You are on page 1of 29

Historia de Europa Oxford Historia de Europa Oxford

Editor de la colección: T. C. W. Blanning
Editor de la colección: T. C. W. Blanning

PLAN DE LA OBRA:

La Grecia clásica (publicado)
Robin Osborne Europa, 1900-1945
Los romanos (pub!. prevista: 2004)
f. Bispham

La alta Edad Media (publicado) Edición de Julian Jackson
Rosamond McKitterick

El cenit de la Edad Media (pub!. prevista: 2004)
DavidPower Traducción castellana de
La baja Edad Media (pub!. prevista: 2004) Luis Noriega
Malcolm Vale

El siglo XVI (pub!. prevista: 2004)
Evan Cameron

El siglo XVII (publicado)
Joseph Bergin

El siglo XVIII (publicado)
T. C. W. Blanning

El siglo XIX (publicado)
T. C. W. Blanning

Europa, 1900-1945 (publicado)
Julian Jackson

Europa desde 1945 (publicado)
Mary Fulbrook

CRÍTICA
Barcelona

Prefacio del editor de la colección

Escribir una historia general de Europa es una tarea que presenta muchos
problemas, pero lo más dificil, sin duda, es conciliar la profundidad del
análisis con la amplitud del enfoque. Todavía no ha nacido el historiador
capaz de escribir con la misma autoridad sobre todas las regiones del con­
tinente y sobre todos sus variados aspectos. Hasta ahora, se ha tendido a
adoptar una de las dos soluciones siguientes: o bien un único investigador
ha intentado realizar la investigación en solitario, ofreciendo una pers­
pectiva decididamente personal del período en cuestión, o bien se ha reuni­
do a un equipo de expertos para que redacten lo que, en el fondo, es más
bien una antología. La primera opción brinda una perspectiva coherente,
pero su cobertura resulta desigual; en el segundo caso, se sacrifica la uni­
dad en nombre de la especialización. Esta nueva serie parte de la convic­
ción de que es este segundo camino el que presenta menos inconvenientes
y que, además, sus defectos pueden ser contrarrestados, cuando menos en
gran parte, mediante una estrecha cooperación entre los diversos colabo­
radores, así como la supervisión y encauzamiento del director del volu­
men. De esta forma, todos los colaboradores de cada uno de los volúmenes
han leído el resto de capítulos, han analizado conjuntamente los posibles
solapamientos u omisiones y han reescrito de nuevo sus aportaciones, en
un ejercicio verdaderamente colectivo. Para reforzar aún más la coheren­
Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copy­
right, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra
cia general, el editor de cada volumen ha escrito una introducción y una
por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento infor­ conclusión, entrelazando los diferentes hilos para formar una sola trenza.
mático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos, En este ejercicio, la brevedad de todos los volúmenes ha representado una
ventaja: la necesaria concisión ha obligado a centrarse en las cuestiones
Fotocomposidón: Pacmer, S. A.
más relevantes de cada período. No se ha hecho el esfuerzo, por tanto, de
© Oxford University Press 2002 cubrir todos los ángulos de cada uno de los temas en cada uno de los pai­
Europe, 1900-1945 was originally published in English in 2002. ses; lo que sí les ofrecemos en este volumen es un camino para adentrarse,
This translation is published by arrangement with Oxford University Press.
con brevedad, pero con rigor y profundidad, en los diferentes períodos de
Europa, 1900-1945 se publicó originalmente en inglés en 2002. Esta traducción
se publica por acuerdo con Oxford University Press.
la historia de Europa y sus aspectos más esenciales.
© 2003 de la traducción castellana para España y América:
CRITICA, S . L. T. C. W. Blanning
Diagonal, 662-664
Sidney Sussex College
08034 Barcelona
e-mail: editorial@ed-critica.es
Cambridge
http ://www. ed-critica. es
ISBN: 84-8432-433-8
Depósito legal: M. 5479-2003
Impreso en España
2003. - BROSMAC, S. L., Polígono Industrial, 1, Calle C, Móstoles (Madrid)

Se trata de un período que. di­ ferentes partes del paisaje adquieren mayor relieve. la cruzada albigense. ¿Cómo podemos conseguir la distancia crí­ tica necesaria para considerar un período cuyo significado es aún materia de discusión y afecta los debates políticos y sociales contemporáneos de una manera en que no lo hacen.Introducción Julian Jackson Escribir la historia del siglo xx Escribir la historia de la primera mitad del siglo xx plantea sus propios problemas particulares. y él mismo es para muchos una de las voces literarias más importantes del siglo. Desani­ mado por su fracaso. el libro despertó poco interés y fue un fracaso comercial. Esto es verdad para toda tentativa de escribir historia. la gue­ rra de los Treinta Años o. Cuando en el otoño de 1947 el químico italiano Primo Levi publicó Si esto es un hombre. A medida que nos alejamos de los acontecimientos. Hoy sus escritos sobre Auschwitz se consideran verdaderos clásicos. Una traducción inglesa de 1959 fue recibida con similar indiferencia. la Revolución Francesa? Nada muestra mejor estos problemas que las diferentes formas en que hemos visto lo que se ha llamado «el Holocausto». y los que no llegaron a venderse estuvieron pudriéndose en un almacén hasta que fueron destruidos por la inundación del río Arno en 1966. por ejemplo. pero es especialmente cier­ to respecto a una época que todavía se encuentra en rma zona nebulosa entre la historia y la memoria. un re­ cuento de sus experiencias en Auschwitz. Levi dejó de escribir durante trece años. incluso. es innegable. pertenece al «pasado». y su repu­ tación sólo empezó a crecer en la década de 1960. El paso de Levi de la oscuridad a la celebridad formaba parte -y era a la vez causa y sintoma- . pero nos es tan cercano que la forma en que lo vernos está en constante cambio. Se imprimieron dos mil quinientos ejemplares. y mientras intentamos encontrar respuestas. las preguntas en sí mismas parecen cambiar.

el Holocausto es un tema central en nios. aplicada a 36. La esteriliza­ Y si pueden ser incluidos. que también fue­ eugenesia fue creada en el University College de Londres en 1909. el si­ 11 Eksteins escribe en este volumen. Esto es muy evidente. Con todo. que la infinitud e inconmensurabili­ la de Jan Kershaw. ¿Qué palabras pueden explicar los horrores aparentemente niebla. el siglo XIX fue la gran época de la histo­ parece notable que cuando en 1956 el cineasta francés Alain Resnais diri­ glo XX hizo añicos la confianza y la seguridad que hacían posible la narra­ gió el primer documental sobre los campos de concentración.000 personas. Y ningún horror. durante cerca de veinticinco años no lo hicimos. Si. Otros se preguntan si sería de la eugenesia son algo que preferiríamos olvidar a la luz del horror al que posible. Sin embargo. y que no hay razón para que determinado conjunto de cir­ por ejemplo. la primera cátedra de nico. nera particular. que cunstancias únicas deba necesariamente ser privilegiado sobre cualquier pretende el mejoramiento racial.10 EUROPA. sería necesaria la llegada de recuerda la famosa observación de T heodor Adorno sobre la imposibili­ otro cineasta francés. Lanzaron campañas antitabaco intensivas -la por Weimar y alcanzaría el período posterior a 1945? ¿O sería semejante propaganda precisaba que mientras Roosevelt. Hoy nos l f INTRODUCCIÓN ria cmno disciplina -la época que convirtió a la historia en «la principal herramienta intelectual para interpretar la existencia humana»-. En los primeros años del siglo. como Richard Bessel dice acontecimiento o serie de acontecimientos históricos es único de una ma­ en su ensayo. Esto no quiere de­ Hay incluso quienes consideran que los acontecimientos del siglo XX cir que en algunos aspectos los nazis eran «progresistas» y que en otros eran ponen en duda la totalidad de la empresa historiográfica. intento de dar una perspectiva histórica al nazismo una forma de perder Franco. en­ tica deliberada para exterminar a todos los miembros de un solo grupo ét­ tre figuras como Webbs. Noche y ción histórica. dad del universo deben ser tenidas en cuenta para calcularla. tan horrible y sin precedentes. Se ha señalado que cada latos sobre el progreso.. Keynes. empezando por Indiana en 1899. hoy se considera que el Holocausto ha sido único en su bras en el diccionario para calificar lo espantoso de los terrores. pasara por alto casi por completo la presencia de los judíos en los sin sentido de los que fue testigo la primera mitad del siglo? Eksteins nos campos y el destino que en ellos tuvieron. Shaw y H. otro documental. que pasó de aplicar la una descripción del régimen nazi que no le atribuya algún tipo de centra­ esterilización en 1933 a practicar la eutanasia en 1939 y el genocidio en lidad. y en 1922 ron asesinados por los nazis. Los nazis eran tan «modernos}> co? ¿En qué debemos basarnos para decidir cuestiones de este tipo? que incluso publicaron propaganda electoral en braille. Pero tampoco debería olvidarse que los nazis fueron pioneros en la derar las politicas sociales del régimen como parte de un desarrollo a lar­ organización de campañas de prevención de enfermedades. veintinueve años dad de escribir poesia después de Auschwitz. ya en 1916 el poe­ después del trabajo de Resnais. tionado si nuestra actual obsesión por él no ha causado distorsiones tan Con seguridad. Suecia. y hacia 1941 había sido «sacralización>} del Holocausto no nos lleva a minimizar otros horrores. Churchill y Stalin fumaban. cuarenta y ocho años después. como Modris «bárbaros>}. En 1952. Shoah. Ahora vemos el Holocausto. particular­ go plazo del estado de bienestar que se extendería desde Bismarck. el siglo XX nos ha hecho más escépticos frente a los re­ engañosas como antes lo hizo nuestro descuido.. de los arme­ lock. Claude Lanzmann. esta vez dedicado total­ ta armenio Avetik Ishakian había escrito en una línea similar sobre los su­ mente a la exterminación de los judíos. sino que lo que en ellos había de más «progresista» estaba liga- . ¿cómo debería ser revisada la definición de Ho­ ción de los discapacitados mentales fue introducida en dieciséis estados locausto para tenerlos en cuenta? Otros historiadores se preguntan si la norteamericanos. nos ha hecho conscientes. desde una perspectiva diferente. en la variada fortuna de la llamada ciencia de la eugenesia. 1900-1945 de un cambio general de percepción que convirtió el Holocausto en un hecho central para nuestra forma de entender el siglo XX. la eugene­ otro. pasaría mente en contra del cáncer. Si la singularidad del Holocausto reside en que representó una polí­ sia tenía considerable aceptación en círculos progresistas y de izquierda. Por ejemplo. no hay pala­ En general. en los últimos años algunos historiadores han cues­ poeta puede encontrarlas». sin negar en ningún momento el horror del Holocausto. Wells. el Holocausto frimientos de su gente durante el genocidio armenio que tuvo lugar en el sólo ocupaba tres páginas en la biografía de Hitler escrita por AJan Bul­ Imperio Otomano desde 1915: «Tan grande es la agonía . no pueden ser incluidos entre sus víctimas? se fundó un Instituto de Biología Racial en Uppsala. consi­ 1941. escribir condujo la idea de mejoramiento racial bajo Hitler. Mussolini y Hitler no lo hacían-. G. Estos orígenes intelectuahnente «progresistas» como el de los campos de la Unión Soviética. ¿sería posible. para tener. limitaron el uso de asbestos e de vista lo que es esencial en él y de favorecer en cambio lo que es periféri­ impulsaron la producción de pan integral. ¿significa esto que los gitanos y los homosexuales. de «el ros"tro de Jano de la modernidad».

Después de la guerra. Desde este punto de vista. Lawrence. siguiendo que las mujeres renunciaran a solidarizarse con las mujeres de otras razas). Durante el siglo XX. y figuras tan diferentes como T. El poeta nm> o «progresista». Nuestra confianza en lo permanente ha desaparecido». no la hubieran compartido. con toda una tradición del el fascismo y la democracia. Richard Vinen (2000) evita hacer una in­ dicos eran tan importantes para el nazismo como los torturadores y la po­ terpretación global y nos ofrece una «Europa en fragmentos». Trevelyan escribió: «contemplando aturdidos las busier. paradójica­ arte occidental que se remonta hasta el Renacimiento. Mazower. y el fascismo ofreció oportunidades a grupos sociales que ha­ bian sido excluidos de la política liberal tradicional. 1918. el cubismo. H. por otro. 1900. se También es interesante observar qué fecha eligen estos historiadores presentaron como formas de organizar la historia del siglo XX. el retorno a la tradición de Para Clive Ponting (1998) el siglo «demostró que la barbarie y el progreso l algunos artistas. mientras licía secreta. 1914.ocurrió antes de mente. el conflicto entre la democracia li­ Vinen. que en la década de 1920 bus- . Salvador Dali y W. como señaló entreguerras ésta no era la opinión de muchos artistas e intelectuales de van­ Philip Larkin en su poema «MCMXIV». Aunque a comienzos de la centuria tal vez haya sido axiomático para los «pro­ por lo general se acepta que la Gran Guerra representa una línea divisoria. alguna vez. gresistas» que el futuro descansaba en la democracia liberal. las fronteras son más borrosas: tigos del surgimiento del fauvismo. 1900-1945 INTRODUCCI Ó N 13 do a lo que en ellos había de más «bárbaro». la abstracción. El Manifiesto Futurista de 1909 declaraba que «el Tiempo y pués de 1945. Por último. gran La sombra de la guerra parte del conflicto político no se dio entre demócratas y antidemócratas sino que surgió alrededor de lo que debería significar la democracia en sí. S. el período que cho espacio a sacar a la luz el lado más oscuro de la democracia liberal. en cierta medida. en rescate de esta última. historiadores han intentado dar sentido al siglo xx. Los doctores y los expertos mé­ pueden coexistir». Una de ta­ como comienzo del siglo XX: Hobsbawm. y las diferentes variantes del fascismo. M. y dedica mu­ el vorticismo y la atonalidad. advierte que la historia de este siglo no debe verse sólo en términos de ca­ Es evidente que no hay que ser un partidario extremo del posmoder­ tástrofe. en especial como momento decisivo 1917. Cualquiera que sea el año que elijamos como comienzo del «corto» siglo xx. considera contingente el triunfo de la democracia en 1945. Sin embargo. fueron tes­ «la Europa negra» es ya un argumento. Yeats. el fu turismo. Ponting y les polaridades podría ser. Para Mark Mazower (1998). Para Eric Hobsbawm Pero si bien hay un acuerdo en que la guerra representa cierto tipo de (1994) el siglo XX fue «la era de los contrastes». siguió a la guerra· representó. el año en el que los bolcheviques tomaron el poder en nidades más significativas de activismo que sus opositores liberales (con­ Rusia. Las fronteras entre la democracia y el fascismo pueden ser borrosas. francés Paul Valéry escribió en 1919 que la guerra había dado a conocer la Es interesante observar la manera cómo en los últimos años algunos «mortalidad» de las civilizaciones. la ruptura con el siglo XIX --de hecho. En las artes. por ejemplo. Es famoso el comentario de Virgi­ beral. no está tan claro de qué tipo de i-uptura se trata. Le Cor­ liberal británico G. Maurice Blanchot. y en ningún caso «moder­ fuego.12 EUROPA. De manera más prosaica uno podría sugerir men. no estamos hoy en mejor situación que por nombrar sólo a unos pocos. en los años de el fin de un mundo: «Nunca semejante inocencia otra vez». con el comunismo apareciendo. el año en el que Estados Unidos conservadores antifenrinistas ofrecieron a menudo a las mujeres oportu­ entró en la guerra. ruinas del mundo que conocimos. el historiador guardia. nismo para sentirse insatisfecho con las polaridades que. Irónicamente los movimientos paz negociada se frustró definitivamente. Giuseppe Marinetti. por un lado. un con­ nia Woolf según el cual «más o menos en diciembre de 1909 el carácter flicto que habría culminado con el triunfo de los valores humanos del humano cambió» (la escritora pensaba en la exposición postimpresionis­ modelo democrático liberal en la mayor parte de Europa occidental des­ ta de ese año). en esos siete extraordinarios años que. entre 1905 y 1912. como sostiene Kevin Passmore en este volu­ el Espacio murieron ayer». siendo el período que abar­ ruptura. como Picasso y Stravinski. Eliot. la democracia liberal no fue siempre pluralista o tolerante. B. por ca hasta 1945 «la era de la catástrofe». Podrían proponerse otras. Su tema central es el conflicto entre ejemplo. Éste fue el año en el que la ocasión de una frente a las diferencias étnicas y religiosas. D. cuyo título 1914 . En 1939 la un grupo de criaturas prehistóricas que hubiera sobrevivido al diluvio de democracia parecía frágil y agotada en Europa.

