You are on page 1of 6

Narcopols Cartel del Medellín financiado Campaña del Senado Álvaro Uribe,

Senadores colombianos le dijeron a la Embajada de los Estados Unidos

Los hermanos Ochoa Vásquez, Fabio, Jorge Luis y Juan David, en la prisión de Itagui en Colombia después de rendirse a las autoridades colombianas en 1991.
Publicado: 25 de mayo de 2018

Briefing Book # 631

Editado por Michael Evans, Director, Proyecto de Documentación de Colombia, Archivo de Seguridad Nacional

Para obtener más información, póngase en contacto con:


202-994-7000 o nsarchiv@gwu.edu
Uribe temía "por su vida" porque "no pudo entregar a sus mentores del cartel de Medellín"
La embajada de EE. UU. Fue "Leary" [sic] de las "Posibles Conexiones de Drogas" de Uribe,
creyendo que había "sustancia en los rumores"

ENLACES RELACIONADOS
Inteligencia de los EE. UU. Incluyó al presidente colombiano Uribe entre los "importantes narcotraficantes colombianos" en 1991
2 de agosto de 2004
Paramilitares colombianos y Estados Unidos: "Desentrañar la red de Pepes Tangled"
17 de febrero de 2008

AHORA EN ESPAÑOL
Cables diplomáticos de Estados Unidos nexos de Álvaro Uribe con narcotraficantes
25 de mayo de 2018

