You are on page 1of 40

HUANCAYO – 2017

ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

1
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

 RAMOS EZPINOZA PILAR MIREILLE

 PSICOLOGIA GENERAL

HUANCAYO – PERÚ

2
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

DEDICATORIA
A Dios y a nuestros padres por el deseo
de superación y fortaleza que día a día
nos transmiten, porque nos acompañan en
cada paso del transcurrir de nuestra vida,
de nuestra formación profesional.

3
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

ÍNDICE
DEDICATORIA
INTRODUCCIÓN
CAPITULO I: MARCO TEORICO
1.1. DEFINICIONES:
1.1.1. Enfermedad ………………………………………………………… 7
1.1.2. Trastorno …………………………………………………………… 7
1.1.3. Psicología ………………………………………………………….. 8
1.1.4. Somático …………………………………………………………… 8
1.2. ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS
1.2.1. Definición…………………………………………………………… 8
1.2.2. Relación Mente y Cuerpo………………………………………… 10
1.2.2.1. Perspectiva Histórica……………………………………. 10
1.2.3. Teorías……………………………………………………………… 12
1.2.3.1. Teorías de especificidad Estímulo-Respuesta (E-R)
1.2.3.2. Teorías de la especificidad Individuo-Respuesta (I-R)
1.2.3.3. Teorías de Especificidad Psicológico-Física (P-F)
1.2.4. Proceso y evolución……………………………………………… 14
1.2.5. Tendencias Actuales de las enfermedades psicosomáticas… 15
1.2.6. Síntomas…………………………………………………………… 16
1.2.7. Causas………………………………………………………………17
1.2.8. Consecuencias……………………………………………………. 18
1.2.9. Diagnostico………………………………………………………… 22
1.2.10. Prevención……………………………………………………….... 23
1.2.11. Tratamiento…………………………………………………………24
CAPITULO II: CASOS CLINICOS
2.1. Caso N°1 …………………………………………………………….. 29
2.2. Caso N°2 …………………………………………………………….. 30
2.3. Caso N°3 …………………………………………………………….. 31

CONCLUSIONES
RECOMENDACIONES
ANEXOS
BIBLIOGRAFIA

4
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

INTRODUCCIÓN
Desde tiempos antiguos se ha observado la asociación entre el estado físico-
psicológico del ser humano y el mantenimiento de enfermedades, sobre todo las
infecciosas, lo cual fue reconocido por la célebre frase de Hipócrates (400 a.C.)
“mente sana, cuerpo sano”. Nuestros antepasados precientíficos consideraban
la enfermedad tanto desde el punto de vista espiritual como físico y muchas
culturas incluían los factores psicológicos y sociales en sus respectivas
consideraciones acerca de la enfermedad.

Por esta razón mediante la presente monografía daremos a conocer los aspectos
más resaltantes de dichas enfermedades hoy llamadas Psicosomáticas, en el
primer capítulo encontrara el lector un marco teórico desarrollado con diversos
autores y psicólogos, así también en el segundo capítulo presentamos tres casos
clínicos para mejorar la comprensión del tema.

Concluyendo con algunas recomendaciones y síntesis final, anexando cuadros


e imágenes.

5
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

CAPITULO I:
MARCO
TEORICO

6
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

CAPITULO I: MARCO TEORICO


1.3. DEFINICIONES:

1.3.1. Enfermedad:
Se denomina enfermedad al proceso y a la fase que atraviesan los
seres vivos cuando padecen una afección que atenta contra su
bienestar al modificar su condición ontológica de salud. Esta
situación puede desencadenarse por múltiples razones, ya sean de
carácter intrínseco o extrínseco al organismo con evidencias de
enfermedad. Estos desencadenantes se conocen bajo el nombre
de noxas (del griego nósos).
El término proviene del latín infirmitas que significa “falto de
firmeza” y consiste en un proceso que acaece a un ser vivo y altera
sunfermedad es entendida como una idea opuesta al concepto de
salud: es aquello que origina una alteración o rompe la armonía en
un individuo, ya sea a escala molecular, corporal, mental,
emocional o espiritual. Ante la dificultad para definir en concreto
qué es una enfermedad (dado que cada individuo lo hace de
acuerdo a sus propias vivencias), existen varios conceptos que
pueden ser utilizados, de acuerdo al contexto, como
sinónimo: patología, dolencia, padecimiento, anormalidad, trastorn
o, desorden, desequilibrio y alteración, entre otros. estado normal
de salud. Pérez (2008)
1.3.2. Trastorno:
En el latín es donde podemos establecer que se encuentra el origen
etimológico de trastorno, un término que está conformado por la
suma de dos vocablos latinos. Así, es fruto de la unión de trans–
que es sinónimo de “al otro lado” y del verbo tornare que puede
traducirse como “girar o tornear”.
El término trastorno tiene diferentes usos. Puede hacer referencia
a una alteración leve de la salud o a un estado de enajenación
mental, por ejemplo. Trastorno es, por otra parte, la acción y efecto
de trastornar (invertir el orden regular de algo o perturbar el sentido
o la conducta de alguien).

7
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

Un trastorno psicológico, por ejemplo, hace referencia a un


desequilibrio del estado mental de una persona. Por lo general,
quien sufre de este tipo de trastornos acude a un especialista (el
psicólogo) para recibir tratamiento (a través de la psicoterapia y
otras técnicas). Merino. (2009)
1.3.3. Psicología:
Los elementos de la definición de psicología son: ciencia, conducta,
proceso mental y personalidad los que se describen de manera
precisa en el mapa. La psicología es ciencia porque es sistemática,
objetiva y los hechos se pueden comprobar. La conducta son las
respuestas de los organismos para adaptarse al medio. Los
procesos mentales son actividades internas que no podemos
observar directamente (pensar, aprender, recordar, entre otros)
pero que influyen en la conducta. A la personalidad se le define
como la suma de cualidades o características físicas o psíquicas
que hacen a una persona diferente a las demás, cabe hacer
mención que existen diversas definiciones de personalidad y todas
ellas consideran los rasgos que distinguen a una persona de otra.
García (2012).
1.3.4. Somático:
Somático es un adjetivo que designa lo que es relativo al cuerpo en
oposición al adjetivo psíquico, relativo a la mente o al espíritu. Los
síntomas somáticos son unos síntomas clínicos que provienen del
cuerpo, mientras que los síntomas psíquicos conciernen a la mente
y a su funcionamiento. También hablamos de síntomas
psicosomáticos, cuando la mente afecta el cuerpo, manifestándose
como síntomas clínicos, aunque el origen está en la mente. La
somatización es un término utilizado en psiquiatría para describir la
conversión de los conflictos psicológicos en síntomas somáticos.
1.4. ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS
1.4.1. Definición:
1.4.1.1. Según Marta Miguel (clínica de la ansiedad) Enfermedades
somáticas se da en una persona q sufre somatizaciones
cuando presenta uno o más síntomas físicos y tras un examen

