You are on page 1of 9

Objetivos

Objetivo General:

 Es investigar, conocer, todo sobre estabilización de suelos blandos

Objetivos Específicos:
 Investigar acerca de los métodos dinámicos de estabilización de suelos
blandos
 Conocer las clases de estabilización más usada.
 Conocer la Norma CE.020 Estabilización de Suelos y Taludes

Mecánica de suelos II
Capítulo I: Marco Teórico
1.1. Estabilización de suelos
Consiste en agregar un producto químico o aplicar un tratamiento físico para
modificar las características de los suelos. Es la corrección de una deficiencia
para darle una mayor resistencia al terreno o bien, disminuir su plasticidad.

1.1.1. Consideraciones Generales

Los suelos, mezcla de arena y arcilla, cualquiera que sea la proporción de sus
elementos, cuando tienen una cantidad adecuada de humedad, son estables y
pueden resistir perfectamente un tráfico relativamente intensos sobre la arena,
material incoherente.

Sin embargo el terreno natural tiene graves inconvenientes; solamente en


momentos determinados es un firme estable; se convierte en polvo o barro en
cuanto la proporción de humedad varía de la que exige, en cada caso, su
naturaleza. La observación de los hechos indicados y el estudio científico de las
propiedades de los suelos, ha creado una técnica de gran interés, para su
estabilización, con un doble fin: construir caminos de costo reducido,
perfectamente aceptables para ciertos límites de tráfico, y cimientos capaces de
soportar con la debida permanencia de sus características, las cargas que
transmiten las capas de rodadura de alta calidad. Por ambos conceptos la
trascendencia de esta técnica es grande.

La economía moderna obliga a llegar hasta los más recónditos lugares para
poder utilizar los recursos del país. La red de caminos rurales necesita
extenderse cada día más y más; el tráfico en mucho de ellos es reducido, pero
deben ser transitables en todo momento; no sería posible, dentro del problema
económico en conjunto, dotar a estos caminos de firmes de calidad, de costo
elevado; los de bajo precio, utilizando los materiales existentes al pie de la obra,
son, en muchos casos, una solución excelente.

Por otra parte, mantener la calidad del suelo sobre el que se asientan las capas
del pavimento con unas características aceptables en todo tiempo, es

Mecánica de suelos II
fundamental para el resultado del firme; por ello , en los últimos años se ha
dedicado una preferente atención al estudio de la estabilización del suelo,
cimiento de pavimento de alta calidad; su empleo permite llegar en muchos
casos a espesores mucho más reducido de las capas del firme con completa
garantía; el conjunto del pavimento resulta mucho más económico.

1.1.2. Conceptos Fundamentales de la Estabilización

El suelo se deforma bajo la acción de las cargas directas, o a las transmitidas


por las capas del firme de alta calidad, si no tiene la debida resistencia; esta debe
tener valores que no desciendan en ninguna circunstancia de los que exigen las
cargas que ha de soportar. Es sabido que, especialmente en ciertos tipos de
suelo, su resistencia varía ampliamente al cambiar la proporción del agua que

Mecánica de suelos II
contiene. Con la estabilización se pretende, en primer término lograr, que dentro
de unas condiciones normales, el agua que el suelo pueda contener solamente
varié entre límites muy pequeños; Se tendrá así una resistencia conocida y
estable. Para ello se añaden y mezclan con el suelo diferentes productos
hidrófobos, que transmiten esta propiedad al suelo, estabilizando sus
características. Así sucede con los suelos predominantemente arcillosos y con
los limosos, capaces de absorber y retener por absorción proporciones elevadas
de agua; cuando están secos se disgregan y presentan una apreciable
resistencia; pero cuando tienen una cierta cantidad de agua se hacen plásticos
y deformables llegando incluso a fluidificarse; el cemento, los productos
bituminosos y las diferentes clases de resinas y plásticos que se emplean en la
estabilización, limitan la cantidad de agua que el suelo pueda contener ,
estabilizándolo.