el término hace referencia al uso de to­ traña muerte» del liberalismo en Gran Bretaña en el período anterior a dos los medios a disposición del estado (propaganda. Nietzsche murió en 1900. y casi dos que resulta útil para subrayar la dimensión ideológica del conflicto inter­ millones de italianos hicieron lo mismo entre 1900 y 1909. en­ uno de los hechos centrales de la historia europea en sus primeros cin­ tre liberales de izquierda. terror. y sólo España. el avión. Suiza y Turquía no entraron once mil vidas. el desarrollo de un nuevo estilo de nacio­ menia los turcos masacraron a los armenios entre 1915 y 1916. Suecia. Káiser) y aún más en la segunda (fascismo contra bolchevismo. o de las guerras balcánicas de 1912-1913. nacionalistas. (N. en cada una de las cuales perecieron cerca de veinte mil per­ bido a la intervención. por no hablar de las atrocidades de De esta forma. no hay duda de que Passmore analiza minuciosamente las tensiones. un «conflicto existencial» según las palabras del británicos que había emigrado a América en las tres décadas anteriores. populista y antisemita. la prensa de masas. Es bien conocido que un historiador fechó la «ex­ * Literalmente «guerra de visiones del mundo)). Mussolini 31. en Bucovina y Besarabia los rumanos mataron a unos cierto sentido su siglo sería el xx. la guerra proporciona una penosa unidad a este perío­ los belgas en el Congo. que de­ 1905 y 1908. el mayor número de mucha gente deseaba escapar. para obtener una victoria ideológica sobre sus enemigos. Recorde.hicieron bién desencadenó una serie de conflictos intestinos de tipo étnico. o de los pogromos contra los judíos en Rusia. El capítulo de Dondequiera que uno escoja comenzar el siglo xx. con diferencia. pero esto también podría ser cierto para el resto de Europa. Y respecto a la tranquilidad de de un siglo en el que no hubo en Europa ningún conflicto internacional de la Europa anterior a 1914. tentó las misiones civilizadoras de Europa». Suecia. siempre a punto de estallar. o de los 1921. de británicos y franceses no fue so­ sonas. tenemos también la guerra civil rusa (1918-1921). La internacional «guerra civil europea» tam­ -el automóvil. o convirtió en contempló el aumento del trabajo organizado.) . ideoló­ su primera aparición mucho antes de 1914. o de la vio­ conductores de este período. La destrucción y la catástrofe deben ser uno de los hilos mineros en los yacimientos de oro del río Lena en Rusia en 1912. guerra ra­ Muchos de los avances que transformarían la vida diaria en el siglo xx cial. Como Raj Chandavarkar observa en su capítulo. y de una rebelión intelectual via los ustaSi croatas asesinaron a cientos de miles de serbios. cuya represión costó más de la primera. En las dos décadas anteriores a 1914. Para cuando yectar un vago brillo de nostalgia sobre la Europa anterior a 1914. Se superpuso a una serie de guerras civiles. Dinamarca. dimensión ya presente en la primera guerra mundial («civilisa­ bajas británicas en la Gran Guerra fue inferior al número de ciudadanos tion» contra «Kultur». apenas contenidas. sus maneras de ver el mundo. las inestabilidades estruc­ adquirido forma. que fue una guerra de vastas movimientos que implicó a cerca de un horrores que los alemanes infligieron a las poblaciones indígenas en su millón de combatientes. poco entusiasta. en gran medida. que fijaron un nuevo es­ lamente una guerra civil. En Ar­ cios y los empleados de oficina. Pero estalló la guerra. turales y la violencia política de la Europa de la belle époque. conquista del suroeste africano en 1904. El escritor francés Charles Péguy escribió doscientos mil judíos en 1941 con una violencia que impresionó incluso a en 1900: «el mundo ha cambiado más en los últimos treinta años que en los últimos dos milenios>>. Se refería al conflicto entre Alemania y Francia. la aparición del sector servi­ guerras civiles tensiones étnicas. Weltanschauungskrieg*). donde tuvo lugar. Portugal. el teléfono. dos do. del t. ya habían sería un error subestimar las tensiones de clase. sociales y políticas preexistentes. designación tres millones y medio de polacos se marcharon a Estados Unidos. Noruega. campañas de desinformación) 1914. o de las masacres de armenios en el Imperio Otomano en en la segunda). Portugal y Suiza permanecieron fuera de de campesinos rumanos en diciembre de 1907. De Gaulle habló de una «guerra de los Treinta Años» que empezaba en historiadores no han estudiado de forma suficiente la violencia que sus­ 1914 y terminaba en 1945. qué puede decirse de la masacre de quinientos importancia-. Aparte de las dos guerras mundiales que in­ lencia. en Yugosla­ nalismo de derechas. el cine. entre los campesinos y los terratenien­ volucraron a la casi totalidad del continente europeo (sólo España.14 EUROPA. judíos y gita­ contra el positivismo y el racionalismo. cerca de muertes. Uno de los efectos de la guerra fue pro­ mos que Hitler tenía 25 años en 1914. la semiolvidada guerra ruso-polaca de 1919- tándar para el horror. Otros han hablado de una «guerra civil europea». El número de nacional. y la guerra greco-turca (1919-1923). El final del siglo XIX también gico y religioso. Pese a todo el douceur de vie del pero el término se podría aplicar con mayor precisión al conflicto entre período que precedió a 1914. o de la sublevación Holanda. tes de Andalucía en España o de Letonia en el Báltico. 1900-1945 INTRODUCCIÓN 15 caron inspiración en el clasicismo. Europa era también un continente del que Alemania y Rusia. socialistas y liberales que cuenta años ha sido la experiencia de la guerra -especialmente después había en la política europea antes de 1914. Lenin 34. pero en nos en 1941. feministas.

no consigue hacerlo. 1 Nuestros pensamientos cobran cuerpo. el líder rumano. el tipo de movilización de masas que se ha­ absorbió a unos diez millones de refugiados. una confrontación en la que alemanes. Las dos nuevas ideologías de la primera mitad del siglo. Es posible que en 1945 hubiera treinta millones de despla­ política de los tiempos de paz. La tierra baldía de T. En términos de desa­ hubo bastante violencia antisemita y buena parte de la confrontación en rraigo los costes h umanos también fueron enormes: éste fue el siglo del refu­ Europa oriental se dio en la zona de residencia en donde a lo largo de un giado. entre los anarquistas y los comunistas. del t. Sospechosos de ser en Europa. p. Casi desde el comienzo del conflicto existía la idea de que algo irremedia­ De manera similar. De hecho. la experiencia de la primera guerra mundial y de l a ble estaba a punto de ocurrir. Madrid. completo. se lee como una colec­ rusos se enfrentaron a través de representantes. 1981.16 EUROPA. los veteranos de guerra se atribuye­ llano y los autonomistas. preparándose para la guerra ción de retazos. El anti­ cia y Turquía (que afectó aproximadamente a un millón y medio de perso­ semitismo no nació con la primera guerra mundial.) chos bolcheviques tuvieron su primera experiencia en la administración . La matanza industrializada de la primera guerra mundial prefigu­ llones de m uertos en la Gran Guerra. entre mica. 1900�1945 INTRODUCCIÓN 17 los nazis: Antonescu. Con seguridad. sus manera que la segunda -aparte del Holocausto. en en Turquía en 1914. y hasta ríodo los europeos encontraron razones sín límite para odiarse. La guerra civil fue en sí misma una suma de la década de 1920 estuvo marcada por la inflación y el temor a la revo­ de diversos enfrentamientos: en Andalucía. Mu­ cía el sol. La herencia inmediata de la Gran Guerra fue una sensación de agi­ flicto interno queda ejemplificada en la internacionalización de la guerra ci­ tación. la segunda fue la más sangrienta y la que guerra: su retórica de lucha y batalla y combate («Mein Kampf». su violencia. la inventiva de Europa 1 . resultó ser más difícil desmovilizar a las masas que movilizarlas. habló en octubre de 1941 de «limpiar» del «crimen más atroz que se hubiera cometido nunca contra la mente hu­ su país de judíos. Cuando los bombardeos alemanes destruye­ guerra civil militarizó l a cultura política de l o s bolcheviques: las botas y ron la famosa biblioteca de Lovaina. cierto punto los europeos se habfan insensibilizado ante el horror y la vio­ El precio en vidas humanas de estos conflictos fue inmenso: nueve mi­ lencia.* En este pe­ bía tenido como consecuencia un endurecimiento de l a política. el fascismo fue un íntento de lo­ zados en Europa. entre los partidarios del centralismo caste­ inventó rituales de memoria y duelo. falleció cerca de un millón y el resto fue obligado a mar­ cierto sentido. El fascismo fue. cerca de un millón (sólo en el lado de ró -y acaso hizo imaginable-lo que Ornar Bartov llamó «genocidio mi­ los bolcheviques) en la guerra civil rusa. Hiperión. otros europeos podían reconocer­ ron una autoridad moral que aspiraron a convertir en influencia p olítica. los judíos fueron expulsados de sus hogares o masacrados. Esta estrecha relación entre conflicto internacional y con­ mana». en un momento de paz. fueron resultado de la guerra. Pero incluso cuando hacia la segun­ ritos. la guerra continuó ensombreciendo el panorama: cada sociedad los católicos y los anticlericales. en Asturias. italianos y años de la posguerra. (N. obedece. puso fin a la guerra greco-turca. y sin embargo la primera nos obsesiona de una por los nacimientos>>). se en estos conflictos. Se estimaba que hacia 1926 había nueve millones y medio de refugiados siglo se había concentrado a gran cantidad de judíos. entre los mineros y los dueños de las mínas. La guerra ha­ bras 1 amenazantes de nuestra fiebre 1 tienen vida y precisión>>. Un tercio de quienes en 1927 eran miem­ � Del poema «Espaüa» según la versión castellana de Bernd Dietz en Un país don de lu­ bros del partido bolchevique se había unido a él entre 1917 y 1921. Como escribió Anden: «tan crudamente soldado a la Al fmal. un millón en la guerra civil es­ litarizado» del Holocausto. a mbos resultado de la guerra.. 55 millones en la segunda guerra mundial. El texto clave de la vanguardia de los vil española {1936-1939). «la batalla supuso mayor destrucción. S. los fragmentos de un mundo perdido. lucha»). y esto no incluía el masivo intercambio de población entre Gre­ espías. De los dos millones de griegos que vivían el fascismo y el comunismo. Eliot. que agravado por ella. sus lemas («cree. cultura de la guerra no podía ser repentinamente eliminada. tres millones y medio de los bía buscado durante la guerra pero que nunca se había conseguido por cuales habían sido expulsados de Checoslovaquia. formas jerárquicas de organización. pero ciertamente fue nas) de acuerdo con los términos de la convención de Lausana de 1923. una transposición de los valores culturales de la guerra a la charse en 1923. Henry James afirmó que se trataba las guerreras prácticamente se convirtieron en uniforme del partido a principios de la década de 1930. 41. La primera mitad internacional que estaba por venir. fragmentación e inseguridad. ya en la primera guerra mundial pañola. En Italia. entre los mo­ da mitad de la década se alcanzó cierta estabilidad y prosperidad econó­ nárquicos y los republicanos. entre los campesinos y los seño­ lución. las som­ . lo que iba a convertirse en la República Federal de Alemania grar. El fascismo estaba empapado de la imaginería y la estética de la De las dos guerras mundiales.

fueron con­ ejemplo. Tras la guerra. estandarización. «La guerra y el bienestar iban tomados de la mano». un personaje que en Probablemente la recuperación económica que empezó después de principio no tenía relación alguna con la política. El análisis más complejo sobre lo que los gobiernos po­ bía hecho comprender a todos los gobiernos la necesidad de aprovechar el dían hacer para paliar la Depresión se realizó en Gran Bretaña bajo la in­ mayor conocimiento técnico y de demostrar mayor eficiencia. Los aspectos eco­ cia sanitaria. a la Alemania . 1900-1945 INTRODUCCIÓN 19 durante la guerra civil. por nocía como «fordismm� --cadenas de montaje. André Ci­ cera. uno de los oficiales a cargo de la economía de guerra alema­ política británica. Sin embargo. y crearon lazos entre sí en tanto compañeros de ar­ Harold James y Richard Bessel. como buenos marxistas. En términos culturales y políticos. fue también uno de los ejemplos más espectaculares del co­ El papel cada vez más importante del estado en este período nos ofrece lapso de esa breve oleada de optimismo cuando quebró en 1935 como re­ otra forma de contar la historia del siglo xx. había sido influenciado por las técnicas de administración científica del «keynesianas�) fueron aplicadas en Suecia por el gobierno socialdemócra­ taylorismo. un siglo caracterizado no por sultado de la crisis económica que sacudió a Europa después de 1929. Más allá de la extraordinaria movilización de recursos que tuvo lugar troen había comenzado su carrera en 1915 aplicando los modernos métodos durante la segunda guerra mundial. quien ad­ Citroen. La la catástrofe sino por el progresivo aumento del intervencionismo econó­ Gran Depresión de principios de los años treinta fue. El planeamiento económico alcanzó su apo­ teosis en Gran Bretaña durante la segunda guerra mundial. sólo voces aisladas intentaron opo­ nerse a esta nueva corriente. sólo para derrumbarse durante la ter­ ductores�� y «veteranos��. para mantener los precios. Sus primeros planes económicos se inspiraban. En la década de 1920 existía una fascinación general. se volvió econó­ siderados por muchos como una manera de amortiguar los conflictos de micamente intervencionista en un sentido en el que no lo había sido en los clase a través de la prosperidad y de disolver los odios de clase en la Werksge­ años veinte. junto con la guerra. Los gobiernos respondieron a la Depresión de manera improvisada. pero la guerra ha­ trias arruinadas. pero las ideas sobre la re­ vos héroes de la época.de esta catástrofe son descritos en este volumen por a la Suecia socialdemócrata. nacido tras la primera catástrofe del meinschaft («comunidad del trabajo»). las que más adelante serían conocidas como medidas na. parecían funcionar bien. cuando el go­ bierno de coalición de Churchill se convirtió en la economía planificada El avance del estado más exitosa de la historia. declaró el economista británico Evan Durbin en 1949. se convirtieron en los nue­ 1933 deba poco a alguna de las políticas aplicadas. distribuyendo ayudas sociales para salvar del Fuera de la Unión Soviética. después de la guerra empleó estado tenía un importante papel en la administración y el bienestar eco­ los mismos métodos en la producción de coches. La guerra ofrecía lecciones para la paz. donde el gobierno había am­ faire. como el economista liberal Hayek. el epítome del ostentoso nuevo mundo que la tecnología y la mo­ virtió que era un Camino de servidumbre. ésta vio desarrollarse la idea de que el de producción a la fabricación de proyectiles. nómicos. a la Gran Bretaña conservadora. la De­ mas. la mayor parte de los socialistas rechazaron soluciones de nos casos un fascinado horror. adquirió forma con la segunda. Aunque en este mmnento sus ideas no influían en la Moellendorff. De esta forma. en la economía de guerra de Alemania. pliado su control sobre la industria hasta extremos sin precedentes: en ese con soluciones contradictorias y ad hoc: imponiendo aranceles y cuotas momento éste era el único modelo económico «socialista}> disponible. En Italia. mico y del bienestar social patrocinado por el estado: pensiones. asisten­ la otra gran calamidad de la primera mitad del siglo xx. bien sea porque. el fascismo. torre Eiffel-. Esto podría aplicarse nómicos y sociales-. Los modernos métodos de producción de lo que se co­ lación entre estado y sociedad habían cambiado para siempre. siempre reinventándose a sí mismo. para citar al historiador Michael Howard. 18 EUROPA. y en algu­ ta. bien sea porque no creían que les correspondiera hacer funcio­ tecnología. después de 1919 el clima era favorable a des­ hambre a los desempleados. El ingeniero y el «experto». vivienda asequible y ocio organizado. de forma considera­ presión pareció representar la bancarrota final del liberalismo dellaissez­ ble. Los modelos tecnocráticos de gestión social resultaron especial­ nar el capitalismo. «Ahora todos nos dedicamos a la -e 1929 instaló anuncios de neón en la dernidad parecían presagiar ----n planificación)). proporcionando inversión estatal a las indus­ montar los controles impuestos durante el período bélico. Wichard von fluencia de Keynes. Mussolini pidió una alianza de «pro­ siglo. el fascismo. creían que mente atractivos en un momento en que las instituciones representativas no eso era imposible. por las posibilidades de la mecanización y la este estilo.

los valores del régimen fueron en cierta medida interio­ pasa por alto hasta qué punto los llamados regímenes totalitarios consi­ rizados. ni sobre su veridad en estos últimos. De esta forma. Algunos consideran que los ciudadanos de la so­ solini en 1925. 1900-1945 INTRODUCCI ÓN 21 nazi. raza y Volk. El desarrollo del estado de bie­ partía sus metas. y aunque no ha contado siempre con el favor de los histo­ ciedad estalinista sólo fueron víctimas. crear un «nuevo Hombre>> y de derribar los límites entre lo público y lo En Francia. ta de aumentar la eficiencia en los lugares de trabajo y por la ambición na­ A pesar de todas estas advertencias. enorme capacidad de destrucción. Da También hay pruebas de que en la Alemania nazi. organismo que utópicas de los estados fascista y soviético. Para muchos. como pone de manifiesto la terrible La aparición del estado del bienestar trajo consigo normas y regulacio­ hambruna de 1929-1930. Pero. un ciudadano inocente atrapado en la pesadilla de una burocracia especialistas todavía discuten hasta qué punto la población interiorizó despiadada y sin sentido. a la Italia fascista y a la Rusia soviética. de esta institución fue la Kraft durch Freude («fuerza a través de la alegria>>). aunque con mayor se­ claro hasta qué punto éste había sido buscado por el centro). en consecuencia. sí mismó reconstruye su identidad como «verdadero ciudadano». Ru­ gímenes totalitarios que comparar Italia y Alemania en tanto regímenes bashov. Otro problema es que los polemistas de la sar «fuera» del sistema. Estudios recientes de las cartas de los soldados alemanes de la guieron movilizar el apoyo popular: incluso el terror descansaba en un Wehrmacht en el frente oriental han mostrado que su visión del mundo apoyo y una complicidad muy grandes. El estalinismo realmente a este país -aunque sólo sea por el enorme poder social y cul­ fue una cultura que intentó destruir el vocabulario conceptual para pen­ tural de la Iglesia Católica-. En Italia. Joseph K de aprendieron a «hablar bolchevique». el se emplea de forma general como expresión de las ilimitadas ambiciones régimen desarrolló el Dopolavoro («después del trabajo>>). Es por ello que cualquier discusión sobre el creciente poder del esta­ creación. mientras que . surge no tanto de la persecución del héroe. Fue estimulado por Un reciente estudio sobre la Gestapo ha demostrado que ésta dependía en el miedo de los conservadores al desafío del empleo. el gobierno democrático del Frente Popular proporcionó vaca­ privado. se ha repetido hasta la saciedad desde entonces. y menos sobre su también enorme capacidad de nes. La Unión Soviética fue con seguridad la tentativa más radical de ciones pagadas a la clase obrera. el modelo totalitario no se aplica nió también la manera en que pensaban sobre sí mismos. bien fuera porque esperaba obtener algún beneficio de él. defi­ que. el término totalitario resulta útil si cionalista de promover la salud y el aumento de la población. estaba enmarcada por conceptos como Führer. Hay testimonios personales que prueban que en guerra fría se apropiaron del término. de su deseo de responsabilizarse proporcionaba actividades recreativas y vacaciones. tanto en re­ culminante llegó con el terror de 1936-1937 (aunque sigue siendo poco gímenes liberales como en regímenes dictatoriales. otra en un lapso de diez años. donde se había de­ por sentado que ciertas sociedades son infinitamente maleables y postula cretado que. ¿tuvo éxito? No se puede du­ nestar aparecieron los controles de la moral y la sexualidad. si bien el término surgió en Italia. Ha interioriza­ cepto genérico? Otro problema es que el término totalitario no es lo sufi­ do su propia persecución. como lo atestigua la construcción de una economía industrial do en el siglo XX también debe tener en cuenta la palabra «totalitarim>. Por todo el dar del alcance de la capacidad represiva del estado estalinista. otros sostienen que el régimen re­ 1 riadores. y lo utilizaron como arma contra la Unión Soviética. Es verdad que muchos ciudadanos soviéticos de las invenciones de la primera mitad del siglo. nestar tuvo diferentes raíces y muchas ramificaciones. El cero y el infi­ resulta más significativo comparar el nazismo y el estalinismo en tanto re­ nito de Arthur Koestler. definido de manera descontextuali­ / algunos casos tuvo éxito: tenemos el diario de un hijo de un kulak que por 1 zada y ahistórica. la versión alemana de de todas las áreas de la existencia. según la expresión de Stephen Kot­ Franz Kafka podria ser considerado el personaje más emblemático del si­ ldn. el aborto y la homosexualidad fueron reprimidos. Un problema es definió la identidad social de los individuos y que. Los glo xx. El término «totalitario» fue utilizado por Mus­ los valores del régimen. un comunista juzgado por delitos que no ha cometido. cuyo punto continente. de encarnar una nueva religión civil. Si rror de una de las grandes novelas visionarias del siglo XX. en palabras del ministro de trabajo Robert Ley. «sólo el sue­ una relación unidireccional entre el estado y la sociedad. ¿qué utilidad tiene entonces el término «fascismo» como con­ incapacidad para pensar que el partido puede equivocarse. bien fuera porque la gente com.20 EUROPA. Junto con las políticas del estado del bie­ remodelar por completo una sociedad. cientemente sensible a la dinámica relación entre estado y sociedad. El ho­ Otro problema es que parece hacer redundante la noción de fascismo. ño será privadO>�. pero es necesario preguntarse si también aprendieron a pensarlo. por el deseo tecnócra­ gran medida de las denuncias de la población. sino de su fascistas.

