You are on page 1of 13

MATERIA:

PROCESOS DE FABRICACION

DOCENTE:

ING. JAZMIN MORALEZ RAMON

UNIDAD:

TAREA:

INVESTIGACION DE LA UNIDAD 2

TRATAMIENTO TÉRMICO DEL ACERO.

NOMBRE DEL ALUMNO:

ALEJANDRO ROSAS DOMINGUEZ

No. DE CONTROL:

146Z0960

FECHA:

05 DE MARZO DEL 2016


INTRODUCCION

EL ESTUDIO DE LOS PROCESOS DE MANUFACTURA PROPORCIONA UNA


BASE PARA LOS CONOCIMIENTOS AVANZADOS DE MANUFACTURA
INTEGRADA POR COMPUTADORA. ES DE SUMA IMPORTANCIA QUE LOS
INGENIEROS INDUSTRIALES ESTÉN PREPARADOS PARA CONOCER LAS
DIFERENTES FORMAS EN QUE LOS MATERIALES PUEDEN PROCESARSE
ASÍ COMO LAS PROPIEDADES DE CADA UNO DE LOS MISMOS.

EN ESTA UNIDAD COMPRENDEREMOS EL EFECTO DE LOS


TRATAMIENTOS TÉRMICOS EN LAS ALEACIONES FERROSAS Y NO
FERROSAS, PARA PODER HACI SABER APLICACAR LOS TRATAMIENTOS
ADECUADOS PARA CADA CASO Y USO DE LOS MATERIALES EN EL CAMPO
DE TRABAJO.
INDICE

2.1 GENERALIDADES.

2.2 CLASIFICACIÓN DE LOS TRATAMIENTOS TÉRMICOS.

2.3 RECOCIDO

2.4 TEMPLE

2.5 REVENIDO

2.6 TRATAMIENTO TERMOQUÍMICOS

CONCLUSION

BIBLIOGRAFIA
2.1 GENERALIDADES.

El objeto de los tratamientos térmicos es mejorar las propiedades de los metales


por medio del calor siendo las propiedades más afectadas la tenacidad y dureza.
Los tratamientos térmicos pueden consistir únicamente en un cambio de
estructura, sin variar su composición o bien una transformación que varíe también
la composición del material, especialmente en la superficie.

2.2 CLASIFICACIÓN DE LOS TRATAMIENTOS TÉRMICOS.

Para cambiar las propiedades del acero se usan diferentes tipos tratamientos
térmicos, que cambian su micro estructura.
En general hay cuatro tipos básicos de tratamiento térmico:

1.- Temple.
2.- Revenido.
3.- Recocido.

Todos los tratamientos térmicos tiene una ruta obligatoria:

1.- Calentamiento del acero hasta una temperatura determinada.


2.- Permanencia a esa temperatura cierto tiempo.
3.- Enfriamiento más o menos rápido.
El hierro tiene una temperatura de fusión de 1539 °C, y en estado sólido presenta
el fenómeno de la alotropía o polimorfismo.
En la mayoría de los casos, el calentamiento del acero para el temple,
normalización y recocido se hace unos 30-50 °C por encima de la temperatura de
cambio alotrópico. Las temperaturas mayores, si no son necesarias para un uso
especial, no son deseables para evitar un crecimiento excesivo del grano.
El carácter de la transformación del acero depende de la velocidad de
enfriamiento. Durante un enfriamiento lento en el horno se verifica el recocido; si el
enfriamiento se realiza al aire libre, tal recocido se denomina normalización.
El temple se hace utilizando un enfriamiento rápido en agua o en aceite.
Después del temple, obligatoriamente, se ejecuta el revenido, cuyo objetivo es
disminuir en algo la uniformidad de la estructura y, de tal modo, quitar las
tensiones internas de la pieza. El revenido siempre se realiza a una temperatura
menor a la de la transformación del material.
2.3 RECOCIDO