8
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

médico, estos síntomas no pueden ser explicados por una


enfermedad médica. Además, pese a que la persona pueda
padecer una enfermedad, tales síntomas y sus
consecuencias son excesivos en comparación con lo que
habría de esperar. Todo ello causa la persona que sufre estas
molestias un gran malestar en distintos ámbitos de su vida.
1.4.1.2. Para Christian Pérez (mente saludable) nos dice que las
enfermedades físicas tienden a influir de manera negativa en
nuestro propio estado de ánimo, causándonos en muchas
ocasiones miedo o preocupación, no hay duda que muchos
problemas y trastornos psicológicos tienden a causar a su vez
síntomas físicos. Son las que, médicamente, se conocen
como enfermedades psicosomáticas.”(..)” Las personas que
sufren enfermedades psicosomáticas no creen tener un
problema psicológico, de manera que continúan visitando las
consultas de los médicos con el fin de encontrar esa
enfermedad o trastorno.
1.4.1.3. Las enfermedades psicosomáticas son aquellas que tienen un
origen psíquico, es decir mental y pasan a influir en la parte
física o corpórea del individuo porque este (o su mente) cree
en ellas. El término psicosomático alude a un concepto que
hasta el día de hoy se muestra como confuso y poco
delimitado. A grandes rasgos podemos decir que hay tres
formas de concebir la patología psicosomática, no siendo
claros los límites de su abordaje y no encontrando aún su
ubicación nosológica.
1.4.1.4. Según la universidad de oriente (escuela de la salud) es la
relación mente cuerpo ve alterada su armonía debido a
emociones displacenteras, sentimientos negativos,
modificaciones del ciclo vital o situaciones de alto impacto
emocional generadoras de estrés, inevitablemente se
produce un impacto, que puede representarse en forma de
síntomas o enfermedades psicosomáticas. Entonces se

9
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

puede decir que las enfermedades psicosomáticas son


aquellas provocada o agravada por factores psicológicos.
1.4.2. Relación Mente y Cuerpo
Al explorar la extraordinaria interacción de energías entre los
muchos aspectos de la personalidad, conformada por reacciones
inconscientes, emociones propias o aprendidas, y otras reprimidas,
miedos y traumas y la relación de todo esto con las señales en el
fisco y su capacidad para auto regularse y sanarse o enfermarse y
dar la alarma o señal, entonces vemos lo maravilloso y sabio que
es nuestro cuerpo humano. La mente y el cuerpo son un todo, están
integrados y de allí la conexión psicosomática, nuestro ser es todo
energía que fluyen y se comunican constantemente a través de
pensamientos que emanan del cerebro y ese corriente energética
llega a la parte más externa de la célula en la hipo genética y
genera una reacción y a su vez una alteración del estado
energético de la célula, acumulando o bloqueando la energía en la
célula propiamente, y dependiendo del patrón de creencia afectará
al órgano que con su psique manifestará la emoción ante la cual
reaccionaremos de diversas formas o por el contrario guardaremos
en el tiempo en forma de rencor, miedos, ira … No existe
separación alguna entre lo que sucede mente y lo que ocurre en el
cuerpo. Negar la relación psicosomática significa ignorar la gran
oportunidad de sanar a través del lenguaje corporal, es no atender
la alarma que nos da el cuerpo físico para atender al cuerpo
emocional, y se requiere sanar para evolucionar.
1.4.2.1. Perspectiva Histórica:
Este planteamiento cuenta con una larga trayectoria y sobre
la relación mente-cuerpo diversos intelectuales, filósofos y
médicos han hablado de ella.
Un claro ejemplo es René Descartes, filósofo, matemático y
físico francés, cuya teoría se denominó dualismo sustancial (o
cartesiano) y se basa en que el alma y cuerpo son sustancias
de distinta naturaleza y que, para nada, estaban relacionadas
la una con la otra.

10
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

En este momento, los pensadores se plantearon que ¿cómo


siendo hechos totalmente distintos, las cosas que afectaban
a uno de ellos, también lo hacían en el otro?
Aún no existe una respuesta a este planteamiento, pero, para
ofrecer una explicación, Descartes habló de la glándula pineal
a la que adjudicó el lugar donde se establecería a
comunicación entre el alma y el cuerpo.
A lo largo de los siglos, diversos autores y corrientes
filosóficas han pretendido dar respuesta a esta pregunta.
Entre otros, encontramos los siguientes:
 Baruch Spinoza (1.632 – 1.677), filósofo neerdanlés que
planteó un enfoque monista. Postulaba que estos dos
hechos no eran extensiones distintas, sino que eran
atributos con un mismo origen (Dios o la naturaleza).
 Nicolás Malebranche (1.638 – 1.715), filósofo y teólogo
francés, desarrollador del ocasionalismo. Según él,
cuando ocurre un movimiento en el alma, Dios interviene
realizando un movimiento en el cuerpo y, viceversa.
 Gottfried Liebniz (1.646 – 1.716), filósofo, lógico,
matemático, jurista, bibliotecario y político alemán,
conocido como “el último genio universal” y que enunció
que, en el momento de la creación, Dios estableció una
perfecta armonía entre las dos sustancias.
Posteriormente, surgieron nuevos enfoques que pusieron en
cuestión la teoría cartesiana como son:
 El empirismo y el positivismo, derribaron el concepto de
sustancia, eliminando de esta manera, el dualismo
planteado por Descartes.
 El enfoque de Darwin y su teoría del evolucionismo iba
más allá. La teoría cartesiana enunciaba que los animales
no poseían alma, concepto que fue tratado por Charles
Darwin (1.809 – 1.882), el cual sentó la posibilidad de que
los animales pudieran tener mente.