A pesar de que el juicio había sido completamente secreto y tese de Italia. Goebbels no pudo evitar que los alemanes sintonizaran la popular haya habido otra en la historia de la humanidad. citando una vez más a Le­ Europa central y oriental o a la península Ibérica. Y lo mismo ocurrió con el jazz. escribió un estudio so­ Con el tiempo. 1900-1945 INTRODUCCI ÓN 23 los soldados de la primera guerra mundial vivían en un mundo absoluta­ efecto: el consumo aumentó durante sus primeros siete años de gobierno. En fe­ dencias sociales a la política estatal en el siglo del «totalitarismo». Lenin había dicho alguna vez que el so- . al menos. monárquico y nacionalista. En muchos aspectos la gente podía haber­ primera mitad del siglo :xx: la aparición en Europa occidental de una cul­ se hecho más «nazi)) de lo que se daba cuenta. encontramos en este pe­ de que a las acusadas se les habían negado todos sus derechos legales. A los naziS no les gus­ poder del estado sino los limites de ese poder o. El académico judío y sólo la guerra invirtió esta tendencia. trá­ res en Berlín. y la Francia de Vichy no pudo impedir que sus ciuda­ sociedad de arenas movedizas)). En 1936 la Unión Soviética presumió de haber por él podían continuar con sus vidas sin que éstas se vieran perturbadas en sobrepasado a Francia en producción de perfume. Respecto a la Unión Soviética puede decirse que. masiado lejos. resulta sorprendente lo resistentes que fueron las ten­ bre la manera en que el nazismo corrompió el lenguaje cotidiano. que sobrevivió al régimen nazi. Uno podría entonces sugerir una tercera forma de contar la bia sido «del todo apropiado>>. era también una arma con­ su rapidez. pero curiosamente es win. a quienes describe como «totalmente anti-nazis>>. una sociedad de Oblomovs tanto como de Stajanovs. tura masiva del ocio que se abre camino entre nuestros dos relatos ante­ riores. una «ruralización de las ciudades)) paralela a la urbanización de los hasta cierto punto aplicable a la Unión Soviética. no pudieron invertir la tendencia secular a sobre un juicio reciente que había dado lugar a la ejecución de dos muje­ la reducción del tamaño de las familias. del cine. abrió su pr �mera planta nerse redefinir la humanidad. no debe ser llevado de­ sonaje más conocido en el mundo de entreguerras era Charlie Chaplin. y los individuos que no caían en una de las categorías perseguidas ner de música ambiental. colgar cortinas blancas Y dispo­ mitía. al propo­ Wrigley. Como Richard Bessel observa. 22 EUROPA. El resultado fue. en palabras de Moshe Lewin. Europa era ya la Los límites del estado Europa del automóvil. de las revistas ilustradas Y de la publicidad dirigida a las masas. el régimen fue siempre más pragmático de lo que la retórica per­ animó a utilizar plantas en su decoración. Después de 1918. Victor Klemperer. El per­ El debate sobre el poder del estado. Por puesto una poderosa arma de control estatal. se volvió contra quienes intentaban transformarla: podían Resulta evidente que la concepción de este período en términos de una llevar al campesino ruso a las ciudades. La noción de totalitarismo parece inadecuada para abarcar las estilo Hollywood. como los fascistas italianos. de cam­ empezaron a desaparecer los austeros valores cultu�ales del pri �e� plan pesinos que. la capacidad de taban las películas estadounidenses. una cultura de religión. la «nueva Radio Luxemburgo. los ríodo pautas bastante similares en empleo femenino. Incluso las campañas nazis contra el tabaco tuvieron poco Instituto de Cosmética e Higiene. embriaguez y folclore. Era testigo del comienzo de su norte­ americanización y del antiamericanismo que le servía de antítesis. y prefigura el consu­ mismo de las décadas de 1950 y 1960. sin embargo. mente diferente: cristiano. y subvertían los canales ofi­ Los grandes almacenes Macy's de Nueva York fueron alabados Y hubo una ciales a través de redes de relaciones patrón-cliente. y Coca-Cola lo haría en 1929. Gran Bretaña o Francia. ajenos a la propaganda oficial. sin embargo. pero era imposible cambiar sus va­ naciente cultura del consumo masivo no es aplicable a la mayor parte de lores de la noche a la mañana. pero demasiado prudentes como pa �a la sociedad para resistir y distorsionar las intenciones de quienes pretendían intentar prohibirlas por completo. Los valores del consumismo fueron elogtados por el reg1men. el experimento estalinista no demostró el en Alemania en 1925. el estalinismo fue una revolución social como posiblemente no tra él. y se abrió en Moscú un gran medida. Discutían zis. que era por su­ diferentes formas de vida cotidiana que se dieron bajo el estalinismo. En cuanto a la Alema­ campaña para promover y ampliar este tipo de establecnmentos: �e les nia nazi. reconstruían en las ciudades quinquenal. el fabricante de chicles norteamericano. estalinismo. los na­ estudiantes. que creó el danos escucharan las transmisiones de la BBC. donde después de 1935 campesinos. la catástrofe y el aumento del poder estatal. demografía Y estruc­ estudiantes no veían nada equivocado en ello y creían que el veredicto ba­ tura familiar. A pesar brero de 1935 recogió en su diario una conversación con sus dos últimos de dedicar sus mejores esfuerzos a animar a las mujeres a dar a luz. de la radio. en su lugar procuraron crear su propiO moldeada. Alemania. La radio.

la creación de otro escritor checo. 1900-1914 El que las grandes potencias decidieran ir a la guerra en 1914 tendría re­ percusiones a lo largo de todo el siglo. Nunca está del todo claro si es más ingenuo que as­ En la primera mitad del siglo xx. sino al «buen soldado S vejk}} . eludir o sortear las mejores y peores intenciones de quienes se esfuerzan por decirles cómo deben vivir. policías. la segunda guerra mundial. y la Triple Entente. formada por Austria-Hungría. 1900-1945 cialismo era la suma de «los sóviets más la electricidad}}. La decisión fue tomada por dos coaliciones opuestas: la Triple Alianza. también es cierto que demostró..24 EUROPA. oficiales. aun en las circunstancias más ex­ tremas. S vejk es un hombre a l a vez astuto e ingenuo. la extraordinaria capacidad de la gente para resistir. lo que Las relaciones internacionales puede resultar más inesperado y de algún modo más tranquilizador. ¿Por qué estalló la guerra en 1914? ¡Por qué se intensificó y se extendió. si uno tuviera que elegir el personaje más emble­ David Stevenson mático del siglo XX tal vez no debería escoger a Joseph K. el po­ tencial subversivo de la modernidad y. ahora parecía más bien la suma de los sóviets más la zaraza. Francia y Gran Bretaña entre 1891 y 1907. Ninguna otra serie de aconteci­ fuerzos de burócratas. pero no hay duda de que los mejores es­ dominadas por las dos guerras mundiales. que es reclutado por el ejército aus­ trohúngaro en 1914. 1 Podemos decir entonces. y terminó con la vic­ toria de los aliados? ¿Por qué se desvanecieron los acuerdos posteriores a 1918 y empezó una segunda guerra en 1939? ¡Y por qué también esa gue­ rra se intensificó y terminó con una Alemania derrotada y una Europa dividida? De forma casi natural. este capítulo se centrará en una serie de preguntas cruciales. la primera guerra mundial y los acuerdos de paz firmados entre 1919 y 1920. formada por Rusia. los años de entreguerras y. jueces. por disciplinarlo o adaptarlo a las normas sociales resultan inútiles. Jaroslav HaSek. El camino a la primera guerra mundial. mania e Italia hacia 1882. Más que volver a contar otra vez la historia detallada de estos conflictos. sacerdotes y capellanes mientos políticos afectó de manera más profunda la vida de los europeos. el período se divide en cuatro secciones: los años anteriores a 1914. Por lo tanto. que si bien es cierto que la pri­ mera mitad del siglo XX demostró hasta extremos espantosos el poder de destrucción del estado moderno al mismo tiempo que su capacidad para mejorar la vida de las personas. para terminar. Aunque durante la crisis de julio de . por último. las relaciones internacionales estuvieron tuto o más astuto que ingenuo. Ale­ .

y partidarios de su unión con Ser­ a Austria-Hungría a utilizar la fuerza contra Serbia. ésta podia desintegrarse o pasarse al bando contrario. Rusia y Francia económico al país. los austriacos habían impuesto un boicot politik había ayudado a provocar el «cerco)) de Alemania. con Serbia se habían agotado. en­ sólo es verdad de manera indirecta. pero Serbia había encontrado mercados de exporta­ habían sido aliados desde 1891-1894. El23 de julio. En «la entente cordial)> permitió que Londres y París llegaran a acuerdos respec­ las guerras balcánicas de 1912-1913. Los asesinos eran originarios de Bosnia. la protectora tradicional de los eslavos del sur. Las desastrosas repercusiones de esta política son fun­ Los líderes austriacos creían que las soluciones pacíficas a su problema damentales para entender los acontecimientos de 1914. al contribuir a la formación de la Triple Entente. Italia era nominalmente lenta. provincia adminis­ Guillermo 11. No obstante. se encontró con una negativa. en el Mar del Norte. En 1908 los austriacos se anexionaron Bosnia. En 1914. y en 1907 Londres y San Petersburgo con­ prácticamente expulsaron de Europa al Impero Otomano. y su influencia en los Balcanes supe­ ron los que tomaron la iniciativa. les había proporcionado ar­ rra europea. y prometieron total bia en una federación eslava del sur. formaban entre ambas esfuerzos de Francia por hacerse con el control de Marruecos. su antiguo socio contra Turquía. animaron trada por Austria-Hungría desde 1878. que implicaba la sus medios de comunicación y sus tribunales. El 28 de julio. ellos no habrían forzado este desarrollo de los Hungría y Serbia desencadenada por el asesinato en Sarajevo de Francis­ acontecimientos sin el «cheque en blanco» que los alemanes entregaron al co Fernando de Habsburgo. Pero incluso así. La inteligencia militar serbia había apoyo si Rusia intervenía. 28 de junio. Y lo hizo nuevamente en las crisis marroquíes de aliado en los Balcanes. al mismo tiempo que la construcción de una flota declaró la guerra. 1900-1945 LAS RELACIONES INTERNACIONALES 27 1914 los llamados Imperios Centrales (Austria-Hungría y Alemania) fue­ y gasto militar se habían recuperado. Esta promesa fue la condición previa de la gue­ entrenado a los conspiradores en Belgrado. mas y les había ayudado a cruzar la frontera. Los alemanes austriacos y los magiares. pero esto ropeas con Gran Bretaña. temían que si no eran capaces de apoyar a la Monarquía de fiar. Serbia dobló su tamaño. Francia y que Serbia respondiera que no podía acceder a todas sus peticiones. el heredero al trono de la Monarquía Dual.26 EUROPA. había sido de­ Dual. el acuerdo de 1904 conocido como sólo sirvió para que la agitación panserbia se hiciera allí más intensa. habia sido en parte para viaron un ultimátum diseñado para que resultara inaceptable. Rusia. En él. en 1913 los líderes austriacos concluyeron que la guerra con Serbia era La crisis de julio comenzó como una confrontación entre Austria­ inevitable. luchar que a ceder el paso. Sin embargo. rrotada por japón entre 1904 y 1905 y. La falta de confianza que les inspiraba aliada de Austria-Hungría. No obstante. Cuando Beth­ menos de la mitad de su población. la Welt­ ciera con el poder en Belgrado. las dos na­ 1905-1906 y de 1911. y su canciller. después de afirmación de los intereses alemanes en contra de Gran Bretaña. Pero desde entonces su economía tarmente más vulnerable. El emperador alemán. Para concentrarse en su carrera naval contra . por lo tanto. Serbia y sus aliados derrotaron y to a la mayoría de sus diferencias. ambos bandos estaban más dispuestos a raba con diferencia la de Austria-Hungría. pero había ochocientos mil italianos viviendo Italia dejó a los alemanes con Austria-Hungría como único aliado de impor­ bajo dominio austriaco y los líderes de Viena consideraban que Roma no era tancia. su último te la crisis bosnia de 1908. temían me­ que prometieran permanecer neutrales en caso de una guerra europea a cam­ nos el malestar interno que la posibilidad de una agresión serbia o rumana bio de que la construcción de la flota alemana se desarrollara de forma más con el apoyo de alguna de las grandes potencias. esto ayuda que los separatistas bosnios recibían de simpatizantes serbios. Gran Bretaña colaboró con sus nuevos socios duran­ hacia 1914 Austria-Hungría parecía a punto de perder Rumania. antes de aplas­ vinieron sobre sus respectivas esferas de influencia en Asia central a través de tar a Bulgaria. la Weltpolitik había hecho que Alemania fuera mili­ salias por la anexión de Bosnia en 1908. T heobald von Bethmann-Hollweg. y la entente anglo-rusa. los líderes aus­ Aunque se ha sostenido que los líderes alemanes asumieron el riesgo triacos. Viena Rusia fuera de Europa. provocadas por los infructuosos desafíos alemanes a los cionalidades dominantes de la Monarquía Dual. Ante este sombrío panorama. pero ambas tenían disputas extraeu­ ción alternativos. no pudo tornar repre­ En segundo lugar. Aus­ consolidar el apoyo nacional que Guillermo había inaugurado entre 1897 tria-Hungría exigía a Serbia amplios poderes sobre su sistema educativo. Desde que en 1903 una dinastía hostil se hi­ En primer lugar. el enviado austriaco entre el S y el6 de julio de 1914. y las autoridades temían que una se­ mann-Hollweg intent6minar estos convenios y cortejar a los británicos para cesión bosnia propiciara la disolución del imperio. y 1898 su denominada Weltpolitik o <<polítíca mundial». sospechando que Serbia estaba implicada y exasperados por la de ir a la guerra para estabilizar su régimen dentro de su propio país.