Horno de baño de sales para tratamiento térmico: recocido, normalizado, relevado


de esfuerzos, cementado, revenido, nitrurado, pavonado y endurecido (temple). El
objeto del tratamiento térmico denominado recocido es destruir sus estados
anormales de los metales y aleaciones. Así como ablandarlos para poder
trabajarlos. A una temperatura adecuada y duración determinada seguido de un
enfriamiento lento de la pieza tratada.
Se emplea para obtener ablandamiento y maquinabilidad en los aceros, Es un
tratamiento parecido al normalizado, pero efectuado de manera que resulte el
mayor ablandamiento posible. Se eleva la temperatura de la pieza (600 a 700°C) y
se deja enfriar lentamente (10 a 25°C por hora, generalmente dentro de ceniza o
cal).
Se practican cuatro tipos de recocido como son:
Recocido de homogeneización: Este tiene por objeto destruir la heterogeneidad
química de la masa de un metal o aleación producida por una solidificación
defectuosa para hacer una sola estructura este se realiza a temperaturas elevadas
cercanas a la de fusión y se aplica principalmente a metales férreos o propensos a
segregaciones. A lo que se refiere este tipo de tratamiento térmico es a que
cuando se dice que se homogeneizan es a que hacen una sola se “funden” por
ejemplo el fierro-zinc se mezclan tan bien que ya no se distinguen cada uno.
Recocido contra acritud: Este tiene por objetivo destruir el endurecimiento
producido por la deformación en frió de los metales y hacer una estructura
cristalina para así darle buen brillo y conductividad eléctrica. Aplica a todos los
metales que se endurecen por deformación en frió. Este tratamiento se da cuando
no se enfría adecuadamente y no se logran las propiedades a las que se quería
llegar y busca la cristalinidad, ósea de que tenga buen brillo, mejor conductor.
Controla el enfriamiento.
Recocido de estabilización: Este tiene por objeto destruir las tensiones internas
producidas en masa del metal por su mecanización o por los moldeos
complicados. Se realiza a temperaturas comprendidas entre las 100ºC y 200ºC
durante tiempos muy prolongados que serán frecuentemente las 100 horas. Este
tipo de recocido le da envejecimiento a la pieza hace que se vea rustica, Se logra
a través del golpeteo de la pieza.

RECOCIDO EN ACEROS.
El objeto del recocido es destruir los estados anormales de los metales y
aleaciones. El fin principal de los recocidos es ablandar el acero para poder
trabajarlo mejor. Atendiendo a llegar a la temperatura máxima.
Recocido supercrítico: Cuando se calienta el acero a temperaturas superiores a
las críticas. Definición de Temperatura superior a la crítica: La máxima
temperatura para que no se funda el material.
Recocido de ablandamiento suscritico: Se obtiene calentando el acero a una
temperatura algo inferior a la crítica, dejando enfriar la pieza al aire. Se logra
ablandar los aceros aleados de gran resistencia, al cromo níquel y cromo
molibdeno así como también para los aceros al carbono las temperaturas más
apropiadas están entre 700º y 725º. La ventaja de este tratamiento es que es muy
sencillo y rápido y no exige ningún cuidado especial en el enfriamiento.

RECOCIDO DE REGENERACIÓN.
Para transformar todo el material se ausenta y enfría después lentamente en el
interior del horno se obtiene así una constitución final de ferrita y perlita si se trata
de un acero hipoeutectoide o cementito y perlita. Cementita: Carburo de hierro un
6.67% y 93.33% de hierro. Se refiere a quitar imperfecciones que quedaron. Este
tiene por objeto destruir la dureza anormal producida e una aleación por
enfriamiento rápido involuntario o voluntario. También se realiza a temperaturas
muy elevadas pero inferiores al de homogeneización y se aplica exclusivamente a
las aleaciones templables es decir a las que se endurece en enfriamientos
rápidos. En este recocido se trata más que nada de quitar imperfecciones como
dureza.

