You are on page 1of 2

Características, Estructura, Estilo y

Clasificación del Editorial


Características:

a) Sustancioso: Rico en ideas realmente sustanciosas; que cada frase tenga una razón; que
no haya palabrería inútil ni retorcimientos retóricos.

b) Contundente: Que vaya al grano del asunto; que se exprese sin titubeos.

c) Afirmativo: Que no se limite a reprobar sino a que proponga soluciones.

d) Penetrante: Que no se quede en la superficie de los asuntos que aborda sino que vaya
más allá.

e) Ágil: Que esté redactado con fluidez y claridad, con lógica y sin rebuscamientos para que
su lectura no resulte cansada, aburrida o incomprensible.

f) Convincente: Que trate de ganar con argumentos la voluntad de los lectores, que los
mueva a pensar como la institución periodística piensa.

g) Breve: Que diga mucho en pocas líneas y trate de agitar en breve espacio temas que
entrañan siempre tesis profundas y vastas.

h) Trascendente: Que su juicio resulte perdurable y de influencia en la conformación de


criterios.

Estructura:

El Editorial requiere atrapar la atención del público con una entrada lo suficientemente
atractiva para despertar el interés y conservarlo sin decaimiento hasta el final del escrito.

Al buen comienzo debe seguir un fácil y siempre lógico desarrollo del comentario, que
invariablemente entraña una tesis doctrinaria.

Finalmente, ha de procurarse terminar el escrito con un remate que implique una


condensación afortunada del pensamiento central.

Estilo:
Es imposible reglamentar el estilo de un editorial, pero puede señalarse que para cumplir
con sus propósitos deben evitarse los “Lucimientos” declamatorios y la ampulosidad
empalagante de la retórica.

El Editorial está destinado a todos los lectores, entre quienes habrá sabios, ignorantes,
sensibles, fríos, escépticos, apasionados y simpatizantes de la idea.

Por lo anterior, el estilo debe ser comprensible, sin detrimento de la exposición lógica.

Clasificación:

a) De lucha: Que ataca, exige y sugiere; que es fundamentalmente combativo y ordinario.

b) De testimonio: Que toma serenamente una posición y la fundamenta.

c) Aclaratorio e instructivo: Que se propone explicar el hecho que lo suscita.

d) Retrospectivo: Que comenta lo sucedido con la satisfacción leve o mordazmente


expresada del “ya lo decíamos nosotros”.

e) Necrológico: Cuando el personaje o los personajes a que está dedicado merecen un sitio
tan destacado en la publicación.

f) Previsorio: Que mira al porvenir que, sin pretensiones proféticas, se adelanta


convincentemente la presente y elabora una hipótesis a futuro.