You are on page 1of 25

¿Cómo fue su infancia de la madre adolescente?

Ambiente en la Infancia:

Las mujeres expuestas al abuso, la violencia doméstica y los conflictos

familiares en la infancia tienen más probabilidad de quedar embarazadas en la

adolescencia, y el riego de quedar embarazada aumenta con el número de

experiencias adversas en la infancia.

Según un estudio realizado, un tercio de los embarazos de adolescentes

podrían evitar mediante la eliminación de la exposición del abuso, la violencia

y los conflictos familiares. Los investigadores señalan que “la difusión familiar

tiene consecuencias duraderas y desfavorables para la salud de las mujeres

durante la adolescencia, la edad fértil y más allá.

Diversos estudios también han encontrado que aquellos niños creados en

hogares con una madre que había sido maltratada o que había sufrido violencia

física directa, era más propensos a dejar embarazadas a una chica.

También se ha indicado que las niñas cuyos padres abandonaron a la familia

cuando eran pequeñas tuvieron mayor tasa de actividad sexual temprana y de

embarazo adolescente. Las niñas cuyos padres abandonaron a la familia más

tarde tuvieron menor tasa de actividad sexual temprana.

Las tasas más bajas de actividad sexual y embarazo se encuentran en las

niñas cuyos padres estuvieron presentes durante toda su infancia.

Las niñas tuteladas, criadas en orfanatos, hospicios y centros de acogida son

más propensas a quedar embarazadas en la adolescencia que criados en

núcleos familiares. El estudio nacional de Antiguos Alumnos Casey, en el que


se entrevistó a alumnos de orfanatos de 23 comunidades, se encontró que la

tasa de natalidad de las niñas de orfanatos es más el doble que la tasa de sus

compañeros fuera del sistema de estos centros, casi la mitad de las mujeres

sufrió un embarazo antes de los 10 años de edad.

LA ADOLESCENCIA

LA CONSULTA CON ADOLESCENTES

Debe recordarse que el embarazo no madura a la adolescente a la adultez,

Especialmente en los caos de adolescentes temprana o media y , para ello

deberán tenerse en cuenta algunos elementos.

CONCEPTOS GENERALES:

La OMS define como adolescencia al “periodo de la vida en el cual el individuo

adquiere la capacidad reproductiva, transito los patrones de los niñas a la

adultez, y consolida la independencia socio – económica, y fija sus límites entre

los 10 y 20 años.

Es considerada como un periodo de la vida libre de problemas de salud pero,

desde el punto de vista de los cuidados de la salud reproductiva, el adolescente

es, en muchos aspectos, un caso especial.

En muchos países, los adolescentes llegan a representar del 20 al 25% de su

población. En 1980 en el mundo había 856 millones de adolescentes, y se

estima que en el 2000 llegaron a 1,1 millones. La actividad sexual de los

adolescentes va en aumento en todo el mundo, incrementando la incidencia de


partos en mujeres de 20 años. Por los matices según las diferentes edades, a

la adolescencia se le puede dividir en tres etapas:

1. Adolescencia Temprana (10 a 13 años)

Biliológicamente, es el periodo peripuberal, con grandes cambios

corporales, y funcionales como la monarquía. Psicológicamente el

adolescente empieza a perder interés por los padres e inicia amistades

básicamente con individuos del mismo sexo. Intelectual aumenta sus

habilidades cognitivas y sus fantasías; no controla sus impulsos y se

plantea metas vacaciones irreales.

Por los matices según las diferentes edades, a los adolescentes.

Personalmente se preocupa mucho por sus cambios corporales con

grandes certidumbres por su apariencia física.

2. Adolescencia Media (14 a 16 años)

Es la adolescencia propiamente dicha, cuando ha completado

prácticamente su crecimiento y desarrollo somático.

Psicológicamente es el periodo de máxima relación con sus pares,

compartiendo valores propios y conflictos con sus padres.

Para muchos, es la edad promedio de inicio de experiencia y actividad

sexual; se sienten invulnerables y asumen conductas omnipotentes casi

siempre generadoras de riesgo.

Muy preocupadas por apariencia física, pretenden poseer un cuerpo

más atractivo y se manifiestan fascinados con la moda.