RECOCIDO ISOTÉRMICO.
Consiste en calentar el acero a una temperatura superior a la crítica y enfriarlo
rápidamente. Se emplea mucho para herramientas de alta aleación, se introducen
a un arreglo de sales.
2.4 TEMPLE

Este es un proceso de calentamiento seguido de un enfriamiento generalmente


rápido para conseguir dureza y resistencia mecánica del acero Se realiza a
temperaturas muy elevadas, de unos 1,250 ºC cercanas a la del punto de fusión.
Se enfría rápidamente para evitar impurezas El medio de enfriamiento más
adecuado son: aire aceite, agua, baño de plomo, baño de mercurio y baño de
sales fundidas. El templar a un acero no se refiere que obtendrá la máxima dureza
que pueda lograr sino también depende del contenido del carbón que tenga la
pieza.
Tiene por objeto endurecer y aumentar la resistencia del acero.
El temple consiste, en un enfriamiento rápido desde una alta temperatura (750°C
– 900°C) a que se ha sometido el acero. Para conseguir que el acero quede
templado no basta haberlo calentado a la temperatura conveniente, sino que es
necesario que la velocidad de enfriamiento sea la adecuada.
1. Medios de enfriamiento Los medios de enfriamiento más usados son: agua,
aceite y chorro de aire, aunque hay otros; así tenemos que la inmersión en
mercurio u otro buen conductor de calor, produce mayor dureza y fragilidad que la
inmersión en agua, mientras que el enfriamiento en aceite (temple al aceite),
endurece sin fragilidad (debido a la menor acción refrigerante del aceite), y eleva
por lo tanto la elasticidad, tenacidad y resistencia a la tracción del acero.
Temple al agua
Se emplea a temperaturas entre 15° y 20° C. para los aceros al carbón; por este
medio el enfriamiento es más rápido y puede producir grietas a los aceros
aleados.
Temple al aceite
Se emplea para aceros al carbón de menos de 5 mm de espesor y aceros
aleados, hay aceites especialmente preparados para este uso, pero se pueden
usar aceites de menos de Engler (no. 20), estando a una temperatura de 50° a
60°C.
Temple al aire
Para emplear al aire como medio de temple, se somete la herramienta o pieza que
ha de templarse a una corriente de aire, teniendo cuidado que el enfriamiento se
haga con uniformidad y en caso de herramientas, por la parte del filo.
Este medio se emplea en los aceros rápidos. Estas temperaturas estarás de
acuerdo con la cantidad de carbono que contenga el acero y con relación a esto,
mientras más pobre es el material en carbono, mayor debe ser el calentamiento.
2.5 REVENIDO

El Revenido es un tratamiento complementario del Temple, que generalmente


prosigue a éste. Después del Temple, los aceros suelen quedar demasiados duros
y frágiles para los usos a los cuales están destinados. Lo anterior se puede
corregir con el proceso de Revenido, que disminuye la dureza y la fragilidad
excesiva, sin perder demasiada tenacidad.
Por ejemplo, se han utilizado estos tratamientos térmicos para la fabricación del
acero de Damasco (Siglo X a.C.) y de las espadas de los samuráis japoneses
(Siglo XII d.C.). Es posible obtener una dispersión excepcionalmente fina de Fe3C
(conocida como martensita revenida) si primero se templa la austerita para
producir martensita, y después se realiza el revenido. Durante el revenido, se
forma una mezcla íntima de ferrita y cementita a partir de la martensita. El
tratamiento de revenido controla las propiedades físicas del acero.
Este tratamiento térmico consiste en calentar el acero, (después de haberle
realizado un Temple o un Normalizado) a una temperatura inferior al punto critico
(o temperatura de recristalización), seguido de un enfriamiento controlado que
puede ser rápido cuando se pretende resultados altos en tenacidad, o lentos,
cuando se pretende reducir al máximo las tensiones térmicas que pueden generar
deformaciones.
Es muy importante aclarar que con la realización del proceso de Revenido no se
eliminan los efectos del Temple, solo se modifican, ya que se consigue disminuir la
dureza y tensiones internas para lograr de ésta manera aumentar la tenacidad.
2.6 TRATAMIENTO TERMOQUÍMICOS