1900-1945 LAS RELACIONES INTERNACIONALES 29 j. Los británicos. por su parte. una década de antagonismo der toda oportunidad de ganarla. y sa y derrotar al país en el plazo de unas cuantas semanas. con la esperanza de ayudar a mantener en el poder más dispuestos a aceptarla que a rectificar tras la movilización de Rusia. Gran Bretaña. no había podrían repetir semejante esfuerzo. Guillermo y Bethmann-Hollweg conocían la situación. Sergei Sazonov. Los li­ tria. y una vez que empezó la carrera armamentista entre los bloques aus­ pectivas militares y su embajador afirmó que mantendrían su alianza. y argumentó que. Sin embargo. ellos animaron a su deres alemanes no deseaban una guerra con Gran Bretaña. aunque antes de julio de 1914los líderes alema­ dependencia. centrada en los ejércitos de tierra. y a la Monarquía Dual y de dividir la Triple Entente en caso de que Gran el Plan Schlieffen sirvió de detonante. Con todo. Sin embargo. zo de un conflicto europeo general dependió en gran parte de la Rusia za­ Esta revisión de la Europa de 1914 se ha centrado en las élites gober­ rista. Igual­ práctica el Plan Schlieffen. lo que estaba en discusión era menos la pezar una guerra europea de forma inmediata. Por lo tanto. la resistencia colás Il sabía que una movilización general equivaldría a una declaración interna a impuestos todavía más altos había dejado al gobierno alemán de guerra. Alema­ nov sabía que Alemania apoyaba a Austria. y precisamente la guerra parecía ser cuestión de autodefensa. En 1913 se aprobó el presupuesto más grande de la pensaba que su obligación era estar preparado para ella. pero cuando la ordenó creía que la guerra estaba en camino y atado de pies y manos. si en Berlín nia y Austria-Hungría la bloquearon. Las muchedumbres que vitoreaban entusiasmadas sólo aparecie­ cauciones militares contra Austria-Hungría y Alemania el 26 de julio y ron en las capitales europeas después de que las decisiones habían sido to­ movilizándose contra ambas el 31. en bien de la unidad nacional. si Rusia iniciaba preparativos militares. antes de que pudieran per­ neutralidad belga que la agtesión alemana. considerado casi como el precur­ guerra podía desencadenar una revolución en Rusia. El zar Nicolás Il había sido advertido de que la mente inútil fue el Concierto de Europa. insistió en que si decidía no apoyar a razón de ser era la buena voluntad de las potencias para reunirse en tiem­ Serbia tendría que hacer frente a una violenta reacción nacionalista. pero su ministro de sor de la Sociedad de Naciones y las Naciones Unidas antes de 1914. pero sus dirigentes sabían que no Una vez que los franceses recibieron el ultimátum alemán. el Gabinete británico más lenta. Sazo­ pos de crisis. como Plan Schlieffen) que Gran Bretaña entró en la guerra. Ahora bien. aunque salvaguardar preveía atravesar Bélgica para desbordar las defensas de la frontera france­ la costa del canal era una preocupación tradicional de Gran Bretaña. !i 1 28 EUROPA. y en Berlín el Estado Mayor conside­ ninguna duda de que preferirían luchar antes que rechazar una alianza raba que para 1917 la ventaja alcanzada por Francia y Rusia se habría hecho con Rusia. pero estaban aliado a atacar a Serbia. declararon la guerra y pusieron en tima. Los alemanes advirtieron a Rusia que madas. la debilidad rusa sólo serviría para posponerla. una posición de senso entre las grandes potencias que se había evaporado. Su Asuntos Exteriores. Para las que. La mayoría aceptaba que la autodefensa era legí­ dos países accedió a sus peticiones. Cuando Aus­ guerra. antes de dar la aunque la defensa de tratados y naciones pequeñas fuera una causa opor­ vuelta hacia el este para enfrentarse a los rusos. que respondió al ultimátum de Viena a Serbia ordenando tomar pre­ nantes. pero cuando Gran Bretaña propuso una conferencia. a quien consideraban esencial para el mantenimiento de su in­ insuperable. El Concierto dependía de un con­ estaban decididos a involucrarse en una confrontación. que protegía a Bélgica de cualquier manes (conocido engañosa y generalmente. anglo-alemán los había convencido de que Gran Bretaña tenía un interés Por lo tanto. historia alemana destinado al ejército. y cuando ninguno de los el apoyo a sus gobiernos. prefirieron pa­ nes no hubieran decidido en ningún momento lanzar una guerra europea. y a Francia que debía prometer permane­ socialistas de la Segunda Internacional estuvieran por lo general unidos en cer neutral frente a un conflicto ruso-alemán. Gran Bretaña y Alemania habían Bretaña y Francia contuvieran a Rusia. y la invasión alemana de Bélgica fue en apariencia la razón por la principal responsable militar de su elaboración. el que la guerra austro-serbia se convirtiera en el comien­ vital en evitar la derrota francesa. Ni­ tro-alemán y franco-ruso. El único plan de guerra de los ale­ firmado en 1839 el tratado de Londres.Hungría los consultó tras lo sucedido en Sarajevo. tenían más libertad de acción. por lo no creía que Gran Bretaña estuviera obligada legalmente a ello. de acuerdo con el nombre del ataque. ellos estaban listos para em­ principales figuras del gobierno. El rearme de Rusia seguía división de Europa en bloques opuestos no fue en sí misma lo que causó . cuya movilización sería tuna para conseguir el apoyo de la opinión pública. los líderes alemanes habían privado a su ejército de recur­ siendo incompleto. fue importante (aunque de forma negativa) que los debía detener toda movilización. pero los franceses eran optimistas respecto a las pers­ sos. es recer las víctimas de la agresión y esperar hasta que Alemania declarara la verdad que cada vez más la consideraban como una opción.

El conflicto subsiguiente tuvo un sido castigada. Incluso aunque los alemanes hubieran alcanzado París. Al contrario. Prolongaron el conflicto a través de sucesivas decisiones de impacto tan devastador precisamente porque esas expectativas demostra­ seguir luchando por unos pocos meses. Las treguas políticas que se declararon en la ma­ Las investigaciones más recientes han socavado l a opinión tradicional se­ yoría de los paises beligerantes cuando estalló la guerra sobrevivieron has­ gún la cual los militares alemanes preveían una rápida victoria. narse la cuenca siderúrgica francesa de Briey-Longwy.m\. y cer un frente continuo. 1900-1945 la infantería atacante. aliado. puesto que la recuperación de Ru­ 1 8 70 y estaban provistos de una densa red de ferrocarriles podían estable­ sia tras su derrota frente a Japón alteró el equilibrio entre los bloques. Luxemburgo y una La primera razón para el estancamiento fue que las ofensivas iniciales «franja fronteriza>} en su frontera oriental.. un imperio colonial en África y una red mun­ casi igual de grande y poseía en el general }oseph Joffre un comandante só­ dial de bases navales. la incompatibilidad entre los propósitos políticos (u «objeti­ cesario analizar a continuación el punto muerto político y militar que do­ vos de guerra}} ) de ambos bandos frustró las negociaciones. mientras que las protestas americanas refrenaron los ataques de los submarinos alemanes. Atrincherados con fusiles de repetición. Bethmann-Hollweg estaba dispues­ lido. Los gobiernos de ambos bandos alegaban que la guerra era bargo. Los gobiernos fueron incapaces de detenerlo incluso esperanza de que la victoria llegaría con rapidez. Era el momento de que Alemania guerra. De igual forma. era aduanera en Europea central. Las razones por las concesiones semejantes y en 1917 lo destituyeron . ambos bandos podían cubrir los vacíos reinsertando a los heridos y enviando mientras la Triple Entent(¡! se hacía más fuerte. Aunque otros frentes. Sin em­ ta 1 9 1 7 y 1 91 8 . hasta que Rusia se derrumbó en 1 9 1 7 ninguno de los dos bandos La guerra mundial y los acuerdos de paz. Es ne­ Además. y a pesar de la enorme cantidad de bajas. Ej ércitos que eran mucho más grandes que los de la guerra. y establecer además una unión fracasaron. Como canciller. El ejército francés se movilizó tan rápido como el alemán. la Triple Alianza se hacía más débil. y que debía continuar hasta que la agresión hubiera comunes esperaban una guerra corta. Las compras de Alemania a países neutrales minaron el bloqueo volviera a apostar. firmado en septiembre de 1 9 14. a las embarcaciones aliadas. riera un carácter radicalmente diferente del que habían anticipado. por el pac­ que después de 1 9 1 4 la guerra en Europa occidental se empantanó eran en to de Londres. La inicial «ilusión de una después de que evolucionara h acia una matanza sin precedentes y adqui­ guerra corta}} no murió en 1914. los defensores podrían aplastar a paz separada y se apresuraron a formular sus propios objetivos de guerra. pero que no lo sería por mucho más tiempo. es cierto que la mayoría de los líderes políticos y de los ciudadanos necesaria y defensiva. La causa de la guerra fue más bien el desarrollo de una carrera armamentista de los ejércitos de tierra. antes de estudiar cómo manes deseaban crear una serie de estados tapón bajo su control militar y después de 1 9 1 7 se acabó con este estancamiento y se dio por terminada la económico en Bélgica. los U-boats. anexio­ matanza. . 1 9 14. ser conciliadores. Los líderes ale­ minó los primeros tres años de hostilidades. tenían más movilidad que el occi­ dental. . los franceses to a comprometerse en una paz separada con uno u otro enemigo. Polonia y a lo largo de la costa del Báltico. Las guerras de Bismarck habían demostrado que jugar con el uso de la fuerza diendo préstamos en el país y en el extranj ero ambos podían financiar la podía solucionar problemas políticos. Además. Hacia 1 9 14 los rusos y los franceses sentían menos necesidad de hombres jóvenes al frente a medida que alcanzaban la edad de combatir.1 920 Otra de las condiciones que hicieron posible el estancamiento fue la co­ hesión del frente interno. incrementando la emisión de moneda y pi­ toria todavía era posible. en Polonia y los Balcanes. tió en una alianza y sus miembros se comprometieron a rechazar cualquier ametralladoras y fusiles de fuego rápido.S RELAC I O N E S INTERNACIONALES 31 30 EUROPA. pero tal no habrían tenido ninguna razón para rendirse. consiguió dejar fuera de combate a ninguna de las grandes potencias ene­ migas. las preci­ solución se hizo imposible cuando Paul von Hindenburg y Erich Luden­ pitadas ofensivas de rusos y franceses en agosto de 1 9 1 4 tampoco tenían dorff asumieron el control del Alto Mando en 1916: ambos se oponían a posibilidades de redundar en un avance significativo. la Triple Entente se convir­ parte tecnológicas y logísticas. y la opinión pública compartía su ron ser infundadas. mientras que los militares alemanes advertían que la vic­ Hacia finales de 1 9 1 5 ambos bandos podían fabricar inmensas cantidades de equipo militar.

manes y austriacos en el tratado de Brest-Litovsk. En contraste con el constante aumento de la violencia entre 1 9 14 y 1 9 1 7. Después de derrocar­ llermo II por una república. Con todo. y pospusieron el balance entre ellos a la un armisticio. Hin­ reino satélite bajo su control. y la dos menores se pueden resumir de forma más o menos rápida. pocas semanas después de Sevres impuesto por los aliados a Turquía demostró ser imposible de de firmar el tratado (y en parte por haberlo hecho) debió hacer frente a una poner en práctica y fue reemplazado por el tratado de Lausana. El tratado prioridad de Lenin era salvar su régimen. teamericana. firmado en marzo de La conferencia de paz se reunió en París en 1 9 1 9 . Sin embargo. que había decidido que una victoria sobre Alemania le proporcio­ Hasta cierto punto. Cedieron Polonia. Pero las cláusulas militares del alto al fuego permitieron que Gran Bretaña entre 1 9 1 7 y 1 9 1 8 la guerra terminó. el Líbano. Los alemanes intentaron dividir objetivos. sacando a Rusia de Polonia. hubieran querido.32 EUROPA. En 1 9 17 lanzaron una campaña de guerra submarina mana estaba paralizada y sus ciudadanos prácticamente morían de ham­ «sin restricciones. Los trata­ de la disciplina en el ejército ruso había hecho imposible la resistencia. La economía de guerra ale­ batalla de Verdún. y que Francia ocupara Rena­ Tras el levantamiento de marzo de 1 9 1 7 que expulsó al zar Nicolás II. de Naciones así como restricciones a la expansión territorial de los aliados. Francia quería recuperar las provincias de Alsacia y líderes británicos y franceses contaban con ganar la guerra con ayuda nor­ Lorena (ganadas por Alemania en 187 1 ) y crear estados tapón en Renania. Jordania e Irak). El derrumbamiento te del orden del día para la diplomacia europea de entreguerras. primero en el este y luego en el oeste. que incluía la creación de una Sociedad seguridad colectiva y la autodeterminación. (lo que significaba que estaban dispuestos a hundir cual­ bre. Sus cinco grandes ofensivas en el frente occidental de marzo a ju­ mayo de 1 9 1 5 y. esta campaña no sólo no consiguió cumplir su obje­ de acuerdo con los principios. Alemania quedaba reducida a la impotencia gativa del breve gobierno provisional ruso a hacer las paces por separado por la revolución de noviembre de 1 9 1 8. y mientras esto ocurría. los envíos masivos de tropas norteamericanas ha­ a sus enemigos en 1 9 1 5. este último intento alemán de dividir a sus enemigos naría la influencia que necesitaba para imponer a ambos bandos sus pro­ tuvo éxito. en noviembre de 1 9 14. Woodrow Woodrow Wilson en su discurso de los « Catorce Puntos>. y en 1 9 16. «chupando bían restablecido la superioridad numérica de los aliados. Wilson. que tenían cia de los tratados con Austria. Hungría y Bulgaria residió principalmente como objetivo reconstruir un frente contra los alemanes. que sustituyó el régimen de Gui­ fue en gran parte una forma de sellar su destrucción. y a finales de octubre Austria-Hungria se 1 ! quier emb arcación mercante sin hacer ninguna advertencia) con la que dividía en nuevos estados b asados en l as diferentes nacionalidades que l a esperaban privar de alimentos a Gran Bretaña y obligarla a abandonar la componían. anti-bolcheviques) con el triunfante nuevo régimen de Kemal Ataturk en 1 923. a cambio. Ludendorff decidió solicitar una paz guerra. la costa del Báltico y Ucrania. y pese a que en 1 9 1 7 el ejército francés se amoti­ aliados no hubieran podido reinstaurar la Monarquía Dual incluso si lo nó y los soldados italianos se rindieron en masa en la batalla de Caporetto. controlara las colonias alemanas y su armada. en que en ellos se trazaban las nuevas fronteras del sureste de Europa: los A diferencia de Rusia. uno de los primeros pasos de los bolcheviques fue firmar vieron beneficios provisionales. los Imperios Centrales también perseveraron. Después de que. los aliados acordaron re­ ataque total sobre Francia. relativamente indulgentes. 1900-1945 L A S RELACIONES INTERNACIONALES 33 Gran Bretaña quería apoderarse de las colonias alemanas.1 920 y fijó gran par­ 1 9 18. l a ne­ nia. y no consiguieron alcanzar sus Austria-Hungría en los Alpes y Dalmacia. Los naval y liberar Bélgica. Wilson presionó a sus socios para que aceptaran un acuerdo de yectos para un nuevo orden internacional b asado en los principios de la armisticio basado en su programa. Pero si la revolución rusa fue lo que acabó con partir entre ellos sus posesiones en Oriente Próximo (que hoy correspon­ la guerra en el este. en enero de 1 9 1 8. La importan­ así como a desembarcos aliados en Arcángel y Vladivostok. Italia se unió a los aliados en alemanes. y rechazaron las propuestas de paz enemigas. Hacia el otoño. Tanto Estados Unidos como sus aliados obtu­ lo en noviembre. sino que provocó la intervención del presidente americano. A pesar del cre­ Rusia deseaba convertir todo el territorio habitado por los polacos en un ciente malestar interno. antes de someterse a los términos de paz dictados por ale­ conferencia de paz. Una alianza de posguerra acordada entre 1 920 y 1 92 1 L . el Im­ denburg y Ludendorff consideraron que la derrota de Rusia les permitía un perio Otomano entrase en el bando de Alemania. en el oeste el factor decisivo fue la derrota militar de los den a Siria. Israel. éstos le prometieron parte de las posesiones de lio de 1 9 1 8 supusieron un millón de bajas. y sus ejércitos la sangre>> del ejército francés ( según las palabras de su comandante) en la avanzaban de forma cautelosa pero implacable. expuestos por tivo. negociado guerra civil contra sus oponentes «blancos» (es decir. E n estas circunstancias. Sus aliados estaban agotados. destruir su flota en el oeste los aliados lograron librarse de un derrumbamiento similar..

que es necesario señalar que habrían hecho esto de todos modos) . La única concesión de importancia a la representación ale­ de Reparaciones tuvo hast¡¡ 1921 para establecer la deuda de indemniza­ mana fue un plebiscito que repartió la provincia de Silesia superior. los aliados reconocieron p arcialmente a los blancos y les pro­ das y daños infligidos por su agresión. Como nin­ Hungría. Pero Wilson era un negociador pobre dad libre bajo control de la Sociedad de Naciones. que separó Prusia oriental del resto de Ale­ Estados Unidos. Además. raras ocasiones se unieron contra Clemenceau. y los bolcheviques fueron excluidos de la bre Artículo 2 3 1 . Sin embargo. Francia tomó la delantera. además. 1900 -1945 LAS RELACIONES INTERNACIONALES 35 y conocida como la «Pequeña Entente)) unió a los nuevos estados de Che­ Unidos ejerció una influencia negativa decisiva al insistir en que se des­ coslovaquia y de Yugoslavia con una Rumanía muy ampliada. Una Comisión paz impuesta. pero Wilson se opuso a la de­ alemanes en China y el norte del Pacífico. Esto impulsó a los aliados dos demostraron ser más duraderos en los Balcanes que en Occidente. Roma. y mantuvo montaran los controles sobre el comercio aplicados durante la guerra y al a raya con éxito el revisionismo húngaro. y los ale­ menos de los yugoslavos de lo que se le había prometido contra Austria­ manes de los Sudetes fueron incorporados a Checoslovaquia. por otra p arte. no fue asignado a Polonia sino que fue declarado ciu­ zas de sus socios dependían de él. en de Wilson había sido supuestamente aceptado en el armisticio y las finan­ su desembocadura. que ción de Alemania. como salida polaca al Báltico. Lloyd George y Wilson sólo en ideológica al capitalismo. En general. Italia consiguió mucho bía votado p ara unificarse con Alemania. una ños a la propiedad sino también de las pensiones de guerra. hay que tener y de ideas vagas: incluso la Sociedad de Naciones del proyecto debía bue­ en cuenta que los Catorce Puntos habían prometido una Polonia inde­ na parte de sus detalles a Gran Bretaña. y la decepción resultante de la llamada «victoria mutilada» con­ guno de estos grupos había formado parte de Alemania antes de 1 9 1 4. afirmó que en conferencia de París. se les prohibió hacerlo. cuyo parlamento ha­ yada por los norteamericanos. aparte de su hostilidad rio y seguridad. Sin después de una lucha larga y amarga contra la resistencia yugoslava. el tristemente céle­ marginada de manera similar. El programa biscitos para hacerlo más angosto. aunqu e se retiraron cuando la guerra civil rusa guientes años resultó ser ferozmente polémica. deuda que sería cubierta mediante p agos anuales que estaba en disputa. por ello. dejando a la recién creada Unión Soviética peraron entre sí para oponerse a Estados Unidos. los nue­ norteamericanos. Incluso con esto. En los temas de territo­ con muchos motivos para el descontento territorial. Por otra parte. Sorprendentemente.34 EUROPA. Pero los aliados descubrieron preparara el terreno para una reconstrucción de Europa financiada a tra­ que llegar a un acuerdo entre ellos mismos era muy difícil y no se atrevie­ vés de préstamos privados americanos. lo que el tratado de ron a arriesgarse a negociar en una misma mesa con sus enemigos. en vez de asignarla en su totalidad a Polonia. Estados pendiente y con un acceso seguro al mar. gran parte de este corredor era de hecho étnicamen­ te por el presidente Wilson y los primeros ministros David Lloyd George te polaco. se volvió favorable a Lenin. el puerto de Danzig. pero su influencia en Europa fue manda de Clemenceau para anexionarse la cuenca carbonífera del Saar. una acusación que durante los si­ porcionaron ayuda militar. Los tres convinieron en que Entre los estados victoriosos. en lo que se refiere a . Pero. de hecho. En materia económica. o «cláusula de culpabilidad de guerra». a los alemanes del nuevo estado de Austria. Versalles hizo fue convertir a Alemania en responsable no sólo de los da­ el tratado de Versalles de junio de 1919 fue esencialmente un Diktat. y de acuerdo con la iniciativa de Lloyd George se utilizaron ple­ y Georges Clemenceau. representados respectivamen­ mania. Rusia fue podrían prolongarse durante décadas. Los Esperando ser tratados como socios en igualdad de condiciones. insignificante. los acuer­ negarse a cancelar las deudas de guerra aliadas. Italia obtuvo una frontera en el p aso del Brennero y se ane­ que fue puesta bajo administración francesa (y supervisión de la Sociedad xionó el puerto de Fiume en el Adriático. apo­ embargo. su tribuyó al ascenso del fascismo. en un primer momento los aliados parecían bastante firmes. que habían sufrido pocos daños. querían un acuerdo rá­ vos líderes democráticos de Alemania pusieron su confianza en Estados pido sobre una suma de indemnización total que fuera modesta y que Unidos y se negaron a cooperar con Moscú. Finlandia. a presionar a Alemania para obtener de ella reparaciones de guerra (aun­ Con todo. Polonia y los estados del Báltico con­ Con respecto al tema de las reparaciones. Gran Bretaña y Francia coo­ solidaron su independencia. eran los j ugadores más importantes. aunque en este último caso sólo de Naciones) hasta que se realizara un plebiscito quince años después. tuvo muy poca influencia destino causó menos resentimiento en este país que el «corredor» creado en el acuerdo con Alemania. Japón tomó el control de los territorios Francia debía recuperar Alsacia y Lorena. Después de tentativas p oco entusiastas de negociar un principio los Imperios Centrales eran los responsables de todas las pérdi­ alto al fuego. Gran Bretaña y Francia.