FACTORES PREDISPONENTES:

1. Menarca Temprana.- Otorga madurez reproductiva cuando aún no

maneja las situaciones de riesgo.

2. Inicio Precoz de Relaciones Sexuales.- Cuando aún no existe la

madurez emocional necesaria para implementar una adecuada

prevención.

3. Familia Disfuncional.- Uniparentales o conductas promiscuas, que

ponen de manifiesto la necesidad de protección de una familia

continente, con buen dialogo padres – hijos. Su ausencia genera

carencias afectivas que la joven no sabe resolver, impulsándola a

relaciones sexuales que tiene mucho más de sometimiento para recibir

afecto, que genuino vínculo de amor.

4. Bajo Nivel Educativo.- Con desinterés general cuando hay un proyecto

de vida que prioriza alcanzar un determinado nivel educativo y posponer

la maternidad para la edad adulta, es más probable, que la joven, aun

teniendo relaciones sexuales, adopte una prevención afectiva del

embarazo.

5. Migraciones Recientes.- Con pérdidas del vínculo familiar. Ocurre con

el traslado de las jóvenes a las ciudades en busca de trabajo y aun con

motivo de estudios superiores.

6. Pensamiento Mágico.- Propios de esta etapa de la vida, que las lleva a

creer que no se embarazaran porque no lo desean.

7. Fantasías de Esterilidad.- Comienza sus relaciones sexuales sin

cuidados, y como no se embarazarán por casualidad, piensan que son

estériles.
8. Falta o Distorsión de la Información.- Es común que entre

adolescentes circulen “mitos” como; solo se embarazan si tienen

orgasmo, o cuando es más grande, o cuando lo hace con la

menstruación, o cuando no hay penetración completa, etc.

9. Controversias entre su Sistema de Valores y el de sus Padres.-

Cuando en la familia hay una severa censura hacia las relaciones

sexuales entre adolescentes, muchas veces los jóvenes las tienen por

rebeldía y a la vez, como una forma de negarse así mismo que tienen

por relaciones no implementan medidas anticonceptivas.

10. Aumento en Número de Adolescentes.- Alcanzan el 50% de la

población femenina.

11. Factores Socioculturales.- La evidencia del cambio de costumbres

derivado de una nueva libertad sexual, que se da por igual en los

diferentes niveles socioeconómicos.

CARACTERÍSTICAS DE LA ADOLESCENCIA QUE LAS DIFERENCIAS DE

LA MUJER ADULTA

a. La adolescencia tiene poca conciencia de salud, resultándole muy difícil

asumir un autocuidado a las circunstancias en que ocurrió el embarazo y

las dificultades que este le plantea. No tiene tiempo para pensar que

debe concurrir regularmente a la consulta, ni comprende la importancia

de los estudios complementarios, interpretándolos como castigo. Por ello

hay que explicarle muy cuidadosamente para que sirven y como los

realizarán.

b. La adolescente no ha elaborado aun la identidad de género: si no puede

comprender cabalmente lo que es ser mujer, menos comprenderá el


significado de tener un hijo. Puede manifestarse contenta por ello,

siendo más una idealización de la maternidad que una visión real de

ella.

c. Una característica de la niñez y de la adolescencia temprana y media es

el pensamiento mágico, convencimiento de que las cosas van a ocurrir

o no según sus deseos (“el parto no me va a doler”); (nos vamos a vivir

juntos y nos vamos a mantener con lo que él gana), lo que puede poner

en riesgo a la adolescente y/o a su hijo.

d. Tiene temor a los procedimientos invasivos, incluso para los estudios

complementarios.

e. Tiene menos información sobre todo el proceso, ya que las vicisitudes

del embarazo, parto y crianza no son temas de conversación a esa

edad. No han conversado con adultas comparando síntomas, por lo que

el medico deberá brindar toda la información lo más claro posible.

3. Adolescencia Tardía (17 a19 años)

Casi no se presentan cambios físicos y aceptan su imagen corporal; se

acercan nuevamente a sus padres y sus valores presentan una

perspectiva más adulta; adquieren mayor importancia las relaciones

íntimas y el grupo de pares va perdiendo jerarquía; desarrollan su propio

sistema de valores con metas vacacionales reales.