Los suelos cohesivos y suelos del tipo granular, que solamente tienen resistencia
con un acierta cantidad de agua, que varía entre límites muy próximos, presentan
cohesión
aparente; si se quiere que tengan una cierta resistencia cuando estén secos, hay
que mezclarlos con productos capaces de aglomerarlos, función que pueden
cumplir los productos cohesivos; el material estabilizador tiene una doble
función, dar al conjunto una determinada rigidez y mantener esta característica
evitando que la posible absorción de agua exceda los límites convenientes; pero
si la composición granulométrica del suelo granular no es adecuada, la
proporción precisa del producto estabilizado resulta muy alta y puede resultar
antieconómica; por ello, en muchos casos es corriente corregir el suelo,
añadiendo al material granular, si económicamente es posible, el suelo cohesivo
necesario y al conjunto, el producto preciso para cumplir la misión de darle la
debida resistencia y mantener la debida proporción de humedad. Análogamente
un suelo excesivamente plástico puede ser económicamente conveniente
corregirlo añadiéndole una determinada proporción de material granular,
previamente al empleo del producto estabilizador. La estabilización exige el
cumplimiento de un aserie de condiciones comunes, que son las siguientes:

Mecánica de suelos II
1. El suelo estabilizado deberá tener la resistencia precisa para soportar las
cargas a que ha de estar sometido, bien sean transmitidas por las capas
superiores del pavimento olas directas del tráfico, cuando constituya la
capa de rodadura, esta resistencia mínima habrá de lograrse en las
condiciones extremas, de humedad y acción del hielo, que se han de
prever, según las características meteorológicas y de drenaje.
2. El cumplimiento de la condición anterior obligará a corregir el suelo
natural, bien por la aportación de otros apropiados o por la adición de
cemento, betún o diferentes productos químicos. La conveniencia del
empleo de uno u otros, es cuestión económica.

2. SELECCION DEL MÉTODO DE TRATAMIENTO DEL SUELO

De manera análoga a las personas, los suelos pueden presentar debilidades


estructurales e incluso enfermedades. Al igual que hace el médico, que
selecciona medicaciones para el tratamiento del enfermo, el ingeniero
geotécnico al tratar un suelo debe prescribir un tratamiento apropiado para la
debilidad o enfermedad en cuestión. Solamente después de una evaluación de
los diversos factores puede realizarse con buena probabilidad de éxito la
selección del mejor método. Algunos factores importantes, que deben
conocerse, son los siguientes:

2.1 Propósito del tratamiento. Esto determinará el nivel de mejora


geotécnica requerido en términos de resistencia, rigidez,
compresibilidad, permeabilidad y estabilidad. Tipo de estructura, tipo de
carga, asientos permisibles.

2.2 El área, profundidad y volumen total de suelo a tratar.

2.3. Tipo de suelo y sus propiedades geotécnicas iniciales, lo que


incluye el conocimiento de la fase líquida y en ocasiones de la
hidrogeología y de la geología de la zona.

2.4. Estabilidad global de la zona.

2.5. Disponibilidad de materiales.

2.6. Disponibilidad de especialistas y de equipos.

Mecánica de suelos II
2.7. Factores ambientales.

Eliminación de residuos, erosión, contaminación del agua, efectos sobre


estructuras y servicios adyacentes.

2.8. Experiencia local.

2.9. Tiempo disponible.

Una vez que estos factores han sido evaluados, se puede reducir la lista de
métodos potencialmente aplicables a quizás dos o tres, o en algunos casos a
uno sólo. Esto puede darse, por ejemplo, en el caso de inyecciones en relación
con problemas tales como:

a) Sellado de filtraciones a través de cimentaciones sótanos, y estribos de


estructuras, cuando las pantallas de Impermeabilización son Impracticables

b) Impermeabilización rápida del suelo en excavaciones, durante el período de


construcción, etc.