COLECCIONES ESPECIALES
Los documentos de Chiquita
Miles de personas desclasificaron los registros legales y financieros que detallaban los pagos del gigante bananero a la guerrilla colombiana y
grupos paramilitares.
Colombia y EE. UU .: Violencia política, narcóticos y derechos humanos, 1948-2010
Más de 2.000 documentos estadounidenses desclasificados que cubren más de 60 años de guerra de guerrillas y violencia política en
Colombia. (Disponible a través de ProQuest)
Washington, DC, 25 de mayo de 2018 - Un senador colombiano le dijo a la Embajada de Estados Unidos en 1993 que los fundadores del
cartel de Medellín "financiaron" la campaña electoral del entonces senador Álvaro Uribe Vélez, según documentos publicados hoy por el
Archivo de Seguridad Nacional . Uribe se desempeñó como presidente de Colombia de 2002 a 2010 y sigue siendo un jugador importante en
la política colombiana.
Los cables recientemente publicados describen casi una década de interacciones de la Embajada de EE. UU. Con Uribe y muestran que los
diplomáticos estadounidenses tenían preocupaciones persistentes sobre los vínculos de Uribe con el narcotráfico, incluso cuando los
funcionarios de la embajada desarrollaron una relación de trabajo con el líder político en rápido crecimiento.
En una reunión en febrero de 1993 con el oficial político de la Embajada de los EE. UU., El senador Luis Guillermo Vélez Trujillo, un aliado
político de Uribe, dijo que la familia criminal Ochoa Vásquez "había financiado la campaña política [de Uribe]" y agregó que "Uribe es
primo de la familia de narcotraficantes Vasquez Ochoas [sic], "fundadores del infame grupo de tráfico de narcóticos.
Vélez Trujillo dijo a la Embajada que los lazos familiares y financieros de Uribe con los Ochoas explicaban por qué Uribe y otros dos se
habían reunido en secreto con la esposa del fugitivo líder del Cartel de Medellín Pablo Escobar en diciembre de 1992 en un esfuerzo
infructuoso para negociar su rendición a las autoridades colombianas. Dijo que "Escobar, a través de Ochoas, está ahora exigiendo a Uribe
que devuelva los favores tratando de abrir un canal de comunicación para [el presidente colombiano César] Gaviria", según un cable de la
embajada estadounidense que describe el encuentro con Vélez Trujillo.
En ese momento, Vélez Trujillo y Uribe eran ambos senadores del Partido Liberal del departamento de Antioquia. Vélez fue más tarde
miembro fundador del partido político pro Uribe, Partido de la U.
Otro contacto de la Embajada citado en el cable, el ex senador del Partido Liberal Alejandro González, "reiteró las acusaciones de [Luis
Guillermo] Vélez de que Uribe teme por su vida porque no pudo entregar a sus mentores del cartel de Medellín", según el cable.
Como presidente, Uribe forjó fuertes lazos con Estados Unidos, aseguró miles de millones en asistencia de seguridad, extraditó números
récord de sospechosos de tráfico de drogas y, a través de una campaña militar agresiva, redujo en más de la mitad el número de insurgentes
guerrilleros armados en el país. En 2014, Uribe fue nuevamente electo al Senado de Colombia, esta vez representando al Partido del Centro
Democrático.
Pero a pesar de su continua popularidad en Colombia, las persistentes sospechas sobre sus vínculos con narcotraficantes, los abusos contra
los derechos humanos y su aliento a las fuerzas de "paramilitares" de derecha han seguido empañando su legado.
Hubo un aumento masivo en las ejecuciones extrajudiciales por parte del Ejército colombiano durante la presidencia de Uribe (el escándalo
de los "falsos positivos"). Los miembros de su gobierno, a través de la agencia de inteligencia del DAS, vigilaron e intimidaron ilegalmente a
una larga lista de opositores políticos, incluidos periodistas, jueces y activistas de derechos humanos. El primo de Uribe, Mario Uribe
Escobar, está cumpliendo una condena por su participación en grupos paramilitares, mientras que su hermano, Santiago Uribe Vélez, ahora
está siendo juzgado por liderar un escuadrón de la muerte conocido como los 12 Apóstoles.
Recientemente se reveló que la Suprema Corte colombiana está investigando al propio Álvaro Uribe por asesinato e intimidación de testigos
relacionados con una investigación de crímenes cometidos por miembros del Bloque Metro, un grupo ilegal de milicias paramilitares
supuestamente formado por Uribe y miembros de su familia.
En 2004, el Archivo de Seguridad Nacional desenterró un informe de inteligencia militar de 1991 que incluía a Uribe entre las
principales figuras del narcotráfico en Colombia , junto con Pablo Escobar, el jefe narcoparamilitar Fidel Castaño y más de 100 figuras
del crimen organizado. Uribe era un "amigo personal cercano de Pablo Escobar", según el informe de la Oficina del Agregado de Defensa de
los EE. UU. (DAO) en Colombia, y estaba "dedicado a la colaboración con el Cartel de Medellín en altos niveles gubernamentales".
El gobierno colombiano negó varias acusaciones específicas en el informe de inteligencia de 1991, pero no intentó refutar las aseveraciones
más importantes que se informan en el documento: que Uribe tenía una relación personal cercana con Pablo Escobar y negocios con el Cartel
de Medellín.
Hasta ahora, ha habido poca documentación adicional disponible sobre cómo se desarrolló la evaluación de los supuestos tratos narcóticos de
Uribe en los años anteriores y desde ese informe. En una entrevista de 2009 con El Nuevo Herald, el ex embajador de los Estados Unidos
en Colombia, Myles Frechette (1994-1997), dijo que le había preguntado a Uribe sobre algunos de los rumores, pero que no estaba satisfecho
con su explicación.
En marzo de 1995, un cable de la Embajada de los EE. UU. Firmado por Frechette resumió la gama de denuncias que vinculan a Uribe,
entonces el recién instalado gobernador de Antioquia, con el tráfico de drogas. La parte del cable que describe las acusaciones fue redactada
de una versión publicada anteriormente del cable .
Frechette escribió que Uribe, "como muchos políticos colombianos prominentes", era "sospechoso de haber tenido una participación