Es importante conocer las características de estas atapas de la

adolescencia, por las que todos pasan con sus variaciones individuales y

culturales, para interpretar actitudes y comprender a los adolescentes

especialmente durante un embarazo sabiendo que: “una adolescente

que se embaraza se comportara como corresponde al momento de la


vida que está transitando, sin madurar a etapas posteriores por el simple

hecho de estar embarazada; son adolescentes embarazadas muy

jóvenes”.

EL EMBARAZO DE LAS ADOLESCENTES

ASPECTOS PSICOSOCIALES DEL EMBARAZO EN LAS ADOLESCENTES:

A. La Adolescencia de las Adolescentes Embarazadas.

La maternidad es un rol de la edad adulta. Cuando ocurre en el periodo

en que la mujer no puede desempeñar adecuadamente ese rol, el

proceso se perturba en diferente grado.

Las madres adolescentes pertenecen a sectores sociales más

desprotegidos y en las circunstancias en que ellas crean, su

adolescencia tiene características particulares.

Es habitual que asuman responsabilidades impropias de esta etapa de

su vida, reemplazando a sus madres y privadas de actividades propias

de su edad confundiendo su rol dentro del grupo, comportándose como

“hija – madre”, cuando deberían asumir su propia identidad superando la

confusión en que crecieron.

También, en su historia, se encuentran figuras masculinas cambiantes,

que no ejercen un rol ordenador ni de afectividad paterna, privándolas

de la confianza y seguridad en el sexo opuesto, incluso con el mismo

padre biológico.

Así, por temor a perder lo que cree tener o en la búsqueda de afecto, se

someten a relaciones con parejas que las maltratan.


En otros casos, especialmente en menos de 14 años, el embarazo es la

consecuencia del ”abuso sexual”, en la mayoría de los casos por su

padre biológico. El despertar sexual suele ser precoz y muy importante

en sus vidas carentes de otros intereses: con escolaridad pobre; sin

proyectos (laborales, de uso del tiempo libre, de estudios); con modelos

familiares de iniciación sexual precoz; por estimulación de los medios,

inician a muy corta edad sus relaciones sexuales con chicos muy

jóvenes, con muy escosa comunicación verbal y predominio del

lenguaje corporal. Tienen relaciones sexuales sin protección contra

enfermedades de transmisión sexual buscando a través de sus

fantasías, el amor que compense sus carencias.

DETERMINACIÓN DE LA ADOLESCENCIA Y EMBARAZO ADOLESCENTE

La edad media del periodo de la menarquia (primera menstruación) se sitúa en

los 11 años, aunque esta cifra varía según el origen étnico y el peso.

El promedio de edad de la menarquia ha disminuido y continúa haciéndolo.

El adelanto de la fecundidad permite la aparición de embarazos a edades más

tempranas y depende por tanto no solo de factores bilógicos sino de factores

sociales y personales.

Las adolescentes embarazadas además de enfrentarse a la misma situación

que cualquier otra mujer embarazada deben enfrentarse, a priori, con una

mayor desprotección, con mayores preocupaciones sobre su salud y su

situación socioeconómica, de manera especial las menores de 15 años y las

adolescentes de países con escasas atención médica y nula protección social

de la adolescente embarazada.
En los países desarrollados los datos de embarazos en la adolescencia

confirman una relación con los niveles educativos más bajos, las mayores

tasas de pobreza, y otra situación de inestabilidad familiar y social.

El embarazo adolescente en los países desarrollados se produce por lo general

fuera del matrimonio y conlleva un estigma social en muchas comunidades y

culturas. Por estas razones se realizan estudios y compañas con el objeto de

conocer las causas y limitar el número de embarazos de adolescentes.

En países considerados en desarrollo o subdesarrollados y en particular en

ciertas culturas, el embarazo adolescente se producen generalmente dentro del

matrimonio y no implica un estigma social. La percepción social del embarazo

adolescente varia de unas sociedades a otras e implica un debate profundo

sobre aspectos de comportamiento, tanto bilógicos como culturales

relacionados con el embarazo.

Embarazo en Adolescentes:

Embarazo adolescente o embarazo precoz es aquel embarazo que se produce

en una mujer adoscente: entre la adoscencia inicial o pubertad – comienzo de

la edad fértil – y el final de la adolescencia. La OMS establece la adolescencia

entre los 10 y los 19 años. La mayoría de los embarazos en adolescentes son

considerados como embarazos no deseados, provocados por la práctica de

relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos.