11
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

 El Psicoanálisis de Sigmund Freud (1.856 – 1.939) que, a


través, del planteamiento de los pensamientos
inconscientes y su relación con nuestra conducta, derribó
el dualismo cartesiano.
Esta relación cobra tal importancia que la Organización
Mundial de la Salud (OMS) en 1.948, al aprobar su
constitución, definió la salud como:
“Estado de completo bienestar físico, mental y social, no
solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”.
A pesar de que no habla de esta relación, sí enfatiza la
importancia de que, para estar sanos, no sólo hemos de
estarlo a nivel físico, sino, también psicológicamente y,
también, a nivel social.
1.4.3. Teorías:
1.4.3.1. Teorías de especificidad Estímulo-Respuesta (E-R)
 Asumen un determinado estímulo, induce determinadas
respuestas fisiológicas, y, en consecuencia, una
determinada enfermedad en diferentes personas. Es la
especificidad de estimular lo que determina
diferencialmente las reacciones psicológicas.
 Ax y cols: Demostraron que los tipos de respuesta
fisiológicas de estrés, se asociaban a características de la
propia situación.
Determinados estímulos producen reacciones específicas en
el organismo “Hipótesis de las reacciones específicas.
 Aunque no se han elaborado teorías psicológicamente
consistentes, basados en la especificidad E-R, existe
evidencia experimental.
1.4.3.2. Teorías de la especificidad Individuo-Respuesta (I-R)
 Un mismo sujeto, tiende a responder fisiológicamente de
forma similar a diferentes estímulos estresantes.
Emite una jerarquía estable de respuestas ante diferentes
estímulos.

12
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

 Parece que hay contradicción entre especificidad E-R e I-


R, sin embargo, se trata de 2 enfoques diferentes que
focalizan el efecto de la invariancia en el estímulo o
situación (E-R) o en el individuo (I-R).
1.4.3.2.1. Teoría de la debilidad de órgano (Maher): Una
persona tiene una parte de su cuerpo predispuesta
genéticamente para enfermar independientemente
del tipo de estresor. Es una hipótesis congruente
con el modelo de diátesis-estrés: La enfermedad
se explica en base a la interacción entre la
predisposición individual y los estresores.
1.4.3.2.2. Teoría del balance autónomo (Wenger): La gente
posee un determinado balance simpático-
parasimpático al responder fisiológicamente a los
estímulos (en algunos predomina el simpático, en
otros el parasimpático).
1.4.3.3. Teorías de Especificidad Psicológico-Física (P-F)
 Existen relaciones específicas entre los componentes
psicológicos y físico de las respuestas. Se trata de dos
conjuntos de eventos diferentes, cada una de las cuales
se considera con parte de la respuesta total.
Puede darse junto o independientemente de la
especificidad E-R e I-R.
Cualquier formulación que asocie una emoción especifica
con una enfermedad determinada.
1.4.3.3.1. Teoría del conflicto o “teoría de la emoción
específica” (Alexander). Teoría más influyente de
la medicina psicosomática.
Aspecto central: Activación de conflictos
inconscientes (reprimidos) específicos, inductores
de reacción fisiológica, causantes del desarrollo o
exacerbación de la enfermedad.

13
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

Esta teoría no ha podido ser demostrada


empíricamente, pero, algunos de sus principios,
son coherentes con teorías más modernas.
Cumplió un papel histórico relevante para la
diferenciación entre los trastornos somáticos y
trastornos somatoformes.
1.4.3.3.2. Teoría de las actitudes específicas (Grace y
Graham): Las diferentes enfermedades o síntomas
se asocian a actitudes específicas expresadas por
el paciente hacia la situación (estimulo psicológico)
que evoco la enfermedad. Definen la actitud a
base de dos componentes:
- Qué siente la persona que le está ocurriendo.
- Qué desea hacer acerca de ello.
1.4.4. Proceso y evolución:
El doctor Alexander con su teoría de la «inervación concomitante»,
sostiene que un efecto, crónicamente reprimido a causa de un
conflicto psíquico, induce modificaciones persistentes de la
actividad nerviosa vegetativa, con pautas características de
excitación simpática o parasimpática, y alteración de la función, y
eventualmente de la estructura, en determinados órganos.
Basándose en su teoría, Alexander y sus colaboradores llegaron a
describir siete enfermedades que consideraron como típicamente
psicosomáticas: bronquitis asmática, hipertiroidismo, úlcera péptica
duodenal, colitis ulcerosa, artritis reumatoide, hipertensión arterial
esencial y neuro dermatitis. La especificidad es la definición que
más influencia ha ejercido en el campo de la psicosomática, hasta
el punto que muchos autores insisten en reservar el título de
enfermedad psicosomática exclusivamente para las descritas por
Alexander. Mediante una compleja organización de mecanismos
defensivos, el organismo puede adaptarse y contrarrestar la
influencia desestabilizadora del medio. Tal vez lo más sensato es
llegar a la conclusión, con Weiss, de que lo importante no es
clasificar a una enfermedad como psicosomática o no, sino

14
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

averiguar hasta qué punto las variables psicológicas son


importantes en el desarrollo de un proceso patológico determinado
en un paciente dado. Warnes describe el concepto de «penetrancia
psicosomática», para designar el grado de predisposición de un
individuo a desarrollar síntomas o lesiones somáticas frente al
estrés emocional. La teoría de la personalidad psicosomática
indica, precisamente, que el adjetivo «psicosomático» no puede
aplicarse tanto a una afección determinada, sino a un modo
peculiar de reaccionar frente al estrés. La antigua Clasificación
Internacional de Enfermedades distinguía dentro de la sección
dedicada a enfermedades psiquiátricas un grupo de «trastornos
psicofisiológicos» caracterizado por: «síntomas físicos causados
por factores emocionales, afectando a un sistema orgánico
determinado, generalmente inervado por el sistema nervioso
autonómico. Obviamente, este juicio puede ser tanto más seguro
cuanto mayor sea el número de instancias de repetición temporal
de la correlación. Estos criterios resultan útiles para determinar si
una enfermedad médica a sido exacerbada por factores
psicológicos. Tal es el contenido de la patología psicosomática,
término creado por Rof Carballo (1955), que denominamos en este
contexto «clínica», para distinguirla de la psicosomática básica y
dela patología psicosomática general o estudio de los procesos
psicopatogenéticos en medicina.
1.4.5. Tendencias Actuales de las enfermedades psicosomáticas:
Actualmente el campo de los trastornos psicosomáticos resulta ser
muy amplio y complejo. Dos de los principios que guían este tipo
de investigación en la actualidad son la multifactorialidad y la
multidisciplinariedad. El primero hace referencia a que las causas
y el mantenimiento de la enfermedad física dependen de múltiples
factores (biológicos, psicológicos y sociales). El segundo apunta a
la necesidad de abordar el problema de los trastornos
psicosomáticos desde diferentes disciplinas, no exclusivamente de
la psiquiatría o la psicología.