de forma inevitable. Con todo. y hubiera más que Wilson en el reembolso aliado de las deudas de guerra. la Comisión de Control Militar Interaliada (IMCC). y la marcos oro (es decir. entre los que sobresalieron especialmen­ pallo. Benito Mussolini.1 939 tento con los tratados de la paz y tampoco su antagonismo hacia Francia. En los primeros años de la posguerra proli­ militares ilegales en territorio soviético. Aunque se trataba de una cifra bastante el hacerlo favoreciera a Berlín. y Wilson pensaba que Alemania debía experimen­ de cuándo serían emítidos los 82. Sin embargo. Por otra parte. El tratado ministración republicana que asumió el mando en 1 9 2 1 se comprometió de Versalles fue más flexible de lo que se reconoce a menudo. prohibir­ Alemania y asegurando que el calendario era imposible de aplicar. Versalles fue de h echo un tratado discrimi­ grande. Los aliados y los norteamericanos acordaron lÍlllitar el ejército negando que la responsabilidad de la guerra correspondiera únicamente a alemán a cien mil hombres. los alemanes pusieron a los aliados en un dilema. ocurrida entre 1 9 1 9 y 1923. anteriores a 1 914) y programaba pagos anuales en mayor clemencia mostrada por Lloyd George y Wilson. que se oponía a acordó la desmilitarización de Renania y fijó la duración de la ocupación comprometerse incondicionalmente en el Convenant. los alema­ natorio. que tuvo como tema central el cumplí. firmado en 1 922. Clemenceau Versalles fuera ratificado por el Senado de Estados Unidos. tánica cayó en una aguda crisis económica en 1 9 2 1 . la prioridad de Lloyd George pasó a ser la de restablecer las exportaciones a Alemania más que la de exigir reparaciones. para sentirse agraviada. que dirigió el gobierno italiano desde 1 922 y asumió poderes dictatoriales en 1925. pero sólo hasta el punto en que debía serlo. y la guerra gre­ nancieras. E U R O PA. Los bri­ podido ser utilizado para mantener a Alemania inofensiva y al mismo tánicos se negaron a cancelar sus propios préstamos de guerra a Francia a tiempo como marco para la reconciliación. Los mismos años fueron testigos de mintern) y los partidos comunistas occidentales hicieron aún más difícil el una guerra fría franco-germana. Estos últimos incluían además intereses y amortizaciones sobre George no estaba preparado para sacrificar las exigencias coloniales y na­ 50. sarme. los soviéticos intentaron mantener dividido el mundo capita­ L a política internacional e n l a década d e 1 920 fue eclipsada p o r el legado lista cooperando con Alemania. Las reparaciones eran el problema crucial. en caso de que lo tar varios años de castigo antes de que pudiera ser rehabilitada. el pacto institucio­ en por lo menos quince años. Lloyd efectivo. y una vez que la economía bri­ de cómo fuera puesto en práctica. los aliados procuraron mantener sus principios excepto cuando 1 00 de la renta anual de Alemania. Entre tanto. Estados Unidos quedó fuera de la Sociedad mente que Alemania no podría comenzar otra guerra. también quería una ocupación permanente de Renania y crear estados ta­ En sus intentos por hacer cumplir el calendario. Las anualidades del calendario de Londres ascendían a un 7 por cuencia. Wilson no había conseguido que el tratado de angloamericano de proteger Francia ante cualquier agresión. En conse­ fueran-. A cambio de un ofrecimiento aislada. dado que una Alema­ nes no tenían ninguna intención de hacerlo. no ocultó su descon­ De una guerra a otra. 1 920.000 millones restantes. Francia se encontró pón controlados por Francia en esta zona. Con todo. y la oferta anglo. Estas disposiciones aseguraban suficiente­ nal de la Sociedad de Naciones. Aunque Francia . Alemania tenía pocos argumentos justificados miento de los acuerdos de paz. y de acuerdo con el tratado de Ra­ feraron los conflictos derivados. que tuvo lugar entre 1 9 1 9 y 1 9 2 1. mantenimiento de b uenas relaciones con Londres y París. la ad­ Alemania democrática convencía a sus vecinos de su buena fe. Su ministerio de Asuntos Ex­ nia completamente soberana sería.000 millones de marcos oro en bonos -dejando a los aliados la decisión vales de Gran Bretaña. confiscar la mayor parte de su flota. En 192l los aliados aprobaron el calendario de pagos de Londres.americana de proteger ocupación podía terminar antes y las reparaciones reconsiderarse si una a Francia contra cualquier agresión alemana se derrumbó. Gran parte de ello dependería menos que Estados Unidos hiciera lo mismo. 1900-19 45 L A S RELAC I O N E S INTERNACIONALES 37 los acuerdos territoriales. Al rete­ le tener una fuerza aérea propia y crear una agencia que supervisara el de­ ner las indemnizaciones. Clemenceau ningún aspecto de Versalles dividió más a los vencedores.000 millones de según la cual Alemania no cambiaría y por tanto debía ser debilitada. la y de la Comisión de Reparaciones. Las tropas alemanas practicaron maniobras de la primera guerra mundial. Entre 1 9 1 9 y 1 920. que fij a­ La conferencia subrayó el contraste entre la premisa de Clemenceau ba la responsabilidad total de los países derrotados en 1 32. más fuerte que sus teriores orquestó una campaña de propaganda para minar el artículo 231 vecinos. La subversión promovida por la Internacional Comunista ( Co­ co-turca. Moscú y Berlín renunciaron a hacerse demandas fi­ te la guerra ruso-polaca. no era absolutamente imposible de pagar.

que de algún riores francés para una confederación y un mercado común europeos. En 1926. sino que además su situación financiera era desesperada. camente continua desde 1918. 1900-1945 LAS RELACIONES INTERNAC I ONALES 39 firmó pactos de seguridad con Bélgica en 1 920. El renacimiento después de 1924 de la implicación diplomática nó su informe. De acuerdo con los términos del pacto Kellogg-Briand de Gran Bretaña se mantuvo al margen. y los antiguos aliados rio de Londres antes de solicitar una moratoria. los trabaj adores del Ruhr 1 928. y los gobiernos dejaron entrever cierta inclinación hacia es­ yacimientos de carbón del Ruhr. pero mucho antes de que Adolf Hitler llegara al poder e Italia servían como garantes del acuerdo. Rumanía y Yugosla­ mania y a Alemania en caso de conflicto con Francia. Según éstos. La garantia británica dada en Lo­ con el resultado de que cuando en 1 924 se adoptó el plan Dawes los fran­ carno no fue seguida ni por el rearme británico ni por la elaboración de un ceses habían sido claramente superados. Los movi­ sión de Reparaciones juzgó que se encontraban en mora y el gobierno fran­ mientos que apoyaban la seguridad colectiva y de unidad europea se hi­ cés. y como Gran Bretaña abandonaron Renania. fueron a la huelga durante ocho meses con el apoyo del gobierno alemán. hiciera una investigación. fundamento de la seguridad de Francia. el alianza con las grandes potencias y podían convertirse en problemáticas si plan Dawes y los tratados de Locarno aliviaron temporalmente los dilemas Alemania revivía. Para cuando la comisión termi­ Young. y en 1930. un préstamo internacional (cuya ma­ mente no comprometido. la disminución rantizada. condujo a Alemania a la hiperinfladón. la Comisión de Control nania. Bélgica colaboró con los franceses. la diplomacia alemana se hizo más firme y enérgi- . entre 1924 y 1927. presidida por el banquero de Chicago nuevo y supuestamente definitivo calendario de indemnizaciones. El ejército alemán se encon­ septiembre de 1923 un nuevo ministerio alemán dirigido por Gustav Stre­ traba ya preparándose para la guerra. Tras negarse a aceptar una propuesta alemana para celebrar nego­ Militar Interaliada fue cancelada. Los alemanes introdujeron una moneda nueva y estable mien­ das con Occidente fue esencialmente una estratagema. En Las bases de este optimismo eran frágiles. Después de Locarno. Las fronteras del este de Ale­ en 1933 ésta pareda ya improbable. Los franceses desalojaron el Ruhr y perdieron la posibilidad los préstamos norteamericanos fueron cobrados y esto intensificó la caída de volver a declarar en mora a Alemania. Locarno estaba lejos via. plan militar de emergencia. firmados en 1925. y los últimos años de la década de mania pudiera recuperarse mientras su propia seguridad no estuviera ga­ 1920 estuvieron marcados por la recuperación económica. el plan Charles Dawes. dirigido entonces por Raymond Poincaré. Ale­ vencedoras confiaron la estabilidad europea a la supervivencia de los mo­ mania y Bélgica acordaban respetar sus fronteras comunes y Gran Bretaña derados alemanes. En protesta. y el interés de Stresemann. envió tropas a ocupar los cíeron fuertes. Pero de aquí en adelante Francia perdió la de Asuntos Exteriores hasta 1929. A los franceses no sólo no les gustaba la idea de que Ale­ financieros y de seguridad de Francia. las últimas fuerzas aliadas abandonaron Renania a cambio de un comisión de expertos en finanzas. aunque a una tasa mu­ indemnizaciones de guerra. estas asociaciones eran un pobre sustituto de una de ser la alianza de grandes potencias que París anhelaba. Estados Unidos s iguió mostrándose política­ De acuerdo con el plan Dawes. la presión que el franco había tenido que soportar había sido anglo-americana en Europa no fue ningún sustituto de Versalles como enorme y Poincaré había sido sustituido por el inexperto Edouard Herriot. El plan Briand de 1930 fue una propuesta del ministro de Asuntos Exte­ El coste de subvencionar esta política de «resistencia pasiva». ministro semann suspendió la resistencia. Francia. modo representaba la última gota tras una inestabilidad monetaria prácti­ aunque se hundió frente a las objeciones de alemanes y británicos. Tan pronto como las tropas francesas mania no fueron protegidas de manera semejante. con Polonia en 1 92 1 y con simultáneamente daba garantías a Francia en caso de conflicto con Ale­ los tres países de la Pequeña Entente. cinco años antes de lo pre­ ciaciones bilaterales. En enero de 1 923. en mantener unas relaciones distendi­ iniciativa. Al desmantela­ tras que los franceses apoyaron frustradas sublevaciones separatistas en Re­ miento de Versalles siguió el de Locarno. la mayoría de los estados prometieron renunciar a la agresión bélica. Su capacidad para hacer cum­ alemana en la depresión económica y ayudó a que los bancos de Europa plir el tratado de Versalles de forma unilateral se vio aún más debilitada central se hundieran en la insolvencia. las potencias por los tratados de Locarno. pero tos objetivos. del extremismo político y la reducción de las tensiones internacionales. EUROPA. y aunque entre 1 924 y 1 92 8 los inversionistas yor parte provenía de inversionistas privados norteamericanos) permitiría americanos colocaron en Alemania dos veces lo que Alemania pagaba en a Alemania reasumir el pago de sus obligaciones. Los alemanes hicieron únicamente un pago de acuerdo con el Calenda­ Alemania ingresó a la Sociedad de Naciones en 1926. después del desplome de Wall Street en 1 929 cho más baja. Checoslovaquia. la Comi­ negociaron con Berlín como socio en igualdad de condiciones. Sin embargo. Poincaré aceptó una oferta americana para que una visto.

Hay que tener en taña. las substanciales concesiones 1 9 1 8 tuvieron durante poco tiempo una tercera opción entre el apacigua­ que los aliados hicieron a la República de Weimar entre 1 9 1 9 y 1933 no miento y el librar otra guerra importante. los quedaban disponibles. Sin embargo. Siendo un hombre cuya experiencia vital más lia y. para ayudar a Francisco Franco y los nacionálistas en la guerra civil espa­ Hitler quería la guerra. Hitler retro­ los pagos de las reparaciones y de la deuda de guerra iniciada por Herbert cedió. a comienzos de la década de 1 920. Esto no significa. en 1 9 36 reocupó Renania y envió fuerzas de combate clarar la guerra a Alemania cuando Hitler invadió el país. 1900-19 45 LAS RELACIONES INTERNACIONALES 41 ca. tras obtener el consentimiento de Gran Bre­ deseara la guerra con Occidente que comenzó en 1939.1933. En el proceso.alemana de la prime­ profunda era su servicio militar entre 1 9 14 y 1 9 1 8. 1 9 1 9 para evitar que Alemania reanudara las hostilidades. el «apacigu amientO>) Alemania abandonó l a Sociedad de Naciones y l a conferencia d e desarme de las demás potencias que le permitieron crecer hasta ser lo bastante fuer­ de Ginebra. en la que se dieron disuadirlo de emprender cualquier acto de agresión. aunque la la política que tendría después. Tras la congelación de Austria Mussolini desplazó tropas hacia el paso del Brennero. Hitler no tuvo en sus primeros años el completo control de haya inspirado directamente posteriores agresiones en Europa. Hitler había estado más in­ Hitler no sólo rearmó a Alemania y consiguió hacerse con fronteras más teresado en lanzar un ataque sobre la Unión Soviética que erradicara el defendibles. Con todo. escrito entre 1 924 y 1925. En 1 93 3 sastre: el impulso hacia la guerra de la Alemania nazi. Durante la crisis de este. La coalición anti. Al ser nombrado canciller en 1933. de una ini� do en sus cálculos de lo que estaría más adelante. sino que también incentivó la formación de un frente revisio­ bolchevismo y dotara al pueblo alemán de autosuficiencia económica y te­ nista contra el status quo posterior a 1 9 1 8 en el que participaron Japón. tres circunstancias condujeron Europa a un nuevo de­ respondieron con pasividad (por no decir que las estimularon). y se sentía menos arrogantemente confia. Estaba al tanto de la vul­ ciativa de Berlin para una unión aduanera con Austria (iniciativa a la que nerabilidad alemana y temía que franceses y polacos organizaran un ata­ dio fin la presión financiera de Francia sobre Viena) y de una nueva soli­ que preventivo. el motor ñola. pero en privado continuó considerando la ex­ ta en la región y abandonaron la Sociedad de Naciones después de ser cen­ pansión hacia el este como uno de sus objetivos. antes de lanzarse a conquistar un «espacio vital» en el bloque en el este asiático dominado por los j aponeses. Francia e Italia en septiembre. Los vencedores de por terminadas las reparaciones. Ita­ rritorios para colonizar. La consideraba inevitable y deseable. y en los meses que si­ surados por ella. como Maquiavelo advirtió a su p rínci­ aliados habían desmontado la mayor parte de la maquinaria creada en pe. en las que la inacción es el más peligroso de todos los caminos. que él planeara o entonces de Checoslovaquia. E U ROPA. durante la conferencia de Munich. y do a la política por la derrota de Alemania. Hay épocas. en 1935. retirada j aponesa de la Sociedad pudo haber animado a Hitler a hacerlo . finalmente. Hitler anunció que restablecía el reclutamiento y que había creado dujo a Gran Bretaña y a Francia a ofrecer garantías a Polonia en 1939 y a de­ una fuerza aérea. después de 1936 sólo las peores opciones bieran logrado mantener viva la democracia alemana. en poder de una renovación racial. y las conse­ Los años que van de 1933 a 1938 fueron testigos de una serie de accio­ cuencias de sus acciones pronto pasaron a ser graves. cuando después de un intento de golpe nazi en citud de moratoria de las reparaciones de guerra. Hitler declaró que sus propósitos Manchuria de 1 93 1 . Con todo. después de recuperar el Saar en el prometido plebis­ te para emprenderla. mania. la Rusia soviética. en marzo de 1 938 se anexionó Austria y luego los Sudetes. cuenta que. Es dudoso que el ejemplo de Manchuria nia. mientras que las potencias occidentales se limitaron a guieron a su designación emprendió el rearme secreto y masivo de Alema­ hacer protestas diplomáticas. fue posible Hoover. En 1 934 . sin embargo. El programa de política ex­ el nuevo patrón de las alineaciones era mucho menos favorable a Occiden­ tranj era esbozado en su Mein Kampf. consistía te. Hitler había sido lleva­ ra guerra mundial pareció hacerse pedazos sin posibilidad de reparación. El año 1 9 3 1 fue testigo del más alto gasto militar alemán. esperaba acabar con las limitaciones del fuerzas favorables a Occidente en Tokio y consolidó a quienes deseaban un Tratado de Versalles. aunque evitando los errores de la guerra pasada. Por lo menos hasta que remilitarizó Renania en 1936. y el abandono final de ese apaciguamiento que con­ cito. para entender el origen del apaciguamiento en Europa es en la recuperación mediante la fuerza de la posición internacional de Ale­ necesario considerar antes lo que ocurría fuera de ella. Al ganar a Gran La depresión económica que tuvo lugar entre 1 929 y 1 93 3 debilitó las Bretaña e Italia contra Francia. nes unilaterales por parte de Alemania a las que los antiguos aliados sólo Después de 1 933. se celebró en 1 93 2 la conferencia de Lausana. los j aponeses establecieron un estado marione­ eran pacíficos y limitados. y es dudoso que más concesiones de este tipo hu­ ventiva había sido difícil antes. Pero si elegir una acción pre­ consiguieron salvarla.