En general el termino también se refiere a las mujeres embarazadas que no

han alcanzado la mayoría de la edad jurídica , variable según los distintos

países del mundo, así como las mujeres adolescentes que están en situación

de dependencia de la familia de origen se produce de origen.


EMBARAZO EN LA ADOLESCENCIA:

Se define como: “el que ocurre dentro de los 2 años de edad ginecológica,

entendiéndose por tal al tiempo transcurrido desde la menarca, y/o cuando la

adolescente es un dependiente de su núcleo familiar de origen”.

La “tasa de fecundidad adolescente (TFA)” ha ido disminuyendo desde los

años 50 pero en forma menos marcada que la “tasa de fecundidad general

(TFG)”, condicionando un aumento en el porcentaje de hijos de madres

adolescentes sobre el total de nacimientos.

La fecundidad adolescente es más alta en países en desarrollo y entre clases

sociales menos favorecidas, haciendo pensar que se trata de un fenómeno

transitorio porque, de mejorarse las condiciones, ella podría descender.

Para otros investigadores, la disminución de las tasa de fecundidad

adolescente está cada vez más lejos, ya que el deterioro de las condiciones

socioeconómicas globales hace que se deduce sobre la posibilidad de que la

mayoría de los países realicen mayores inversiones en sus sistemas

educacionales y de salud, para alcanzar la cobertura que el problema

demanda.

En nuestro país no es esa la tendencia, con una mayoría importante que se

mantiene soltera, en la que prevalece la “unión estable”, aunque la incidencia

del aborto en las adolescentes no ofrezcan credibilidad razonable por el

importante sobreregistro que podría llegar a un aborto registrado por otro no

registrado.
Ya se dijo que la proporción de jóvenes que han iniciado relaciones sexuales

va en aumento y que la edad de inicio está disminuyendo, pero la capacidad

para evitar el embarazo no acompaña a este comportamiento.

El embarazo en las adolescentes se ha convertido en seria preocupación para

varios sectores sociales desde hace ya unos 30 años. Para la salud, por la

mayor incidencia de resultados desfavorables o por las implicancias del aborto.

En lo psicosocial, por las consecuencias adversas que el hecho tiene sobre la

adolescente y sus familiares.

Cuando la adolescente se embaraza inicia un complejo proceso de toma de

decisiones y hasta decidirse por uno, aparece siempre el aborto a veces como

un supuesto más teórico que real.

Salvo que el tener un hijo forme parte de un proyecto de vida de una pareja de

adolescentes, el embarazo de ellas es considerado como una situación

problemática por los sectores involucrados pero, si se considera al embarazo

en la adolescente como un “problema”, ello limita su análisis. En todo caso,

esta. “problematización” se aplicara a algunas subculturas o algunos estratos

sociales, pero no a todos los embarazos en adolescentes. Además, el

considerarlo un “problema” exige aplicar terapéuticas que aportan soluciones

sin permitir implementar acciones preventivas adecuadas. Por ello es

conveniente encuadrarlo dentro del marco de la “salud integral del

adolescente”.

Esto permite abarcar todos los embarazos que ocurran a esta edad, adecuar

las acciones preventivas dentro de la promoción de la salud brindar asistencia


integral a cada madre adolescente, a sus hijos y parejas y aportar elementos

para el desarrollo de las potencialidades de los adolescentes.

CAUSAS

CAUSAS DL EMBARAZO EN LA ADOLESCENCIA:

En algunas sociedades, el matrimonio a edades tempranas y el rol de género

que tradicionalmente se asignara a la mujer, son factores importantes en las

altas tasas de embarazo en la adolescencia.

Así en algunos países, el embarazo adolescente puede considerar como

embarazos no planificados o no deseados.

CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LOS EMBARAZOS EN ADOLESCENTES

El embarazo en la adolescente es una situación muy especial, pues que se

tratan de madres que por su configuración anatómica y psicológica aún no han

alcanzado la madurez necesaria para cumplir el rol de madre. Esto trae como

consecuencia al aumento poblacional, y la posibilidad de que esta madre tenga

una familia numerosa lo cual repercutirá en el desarrollo futuro de sus hijos.

