividad de Auto aprendizaje extra clase 24

LECCIÓN NO. 2 25
LA GRACIA Y LA JUSTIFICACIÓN 25
Indicadores de Logros 25
Saberes Previos 25
Desarrollo de la lección 25
LA GRACIA. 25
Origen de la gracia 26
Testigos de su gracia 26
Dispensación de la gracia 27
Relación de la ley Mosaica y la Gracia 27

3
Doctrina I - Soteriología
LA JUSTIFICACION 29
Justificación Y Justicia 30
Tipos de justificación 30
La base de la justificación 31
¿En qué consiste la justificación? 31
¿Cómo somos justificados? 32
Evidencia de la justificación 33
Origen y medios para alcanzar la salvación 33
Actividad De Auto aprendizaje Extra clase 34

LECCIÓN NO. 3 35
LA REDENCIÓN Y LA PROPICIACIÓN 35
Indicadores de Logro 35
Saberes Previos 35
Desarrollo de la lección 36
LA REDENCIÓN 36
La doctrina en el Nuevo Testamento 37
El pariente cercano 37
LA PROPICIACIÓN 38
El propiciatorio 39
Significado 39
Función 39
¿Qué hacían los sacrificios levíticos? 40
Propiciación 41
El cumplimiento del tipo del Antiguo Testamento 41
Actividad de Auto aprendizaje Extra clase 42

LECCIÓN NO. 4 43
EL NUEVO NACIMIENTO 43
Indicadores de Logro 43
Saberes Previos 43
Desarrollo de la lección 43
EL NUEVO NACIMIENTO 43
¿Cómo nace un hombre de nuevo? 45
El Resultado esperado del nuevo nacimiento 46

Actividad de Auto aprendizaje Extra clase 46

LECCIÓN NO. 5 47
LA LIBERACION, LA SALVACIÓN, Y LA SANTIFICACIÓN 47
Indicadores de Logro 47
Saberes Previos 47
Desarrollo de la lección 47
LA LIBERACIÓN 47
LA SALVACION 48
LA SANTIFICACION 50

4
Doctrina I - Soteriología
¿Cómo podemos mantenernos santos? 50
Actividad de Auto-aprendizaje Extra-clase 52

LECCIÓN NO. 6 53
LA FE, EL ARREPENTIMIENTO Y LA CONVERSIÓN 53
Indicador de Logro 53
Saberes Previos 53
Desarrollo de la lección 53
FE 53
Fuente divina de la Fe 54
Tres elementos esenciales de la Fe 55
Usos de la Fe 55
Resultados generales de la Fe 55
Pasos ascendentes de la Fe 56
Características de la Fe 56
EL ARREPENTIMIENTO 56
Tipos 57
Razones para el arrepentimiento 57
Origen del arrepentimiento 58
Características del arrepentimiento 58
Resultados del arrepentimiento 58
Promesas para los arrepentidos 59
Pasos del arrepentimiento 59
LA CONVERSION 60
Actividad de Auto-aprendizaje Extra-clase 61

LECCIÓN NO. 7 63
EL BAUTISMO EN AGUA Y EL BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO 63
Indicadores de Logro 63
Saberes Previos 63
Desarrollo de la lección 63
BAUTISMO EN AGUA 63
¿Qué es el Bautismo en agua? 64
¿Por qué debemos ser bautizados? 64
¿Para qué sirve el bautismo? 65
El bautismo en el nombre de Jesucristo 65
¿Por qué es importante el nombre de Jesús en el bautismo? 66
EL BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO 68
Profecías acerca del derramamiento del Espíritu Santo 69
El Bautismo del Espíritu Santo es una experiencia universal 69
¿Quién puede recibir el Espíritu Santo? 70

Actividad de Auto aprendizaje extra clase 70

LECCIÓN NO. 8 71
LA RECONCILIACION Y LA PERSEVERANCIA 71

5
Doctrina I - Soteriología
Indicadores de Logro 71
Saberes Previos 71
Desarrollo de la lección 72
LA RECONCILIACIÓN 72
Mediador de la Reconciliación 72
El Hombre y su Creación 73
El Autor de la reconciliación 75
Un aspecto de la obra redentora 75
Reconciliación para el hombre 76
LA PERSEVERANCIA 77
Áreas en las que debemos ser perseverantes 77
AUTOEVALUACIÓN 78
Glosario 80

BIBLIOGRAFÍA 81

6
Doctrina I - Soteriología

INTRODUCCIÓN

Es indispensable, y por supuesto fascinante, entender el Plan de


Salvación a través de toda la Escritura. Como es sabido, y así debe
ser, lo dicho en el Nuevo Testamento es total y fiel cumplimiento de
lo prometido y prefigurado en el Antiguo. Un estudio serio de este
plan salvífico debe comenzar por tanto a partir de un análisis
minucioso del propósito divino para con el hombre, desde el mismo
momento en que éste pierde su identidad espiritual en el huerto del
Edén por causa del pecado, viéndose absolutamente impedido por
sí mismo para recuperarla, e incapaz de evitar definitivamente el
castigo eterno sobre él.

Este módulo intenta dar un conocimiento detallado del plan de


salvación y su doctrina básica en los aspectos de: La creación y la
caída del hombre, el evangelio, la gracia de Dios, la justificación, la
redención, la propiciación, la reconciliación, entre otros.

En el curso se estudiaran detallada pero brevemente las doctrinas


básicas del plan de salvación y todo concepto que se emita, estará
fundamentado en la Palabra de Dios. La asignatura se desarrollará
por medio de clases donde se analizara y estudiaran el material
provisto por el profesor y se disiparan las inquietudes que
presenten los alumnos.

Se espera que el conocimiento adquirido a través de esta


asignatura, permita un mayor acercamiento a la verdadera Doctrina
Salvífica y ayude a los estudiantes a convencerse de la grandeza
del mensaje apostólico, capacitándolo aún más para un mejor
servicio a Dios.

7
Doctrina I - Soteriología

8
Doctrina I - Soteriología

Logro General

Al finalizar el curso de SOTERIOLOGÍA, el


estudiante estará en capacidad de explicar
con argumentos Bíblicos la dinámica del
Plan de Salvación a través de cada una de
las doctrinas básicas que la conforman.

9
Doctrina I - Soteriología

10
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 1

1. Identificar los conceptos bíblicos esenciales que definen la


doctrina sobre el Pecado.

2. Mediante argumentos bíblicos, explicar por qué el Señor


Jesucristo es el candidato perfecto y único para convertirse en
el salvador del mundo.

3. Identificar los elementos conceptuales que definen al Evangelio.

¿Qué entiende usted por Amartiología?

¿Por qué cree usted que el ser humano no puede salvarse por sí
mismo? ¿Cuál cree usted que era la concepción de evangelio que
poseía el apóstol Pablo?

11
Doctrina I - Soteriología

El hombre es una creación diferente. Los animales en sus formas


más desarrolladas no dan evidencia de ser conscientes de Dios;
por el contrario el hombre sí manifiesta inclinaciones, porque es
una creación diferente; el apóstol Pablo dice “que toda carne no es
igual” 1ª Cor. 15:39. El hombre posee un componente espiritual
que Dios le ha dado, Job 8:18, Ecl. 12:7, 1ª Cor. 2:11.

Su naturaleza moral: Es la manera principal a la cual el hombre se


asemejo a su creador. Fue creado con pureza y santidad absoluta
y vestido con la justicia de Dios (esto fue lo que perdió en la caída y
así se dio cuenta que estaba desnudo Efe. 4:22-24; 6:10-20, Col.
3:9-14, Gal. 3:26-27, 2ª Cor. 2:11).

Su naturaleza intelectual: Los poderes intelectuales del hombre


prueban desde el comienzo que el fue creado a imagen de su
creador; se le dio la difícil tarea de nombrar a las criaturas, de
dominar la tierra, de poblar la tierra con una nueva especie (la raza
humana), sujetar la tierra para provecho del hombre mismo. Tener
dominio sobre la creación animal, cuidar el huerto, abstenerse de
comer el fruto del árbol del bien y del mal (conocimiento). Libre
albedrío para escoger la vida o la muerte (poder de decisión) (Gén.
1: 15-20; 28-29, Jos. 24-15, Luc.12: 47-48).

Su naturaleza corporal: Tenía un propósito en la omnipresencia


de Dios. Dios mismo tomaría la figura del hombre para efectuar la
redención

Dios es espíritu e invisible, toma forma humana; era parte del


proyecto de la deidad. Si la imagen de Dios hace alusión al aspecto
físico del hombre, la imagen se encuentra en el hombre Cristo
Jesús, quien es la imagen del Dios invisible (Col. 1:15). Cristo es la
imagen de su misma sustancia (Heb.1:3). Porque en Él habita
corporalmente toda la plenitud de la deidad (Col.2:9). El saber que

12
Doctrina I - Soteriología
fuimos hechos a imagen de Dios debe inspirarnos a subir a las
alturas sublimes en Cristo. (Rom 8:29, 2ª Cor. 3:18).

Según los textos de Gen 2:17, ROM 5, Efe. 4:24, Adán fue creado
inocente y sin conocimiento del pecado. Fue hecho así por las
siguientes razones: Fue creado a la imagen de Dios: Puesto que
Dios es sin pecado, no se admite ninguna posibilidad de que Adán
hubiera tenido pecado, No tenía conocimiento del bien y del mal.

(Gen 2:17), el pecado entra en el mundo por su acto de


desobediencia; el nuevo hombre es creado en la justicia y santidad
de la verdad. Era la inocencia de Adán la que permitió la comunión
con su creador, Dios es absoluto sin pecado. Era necesario que el
hombre fuera absoluto sin pecado para que Dios caminara con él.

En realidad Adán estaba con la justicia lo que perdió en la caída y


le hizo darse cuenta que estaba desnudo. No pudo existir la
comunión verdadera entre Dios y el hombre sin que el hombre sea
justo, para tener comunión con Dios el hombre tiene que renacer,
ser creado en la justicia y santidad de la verdad, si pierde la justicia
pierde la comunión con Dios.

(Doctrina sobre el pecado). Hay dos palabras en el nuevo


testamento Griego que tal vez definen el pecado con la mayor
justicia: AMARTEMA: “Errar el blanco”, aquí el pecado puede ser
visto como cualquier actitud “Acción humana que no da en el
blanco de la meta de la gloría de Dios” ROM 3:23, y PARABASIS:
“Traspasar una línea prohibida”, quiere decir según esta definición
que el pecado ocurre cuando el hombre pasa deliberadamente (o
accidentalmente) la línea de la ley de Dios. 1ª Jn 3:4, Hch. 1:25,
Sant. 2:11.

Se puede definir el pecado como cualquier cosa en la cual la


criatura no expresa el carácter santo del creador o es contrario a
ese carácter. El pecado es la inquieta renuncia de parte de la
criatura de permanecer en la esfera en la cual el creador, guiado
por su infinita sabiduría lo había puesto.

13
Doctrina I - Soteriología

El origen del pecado: El origen del pecado pudiera tener una


connotación universal. Posiblemente, una criatura angelical
poderosa llamada Lucifer condujo una malvada rebelión en contra
de Dios, en un intento alocado por destronarlo. Aunque esa traición
fracasó, introdujo en el universo un elemento malvado,
desconocido hasta entonces: El pecado. Este principio pervertido
hizo que Lucifer se degenerara en el diablo, convirtiéndose en la
fuente y el poder del pecado. Efe 28:11-19, Isa 14:12-15, Luc.
10:18, 1ª Jn 3:8, Ap. 12:3-4.

El origen del pecado en el mundo: Aunque fue un ángel el que


introdujo el pecado en el universo, es el hombre quien lo invita al
mundo. Moisés describe el hecho históricamente (Gen 2:6-17, Gen
3:6). Pablo lo describe teológicamente en (ROM 5:1, 1ª Cor. 15:22).
Al oponerse Adán y Eva a Dios por medio de la desobediencia, se
embarcaron en una nave peligrosa, sin brújula, sin timón o
gobernante para navegar en un mar tempestuoso y sin costas. Así
queda por tanto demostrado que el pecado es solo una locura.

La naturaleza del pecado: El pecado no es eterno. Aunque


muchas veces hemos utilizado el pecado y el mal
intercambiablemente, a veces hay que diferenciar entre los dos
términos.
El pecado no es siempre exactamente el mal, con frecuencia nos
referimos a ciclones, inundación, terremotos y acontecimientos
similares como males, y bien pueden serlo, pero no podemos
llamarles pecado; muchos se confunden cuando leen (Is. 45:7)
“que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la
adversidad, Yo Jehová soy el que hago todo esto”. Aquí se utiliza
la palabra hebrea “ra” que también puede traducirse como
calamidad; así que aunque Dios puede crear el mal, las Escrituras
nos demuestran que Él nunca creó el pecado. (2ª Cor. 5:21, Tít.
1:2, Heb. 4:15, Sant. 1:13, Ped. 2:22).

Las consecuencias del pecado: Como Lucifer fue el primer


pecador, naturalmente experimentó los primeros terribles
resultados del pecado. Consecuencias inmediatas: Lucifer perdió
su envidiable posición como querubín ungido del cielo (Ez. 28:14) y
se convirtió en el dragón depravado de la tierra.
Consecuencias futuras: Un día el diablo será arrojado para
siempre en el lago de fuego, lugar que Dios mismo preparó para el
primer pecador en el universo. (Mt. 25:41, Ap. 20:10).

14
Doctrina I - Soteriología

En el hombre: Cuando Adán abrió la puerta del pecado, dos


criminales viciosos también entraron, e inmediatamente
comenzaron a atormentar a la raza humana. Estos bandidos son:
La muerte física y la muerte espiritual.

La muerte física: Dios crea a Adán con la posibilidad de vivir para


siempre (Gen 2:9), pero Adán peca (Gen 3:19). Por tanto tuvo que
experimentar más tarde la muerte física, es decir la separación del
alma de su cuerpo. (Gen 5:5, Sal. 90:10, Jn. 19:30).

La muerte espiritual: Como consecuencia del pecado todas las


personas no salvas un día serán arrojadas al lago de fuego, está es
la muerte segunda (Mt. 7:23; 25:41, Ap. 2:11). Pero aunque esto
está preparado como una sentencia para el futuro, la Biblia muestra
que todas las personas no salvas están muertas en sus delitos y
pecados y están separadas de esa comunión (Ef. 2:12).

Los motivos del pecado: Nunca debemos mirar el pecado como


algo que proviene de Dios; ¿Pero por qué lo permitió?, ¿No lo pudo
haber evitado? Por su puesto; la respuesta es que lo podría haber
evitado pero eligió no hacerlo. ¿Por qué? Se han hecho varias
sugerencias al respecto: Uno – Dios crea a los ángeles como
hombres, como seres inteligentes. Con la naturaleza moral y con la
capacidad de escoger entre el mal y el bien. Si Dios hubiera
detenido a Lucifer, segundos antes de su pecado, en efecto habría
violado su naturaleza moral, y los habría reducido al papel de
robots andantes, Dos – Dios permitió que el hombre pecara para
poder demostrar su gracia; además si no hay pecado no hay
gracia, si no hay pecado no hay misericordia, si no hay pecado no
hay justificación (ROM 5:20, Ef. 2:5-20).

De Génesis 3 y Romanos 5:19, se puede concluir que nuestros


primeros padres cayeron, y el pecado entro en la familia a causa de
un solo acto de pecado, el pecado es un acto definido de
desobediencia a la voluntad revelada por Dios. Probándose clara y
concluyentemente en la caída de nuestros primeros padres.

La responsabilidad de Adán: Dios creó al hombre como a un ser


con el poder de tomar decisiones y la responsabilidad de elegir;
Dios deseaba que la comunión con sus criaturas se diera

15
Doctrina I - Soteriología
libremente, no puede existir comunión verdadera si uno es forzado,
es preciso dar libremente la comunión, por eso Dios le dio a Adán
la responsabilidad de elegir y el acto de desobediencia de Adán fue
su propia responsabilidad. Nadie tiene que ceder a la tentación es
posible seguir el ejemplo de Cristo para vencer a Satanás, solo es
necesario mantenerse firme en el poder de la Palabra de Dios, hay
avisos durante los actos predecesores del pecado, que dejan al
hombre sin excusa si comete un acto definido como pecado.

La muerte es causa de la desobediencia: (Gen 3:19, ROM 5:12,


Sant 1:15). Hay tres aspectos de la muerte que vale la pena
considerar, la muerte es la separación del espíritu y el alma del
cuerpo humano que resulta en la corrupción de este, la muerte
eterna es la muerte espiritual que continúa después de la muerte
física, el estado de separación eterna de Dios en tormento
consciente. “El resultado del pecado es siempre la muerte, el alma
que pecare morirá”, es una de las leyes eternas de Dios, fue
verdad en la experiencia de Adán y ha sido desde entonces, es
inutil escapar de la verdad, la muerte es el resultado del pecado.
Dios es Soberano y Creador, Dios tiene el derecho de dirigir las
vidas de sus criaturas, de hacer leyes que los gobierne, cualquier
acto de desobediencia de la vida de un hombre declara que ya no
reconoce a Dios como su soberano, que Dios no tiene derecho de
dirigir su vida, y que el hombre se hace Dios y se pone al nivel de
la deidad, no puede existir más que un solo Dios. El pecado
desafía el mismo ser de la deidad, y el mandato de Dios exige que
todo pecado sea castigado con la muerte.

En los textos de Gen 3:14-19, ROM 3:23, 1ª Cor. 15-22, Dios


maldijo a la naturaleza a causa de la caída del hombre, toda la raza
cayó con Adán porque estaba en sus lomos.