pero su sistema de alianzas después de Mussolini deseaba contener el avance de Alemania. las opiniones que desaconsejaban por completo arriesgarse a entrar en Mussolini. que promovía la cooperación entre partidos comu­ mundial de la misma forma que había sido llevado a entrar en la prime­ nistas y no comunistas contra el fascismo. así como que los norteamericanos viaj a­ que Hitler llegara al poder. pero creía cia con la expansión de Italia y Alemania. no fue ni siquie­ el apoyo de los americanos parecía ahora descartada. Incluso antes de que los japoneses firmaran norte. lo que hizo posible ra. ne­ Stalin continuó intentando acercarse a Berlín. sin ayuda no podían ganar una guerra corta contra Alemania y de los Sudetes en una conferencia a cuatro bandas con Hitler y Mussolini tampoco pagar una larga. invadir este país en septiembre de 1935 suponiendo que podía absorberlo . al unir­ pe cuando firmó en 1934 un pacto de no agresión con Polonia. 1900-1945 siete meses más tarde. Rusia e Italia. en cambio. Roosevelt. Pero la insinuación de que Londres y París estaban dis­ depresión disminuyó la capacidad de Francia para ayudar a sus socios eco­ puestos a concederle partes de Abisinia (Etiopía) pudo haberlo animado a nómicamente. a pesar de sus acuerdos con París y Praga. pero hacia 1939 los dos países habían empezado a reconsiderar sus que en caso de que una guerra. además. se encontraban en un duda el valor de su asociación incluso antes de que pusieran fin a la crisis aprieto. afectara a la seguri­ posiciones respectivas. tica exterior que se remontaba a comienzos de la década de 1920 y que te­ Dentro de Europa. tanto en la crisis de Renania de 1936 LAS RELACIONES INTERNACIONALES sible colaborar militarmente. Franldin Roosevelt. Maxim Litvinov. La Internacional Comunista apoyó la política da para evitar que Estados Unidos fuera conducido a una segunda guerra del «Frente Popular». La tercera y de más amplio alcance. no se resistió. la Unión Soviética experimentó con la política ran en sus embarcaciones. dad norteamericana. Pero la conformidad de Gran Bretaña y Fran­ Hitler veia a Estados Unidos como un enemigo a largo plazo. las riores de Stalin. y la posibilidad de librar otra guerra larga con a la que Stalin. esta­ Lo mismo había hecho Estados Unidos al aprobar tres Leyes de Neu­ ban dispuestos a unirse a Franda y Gran Bretaña para contener la agresión tralidad entre 1935 y 1 937. Los británicos. Con todo. los jefes del Estado Mayor británico ad­ a la presión interna de la población flamenca para que asumiera una posi­ lj virtieron a su gobierno que una guerra contra Alemania significaría pro­ ción más neutral y menos francófila. el presidente debía prohibir los préstamos y la ven­ Es probable que este desenlace hubiera podido evitarse. Estados Unidos. poseía al igual que Hitler una visión de la polí­ una nueva guerra. Sin embargo. y que Gran Bretaña no podía de 1920 y dejó a Francia expuesta a una nueva invasión alemana por el ganar una guerra semejante. como demostró con su 1 9 1 8 se encontraba en una avanzada decadencia. que neu­ se a Gran Bretaña y Francia en el llamado «frente de Stresa» para condenar tralizaba el peligro de una acción preventiva franco-polaca contra él. No obstante. Esto reforzó todas ra invitado. la legislación fue pensa­ cualquier tipo de agresión. con el objetivo declarado de disuadir a Hitler de iniciar beneficiaba a Gran Bretaña más que a Alemania. La ley era reflejo del temp eramento vehemente pacifista y aislacionis­ este cambio de enfoque fue la ruptura de Hitler con la amistad soviético­ ta del Congreso norteamericano. pone en cuenta en sus cálculos. y su incapacidad para unirse a que había sido debilitado por la D epresión y prácticamente no lo tuvo en Stalin en ayuda de los republicanos en la guerra civil española. estipulaba alemana. Además. Hitler le dio un duro gol­ oposición al control nazi de Austria y nuevamente. el presidente podía hacer depender el de la «seguridad colectiva» defendida por el comisario de Asuntos Exte­ comercio de otras mercancías del sistema «cash and carry»: es decir. La Unión Soviética ingresó en la Socie­ mercancías debían ser pagadas al ser recibidas y debían ser transportadas dad de Naciones en 1934 y firmó acuerdos de protección con Francia y en las propias naves de los beligerantes. en abril de 1 935. Además. y en parte debido 43 ll! como en la de los Sudetes de 1 938. La el rearme alemán. Con todo. entre 1 936 y 1937. primera instancia en los franceses. Después de ta de armas a los beligerantes. Aunque esta última disposición Checoslovaquia. acontecimientos. Ahora bien. civil o entre naciones. por su parte. le dej aba pocas alternativas. las nuevas posibilidades de cooperación con la Rusia so­ el pacto Anti-Comintern con Hitler en 1936. y es posible que tan sólo cesitaba que el Congreso aprobara su programa «New Deal» y simpatiza­ hubiese tolerado las iniciativas de Litvinov porque la actitud de Alemania ba con las Leyes de Neutralidad siempre y cuando éstas le dieran vía libre . y la remilitarización de Renania hizo que fuera casi impo. temperamento al que el presidente de alemana que había sido inaugurada en el tratado de Rapallo. Por algún tiempo pareció que ambos. habían minado las posibili­ viética y la Italia fascista compensaron potencialmente la evolución de estos dades de ofrecerle resistencia. Bélgica se retiró de su acuerdo militar bablemente una guerra contra Italia y Japón.42 EUROPA. la decisión de actuar o no contra Hitler residía en nía como centro la dominación italiana del Mediterráneo.

En el momento en cia el aislacionismo. los líderes franceses ha­ 1936. los fondos disponibles se destinaron a las fortificaciones sobre la prensa y la BBC para que no se prestara atención a las voces con­ fronterizas de la Línea Maginot) . Los recortes de Gran Bretaña a su presu­ visional y estaba a pocas semanas de realizar unas elecciones cruciales.44 EUROPA. la fuerte reacción de la opinión pública británica contra para un ataque repentino y sobrestimaban -acaso deliberadamente. La crisis de Renania de 1 936 puso de relieve las razones para esta mer ministro en 1937. Sin importarle lo que pudiera suceder. en La respuesta de Francia a la toma del poder de Hitler fue. el gobierno francés sólo po­ deos de opinión revelaban que había un gran escepticismo respecto a la po­ día pagar sus cuentas gracias a la ayuda de un préstamo de la Hacienda bri­ lítica de Chamberlain. el llamado Pacto de Acero. los son­ que Hitler reocupó Renania en marzo de 1936. el líder italiano había decidido proteger sus intereses me­ ante los fait accomplis de Hitler sino la búsqueda activa de un acuerdo. vez de oponerse a la reocupación de Renania. Desafortunadamente para Como los líderes del ejército francés no tenían ningún plan de contingencia el líder italiano. conflicto interno. Después de que la libra esterlina y el dólar se devaluaran entre les y coloniales a Alemania y toleró las ampliaciones territoriales de su 1931 y 1933. Tras la crisis del Ruhr en 1923. Los acuerdos gación. A principios de tampoco lo hizo París. cuando se firmó el pacto de Munich. La guerra contra él sería una empresa larga y costosa. De la misma forma en que Londres sinia. y. en 1938. Aunque es cierto que durante los da se recuperó de la Depresión de forma más lenta que la de Alemania. emprendió inútiles negocia­ buscar alianzas disuasorias en lugar de emprender una intervención pre­ ciones para un pacto sobre el espacio aéreo. Y después de marzo de 1936. en 1 936. Los ministros ingleses compartían tanto la aversión tánica. Mussolini no hizo París se sintió obligado a seguir el ejemplo de Londres. y más tarde. cuando Hitler pudo fortificar su frontera y los casi tres años de ayuda italiana y alemana a los rebeldes nacionalistas. mantener el frente de Stresa.la ca­ esta agresión condujo a británicos y franceses a desarrollar una política de pacidad militar alemana. al mismo tiempo. públicamente pleta y advirtieron que Hitler estaba ya en condiciones de repeler un ataque promovían sanciones económicas contra Italia a través de la Sociedad de francés. pero de de hacer esto. a me­ diante la expansión. Mussolini conquistó Abi� cia debía tener a Gran Bretaña de su lado. y cuando Hitler atacó. Mientras que Alemania tomaba la delantera sin contemplaciones. en la que Fran­ Naciones. Además. Aunque en privado todavía rece­ dres. Francia fue consciente de que en futuras crisis sería incluso me­ en oposición a los esfuerzos de británicos y franceses por mantener una fa­ nos capaz de emprender acciones de manera independiente. pero fueron mucho Francia había puesto límites a su presupuesto de defensa (y antes que a más lejos de lo que la opinión pública los forzó y utilizaron su influencia aviones y tanques. Mussolini habria podido reconstruir sus lazos con Londres si todos modos las posibilidades de que Francia asumiera tal tarea eran míni­ no hubiera sido por el estallido de la guerra civil española en julio de 1936 mas. Después de alinear su política exterior con la de donar a su suerte a la República Española en 1 936 como a los checos en 1 938. 1900-1945 LAS RELACIONES INTERNACIONALES 45 y. de mantener desmilitarizada Renania de Locarno eran suficientemente vagos como para permitir que Gran Bre­ y que estaba dispuesto a reducir su apoyo a Austria. La economía de Fran­ la presión de la opinión pública británica. antes que con la contención. occidental. pese a resultar bastante convincentes. Mussolini dijo a Hitler que él no continuaría cumpliendo con su obli­ bían aprendido muy bien los peligros de una acción unilateral. En junio de 1 935 Gran Bretaña rompió con el fren­ en asociación con un Occidente incapaz. y el primeros años de la década de 1 930 ésta dio un giró bastante marcado ha­ déficit de las finanzas públicas francesas era p ersistente. arrojó a Roma a los brazos de Berlín. La crisis económica había intensificado el trarias al apaciguamiento. según el tratado de Locarno. Francia tenía un gobierno pro­ para explicar el apaciguamiento. beneficiando con ello tanto a los comunistas como a la las consideraciones económicas y estratégicas tampoco resultan suficientes derecha paramilitar. nudo a costa de terceros. te de Stresa al firmar un acuerdo naval con Hitler. Después de convertirse en pri­ ventiva. Neville Chamberlain ofreció concesiones comercia­ pasividad. puesto de defensa en la década de 1920 y sus compromisos en todo el mundo . y el apaciguamiento británico no significó simplemente conformidad laba de Hitler. sólo pudieron recomendar una movilización com­ dos caras. al mismo tiempo. Alemania en el Eje Roma-Berlín de noviembre de 1 936. y la crisis despojó a la Sociedad de lo que le quedaba de credibilidad no se arriesgó a tomar represalias reales contra la reocupación de Renania. Pero incluso después taña evadiera cualquier compromiso sobre represalias militares. el franco quedó expuesto y una acción militar habría ejercido frontera oriental. por la guerra como la francofobia de sus ciudadanos. Tanto al aban� chada de no intervención. y mientras secretamente ofrecían partir Abisinia. en paralelo conAlemania. por lo tanto. Esta persistente búsqueda de acuerdos no se debía sólo a una presión aún mayor sobre la divisa que la de 1924. nada para salvar a Austria en 1 938 y firmó una alianza con Alemania en Las razones para el apaciguamiento no eran menos poderosas en Lon­ mayo de 1939.

para la que no había ninguna justifica­ Si las razones para el apaciguamiento eran tan abrumadoras. e implicaba que las ambiciones de Hitler no tenían límite.soviético descartó esta posibilidad. Hitler. Gran Bretaña no la primera guerra mundial. Dos días después de la invasión de Polonia. Después de Munich. Era un hipocondríaco in­ de voluntad de británicos y franceses. sino también con el obj etivo de la principal diferencia era que ahora Hitler quería un acuerdo. rearme prematuro. Fue entonces cuando Gran Bre­ agosto. EUROPA. y el único acontecimiento que lo hu­ quieto. En los días que siguieron a la caída de Praga. animado por un pacto de no agresión firmado con Stalin el 23 de de la producción de petróleo de Rumania. Un pacto alinear las políticas exteriores de Berlín y Varsovia. Cuando los polacos re. El pac­ lo habían engafíado quitándole una guerra. el acontecimiento les distanció de Stalin. De de otoño. cieran garantias a Polonia aclaraba -o debió haber aclarado. 19 0 0 -19 45 LAS RELACIONES INTERNAC I O NALES 47 la habían dejado con demasiadas obligaciones financieras para enfrentarse chazaron sus términos. tenía en poca consideración la fuerza que a las obsesiones de su propia personalidad.que pudiera haberla hecho a funcionar y el radar y los cazas monoplanos habían comenzado a ofrecer efectiva? El lS de marzo de 1 939 Hitler rompió los acuerdos de Munich una defensa creíble de Londres. la negociación. a quien Stalin sustituyó por a Austria y Checoslovaquia antes de enfrentarse a Gran Bretaña y Francia Viacheslav Molotov en mayo. sin embargo. se esperaba. no Stalin. con Stalin le permitiría atacar Polonia con la esperanza de disuadir a Oc- . ¿por qué ción por razones de autodeterminación o de legítima revisión de un trata­ al final Gran Bretaña y Francia renunciaron a él en favor de una estrategia do. a diferencia de 19 14. empezó a negociar con Polonia. bach)) {que debe su nombre al oficial que levantó el acta) en noviembre de Hacia 1 939 la acumulación de decepciones administradas por Occi­ 1 937. si la guerra estallab a. se informó de que Polonia. Sin embargo. propósito. Su ción a cada uno de los bandos: el alemán. Chamberlain. por lo ra inequívoca que esta guerra no podría circunscribirse a un escenario li­ tanto. dos semanas más tarde. pero en realidad la principal razón para ocupando Praga y el resto de Checoslovaquia. consideraba que el tiempo estaba contra él y sentía que en Munich biera podido hacer vacilar era una alianza anglo-franco-soviética. que la politica occidental se modificara fueron las acciones de Hitler en sí Gran Bretaña y Francia sirvieron como garantes de la independencia de mismas. tirse en el siguiente blanco de Alemania. tal y como dijo década de 1940. el occidental y el soviético. Si el ataque de Austria-Hungría contra Serbia fue el detonante de acuerdo con el punto de vista del Ministerio de Hacienda. Los dos gobiernos occidentales habían comenzado a reaccionar también un hombre con una misión y no puede ser exonerado de los car­ contra el apaciguamiento casi al mismo tiempo que firmaban el pacto de gos de ingenuidad y excesiva confianza en el Führer. Que fuera incapaz de conformarse oriental y conseguir que Alemania siguiera siendo vulnerable a un blo­ con lo que había ganado tras el pacto de Munich se debió menos a las ne­ queo. Pero esto no disuadió a Hitler. aunque su verdadera prioridad era disuadirla de emprender poste­ cesidades de la economía alemana ( que había tenido que soportar mayores riores expansiones hasta que las circunstancias favorecieran una vez más presiones por causa del rearme entre 1 935 y 1 936 que entre 1938 y 1939). era mantener la existencia de un frente Hitler no sabía cuándo detenerse. Pero sólo sobre Danzig y el «corredor polaco». estaba claro que no Sin embargo. Japón e Italia. el ataque de Alemania a Polonia fue el deto­ debía correr el riesgo de agotar sus reservas de moneda extranjera en un nante de la segunda. tenía excelentes razones para evitar un conflicto innecesario: pero era mitado. Necesitamos examinar a continua­ tías de ayuda a Varsovia y a Bucarest en caso de que fueran atacadas. el que Gran Bretaña y Francia ofre­ tendría forma de responder a los bombarderos alemanes que. estimulados por el endurecimiento de la opinión pública en sus los franceses y a los checos para que accedieran a una capitulación que de­ países y por el rumor de qne en invierno los Países Bajos p odían conver­ bilitó estratégicamente a Occidente y que. Para ese mo­ que pretendía contener y disuadir a Alemania pese a no contar con un fac­ mento. Durante la conferencia «Hoss­ to nazi. las campañas de rearme de británicos y franceses habían empezado tor -una alianza con la Unión Soviética. la Unión Soviética estaba para sacarles las castañas del fuego. y el pacto de Munich reforzó las sospechas y antes de emprender una guerra por el espacio vital hacia mediados de la de Moscú de que Gran Bretaña y Francia pensaban que. clave fue la ocupación de Praga. quien atacó Polonia el 1 de sep­ Alemania estaba amenazando a Polonia y de que podría tomar el control tiembre. Hitler decidió utilizar la fuerza antes de las lluvias contra la «Triple Amenaza» que formaban Alemania. Pero incluso si decidía rearmarse. Gran Bretaña y Fran­ taña y Francia sintieron que debían actuar sin demora y ofrecieron garan­ cia declararon la guerra a Alemania. Hitler había dicho a sus jefes militares que su propósito era derrotar dente habían minado la posidón de Litvinov.de mane­ reducirían Londres a escombros si estallaba la guerra. En Munich apremió a Munich. sin conseguir satisfacer a Hitler.

