You are on page 1of 2

Uno de los propósitos del Derecho es la protección de los intereses de los sujetos y en

especial la tutela de la dignidad de la persona.

Para ello, se ha concebido diversos mecanismos con el fin precitado, entre los cuales
tenemos la institución jurídica de la responsabilidad civil.

En el diario vivir, dentro de una sociedad en constante desarrollo, donde como seres sociales
nos relacionamos como personas, estamos cada vez más expuestos a ser víctimas de daños.

Daños que se puede producir sobre nuestra integridad psico - fisíca, proyecto de vida y/o
sobre nuestros bienes, que son derechos o intereses jurídicamente protegidos.

Justamente, la responsabilidad civil, como disciplina jurídica, dentro de sus funciones y


mediante su regulación, existe con la finalidad u objetivo fundamental de proporcionar a la
víctima un medio jurídico eficaz para reparar o indemnizar adecuadamente el daño que se le
haya generado, como producto de una conducta antijurídica o ilícita.

Entonces, cuando se causa daño como consecuencia de una conducta ilícita o


antijurídica, se configura jurídicamente un supuesto de responsabilidad civil.

Por ende, nace como efecto jurídico la obligación legal de indemnizar.

conducta antijurídica = conducta ilícitaç

La indemnización del daño constituye la sanción que impone nuestra legislación civil al
responsable de un daño. Usualmente comprende una suma de dinero que se expresa en la
fijación del respectivo monto indemnizatorio, buscando resarcir el daño producido al
damnificado.

Para que la sanción aludida sea el resultado jurídico del daño causado no importa el origen del
daño, sino cómo solucionar las consecuencias del daño generado.

La norma civil señala los criterios para cuantificar los montos indemnizatorios, tanto en la
responsabilidad civil contractual como en la responsabilidad civil extracontractual.

La indemnización cumple diferentes funciones según sea la esfera jurídica que se haya dañado:
patrimonial o extrapatrimonial.

Ergo, solamente son daños jurídicamente indemnizables los daños que son producto de una
conducta antijurídica o ilícita.

Por ello, los daños que son consecuencia de una conducta permitida por ley, no son daños
jurídicamente indemnizables, tal como lo veremos al estudiar las causas de justificación del
hecho dañino.

El concepto de responsabilidad civil, conforme a su propia naturaleza, está relacionado con la


idea de la reparación, esto es, con la idea del resarcimiento.

La reparación, significa que el responsable de un daño tiene la obligación legal de resarcir el


daño ocasionado al afectado mediante una indemnización.

El concepto de responsabilidad civil, conforme a su propia naturaleza, está relacionado con la


idea de la reparación, esto es, con la idea del resarcimiento.

La reparación, significa que el responsable de un daño tiene la obligación legal de resarcir el


daño ocasionado al afectado mediante una indemnización.
Definición de la Responsabilidad Civil

Es la disciplina jurídica que otorga tutela civil a los derechos o a los legítimos intereses
jurídicamente protegidos, cuando se les produce daño por el incumplimiento de un deber
jurídico genérico o por el incumplimiento de un deber jurídico específico, con la finalidad de
imponer al responsable del daño la obligación legal de indemnizar el daño que haya causado.

Precisamente nuestro Código Civil considera 2 sistemas, clases o regímenes de responsabilidad


civil en función al origen del daño, esto es, en relación al incumplimiento de un deber jurídico
genérico y en relación al incumplimiento de un deber jurídico específico.

En ese sentido, nuestra norma civil, siguiendo el criterio tradicional, establece 2 regímenes,
clases o sistemas de responsabilidad civil: la responsabilidad civil contractual y la
responsabilidad civil extracontractual.

Esto es, adopta un sistema binario, donde las 2 clases de responsabilidad civil son aspectos de
un mismo sistema normativo.

Cuando el daño es consecuencia del incumplimiento del deber jurídico genérico de no causar
daño a los demás, entonces, considerando el origen del daño, estamos ante el supuesto de la
responsabilidad civil extracontractual.

Esta responsabilidad civil es también llamada responsabilidad civil aquiliana

Cuando el daño es consecuencia del incumplimiento de un deber jurídico específico,


denominado relación jurídica obligatoria, entonces, considerando el origen del daño, estamos
ante el supuesto de la responsabilidad civil contractual.

Esta responsabilidad civil es también denominada responsabilidad civil obligacional.

Esta clasificación es criticada por ciertos sectores de la doctrina, señalando que sería más
preciso hablarse de responsabilidad civil obligacional y de responsabilidad civil no
obligacional.

Regímenes de Responsabilidad Civil