La tierra fue maldita: Para que no solo produjera lo bueno sino


que también produjo cardos y espinos, Dios había creado al
hombre del polvo de la tierra y puesto que el hombre moriría,
volvería a la tierra a causa de su caída, la tierra misma de la cual
había sido formado el hombre y a la cual volvería fue afectada.
Dios había dado el dominio sobre la tierra, para poder vivir de los
recursos abundantes de la creación de Dios, ahora a causa del
pecado, el hombre se vería obligado a ganar el dominio por gran

16
Doctrina I - Soteriología
esfuerzo, y tendría que vivir de las provisiones de la tierra por
medio del trabajo arduo.

La familia humana entera cayó: Adán representaba a la raza


humana, porque todas las generaciones estaban en él, entonces
cuando cayó Adán y peco perdió la comunión con Dios, por esta
razón toda mujer y todo hombre a causa del pecado de Adán
perdería esta misma comunión, excepto Jesucristo.

La mujer habría de sufrir en el parto: Este fue el juicio dado por


Dios a la mujer, habría de ser subyugada al hombre, y de dar a luz
con sufrimiento y tristeza se nota que Eva trasgredió y fue
engañada en la trasgresión. 1ª Tim. 2:13-15.

El hombre necesita un salvador: Puesto que el hombre está muerto


espiritualmente, no puede salvarse a sí mismo, necesita el salvador
que le hará justo, le dará vida espiritual, y le restaurará la comunión
con Dios. Lo anterior se debe a que: El hombre está muerto
espiritualmente, puesto que el hombre es pecador, sus pecados
necesitan ser expiados, porque la muerte resulta del pecado, la
única manera de expiar el pecado es por la muerte, ¿pero cómo es
posible que el hombre expié su pecado por medio de la muerte
cuando ante Dios ya está muerto? Es imposible y otro tiene que
morir en su lugar, ya que esta muerto y es necesario que resucite,
no puede resucitar por sus propios esfuerzos, otro tiene que
resucitarlo. El hombre ha heredado una naturaleza pecadora, “el
corazón del hombre es perverso” (Jer. 17:9), “tiene el
entendimiento entenebrecido” (Ef. 4:18), “está lleno de injusticia”
(ROM 1:29), “y desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en el
cosa sana” (Is. 1:6), tal como es él, es pecador y nunca puede
hacer otra cosa, no puede cambiarse así mismo, “más el etíope
puede mudar su piel, o el leopardo sus manchas” (Jer. 13:23).

A continuación se presentan siete posiciones de Cristo:


Justificación en el espíritu: Ungido por el Espíritu, Llevado por el
Espíritu al desierto, obra por el Espíritu (Mt. 12:28), y En su muerte
fue ofrecido por el Espíritu.
Declarado sin pecado: Dios, este es mi hijo amado (Mt. 1; 4). El
mismo diablo, Tú eres el Santo de Dios, Pilatos: No hallo en Él

17
Doctrina I - Soteriología
ningún delito, El centurión: verdaderamente este hombre era justo,
El ladrón de la cruz: mas este ningún mal ha hecho, Los ángeles:
Él Santo ser que nacerá de ti, Los apóstoles, Pablo (2ª Cor. 5:20),
Pedro (1ª Ped. 1:18-19), Juan “y no hay pecado en Él” (Heb. 4:14,
7:26).
Visto de los ángeles: Los ángeles tenían un vivo interés al ver a su
creador quien era digno de toda adoración por parte de ello,
después viéndole descender hasta los más bajos confines de la
existencia humana, no obstante, así en esta condición, también lo
adoraron y le sirvieron.
Predicado a los gentiles: Ahora la predicación no queda restringida
a una elite, como a Israel, si no que se abre espacio para que los
gentiles que vivan sin Dios, sin esperanza, sin pactos, sin Cristo,
ajenos de las promesas de Dios, sin ciudadanía, le conozcan y
sean nuevas criaturas en Cristo.
Creído en el mundo: Cada día son más las almas que se
convierten a Cristo y reconociéndole como el único Salvador del
mundo.
Recibido en gloria: (Jn. 6:26, Sal. 24) “alzad oh puertas vuestras
cabezas, y entrara el Rey de gloria.” Continúa el ministerio de
Cristo como profeta.

Los escritores del Antiguo Testamento, así como del Nuevo,


afirman que el titulo de Mesías del antiguo Testamento y el titulo de
Cristo del Nuevo Testamento. Implica la responsabilidad de un
triple oficio de Profeta, Sacerdote y Rey, hay suficiente razón para
retener esta división doctrinal, y por ello estos oficios deben ser
considerados por separado.

Profeta: Hay que distinguir entre el Profeta del Antiguo Testamento


y del Nuevo Testamento. En ambos casos el área del ministerio es
doble, predecir y proclamar. El Profeta del Antiguo Testamento era
un reformador, que aspiraba siempre a revivirlas bendiciones
abandonadas por el pueblo, Juan el Bautista el último profeta del
antiguo orden, y el heraldo del Mesías, Cristo dijo de él, “¿a un
profeta? Sí, y os digo más que profeta” (Mt. 11:9), y la mayor frase
que Juan pronuncio fue, “he aquí el cordero de Dios que quita el
pecado del mundo” (Jn. 1:29). Al profeta le incumbía gran
responsabilidad de recibir y trasmitir la palabra de Dios al pueblo, el
mensaje del verdadero Profeta debía ser escuchado, tanto por el
rey que estaba en el trono como por el súbdito más pequeño.

18
Doctrina I - Soteriología
“Profeta les levantaré como Tú, y acontecerá que quien no oyere al
Profeta, yo le pediré cuentas” (Dt. 18:15-29). Este anuncio está
refiriéndose a Cristo, (Hch. 3:22-23; 7:37) el Profeta había de
proferir solo las palabras que Dios le comunicara, Cristo siempre
dijo que sus palabras y sus obras eran de Dios, (Jn. 7:16; 8:28;
12:49-50; 14:10-24; 17:8). Cristo aplico a sí mismo el titulo de
Profeta, pues en este sentido dijo: No hay profeta sin honra si no
en su propia tierra (Mt. 13:57), No es posible que un Profeta muera
fuera de Jerusalén (Lc. 13:33). El pueblo identifico a Cristo como
profeta (Jn. 6:14), pues el Profeta era conocido por las señales,
compárese el caso de Elías y Eliseo.

Sacerdote: Estaba escrito que el Mesías había de ser un


sacerdote según el orden de Melquisedec (Sal. 110:4), por esta
razón Israel debió haber prestado atención a un sacerdote diferente
al Levítico. Por la línea de Aarón en la ley se prescribía la publica
consagración a la edad de treinta años (Núm. 4:3), se indicaba la
forma precisa que debía llevarse a cabo (Núm. 8:7). El escritor de
los hebreos hizo mucho énfasis, sobre el sacerdocio de Cristo
diferente al sacerdocio Levítico. Por su consagración, Cristo
cumplió toda justicia, En la transfiguración su oficio de Profeta
quedo atestiguado (Mt. 17), Cuando se siente sobre el trono, su
mesianismo quedará confirmado, La venida del Espíritu Santo es la
confirmación de su sacerdocio.

Nombramiento: Cristo no se atribuyó el nombramiento de


sacerdocio, porque estaba escrito de Él, de la siguiente manera:
Profetizado (Sal. 110), Nombramiento en el bautismo (Mat. 3:17),
Conformado en la transfiguración (Mat. 17), Ratificado (Heb. 5:1-5),
y Duración eterna. Tú eres sacerdote para siempre según la orden
de Melquisedec (Heb. 6:20; 7:1-3; 7:20-28).

Rey: Cristo en su oficio como Rey; Profetizado (Zac. 9:9, Isa. 9:6-7,
Luc. 1:31-36), Su nacimiento (Mat. 2:2), Ministerio (Jn. 12:13, Mat.
27:11), Murió como rey (Mat. 27), y Vendrá como rey (Apo. 19-16).

Filiación de Cristo: De Dios, derecho al trono; Hijo de Dios – en


virtud a su encarnación, de su resurrección, por su posición oficial,
y Unigénito hijo, dio a conocer a Dios, a los hombres (Jn. 1:18,
17:6-26). Hijo de Hombre – de Adán, segundo Adán, Hijo de María,
Por haber tomado forma de hombre (Heb. 2:14, Jn. 1:14), Cabeza
federal de los hombres (hombres regenerados), Heredara el reino
de los hombres (Apo. 15:11), y Tendrá juicio sobre los hombres

19
Doctrina I - Soteriología
(Hec. 10). Hijo de David – al trono de Israel, al trono de David, y Al
reino de Israel. Hijo de Abraham – descendiente de Abraham,
heredero del mundo (Apo. 11:15), (Gen 12:3, Mat. 10:5-7; 15:24-
26).

Etimológicamente, la palabra evangelio proviene del latín


evangelium, que quiere decir buena nueva, que a su vez se deriva
del griego, eu: bien, y angelion: mensajero, el evangelio es “buenas
nuevas de salvación” (Luc. 2:10-11), noticias; en el Antiguo
Testamento se profetizo y en el Nuevo Testamento se cumplió. Tal
cual se usa el término hoy en día, significando el mensaje de la
Cristiandad, y los libros que relatan la vida y enseñanza de Cristo,
en el Nuevo Testamento nunca se aplica la palabra a un libro sino
a un mensaje (ROM 1:1, 1ª Tes 2:2, Hec. 20:24, Efe. 5:15), no
solamente los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento sino
que toda la Biblia es Evangelio de Dios para el hombre, el Antiguo
Testamento es profético del Nuevo Testamento y así el Nuevo
Testamento es el cumplimiento del Antiguo Testamento. El Antiguo
Testamento nos habla del Cristo que ha de venir, el Nuevo
Testamento nos habla del Cristo que ha venido, y de este modo las
dos revelaciones son una unidad Divina. Toda la Biblia tiene un
gran propósito; mostrar a Jesucristo, su Reino, y su Obra en el
creyente.

Existe un solo evangelio, es decir la Buenas Nuevas de Dios; en


estas Buenas Nuevas podemos reconocer varios anuncios. El
evangelio del reino consiste en las Buenas Nuevas que Dios se
propone establecer: Su reino sobre la tierra, un cumplimiento del
pacto Davídico (2ª Sam. 7:16). Es un reino; político, espiritual,
Israelita y Universal, sobre el cual, el Hijo de Dios e hijo de David
será Rey, cuyo reinado durará mil años, como la manifestación de
la justicia de Dios en los asuntos humanos (Mat. 6:10, Dan. 2:34-
36; 7:23-27, 2ª Sam. 7:7-10, Luc. 1:32-33). Pero hay dos
expresiones para designar Reino: Reino de Dios (en el corazón), y
Reino de los cielos (universal). Los escritores de Antiguo
Testamento deseaban con ansiedad el gran día en que Él
desplegaría su gloria (Mat. 24:23); por esta razón cuando Juan el
Bautista anuncio que el reino de los cielos se ha acercado (Mat.
3:2), inmediatamente fue rodeado por multitud de personas

20
Doctrina I - Soteriología
entusiasmadas que querían ser testigos de la largamente esperada
demostración del reino de Dios.

El evangelio de la gracia de Dios: Consiste en las buenas nuevas


de Jesucristo, el Rey es rechazado por Israel, ha muerto en la cruz
por el pecado del mundo, que Él ha resucitado de entre los
muertos, que por medio de Él son justificados todos los que creen.
A esta forma de evangelio se le llama de diferentes maneras: El
evangelio de Dios (ROM 1:1, 1ª. Tes. 2:8, 1ª. Ped. 4:17), El
evangelio de Cristo (2ª Cor. 10:14, 1ª Tes. 3:2, ROM 15:19), El
evangelio de Jesucristo (Mar. 1:1), El evangelio de la gloria (2ª.
Cor. 4:4, 1ª. Tim. 1:11), El evangelio de la gloria de Dios (Mat.
20:24), Dispensación de la gracia de Dios (Efe. 3:2), El evangelio
de la salvación (Efe. 1:13), El evangelio de la paz (Efe. 6:15), y El
evangelio de la incircunsición (Gál. 2:7).
El evangelio eterno: Este evangelio será predicado a los
habitantes de la tierra, cerca del fin de la gran tribulación, e
inmediatamente, antes del juicio de las naciones (Mat. 25:31)

Mi evangelio: Como Pablo lo llama (ROM 2:16), este evangelio es


el evangelio de la gracia de Dios en su plenitud, pero incluye la
revelación del resultado de dicho evangelio, es la verdad distintiva
de Efesios y Colosenses, e impregnan todos los escritos de Pablo.

Otro evangelio: (Gál. 1:6) No es que haya otro, si no es una


perversión de la gracia contra la cual somos advertidos. Este falso
evangelio se ha manifestado en muchas maneras, pero su
característica fundamental no cambia, en él siempre se niega la
suficiencia de la gracia para salvar, guardar y perfeccionar al
creyente, se mezcla la gracia con alguna fórmula del merito
humano. En Galacia, el falso evangelio era la Ley; en Colosas el
fanatismo (Col. 2:18). En cualquiera de las formas de este
evangelio sus maestros están bajo el terrible anatema de Dios.

(ROM 1:1-2) “Pablo siervo de Jesucristo llamado a ser apóstol,


apartado para el evangelio de Dios, que Él había prometido por sus
profetas en las sagradas escrituras.”

21
Doctrina I - Soteriología
La procedencia del evangelio no es terrenal, si no celestial, viene
directamente de Dios, es un anuncio que sale de Dios mismo, pero
no es anuncio de última hora, si no del momento que hubo
necesidad de dar alivio al hombre angustiado, ahí se hizo. Dios
mismo es el primero en dar buenas nuevas al hombre (Gen 3:15), y
los profetas de Dios, profetizaron su realización (Is. 41:17; 52:7;
61:1-3).

La esencia del evangelio: Acerca de su hijo nuestro Señor


Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, que fue
declarado hijo de Dios con poder según el espíritu de santidad, por
la resurrección de entre los muertos, esta es la esencia del
evangelio. O sea la esencia de la buena nueva es anunciar al
Señor Jesucristo, su manifestación en carne, su vida y
enseñanzas, su muerte en la cruz del calvario y su resurrección de
entre los muertos. En el evangelio no cabe otro el mensaje es Él,
Jesús Nazareno, quién murió en la cruz, era el Cristo, por lo tanto
el hijo de Dios (Hch. 9:20), por esto Pablo dice acusando a los
Judíos que no le conocieron, porque si le hubieran conocido, no
hubieran crucificado al Señor de la gloria, y ese Señor de gloria es
el Señor Jesucristo (1ª. Cor. 1:5-7).

El objetivo del evangelio: (ROM 1:5-7) El objetivo de la


predicación del evangelio, es que lleguemos a ser de Jesucristo,
que lleguemos a ser santos, que lleguemos a estar en paz con
Dios, este objetivo no se limita a un grupo reducido de personas,
sino que es para todas las naciones, el alcance del evangelio es
universal.

La predicación del evangelio: Como hemos visto hasta este


momento, evangelio son buenas nuevas, son buenas noticias, es
anuncio, es predicación, el mensaje del evangelio siempre está
girando alrededor del Señor Jesucristo; quién es el motivo de todo
lo anunciado, el mensaje del evangelio incluye: Profecías, obra,
cumplimiento, padecimiento, nacimiento, muerte, vida,
resurrección, ministerio, asención del Señor Jesucristo; incluye
también un mensaje, alentador, consolador; lleno de esperanza,
de fe, de restauración. Es el único mensaje que lleva a la salvación
del hombre si este quiere aceptarla.

22
Doctrina I - Soteriología

“A ti te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que atares
en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que destares en la
tierra será desatado en los cielos” (Mat. 16:19). Las llaves que se
mencionan aquí son las llaves del evangelio, a Pedro le fue
confiada la predicación del evangelio, el cual abrirá la puerta de la
salvación para los perdidos, él utilizo estas llaves en tres ocasiones
con:

Los judíos: (Hch. 2:38) En el día de Pentecostés, fueron salvos


porque creyeron y obedecieron al evangelio. (Hch. 2:38) Aquí
Pedro utilizó las llaves para abrir la puerta de la salvación de los
judíos, y tres mil personas fueron salvas, ¿en qué consistían esas
llaves? Consistían en el mensaje o anuncio de la muerte, la
sepultura, y la resurrección de Jesucristo, que para ser salvos es
necesario identificarse con Cristo en su muerte, sepultura y
resurrección. Todo esto enlazándose espiritualmente así;
Muerte Arrepentimiento
Sepultura Bautismo en el nombre de Jesucristo
Resurrección Bautismo del Espíritu Santo

Los samaritanos: (Hch. 8:14-17) Aquí vemos claramente la forma


como los Samaritanos fueron salvos y encontramos nuevamente al
apóstol Pedro haciendo uso de esas llaves. Por la gran
persecución desatada Felipe llega a Samaria, les predica a Cristo,
creen y son bautizados hombres y mujeres, cuando los apóstoles
se enteraron que Samaria había recibido la palabra de Dios, envían
a Pedro y a Juan los cuales haciendo oración imponían las manos
y recibían el Espíritu Santo, las llaves consistieron en no dejarlos
incompletos porque aún no había descendido el Espíritu Santo
sobre ninguno de ellos sino que solamente, habían sido bautizados
en el nombre de Jesús.
Fe Vers. 12
Bautismo Vers. 12
Espíritu Santo Vers. 17

Los gentiles: (Hch. 10:4) En la salvación de Cornelio y su casa,


ellos dieron los mismos tres pasos que dieron los judíos (Hch. 2), y
los samaritanos (Hch. 8)
Creyeron en Jesús Vers. 43
Recibieron el Espíritu Santo Vers. 44
Bautismo en el nombre de Jesús Vers. 48

23
Doctrina I - Soteriología

En el versículo 43 Pedro establece que “todos los que en Él


creyeren recibirán perdón de pecados por su Nombre.” ¿Cuándo se
recibe el beneficio del perdón? Al bautizarse en el nombre de
Jesús.