en lugar de continuar que. Enfrentados a un ritmo de combate mucho más rápido de lo poder y que si ellos se mantenían al margen. Ejército Rojo desde 1 937. tarde o temprano les llegaría que habían esperado. en gran Stalin todo el territorio que éste deseara. adicional al parte por la Unión Soviética. Por lo En mayo de 1 940. qui­ la lucha desde el extranjero. no pudieron tapar el boquete hasta que los británi­ su turno.-- EUROPA. sus tropas estaban preparadas para conflictos cortos. Como había sucedido en 1 9 1 4. Hitler estaba dispuesto a prometer a 1945 triunfó primero en. un protocolo secreto. Gran Bre­ derrotada por completo. y mientras él mantenía a sus gicos profundamente arraigados. Gran parte de la población saludó el armisticio con alivio. los países bálticos y Besarabia (en Rumanía) encargaron de garantizar entre 1 944 y 1945 que esta vez Alemania fuera caerían dentro de la esfera de influencia de la Unión Soviética. 1 939. dadas las purgas que había sufrido el y se propusieron proteger el territorio francés mediante la linea Maginot.el oeste y luego fue derrotada en el este. ]o que había empezado como una gue­ Después de enviar gran parte de sus mej ores unidades hacia el norte. las tanto el pacto fue firmado. pero su La primera diferencia espectacular en el desarrollo de ambos conflic­ situación era diferente y vacilaban entre aprobar la intervención soviética tos se dio con la caída de Francia. 1900-1945 LAS RELACIONES INTE RNACIONALES 49 cidente de intervenir y con ]a seguridad de que si la disuasión fallaba po­ en el este y fue derrotada por un estrecho margen en el oeste. no estaban en condiciones de pueden explicar la derrota francesa. la decisión de buscar un armisticio y permitirse mantener una alta preparación por mucho tiempo. mientras que los estratégicos bombardeos pacto. y es probable que Stalin esperara que Alemania divisiones de franceses y británicos no eran muy inferiores a las alemanas y Occidente se machacaran mutuamente como habían hecho entre 1 9 1 4 y y el ejército francés tenía más tanques o al menos de una calidad compa­ 1 9 1 8 mientras él se rearmaba sin correr riesgos. Es probable otorgar plenos poderes al mariscal Philippe Pétain. hubo tres acontecimientos sobresalientes. la falta de confianza en los británicos y el miedo a una revolu­ bloqueo y el bombardeo les trajeran una victoria relativamente fácil. Mientras que entre 1 9 14 y 1 9 18. No tenían ningún plan dió en 1 9 14. taña y Francia estaban negociando con Moscú al mismo tiempo. En esta fase de globalización. Los franceses contaban con un ataque en los países bálticos o llegar a un acuerdo que permitiera a las tropas so­ alemán. resolvió (para exasperación de Hitler) rechazar los intentos de acerca­ miento de Alemania y seguir adelante al menos para explorar si podía me­ jorar su posición para negociar.1 945 El primero fue la entrada de Italia en la guerra en junio de 1940. dudaban del valor de Stalin como aliado. y su primera prioridad era detenerlo. en esta ocasión planearon no emprender ofensivas inútiles. en cambio. los rra local se amplió. y aunque por su parte Gran Bretaña y tenido que ser evacuados. la ausencia de aliados en el claramente localizados. Una ción en el p aís. Alemania triunfó sultado. en cualquier caso. estipulaba que en caso de una «reorganización territorial y política)) anglo� estadounidenses y la campaña en el noroeste de Europa también se el este de Polonia. En sep­ tiembre de 1939 Mussolini no se sentía preparado para las hostilidades y Para empezar. rable. cuando Alemania atacó a través de los Países Bajos. Estos factores incluían el terrible coste enemigos divididos. comenzaron a sentirse más seguras d e que podían ganarla. Finlandia. vez se hubieron convencido de que tenían que correr el riesgo de ir a la gue­ En Londres. por el contrario. esperaban que el continente. entre 1939 y dría evitar un bloqueo occidental. La combinación de la derrota francesa con la resistencia británica puso en movimiento una serie de procesos que en­ La segunda guerra mundial y el día después) tre 1 940 y 1 9 4 1 globalizaron la guerra. Las democracias. La razón para ello fue que los gobiernos británico y fran­ franceses fueron sorprendidos cuando los alemanes perforaron sus defen­ cés creyeron que una mayor expansión alemana destruiría el equilibrio del sas en Sedán. A diferencia de lo que suce­ viéticas atravesar territorios r umanos y polacos. para una acción militar conjunta y. fue el resultado de factores políticos y psicoló­ zá en una fecha tan temprana como 1940. habían sido interceptados o habían poral en la carrera armamentística. la intención de Hitler fuera atacar a Occidente. de la victoria en la primera guerra mundial. y en 1940 sólo declaró la guerra cuando la derrota de los franceses . el gobierno entrante con Churchill a la cabeza rra. Una vez más los alemanes creyeron que tenían una ventaja tem­ cos. aunque es cierto que en el aire los aliados eran mucho más débiles. Si bien hay razones militares y técnicas que Francia estaban mejor preparadas que antes. la segunda guerra mundial pareció en Europa una conti­ evitó embarcarse en una empresa sobre la que había sido someramente con­ nuación de la primera. y muchas de sus propias fuerzas.

y para continuar luchando. Estarían atacando a un adversario que los excedía de forma guir el paso marcado por Alemania mediante expansiones paralelas. la caída de Francia fue la condición previa para la dos había aprobado en 193 7 se hizo efectiva cuando estalló la guerra. Las ofensivas italianas contra Greda y Egipto en frontera. en marzo Más relevante para la decisión de Hitler fue que tras la caída de Francia de 1941. y no hicieron ningún tipo de preparativos para una campaña de esperado evitar. Aunque en Mein Kampfhabia advertido de ley había sido aprobada pensando que Gran Bretaña y Francia podían evi­ la locura que suponía librar una guerra en dos frentes. los alemanes pre­ taba mucho más cerca de lo que en realidad estaba. No obstante. después de un fracasado intento de renegociar las esferas de influen­ intervenir o que deseara hacerlo. vacilaba entre responder y no. los países bálticos. pero también se habían apoderado de Bucovina ( algo que el pacto Ley de Neutralidad quedó hecha trizas. A lo largo de 1940. y la rivalidad entre Berlín y caba a la bancarrota. Por el contrario. Dado que Hitler. Estados Unidos había pasado a tener una posi­ bélico alemán. Roosevelt y Churchill hicieron pública una declaración cerca de los campos petrolíferos de Ploesti en Rumania. la ley de Préstamo y cia de ambos bandos cuando Molotov visitó Berlín. sino como parte de su programa de se� cho tiempo. Los soviéticos habían tomado el este ricanos sirvieran de escolta a los convoyes británicos y que buques mer­ de Polonia. y Bulgaria se convirtió en aliado alemán. vendió a Londres cincuenta viejos destructores a cambio de poder tensificar la producción de U-boats o enviar más fuerzas contra Egipto. y (más invasión de la URSS iniciada por Hitler en junio de 1941. confianza y el de sus generales. había do Stalin. . 1900-1945 LAS RELACIONES INTE RNACI O NALES 51 era evidente y no los atacó hasta que hubieron solicitado un alto al fuego. Hitler ordenó iniciar Arriendo para Gran Bretaña (y después de agosto de 1941 también para Ru­ la invasión de Rusia en 1941. aviones y hombres. y el derrumbamien­ Hitler habló por primera vez a sus generales de la invasión de Rusia como to de Francia tuvo como consecuencia una nueva y radical revaluación de un medio de forzar a Gran Bretaña a solicitar la paz. y pronto se aprobó que buques de guerra norteame­ Moscú se extendió por toda Europa. La operación allá de hacerla menos rígida para permitir la ventas de armas y los présta­ «Barbarroja» marcó el punto culminante de ambiciones que había ali­ mos) Washington poco hizo al principio para ayudar a los aliados. En diciem­ Ninguno de estos hechos significaba que Roosevelt hubiera decidido bre. en el verano de 1 940 tar que Alemania amenazara el hemisferio occidental. tropas alemanas fueron desplazadas a ción de importancia en el conflicto. La Ley de Neutralidad que Estados Uní­ En segundo lugar. la ley de Préstamo y Arriendo lo autorizó a proporcionar hasta ( que probablemente había a fectado de manera muy grave los cálculos de siete mil millones de dólares en mercancías a una Gran Bretaña que se acer­ Stalin) la Unión Soviética aceleró su rearme. lo que los había llevado peligrosamente agosto de 1941. En septiembre por alto formas menos indirectas de presionar a Gran Bretaña. Pero la mentado durante dos décadas. 50 EUROPA. La 1 940. así como la opinión de todos ellos de que Mussolini no actuaba movido por una solidaridad ideológica con Hitler ni la caída de Francia proporcionaba una oportunidad que no duraría mu� por consideración personal hacia él. Musso­ go y el petróleo que. tre Estados Unidos y Gran Bretaña. como había sucedido en 1 915. su intervención llevó primero a Gran Breta­ invierno. y en la conferencia atlántica de nazi-soviético no les prometía). y esta vez ni siquiera se vieron que conseguirían la victoria en una batalla de encerramiento en la unió al bando ganador. Roosevelt se puso en marcha para fortalecer las defensas seguridad si Hitler se tomó con seriedad este razonamiento o si de verdad del hemisferio occidental y para mantener a Gran Bretaña en la lucha como su preocupación central era la guerra en el oeste. su propio exceso de una contención que no le era característica. como in­ de 1940. construir bases en territorios británicos del Canadá y el Caribe. Rumania y Finlandia. Esperaban avanzar tan rápido que podrían ganar intactos el tri­ otoño fracasaron de forma estrepitosa. las fricciones diplomáticas con sia) era una alternativa a una declaración de guerra norteamericana que ni Moscú fueron probablemente menos cruciales para esta decisión que la el Congreso ni la opinión pública apoyarían todavía. ña y luego a Estados Unidos a una campaña mediterránea que dominó su La tercera consecuencia de la caída de Francia fue la alianza atlántica en­ estrategia hasta 1944. Italia supuso que el fin del conflicto es­ nía bastante más espacio para maniobrar que Francia. con h ostilidad ideológica de Hitler hacia los soviéticos. de forma tan generosa. pero el hecho es que pasó si en efecto fuera un representante de los norteamericanos. Tanto éstos como de principios conj unta sobre los acuerdos de la posguerra. Aunque Rusia te­ cho. les había estado suministran­ lini tuvo que aceptar la dependencia de Alemania que. precisamente. De una postura las minas de níquel de Petsamo en Finlandia eran vitales para el esfuerzo discreta y no provocadora. Besarabia y parte de Finlandia entre 1939 y cantes estadounidenses viajaran directamente a los puertos británicos. No puede saberse con estas expectativas. De he­ substancial en el número de tanques. Con todo.

Después de esto. se invirtieron porcentajes más altos del producto nacional bruto en la pro­ Con la entrada de Estados Unidos se completó la globalización del ducción orientada a la guerra.1 9 18. había concentrado la lucha en la zona limitada por la pero la barbarie de la invasión nazi y la desesperación ante los problemas matanza. la incom. Tal era la pérdida de territorio y de capacidad industrial inflingida a entre los regímenes occidentales. y en las batallas que 1 940. parte del continente. tes. el miedo a las represalias rusas alentó la resistencia ale­ frir bombardeos aéreos y. aunque éstos no respondieron a ella. Los civiles tenían muchas más probabilidades de su­ De manera inversa. Mientras que la guerra de trincheras. Hasta bien avanzado ese año. en gran tre 1943 y 1 945. fueron las expediciones de castigo a aldeas desafor­ La globalización de la guerra no hizo que el triunfo aliado fuera inevi- tunadas. los aliados tuvieron que luchar para antes de que decidiera continuar con la guerra. también. la segun­ flación y en su intento de proteger el nivel de vida ( aunque en el caso de da guerra mundial se asemejó más a un ir y venir: una rápida expansión Alemania. antes de que cayera. a Francia. una la «rendición incondicionah. la Unión Soviética y Japón como contra la flota americana en Pearl Harbar. Pese a to­ bos aliados occidentales. y a Gran Bretaña. así como de un manejo de la opi­ voluntad de los japoneses. 1900-1945 LAS RELACIONES INTERNACIONALES 53 lo que precipitó la intervención norteamericana fue al final otra de las con­ patibilidad radical entre los objetivos bélicos de ambos bandos redujo el secuencias de la caída de Francia: el vado de poder en el sureste asiático. que poseían yacimientos petrolíferos. Las principales tentativas de paz se dieron entre 1 939 y gros aliados estaban apenas por encima de la derrota. Hitler. parece ahora que Stalin. 1 99 5 ) ... todos sus horrores.. número de posibilidades de acuerdo. descendió de forma considerable.. pero en ambos bandos era también que la guerra con Estados Unidos era inevitable y deseaba ganarse la buena reflejo de los altos costes de la derrota. que ya era lamentablemente bajo. Roosevelt apre­ de Suecia alguna tentativa de paz a los alemanes en el invierno de 1 942- tó las tuercas a Tokio. con vida. no había posibilidad de que ellos americanos de intervenir. Tanto En cambio. entre 1 939 y 1945 fueron ocupadas y devastadas partes mucho que afrontaba el país le proporcionaron la voluntad necesaria para ganar. los lo­ la diplomacia. con los países neutrales intentando mediar y Hitler tanteando a am­ dieron la vuelta al conflicto no tenían una ventaja abrumadora. Los fren­ las Indias Orientales holandesas. alcanzar la victoria: no se la sirvieron en bandeja (Overy. y la coalición anti-alemana de 1 9 17.. En la Unión Soviética el nivel de fue más total que su predecesor. impidió pactar la paz con los regímenes del Eje existen­ líderes de Tokio decidieron realizar un «avance hacia el sur» en la región. La doctrina angloestadounidense de Con Francia y Holanda derrotadas y Gran Bretaña contra la pared.. comercial que amenazó con llevar a Japón al agotamiento de sus reservas Pero no eran solamente los gobiernos enfrentados en la segunda gue­ de petróleo y lo condujo a arremeter en diciembre contra Malaya y contra rra mundial los que estaban más polarizados que en la primera. 52 EUROPA. y los en enero de 1943. enfrentado a la formidable tarea de re­ para salvaguardar el acceso británico a las materias primas de Malaya como conquistar gran parte de su propio país a un coste inmenso. nor­ conflicto. El proceso culminó en julio de 1941 con un embargo 1943. Estas circunstancias le dejaron pocas oportunidades a aliados y eran mucho más efectivos. que creía entonces esto se debió en parte a la represión. En Alemania. rechazó a sus consejeros y declaró la guerra a nión pública y de la economía mucho mej or que el de 1 914. Alemania y bierno dirigido por el rey y los militares italianos después de que expul­ Japón tenía como propósito cubrir esta expansión y disuadir a los norte­ saran a Mussolini en julio de 1 943. de hecho confirmó las sospechas de Washington negociaran con Alemania hasta que hubieran destruido al gobierno nazi. con la ayuda del saqueo de los territorios ocupados y el uso ge­ del Eje seguida de una larga retirada. dos los errores de los líderes del Ej e. anunciada en la conferencia de Casablanca franja de colonias europeas ricas en recursos quedaron desprotegidas. En vez de re­ teamericana y alemana las que más éxito tuvieron en su lucha contra la in­ presentar nuevamente el callejón sin salida de la lucha anterior. En muchos sentidos este conflicto neralizado de mano de obra esclava) . mayores de Europa. fascistas y comunistas eran mucho más la Unión Soviética y tan sin preparación estaban los Estados Unidos. así tes nacionales eran más sólidos . ofreció a través para aliviar a la Unión Soviética de la presión de dos frentes. de participar en movimientos de resis­ mana durante el lento repliegue de Stalingrado a Berlín que tuvo lugar en- tencia y en la guerra partisana. Ésta fue también una guerra ideológica en la que los desacuerdos table. de que Occidente se enfrentaba a una agresión coordinada del Eje. Características de este conflicto. lncluso Washington. Sin em- . si bien fueron las economías británica. que profundos que los que habían vivido los estados liberales y autocráticos en 1 942 los ejércitos del Eje no eran mucho más pequeños que los de los entre 1 9 1 4 y 1 9 1 8.1 9 1 8 renació. Aunque los líderes occidentales concedieron un alto al fuego a un go­ Aunque el pacto Tripartito de septiembre de 1940 entre Italia.