periférica con la industria del narcotráfico en Colombia".
La presentación de informes de la embajada desde 1992 describe el intento fallido de Uribe de nominar, en una reunión del
partido, a una persona asociada con una conocida familia de narcotraficantes como candidato liberal para las elecciones de
alcalde [sic] en Medellín. Cuando ese esfuerzo fracasó, según el informe, Uribe propuso la candidatura de un tío del difunto
zar antidrogas de Medellín Pablo Escobar Gaviria, que también fue derribado.
Según otro informe de la Embajada, en 1993 Uribe y otros dos se reunieron con la esposa del narcotraficante Pablo Escobar
para tratar de negociar su rendición, una reunión facilitada por el supuesto contacto de Uribe con la familia.
Otro político del Partido Liberal le dijo al oficial informante que Uribe está relacionado con la familia Ochoa Vázquez,
algunos de cuyos miembros cumplen condena por narcóticos, que Uribe recibió contribuciones de campaña de ellos y que
temía por su vida. por no haber "entregado".
Algunos de los documentos publicados hoy arrojan dudas sobre estas acusaciones, citando las vehementes negativas de Uribe, o los restan
importancia, señalando que tales cargos son comunes en la política colombiana.
Un cable de 1988 firmado por el subjefe de la misión estadounidense (DCM) J. Phillip McLean dijo que la "información incompleta
disponible" sobre los rumores de que el entonces senador Uribe tenía vínculos con narcóticos "fue compensada durante una larga entrevista
en la que [Uribe] presentó documentación y explicaciones sobre sus presuntos contactos con narcotraficantes ".
En enero de 1992, pocos meses después del informe DIA de septiembre de 1991, la Embajada de los EE. UU. Cuestionó la inclusión de
Uribe en una lista similar de "posibles narcopollos" en Colombia, escribiendo: "Si, como sospechamos, la única transgresión de Uribe es
pertenecer" para una familia que ha hecho negocios legítimos con narcos, su inclusión en esta lista no está garantizada ".
Otros registros citados en una "versión actualizada" del mismo informe dicen que la familia de Uribe tenía "extensas posesiones de tierras
y negocios en Antioquia" y que hicieron "negocios legítimos, como la ganadería, con conocidos traficantes de Antioquia". En junio de
1992, El DCM de la Embajada de los EE. UU., David L. Hobbs, escribió que "con cada reunión nos inclinamos menos a creer en las
narraciones atribuidas a [Uribe]".
Pero las preocupaciones de Estados Unidos sobre los posibles vínculos de Uribe con los narcos nunca disminuyeron y se intensificaron
después de que el jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, escapó del confinamiento domiciliario en julio de 1992. Días después, un cable
firmado por el embajador estadounidense Morris Busby dijo que "nosotros [en la Embajada] siguen siendo leary [sic] de las posibles
conexiones de narcóticos de Uribe ".
Aproximadamente seis meses después, tras informes de que Uribe y otros dos se habían reunido secretamente con la esposa de Escobar, otro
cable de la Embajada registra una conversación con Uribe, quien "llamó al [Oficial Político] en la Embajada el 26 de enero para explicar su
versión de los hechos y aclarar su papel "en el episodio, que también se informó en el momento .
Uribe dijo a funcionarios de la embajada de Estados Unidos que él y otros dos se habían reunido con la esposa de Escobar, María Victoria
Henao Vallejo, para transmitir el mensaje de que, en palabras de la Embajada, "estaría más que dispuesto a actuar como garante de la
seguridad de Escobar" si eso fueron el único obstáculo para su rendición a las autoridades colombianas. Escobar escapó de su arresto
domiciliario en julio de 1992 y pasó los siguientes 16 meses prófugo de las autoridades colombianas y estadounidenses antes de ser
asesinado en una operación policial en diciembre de 1993.
Uribe dijo que la reunión fue organizada por Iván Velásquez Gómez, quien era entonces el inspector general del departamento de Antioquia
y actualmente es el jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Según Uribe, Velásquez había dicho que
podía arreglar una reunión con la madre de Escobar, Hermilda de los Dolores Gaviria Berrío, pero en su lugar organizó una reunión con
Henao. Álvaro Villegas Moreno, el ex senador y gobernador conservador de Antioquia que es considerado por algunos como "el hombre
que construyó la carrera de Álvaro Uribe", también asistió a la reunión con Henao.
Uribe dijo que no se dio cuenta de que estaban tratando con la esposa de Escobar hasta que estuvieron varios minutos en la
conversación, y no tenía ninguna explicación de por qué la reunión había sido arreglada con ella y no con la madre de
Escobar.
Uribe dijo que enfatizó a la Sra. Escobar que no tenía autoridad para negociar, y que su visita no fue sancionada por el
gobierno. Expresó su profunda preocupación por la violencia y que estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para
garantizar que Escobar se rindiera pacíficamente. Le dijo a la Sra. Escobar que Medellín necesitaba desesperadamente la paz,
y que los decretos de rendición del presidente Gaviria eran el mejor mecanismo para lograrlo.
Uribe "estaba visiblemente agitado" durante su reunión con el funcionario de la Embajada, y "constantemente paseaba por la pequeña
oficina" en la Embajada de los Estados Unidos donde se celebraba, según el sumario. Uribe "dijo que quería que la Embajada tuviera
conocimiento de su papel exacto en el asunto y entendiera que todo era transparente y transparente." Uribe negó enfáticamente los rumores
de que el propio Escobar estaba en la reunión "y" dijo que rechaza absolutamente cualquier pensamiento de diálogo o concesiones a Escobar
".
El Oficial Político de la Embajada dijo que el Senador Vélez Trujillo le había dicho que "él cree que fue Uribe quien inició contacto con la
madre de Escobar", y le recordó "que Uribe es primo de la familia de traficantes de narcóticos Vásquez de Ochoas [sic] ... ha financiado su
campaña política. "Vélez Trujillo dijo que" Escobar, a través de Ochoas, está ahora exigiendo a Uribe que devuelva los favores tratando de