1. Elabore un ensayo crítico (una hoja) del proceso de la caída del


hombre en el huerto del Edén.

2. Haga una síntesis de los méritos de Cristo como único y


suficiente salvador del hombre.

3. Cuál cree usted que era el concepto de evangelio concebido por


el apóstol Pablo.

24
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 2

1. Identificar los elementos esenciales que caracterizan la doctrina


de la Gracia y de la Justificación.

¿Qué eventos del Antiguo Testamento delatan la Gracia de Dios?

¿Qué diferencia existe entre Justificación divina y social?

Del griego Caris (gracia, merito, merced, agradecimiento), aparece


164 veces en Nuevo Testamento, la gracia se puede definir como
el favor inmerecido de parte de Dios hacia el pecador, ofrece todo
por nada a los que merecen solamente lo completamente opuesto.

25
Doctrina I - Soteriología
La gracia es la provisión abundante: de amor de Dios para
aquellos que confían en Él, esta provisión infinita de amor incluye la
regeneración o el don de la vida eterna, la cual es mucho más que
una simple restauración a la vida que se había perdido.

La gracia es la bondad de Dios nuestro salvador, y su amor


para con los hombres, no por obra de justicia que nosotros
hubiéramos hecho (Tít. 3:4-5).

La gracia es el atributo de Dios: (Exo. 22:27; 33:19, Neh. 9:17,


1ª. Ped. 5:10), la revelación suprema de la gracia Dios, se halla en
su manifestación en carne, el ministerio y el sacrificio propiciatorio,
del señor Jesucristo.

La gracia es el favor inmerecido, por el cual Dios rescata al


hombre, habilitándolo para una nueva vida, pasando por alto en su
paciencia los pecados, el cristiano debe guardarse en la gracia y el
amor de Dios, si desea conservar la salvación.

El origen de la gracia está en Dios. Él es Dios de toda gracia, Él es


el dador de la gracia, el trono de Dios es el trono de la gracia, el
Espíritu Santo es el espíritu de la gracia (1ª Ped. 5:10, Sal. 84:10,
Zac. 12:19, Heb. 4:16; 10:29). ¿Por quien vino la gracia? La gracia
vino por medio de Jesucristo, el Señor Jesucristo es el dador de la
gracia, la riqueza de la gracia se manifiesta en la bondad de Dios
por medio de Jesucristo, la gloria de la gracia se manifiesta en que
somos aceptados en Cristo (Jn. 1:17, ROM 5:15, 1ª. Cor. 1:4, Efe.
2:7; 1:6).

Aunque la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo, fue


al hombre a quien se le confirmo dar testimonio de la gracia.
Condiciones para ser testigos: ser envainado de Dios es una
condición especial para el que tiene que dar testimonio de la
gracia, centralizar su mensaje en Cristo, su testimonio tiene que
referirse a lo que Él es y lo que ha hecho, saber que el hombre no
es luz, pero estando bajo la gracia es luz del mundo del Verbo que
se hizo carne. El testimonio que Juan dio, debiera tomarse como
una norma para todos aquellos que desean testificar de la gracia,
“Porque de su plenitud tomamos todos y gracia sobre gracia”

26
Doctrina I - Soteriología
(Jn.1:16), Jesucristo no solo estaba lleno de gracia y de verdad,
sino que de su misma plenitud todos tomamos, y no solo gracia
sino gracia sobre gracia. El hombre es solo un instrumento al dar
este mensaje de gracia, Juan se dio cuenta que él era solo un
instrumento usado por otro, esa es la verdadera condición de que
da testimonio la gracia (ROM 6:13), a medida que el hombre llega a
convertirse en nada, en esa misma medida Cristo y la gracia que
por Él vino se engrandece.

El mensaje del testigo: el mensaje primero y fundamental del


testigo de la gracia, no es el de condenar los pecados sino
proclamar que el cordero de Dios ha quitado el pecado del mundo.
Él solo quita el pecado de todos, sin que el hombre contribuya nada
para ello.

El Señor Jesucristo es el medio para alcanzar la gracia, cuando Él


trae la gracia se introduce una nueva dispensación.

¿Dónde comienza y donde termina la gracia?: En su carácter de


dispensación la gracia comienza con la muerte y resurrección de
Cristo (ROM 3:24-26; 4:24-25), se define como “las abundantes
riquezas de su gracia, en su bondad para con nosotros en Cristo
Jesús y como el don de Dios no por obras para que nadie se glorié”
(Efe. 2:7-9), terminara con la segunda venida de Jesucristo.

Elementos constituyentes de esta dispensación: Prueba – La


base de la prueba a que el hombre se somete en la actualidad ya
no es más la obediencia a la ley mosaica con sus sacrificios, si no
el hecho de aceptar o rechazar a Cristo como su Salvador, siendo
las buenas obras el fruto de la salvación (Jn. 3:36; 1:12-13; 15:22-
25, Mat. 21:37; 22:42, Heb. 1:2). Fracaso – El resultado inmediato
(fracaso) de la aplicación de la prueba, fue el rechazamiento de
Cristo, por su propio pueblo y crucifixión por los judíos y gentiles
(Hec. 4:27). Juicio – El resultado predicho juicio al que el hombre
se somete bajo la gracia es la apostasía de la iglesia profesante, y
los consecuentes juicios apocalípticos.

La ley fue dada por Moisés, un miembro de la raza caída en el


pecado, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de

27
Doctrina I - Soteriología
Jesucristo. En la escritura siempre encontramos el contraste entre
la gracia y la ley, entre el Señor y Moisés, “porque de tanto mayor
gloria es estimado digno éste, cuanto tiene mayor honra estimado
el que la hizo y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios
como siervo, pero Cristo como hijo sobre su casa la cual somos
nosotros” (Heb. 3:3-6). Por tanto la gracia se expone
constantemente en contraste con la ley, bajo la ley de Dios, Él
demanda justicia de parte del hombre, mientras que bajo la gracia
Él otorga como una dadiva su justicia al pecador (Det. 28:1-6, Efe.
2:8, ROM 4:4-5).

¿Qué relación hay entre los sacrificios de la ley y la gracia? Un


día Juan vio venir a Jesús hacia él y dijo: “he aquí el cordero de
Dios que quita el pecado del mundo” (Jn. 1:29), como cordero, Él
es el sacrificio por el pecado, el sacrificio del cordero de Dios tiene
un valor nuevo e infinitamente mayor que los sacrificios
relacionados con la ley, de los sacrificios por la ley ofrecidos año
por año, nunca puede perfeccionar a los que así se acercan a Dios,
porque es imposible que la sangre de los toros y los machos
cabríos quite los pecados (Heb. 10:1-4). Pero el sacrificio a que
Juan se refirió quita el pecado del mundo esto era algo
completamente desconocido bajo la ley, los sacrificios de la ley lo
único que que podía hacer, era cubrir el pecado revelado por la ley
para que Dios les tuviera indulgencia; la gracia quita el pecado, una
vez que el pecado ha sido quitado, ya no hay necesidad de que la
ley de a conocer y haga abundar el pecado (ROM 5:20), tampoco
hay recordación de pecado año tras año (Heb. 10:3), como los
sacrificios de la ley, el cordero de Dios no hizo expiación por el
pecado como lo hacían los animales sino que Él quito los pecados.

¿Había gracia bajo la ley? Hay seis maneras de demostrar que la


gracia ha estado presente siempre y también durante la ley: En la
lección de Israel, este fue un acto de favor inmerecido que trajo
consigo cierta promesa que pusieron a disposición del israelita una
multitud de bendiciones (Lev. 26:4-8, Dt. 7:14-16). En las
restauraciones de su pueblo pecador, la ley no había alcanzado al
pueblo todavía y ya había sido rota y pisoteada por la nación, que
había demostrado ser indigna en todas las formas (Jer. 31:20,
Os.2:19). El anuncio del nuevo pacto durante el periodo de la ley,
fue también un despliegue de gracia. La promesa de una nueva era
fue dada durante el tiempo, cuando la ley estaba rota, y hoyada
bajo los pies de la gente (Jer. 31:32).

28
Doctrina I - Soteriología
En la capacitación de su pueblo, es cierto que hay un agudo
contraste entre la capacitación bajo la ley, y la obra del Espíritu
Santo hoy (Jn 14:17), pero no es correcto decir que no hubo
capacitación sobre la ley, el Espíritu Santo moro sobre muchos
(Dan. 4:8, 1ª. Ped. 1:11), y vino sobre todos de una forma especial
(Ex. 28:3, Jue. 3:10, Sal. 10:9), pero no había garantía de que
moraría en el pueblo de Dios de manera permanente como lo hace
hoy. Al revelarse así mismo, en la experiencia de su pueblo como
Jehová, el nombre se asocia con universalizar muchos actos
específicos, de la gracia de Dios hacia su pueblo, (Sal. 143:11, Jer.
14:21). En el gran pacto con David fue una prueba de grande
gracia de parte de Dios, la verdad amorosa de parte de Dios
(chesed) es ligada con: El pacto Abrahamico (Miq.7:20), El pacto
Mosaico (Ex. 34:6-7), El nuevo pacto (Jer. 31:3), El pacto Davídico
(Isa. 55:3).

Contraste entre la ley y la gracia: la demostración de la gracia de


parte de Dios no quita el contraste entre la ley y la gracia
introducida por Cristo. La Biblia revela el agudo contraste y al
mismo tiempo declara las manifestaciones de gracia durante el
periodo de la ley, se hallan pues dos hilos entre las expresiones del
salmista y profetas del Antiguo Testamento, el de regocijo de la ley
y el de temblor que conduce a la desesperación en el Nuevo
Testamento. En los versículos del libro de los Salmos: 32:11; 33:1;
68:4, encontramos la exaltación de quienes ven las bendiciones de
la ley, las cuales dan vida para tales santos del Antiguo
Testamento. La ley no solo revelaba a la culpabilidad del infractor
de la ley que conduce a la desesperación, sino que había llegado a
ser para ellos también: La alegría del corazón (Sal. 19:8), Una
bienaventuranza (Sal. 32:1), Una delicia (Sal. 398:9; 119:47), Por
ella es el conocimiento del pecado, escribe Pablo (ROM 3:20), Te
corona de misericordias canta David, La letra que mata declara
Pablo (2ª. Cor. 3:6), La ley convierte el alma exclama el salmista
(Sal. 19:8), Miserable de mí gime el hombre convicto (ROM 7:24),
Bienaventurado aquel, cuya trasgresión ha sido perdonada, dice
David con regocijo (Sal. 32:1)

Etimológicamente la palabra viene del griego dikaiosis. Dikaiosis es


la palabra griega que traducimos justificación, y solo aparece dos
veces en el Nuevo Testamento (ROM 4:25; 5:18). Además, Dikaico
es el verbo justificar que se usa con frecuencia y aparece 39 veces

29
Doctrina I - Soteriología
en el Nuevo Testamento. Y Por último, Dikaiosune que aparece 91
veces, solo 2 veces se traduce justificación (1ª. Cor. 1:30, 2ª. Cor.
3:9 (rev. 1960)), porque en la antigua versión se traduce justicia.

Se hallan inseparablemente unidas en las escrituras, por el hecho


de que ambas palabras provienen de la misma raíz griega
(Diakaios: Justo).

Justificación: “Absolver, rectificar o hacer justa una cosa”. Es un


cambio de relación, oposición con respecto a Dios, tiene que ver
con las relacione que fueron dañadas por el pecado, y estas
relaciones son personales es el acto jurídico de Dios por medio del
cual Él con base en su justicia declara justo al que cree en
Jesucristo, es el juez mismo quien hace esta declaración (ROM
8:31-34), el creyente que ha recibido así la justificación, ha estado
ante el tribunal, solamente para oir que nada existe ya en su contra
(ROM 8:1; 33-34, Hec. 13:38-39, ROM 3:24-26; 4:5-8). La
justificación se refiere a la relación del creyente con Dios, en
relación a la justicia que le es acreditada. Dios declara justos a los
pecadores, no porque en sí lo sean o porque tengan algo de justos
entre ellos mismos, los declara justos sencillamente por fe,
mediante la cual se les acredita a su cuenta la justicia de
Jesucristo, la culpa y el castigo del creyente fueron asumidos
gratuitamente por Jesucristo (Isa. 53:1-5, Gal. 3:2-3, 2ª. Cor. 5:21)
acreditando la justicia de Cristo al creyente (1ª. Cor. 1:30, 2ª. Cor.
5:21, Fil. 3:9), porque “el sano no necesita de médico, el llamado
fue a los pecadores al arrepentimiento”. Según el libro de Moisés,
(Dt. 25:1), la justificación quiere decir: Declarar o hacer aparecer
inocente o justo; es cosa de relación y significa que el hombre está
en relación justa con Dios (Sal. 32:2, ROM 4:8).

Justificación propia en sí mismo: Aborrecible a Dios (Luc.


16:15), es como trapo de inmundicia (Isa. 64:6), ineficaz para
alcanzar la salvación (Job. 32:1; 42:5; Mat. 5:20), y es jactanciosa
(Mat. 23:20, Luc. 18:9-14).

Justificación ante Dios: Prometida En Cristo (Isa. 45:25), Es un


acto de Dios (Isa.50:8, ROM 8:33): “¿quién justificara a los
escogidos de Dios?, Dios es el que justifica”. Bajo la ley exige

30
Doctrina I - Soteriología
obediencia perfecta, y el hombre no puede alcanzarla (Luc.18:5,
ROM 2:13; 3:20; 9:31;10:5, Job. 3:20; 9:2; 10:5, Sal. 130:3; 143:2).
Bajo el evangelio – No es por las obras ni la fe juntas, por medio de
la justificación se cancela el pecado y se declara las recompensas
prometidas a los obedientes, han de ser asignadas a los creyentes.

Ningún ser humano puede justificarse con buenas obras, nadie es


lo suficientemente bueno para llegar al cielo por su propia cuenta
(Hec.13:39; 17:1-29, Gál.2:6; 2:14-21; 3:10-11; 5:3-4, Rom.3:28;
8:3; 11:6, Fil.3:9, Efe. 2:8-9). En el Nuevo Testamento la justicia es
imputada e impartida, en la justificación la justicia es imputada, en
la regeneración la justicia es impartida por el Espíritu Santo. El
pecador creyente es justificado, porque Cristo habiendo llevado los
pecados en la cruz ha sido hecho la justicia de Dios para todos los
que confían en Él (1ª. Cor. 1:30). El que recibe a Jesucristo lleva ya
la justicia de Dios (Isa. 61-10, ROM 3:22; 5:18, 1ª. Cor. 1:30, 2ª.
Cor. 5:21, Jer. 23:6).

La justificación es más que un simple perdón, no es que se deje de


lado las exigencias de la ley sino que se satisfacen plenamente. De
ahí que la base de la justificación es la obra expiatoria de nuestro
Señor Jesucristo en la cruz del calvario (ROM 3:24; 5:29; 8:1; 10:4,
1ª. Cor. 1:30, 2ª. Cor. 5:21, Fil. 3:9), sin sacrificio no se satisface la
justicia de Dios.

Consiste en el perdón de pecados y en la remisión de las culpas


(Hec. 13:33-39). Justificación quiere decir que todos nuestros
pecados son perdonados y nuestras culpas y castigos quitados.

Justificación no es más que un descargo, es la solución al


problema del pecado, Justificación es como si yo nunca hubiera
pecado por eso el pecado es borrado y olvidado. Imputación de la
justicia de Cristo a los pecadores, (1ª. Cor. 1:30, ROM 3:22). En el
Nuevo Testamento la justicia fue solamente imputada, (imputar es
atribuir a otro; acción, delito o culpa).

31
Doctrina I - Soteriología

No por obras: (ROM 3:20; 3:28, Efe. 2:9), el primer paso de la


justificación es no depender de las obras, las buenas obras
seguirán, pero vienen antes de la justificación, por tanto el hombre
que obra no es justificado, pero el hombre que es justificado es el
que obra.

Por la fe: (ROM 5:1; 4:5, Gál. 2:16), “justificados pues por la fe”, se
pueden citar muchos versículos que demuestren que la fe es la
condición más importante que se debe cumplir para la justificación.

Abraham creía en Dios y le fue contado por justicia (ROM 4:3), la


condición que cumplió Abraham es la que tiene que cumplir el
hombre hoy en día, pero recordemos que Abraham obedeció a
Dios, tenía compañerismo con Dios, era tan dedicado que estaba
dispuesto a ofrecer a su hijo Isaac, su hijo prometido en el altar de
sacrificio. La fe no se puede apartar del arrepentimiento y la
obediencia, el hombre que cree en Dios también obedece el
evangelio en pleno y anda en luz.

Solo es por la fe: (Gén. 15:6) “y le fue contado por justicia”, bajo el
antiguo pacto la salvación era el don de la gracia de Dios por la fe,
tal como es bajo el nuevo pacto.(ROM 4), en este capítulo el
apóstol Pablo usa a Abraham como ejemplo de uno que fue
justificado a causa de la fe, y no por obras, en efecto sostiene que
Abraham fue justificado antes de recibir la circuncisión, señal que
sigue a la fe y no la antecede. (Hab. 2:4), este versículo con
algunas variaciones se cita tres veces en el Nuevo Testamento
(ROM 1:17, Gál. 3:11, Heb. 10:38-39) como base de la justificación
por la fe en Cristo Jesús. El talmud judío afirma que Habacuc
redujo los 613 mandamientos de Moisés en uno: “el justo por la fe
vivirá” (Jn. 5:24, Hec. 13:39, ROM 3:20; 5:1, Gál. 2:16).