la opera­ ron sobre Alemania. y luego. Es verdad que el bombardeo estratégico aliado acabó entre los aliados. de acuerdo con la frase de Churchill. cohetes y fisión nuclear desviaron re­ al menos que los puertos del Canal. Estos triunfos parte técnicas: hasta 1944 los aliados carecían de tropas y vehículos para el aliados fueron en parte triunfos de producción. El objetivo de los soviéticos no luchando en el frente del este mientras que sólo 90 lo hadan en el oeste. Los aliados occidentales derro­ combatieron con un ojo mirando hacía el futuro. los tanques T-34 rusos. cuyos lord)) seguiría adelante. entre noviembre de 1942 y febrero de 1943. Estos desacuerdos sugieren que la posterior confron­ absorbía buena parte del esfuerzo industrial alemán. ampliar su del final. bido entre 1939 y 1940. Pronto Stalin aclaró a sus nuevos socios que de­ da la alta probabilidad de una victoria aliada resultó evidente mucho antes seaba mantener la frontera soviética de junio de 1941. Sin embargo. Planear el futuro de Europa pareció algo más que un ejercicio hi­ frontera de entreguerras con la anexión de los territorios que había absor­ potético. círculos concéntricos. era simplemente exportar el modelo estalinista a cada uno de los territo­ Las fuerzas soviéticas. que nía la ventaja de seguir la línea de ataque más directa y mejor provista los americanos utilizaron en el Atlántico. aunque más debido a que en­ las entregas americanas de acuerdo con la ley de Préstamo y Arriendo pro­ traban en conflicto lo que cada uno pensaba eran sus necesidades de segu­ porcionaron al Ejército Rojo un apoyo logístico inestimable. y los cazas Mustang. los norteamericanos pa­ bélico. al mismo tiempo que tación este-oeste pareció entonces posible. los trabajos Stalin si la cooperación con él era factible. que quería una invasión por los Bal­ resultaron cruciales y fueron de gran ayuda para los aliados: el descifra­ canes pa ra impedir ia dominación soviética del sureste de Europa. «arrancaron rios disponibles.-- 54 EUROPA. y es más probable que los consideraran como una serie de las tripas del ejército alemám) . Por su parte. que al hecho de que cualquiera de los bandos deseara en una fecha tan tardía como junio de 1944 había 250 divisiones alemanas imponer su sistema político y social al otro. A diferencia de Churchill. los bombarderos Liberator. los gobiernos aliados se encontraban divididos por diferen. fue aventajada por las este aplazamiento no se pretendía maximizar las bajas soviéticas. así como Stalingrado el avance de los alemanes y los hicieron retroceder hacia el por los rencores que habían dejado tras de sí el pacto de Munich y el pac­ Cáucaso. ridad nacional. es decir. Entre 1944 y 1945. con la adición de Sin embargo. era esa linea. diferentes progresos tecnológicos británicos. especialmente en la Unión Soviética. 27 millones de muertos superan cien veces a los de Gran Bretaña. Además. Roosevelt le prometió que realizaría 1944. Al final de la guerra. pusieron fin de manera de­ to nazi-soviético. expulsaron al enemigo del norte de África y del sur de Italia antes un ataque a través del canal de la Mancha en 1942. sí se bus­ fábricas de armas soviéticas y la sorprendentemente exitosa transformación caba reducir al mínimo las occidentales y mantener la moral y los recursos militar de los Estados Unidos. entre 1944 y 1945 la sustituyeron los desacuerdos sobre con la fuerza aérea alemana y que la producción para la guerra en el aire el futuro de Europa. que utiliza­ contra las posiciones fundamentales del enemigo. los rusos detuvieron en das ideológicas y culturales que se remontaban al menos a 1917. en agosto de 1943. Sta­ taron a los submarinos alemanes en el Atlántico en mayo de 1943. y el conjunto de innovaciones en la guerra anfibia ción «Üverlord)) (Jefe Supremo) permitiría consolidar las relaciones con que hiZo posible el desembarco de Normandía. en Kursk. aunque con ción militar alemana se triplicó entre 1942 y 1944. en la con­ lidad política que demostraron los líderes aliados y el valor y la resistencia ferencia de Teherán. en la segun­ tes estaban de la patria. 1900-1945 LAS RELACIONES INTERNACIONALES 55 bargo. Ninguno de estos factores hubiera sido suficiente sin la mayor habi­ saron por alto la opinión de Churchill y en noviembre de 1943. Únicamente la agresión de Alemania los había unido. los lí­ miento del código «Enigma)) que los alemanes utilizaban para sus trans­ deres del ejército norteamericano creían que un desembarco en el oeste te­ misiones de radio. y los ganadores podían llegar a un acuerdo entre ellos mismos. con­ lin siguió una estrategia política diseñada para garantizar el control de los quistaron la superioridad aérea en Europa occidental en la primavera de Balcanes y de Polonia. y en caso de no serlo permitiría alemanes en propulsión a chorro. Por otra parte. que se volvían más negociables cuanto más distan­ A diferencia de lo sucedido en la primera guerra mundial. la guerra relámpago. Y finitiva a la blitzkrieg. En cambio. porque aunque la produc­ desembarque y también de superioridad aérea. convinieron con Stalin en que la operación «Üver­ de sus civiles y combatientes. Francia Si entre 1942 y 1943 la estrategia fue la principal fuente de discordias o Estados Unidos. lo que de hecho . los Paises Bajos y el Ruhr quedaran cursos de manera improductiva de sectores más importantes en el esfuerzo bajo control occidental. pero tal ataque no se de practicar una abertura en la «muralla del Atlántico>> y acabar con las produciría hasta dos años más tarde. Las razones del retraso fueron en fuerzas alemanas en Francia en la batalla de Normandía. Pero además. y pagaron un precio aterrador. los extremos orientales de Alemania y de Checoslovaquia. Con tales ideas en mente.

lo que signi­ guerra. El país era vital para Stalin bilidad de mantener la cooperación con Occidente. En las confe­ porque ésta era un anatema para Stalin y podía poner en peligro la amis­ rencias celebradas durante la guerra en Teherán y Yalta. Bulgaria y Hungría. Euro� exterior de sus vecinos. El tercer objetivo era Alemania en sí misma . y finalmente acep­ siado evidente en los asuntos internos de la región. y Roosevelt creía desarrollada entre j ulio y agosto de 1945. y en Yalta Roosevelt puesto a tolerar algunas libertades políticas y una economía mixta en. por le dijo a Stalin que las tropas estadounidenses abandonarían el continente ejemplo. los exiliados comunistas alemanes en Moscú deseaban una Ale­ to en abril de 1945 también habría tenido lugar la ruptura entre norte­ mania unida bajo su control. Y en Polonia. la Unión Soviética y China. del Fondo Moneta­ aceptable en buena parte p ara Roosevelt y Churchill. a medida que la victoria se acercaba y más allá de lo que hada refe­ yecto de Roosevelt se encontraba en apuros. no pudo alcanzarse ningún diterránea y occidental. que Moscú podría proteger el sucesor de Roosevelt. Harry S. Gran Bretaña había ido a la guerra apa­ i i comprometió a no «incitan> a los comunistas italianos. pero habría sido más lenta. debían ser los «cuatro policías» del nuevo orden de la posguerra. En el «acuerdo de los porcentajes» bierno polaco en el exilio. que haber aceptado que fueran sus aliados quienes dominaran la Europa me­ fue excluida del acuerdo de los porcentajes. De acuerdo con estos requisitos. como demostró la furia de Molo­ nían ciertas expansiones de manera oportunista (por ejemplo. y que detuvo su solicitud de industrias bélicas fueran desmanteladas y que se pagaran reparaciones. un préstamo de reconstrucción. ni Gran Bretaña ni sus intereses de seguridad legítimos si esto no interfería de forma dema­ Estados Unidos estaban dispuestos a luchar por Polonia. pués de su rendición. Aun­ como la Iglesia Católica y la oposición republicana. Puede que si Roosevelt no hubiera muer­ Con todo. en privado. En la conferencia de Potsdam. Roosevelt y el parte de Stalin de los acuerdos alcanzados en Yalta sobre un gobierno pol a ­ Departamento de Estado estaban dispuestos. un solo partido. pero Stalin pareda separada un armisticio con las fuerzas alemanas en Italia. En cuarto Mucho antes del Día VE (Victoria en Europa) estaba claro que el pro­ lugar. rentemente para proteger a Polonia. blevación no comunista en Varsovia en agosto de 1944. Aunque es verdad que no dij o nada sobre el Alemania fuera dividida (su parte este le correspondería a Polonia). y el mismo Stalin dudaba de si sería posible americanos y soviéticos. Incluso así. munistas locales a proponer un «frente amplio» antes que la dictadura de que habían ganado un fuerte apoyo entre los movimientos de resistencia. y se proponía moverlo en ésta que a la expansión revolucionaria. la confianza occi­ mientras que Stalin asignó Grecia a la esfera de influencia occidental y se dental sufrió una fuerte sacudida. Tal reacomodación resultaba fundador de la Organización de las Naciones Unidas. Finlandia y Checoslovaquia. n 56 E U ROPA. propu­ i ficaba derechos para establecer bases militares y control sobre la política so. hubo signos de que los soviéticos se propo­ conquistar la confianza de los soviéticos. 1900-1945 LAS RELACI O N E S INTERNAC IO NALES 57 1 había ganado. este últi­ en el país. motivó su primer choque con fera de influencia soviética «abierta». Stalin quería que tad con la Unión Soviética. es decir. de modo que tomara territorios de Alemania y cediera por veinte años con Gran Bretaña y Francia. a aceptar una es­ co en el que participaran todos los partidos. El presidente no fue capaz de rencia al destino de Alemania. Gran Bretaña. sus deman­ tov en febrero de 1945 cuando los estadounidenses discutieron de forma das sobre Spitzbergen y de bases en el estrecho turco ). Stalin estuvo dis­ pa seria sobre todo una responsabilidad anglo-soviética. que sus proyecto de la b omba atómica a los soviéticos. Pero tampoco norteamericano estaba dirigido no a Europa específicamente sino a crear estaban dispuestos a luchar por Alemania. su segundo obj etivo era el establecimien­ que la tarea esencial era mantener juntos a quienes habían vencido en la 1 11 to de « gobiernos amistoso s>> en sus fronteras occidentales. las tres potencias parecieron . Cuando Stalin creó un gobierno comunista rival que el líder soviético alcanzó con Churchill en octubre de 1 944. le dio más prioridad a como «corredor de invasión» hacia Alemania. Durante la guerra firmó alianzas masa hacia el oeste. una de sus prioridades fue mantener un acuerdo con Stalin. Gran parte del plan taron en ella a un gobierno dominado por los comunistas. Truman. y se convirtió en miembro sus provincias del este a la Unión Soviética. Cualesquiera que fueran sus dudas sobre la posi­ acuerdo sobre esferas de influencia «abiertas». y sus tropas fueron incapaces de intervenir para apoyar una su­ mo aceptó el predominio soviético en Rumania. porque mientras vi­ mantenerla dividida y hacer caso omiso del sentimiento nacionalista (des­ vió. Estados Unidos. pero no para el go­ rio Internacional y del Banco Mundial. y en Estados Unidos se trataba de un El acuerdo de los porcentajes es una prueba de que Occidente estaba asunto al que eran sensibles seis millones de polaco-estadounidenses así preparado para tolerar el predominio soviético en el este de Europa. El incumplimiento por que los norteamericanos no formaron parte del acuerdo. Desalen tó los planes de una federación europea. e incluso en Polonia alentó a los co­ en un plazo de dos años. Stalin proclamó que deseaba verla unida) . Más allá de esto. nuevas instituciones globales tales como el FMI y la ONU.

hacia mediados mundial. ¿podrían volver a meterlo? El conflicto no terminó en Europa como una decisión anti-occidental. En este cial para que tuviera lugar y dificultó extraordinariamente el restableci­ sentido. Ya antes de la dad y por la destrucción de la que fue testigo. Las guerras balcánicas de pación. de carreras armamentísticas o de confrontaciones entre blo­ dental alcanzaba unos niveles que no serían igualados hasta la década de ques opuestos. fueron oscurecidos durantes mera mitad del siglo XX parece caracterizarse sobre todo por su inestabili­ las décadas de 1 920 y 1 930: la globalización y la integración. el de la década de 1 950 so­ por primera vez desde el cambio de siglo. Con todo. 58 EUROPA. am­ cho más allá de los diez millones de hombres que vio morir. mientras que los países de Europa occi­ flicto armado. inseguridad cada vez mayor entre las grandes potencias cuyos orígenes por su propio consentimiento. a diferencia de muchas otras partes del glo­ en Europa tras la segunda. Tanto Estados un umbral crítico. La primera guerra mundial dos a asumir unas responsabilidades en el extranjero mucho más grandes no hizo que la segunda fuera inevitable. como había sucedido después de la primera guerra Berlín entre 1948 y 1 949 y entre 1958 y 1 96 1 . Estados Unidos eclipsaba industrialmente a las calados entre dos largos períodos de paz. En cambio. Sin embargo. aspectos que aparecen inter­ primera guerra mundial. y una excepcional proporción de la res­ lin también parece haber querido mantener las buenas relaciones. y ambos preveían la posibilidad de un conflicto. mientras que el retraimiento de Estados Uni­ caracterización del periodo comprendido entre 1 9 1 4 y 1945 como una era dos en el aislacionismo supuso que. se necesitó más de una década para construir un acuerdo político de la década de 1 960. la diplomacia en­ de excepcional violencia todavía se sostiene con bastante firmeza. Mu­ política mundial. la violencia engendró más violen­ Unidos como Gran Bretaña todavía esperaban continuar cooperando. en la década de 1930. de Occidente. 1900-1945 LAS RELAC IONES INTERNACIONALES 59 acordar que debía ser dividida sólo de manera temporal en zonas de ocu­ Belgrado de 1903 y la guerra ruso-japonesa). y por encima de miento de una paz duradera. En las raíces de esta transforma­ brevivió durante más de una generación. Esto último se aplicaba inclu­ tico moderado en beneficio del extremismo. Hasta cierto punto. Pero entre una y otra guerra. ni Hitler ni Mussoli­ so a Gran Bretaña. 1 945 puede parecer una elección purgas políticas al este del Elba. tre los estados europeos ocupara (por última vez) el escenario central de la Buena parte de esta violencia se remonta a las decisiones de 1 9 1 4. La ausencia de guerra entre las potencias europeas y la Rusia zarista crecía con mayor rapidez que Alem � � grandes potencias antes de 1 9 1 4 y después de 1 945 no implica la ausencia nia. sin embargo. Sin ella. que has­ 1 950. pero cia y ésta a su vez engendró todavía más. las reprimió toda actividad política dentro de su esfera de influencia y la mayor decisiones de 1 9 14 fueron en sí mismas el resultado de un sentimiento de parte de una Alemania considerablemente debilitada pasó a formar parte. y su determinación de dominar Europa oriental se Si la primera guerra mundial dejó al genio de la violencia masiva fuera puede interpretar sobre todo como una decisión anti-alemana más que de la botella. desestabilizó la economía europea y debilitó el centro polí­ dental y central eran inauditamente débiles. por lo ponsabilidad recayó en los gobernantes que las rechazaron. de luchas políticas en Francia e Italia. l a estados europeos declinaron. La buena voluntad nortea­ eran más o menos anteriores (desde la Weltpolítík alemana. ampliaron su guerra mundial dio la vuelta por completo a la ley humanitaria del con­ presencia en el corazón de Europa. pero las soluciones pacíficas no no a cualquier precio. En retrospectiva. Por supuesto. Europa. Éste era el estado de las relaciones después de 1 945: los cinco años siguientes fueron testigos de la guerra civil cuando terminó la segunda guerra mundial en Europa. Pero así como el acuerdo de la década de 1 920 se bo. después de 1 945 las dos superpotencias. griega. menos a corto plazo. en comparación. Tampoco implica la ausencia de represión interna. después del cual la Unión Soviética terior de las sociedades europeas así como entre ellas. la pri­ fuerza antes de 1 9 14 y que.1 9 1 3 y la carrera armamentística europea llevaron la confrontación a gobierno democrático que representara a toda Alemania. quedando pendientes la reunificación y un tratado de paz con un 1 9 1 2 . Crisis internacionales hicieron erupción en obvia. el golpe de mericana para proporcionar a Europa occidental ayuda económica y ga- . y sus elementos más importantes ción estaban dos acontecimientos que se habían puesto de manifiesto con han continuado vigentes hasta el nuevo milenio. la primera bas estados victoriosos con poco interés en más agitaciones. al mismo tiempo que la interdependencia económica en Europa ocCI­ de tensiones. Abrió una fase de terrible brutalidad en el in­ todo el lanzamiento del plan Marshall. Sta­ se agotaron en Europa en 1 9 1 4. cuyas dificultades económicas obligaron a Estados Uni­ ni ni Stalin hubieran podido llegar al poder. pero fue la condición previa esen­ y más permanentes de lo que Roosevelt y Truman habían previsto. el momento crucial fue menos 1 945 que 1 947. el comercio y las inversiones entre los ta cierto punto fue la condición previa de la paz internacional. había logrado una extraña pero perdurable estabilidad internacional vino abaj o casi tan pronto como se consiguió. y de deportaciones masivas Y Como año para concluir esta revisión.

nostálgico. de vez en cuando. entonces este lugar cobra vida. incluso en ausencia del sistema bipolar de grandes p otencias que le dio lugar. hasta ahora los acon­ tecimientos que han ocurrido desde la caída del muro de Berlin han subra­ Harold James yado la durabilidad de la reconstrucción después de 1 945. La ma­ yoría de los demonios internos del continente europeo son ahora materia de pesadilla y no de la vida real.60 EUROPA. pero esa paz descansó sobre una com­ pleja serie de acuerdos políticos y no solamente sobre los misiles nucleares. 1900-1945 2 l rantías de seguridad hizo posible el acercamiento franco-germano y abrió el camino para la integración económica y política. Cuando en algún sitio ahí afuera. Era un hombre muy viejo. este mundo dinámico y seguro de sí mismo estaba a punto de venirse abajo. Al principio de su gran novela sobre el cambio de siglo. Los individuos no necesitaban pasaportes. El capital se desplazaba libremente por estados y conti­ nentes. Fontane veía los cambios de su época con un J tono elegiaco y. algo sucede. en la que la integración y el progreso iban de la mano. En buena medida. el novelista alemán Theodor Fontane describe el remoto lago que da titu­ lo a la obra: «Todo aquí está en calma. Un chorro de agua se levanta y se hunde nuevamente en las ! profundidades del lago)). Y sin embargo. Pero por encima de todo destaca la movilidad de las personas. El Stechlin. y en Europa apenas había discusiones sobre ciudadanía. en ocasiones. el comercio no tenía obstáculos. La mayoría de sus contemporáneos eran mucho más optimistas. El miedo a otra guerra con armas aún más poderosas apuntaló la paz. las mercan­ cías y las personas. seguridad y prosperidad -tres valores es- . diseñada para contener tanto el poder alemán como el soviético. sea en Islandia o en Java. El comienzo del nuevo siglo fue una época de interconexión global (hoy diriamos «globalizada}) ). Buscando libertad. como el imperio alemán. comienza a retumbar. incluso en esta­ dos que en apariencia eran proteccionistas. y miraban «siempre adelante y arriba}). Su desintegración destruyó la creencia optimista en la cooperación más allá de las fronteras nacionales y en el progreso humano. ! ¡ l ' Las bases de la integración El mundo estaba integrado mediante la movilidad del capital. Aunque ha habido trágicas excepciones (la más notable en la antigua Yu­ La economía goslavia) y no hay razones para la autocomplacencia. o cuando una nube de cenizas de un volcán hawaiano se adentra en el océano Pacífico. No obstante. en el ancho mundo.