Desde el punto de vista social, el grupo de madres adolescentes es siempre

dependiente y el embarazo profundiza la dependencia con los padres. En la

región hispana de Latinoamérica los embarazos en adolescentes ocurren

principalmente en las poblaciones de menor nivel socioeconómico.

En un estudio llevado a cabo en chile se demuestra que el 86% de las

adolescente. Embarazadas son debajo nivel socioeconómico.


En un estudio realizado en 2,037 escolar de Lima entre 11 y 18 años,

pertenecientes a estratos altos, medio y bajo se pudo demostrar que el 10%

son nacidos de madres adolescentes, y que este porcentaje es mayor en la

clase media y baja que en la clase alta; indicando que el problema del en

varazo en adolescentes se acentúa en estratos más deprimidos.

Estudios realizados en la ciudad de Cerro de Pasco – Perú demuestran que la

mujer adquiere más temprana edad que el hombre, el estado conyugal de

casada o conviviente. De 15 a 19 años el 24 % de las mujeres tiene ese estado

mientras que tan solo el 3% d los hombres lo han adquirido.

En nuestro país de ha demostrado que el mayor porcentaje de abortos sépticos

que acuden a un hospital son de adolescentes, las que se practicaron estas

maniobras ilegalmente.

Estudios realizados en la maternidad de Lima – Perú demuestra que el número

de aborto en adolescentes que acuden a dicho centro está aumentando

anualmente. Así el 8,7% de los abortos en 1981 ocurrieron en niñas de 12 a 18

años y que este valor se incrementa a 9.1% en 1982 y 10.9% en 1983.

FALTA DE INFORMACIÓN

Falta de Información Sobre Métodos Anticonceptivos:

Los adolescentes pueden carecer de información y conocimientos suficientes

sobre sobre los métodos anticonceptivos o también no tener un fácil acceso a

su adquisición. También pueden sentirse avergonzados tanto para preguntar

como para comprar anticonceptivos.


En las adolescentes más de 80% de los embarazos no son deseados y más de

la mitad de los embarazos no deseados se producen en mujeres que no usan

anticonceptivos y la mayor parte del resto de embarazos no deseados se

deben al uso incorrecto de los anticonceptivos. El 23% de las mujeres jóvenes

sexualmente activas admitió haber tenido relaciones sexuales sin protección

con una pareja que no utilizo un preservativo, mientras que el 70% de las

adolescentes manifestaba que les daba vergüenza comprar preservativos u

cualquier otro anticonceptivo y también solicitar información a un médico.

En muchos casos se usan métodos anticonceptivos pero de modo inadecuado.

Muchos adolescentes sin experiencia puede usar el condón incorrectamente y

las adolescentes se olvidan tomar con cierta frecuencia los anticonceptivos

orales. Las tasas de fracaso anticonceptivos (índice pear) son mayores en las

adolescentes, especialmente en las pobres, que para las usuarios de más

edad.

CONSECUENCIAS

D. Consecuencias de la Maternidad – Paternidad Adolescente

A las consecuencias biológicas por condiciones desfavorables, se agregan las

psicosociales de la maternidad – paternidad en la segunda década de la vida.

1. Consecuencias para la Adolescente

Es frecuente el abandono de los estudios al confirmarse el embarazo o

al momento de criar al hijo, lo que reduce sus futuras chances de lograr

buenos empleos y sus posibilidades de realización personal al no curar

carreras de su elección. También le será muy difícil lograr empleos

permanentes con beneficios sociales.


Las parejas adolescentes se caracterizan por ser de menor duración y

más inestable, lo que suele magnificarse por la presencia del hijo y que

mucha se formalizan forzadas por esa situación.

En estrados sociales de mediano o alto poder adquisitivo, la adolescente

embarazada suele ser objeto de discriminación por su grupo de

pertenencia.

Las adolescentes que son madres tienden a tener un mayor número de

hijos con intervalos intergenesicos más cortos, eternizando el círculo de

la pobreza.

2. Consecuencias para el Hijo de la Madre Adolescente

Tiene un mayor riesgo de bajo peso al nacer, dependiendo de las

circunstancias en que se haya desarrollado la gestación. También se ha

reportado una mayor incidencia de “muerte súbita”.