abrir un canal de comunicación con [el presidente colombiano César] Gaviria ". Vélez Trujillo murió en 2007.
Alejandro González, el ex senador liberal de Antioquia, le dijo a la Embajada que Uribe temía "por su vida porque no pudo entregar a sus
mentores del cartel de Medellín". González fue asesinado el año siguiente.
Los funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos estaban "convencidos de que la reunión no fue sancionada por la administración
Gaviria y que nada salió de ella", según el cable de febrero de 1993. Uribe y los otros dos "actuaban de acuerdo con lo que consideraban su
propio interés individual", dice el informe, y "la participación de Uribe bien podría tener algo que ver con su relación con los Ochoas".
Sin embargo, la Embajada dijo que no tenía "información reciente que lo relacionara con los traficantes".
Algunas de las acusaciones que vinculan a Uribe con el tráfico de drogas provienen de sus lazos políticos con Ernesto Samper Pizano, cuya
administración presidencial (1994-1998) fue obstaculizada por la evidencia de que su campaña recibió contribuciones del Cártel de Cali, y de
César Villegas Arciniegas, un amigo cercano y confidente de Samper que fue condenado en 1998 por su papel en el escándalo y asesinado en
2002.
En marzo de 1993, uno de los cables de Busby a Washington dijo que la Embajada creía que había "sustancia en los rumores" de que
Samper, Villegas Arciniegas y Uribe, a quienes calificó como "un partidario clave de Samper", tenían vínculos con el narcotráfico. A Busby
le preocupaba que los presuntos vínculos tendrían un impacto negativo en las operaciones antinarcóticos patrocinadas por Estados Unidos en
Colombia.
Los rumores de la participación de estos tres con narcotraficantes abundan, y aunque faltan pruebas contundentes en todos los
casos, creemos que hay sustancia en los rumores. No está claro qué tan cerca está (o estaba) el vínculo directo entre Samper y
los traficantes, pero tenemos serias dudas de que, de ser elegido, perseguiría a los antinarcóticos con la misma energía y vigor
que el [Presidente] Gaviria.
Los rumores se debieron en parte a la evidencia de que Villegas Arciniegas, como director de planificación de la Administración de Aviación
Civil de Colombia a principios de la década de 1980, había otorgado licencias de operación a narcotraficantes conocidos. Uribe, que era
entonces director de la organización, lo nombró para el puesto.
Frechette, quien siguió a Busby como embajador de Estados Unidos en Colombia, le dijo a El Nuevo Herald en 2009 que nunca estuvo
satisfecho con la explicación de Uribe sobre por qué nombró a Villegas Arciniegas para el cargo. "¿Cómo viniste a contratar a Villegas?", Le
preguntó a Uribe. "¿Sabes que Villegas sin duda dio esas licencias a los narcos?"
Un cable de la Embajada de julio de 1993 sobre los principales asesores y partidarios de Samper tuvo una visión un tanto diferente de lo
que los rumores de los vínculos narcóticos significaban para la presidencia de Samper. Refiriéndose a una "variedad de denuncias e
insinuaciones" contra algunos de los partidarios de Samper, la embajada dijo que "probablemente no sean más serios que aquellos contra el
personal y partidarios de la campaña presidencial colombiana exitosa, y ciertamente no presagian una reversión drástica de los narcóticos
política en una administración Samper ".
El cable decía que Uribe era "el único político de Medellín que declaró de todo corazón a Samper" y que "será el hombre de Samper en
Medellín, un distrito clave para cualquiera que quiera ser presidente de Colombia". Pero Uribe había "demostrado" un enigma para la
Embajada ", según el cable, y el alcance de sus conexiones reales con los narcotraficantes seguía sin estar claro.
Sus lazos familiares con los narcos (es primo de los Ochoas) y los rumores de contactos creíbles lo manchan, pero las
declaraciones pasadas en contra de los traficantes y las protestas vehementes a la Embajada ... dicen lo contrario.
Las dos versiones diferentes de la lista "Narcopols": la primera desde enero de 1992 ; la segunda versión "actualizada" de tres meses
después revela una Embajada tratando de encontrar la mejor manera de clasificar a los políticos colombianos contaminados por drogas,
separando a los directamente involucrados en narcotráfico de aquellos cuyas campañas tomaron dinero de los cárteles, que la Embajada
caracterizó como "Una práctica casi universal en la política colombiana".
Entre otros que figuran en la categoría anterior se encuentran Alberto Rafael Santofimio Botero y José Antonio Nombre Terán, un par de
líderes del Partido Liberal de la vieja guardia que la Embajada vio como tenía fuertes lazos con los narcotraficantes.
Santofimio, que flotaba como candidato presidencial en 1990, era un “narcopol notoria”, según el informe actualizado, que “él mismo ha
estado involucrado en el narcotráfico.” Santofimio está cumpliendo una condena de 24 años de prisión por su papel en el asesinato en 1989
del candidato presidencial liberal Luis Carlos Galán Sarmiento.
Nombre Terán fue “asociada desde 1983 con una tapa traficante Costa Norte”, según el informe de la Embajada, y fue supuestamente
“implicado en tráfico de cocaína y marihuana y lavado de dinero.” Nombre Terán, que murió en 2011, se dice que ha “proporcionado
seguridad para 881 kilos de cocaína incautados en septiembre de 1989 mediante sobornos pagados a funcionarios de la policía local ".
Se estima que un protegido de Uribe, Iván Duque Márquez, ganará la mayoría de los votos en la primera ronda de las elecciones
presidenciales de Colombia a fines de este mes. El padre de Duque, Iván Duque Escobar, fue el gobernador de Antioquia de 1981 a 1982,
cuando Uribe era el jefe de la Administración de Aviación Civil. Según un informe del ex periodista de Newsweek Joseph Contreras , el
gobernador Duque confrontó a Uribe después de que se descubriera que su oficina había aprobado una licencia de aviación para la figura del
cártel de Medellín, Jaime Cardona.

