You are on page 1of 1

¿Cómo saber si un tema es de opinión o de pecado?

¿Cómo saber si un tema es de opinión o no? ¿Cuál es EL CRITERIO para determinar si una
actividad es un asunto de opinión o voluntad de Dios? ¿Menciona algún criterio al
respecto las Escrituras?

Si Dios no es Dios de confusión, ese criterio debe estar revelado claramente en la Biblia. Y
́
así es, he aquí ́
el criterio y su apoyo Escritural:

“La voluntad de Dios es revelada por mandamientos y nada más que por mandamientos.
Si no hay mandamiento o ley, es un asunto de opinión”

(Mt 5:19; 19:17; 22:36-40; 28:20 Mr 7:8; Jn 12:50; 14:15,21; 15:10; Ro 3:20; 7:7-13; 13:8-
10; 1Co 7:19; 2Ped 3:2; 1Jn 2:3; 3:4,22; 4.21; 5:2-3; 2Jn 6; Ap 12:17; 14:12)

́
“...ensenándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con
vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amen.” (Mt 28:20)

“El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama...” (Jn 14:21)

“Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los
lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas
semejantes.” (Mr 7:8)

“La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de
Dios.” (1Co7:19)

¿Qué pasa si para una acción o actividad no hay mandamiento o ley que lo apoye o lo
prohíba? Entonces es un asunto de opinión (Rom 4:15; 5:13)

Y si es un asunto de opinión, entonces según la Biblia, esa acción o actividad es lícita
hacerla. Puede que en algunas situaciones no sea conveniente para no causar tropiezo,
pero en sí misma tal acción no es pecado.

La expresión “voluntad de Dios” se refiere a las acciones que Dios desea que realices, que
obedezcas, por tanto está relacionada con mandamientos. Mientras que una enseñanza
puede ser verdad o falsa, puedes creerla o no creerla. Pero...

Solo los mandamientos pueden ser obedecidos, las enseñanzas no. Pero éstas nos dan luz,
nos motivan a obedecer los mandamientos de Dios o hacer su voluntad.

En conclusión, el criterio para saber si una acción o uso de objeto es un asunto de opinión
o de pecado es la ley. Lo que la ley de Dios no condena , no es pecado (Rom 7:7)