Es de la gracia: (ROM 5:12-21), aquí Pablo trazo la analogía entre


el pecado de Adán y la justicia de Cristo, el versículo 17 se
cataloga como llave “los que reciben la abundancia de la gracia”.
Por medio de la desobediencia de Adán ingresaron al mundo el
pecado y la muerte que se extendió a todos los hombres, pues
todos pecaron. El ser humano es incapaz de salvarse en su
condición perdida, y la muerte como castigo por el pecado les cae
en suerte a todos. Pero en la justicia (ROM 5:18) y la obediencia
(Rom.3 5:19) de Jesucristo, se invierte la situación, en vez de la

32
Doctrina I - Soteriología
condenación el hombre puede alcanzar justificación, en vez de la
muerte, tiene a su alcance la vida (ROM 5:16-18). El pecador ya
puede ser declarado justo (ROM 5:19), es decir ahora puede ser
justificado por el don gratuito de la justicia, que Dios le da. El
hombre es justificado en el nombre de Jesucristo, por su sangre
derramada y por su resurrección de entre los muertos (1ª. Cor. 5:7;
6:11, ROM 4:25; 5:9).

Las obras deben seguir nuestra fe, si hay fe, es necesario


obedecer con todo el corazón al evangelio pleno: Arrepentimiento,
Bautismo en agua en el nombre de Jesucristo, El bautismo del
Espíritu Santo, y Una vida Santa. Es imposible que un hombre
crea en Dios y se revele al bautismo en agua en el nombre de
Jesucristo o a hablar en otras lenguas.

La justificación se origina en la gracia (ROM 3:24, Tit. 3:4-5), se


efectúa mediante la obra redentora y propiciatoria de Cristo, quien
ha vindicado la ley (ROM 3:24-25; 5:9), esta se recibe por la fe, no
por obras (ROM 3:28-30; 4:5; 5:1, Gál. 2:16; 3:8-24).

33
Doctrina I - Soteriología

Escriba las citas Bíblicas donde la palabra salvación se demarca


con cada uno de los siguientes beneficios:

34
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 3

1. Identificar los elementos esenciales que caracterizan la doctrina


de la Redención.

2. Identificar la relación existente entre el concepto antiguo


testamentario de Propiciación con la obra de redención realizada
por el Señor Jesús a favor del hombre.

¿Qué entiende usted por redención?

¿Por qué cree usted que a la tapa del arca del pacto se le
denominaba propiciatorio?

35
Doctrina I - Soteriología

La Redención significa rescatar, recuperar una cosa perdida,


liberación de la esclavitud del pecado y goce de una nueva libertad
por el sacrificio del redentor Jesucristo. “La muerte de Cristo es el
valor del rescate”: este vocablo tiene la idea tanto como de
liberación como del precio de la misma, es decir el precio del
rescate (ROM 3:24, Isa. 43:1-4, 1ª Tim. 2:6, Gál. 3:13; 4:4-5, 1ª.
Cor. 6:20; 7:23, Apo. 5:9, Efe. 1:7, 1ª. Ped. 1:18-19). En el Antiguo
Testamento: GOEL: es la palabra hebrea que se usa para indicar
tanto la redención (libertar mediante el pago de un rescate), como
el redentor (la persona que paga el rescate), en el caso de Booz y
Rut (Rut. 2:1; 3:10-18; 4:1-10), ilustra de una manera perfecta el
tipo de Cristo.
En el Nuevo Testamento: la doctrina se presenta de manera
completa en tres palabras que se traducen como: redención.

AGORAZO: Comprar en el mercado, esta palabra aparece 30


veces en el Nuevo Testamento y se aplica a la idea de un mercado
de esclavos (1ª. Cor. 6:20; 7:23), de las cuales se traduce redimido
en tres ocasiones (Apo. 5:9; 14:3-4), los que son objeto de la
redención están vendidos al pecado (ROM 7:14) y lo que es más
se hallan bajo sentencia de muerte (Ez: 18:4, Jn. 3:18-19, Gál.
3:10), el precio del rescate es la sangre del redentor que murió en
lugar de ellos (Gál.3:12, 2ª.Cor.5:21, Mat.20:28, Mar.10:45,
1ª.Tes.2:16, 1ª.Pedro1:18).

EXAGORAZO: comprar y sacar al mercado, aparece 4 veces en el


Nuevo Testamento. Los redimidos no están ya dispuestos, nunca
más a la venta. LUTROO: soltar, poner en libertad mediante el
pago de un precio (Jn. 8:32, Gál. 4:4-31; 5:31, ROM 8:21), y
aparece 3 veces en el Nuevo Testamento.

Tipología

El libro de éxodo es el libro de la redención y nos enseña que la


redención es: Completamente una obra de Dios (Exo. 3:7-8, Jn.
3:16), se efectúa por medio de una persona (Exo. 3:12, Jn. 3:16-

36
Doctrina I - Soteriología
17), se realiza por medio de sangre (Exo. 12:13-27, 1ª. Ped. 1:18),
se hace por medio de poder (ROM 8:2, Isa. 59:20).

Características: Fue predicha (Isa. 49:24-25; 51:13-14; 59:20, Sal.


130:7), Hace remisión de pecados (Efe. 1:7, Isa. 44:22, Col. 1:14,
Heb. 9:15), De procedencia divina (Sal. 111:19, Luc. 1:68-69, Isa.
44:21-23), Paga con sangre (Mat. 20:28, Mar. 10:45, Hec. 20:28,
Efe. 1:7), Es abundante (Sal. 130:7), Es universal (Apo. 7:9-10), y
Es eterna (Heb. 9:12; 10:10).

El Nuevo Testamento muestra el cumplimiento mediante el


sacrificio de Cristo, de los tipos o símbolos, y las profecías del
Antiguo Testamento concernientes a la redención. Es por la sangre
de Cristo: (Hec. 20:28, Apo. 5:9, Heb. 9:12, Gál. 4:4-5, 1ª. Ped.
1:19, 1ª Cor. 1:30).
La redención es: Del cautiverio de la ley (Gál. 4:5), De la maldición
de la ley (Gál. 3:13), Del poder del pecado (ROM 6:8-22), De toda
iniquidad (Tít. 2:14), y Del presente mundo malo (Gál. 1:4), De la
vana conversación (1ª. Ped. 1:18).
La redención nos proporciona: El perdón de pecados (Efe. 1:7, Col.
6:20), La justificación (ROM 3:24), La adopción (Gál. 4:4-5), y La
purificación (Tít. 2:14). La redención se efectúa por medio de un
sacrificio y de poder (Exo. 14:30), Cristo pago el precio, el Espíritu
Santo traduce para el creyente la liberación, en experiencia (ROM
8:2) la sangre de Cristo redimen al creyente de la culpa, y la pena o
la culpa del pecado (1ª. Ped. 1:18), así como el poder del Espíritu
Santo la libra del demonio y del pecado (ROM 8:2, Efe. 1:7-14).

EL GOEL: o el pariente cercano y redentor, es un hermoso tipo de


Cristo. La redención, efectuada por el pariente cercano tenía que
ver con la persona y con una herencia (Lev. 25:25; 25:48, Gál. 4:5,
Efe. 2:2). El redentor debe ser pariente cercano, debe ser capaz de
redimir (Rut. 4:4-6, Jer. 50:34, Jn. 10:22-18). La redención se
efectúa cuando el Golpe paga de manera completa lo que
justamente se demanda (Lev. 25:27, 1ª. Ped. 1:18-19, Gál. 3:13).

Objetos de redención: Los primogénitos (Exo. 13:13-15), Los


animales (Exo. 13:13, Núm. 18:15), Los objetos como la casa (Lev.
25:29), El alma (Sal. 71:23), y El cuerpo (ROM 8:23).

37
Doctrina I - Soteriología
Formas de redención: Con dinero – La herencia (Lev. 25:25-48,
Núm. 5:8), Las casas, los terrenos (Lev. 25:29-34), Los pobres
(Lev. 25:47-55). Con animales – Los primogénitos (Núm. 18: 15-17,
Exo. 13:2-12; 34:19-20). Con sangre – el tipo de redención más
importante que se conoce en el mundo es la redención del
pecados, está redención no se puede realizar con dinero, oro,
plata, etc. Si no con la preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo
(1ª Ped. 1:18-19).

Promesas y profecías referentes al redentor y su obra redentora:


(Gen 3:15) aquí se inicia la cadena de resistencia, que incluye las
promesas y profecías concernientes a Cristo, que se cumplieron en
su nacimiento y en todas las obras que Él realizo en su primera
venida (Sal. 2:1-3, 22:1-8, Dan. 9:26, Jn. 1:29; 6:33-35; 12:24;
19:34, ROM 3:25; 5:9, 2ª Cor. 5:14-21, Efe. 1:17, Zac. 13:6-7, Col.
1:14-20, Isa. 52:14; 53:1-3, Mat. 26:28, 1ª. Cor. 5:7; 11:25, Gál.
3:10-14; 4:4-5, Heb. 7:27; 10:18, Hec. 20:28).

Los que participan de la redención: Pertenecen a Dios (Isa. 43:1,


1ª. Cor. 6:20). Son las primicias de Dios (Apo. 14:4), Se
encomiendan a Dios (Sal. 31:5) Están seguros (Job. 19:25, Sal.
31:5), Son pueblos propios (2ª. Sam. 7:23, Tít. 2:14, 1ª Ped. 2:9),
Son aquellos (Efe. 4:30), y Alaban a Dios (Sal. 71:23, Apo. 5:9)

Significa “cubrir”. Acción que apacigua la ira de Dios, a fin de que


su justicia y santidad sean satisfechas y puedan perdonar el
pecado. La propiciación no hace misericordioso a Dios, hace
posible el perdón divino, por esto debe proveerse una expiación.

En el Antiguo Testamento está expiación consistía en sacrificios de


animales, hoy consiste en la muerte de Cristo por el pecado del
hombre, por medio de la muerte de Cristo se hace propiciación del
pecado del hombre (ROM 3:25, 1ª Jn. 2:2). JILASTERION: lugar de
propiciación.

JILASMOS: lo que propicia (1ª. Jn. 2:2; 4:10) Etimológicamente


viene del griego JILASMOS, que significa propiciación, y ocurre
solo dos veces en el Nuevo Testamento, y de JILASTERION, que
se traduce propiciación (ROM 3:25), y propiciatorio (Heb. 9:5),
indicando el propiciatorio del arca del pacto.

38
Doctrina I - Soteriología

(Exo. 25:17-21) el arca era un cofre y tenía una tapa llamada


propiciatorio, el término hebreo traducido por propiciatorio, deriva
de cubrir o cubierta. En el Antiguo Testamento la propiciación
(expiación: el la reina Valera 1960) de los pecados significaba que
estos eran cubiertos (Sal. 32:1), mientras que en el Nuevo
Testamento una vez que la obra de Cristo fue cumplida los
pecados son quitados (Heb. 9:26; 10:4; 11:18). La palabra de
propiciatorio traducida en la versión Alemana es GNADENSTHUL y
en la versión Inglesa es MERCY-SEAT o sea el asiento de la
gracia, contiene también la idea de gracia y de misericordia.
HECHURA: el propiciatorio estaba enteramente hecho de oro puro,
lo que nos habla de la justicia inherente a la naturaleza divina, por
otra parte encima del propiciatorio, los querubines asiento del trono
de Dios, así la justicia de Dios reclama el juicio inexorable de Dios
sobre su pueblo pecador, el cual de ninguna manera observo la ley
(Hec. 32:19, Exo. 25:17-21).

Los querubines y el propiciatorio estaban colocados sobre el arca,


que es decir sobre Cristo, quien si cumplió plenamente la voluntad
de Dios, y le permitió a está, el cumplimiento de amor a favor del
hombre, (el arca contenía las tablas de la ley) luego sobre el
propiciatorio se encontraba la sangre de la victima que el sacerdote
había llevado allí el gran día de la expiación (Lev. 16:14-15), los
querubines no tenían una espada como en el edén, si no alas para
proteger, y sus rostros uno en frente del otro estaban envueltos
hacia el propiciatorio es decir miraban la sangre (Heb. 10:10).

El conjunto del arca, el propiciatorio y los querubines, vino a ser


así, no ya el trono de Dios en juicio sino el de la gracia (Heb. 4:6).
Teniendo un gran sumo sacerdote… acerquémonos confiadamente
al trono de la gracia, para alcanzar misericordia… todo nos habla
de Cristo y de su obra, vemos en ello una manera sorprendente y
profunda, como Él respondió plenamente a la justicia y al amor de
Dios (Sal. 85:10), el trono de la gracia está fundado sobre la
obediencia de Cristo hasta la muerte. El propiciatorio era lugar de
encuentro de Dios con el hombre, en un doble sentido.

39
Doctrina I - Soteriología
AARÓN: el sacerdote representando al pueblo de Dios, acudía con
la sangre.

MOISÉS: el enviado de Dios, el apóstol, recibía allí los mensajes


de Dios para el pueblo (Exo. 25:22), (Heb. 3:1) en este versículo el
señor Jesús reúne el doble carácter, de Moisés y de Aarón cuando
es llamado, apóstol y sumo sacerdote.

PROPICIACIÓN Y EXPIACIÓN: se ha discutido sobre la diferencia


entre la propiciación y expiación, y se establece en que: la
expiación tiene que ver con la satisfacción ritual por los pecados
cometidos, mientras que la propiciación tiene que ver con la
persona ofendida, en cualquier caso el pecador es reconciliado con
Dios por medio de Cristo.

EXPIACIÓN: debe hacerse una clara distinción, entre el uso y el


significado Bíblico, y el uso teológico de la palabra expiación. En
teología expiación es un término que cubre toda la obra
sacrificadora y redentora de Cristo. En el Antiguo Testamento la
palabra expiación se usa para traducir el termino hebreo CAFAR,
que significa cubrir, cubierta o cubiertas, por lo tanto expiación no
es una traducción literal del hebreo, sino un concepto teológico.

Según las Escrituras, lo que hacía los sacrificios y el sistema


Mosaico era cubrir los pecados del oferente, y darle así seguridad
del perdón divino, pero no era posible que la sangre de los toros, y
de los machos cabríos, pudieran quitar los pecados (Heb. 10:4). El
israelita traía la ofrenda como una confesión de su pecado, y como
de un reconocimiento que la paga de este merecía la muerte, Dios
cubría (Pasaba por alto ROM 3:25), entonces el pecado en
anticipación del sacrificio de Cristo por medio del cual se quitan los
pecados pasados, que Dios en su presencia había pasado por alto
(ROM 3:25, Heb. 9:15). ¿Hasta dónde cubrían los sacrificios
levíticos? Las ofrendas levíticas podían cubrir los pecados de Israel
hasta la cruz, y en anticipación de la cruz, pero no tenían poder de
quitarlos (Heb. 10:4), estos son los pecados pasados (cubiertos
temporalmente por los sacrificios levíticos), que Dios en su
paciencia había pasado por alto (ROM 3:25), por este acto de
pasar por alto aquellos pecados, la justicia de Dios no fue vindicada
sino hasta que Jesucristo fue puesto como propiciación en la cruz,
estrictamente hablando, fue en la cruz y no en las ofrendas

40
Doctrina I - Soteriología
levíticas que la expiación se efectuó, lo que nos da a entender
claramente que el sacrificio en la cruz es la verdadera expiación y
no la ofrenda levítica. Los sacrificios del Antiguo Testamento
permitieron que Dios siguiera tratando con un pueblo culpable,
porque ellos eran tipo de la cruz. En cuanto al oferente, los
sacrificios eran la confesión de que él era digno de muerte, la
expiación de su fe. (Heb. 10:1) Para Dios los sacrificios eran las
sombras de la realidad que había de manifestarse en Cristo. (Mar.
8:31) “comenzó a enseñarles que era necesario que el hijo del
hombre padeciera mucho, y ser rechazado por los ancianos, y ser
muerto, y resucitar después de tres días”.

en el Antiguo Testamento el propiciatorio era rociado con la sangre


del sacrificio en el día de la expiación (Lev. 16:14), en señal de que
la justa sentencia de la ley había sido ya de manera típica
cumplida, de modo que lo que de otra manera había sido un
trono de juicio, ahora con base en la justicia divina, podía ser un
lugar de propiciación y de misericordia (Heb. 4:14-16; 9:11-15 ), y
un sitio de comunión con Dios (Exo. 25:21-22).

En el cumplimiento del tipo del Antiguo Testamento, Cristo así


mismo como el JILASMO que propicia, es el JILASTERION en
lugar de propiciación, el propiciatorio rociado con su propia sangre
es la señal de que él ha honrado la ley, al sufrir en nuestro lugar la
justa sentencia que ella impone, a fin de que Dios quien siempre
previó la cruz, pudiera ser vindicado en el hecho de haber pasado
por alto los pecados pasados. Desde Adán hasta Moisés (ROM
5:12); los pecados de los creyentes que vivieron bajo el pacto
antiguo (Exo. 29:33) y también para que Él pudiera ser justo al
justificar a los pecadores bajo el nuevo pacto. En la propiciación, la
idea no era aplacar a un Dios vengativo, sino hacer lo recto según
la ley y proveer así la base para que el demostrara misericordia, en
conformidad con justicia.

41
Doctrina I - Soteriología

1. Haga un análisis comparativo entre el concepto de Redención


del libro de Rut con la obra de redención que el Señor Jesús
realizó a favor del Hombre. (Una hoja)
2. Argumente el por qué a la tapa que cubría al arca del pacto se
le denominó Propiciatorio o Asiento de la misericordia.

42
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 4

Identificar los elementos básicos determinantes en la dinámica del


Nuevo Nacimiento.

¿Cuáles cree usted que son los síntomas que debe manifestar una
persona que ha nacido de nuevo?