LISTA DE DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS CITADOS


DOCUMENTO 1
Visita del Senador Alvaro Uribe.
Embajada de los Estados Unidos en Colombia, cable, uso oficial limitado, 2 páginas

1988-07-28
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
En un mensaje dirigido a la Drug Enforcement Administration (DEA), Jefe Adjunto de Misión, Phillip J. McLean escribe que los EE.UU. Embajada
Bogotá había “comprobado fondo de Uribe y lo entrevistó largamente” sobre “supuestos contactos con narcotraficantes” antes de recomendar él para
un programa patrocinado por la Agencia de Información de los Estados Unidos (USIA).

La información incompleta disponible sobre él en esta misión fue compensada durante una larga entrevista en la que presentó documentación y
explicaciones sobre sus presuntos contactos con narcotraficantes. Dadas las circunstancias, y en vista del hecho de que el Gobierno de los Estados
Unidos no gastó dinero en su visita, se acordó su solicitud de asistencia de coordinación de la USIA.

DOCUMENTO 2
"Narcopols", mientras que en algunos casos se debilitó, sigue siendo una fuerza fuerte en la política
colombiana Embajada de los Estados Unidos Colombia, cable, Secret, 18 págs.

1992-01-24
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
En enero de 1992, siete meses después de la rendición del jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, la Embajada de los Estados Unidos compiló una
lista de políticos colombianos "sospechosos de tener vínculos con el narcotráfico".

En total, la lista incluía "21 de 100 senadores, 13 de 161 representantes y cinco de los 27 gobernadores departamentales. "La evidencia variaba, según
el cable, e incluía" la aceptación de las sucias contribuciones de campaña ", que la Embajada calificó como" una práctica casi universal en la política
colombiana ".