Tienen un mayor riesgo de sufrir abuso f-físico, negligencia en sus

cuidados, desnutrición y retardo del desarrollo físico y emocional.

Muy pocos acceden a beneficios sociales, especialmente para el

cuidado de su salud, por su condición de extramatrimoniales o porque

sus padres no tienen trabajo que cuenten con ellos.

3. Consecuencias para el Padre Adolescente

Es frecuente la deserción escolar para absorber la mantención de su

familia. También es común que tengan peores trabajos y de menor

remuneración que sus padres, sometidos a un estrés inadecuado a su

edad. En general todo aquello condiciona trastornos emocionales que

dificultan el ejercicio de una paternidad feliz.


RIESGOS

ENFOQUE DE RIESGOS PARA LA ATENCION DE LA DOLESCENTE

EMBARAZADA

1°. Si se considera a las adolescentes gestante como de alto riesgo

obstétrico y perinatal.

2°. Es como separar a las adolescentes que son de alto riesgo de las

que no lo son.

3°. Saber cuáles son esos factores predictores y si son biológicos o

psicosociales.

4°. Si es posible aplicar modelos de atención simple que permitan aplicar

los factores predictores de riesgo y concentrar los recursos de mayor

complejidad y de mayores costos en las adolescentes que permitan

aplicar los factores predictores de riesgo y concentrar los recursos de

mayor complejidad y de mayores costos en las adolescentes más

necesitadas.

Para aplicar un modelo de atención basado en factores de riesgo

obstétrico y perinatal, conviene dividir a las adolescentes embarazadas

en 3 grupos: de alto riesgo, y de riesgo corriente o no detectable.

A. GRUPO DE ALTO RIESGO ABSTETRICO Y PERINATAL

1. Antecedentes de patología medica obstétrica general importante.

2. Antecedente de abuso sexual

3. Enflaquecimiento (desnutrición)

4. Estatura de 1,50 m o menos

5. Cursando los 2 primeros años de la enseñanza media

6. Pareja estudiante, en servicio militar o con trabajo ocasional.


B. GRUPO DE MEDIANO RIESGO OBSTETRICO Y PERINATAL

1. Menarca a los 11 años o menos

2. Actitud negativa o indiferente al inicio de3l embarazo

3. Ser la mayor de los hermanos

C. GRUPO DE RIESGO OBSTETRICO Y PERINATAL CORRIENTE O

NO DETECTABLE

Incorpora a todas las demás adolescentes hasta edad que

determina el programa. Poseen diferentes normas de control

prenatal, en base a nivel de complejidad de la atención.

Actualmente no se considera el grupo de mediano riesgo. El

factor “actitud negativa” de la adolescente al inicio del embarazo,

paso l grupo de riesgo corriente o no detectable.

La aplicación de un programa ayudaría mucho a disminuir estos.

ENFOQUE DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA DEL ADOLESCENTE

Para aplicar este enfoque es necesario desarrollar actividades y acciones

integrales y coordinadas que abarquen el programa desfinado a resolver los

fenómenos y problemas del crecimiento y desarrollo normal y sus derivaciones,

relaciones con la evolución del proceso endocrinológico sexual y mental del

adolescente, la femineidad y su entorno social.

Las actividades del programa se dividen en 5 periodos según el momento de la

aplicación de las acciones, incluyendo aspectos obstétricos y no obstétricos,

siendo estos los más complejos de aplicar, pero indispensable para lograr buen

impacto en los niveles de salud materna y perinatal y el ejercicio de una salud

sexual y reproductiva en adolescentes.


A. Actitudes hacia la maternidad.- El embarazo en la adolescente es una

crisis que se sobre imponer a la crisis de la adolescencia. Comprende

profundos cambios somáticos y psicosociales con incremento de la

emotividad y acentuación de conflictos no resueltos anteriormente.

Generalmente no es planificado, por lo que la adolecente puede adoptar

diferentes actitudes que dependerán de su historia personal, del

contexto familiar y social pero mayormente de la etapa de la

adolescencia en que se encuentre.