(Jn. 3:1-15) El nuevo testamento es una doctrina fundamental de la


salvación y ha de entenderse como la NUEVA VIDA EN
JESUCRISTO. Si bien es cierto que cuando sé servia al pecado,
todo nuestro cuerpo y mente eran instrumentos para lo malo, ahora
en Cristo, nuestro cuerpo y mente, han de ser instrumentos para

43
Doctrina I - Soteriología
justicia. Dice la Biblia (Rom. 6:16) “¿no sabéis que si os sometéis a
alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a
quién obedecéis sea del pecado para muerte o sea de obediencia
para justicia?”. Este texto Bíblico demuestra ampliamente que
todos los hombres tenemos un amo, es decir obedecemos a un
señor, o al pecado o al Señor Jesucristo. El mismo apóstol continua
diciendo: (Rom. 6:6-19, 6:6-7) Estos pasajes Implican una muerte a
la vida pasada, que estaba totalmente manchada de pecado y de
costumbres que nos pesaban en la conciencia. Cuando Nicodemo
visito a Jesús de noche, jamás pensó que ha pesar de todos los
conocimientos que tenía, religiosamente hablando no tenía
salvación. Dios estableció que para ir al cielo y ser salvos, el
hombre tendrá que nacer otra vez. Cuando el señor dice: “de cierto
de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el
reino de Dios”, Nicodemo se sorprendió, no podía entender lo que
escuchaba, fue así que le respondió al maestro “¿o sea que tengo
que volver al vientre de mi madre y nacer otra vez?” y el Señor
Jesús le responde “lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que
es nacido del espíritu, espíritu es”. El Señor Jesús no le estaba
hablando de un nacimiento en la carne, sino de uno de carácter
espiritual. En esta conversación Jesucristo quiere que Nicodemo
vaya al cielo y sea salvo. El hombre que ha nacido de nuevo ya no
va a depender de sí mismo ni del mundo, sino de Dios, su mundo
ahora es diferente y de está manera el apóstol nos lo recuerda. Al
nacer de nuevo morimos a lo terrenal. Fornicación, impureza,
pasiones desordenadas, malos deseos, y avaricia que es idolatría,
ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de nuestra
boca. No mintáis los unos a los otros. El apóstol Pablo nos
presenta como debe ser la vida de ese hombre que ha nacido de
nuevo: (Col. 3:12-15) “vestíos, y como escogidos de Dios, santos
amados, de entrañable misericordia, de humildad de
mansedumbre, de paciencia, soportándoos unos a otros, si alguno
tuviere queja contra otro, de la menera que Cristo nos perdono. Así
también hacedlo vosotros, sobre todas las cosas vestios de amor
que es el vinculo perfecto, y la paz de Dios gobierne sobre vuestros
corazones y sed agradecidos”. El que ha hombre nacido de nuevo
ha de alimentarse de la palabra de Cristo abundantemente, ha de
mantener comunión con su Señor alabándole y adorándole con
gozo y alegría, además en todos sus hechos y palabras han de
estar bajo el control del Espíritu Santo. El nacido de nuevo debe
tener cuidado porque el antiguo amo (el pecado), quiere que
volvamos otra vez al mundo para seguir viviendo como antes y
perdamos la bendición de ser salvos. “No deis lugar al diablo” es

44
Doctrina I - Soteriología
una manera en la cual nos enseña el Señor, no de ignorar al
enemigo, sino de vivir atentos sin dejar que el enemigo vuelva a
tener lugar en nuestra vida. Un hombre que ha nacido de nuevo,
vive en un mundo diferente, no solamente la vida le cambia, sino
que está convencido de la obra que Dios hace. Si lo hizo entonces
y también en otros hará, si el hombre permite que Dios lo haga. La
Biblia dice: (Apo. 21:27) “al cielo no entrara cosa inmunda, ni que
haga abominación ni mentira”. (2ª. Cor. 5:17) “de manera, que si
alguno está en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron,
he aquí todas son hechas nuevas”. Así que el hombre podrá ir al
cielo si nace de nuevo en Cristo, nacer de nuevo, es la orden del
cielo si el hombre quiere ser salvo.

Si para venir al mundo debe haber un nacimiento, desde luego que


para pertenecer al reino de Dios, hay que nacer de nuevo. NACER
DE AGUA Y ESPÍRITU: nadie puede nacer si, primero no es
engendrado (Jn. 3:3-5). Se requiere de un engendramiento para
que haya un nacimiento, también tiene que ver quien lo engendre,
para saber que simiente recibe.La Biblia dice: (1ª. Ped. 1:23)
“fuimos renacidos no de simiente corruptible sino de incorruptible
por Dios, que vive y permanece para siempre”. La palabra de Dios
llega a la vida del hombre, la que produce fe en su corazón para
ser salvo. (Stg. 1:18) ”fuimos nacidos por la palabra de verdad,
para que seamos primicia de sus criaturas”(1ª. Ped. 2:2) luego se
crecerá con la Palabra para la salvación (leche espiritual). ¿Cómo
se realiza el nuevo nacimiento? Dios trae al pecador ante su
presencia (Jn. 6:44), Lo confronta con su palabra (Rom. 10:17),
Le abre el corazón (Hec. 16:14), Le hace estar atento (Hec. 16:14),
Le abre entendimiento (2ª. Cor. 4:6), Resplandece en su corazón
(2ª. Cor. 4:6), Le transmite fe (Rom. 10:17), El pecador cree en la
verdad de Dios (Rom. 10:9), Mira hacia el calvario (Luc. 29:33-41),
Siente el juicio de Dios sobre él (Luc. 23:11, Jn. 16:9), Quiere ser
salvo (Hec. 2:36-37), Ahora se arrepiente porque tiene fuerzas para
tomar la decisión y dejar el pecado. En virtud Dios le da
conocimiento (Hec. 11:18), Pide perdón por haber ofendido a Dios,
y Él lo perdona (1ª. Jn. 1:9), Se siente libre de toda culpa (Jn. 8:11;
8:31), Se bautiza en agua por inmersión en el Nombre de Jesús
(Hec. 2:38; 8:16; 10:48; 19:5), y Así se sepulta con Cristo y resucita
para una nueva vida con Él (Rom. 6:4). “De modo que si alguno
esta en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí
todas son hechas nuevas”. Es necesario entonces para nacer de

45
Doctrina I - Soteriología
nuevo, morir a mi vida pasada o vieja, que está viciada por el
pecado. Esa vida pasada es la que se sepulta cuando somos
bautizados en el nombre de Jesucristo, y luego resucitamos con
Cristo para una nueva vida. De modo que ahora el vivir con Cristo
es totalmente diferente, por eso el evangelio es cambio,
transformación y el hombre ha sido llamado a cambiar de
verdad, no por sus propios medios, sino por la palabra a través del
Espíritu Santo. En esto consiste precisamente el evangelio, no en
una serie de normas o enseñanzas, rezos o ceremonias que una
persona realiza. Sino en el cambio que produce Dios en la vida,
cuando el hombre deja que la palabra entre en su vida, no tiene
que pensar en el esfuerzo que tiene que hacer para dejar de pecar,
sino para que aborrezca el pecado.

Observe lo que dice la Palabra de Dios: (1ª. Jn. 3:9) “todo aquel
que es nacido de Dios. No práctica el pecado, porque la cimiente
de Dios permanece en él. Y no puede pecar porque es nacido de
Dios”. A esto hace referencia el apóstol Pablo cuando dice: (Col.
3:1-4) “si pues habéis resucitado con Cristo (es decir nacido de
nuevo) buscad las cosas de arriba, no las de la tierra, porque
habéis muerto, y ahora nuestra vida está escondida en Cristo”.

 Haga un resumen crítico del enfoque bíblico sobre el Nuevo


Nacimiento (Una página)

46
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 5

Identificar e interrelacionar los conceptos bíblicos de: Liberación,


Salvación y Santificación.

¿Cuál cree usted que es el enfoque bíblico de las palabras:


Liberación, Salvación y Santificación?

LA LIBERACIÓN

(1ª. Cor. 3:17) Denota libertad y desatar. Por la muerte y


resurrección del señor Jesucristo y la proclamación de está verdad
consignada en la Palabra de Dios. Los creyentes somos liberados
del cautiverio mental, emocional, físico y espiritual a que nos tenía
sometidos Satanás.

47
Doctrina I - Soteriología

Cautiverio mental psicológico.

(Efe. 4:17) Gentiles que andaban

Cautiverio mental: en la vanidad de su mente. (Efe. 4:22)


renovaos en el Espíritu de nuestra mente. (Efe. 4:23) despojaos del
viejo hombre que está viciado.

Cautiverio emocional:

(Isa. 6:1-3) el Espíritu me ha enviado a predicar buenas nuevas a


los abatidos y quebrantados de corazón. (Luc. 4:18) el Espíritu que
está sobre mí, me ha enviado a predicar libertad sobre los cautivos.

Cautiverio físico:

(Isa. 53:4-5) llevo nuestros dolores y enfermedades.

Cautiverio espiritual:

(Mar. 5:1-15) el endemoniado gadareno, (Isa. 49:24-25) será


quitado el botín al valiente rescatado el cautivo.

Proviene de la palabra griega SOTERIA y denota liberación,


preservación y salvación. La salvación se usa en el Nuevo
Testamento para significar:

Liberación material y temporal:

De peligro, aprehensión, sufrimiento y enfermedad, etc.: Nacional


(Zac. 1:69-71), Personal, como del mar (Hec. 27:34, Mat: 8-25), De
la cárcel (Fil. 1:19), Del diluvio (Heb. 11:7), De enfermedad (Mar.
9:21-22).

Liberación espiritual y eterna:

Concedida inmediatamente pro Dios a aquellos que aceptan sus


condiciones de arrepentimiento y fe en el Señor Jesús, en quien
únicamente se puede obtener (Jn. 5:24-25). (1ª. Ped. 1:9) aquí la
salvación implica un hecho, ya somos salvos. (Efe. 2:8) “por gracia

48
Doctrina I - Soteriología
sois salvos” habla en presente. (Tít. 3:5) “nos salvo no por obra de
justicia”, esa liberación espiritual y eterna conlleva a que el
creyente no tenga que compadecer en el trono blanco para ser
juzgado (ROM 8:1, Jn. 5:24).

Liberación de la servidumbre del pecado:

Es la experiencia presente del poder de Dios (Mat. 1:21) “Jesús


porque salvara a su pueblo de sus pecados.”. (ROM 5:10) “porque
si siendo enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de
su hijo, mucho más estando salvos seremos reconciliados por su
vida”. (ROM 1:16) “Evangelio poder de Dios”. (Heb. 7:25) “por lo
cual pueden salvar también perpetuamente, a los que por el se
acercan a Dios”.

La futura liberación de los creyentes en el arrebatamiento de la


iglesia, la salvación que es el aspecto de su confiada esperanza y
que implica dos cosas:

Liberación de la ira de Dios:

Destinada a ser ejecutada sobre los impíos al final de esta


dispensación. (1ª. Tes. 5:8-9) “con la esperanza de salvación como
yelmo, porque no nos ha puesto Dios para ira sino para alcanzar
salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”. (Isa. 26:20)
“anda pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas
escóndete un poquito, por un momento en tanto que pasa la
indignación”. Esto nos demuestra que la iglesia no pasara por la
gran tribulación.

La redención de nuestros cuerpos:

Transformación de mortales a inmortales (1ª. Cor. 15:51-53) y la


resurrección de los muertos en Cristo Jesús (ROM 13:11) “ahora
estamos cerca nuestra salvación que cuando creímos”, (ROM 8:23)
“esperando la adopción y la redención de nuestros cuerpos”. Este
aspecto de la salvación, es la culminación y la meta de todo
creyente; pero la salvación es como un abanico de bendiciones
presentes y futuras. Hoy disfrutamos de unas y con el
arrebatamiento disfrutaremos de las otras. NO VAMOS A SER
SALVOS, YA SOMOS SALVOS: también se usa en sentido
inclusivo, recapitulando todas las bendiciones otorgadas por Dios
sobre los hombres en Cristo (Heb. 5:9) “eterna salvación” aquí se

49
Doctrina I - Soteriología
refiere a las multitudes y permanentes bendiciones que implica la
salvación. (2ª Cor. 6:2) “he aquí el día de salvación”, (1ª Ped. 1:10)
“los profetas indagaron acerca de esta salvación”

Es la liberación de la infección, epidemia, enfermedad, llaga


putrefacta, cadenas… del pecado y la consagración de la vida al
Señor, otros significados de santificación: hacer santos, apartar
para Dios… La santificación es un don y una obra de Dios,
Jesucristo es nuestra santificación (Heb. 2:11). En Cristo no solo
tenemos el perdón de los pecados sino también renovación de la
vida, por consiguiente no solo justificación sino también
santificación, de la misma manera que por nuestras obras no
podemos merecer la salvación, tampoco podemos santificarnos
mediante nuestros propios esfuerzos, es Dios quien purifica
nuestros corazones por la fe (Hec. 15:9). Dios es el que nos
santifica “y el mismo Dios de paz os santifique por completo… el
cual también lo hará” (1ª. Tes. 5:23-24, Jn. 17:19, 1ª. Cor. 1:30;
6:11).

Hechos santos para mantenerse santos:

La doctrina sobre la santificación enseña que somos santificados


por Cristo y por lo tanto viviremos santamente. Nuestro viejo
hombre ha muerto y ha sido sepultado con Cristo; por eso vivimos
como personas nuevas. (ROM 6) en los primeros versículos nos
expone lo que tenemos en Cristo y continua en el versículo 11 con
una poderosa recomendación: “así también vosotros considerados
muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús Señor
nuestro;” inmediatamente después añade: “no reine más el
pecado, ni presentéis vuestros miembros al pecado como
instrumento de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a
Dios… y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia”.
Es decir que todos nuestros miembros son santificados en Cristo, y
por eso no han de ser expuestos al servicio de la justicia, sino al
servicio del Dios santo. Lo que quiso dar a entender el Señor,
cuando hablo de cortarse la mano y sacarse el ojo si nos quieren
llevar al pecado, es precisamente que toda nuestra vida externa e
internamente, tanto el cuerpo como el alma hemos de consagrarla
a Dios. Porque hemos sido santificados en Cristo, por eso hemos

50
Doctrina I - Soteriología
de vivir como santos en este mundo. Esto no quiere decir que
debamos realizar milagros, que debemos retirarnos al claustro o
que debemos llevar una aureola sobre nuestra cabeza; sino que
debemos servir a Jesús de Nazaret con: cuerpo, alma y espíritu los
cuales son propiedad de Jesucristo.

Nos ha concedido el poder de consagrarnos a Él, porque Él nos ha


consagrado, nosotros vivimos en el mundo pero no en comunión
con él, sino en la comunión de los santos; como santos en el lugar
y el oficio que el Señor nos concede. El haber sido santificados y el
vivir en santidad no significa apartarse de la vida común y corriente,
sino que significa: mantenerse incontaminado del mundo en que
vivimos. (ROM 6:26) al ser salvos tenemos como fruto la
santificación y como fin la vida eterna. Vivimos en santidad porque
hemos sido santos. La santificación es la obra del Espíritu Santo en
nosotros para purificarnos, separarnos del mal, y hacernos
conforme a la imagen de Cristo y acepto a Dios. Los gentiles deben
serle: “ofrenda agradable, santificados en el Espíritu Santo” (ROM
15:16). “Ya habéis sido santificados… por el espíritu de nuestro
Dios” (1ª. Cor. 6:11, 1ª. Ped. 1:2, 2ª. Tes. 2:13).

Características de un santo: SANTIFICADOS ¿COMO?: para


santificarnos, el Espíritu Santo se sirve sobre todo de la palabra de
verdad, que Él inspiro (Jn. 17:17, Efe. 5:26). Somos santificados
mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez y para
siempre (Heb. 10:10). El apóstol Juan dice a los creyentes que si
andamos en luz como Él está en luz, entonces tenemos comunión
unos con otros y la sangre de Jesucristo su hijo nos limpia de todo
pecado. (ROM 8) todo este capítulo sin emplear el término
santificación nos revela un secreto: “la ley del espíritu de vida en
Cristo Jesús ver. 2 debe actuar en nosotros y transformar nuestra
vida. Entonces no viviremos ya más bajo el dominio de la carne,
sino bajo el influjo del Espíritu que hará morir en nosotros las obras
de la carne, ver. 13”.

Santificarse es separarse de toda contaminación y es un mandato


de Dios, pues la voluntad de Dios es nuestra santificación, pues
nos ha llamado Dios a santificación (1ª. Tes. 4:3-7, ROM 1:7). Dios
nos escogió para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él,
por lo cual nos santifico y nos ordeno: “sed también vosotros
santos en toda vuestra manera de vivir” (1ª. Ped. 1:15-16).

51
Doctrina I - Soteriología

Haga un ensayo (una hoja) en el que se interrelacionen


bíblicamente estos conceptos: Liberación, Salvación y
Santificación.

52
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 6

Definir los conceptos bíblicos de: Fe, Arrepentimiento y Conversión.

¿En qué momento una persona inconversa comienza a


experimentar un verdadero arrepentimiento y una verdadera
conversión?

“Es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se


ve” (Heb. 11:1)

53
Doctrina I - Soteriología

Clases de Fe
Fe histórica: De la creación (Heb. 11:2-3), De Abel (Gen 4:4),
agradó a Dios, De Noé – Salvó su familia (1ª. Ped. 3:20) –
Herederos de justicia de Dios, (ROM 5:1) la paz, De Abraham –
Salió de su tierra (Gen 12) – Creyó en esperanza contra esperanza
(ROM 4) – Dios proveerá el cordero - Esperaba la ciudad que tiene
fundamentos – Al practicar la circuncisión, mostró que creyó, De
Jacob – Esto es casa de Dios – Puerta del cielo – El diezmo
apartaré para ti (Gen 28:22), De Moisés – Rehusó llamarse hija del
faraón (Heb. 11) – Prefirió el vituperio de Cristo que gozar de los
deleites – Se sostuvo como viendo al invisible – Libertó a Israel por
mandato de Jehová – Los llevo 40 años por el desierto, De La
mujer siro fenicia – Rogó tres veces – Creyó que con solo unas
migajas de la mesa (Mat. 15), De La mujer con flujo – Con solo
tocar el manto sería sana. – Se metió entre la multitud (Luc. 8:46).