GASIFICACIÓN.
La gasificación es un proceso termoquímico en el que un sustrato carbonoso
(Residuo orgánico) es transformado en un gas combustible de bajo poder
calorífico, mediante una serie de reacciones que ocurren a una temperatura
determinada en presencia de un agente gasificante (aire, oxígeno y/o vapor de
agua).
La elección del método para llevar a cabo el proceso de gasificación depende de
varios factores como el tamaño y forma del residuo, el aprovechamiento de la
energía del gas producido que vaya a hacerse y, por supuesto, de los
condicionantes económicos.
Por su parte el aprovechamiento energético de este gas pobre puede hacerse
quemándolo inmediatamente en una cámara de combustión, o introduciéndolo en
una turbina de gas o un motor de combustión interna.
El agente gasificante puede ser tanto aire, oxígeno, aire enriquecido con oxígeno,
vapor de agua o hidrógeno, de modo que se obtienen diferentes mezclas de gases
que a su vez pueden tener diferentes utilidades.

PIRÓLISIS.
La pirólisis se puede definir como la descomposición térmica de un material en
ausencia de oxígeno o cualquier otro reactante. Esta descomposición se produce
a través de una serie compleja de reacciones químicas y de procesos de
transferencia de materia y calor. La pirólisis también aparece como paso previo a
la gasificación y la combustión.
Se puede considerar que la pirólisis comienza en torno a los 250 °C, llegando a
ser prácticamente completa en torno a los 500°C, aunque esto está en función del
tiempo de residencia del residuo en el reactor.
A partir de la pirólisis pueden obtenerse diferentes productos secundarios útiles en
función de la tecnología de tratamiento que se utilice.
Los productos primarios formados son los siguientes (en diferentes proporciones
según el proceso empleado):
Gases: Compuestos principalmente de CO, CO2, CH4, C2H6 y pequeñas
cantidades de hidrocarburos ligeros.
Líquidos: Compuesto por una gran mezcla de distintos productos como pueden
ser: cetonas, ácido acético, compuestos aromáticos, y otras fracciones más
pesadas.
Sólidos: El producto sólido de la pirolisis es un residuo carbonoso (char) que
puede ser utilizado como combustible o para la producción de carbón activo.
Existen diferentes tipos de Pirolisis en función de las condiciones físicas en las
que se realice. Así, factores como la velocidad de calentamiento, el tiempo de
residencia, la presión, etc., tienen una influencia muy grande en la distribución de
productos que se obtienen.
La carbonización es quizá el proceso de pirolisis conocido desde hace más tiempo
de todos los mostrados en el cuadro anterior, y el que más importancia tiene
industrialmente para la producción de carbón vegetal.
CONCLUSION

En la presente unidad se analizaron los tipos de tratamiento térmicos, los cuales


se dividen en dos, los que no causan un cambio químico, y se les aplica
únicamente calor al metal, y los cambios termoquímicos, donde se altera la
estructura del metal al añadírsele ciertos componentes químicos.
El principal enfoque de la unidad fue los tratamientos térmicos para cambiar la
estructura del metal y son:
1.- Temple.
2.- Revenido.
3.- Recocido.
El temple es un proceso de calentamiento seguido de un enfriamiento rápido para
conseguir dureza y resistencia mecánica del acero.
El revenido es un tratamiento complementario al de temple, ayuda a quitar la
fragilidad del metal.
El recocido tiene como propósito destruir los estados anormales de los metales y
aleaciones. Así como ablandarlos para poder trabajarlos.
BIBLIOGRAFÍA

• ASKELAND, Donal R., “Ciencia e Ingeniería de los Materiales”, Thomson


Editores. México, 1998.
• Anderson, J.C. y otros, “Ciencia de los Materiales”, Limusa Editores, México,
1998.
• Flim, R.A, y otro, “Materiales de Ingeniería y sus Aplicaciones”, Mc Graw - Hill,
México, 1979.
• Budinsky, K. y otro, “Engineering Materials”, Prentice – Hall, U.S.A., 1999.