15
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

Se plantea que los trastornos psicosomáticos son fenómenos


multifactoriales, y el hecho de que cada trastorno sea así, más que
estrictamente psicógeno ha implicado la búsqueda de teorías
asociadas a trastornos específicos, más que a la búsqueda de
modelos capaces de explicar grupos amplios de condiciones
médicas. La connotación de este nuevo enfoque se ha ido
plasmando en nuevos enfoques e innovaciones que han mantenido
de su mayor desarrollo durante la última década del pasado siglo.
En la actualidad existen diversas teorías que intentan explicar los
trastornos psicosomáticos. Muchas de estas han retomado los
principales resultados abordados con anterioridad, y difieren de las
posiciones clásicas, pues el marco teórico sobre el que se
sustentan se basa en una concepción multifactorial y
multidisciplinar. La mayor parte estas teorías se centran en
trastornos concretos como el cáncer, diabetes, el dolor, la
hipertensión, etc.
Se han mostrado evidencias con respecto al concepto de afecto
negativo, quienes plantean que en lugar de hablar de persona
predispuesta a la enfermedad habría que hablar de persona
predispuesta al distress. Según estos autores las personas con
mayor afecto negativo son más propensos a exhibir conductas de
enfermedad, pero sin que signifique que presentan mayor grado de
enfermedad objetiva (Watson y Pennebaber, 1989). Otra teoría
general la constituye la teoría de disrregulación de Shwartz (1977)
la misma se enmarca en la consideración del organismo como un
sistema de autorregulación, lo que implica la presencia de
mecanismos de feedback, no sólo dentro del sistema nervioso
central, sino también en el cerebro y en el resto del cuerpo. Asume
principios básicos tales como la homeostasis, la teoría de sistemas
y el biofeedback.
1.4.6. Síntomas:
 Dolor de espalda, 71%
 Mareos, vértigos, 65%
 Dolor en extremidades, 60%

16
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

 Gases en el estómago, 52%


 Dificultad al respirar, 50%
 Palpitaciones, taquicardia, 49%
 Dolor en articulaciones, 45%
 Dolor en el pecho, 44%
 Náuseas, 43%
Muchas enfermedades médicas están estrechamente relacionadas
con el estrés. Entre ellas encontramos: la hipertensión, distintas
enfermedades coronarias, el asma, la gripe, el cáncer, el hiper y el
hipotiroidismo, las úlceras de estómago, el síndrome del intestino
irritable, Cefaleas, el dolor crónico, contracturas musculares,
impotencia, etc.
Tras observar que la depresión, la ansiedad y el estrés, entre otros,
son factores que influyen tanto el origen, el mantenimiento y la
evolución de distintas patologías físicas, es más fácil comprender
la influencia de nuestra mente sobre nuestro cuerpo y el papel del
psicólogo en nuestras molestias físicas.
Es posible mejorar la calidad de vida de las personas que padecen
enfermedades psicosomáticas entendiendo de dónde provienen
las molestias físicas que sufren y cambiando aquello que las
provocan: estrés, autoexigencias elevadas, vida etc.
1.4.7. Causas:
 De las molestias que sentimos a diario el 70% se deben a
causas naturales. Entre éstas, encontramos las que puede
provocar el propio funcionamiento del organismo cuando
realizamos la digestión, cuando respiramos, o cuando
sudamos. Incluso, los hábitos de vida poco saludables como
la mala alimentación, malos hábitos de sueño o realizar poco
ejercicio físico también pueden provocarnos malestar físico.
Por último el medio ambiente también influye en nuestro
cuerpo; aquí encontramos factores como la contaminación,
la humedad, el calor, el frío, hongos, etc.

17
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

 Sólo un 5% de nuestros dolores se deben a enfermedades


físicas. Además, sólo un 10% de éstas son graves. Así que,
de cada 1000 molestias sólo 4 se deben a enfermedades
graves.
 Finalmente, un 25% de las molestias físicas que podemos
sentir se deben a causas psicológicas. En este punto es
donde se encuentran las enfermedades psicosomáticas.
Veámoslas con más detalle.
Por lo general, se tiende a pensar que las enfermedades
psicológicas sólo causan tristeza, llanto, sentimientos de
inferioridad y otros síntomas que no tienen que ver con el cuerpo,
sin embargo, esta idea es errónea. Nuestras emociones influyen en
nuestro cuerpo, al igual que éste influye en nuestras emociones.
La ansiedad, el estrés y la depresión actúan sobre distintas
hormonas, provocando cambios en nuestro organismo, que nos
hacen más sensibles al dolor e influyen en distintas enfermedades.
Un ejemplo serían los estudios que relacionan el estrés con el
cáncer. En este sentido, se ha demostrado que éste puede influir
tanto en el origen como en el curso de la enfermedad. Del mismo
modo, se ha demostrado que las personas que padecen depresión
presentan una debilitación del sistema inmunológico o de defensa,
con lo que pueden enfermar con más facilidad o bien les puede ser
más difícil recuperarse de ciertas enfermedades.
1.4.8. Consecuencias:
Las enfermedades somáticas dejan muchas consecuencias
físicas como:
 Digestivas
Colon irritable o síndrome de intestino irritable, úlcera, colitis
ulcerosa, aerofagia y dispepsias psicógenas, hipo, neurosis
gástricas, gastritis, reflujo, de la motilidad, espasmo de
píloro, evacuatorias, constipación, diarreas psicógenas,
meteorismo, estado nauseoso, dolor abdominal crónico
funcional, globus o globo histérico, sensación de tener un

18
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

nudo en. La garganta que causa disfagia y otras formas de


disfagia orofaríngea.
 Respiratorias:
Asma bronquial, bronquitis, alergias, rinitis alérgica, tos
psicógena, hiperventilación. En la depresión o los estados
depresivos producen suspiros, ante el factor sorpresa se
corta la respiración, la emoción sofoca y los estados de
angustia ahoga.
 Corazón y Sistema Cardiovascular:
Hipertensión arterial, infarto de miocardio y hemorragias
cerebrales, neurosis cardíaca, astenia neurocirculatoria,
hipertensión.
 Genitourinarias:
Vaginismo, trastornos menstruales, Dismenorrea psicógena
enuresis, disfunciones sexuales, paruresis, disuria
psicógena, vejiga nerviosa, polaquiuria.
 Endocrinas:
Bocio, diabetes, hipertiroidismo y obesidad. Dermatológicas
o Cutáneas: eczemas, alopecia, psoriasis, dermatitis,
alopecia areata -caída del cabello, barba o bello en zonas
determinadas-, acné, picazón intensa, prurito psicógeno o
urticaria, hiperhidrosis, vitíligo, sensación de hinchazón,
hormigueo, entumecimiento o de sensaciones extrañas.
 Osteomusculares:
Cefaleas tensionales, fibromialgia, tortícolis psicógena y
otros trastornos y movimientos espasmódicos psicógenos.
 Trastornos sexuales y de la identidad sexual:
Disfunciones sexuales, parafilias, alteración de los patrones
sexuales.
 Trastornos de Somatización:
Son síntomas físicos múltiples, recurrentes y variables,
presentes desde hace cierto tiempo y sin una adecuada
explicación somática. Generalmente existe resistencia a