En la adolescencia temprana, con menos de 14 años, el impacto del

embarazo se suma al desarrollo puberal. Se exacerban los temores por

los dolores del parto; se preocupan más por sus necesidades personales

que no piensan en el embarazo como un hecho que las transformará en

madres, si como muchos veces ocurre, es un embarazo por abuso

sexual, la situación se complica mucho más, se vuelven muy

dependientes de su propia madre, sin lugar para una pareja aunque ella

exista realmente. No identifica a su hijo como un ser independiente de

ellas y no asumen su crianza, la que queda a cargo de los abuelos.

En la adolescencia media, entre 14 y 16 años, como ya tiene establecida

la identidad del género, el embrazo se relaciona con la expresión del

erotismo, manifestado en la vestimenta que suelen usar, exhibiendo su

abdomen gestante en el límite del exhibicionismo. Es muy común que

“dramaticen” la experiencia corporal y emocional, haciéndola sentirse

posesiva del feto, utilizado como “poderoso instrumento” que le afirme

su independencia de los padres. Frecuentemente oscila entre la euforia

y la depresión.
Tenemos los dolores del parto pero también temen por la salud del hijo,

adoptado actitudes de autocuidado hacia su salud y la de su hijo.

Con buen apoyo familiar y del equipo e salud podrán desempeñar un rol

maternal, siendo muy importante para ellas la presencia de un

compañero. Si el padre del bebé la abandona, es frecuente que

inmediatamente constituya otra pareja aun durante el embarazo.

En la adolescencia tardía, luego de los 18 años, es frecuente que el

embarazo sea el elemento que faltaba para consolidar su identidad y

formalizar una pareja jugando, muchas de ellas, papel de madre joven.

La crianza del hijo por lo general no tiene muchos inconvenientes.

En resumen, la actividad de una adolescente embarazada frente a la

maternidad y a la crianza de su hijo, estará muy influenciada por la etapa

de su vida por la que transita y, es realmente una adolescente aun,

necesitara mucha ayuda del equipo de salud, abordando el tema desde

un ángulo interdisciplinario durante todo el proceso, incluso el

seguimiento y crianza de su hijo durante sus primeros años de vida.

DIFICULTAD PARA EL VÍNCULO CON EL HIJO

a. Tienen dificultades para descrinarse del bebe, estableciendo vínculos

simbólicos con él, cuando esta vinculación las agobia, pueden descuidar

al niño e incluso maltratarlo.

b. Priorizan sus necesidades sobre las del niño, ya que ellas son

demandantes y no son capaz de mantener a su hijo.

c. Toleran muy poco las frustraciones, ya que no comprenden que el bebé

no es como ellas quieren que sea, ni hace lo que ellas quieren en el


momento que quieren. Pueden llegar al enojo con el niño poniéndolo en

riesgo.

A LAS PERSONAS QUE AFECTA

B. EL PADRE ADOLESCENTE:

Si la adolescente no está preparada para ser madre, menos lo estará el

varón para ser padre especialmente porque, en la cultura en que se da

la maternidad adolescente, es muy común que el adolescente varón se

desligue de su papel y las descendencias pasan a ser criadas y

orientadas por mujeres.

Esta exclusión del varón provoca en el sentimiento de aislamiento,

agravados por juicios desvalorizadores por parte de su familia o

amistades (“con qué lo vas a mantener”, “seguro que no es tuyo”, etc.)

que precipitaran su aislamiento si es que habían dudas.

Al recibir la noticia de su paternidad, el varón se enfrenta a todo sus

mandatos personales, sociales y a sus carencias, exacerbándose todo

ello por el altruismo, lealtad, etc. Como también por su dependencia

económica y afectiva. Por ello, busca trabajo para mantener su familia, y

abandona sus estudios, postergando sus proyectos a largo plazo y

confunde los de mediano con los de corto plazo, comenzando a vivir las

urgencias. A todo esto se agrega el hecho de que la adolescente

embarazada le requiere y demanda su atención, cuando él se encuentra

urgido por la necesidad de procuración.


En la necesidad de plantearse una independencia frente a su pareja y la

familia de esta, siente que se desdibuja su rol, responsabilizándolo de la

situación, objetando su capacidad de “ser padre”.

Se enfrentara a carencias por su baja capacitación a esa edad y

escolaridad muchas veces insuficiente para acceder a trabajos de buena

calidad y bien remunerados. Ello lo obliga a ser “adoptado” como un

miembro más (hijo) de su familia política, o ser reubicado en su propia

familia como hijo – padre.