3. Tipos de Estabilización
3.1 Estabilización térmica.

Esta técnica comenzó a desarroIlarse en la URSS en la década de los años 50,


y ha sido utilizada exitosamente en un importante número de emprendimientos.
Según Esvtatiev (1988) la aplicación de este método es técnica y
económicamente aconsejable en los siguientes casos: a) en la estabilización de
fundaciones existentes de estructuras altas como chimeneas, tanques de agua;
b) en la paralización de los asentamientos en construcciones existentes,
provocados por el colapso del suelo. Las propiedades de los minerales arcillosos
cambian cuando éstos son sometidos a altas temperaturas, lo cual genera un
aumento importante de la resistencia y por ende la eliminación de la
susceptibilidad al colapso del suelo. La tecnología ha ido variando y mejorando
su eficiencia a lo largo de estas décadas. No obstante la variedad de métodos,
casi todos ellos consisten en la introducción de un quemador de fuel o gas dentro
de un pre pozo de 0,20 metros de diámetro, con una presión de aire de 2,0 a 3,0
Kg/cm2. De esta forma al cabo de 10 a 15 días se consigue una columna

Mecánica de suelos II
estabilizada de suelo de 2,0 a 3,0 metros y una profundidad de 10 a 15 metros
(Beles y Stanculescu, 1958).

Es un sistema físico de estabilización que utiliza el calor o la congelación, a corto


o largo término, mejorando así las propiedades de los suelos problemáticos. Los
procesos térmicos más utilizados son:
 Calentamiento: El calentamiento de suelos a altas temperaturas,
alrededor de 300°C, se realiza por métodos que involucran procesos de
combustión, electricidad, microondas o la aplicación de rayos laser; el
calentamiento genera cambios en las propiedades físicas de los suelos.
En el proceso por combustión se pueden utilizar dos (2) métodos: un
tratamiento in situ, con el uso de quemador u otro elemento de
calentamiento, que se coloca en el suelo; otro sistema utiliza el retiro y
tratamiento del material en depósitos estacionarios, para producir un
material tratado térmicamente.

Los suelos finos parcialmente saturados, como arcillas, limos y loess, son
muy apropiados de estabilizar con técnicas de calentamiento. Mediante
este proceso se aumenta la capacidad de soporte, se disminuye la
sensibilidad del material al agua, a la compresibilidad y al hinchamiento,
se reduce la presión lateral y se disminuye el posible colapso. Puede ser
por calentamiento para reducir la expansión de arcillas a una temperatura
entre 200 y 400 ºC o enfriamiento congelando el agua, sin embargo esto
provoca baja resistencia, este método es poco empleado.

 Congelamiento: Con el congelamiento del suelo se obtiene


temporalmente un material estable; también se utiliza para el control del
flujo del agua subterránea en suelos blandos o en excavaciones debajo
del nivel freático.

Mecánica de suelos II
3.2 Estabilización electrocinética.

Se realiza por proceso fisicoquímicos como electrosmótica (corrientes eléctricas)


para su estabilización. Se usa en suelos blandos.
Conocida también como electroósmosis, y se utiliza en la estabilización de
suelos finos al aplicar un campo eléctrico.
De acuerdo a Winterkorn et al., cuando un material sólido está en contacto con
una solución acuosa se presenta una separación de cargas, donde la superficie
sólida adquiere una carga eléctrica, positiva o negativa, y donde la capa
adyacente en la solución acuosa adquiere una carga opuesta, para preservar así
la neutralidad eléctrica.
La forma de separación de cargas se relaciona como una capa doble, y la
diferencia de potencial producida por la separación de cargas se conoce como
potencial electrocinético o zeta (ζ= 0.02 a -0.05 voltios). En el sistema, la capa
interior cargada estará fijada a la superficie sólida, mientras que la capa exterior
que es difusa será móvil dentro de la solución. En el proceso de la
electroósmosis, al aplicar un potencial externo (inducido) los iones en la parte
externa de la capa doble se moverán dependiendo del tipo de carga, y causarán
un arrastre del agua en la solución

Figura. Modelo de flujo electroosmótico (Mitchell-Zaika et al., 2014)


En

Mecánica de suelos II
En el caso específico de suelos finos, las partículas poseen carga negativa y se
genera una carga positiva en la capa externa en la solución, con un flujo
resultante desde el ánodo hacia el cátodo. Guardadas las proporciones, este
sistema es similar al observado en una batería (pila), donde se genera una
corriente eléctrica, de tipo galvánica, entre dos (2) electrodos, mediante un
proceso electroquímico.

Mecánica de suelos II