19
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

aceptar la respuesta médica, acerca que en dicha


sintomatología no hay una evidencia de afección orgánica,
trayendo esto aparejado, además de la inconformidad del
paciente, un creciente grado de afectación en el
comportamiento en y de su entorno familiar y social.
 Hipocondría o Trastornos Hipocondríacos:
Consisten en una distorsionada creencia o sensación
persistente de la presencia de al menos una enfermedad y
en la dificultad en la aceptación de explicaciones medicas
adecuadas. La característica esencial de este trastorno es
la preocupación persistente de la posibilidad de tener una
o más enfermedades somáticas graves progresivas,
puesta de manifiesto por la presencia de quejas somáticas
persistentes o por preocupaciones persistentes sobre el
aspecto físico. Con frecuencia en la hipocondria el enfermo
valora sensaciones y fenómenos normales o frecuentes
como excepcionales y molestos, centrando su atención,
casi siempre sólo sobre uno o dos órganos o sistemas del
cuerpo.
 Trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia:
Aprendizaje, atención, comunicación, desarrollo,
alimentación, eliminación, estado de ánimo, tics, conducta,
otros.
 Trastornos de la memoria, amnésicos y cognitivos:
Incluye delirios, demencias, amnesias y trastornos que
alteren la función cognitiva.
Trastornos psicológicos debidos a una enfermedad
orgánica médica: presencia de síntomas psicológicos
como consecuencia directa de una enfermedad orgánica
 Trastornos vinculados al uso, consumo y abuso de
sustancias:
Drogas de abuso, incluyen alcohol, tabaco, medicamentos
y exposición a tóxicos.
 Trastornos del estado de ánimo alteración del humor:

20
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

Depresivos, maniacos o hipomaniacos -estado de ánimo


explosivo, exaltado, irritable-, trastorno bipolar, tristeza.
 Trastornos de ansiedad:
Trastorno de angustia o pánico sin y con agorafobia,
agorafobia, fobias específicas, fobia social, trastorno
obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés postraumático
tept o por estrés agudo, ansiedad generalizada, trastorno
de ansiedad debido a enfermedad médica, trastorno de
ansiedad inducido por sustancias y trastorno de ansiedad
no especificado
 Trastornos facticios:
Manifestaciones, síntomas físicos, psicológicos o pseudo
enfermedades, generados, sensacionados, percibidos y
manifestados como una enfermedad real, pero sin una
base orgánica.
 Trastornos de la ingesta y conducta alimentaria:
Alteraciones alimentarias, entre ellos obesidad, bulimia y
anorexia nerviosa.
 Trastornos del Sueño:
Insomnio, terrores nocturnos, dificultades en el dormir,
insomnio o disomnia, movimiento e inquietud.
 Trastornos adaptativos:
La característica esencial del trastorno adaptativo es el
desarrollo de síntomas emocionales o comportamentales en
respuesta a un estresante psicosocial identificable.
 Trastornos de la personalidad:
Se manifiestan como un comportamiento que no condice
con la cultura a la que pertenece la persona, tiene como
inicio la adolescencia o al inicio de la edad adulta, se
mantiene a través del tiempo y acarrean malestares y
perjuicios para el que los padece.
 Trastornos somatomorfos:

21
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

Presencia de síntomas físicos que sugieren una


enfermedad médica y que no pueden explicarse
completamente por la presencia de una enfermedad, por los
efectos directos de una sustancia o por otro trastorno mental
como el ataque de pánico o trastorno de angustia.
 Trastornos de dolor somatomorfo persistente:
Consisten en la persistencia de un dolor intenso y penoso
que no puede ser explicado totalmente por un proceso
fisiológico o un trastorno somático. El dolor se presenta con
frecuencia en circunstancias que sugieren que el dolor está
relacionado con conflictos o problemas.
 Otros Trastornos Somatomorfos:
En estos trastornos los síntomas no están mediados por el
sistema nervioso vegetativo y se limitan a sistemas o a
partes del cuerpo específicos, lo que contrasta con la
presencia de quejas frecuentes y cambiantes sobre el origen
de los síntomas y del malestar del trastorno de somatización
y del trastorno somatomorfo indiferenciado. No existe lesión
tisular.
Se deben clasificar aquí otros trastornos de la sensibilidad
no debidos a trastornos somáticos, que están
estrechamente relacionados en el tiempo con problemas o
acontecimientos estresantes o que dan lugar a un aumento
significativo de la atención que recibe el enfermo del médico
o de otras personas.
1.4.9. Diagnostico:
El diagnóstico de las enfermedades psicosomáticas es difícil
porque los síntomas pueden llevar a confusión.
En los manuales de diagnóstico de psiquiatría (llamados DSM-IV o
CIE-10) se indican una serie de criterios para el diagnóstico de los
trastornos de somatización. En resumen son:
 Historia de múltiples síntomas físicos, que empieza en la
juventud y continúa varios años. Esto provoca a la persona
buscar atención médica en varias ocasiones y además un

22
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

deterioro importante social, laboral, o en otras áreas su


actividad diaria.
 Aparición de los síntomas siguientes en cualquier momento:
4 - síntomas de dolor en diferentes partes del cuerpo:
cabeza, abdomen, dorso, articulaciones, extremidades,
tórax, recto, durante la menstruación, el acto sexual, o la
micción…
2 - síntomas del aparato digestivo: náuseas, vómitos,
distensión abdominal, intolerancia a alimentos…
1 - síntoma sexual o del aparato reproductor: disminución
del deseo sexual, disfunción eréctil, menstruaciones
irregulares, reglas excesivas…
1 - síntoma parecido a una alteración neurológica, sin ser
realmente ninguna lesión del sistema nervioso: alteración
de la coordinación o del equilibrio, parálisis, debilidad
muscular, dificultad para tratar, sensación de nudo en la
garganta, afonía, retención de orina, alucinaciones, pérdida
de la sensibilidad, visión doble, sordera, convulsiones…
 Después de las pruebas complementarias oportunas ningún
síntoma puede explicarse por una enfermedad médica
conocida o por el efecto de una sustancia como un fármaco o
una droga. También puede suceder que sí exista una
enfermedad médica, pero en ese caso, los síntomas y el
deterioro social o laboral son excesivos comparados con lo que
cabría esperar según a historia clínica, la exploración física o
las pruebas de laboratorio o imagen.
 Ninguno de estos síntomas se produce de forma intencionada
o simulada.
1.4.10. Prevención:
La prevención de las enfermedades psicosomáticas se relaciona
con una buena gestión del estrés y de las emociones, practicar
técnicas e relajación, tener un descanso reparador, rodearse de
relaciones sociales, familiares y laborales positivas, administrar el
tiempo entre ocio y trabajo, obtener apoyo con otras personas y