Fe intelectual: La de los demonios (Sig. 2:19), La de Caín, el oyó


la instrucción, conocía cual era la voluntad de Dios, pero no
obedeció, fue indiferente a la voluntad de Dios (Hec. 4:2), Es
cuando aceptan las escrituras pero no se obedecen (Mat. 8:29), Es
la fe del religioso, del trinitario, etc.

Fe del corazón: es la fe que salva (Efe. 2:8), es una fe viviente y


efectiva, es la fe autentica, es el elemento importante en la
salvación, es la fe que permite conocer a Cristo como el salvador.
En consecuencia no se puede afirmar que por tener fe solamente
se salva una persona, es necesario creer en el Señor Jesucristo
con todas sus obligaciones y consecuencias. La fe autentica
siempre va acompañada de obras, que por ser una fe viva, se
expresa a través de aquellas obras de justicia, que son su fruto
natural, es necesario una fe con obras, porque sin estás es una fe
muerta en sí misma. (Sig. 2:17-26). La fe salva no solo en la mente,
la fe está en el corazón, la fe del corazón es esencial (ROM 10:9),
la fe verdadera se basa en un conocimiento, y este conocimiento
viene de las Escrituras (ROM 10:17).

Dios quiere obrar fe en todos los hombres, y así lo haría si no se


resistieran, al Espíritu Santo, somos responsables no por la falta de
fe, si no por resistirnos al Espíritu Santo que creara en nosotros fe.

54
Doctrina I - Soteriología
La recibimos de Dios: (Mar. 1:22, Jn. 6:29; 14:1, Hec. 16:31, 1ª.
Cor. 20:20). Es la obra de Dios en el hombre, la fe es don o regalo
de Dios (Efe. 8:2), la fe es parte del fruto del Espíritu Santo y es
uno de sus dones, (Gál. 5:22, 1ª. Cor. 12:9) Lo recibimos de las
promesas de Dios (ROM 4:20, Gál. 3:22), el evangelio (Mar. 1:15,
Efe. 4:13), los escritos de Moisés (Jn. 5:46-17), los profetas (Jn.
12:22, Hec. 26:27).

Fe como don: es la que se usa para actuar milagros en el nombre


del Señor.

Fe como fruto: es el resultado de haber recibido el bautismo del


Espíritu Santo (Gál., 5:22-23).

Oír la palabra de Dios para adquirir conocimiento (Sal. 9:10, ROM


10:17), Reconocer la palabra de Dios como cierta (Mar. 12:32, Jn.
6:68-69), y Apropiarse de Cristo y aceptarlo como Señor y Salvador
(Jn. 1:12; 5:24, ROM 10:10).

Que nuestras oraciones son oídas (Mat. 21:22, Mar. 11:24),


Permanecer firmes (1ª. Cor. 16:13), vencer toda dificultad (Mat.
17:20, Mar. 9:3), Agradar a Dios (Heb. 11:6), que el evangelio sea
eficaz (1ª. Tes. 1:13), Recibir con aprovecho el evangelio (Heb.
4:2), para morir (Heb. 11:13), Para vencer al Diablo (Efe. 6:16),
para vencer al mundo (1ª. Jn. 5:4-5), Para ser sostenidos (Sal.
27:13), para estar en pie (ROM 11:20).

El justo por la fe vivirá (Efe. 2:4, ROM 1:17, Heb. 10:38, Jn. 10:25,
Jn. 6:40), Perdón de pecados (Heb. 4:12, Hec. 10:43, ROM 3:25,
2ª. Cor. 3:17), Justificación (Hec. 13:39, ROM 3:25), Salvación
(Hec. 16:31), Santificación (Hec. 16:3), Vida eterna (Jn. 3:15; Jn.
6:40), Edificación (1ª. Tim. 1:14, Jud. 20), Adopción (Jn. 12, Gál.
3:26).

La Fe produce: Gozo, Paz, Esperanza, Confianza, Obediencia,


Amor a Dios, Alegría, y Seguridad al predicar la palabra de Dios.

55
Doctrina I - Soteriología

Oír la Palabra de Dios, Convicción de pecado, reconocer la


necesidad de salvación, Creer en Jesucristo, Arrepentirse,
confesar, restituir, Ser bautizado por inmersión en el nombre de
Jesucristo, Recibir el bautismo del Espíritu Santo, Llevar una vida
santa, y Resurrección y arrebatamiento. Entonces como vemos
hasta aquí el uso de la fe, es para poner en práctica la confianza en
Dios, para poder por medio de ella alcanzar la vida eterna. Pero
para poder alcanzarlas debemos mantenerla constante en nuestra
vida diaria. La Palabra de Dios y la fe son dos elementos que el
hombre espiritual debe usar. (2ª. Cor. 5:7). Es importante en el uso
de la fe poder expresar. Una persona que tiene fe, habla la Palabra
de Dios.

No es ciega – se basa en un hecho histórico comprobado (Sal.


9:10-17), es un conocimiento pleno – tal cosa se puede creer en el
corazón sin creer con la mente, es imposible. El hombre puede
creer con la mente sin creer con el corazón, pero no puede creer
con el corazón, sin creer con la mente (Hec. 17:3), no solo es creer
(Sig. 2:19) es confianza total en Jesús (2ª. Tim. 1:12), que lleva a la
obediencia, es un don de Dios (ROM 2:3, Efe. 2:6, 1ª Cor. 12:19),
es una obra de Dios (Hec. 11:21, 1ª Cor. 2:5, Efe. 1:19), es la
puerta para llegar a Jesús si se desea alcanzar la salvación, (Jn.
1:12; 3:16, Mar. 9:24), es un abandono total de nuestros propios
medios para asirse totalmente a los de Dios (Sal. 55:22; 40:1)

Palabra castellana que se usa para traducir el termino hebreo


NACHAM que significa ser tranquilizado o confortado. En el Nuevo
Testamento los términos griegos: METANOTA y METANOEO, no
tienen equivalente en nuestro idioma, pero se traduce como
arrepentirse, convertirse o enmendarse, debido a que es una
palabra compuesta por: META: que se traduce como, después,
entre, tras etc. NEO: que se traduce como entender, entendimiento,
sentido, conocer, conocimiento…Designando el cambio o la
transformación moral en el hombre interior, cambio donde el
arrepentimiento (sufrimiento moral, que aparta al hombre del
pecado) y la conversión (la vuelta a Dios) no suplen toda la

56
Doctrina I - Soteriología
necesidad, debe agregársele la acción poderosa del Espíritu Santo,
que crea vida nueva y realiza la transformación moral del hombre.

Entonces el arrepentimiento es: Cambio de la mente y el


corazón con respecto al pecado, lo que incluye no solo el aspecto
racional sino toda la personalidad. Indica una conversión, un
cambio radical, es volverse a Dios, es reconocer su santidad y
nuestra pequeñez. Es sentir vergüenza y dolor de lo que hemos
sido y hecho, e implorar misericordia a Dios para que aparte de
nosotros ese estado de culpa.

Falso arrepentimiento: no designa un arrepentimiento para


salvación, no expresa un santo dolor de haber ofendido a Dios, ni
se va siguiendo la regeneración de corazón. El falso
arrepentimiento expresa solamente un pesar lleno de angustia, a la
vista de las consecuencias terribles de una acción, los ejemplos
son: Faraón (Exo. 9:27-30; 10:16-19), Saúl (1ª. Sam. 15:24-30),
Judas (Mat. 27:3-5).

El verdadero arrepentimiento: Cuan conmovedor es este paso


que muestra lo doloroso de un profundo hecho, que se manifiesta
por lagrimas, cada vez que se acuerda de ese trágico momento de
la vida en que se fallo. El verdadero arrepentimiento de un justo, no
se trata de hechos o de obras aisladas, sino de todo el ser, de toda
la vida, un fruto digno de arrepentimiento, de la regeneración es el
fruto que necesariamente produce el Espíritu Santo. Los ejemplos
son: David (Sal. 51:2) “Lávame más y más de mi maldad” Pedro
(Mat.26:75) “Lloró amargamente”

La alternativa que ofrece el Señor Jesucristo al pecador es


rigurosa, ser regenerado o perecer (Luc. 13:3) “el que no se
arrepienta perecerá”, todos los seres humanos son pecadores
(ROM 3:9-23), la palabra todos universaliza, el único que exceptúa
es el Señor Jesucristo, quien fue santo de toda manera de vivir
(palabras, pensamientos y obras) (1ª. Ped. 2:22), aunque por
nosotros fue hecho pecado (2ª. Cor. 5:21). Hay razones en el
arrepentimiento en el énfasis que ponían los predicadores del
nuevo testamento: Juan El Bautista: (Mat. 4:17, Mar. 1:15)
“Arrepentíos y creed en el evangelio” Jesucristo: (Mat. 3:2)

57
Doctrina I - Soteriología
“Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado” Los
Setenta: (Luc. 10:9) Pedro: (Hec. 2:38), Y Pablo: (Hec. 20:21)
testifica a judío y a gentiles acerca del arrepentimiento.

Es don divino, no empieza dentro del hombre, viene de Jesús y se


le concede al hombre para vida (Hec. 11:18; 5:31, Tít. 2:25). El
arrepentimiento se produce a través de diferentes medios: Por
longamidad de Dios: (Gen 6:3, 1ª. Ped. 3:20) grandeza de ánimo y
la paciencia, Por bondad de Dios (ROM 2:4, 2ª. Ped. 3:9), Por la
disciplina de Dios (1ª. Rey. 8:47, Heb. 15:6-11), y Por la represión
cristiana (2ª. Tim. 2:24-25)

Afecta la mentalidad del hombre (Mat. 21:19), concerniente con el


intelecto del hombre (Efe. 2:22-24, Col. 3:10), el arrepentimiento
cambia al hombre por completo, el cambio y la transformación se
incluye la mentalidad del hombre. Afecta la voluntad del hombre
(Luc. 15:17-18, Hec. 26:18), el hijo prodigo no solo estaba triste
sino que también se levanto y fue a su padre, el hombre se ve
obligado a abandonar lo que quiere que Dios le perdone. El
arrepentimiento es una confesión de pecados, (Luc. 15:21) “Padre
he pecado contra el cielo y contra ti”, el que encubre sus pecados
no prosperara (Pro. 28:13). El arrepentimiento asocia al individuo
con Cristo en la muerte (ROM 6:2-4). Así como Cristo murió, fue
sepultado y resucito para proveer salvación, es necesario que el
pecador experimente la muerte, sepultura y resurrección para
poder recibir a Cristo en su corazón. El arrepentimiento es: La
muerte afectiva del pecador, La muerte a sí mismo, La muerte al
mundo.

Produce gozo en los cielos (Luc. 15:7-10). Produce deseo de


obedecer al evangelio, es decir a las ordenanzas y mandatos de la
palabra de Dios (Mat. 26:20). Capacita al hombre para perdón y
para regeneración (Hec. 3:19, Isa. 55:7), pero no le da derecho a
ello, el arrepentimiento es el paso inicial en el camino que conduce
al bautismo en agua en el nombre del Señor Jesucristo para
perdón de sus pecados y al recibimiento del Espíritu Santo
(Regeneración) (Hec. 2:38). Produce restitución. ¿Hasta dónde

58
Doctrina I - Soteriología
tiene que restituir el arrepentido?, hasta donde le sea posible (Luc.
19:8, Mat. 5:24), el arrepentido hará lo posible para obedecer al
Señor, rectificar las injurias o el mal que haya hecho anteriormente,
pero recordemos que no hay nada en absoluto que podamos
hacer, concerniente a la mayoría de pecados cometidos, sino
confesarlo totalmente ante el sumo sacerdote Jesucristo, para que
la sangre del cordero los borre (2ª. Sam. 12:13, Sal. 51:1, Jn. 1:9).

Respuestas a la oración (2ª. Cro. 7:14; 30:9, Neh. 1:9), Perdona los
pecados (Isa. 55:7, Jer. 3:12; 31:9), Vida (Eze. 18:21, Zac. 1:3),
Consuelo (Mat. 5:4, Luc. 15:7), y El don del Espíritu Santo (Hec.
2:38). “Hasta aquí el arrepentimiento, nos ha abierto las puertas del
perdón, y de la regeneración que solo el Señor Jesucristo nos
puede dar, pero esto no es suficiente hay que seguir adelante”.

(Sal. 51) analizando este capítulo que es el salmo de


arrepentimiento por excelencia, podemos encontrar los pasos que
deben ser dados por el santo que ha pecado y se arrepiente. Esté
salmo se asocia directamente con 2ª Sam. 12:1-13, y no ha sido
superado como la expresión de un corazón sobrecogido por la
vergüenza, la humillación y el quebrantamiento de su culpabilidad,
más sin embargo, salvado de la desesperación, por medio de la fe
en la misericordia de Dios. En sus pasos sucesivos, este salmo
siempre debe ser el modelo de la experiencia, del santo que ha
pecado y que regresa a la comunión, y al servicio completo en el
Señor. Los pasos son los siguientes: Primero – El pecado es
totalmente juzgado y confesado delante de Dios (Isa. 37:15-20,
Job. 14:1-4), Segundo – El pecado es perdonado y purificado por
medio de la sangre, el hisopo era el pequeño arbusto por el cual se
aplicaba, la sangre y el agua de la purificación (Lev. 14:1-7). En la
escritura la purificación tiene un doble aspecto: Uno – El pecador
es purificado de la culpa del pecado, este es el aspecto relacionado
con la sangre. Dos – El santo es purificado de la contaminación de
pecado, este es el aspecto relacionado con el agua. Bajo la gracia,
el pecador es purificado por medio de la sangre, cuando él cree
(Mat. 26:28, Heb. 9:18-22; 10:14). Ambos aspectos de la
purificación aparecen en (Jn. 13:10, Efe. 5:25-26). “El que está
lavado no necesita sino lavarse los pies”. Cristo amo a la iglesia y
se entrego a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola

59
Doctrina I - Soteriología
purificado en el lavamiento de agua por la palabra: Limpieza (Jn.
13:4-10, Efe. 5:26, 1ª. Jn. 1:9) – La plenitud del Espíritu para
experimentar gozo y poder (2ª. Cor. 3:17) – Servicio – Adoración
(Sal. 34:18, Isa. 57:15; 66:2) – El santo es restaurado a la
comunión con Dios, y se complace no en sí mismo, sino en la
bendición de Dios.

Proviene de la palabra griega EPISTROPHE que se divide en EPI:


hacia; STROPHE: volver, que significa un giro en rededor o dar
media vuelta. (Hec. 15:3) contando la conversión de los gentiles.

En el Antiguo Testamento para convertirse y conversión se usa una


palabra que en la vida ordinaria sencillamente significa volver sobre
sus pasos o retroceder (volviéndose) en el camino que lleva,
cambiar de dirección. De las 1000 veces que está palabra sale de
las Escrituras, 900 veces tiene ese significado ordinario expuesto.

Está palabra indica dos aspectos uno positivo y otro negativo, en lo


negativo se reconoce en “un volverse de” (deje el impío su camino)
es volverse del pecado, y en lo positivo “un volverse hacia” (y
vuélvase a Jehová...) es volverse a Dios. Hay un imperativo de
parte de Dios hacia el hombre (Convertíos, Hec. 3:19), y hay una
respuesta en el hombre (gran número creyó y se convirtió al Señor,
Hec. 11:21). Con el imperativo (convertíos) se da como una acción
que manda Dios al ser humano. Lo que Dios manda
imperativamente es que el hombre a la voz de su palabra se haga
un propósito y lo ejecute en lo que atañe a su arrepentimiento y
conversión. Pero mediando entre la orden de Dios y la respuesta
del hombre está el predicador y el evangelista, que son
instrumentos de Dios para hacer que una persona se vuelva del
error de su camino (Sig. 5:19-20) “sabe que el que hace volver…”.

La conversión en las escrituras es el efecto que acompaña al


nuevo nacimiento, un volverse del pecado hacia Dios, por lo tanto
está íntimamente ligado al arrepentimiento (Hec. 26:20) “qué se
arrepintiesen y convirtiesen”, y a la fe (Hec. 11:21) “y un gran
número creyó y se convirtió”. La conversión acentúa el vuelco de
toda la vida, pues comprende transformación del corazón, mente,
voluntad y del todo transcurrir de la vida. Es un camino inmediato y
decisivo consiguiente a una decisión deliberada.

60
Doctrina I - Soteriología

Sobre la siguiente frase:

La conversión es un acto voluntario en respuesta a la


representación de la verdad

Haga un ensayo (una hoja) respondiendo a las siguientes


inquietudes:

¿Es el hombre que se convierte o Dios el que lo convierte?


¿Cómo trae Dios la conversión: por la predicación del evangelio o
por la amenaza del castigo?

61
Doctrina I - Soteriología

62
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 7

Identificar los elementos esenciales del enfoque apostólico de la


Doctrina del Bautismo en Agua y del Espíritu Santo.

¿Qué elementos cruciales existían en la obra de discipulado


realizada por los apóstoles en el libro de los Hechos?

Creemos que el bautismo es un paso trascendental, en la vida de


las personas que se convierten al Señor Jesucristo, y por lo tanto
se debe tener un conocimiento claro de su significado y valor.

Cuando una persona es bautizada conforme a lo que el Señor ha


establecido ordenado en su santa Palabra, está adquiriendo un
compromiso con su salvador, pues debe reconocer que ha muerto
a su pecado y ahora vive solo para agradar a su Señor.