La lista está dividida en dos secciones: "Narcopols", que son "políticos con historias sólidas de participación en el tráfico de drogas o en apoyo de ella"
y "Posibles Narcopols", incluidos "aquellos cuyas entradas [en las bases de datos del gobierno de EE. UU.] Contienen declaraciones contradictorias,
una amplia acusación sin información específica de seguimiento o sin un patrón de actividad. "

Luego, el senador Álvaro Uribe aparece en la última categoría. Las redenciones a las secciones clave del documento dejan algunas preguntas sobre qué
información tenía EE. UU. Sobre los presuntos vínculos con las drogas de Uribe. Lo que está claro es que las conexiones sospechosas estaban
relacionadas con los negocios de su familia, y la Embajada no consideró los vínculos lo suficientemente significativos como para justificar su inclusión
en una lista de "narcopols".

Desde mayo de 1989, [Uribe] supuestamente ha estado involucrado en el tráfico de drogas. Los registros [eliminados] afirman de manera menos
concluyente que la familia de Uribe tiene extensas posesiones de tierras y negocios en Antioquia y hace negocios legítimos, como la ganadería,
[eliminado].

[...]

Si, como sospechamos, la única transgresión de Uribe es pertenecer a una familia que ha hecho negocios legítimos con narcos, su inclusión en esta
lista no está garantizada.

DOCUMENTO 3
"Narcopols", mientras que en algunos casos se debilitó, sigue siendo una fuerza fuerte en la política
colombiana Embajada de los Estados Unidos Colombia, cable, Secret, 18 págs.

1992-04-24
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
Una "versión actualizada" del cable del mismo título del 24 de enero de 1992 incluye ciertas modificaciones a la entrada referente a Álvaro Uribe.

DOCUMENTO 4
Senador de Medellín en Medellín Violencia, Guerrilla / Narco Link
Embajada de los Estados Unidos Colombia, cable, Confidencial, 3 pp.

1992-06-11
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
En un cable que detalla una reunión entre Uribe y personal de la Embajada de Estados Unidos, Jefe Adjunto de Misión David L. Hobbs informa que
Uribe “aparece como un interlocutor serio, y parece querer genuinamente contacto regular con [funcionarios de la embajada].”

“Con cada reunión nos inclinamos menos a creer en las narraciones que se le atribuyen ".

DOCUMENTO 5
Miedo a los bombardeos: otra explicación para la "histeria del sobrevuelo"
Embajada de los Estados Unidos Colombia, cable, confidencial, 3 páginas

1992-07-31
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
Este cable detalla una conversación de un funcionario de la Embajada de EE. UU. El 30 de julio de 1992 con Uribe sobre las reacciones negativas en
Colombia a los sobrevuelos del gobierno de los EE. UU. En el área de Medellín y teme que el Cartel de Medellín tome represalias con una campaña de
bombardeos. Firmado por el embajador de los Estados Unidos, Morris Busby, el cable dice que la Embajada sigue siendo "leary [sic] de las posibles
conexiones de narcotráfico de Uribe".

DOCUMENTO 6
Álvaro Uribe defiende la visita a la Sra. Escobar
Embajada de los Estados Unidos en Colombia, cable, confidencial, 7 págs.

1993-02-22
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
La Embajada de Estados Unidos cree que Uribe y otros dos que se reunieron con la esposa del narcotraficante Pablo Escobar en diciembre de 1992
“estaban actuando por puro interés propio” y que la administración del Presidente César Gaviria “no tenía nada que ver con estos contactos.”

El cable dice que Uribe "llamó [al oficial político de la Embajada de los Estados Unidos] en la Embajada el 26 de enero para explicar su versión de los
hechos y aclarar su papel" en el episodio, que se informó en ese momento .

El Oficial Político de la Embajada dijo que otro senador liberal de Medellín, Luis Guillermo Vélez, le había dicho que "él cree que fue Uribe quien
inició el contacto con la madre de Escobar", y le recordó "que Uribe es un primo de los Ochoas [sic] Vasquez la familia del narcotráfico ... que han
financiado su campaña política ". Vélez dijo que" Escobar, a través de las Ochoas, ahora está exigiendo a Uribe que devuelva los favores tratando de
abrir un canal de comunicación a Gaviria ".