23
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

llevar en estilo de vida saludable en general, con una alimentación


equilibrada y actividad física regular.
1.4.11. Tratamiento:
Sabemos que la depresión puede provocar ataques cardíacos.
Sabemos que el estrés puede conducir a la hipertensión. También
sabemos que la actividad de los impulsos nerviosos y el exceso de
trabajo pueden desencadenar enfermedades psicosomáticas. Lo
que todavía no sé es cómo tratar esta condición. Debido a que la
enfermedad no es fundamentalmente diferente a los síntomas
físicos, debe haber un equilibrio de tratamiento físico y emocional
de los afectados.
El tratamiento de las enfermedades psicosomáticas pretende
mejorar la calidad de vida de la persona que las sufre y ayudar a
entender de dónde provienen todas las molestias físicas, paráis
intentar cambiar lo que las provoca.
Hay diferentes enfoques de psicoterapia, por ejemplo:
 Psicoterapia de apoyo
 Psicoterapia dinámica orientada a la introspección
 Terapia de grupo
 Terapia familiar
 Terapia cognitivo-conductual
 Hipnosis
 Ejercicios de relajación
También se deben valorar los trastornos emocionales asociados o
desencadenantes y tratarlos de forma adecuada.
De igual modo el tratamiento sintomático de forma puntual se
puede valorar, con el objetivo de mejorar la calidad de vida y
siempre que no implique más perjuicio que beneficio para la salud.
(Medicina TV. com, 2015)
Los objetivos generales de la terapia estarán en función de las
distintas disfunciones implicadas en el proceso psicosomático.
Para cada componente disfuncional se propondría una intervención
personalizada. (Centro Manuel Escudero, Psicología y Psiquiatra,
2012)

24
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

Antes de emprender un tratamiento psicoterapéutico cuyo objetivo


es resolver los trastornos psicosomáticos, un psicólogo en Madrid
le recomendará al paciente que reciba la atención médica
adecuada para controlar el sufrimiento físico, y para confirmar que
se trata efectivamente de una enfermedad psicosomática.
Los trastornos psicosomáticos son expresiones corporales de un
sufrimiento emocional que no ha podido elaborarse mentalmente,
y que aparece por la vía del cuerpo, a menudo en forma de
enfermedades auto-inmunes.
La tarea de la psicoterapia en los casos de enfermedad
psicosomática es comprender qué aspectos de la vida emocional
del paciente están siendo depositados en su cuerpo, y, a través de
esta comprensión, traerlos al terreno del pensamiento para que
dejen de manifestarse en el cuerpo. Una vez que el paciente y el
terapeuta logran pensar en qué está ocurriendo pueden pasar a
elaborarlo y resolverlo como en una psicoterapia
clásica. (Baekeland, España 2016)
Por lo general, los medicamentos específicos deben eliminar los
síntomas físicos. La mayoría de los médicos recomiendan incluso
los médicos psiquiatras para la terapia, tales como medicamentos
proporcionan alivio temporal . Una persona ansiosa probablemente
sufrirá una recaída de los síntomas físicos.
También puede considerar otras formas de terapia, tales como
ejercicios de yoga, meditación y relajación para el tratamiento de
los trastornos psicosomáticos. Debido a que estos trastornos son
provocados por condiciones mentales como la ansiedad y el estrés,
considere tomar parte en las actividades de estrés que revienta
como meditación o yoga.
Si el yoga o la meditación no suena como usted, entonces tomar
parte en actividades que le ayudan a relajarse. También puede
considerar el uso de aromaterapia para deshacerse del estrés no
deseados y la depresión. Esto reducirá significativamente las
probabilidades de trastornos psicosomáticos. Los trastornos

25
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

psicosomáticos son difíciles de tratar y deducir. Sin embargo,


debido a que está experimentando no es difícil de entender.
¡Un médico dijo que un trastorno psicosomático es todo en la
cabeza! Bueno, sin duda. Así, la próxima vez que te
innecesariamente estresado, recuerda que el estrés y la ansiedad
puede conducir a algo más peligroso que una sensación temporal
de la ira, la depresión o la frustración. (Guide What, 2014)

Los trastornos psicosomáticos probablemente sean uno de los


principales motivos de consulta en atención primaria. No obstante
factores como la escasa conciencia psicológica acerca del
problema, así como la saturación del sistema sanitario en cuanto a
especialistas en salud mental, dan lugar a que dichos trastornos
sean, en muchas ocasiones, infradiagnosticados y tratados de
forma excesiva mediante ansiolíticos y antidepresivos.

Teniendo en cuenta que los factores psicológicos originan o


modifican este tipo de trastornos, el enfoque terapéutico más
recomendado es la psicoterapia. Otras técnicas como la
modificación de conducta y el entrenamiento en técnicas de
relajación pueden ser muy eficaces en algunos casos.

1.4.11.1. Enfoque de las terapias cognitivo conductuales:


Se han logrado muy buenos resultados a la hora de hacer
frente a este tipo de trastornos, sobre todo combinando las
técnicas de relajación con otros procedimientos cognitivos,
para habilitar al paciente con el fin de que logre controlar sus
niveles de ansiedad.
A la hora de intervenir, también pueden ser de utilidad los
métodos de manejo del estrés, que aglutinan un amplio
conjunto de técnicas. Algunas de las más eficaces son:
 La práctica de la relajación en situaciones
generadoras de estrés.
 Procedimientos de desensibilización.
 Aprendizaje discriminativo en relación a situaciones
inductoras de activación fisiológica.

26
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

 Entrenamiento en habilidades sociales, asertividad y


solución de problemas.
 Otros procedimientos de reestructuración cognitiva.
En este tipo de trastornos, en la medida de lo posible,
conviene evitar los psicofármacos, o al menos acudir antes a
psicoterapia, tanto por la escasa eficacia de estos
medicamentos, (hay que recordar que no curan, sino que se
limitan a paliar ciertos síntomas agravando otros), como por
el riesgo de problemas asociados, entre ellos su alto índice de
dependencia.
En los casos en que los trastornos psicosomáticos producen
graves enfermedades orgánicas, el sujeto debe acudir,
además de al psicólogo, al especialista que le corresponda en
función de su dolencia, con la finalidad de poner en común
todos los factores que intervienen en el inicio, curso o
mantenimiento de dicha enfermedad. En estos casos, apostar
por un tratamiento interdisciplinar es la mayor garantía de
éxito terapéutico.
Se puede concluir afirmando que muchas de las pruebas
físicas que se realizan y gran parte de los medicamentos
administrados se podrían ahorrar si este tipo de trastornos
fueran correctamente diagnosticados. De esta forma las
personas que los padecen mejorarían sin necesidad de pasar
años de incertidumbre, de especialista en especialista y de
tratamiento en tratamiento. (Clic Psicólogos, 2017).