63
Doctrina I - Soteriología

Proviene de la palabra griega BAPTISO que significa sumergir o


sepultar. Dice la Biblia “porque somos sepultados juntamente con
Él, para la muerte con el bautismo” (ROM 6:2-14). Se sepultan
solo los que están muertos. Nadie que está vivo desea que lo
entierren. De la misma manera ocurre con una persona que anhele
la salvación de su alma. Primero ha de morir a sus pecados, es
decir, su antigua vida, sus prácticas, sus viejas creencias, vicios,
costumbres sucias y hábitos corrompidos. En su palabra, rompen
totalmente con su mundo pecaminoso, la persona muere realmente
cuando se arrepiente de sus pecados, allí está diciendo adiós a su
antiguo mundo. Luego es bautizado en el nombre de Jesucristo, es
decir es sepultado para perdón de los pecados, tan pronto sale del
agua, su vida se verá en posición digna delante de Dios, porque su
pecado ha sido perdonado. Dios le mira como si nunca hubiera
pecado, es decir ha sido justificado por la sangre de Jesús al haber
obedecido su palabra. La Escritura enseña: “sepultaos en el
bautismo en el cual fuisteis también resucitados con Él, mediante la
fe en el poder de Dios que le levanto de los muertos” (Col. 2:12).

Es necesario un genuino arrepentimiento, antes de ser bautizado.

En la Biblia leemos el caso de Simón el mago que se hizo bautizar


sin haberse arrepentido genuinamente primero. Su avaricia y
costumbres codiciosas siguieron en él, es decir que no había
muerto realmente a su pecado (Hec. 8:25).

Porque es una enseñanza instituida por el Señor Jesucristo. Para


todos los hombres. (Mat. 28:19) “Por tanto id y haced discípulos a
todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo
y del Espíritu Santo”. (Mar. 16:15-18) “id por todo el mundo y
predicad el evangelio a toda criatura, el que creyere y fuere
bautizado será salvo, más el que no creyere será condenado”.

(Luc. 24:19) “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y


el perdón de los pecados comenzando en Jerusalén”. La Biblia
enseña que Pablo, Pedro, Felipe y demás apóstoles, participaron
en el bautismo a la iglesia que comenzaba y les invocaba el
nombre de Jesús, que es el nombre del Padre, y del Hijo y del
Espíritu Santo. Así que es necesario practicar el bautismo

64
Doctrina I - Soteriología
correctamente, para que no haya ninguna clase de dudas. (Efe.
4:5) la Biblia dice “un Señor, una fe, un bautismo” que salva y
habrá de efectuarlo como el Señor lo indico y como los apóstoles lo
practicaron “en el nombre del señor Jesús”. Porque el bautismo es
indispensable para la salvación pues forma el plan establecido por
Dios para salvar a la humanidad. Todo aquel que aspire entrar al
reino de los cielos ha de ser bautizado. El bautismo en el nombre
de Jesucristo es la garantía del perdón de pecados. (Hec. 2:38)
“Pedro les dijo: arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el
nombre de Jesucristo para perdón de los pecados y recibiréis el
don del Espíritu Santo”

Para perdón de los pecados (Luc. 24:47, Hec. 22:16, Efe. 5:26) –
Para ser salvos (Mar. 16:16, 1ª. Ped. 3:21) – Para ser vestidos de
Cristo (Gál. 3:21) – Para indicar que ha muerto al pecado, al viejo
hombre. Y se ha resucitado con Cristo a una nueva vida (ROM 6:2-
6, Col. 1:12). ¿Quiénes pueden ser bautizados?: el bautismo es
para las personas que son conscientes de su pecado y pueden
discernir entre o bueno y lo malo. El individuo conoce su estado
pecaminoso y también la santidad de Dios y le duele haber pecado,
luego se arrepiente de su mal camino y se vuelve al Señor para
vivir y hacer lo que a Él le agrada y entonces se bautiza para el
perdón de los pecados y desde luego, inicia una nueva vida con
Cristo. La Biblia no enseña que los niños deban ser bautizados
pues estos son inocentes, el bautismo es para los que reconocen
su pecado y puede creer plenamente en Jesucristo para como su
salvador. La Biblia enseña que el reino de los cielos es de los niños
y cualquiera que no reciba el reino de Dios como un niño no entrara
en el (Mar. 10:13-16). Los niños no se bautizan, se presentan a
Dios para que Dios los bendiga “y pondrán mi nombre sobre los de
Israel y yo los bendeciré” (Núm. 6:27).

Una orden: “id y haced discípulos a todas las naciones


bautizándolos en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”
(Mat. 28:19) Un cumplimiento: y todos fueron bautizados en el
nombre de Jesús: – Los judíos (Hec. 2:38) – Los Samaritanos
(Hec. 8:16) – Los gentiles (Hec. 10:48) – Los religiosos (Hec. 19:5).
De tal manera que el nombre de Jesús es el nombre del Padre, y
del Hijo, y del Espíritu Santo. Cuando el señor Jesús dio el

65
Doctrina I - Soteriología
mandamiento “bautizándolos en el nombre (singular no dice de los
nombres) del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mat. 28:19), el
Señor no los mando a repetir estás palabras, si no que les encargo
que los hicieran en el NOMBRE. La palabra nombre es un singular
y es el objeto o propósito de esta comisión, no son los títulos,
funciones u oficios los que se deben invocar a una persona, sino el
nombre. ¿Cuál es el nombre? Desde luego Jesús. Padre, Hijo y
Espíritu Santo, son manifestaciones del único Dios en el plan de la
salvación, pero nunca son tres personas, pero mucho menos tres
dioses, el hecho de que Dios hubiera asumido una condición
humana para hacer la redención, no quiere decir que dejo de ser
Dios.

Porque el Señor lo ordeno (Luc. 24:47, Mat. 18:19), aquí


observamos el énfasis en el nombre y no en los nombres. – Porque
solo en el nombre de Jesús hay salvación (Hec. 4:12) – Porque ese
nombre nos fue dado para ser salvos (Mat. 1:21) – Porque solo en
ese nombre hay perdón de pecados (Hec. 10:43) “de este gran
testimonio todos los profetas…” que todos los que en el creyeran
recibirán perdón por su Nombre (1ª. Jn. 2:12) “os escribo a
vosotros hijitos, porque nuestros pecados han sido perdonados por
su nombre”. – Porque en el nombre de Jesús se doblara rodilla (Fil.
2:10) – Porque Dios está tomando un pueblo para su nombre
(Hec. 15:14) – Porque el nombre de Jesús es el nombre del Padre,
y del Hijo y del Espíritu Santo (Mat. 28:19, Jn. 5:43, Mat. 1:21).
“Todos los llamados de mi nombre, para gloria mía los he creado,
los forme y los hice” (Isa. 43:7). Ejemplos bíblicos del bautismo
en el nombre de Jesús: Cuando el Espíritu Santo se derramo en
Pentecostés, el apóstol Pedro lleno de la inspiración divina le
predico a los judíos diciéndoles, arrepentíos y bautícese cada uno
de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los
pecados y recibiréis el don del Espíritu Santo (Hec. 2:38). Felipe
fue a Samaria a predicar el evangelio de Jesucristo, la Biblia dice
que la gente unánime escuchaban las cosas que decía Felipe,
oyendo y viendo las señales que hacían cuando creyeron que se
les anunciaba el evangelio del reino y el nombre de Jesucristo, se
bautizaban hombres y mujeres en el nombre de Jesús (Hec. 8:4-
13). Había un hombre llamado Cornelio, varón piadoso y temeroso
de Dios con toda su casa, y hacía muchas limosnas al pueblo y
oraba a Dios siempre. A este hombre se la presenta un ángel para

66
Doctrina I - Soteriología
decirle que sus oraciones y limosnas habían subido a la presencia
de Dios, pero que faltaba algo importantísimo por hacer para que
fuera salvo. Tan importante era el asunto que Dios le envió un
ángel directamente. El ángel le dio instrucciones, diciéndole que
hiciera venirla apóstol Pedro, quien vivía en una población cercana.

Pedro a su vez recibiendo la instrucción del Señor, no vaciló en ira


Cesárea, a la casa de un tal Cornelio que era gentil, es decir no era
judío. Cuando Pedro predica el mensaje del evangelio, la Biblia
dice que el Espíritu Santo se derramo sobre todos los que oían el
discurso. Muchos se quedaron asombrados, al ver que sobre los
gentiles también se derramaba el Espíritu Santo, entonces Pedro
dijo: “puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean
bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como
nosotros” y mando bautizarles en el nombre del Señor Jesús (Hec.
10:3-48). Pablo el apóstol de los gentiles, cuando fue a Éfeso,
después de 21 años de Pentecostés, allí encontró algunos
discípulos de Juan el bautista, y les dijo: “¿recibisteis el Espíritu
Santo cuando creísteis?” ellos respondieron ni siquiera sabemos si
hay Espíritu Santo o no. Entonces Pablo les dijo: ¿en qué pues
fuiste bautizados? Ellos dijeron en el bautismo de Juan, entonces
Pablo les dijo: Juan bautizo con bautismo de arrepentimiento
diciendo “al pueblo que creyese en lo que había de venir después
del, el Cristo”. Cuando oyeron esto fueron bautizados en el nombre
del Señor Jesús (Hec. 19:1-6), no creemos que Pablo cambio la
forma para bautizar, cuando bautizo a Lidia y a los de su casa
(Hec. 10:3-48).

Cuando el apóstol escribe su carta a los efesios, les exhorta a


mantener la unidad en el vinculo de la paz, y les dice
enfáticamente: “un Señor, una fe, un bautismo” (Efe. 4:5). Pablo no
estaba con los discípulos cuando Jesús les dio instrucciones
finales. Mas hallamos que Pablo bautizo en el nombre de Jesús.

¿De quién recibió esta revelación?: Notemos que en el evangelio


de Pablo no era traducción de los demás sino una revelación de
Dios, (Gál. 1:11-12)”levántate, bautízate y lava tus pecados
invocando su nombre” (Hec. 22:16). En la Biblia se registra cómo
fue el bautismo del apóstol Pablo, Ananás le dice: “ahora pues
porque te detienes”. Dice la sagrada Escritura: “y todo lo que
hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del
Señor Jesús, dando gracias a Dios padre por medio de Él” (Col
3:17). “Por cuanto los hijos participaron de carne y de sangre, Él

67
Doctrina I - Soteriología
(padre) participo de lo mismo” (Heb. 2:14). Si usted ha sido
bautizado, pero no se invoco sobre su vida el nombre de Jesús
necesita urgentemente la invocación de ese nombre. Se trata de la
salvación de nuestra alma, por lo tanto, hay que hacerlo como está
escrito, como el señor lo enseño y los apóstoles lo predicaron.
“edificaos sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo
la principal piedra del ángulo, Jesucristo mismo” (Efe. 2:20).

El único Dios de la Biblia desde la antigüedad se dio a conocer a su


pueblo con el nombre de Jehová, que quiere decir “Yo soy el que
soy” (Exo. 3:15). A su vez se ha manifestado de muchas maneras a
través de las épocas. Como Padre: en la creación, Como Hijo: en
la redención, y Como Espíritu Santo: en la regeneración y
consolación. Este Dios soberano, todo poderoso y eterno, ha
revelado su glorioso nombre, Jesús, así que hablar de Jesús es
hablar del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, “porque en el habita
corporalmente toda la plenitud de la deidad” (Col. 2:9). La Biblia
declara que Dios es Espíritu, Dios es espíritu “y los que le adoran
en Espíritu y verdad, es necesario que le adoren” (Jn. 4:24). “el
Espíritu de Jehová, me hizo, y el soplo del omnipotente me dio
vida” (Job. 33:4). “su espíritu adorno los cielos” (Job. 26:13). “el
Espíritu de Jehová los pastoreo” (Isa. 63:14), “el Señor es el
Espíritu” (2ª. Cor. 3:17). “un Espíritu” (Efe. 4:4). Dios había
prometido salvar al mundo de la condenación eterna, pero no podía
hacerlo en su condición puramente divina, ya que un Espíritu no se
ve, no puede morir, no puede tocar y además no tiene sangre. Es
aquí precisamente, donde se hace eternamente necesario que Dios
asuma una condición humana para poder llevar a cabo está obra
de redención y salvación. “he aquí yo enviare la promesa de mi
Padre sobre vosotros, pero quedaos vosotros en la ciudad de
Jerusalén, hasta que seáis investidos del poder de lo alto” (Luc.
24:49), Aquí el Señor les está haciendo, esta promesa gloriosa,
que ellos iban a recibir el Espíritu Santo en sus corazones. Era
necesario que descendiera el poder del Espíritu Santo, para que la
iglesia pudiera vencer todos los obstáculos que a lo largo de los
años se irían a presentar y para tener autoridad en el servicio al
Señor. La presencia de Espíritu Santo es seguridad, poder, unción,
guía y triunfo para la iglesia (Hec. 1:1-8)

68
Doctrina I - Soteriología

El derramamiento del Espíritu Santo era una promesa de Dios para


su pueblo, en los postreros tiempos. “Hasta que sobre vosotros sea
derramado el espíritu de lo alto” (Isa. 32:15). “Porque en la lengua
del tartamudo, y extraña lengua, hablara este pueblo” (Isa. 28-11).
“y después de esto, derramare de mi Espíritu sobre toda carne”
(Joe. 2:28). Cuando Juan apareció en le escena, el enfáticamente
proclamo “yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más
poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su
calzado, Él os bautizara Espíritu Santo y fuego” (Luc. 3:16).

Cumplimiento de la profecía: El Espíritu Santo se derrama: (Hec.


2:1-13) Aquí podemos observar la manera como el Espíritu Santo
se derramo sobre las primeras 120 personas. Ellos eran hebreos y
solo hebreo sabían hablar, ellos llevaban allí 10 días en el
aposento alto, esperando el advenimiento del Espíritu Santo. Pero
llegando el día de Pentecostés (fiesta judía que reunía a todos los
judíos de diferentes partes del mundo), vino como un viento recio
que soplaba el cual lleno toda la casa donde estaban sentados, y
se les aparecieron lenguas repartidas como de fuego, asentándose
sobre cada uno de ellos, y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y
comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu les daba
que hablasen. Los que miraban lo que estaba ocurriendo, se
burlaron, creyeron que estaban borrachos, pero después su burla
fue cambiada en asombro y terror al darse cuenta que estaban
hablando en idiomas que muchos de los que estaban allí conocían,
y magnificaban a Dios con lo que decían. Cuando Pedro se puso
en pie y les predico tremendo mensaje de la Palabra de Dios ellos
fueron conmovidos y se compungieron de corazón y dijeron a
Pedro y a los once, “varones hermanos que haremos”, entonces
Pedro les dijo: arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros, para
el perdón de los pecados y recibiréis el Espíritu Santo (Hec. 2:38).
Después de este mensaje se añadieron 3000 personas a la iglesia
que acababa de nacer.

Y el hombre que reciba a Jesús como su salvador, debe vivirla,


debe recibir el poder de lo alto “porque para vosotros es la promesa

69
Doctrina I - Soteriología
y para vuestros hijo, y para todos los que están lejos, para cuantos
el Señor nuestro Dios llamare” (Hec. 2:32). Manifestaciones del
Espíritu Santo sobre diferentes personas: - Los judíos… y
fueron todos llenos del Espíritu Santo (Hec. 1:4) – Los
samaritanos… entonces les imponían las manos y recibían el
Espíritu Santo (Hec. 8:17), Los gentiles… mientras aún hablaba
Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que
oían el discurso (Hec. 10:44), Los religiosos de Éfeso... y habiendo
impuesto las manos vino sobre ellos el Espíritu Santo y hablaron en
lenguas (Hec. 19:6). Si observamos detenidamente cada caso
podemos darnos cuenta que la obra de salvación fue uniforme, sin
importar nacionalidad, idioma y color: Todos se arrepintieron y
creyeron. Todos fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.
Todos recibieron el Espíritu Santo hablando en otras lenguas.

La palabra de Dios muestra quien puede recibir el Espíritu Santo.


Los que le aman (Jn. 14:15), Los que guardan sus mandamientos
(Jn. 14:15), Los que le conocen (Jn. 14-17), Los que son hijos (Gál.
4:6), Los que son el templo de Dios (1ª Cor. 6:19-20), Los que le
obedecen (Hec. 5:32), y Los que creen (Jn. 7:37-39). Cuatro
cosas importantes que debe tener cuenta el que desea recibir
el Espíritu Santo: Hay que tener sed: si hay sed el espíritu vendrá,
debe existir un profundo deseo de recibir está gloriosa promesa.
Hay que venir al bautizador quien es Jesucristo “venga a mí y
beba”. Es necesario creer en Él como dice la Escritura; la falta de
fe es un impedimento. Y, debemos llegar con un corazón
quebrantado y humillado para adorarlo de lo profundo de nuestra
alma. Dios aun sigue derramando de su glorioso Espíritu Santo, es
necesario procurar ser llenos de esta promesa con señal inicial de
hablar en otras lenguas.

Con base en el libro de los Hechos, muestre el enfoque apostólico


sobre los primeros pasos que debía realizar un nuevo discípulo de
Cristo.

70
Doctrina I - Soteriología

LECCIÓN No. 8

1. Identificar los conceptos esenciales de la Doctrina de la


Reconciliación.

2. Identificar las áreas básicas en las que un cristiano debe


perseverar

¿Desde un enfoque bíblico, qué entiende usted por Reconciliación?

¿En qué áreas de la vida, un cristiano debe perseverar?

