You are on page 1of 1

Señor Juez, honorables miembros del jurado, Fiscalía. Agradezco su presencia.

Estamos hoy
aquí para definir el futuro de nuestro defendido, Ismaelo.

Sepan que la muerte de María no es responsabilidad de Ismaelo. Ismaelo, es un hombre


común, que trabaja, que tiene una relación con Soledad, que tiene sueños y ansias de una vida
mejor. Deseaba una vida diferente. Hoy es acusado de haber matado a María. No estamos aquí
para negar la lamentable muerte de María, de tan solo 16 años, sino para dejar en claro que su
muerte no es responsabilidad de Ismaelo.

La fiscalía deberá demostrar que Ismaelo fue quien mató a María. Sin embargo, nosotros
probaremos que no existían motivos por los cuales le habría arrebatado la vida. Hay pruebas
que demuestran que Ismaelo NO mató a María. Tenemos testigos. Hay un vecino que lo vio
hablando con María, que también vio que Ismaelo entró a su cuartito, solo, y que ella luego
continuó su camino, viva. Más aún, hay pruebas que demuestran que Ismaelo estaba con su
novia en su casa y que más tarde, el día del hecho, concurrió a su trabajo normalmente.
Tenemos un informe de pruebas médicas y psicológicas. Les recuerdo, miembros del jurado,
que la fiscalía tiene la obligación de probar todo aquello que alegue más allá de toda duda
razonable. Es decir, luego de la completa comparación y valoración de la prueba que a ustedes
se les presente, deben sentir una fuerte convicción de certeza sobre los hechos que se están
afirmando.

Señores del jurado: sepan que la libertad de Ismaelo está en la atención y el análisis cuidadoso
que hagan de cada testimonio y de cada prueba que se produzca. Pónganse en lugar de
Ismaelo. Alguien que día tras día se levanta para ir a trabajar y lucha por ser una mejor
persona. Pongan atención a los hechos relevantes. Sepan que la muerte de María no es
responsabilidad de Ismaelo. Si cumplen con esta petición, no sólo harían que este hombre no
pierda su libertad, sino que harían justicia.