27
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

CAPITULO II:
CASOS
CLINICOS

28
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

CAPITULO II: CASOS CLINICOS


2.1. CASO N°1
Enrique:

Enrique, de 32 años, casado, un hijo, consulta por indicación de su


gastroenterólogo, a raíz de una úlcera; de no haber sido por esta
indicación no lo habría hecho. Sin embargo está motivado a hacer
"cualquier cosa" por aliviar su sintomatología. Trabaja como administrativo
en una pequeña empresa familiar, y algunos de los últimos episodios
ulcerosos coincidieron con la visita del inspector de la DGI, al que tuvo
que atender personalmente.

El tratamiento se extendió a lo largo de cuatro meses y medio en el que


se realizaron 13 entrevistas. La estrategia implementada se basó en la
prescripción de la observación del síntoma a los fines de "investigar el
origen de sus episodios ulcerosos".

En primer lugar, Enrique aportó dos hipótesis: la primera, que llamaremos


"de disparo directo" rezaba que cada situación estresante era seguida de
una eclosión sintomática. Esta hipótesis fue rápidamente descartada. La
segunda, que denominamos "la de la gota que rebasa el vaso", según la
cual el estrés se iría acumulando y se descargaría en un
desencadenamiento de los síntomas a posteriori de algún evento
estresante, sin importar su magnitud. Esta hipótesis también fue
descartada luego de una seguidilla de hechos altamente estresantes que
no provocaron ninguna consecuencia.

Investigando esta situación, Enrique arriesgó la hipótesis de que la crisis


dependía de su propia actitud frente a los primeros síntomas. Mientras lo
habitual era que frente a ellos se derrumbara anímicamente y comenzara
con la batería de medicamentos, a la espera de la hecatombe, en esta
oportunidad actuó asertivamente, "presentándole combate" al malestar. A
partir de este momento las crisis disminuyeron en cantidad e intensidad,
quedando como remanente algunas molestias pasajeras. Estas fueron
connotadas positivamente como una luz roja frente a la sobrecarga de

29
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

estrés, de tal manera que, si desaparecieran, debería reemplazarlas por


una rutina de descarga.

El seguimiento, realizado por un equipo específicamente dedicado a esta


tarea y diferente del nuestro, reveló que ocho meses después se mantenía
el progreso.

2.2. CASO N°2

Patricia:

Patricia, 26 años, soltera, se queja de sufrir descomposturas de vientre,


mareos, lipotimias sin motivo orgánico aparente. Fue tratada a lo largo de
30 sesiones durante 8 meses. Derivada por su clínico, declara tener poca
confianza en la psicoterapia. Ya que el médico ocupa este lugar de
influencia frente a la consultante, resulta imperioso ponerse en contacto
con él, debido a que él es quien detecta el componente psicológico del
problema. En estos casos se hace imprescindible el trabajo en equipo con
el médico. Luego de una charla telefónica en la que se escucharon sus
ideas respecto del caso y se llegó a un acuerdo respecto a la estrategia a
desarrollar, la consultante comentó que "ahora sí tengo confianza en esta
terapia".

La estrategia empleada fue nuevamente la prescripción de la observación


del síntoma con el fin de investigar los motivos de dichas descomposturas.
La hipótesis explicativa aportada por Patricia en el curso de esta
investigación (y luego de recorrer diversos temas) fue que ella no sabía
decir que no, y de esta manera se cargaba con los problemas de todos,
especialmente los del padre. Esta sobrecarga repercutía en sus
descomposturas. Para poner a prueba la hipótesis comenzó - con
dificultades por cierto - a decir que no, comprobando que las
descompensaciones disminuían en cantidad e intensidad. Este hecho la
decidió a continuar por este camino con más firmeza, y al cabo de unas
pocas sesiones más se pactó el alta.

El seguimiento muestra que en los tres años subsiguientes no se produjo


ningún episodio similar.

30
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

2.3. CASO N°3

Marcos:

Marcos tiene 31 años, 2 años de casado, es técnico químico y trabaja en


una fábrica; su hermana es psicóloga. Consulta por iniciativa propia,
porque desde hace tres años sufre de trastornos intestinales tanto en el
trabajo como en situaciones sociales frente a personas desconocidas. El
tratamiento duró 7 meses totalizando 24 entrevistas.

La estrategia aplicada fue, en primer lugar, prescribir la observación


minuciosa de los síntomas, para establecer con precisión qué era lo que
los desencadenaban. Una vez identificados los factores desencadenantes
(p.ej. ir al comedor de la fábrica) la prescripción fue no evitarlos, sino
enfrentarlos para reunir más datos acerca del funcionamiento de este
trastorno.

Los trastornos fueron desapareciendo paulatinamente. En el momento de


la última entrevista, los trastornos en situaciones laborales habían
desaparecido totalmente, y el paciente manifestaba que estaba más
sociable y la gente lo notaba más contento. El malestar aparecía sólo en
algunas situaciones sociales (fiestas p.ej.) pero en una intensidad mínima
que no dificultaba su concurrencia. De cualquier manera, rescataba la
metodología de no evitar situaciones que le provocaran malestar.
Llegados a este punto, pactamos el alta.

En el seguimiento, realizado 10 meses después, Marcos manifestó haber


mantenido los logros alcanzados durante el tratamiento. Pero al mismo
tiempo explicitó cierta insatisfacción por no haber descubierto el porqué
de su afección, quedándole una sensación de proceso incompleto.

2.4. DISCUSIÓN
En el primer caso, Enrique, ante la imposibilidad de eludir las situaciones
estresantes, al sentir los primeros síntomas, intentaba evitar la crisis
ulcerosa con la batería de medicamentos. Al mismo tiempo pensaba que
la crisis era inevitable y por lo tanto se sentaba a esperarla,
derrumbándose anímicamente. En el tercero, Marcos, evitaba

31
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

directamente las situaciones que le desencadenaban sus trastornos,


aunque en algunos casos la evitación resultaba imposible, enfocando toda
su atención en los síntomas que ya consideraba inevitables. Ambos
consultantes coincidían en desplegar una estrategia de evitación, y,
simultáneamente considerar inevitable la crisis, poniéndose
anímicamente en una posición defensiva, dando todo por perdido. La
atención de ambos, entonces, se dirigía selectivamente a detectar
síntomas, actuando probablemente como amplificador, a modo de una
profecía auto cumplidor. En los tres casos, la estrategia desarrollada por
el terapeuta fue prescribir la observación del síntoma con fines de
investigación, invirtiendo de esta manera la solución intentada por ellos.
Los síntomas fueron connotados positivamente como fuente de nuevos
datos, valiosos para el proceso psicoterapéutico; de esta manera se
invirtieron también las valencias anímicas de los mismos. Y la atención de
los consultantes fue desviada de los síntomas al contexto en el que se
manifestaban, impidiendo así la función amplificadora de la misma.
Ahora bien, aunque en los tres casos los resultados fueron una
disminución significativa en frecuencia e intensidad de los trastornos, el
grado de satisfacción (considerado en términos subjetivos) es disímil. En
nuestra opinión, la insatisfacción de Marcos está determinada por el
hecho de no haber tomado en cuenta debidamente sus expectativas.
Marcos, no sólo quería aliviar su sufrimiento, sino también entender el
origen de su trastorno. Estas expectativas no fueron debidamente
satisfechas; no se ofreció al consultante una hipótesis que las satisficiera.

