You are on page 1of 4

Celebración de Acción de Gracias por el día

de la Madre
MONICIÓN DE INICIO

Buenas noches, sean Bienvenidas y bienvenidos a esta celebración


Eucarística.

Hoy nos hemos reunido, para agradecer a Dios por el don de la maternidad, que Él regala
a todas las madres, agradecemos de manera especial por todas las Mamás Gelicianas, por
las aquí presentes y por las que ya se encuentran gozando de la presencia del Señor en la
eternidad; pedimos a la virgen María que interceda por ellas y sea su modelo, ya que ella
es verdadera Madre y Maestra, que nos lleva a la obediencia de la fe en el amor y en la
fidelidad a Dios y en el servicio generoso a los hermanos y hermanas.

Con profunda alegría y gratitud comenzamos nuestra celebración acogiendo al


celebrante Padre Marco Rosado mientras cantamos la canción N° 1

PERDON: CANCION N° 2

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (Proverbios 30, 10-17.28-29).

El libro de los proverbios, nos presenta un poema que resume todo lo que nuestras Madres
han hecho y hacen por nosotros, el de construir un mundo mejor por medio de su fe,
sacrificio, creatividad y cariño para sus hijas e hijos. Escuchemos atentamente.

LECTURA DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS 30, 10-18. 28-29

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?


Es mucho más preciosa que una perla.
El corazón de su esposo está en ella confiado,
con ella siempre saldrá ganando.
Le reporta felicidad, sin altibajos,
Todos los días de su vida.
Ella se ha conseguido lana y lino porque trabaja con manos hacendosas
Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos.
Se levanta aun de noche y da comida a su familia
y ración a sus criadas.
Considera la heredad, y la compra,
y planta viña del fruto de sus manos.
Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos.
Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche.
Sus hijos quisieron felicitarla, su marido es el primero en alabarla:
Las mujeres valientes son incontables, pero tú has superado a todas.

Palabra de Dios
Todas: Te alabamos Señor

SALMO: todos respondemos

R. “Señor tú me conoces y me sondeas”


SALMO 139

Señor, tú me examinas y me conoces;


Tú conoces todas mis acciones;
Aun de lejos, te das cuenta de lo que pienso.
Sabes todos mis caminos,
¡Sabes todo lo que hago!
Todas: R./ SEÑOR TÚ ME CONOCES Y ME SONDEAS.

Tú fuiste quien formó todo mi ser;


Tú me formaste en el vientre de mi madre.
Te doy gracias por todas por tantas maravillas,
Maravilla soy, porque es maravilloso lo que has hecho.
¡De ello estoy bien convencido!
Todas: R./ SEÑOR TÚ ME CONOCES Y ME SONDEAS.

No te fue oculto el desarrollo de mi cuerpo


Mientras yo era formado en lo secreto,
Mientras era formado en lo más profundo de la tierra.
Todas: R./ SEÑOR TÚ ME CONOCES Y ME SONDEAS.

Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;


Todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
Cuando aún no existía ninguno de ellos.
Todas: R./ SEÑOR TÚ ME CONOCES Y ME SONDEAS.

MONICIÓN AL EVANGELIO S. Jn. 2, 1-10

El Evangelio de San Juan nos presente a la Virgen María que intercede ante su Hijo
por las necesidades de las personas e invita a los demás a confiar en Él. Nuestra madre
María sigue hoy velando con diligencia ante Dios por cada uno de sus hijos e hijas. Nos
ponemos en pie para escuchar el santo Evangelio cantando el CANTO DE
ACLAMACIÓN: Aleluya

PREDICA DEL PADRE

ORACIÓN UNIVERSAL
María es nuestra Madre del Cielo, hoy en este comienzo del mes de Mayo, vamos a pedirle
que nos siga ayudando a todas como Madre buena. Y que no se olvide de nuestras madres
que son nuestras primeras maestras en la oración, la caridad y las prácticas de nuestra fe
cristiana. Con su ejemplo nos enseñan la verdad del amor cristiano, amando sin esperar
nada a cambio. A cada petición responsemos: Te lo pedimos escúchanos Señor

1.- Por todas las madres del mundo, para que vivan su maternidad como una vocación
y sepan hacer de sus hijas niñas felices y adultas responsables.
Roguemos al señor.

2.- Por todas nosotras, para que seamos hijas agradecidas, pacientes, generosas y
responsables de nuestros padres.
Roguemos al señor.

3.- Por la madre Geliciana, nuestras maestras, que en forma admirable y sacrificada
entregan su vida por la educación de sus niñas y jóvenes transmitiéndoles los valores más
nobles junto con la fe cristiana, preparándolas para vivir con sentido la vida y ser útil a su
pueblo.
Roguemos al Señor.

4.-Por las madres enfermas, para que el Señor les dé la fortaleza de seguir adelante y
no darse por vencidas, y por las que ya están al lado del Señor que nos acompañan
espiritualmente gozando de la alegría en el Señor.
Roguemos al Señor.

5.- Señor como madre me presento ante ti porque en mis hijos me has dado el don
más hermoso, el regalo más grande, pero también son para mí el mayor compromiso.
Dame fortaleza y ternura, para saber guiarlos por el camino del bien conforme a tu
enseñanza.
Roguemos al Señor.

PRESENTACÍON DE LAS OFRENDAS

Imagen de la Virgen María.- Te presentamos Señor la imagen de nuestra Madre María,


fuente de vida y amor, que sea ella quien nos ayude a ser cada día madres con espíritu de
Fe y corazón solidario. Acógelo Señor

Corazón. Te presentamos Señor este corazón, que simboliza, todas las cualidades de
nuestras mamitas y el esfuerzo que hacen por mantener la unidad, la fraternidad y la
fortaleza para sacar adelante a la familia. Acéptalo Señor.

Flores.-Te presentamos Señor este ramo de flores, que simboliza el cariño, el calor y la
comprensión que brindan las madres en cada hogar. Acógelo Señor

Acompañamos cantando la canción para el ofertorio

MONICIÓN PARA LA COMUNIÓN: Hemos llegado al momento más importante


de nuestra celebración y Santa María Eufrasia nos recuerda que: “La sagrada comunión
debe ser nuestro alimento, consuelo, único anhelo de nuestras vidas.”
Acerquémonos pues, con un corazón alegre a recibir a Jesús Eucaristía. Mientras tanto
acompañamos cantando.

ACCIÓN DE GRACIAS:

En esta celebración queremos que nuestra acción de gracias sea por nuestras madres, un
gracias muy grande a Dios por la mujer que tuvo el coraje de llevarnos nueve meses en
su seno y que no se ha separado de nuestro lado. MAMÁ:
- Gracias por tu dedicación
- Gracias por tus consejos
- Gracias por tus noches y sus días
- Gracias por tu paciencia
- Gracias porque a pesar de no estar de acuerdo en todo siempre nos entiendes
- Mamá. Gracias por todo

Señor, da a nuestras madres salud y alegría. Dales todo lo que se merecen y que tantas
veces no sabemos agradecer. Gracias por darme una madre, Señor.

MONICIÓN DE DESPEDIDA:

Después de habernos alimentado del cuerpo y de la palabra de Cristo, agradecemos hoy


y todos los días a Dios por nuestras Mamitas y las ponemos bajo la protección de María
nuestra Madre. Finalizamos Cantando a nuestra MADRE MARIA.