71
Doctrina I - Soteriología

Es el cambio en la relación entre Dios y el hombre por medio de la


obra redentora de Cristo. La enemistad entre Dios y el hombre
pecador fue anulada por la muerte de Cristo, y el hombre se
reconcilia con Dios por fe (Hec. 10:43, Efe. 2:16). Y para reconciliar
con Dios a los dos en un cuerpo por medio de la cruz, habiendo
dado muerte con ella a la enemistad. Etimológicamente viene del
griego: KATALLAGE. Que aparece 4 veces en el Nuevo
Testamento y se traduce por reconciliación (ROM, 5:11; 11:15);
“pero si el excluirlos a ellos es la reconciliación del mundo, que
será su admisión, sino vida de entre los muertos”. (2ª. Cor. 5:18-
19). KETALLASSO. Que aparece 6 veces en el Nuevo Testamento
y se traduce por reconciliación (ROM 5:10), “por si cuando éramos
enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su hijo,
mucho más habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su
vida”. (1ª.Cor. 7:11). APOKATALLASSO. Que aparece 3 veces en
el Nuevo Testamento, y se traduce por reconciliación. (Col. 1:20-
21). “Y por medio de Él reconciliar todas las cosas consigo,
habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz, por
medio de Él, repito, ya sean las cosas que están en la tierra como
las que están en el cielo”. Reconciliación encierra lo que es: paz,
perdón, comprensión, por lo cual nuestra mirada se va por la fe a
Jesús quien es el autor y hacedor de la reconciliación.

En el pasaje de (Col. 1:15-23), podemos observar lo siguiente:


(Vers. 20) “…en Él fueron creadas todas las cosas…” quiere decir
que Él es el punto principal, el punto céntrico de la creación.

Algunos piensan, que las cosas fueron creadas porque Él fue


creado y por eso dicen “por medio de Él”, que Él era motivo, la
razón para que las otras cosas existiesen; pero nosotros podemos
considerar que no solamente ese hecho, sino más bien porque hay
una voluntad creativa, entonces podemos pensar que lo que ha
sido hecho es por una voluntad divina, la voluntad del Señor. Él
tiene autoridad, dominio, control, señorío y poder creativo de las

72
Doctrina I - Soteriología
cosas: “…las que hay en los cielos y las que hay en la tierra,…” y
además hace diferencias “… visibles e invisibles” y sigue la
continuidad, “…sean tronos, sea…”. No tanto porque alguien le
creó las cosas para Él, sino porque Él es el medio sustentador para
que las cosas existan. Orden creativo: (Col. 1:15-16) Él es la
imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación.

Quiere decir que Él es el primero en todo lo que se llama creación y


después de ser el primero es al mismo tiempo el creador, Él es el
primero antes de todas las cosas creadas, porque él fue el creador
de todas las cosas. Orden celestial: (Col. 1:16) miremos que Dios,
directamente se ha interesado en darnos la enseñanza de que él
tiene el poder no solo en lo terrenal, sino que también lo tiene en lo
celestial. Orden regenerativo: lastimosamente el enemigo, lo que
conocemos en la palabra de Dios como Satanás, el querubín
cubridor, se encargó por medio de su rebelión, de descontrolar las
cosas, entonces observe que el primer descontrol se origina no en
la tierra, sino en las partes celestiales de allá es donde viene ese
descontrol, esa revolución, esa rebelión. Y no solo daña en el cielo,
sino también daña las cosas terrenales y materiales. Por eso
cuando se lee (Gen 1:2) hace mucho tiempo que había ocurrido
ese descontrol. Cuando Dios tiene que actuar en medio de su
justicia y su poder, para destronar, para echar a este enemigo, no
solo de Él, sino también de todos nosotros, lo que hace para
ponerle orden y control a todas las cosas y el empieza en la misma
gloria, en el cielo porque él es el que ha hecho las cosas y conoce
perfectamente su orden, entonces él se viene en un orden
jerárquico, de autoridad, de control, que es de arriba hacia abajo y
ese orden es: Quitar el mal donde esté.

Cuando el hombre es creado, el hombre por naturaleza cree en


Dios, pero al mismo tiempo por su instinto tiende a ser
desobediente. En estas dos posiciones que tiene el hombre; de
llegar conocer a Dios, darle servicio a Él, y de estar cerca de Él, se
produce el ataque del enemigo, que no solo había atacado allá en
las regiones celestes, sino que ataca al hombre en la tierra cuando
es creado y lo va desubicando, lo va desorganizando, le va
enseñando las cosas que no conocía. Satanás crea un dominio
sobre el hombre, y el hombre se hace desobediente, altanero,
violento, violador de las leyes y principios divinos. Se rompe la
comunión, la paz, el entendimiento entre Dios y el hombre. Ahí es

73
Doctrina I - Soteriología
cuando vienen las promesas (Gen 3:15) “y pondré enemistad entre
ti y la mujer y entre tu simiente y la simiente suya; está te herirá en
la cabeza y tu le herirás en el calcañar”. Aquí aparece la promesa
del Mesías (Dios no olvida su creación). El orden natural se
practica de aquel que ofende debe venir a pedir perdón, o brindar
una oportunidad. Parece que los escritos sagrados dicen lo
contrario: “si fueres al altar y allí te acordares que tu hermano tiene
algo contra ti”. Ese hermano que tiene algo, parece que es el que
guarda el rencor, o el resentimiento, parece aquí que el que menos
tiene, es el que debe facilitarse más para el que más rencor tiene,
porque es la única forma de facilitar las cosas. El verdadero
Cristianismo es darle a aquel que nos ofendió un peldaño para que
pueda también recibir perdón. En relación con Dios aunque fue el
hombre quien peco, quien se rebeló, quien rompió la comunión
Dios en medio de su misericordia no que Dios venga a rogarle al
hombre, sino dándole una oportunidad, para que llegue a ser lo que
Dios quiere que el hombre sea, lo llama, le brinda todo lo que el
hombre necesita, la ayuda, la protección, la redención, todo lo va
dando Dios hasta que el hombre llega al punto de reconocer que es
Dios, quien lo hace todo, para alcanzar la paz. En (Isa. 1:8-20),
presenta un principio de investigación a la reconciliación. Hay una
misericordia que él presenta, pero al mismo tiempo hay una
alternativa que el mismo da. La misericordia es: estoy listo para
que entremos en paz, para que arreglemos, para darles perdón. La
alternativa es: (Deu. 30:19) “he aquí hoy pongo delante de vosotros
la muerte y la vida;…” pero el da el consejo al hombre, le dice:

“escoge la vida para que vivas” y después de eso entonces si dice:


“venid luego y estemos a cuentas…”. Arreglemos, cuadremos. Si
observamos en el capítulo de Isaías, se habla de la ceguera de
Israel, cuando dice: “el buey conoce… el asno conoce… mas Israel
no me conoce a mí. La vista les falla, no tienen un conocimiento
pleno”. No entienden que el mismo que les da la vida, es el mismo
que les da comida, y él mismo que les da misericordia. Esto lo
entiende un animal pero Israel no lo entiende. La ceguera de Israel
se describe en (Isa. 6:9-10) que dice: “anda y di a este pueblo: oíd
bien y no entendáis, ved por cierto más no comprendáis. Engruesa
el corazón de este y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, ni oigan
con sus oídos, ni en su corazón entiendan, ni se conviertan, y haya
para el sanidad”. Compare también (Mat. 13:14-15, Mar. 4:12, Jn.
12:40, Hec. 28:26-27, 2ª. Cor. 3:14-15).

74
Doctrina I - Soteriología

(Jon. 15:19). El punto principal es, si te convirtieres yo te


restaurare. Él es el de la iniciativa, Él es el inventor, Él es el
protagonista de lo que puede ser paz y de lo que puede ser
reconciliación. Lo que vino a hacer en la cruz del calvario, es
mostrar lo que ya tenía, esa paz y esa misericordia, esa voluntad,
esa reconciliación mostrándola al hombre más claramente, no tanto
pensar que en la cruz lo hace, porque el siempre la ha tenido
“misericordia y juicio son el asiento de su trono”, con misericordia y
verdad se corrige el pecado, la misericordia no solo aparece en el
calvario como forma, allí, sino que en el calvario es el escenario
donde se muestra toda la misericordia que él ha tenido con el
hombre. Volviendo a (Col. 1:26-20), “por medio de el reconciliar
consigo todas las cosas”, hay una versión que dice consigo mismo,
por medio de esa manifestación en carne es el medio para el
sacrificio, esa manifestación en carne es lo que utilizo Dios para
tomar forma, para poder tocar, ver, palpar, oír, sentir, etc.

La reconciliación es un aspecto de la obra redentora de Cristo, es


decir, de la restauración del pecador a la comunión con Dios. El
pecado y la rebelión de la raza humana han dado como resultado
la hostilidad contara Dios y el distanciamiento de El (Efe. 2:3);
“entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo
con los deseos de nuestra carne, y éramos por naturaleza hijos de
ira, lo mismo que los demás”. (Col. 1:21) “y a vosotros también, que
erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente,
haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado”. Esa rebelión
provoca la ira del juicio de Dios (ROM 1:18; 24; 32, 1ª. Cor. 15:25-
26, Efe. 5:6). Mediante la muerte expiatoria de Cristo, Dios ha
quitado la barrera de pecado y ha abierto un camino para que el
pecador se vuelva a El (2ª. Cor. 5:29, ROM, 3:25; 5:10, Efe. 2:15-
16). La reconciliación llega a ser eficaz para cada persona
mediante su arrepentimiento y fe en Cristo (Mat.- 3:2, ROM 3:22). A
la iglesia se le hadado el ministerio de la reconciliación, por lo cual
llama a todos a que se reconcilien con Dios (2ª. Cor. 5:20, ROM
3:25). “Al que no conoció pecado lo hizo pecado”. Las escrituras en
ninguna parte declaran que Cristo se halla hecho “pecador”, porque
El permanece como inmaculado cordero de Dios. Pero Cristo si
cargo con el pecado de la humanidad, cuando en la cruz se
convirtió en ofrenda por el pecado del mundo (Isa. 53:10). Al sufrir

75
Doctrina I - Soteriología
ese castigo, Jesucristo hizo posible que Dios perdonara con justicia
al pecador (Isa. 53:5, ROM 3:24-26).

la obra de Cristo en la cruz, cuanto está orientada al hombre, se


llama reconciliación y es una doctrina específicamente del Nuevo
Testamento, según nuestra versión castellana reina – Valera (Lev.
8:15; 9:7; 16:6) y de estos pasajes, quizás los únicos que se
acercan al sentido especifico de dicho termino son (2ª. Cro. 29:24),
donde nuestra versión emplea la expresión equivalente a “volver a
la gracia”. Mayor importancia reviste esta doctrina en el Nuevo
Testamento, donde se usa para expresarse el verbo “katallasso” el
cual solo tiene un significado a saber, cambiar completamente. Si
se empleasen estas dos palabras en todo el texto del Nuevo
Testamento en que aparecen, según nuestra versión castellana, los
términos reconciliar o reconciliación quedaría preservada la
genuina fuerza del pasaje. Está escrito “porque si siendo enemigos,
fuimos reconciliados con Dios, fuimos reconciliados con Dios por la
muerte de su hijo, mucho más estando reconciliados, seremos
salvos por su vida” (ROM 5:10). “Todo esto proviene de Dios, quien
nos reconcilio con Dios a ambos en solo cuerpo. Matando en ellas
las enemistades” (Efe. 2:16); “y por medio de El reconciliar consigo
todas las cosas, así las que están en los cielos como las que están
en la tierra, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. Y a
vosotros también que erais en otro tiempo extraños y enemigos en
vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado”
(Col. 1:20-21). Donde mejor se manifiestan los dos aspectos de la
reconciliación es en (2ª. Cor. 5:19-20). Este pasaje de importancia
vital presenta la verdad de que, en y por la muerte de Cristo, Dios
estaba cambiando completamente la posición del mundo en su
relación al mismo. La Biblia no afirmara jamás que Dios se
reconcilie. Antes de la muerte de Cristo, su justicia demandaba la
ejecución de los castigos; pero después de la muerte de Cristo, esa
misma justicia ha quedado libre para salvar a los perdidos. Por
tanto su justicia ha cambiado, ni puede cambiar de otra manera
que con perfecta equidad. De este modo, Dios puede ver al mundo
completamente cambiado en relación a El mediante su muerte,
pero Él no se reconcilia o cambia. Ahora bien la propiciación según
veremos, no infunde compasión en Dios, sino que más bien, le
proporciona la libertad necesaria para ejercitar su compasión
inmutable sin las trabas que, en otro caso le impondrían las
exigencias penales de su justicia. Hay una verdad de Dios que es

76
Doctrina I - Soteriología
preciso reconocer, y es que, dentro de su propio ser y desde toda
la eternidad, su santidad y su amor han encontrado una
transacción con referencia al pecador, mediante la muerte de
Cristo; pero esto no es más que una nueva vida al mismo concepto
de propiciación divina.

Tomando la palabra griega EPICENO que quiere decir continuar


en, permanecer… indicando pues una perseverancia en el
continuar. Otros términos griegos utilizados en el Nuevo
Testamento hablan de: ser firmes, denotando el persistir
firmemente en una cosa, y dando un cuidado constante de ella.

Perseverar entonces indica una lealtad persistente y diligente…es


quedarse en un lugar en vez de abandonarlo, es ser continuamente
constante. Ahondando ideas podríamos concluir que es la firmeza y
constancia en la ejecución de un propósito.

(Luc. 8:15) “dar fruto con perseverancia” es la demostración


continua de la obra de Dios en nosotros. Perseveraban en hacer el
bien (ROM 2:7). Perseverara en la oración (Efe. 6:18). Persiste en
la doctrina (1ª. Tim. 4:16). Permanecer en Cristo (Jn. 15:4).
Perseverar en la fe (Hac. 14:22). Perseverar en la gracia (Hec.
13:14). Sugiere perseverancia bajo condiciones penosas (Mat.
10:22). Perseverar en el temor de Jehová (Pro. 23:17). Perseverar
en la meditación de Dios y su palabra (Isa. 26:3). Perseverar en la
comunión con los santos, cultos, ofrendas, amor fraternal, servicio
a Dios (Hec. 2:46). Perseverar en la santidad (1ª. Jn. 3:9).

77
Doctrina I - Soteriología

1. La palabra Amartiología hace referencia a la Doctrina sobre:


a. El pecado b. La Gracia c. La Redención
d. La Fe

2. La palabra Soteriología hace referencia a la Doctrina sobre:


a. La Salvación b. El Nuevo Nacimiento c. La Redención
d. Todas las anteriores

3. La palabra Propiciación hace referencia a:


a. La Condenación b. La Expiación c. El Reino
d. La Perseverancia

4. El libro de Rut es un claro ejemplo figurado sobre la Doctrina de:


a. La Expiación b. La Fe c. La Redención
d. El Nuevo Nacimiento.

5. El capítulo 6 de romanos establece una estrecha relación entre


el Bautismo en Agua y:
a. El Nuevo Nacimiento b. La Victoria sobre el Pecado
c. El Reino de los cielos

6. Uno de los siguientes elementos no hace parte del plan de


salvación:
a. El bautismo b. La Redención c. El Arrepentimiento d. La
Condenación

7. La Palabra Gracia está estrechamente relacionada con:


a. Fe b. Reconciliación c. Misericordia
d. Liberación

8. Uno de los requisitos que posee el Señor Jesucristo para ser el


único salvador es:
a. Inocente b. Inteligente c. Dios
d. Todopoderoso

9. El concepto de Evangelio que el apóstol Pablo poseía se basaba


en.
a. El Antiguo Testamento b. Los apóstoles c. Su experiencia
personal d. La Ley

78
Doctrina I - Soteriología

10. Dentro de la doctrina apostólica de la Salvación, todo discípulo


de Cristo, después de ser bautizado en agua, debía:
a. Ser pastor b. Ser bautizado con el Espíritu Santo
c. Ser misionero d. Ser Diácono

79
Doctrina I - Soteriología

Soteriología: Soteriología, doctrina de la salvación. Según indica


el término, Soteriología significa palabra sobre la salvación
(sótería).

Circuncisión: Circuncisión (lat., un corte alrededor). El corte del


prepucio, una costumbre que todavía prevalece entre muchos
pueblos en diferentes partes del mundo: Asia, África, América y
Australia. En tiempos antiguos era practicado entre los semitas
occidentales: hebreos, árabes, moabitas, amonitas, edomitas y
egipcios, pero no entre los babilonios, asirios, cananeos y filisteos.
No puede haber duda que en un principio era un acto religioso.

Samaritanos: La palabra puede significar, de acuerdo con el


contexto: (1)Los habitantes de Samaria (la región más bien que la
ciudad; p. ej., Reyes 17:26; Mateo 10:5; Lucas 9:52; 10:33; 17:16;
Juan 4:9,30, 40; Hechos 8:25); (2) la secta que deriva su nombre
de Samaria, un término de desprecio para con los judíos
(<430848>Juan 8:48); (3) desde el siglo
XVII d. de J.C., “un buen samaritano” (<421033>Lucas 10:33) ha
significado una
Persona generosa y desinteresada.

Gracia:(Heb., hen; gr., charis). Término utilizado por los escritores


bíblicos con una considerable variedad de significados: (1)
Propiamente dicho, aquello que da gozo, placer, deleite, encanto,
dulzura, hermosura; (2) buena voluntad, bondad, misericordia, etc.;
(3) la bondad de un amo hacia un esclavo. Por lo tanto, por
analogía, gracia ha llegado a significar la bondad de Dios para con
el hombre (Lucas 1:30).

Propiciación: Incluye la idea de reparación, de lograr una


reconciliación que produce armonía entre los que han estado
separados, enemistados.

80
Doctrina I - Soteriología

BIBLIOGRAFÍA
DICCIONARIO ELECTRÓNICO “EN CARTA”.

SANTA BIBLIA ANOTADA DE SCOFIELD. Ed, SPANISH


PUBLICATIONS, INC, Edición 27, 1998.

CONCORDANCIA EXHAUSTIVA DE LA BIBLIA. Strong James; Ed


Caribe.

DICCIONARIO DE TEOLOGÍA FUNDAMENTAL. René Latourelle y


Rino Fisichella. Edic PAULINAS, 1992. Diccionario di Teología
Fundamental.

81