En una reunión por separado, un ex senador de Antioquia , Alejandro González ", reiteró las acusaciones de Vélez de que Uribe teme por su vida
porque no pudo entregar a sus mentores del cartel de Medellín".

DOCUMENTO 7
La carrera por el Partido Liberal Nominación Presidencial
Embajada de los EE. UU. Colombia, cable, Confidencial, 5 pp.

1993-03-11
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
En un cable que detalla el contacto de la Embajada con el "rico empresario" César Villegas Arciniegas, asistente del candidato presidencial liberal (y
futuro presidente) Ernesto Samper, la Embajada comenta sobre las denuncias de que Samper, Villegas y el senador Álvaro Uribe ("también un
partidario clave de Samper" ) tienen enlaces al narcotráfico.

Los rumores de la participación de estos tres con narcotraficantes abundan, y aunque faltan pruebas contundentes en todos los casos, creemos que
hay sustancia en los rumores. No está claro qué tan cerca está (o estaba) el vínculo directo entre Samper y los traficantes, pero tenemos serias dudas
de que, de ser elegido, perseguiría a los antinarcóticos con la misma energía y vigor que el [Presidente] Gaviria.

Varias secciones del cable fueron redactadas en una versión del documentopublicado previamente bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA). El
Archivo volvió a solicitar la información retenida en ese comunicado bajo la Revisión de desclasificación obligatoria, obteniendo acceso a los
documentos en este libro de información y muchos otros.
DOCUMENTO 8
¿Quién está detrás de Ernesto Samper?
Embajada de EE. UU. Colombia, cable, confidencial, 7 p.

1993-07-29
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
En espera de las elecciones presidenciales colombianas de 1994, la Embajada de los Estados Unidos ofrece una evaluación de los principales asesores y
partidarios políticos de Ernesto Samper. La Embajada escribe que Álvaro Uribe es "el único político de Medellín que ha declarado de todo corazón por
Samper" y "será el hombre de Samper en Medellín, un distrito clave para cualquiera que quiera ser presidente de Colombia".

Pero Uribe "ha demostrado un enigma para la Embajada ", según el cable.

Sus lazos familiares con los narcos (es primo de los Ochoas) y los rumores de contactos creíbles lo manchan, pero las declaraciones pasadas en
contra de los traficantes y las protestas vehementes a la Embajada ... dicen lo contrario.

Refiriéndose a una "variedad de acusaciones e insinuaciones" dirigidas contra algunos de los partidarios de Samper, la Embajada dice que
"probablemente no sean más serios que aquellos contra el personal y partidarios de la campaña presidencial colombiana exitosa anterior, y ciertamente
no presagian una reversión drástica de los narcóticos política en una administración Samper ".

DOCUMENTO 9
Encuentro de Embajadores con el Gobernador de Antioquia
Embajada de los Estados Unidos Colombia, cable, Confidencial, 11 pp.

1995-03-21
Fuente: solicitud de revisión de desclasificación obligatoria
Este cable es un registro detallado de una reunión entre Álvaro Uribe, entonces gobernador de Antioquia, y el embajador de los Estados Unidos, Myles
Frechette, durante el reciente viaje del emisario de los Estados Unidos a Medellín.

Entre otras cosas, Uribe "hizo un contundente llamamiento a la asistencia directa al gobierno departamental de Antioquia para enfrentar el desafío
planteado por la alianza impía entre los traficantes y las organizaciones guerrilleras, caracterizándolos como 'inseparables'"

. Dijo que, como izquierdista estudiante incipiente a fines de los años 60, estaba convencido de la dimensión ideológica de la lucha guerrillera en
Colombia, pero hoy está convencido de que son, con pocas excepciones, poco más que matones contratados ...

Hablando sin rodeos, el gobernador le dijo al embajador que tenía tres años (su mandato) para revertir esta situación y que necesitaba ayuda. Él y su
equipo de seguridad explicaron que el gobierno estatal necesita helicópteros; que la policía necesita despachar equipos, radios y vehículos para
enfrentar los desafíos de la delincuencia ...

En un párrafo final que fue eliminado de una versión previamente desclasificada del cable , la Embajada proporciona un resumen de las denuncias
que vinculan a Uribe con el tráfico de drogas.