2.5. CONCLUSION DE LOS CASOS


Como bien sabemos, la psicoterapia no "cura" lo orgánico. Por lo tanto,
nunca podríamos pactar un Motivo de Consulta en torno de un problema
orgánico. Sin embargo, la psicoterapia puede aliviar, mejorar, transformar
situaciones, relaciones y/o actitudes que facilitan el desencadenamiento y
evolución de los trastornos orgánicos. Como terapeutas estamos
llamados a intervenir sobre esos factores psicológicos (en sentido amplio)
que condicionan a la enfermedad orgánica.

32
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

Con quienes suponen una causa psicológica en la etiología de su


organicidad, pactamos un Motivo de Consulta en torno de dicha causa,
cuya elección recae en el consultante. Si el consultante no tiene una
hipótesis, se puede trabajar con él para ayudarlo a elaborarla (tal como lo
vimos más arriba).

En ambos casos, la prescripción de la observación del síntoma se ha


mostrado como una herramienta eficaz en el alivio de la sintomatología
psicosomática. Lo que resulta importante en estos casos, más que en
otros, es la formulación de la prescripción. Por otra parte, deberíamos dar
por supuesto que nunca las molestias desaparecerán en forma absoluta;
sería como pretender que desaparecieran para siempre los resfríos. Por
ello es conveniente contar con una buena reformulación (1) para su
prescripción en el momento del cierre del tratamiento (p.ej., cumplir la
función de luz roja en el caso de Enrique, o necesidad de proteger al
padre, en el de Patricia).

Otro punto para destacar es la importancia de tener en cuenta al médico


derivador e incluirlo en la estrategia. Por ejemplo, en el caso de Patricia,
el médico era de la opinión de la necesidad de realizar una psicoterapia
profunda, de dos o tres veces por semana. En la charla telefónica,
aceptando en principio esa indicación, sugerimos como primer paso una
terapia más breve y dirigida a aliviar la sintomatología somática, para
luego sí, darse el tiempo necesario en profundizar la terapia. De esta
manera, el médico acordó con nuestra estrategia y la apoyó frente a la
paciente, que así pudo comenzar la tarea psicoterapéutica. Los resultados
alcanzados dejaron satisfecho al médico, quien en una nueva
comunicación telefónica estuvo de acuerdo (a sugerencia del terapeuta
que ya contaba con su confianza gracias a los resultados obtenidos) en lo
inoportuno de encarar una psicoterapia profunda que "podría llevar al
resurgimiento de los síntomas somáticos".

Siguiendo este ejemplo, creemos inoportuno ponernos a discutir con el


médico acerca del tipo de indicación psicoterapéutica. El médico tiene una
mentalidad enfocada a conseguir resultados palpables, y eso es lo que
nosotros debemos ofrecerle, antes que darle una clase acerca de las

33
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

diferentes psicoterapias y las ventajas de la nuestra. El médico es un


consultante más (en algunos casos el único de un tratamiento
psicoterapéutico) y debemos responder a su demanda y expectativas
respetando su punto de vista.

Por último, queremos destacar la importancia de tomar en cuenta la


cosmovisión y las expectativas del paciente.Tenerlas lo suficientemente
presentes nos va a evitar empañar buenos resultados terapéuticos por no
haber ofrecido lo que el paciente demanda.

34
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

CONCLUSIONES
Una vez que hemos culminado el trabajo monográfico sobre el tema se ha
llegado a la conclusión de:
 El ser humano, es un ser de posibilidades compuestos por su mente, su
cuerpo, sus emociones y su energía estas pueden influir en él frecuencias
de pensamientos.
 Lo cierto es que todas las enfermedades físicas tienen en sí un alto
componente psicológico, y viceversa lo que debe ser tomado en cuenta
no sólo por los psicólogos sino por los profesionales de las ciencias
médicas, quienes tienen por delante un camino por avanzar y descubrir
en el complejo mundo que resulta el proceso salud-enfermedad.
 El primer paso de la sanación consiste en identificar, que es lo que genera
el malestar. Puede generar confrontación, pues quizás el problema este
asentado muy en el fondo y querer sacarlo implica una reorganización
emocional y afectiva bastante fuerte.

35
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

RECOMENDACIONES
 Realizarse exámenes una o dos veces al año.
 Informarse sobre las Enfermedades Psicosomáticas si se considera estar
propensa a padecerla.
 Si se ha detectado, seguir el tratamiento que se le brinda, ya que evitara
que la enfermedad se siga desarrollando.
 Informarse sobre cuáles son los síntomas de esta enfermedad
 Y si por alguna circunstancia usted ha sentido su autoestima baja no deje
de consultar a un profesional siga un tratamiento si el así lo requiera
 Impartir charlas de concientización sobre que hacer cuando se sienta
síntomas de esta enfermedad, poniendo énfasis en la comunidad
estudiantil.
 Seguir al pie de la letra las instrucciones que se dan a conocer para
mejorar rápidamente.

36
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

ANEXOS

37
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

BIBLIOGRAFIA

 Alonso García José Ignacio. (2012) Psychology, México. Ed. Mc Graw Hill
 Charles Morris ( 2005). Introduction to Psychology. México. Ed. Pearson
 Marcuschamer Eva. (2007) Psychology, China. Ed. Mc Graw Hill
 Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2008. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de enfermedad (http://definicion.de/enfermedad/)
 Fritz, G. (2000). The evolution of psychosomatic medicine. Brown
University Child y Adolescent Behavior Letter, 16, 4-8.
 Alexander, F (1950). Psychosomatic medicine. Nueva York: Norton.
 Ader, R y Cohen, N (1993) Psychoneuroinmunology: conditiong and
stress. Annual Review of Psychology, 44, 53-85.

38
ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS – PSCICOLOGIA GENERAL

39