Esta situación de indiferencia hace confusa la relación con su pareja, por

su propia confusión, lo que le genera angustia. Por ello es que el equipo

de salud deberá trabajar con el padre adolescente, estimulando su

compromiso con la situación, o bien posibilitando una separación que no

parezca “huida”.

Abusos Sexuales:

Diversos estudios han encontrado que entre el 11 y el 20 por ciento de

los embarazos en adolescentes son un resultado directo de la violación,

mientras que un 60 por ciento de las madres adolescentes tenían

experiencias sexuales no deseadas anteriores a su embarazo.

Antes de los 15 años, la mayoría de las experiencias de la primera

relación sexual en mujeres son de carácter no voluntario, el 60 por

ciento de las muchachas que tuvieron relaciones sexuales antes de los

15 años fueron obligadas por hombres que en promedio fueron seis

años mayores que ellas. Uno de cada cinco padres de hijos de madres

adolescentes admite que ha forzado a las chicas adolescentes a tener

relaciones sexuales con ellos.


Numerosos estudios en países industrializados indican un fuerte vínculo

entre abusos sexuales en la infancia y embarazos en la adolescencia.

Hasta el 70 por ciento de las mujeres que dieron a luz en su

adolescencia sufrieron abusos siendo niñas; por el contrario, solamente

el 25 por ciento de las mujeres que no dan a luz sufrieron abusos siendo

niñas.

En la mayoría de países, las relaciones sexuales entre un menor y un

adulto no están toleradas por ley, así un menor de edad se cree que

carece de la madurez y la competencia para tomar una decisión

informada para tener relaciones sexuales totalmente consentidas con un

adulto. En esos países, las relaciones sexuales con un menor de edad

se consideran abuso sexual a menores.

Una vez el adolescente ha llegado a la edad de consentimiento sexual,

él o ella puede legalmente tener relaciones sexuales con adultos, porque

que se sostiene que en general (a pesar de ciertas limitaciones), una vez

alcanzadas la edad de consentimiento sexual se entiende que puede

mantener relaciones sexuales con cualquier pareja que como mínimo

tiene la edad de consentimiento y voluntariamente. Por tanto, la

definición de violación de menores se limita a las relaciones sexuales

con una persona con edad inferior a la edad mínima de consentimiento,

lo que constituye violación de menores en última instancia, difiere según

la jurisdicción de cada país.


EMBARAZO EN ADOLESCENTES DE LIMA:

Los factores que determinan los embarazos en adolescentes pueden

variar de acuerdo a las características socioculturales de las diversas

poblaciones.

Así, por ejemplo existen poblaciones en que el embarazo en

adolescentes es culturalmente aceptado, y por el contrario su no

ocurrencia es rechazada; esta situación que se observa con frecuencia

en las poblaciones selváticas no van incidir negativamente en aspectos

tales como aumento en la tasa de abortos; sin embargo, el embarazo en

adolescentes no es un patrón culturalmente aceptado en poblaciones

como la de Lima, por su componente religioso y conservador, lo cual

condiciona que las adolescentes que se embarazan traten de evitar el

progreso del mismo a través de maniobras abortivas.

Por lo tanto, existe una guía deficiente en lo referente a orientación en la

educación sexual, y en las condiciones para la planificación familiar.

Las causas que llevan a las adolescentes a embarazarse son problemas

en la organización familiar, la excesiva información que va fomentar la

liberación sexual y la promiscuidad y por el deficiente manejo de esta

información por parte de los medios de comunicación; el desinterés de

los padres en lo referente a la vida social de sus hijos fura del hogar, etc.

El periodo entre 11 y 19 años es de importancia y riesgo con respecto al

desarrollo psicológico. Esta fase de la vida es caracterizada por un

cambio rápido en el comportamiento del individuo y por flexibilidad de la

estructura psíquica. Ambos son más pronunciadas que en las fases

previas (durante la niñez) o en las fases posteriores (adulto). Esto


condiciona a que la población adolescente sea susceptible a el inicio

precoz de las relaciones sexuales.

Unos 115 mil embarazados en adolescentes cada año en el Perú. Cada

año alrededor de 115 mil adolescentes resultan embarazadas, mientras

que el 20% de los abortos y el 25% de las muertes por complicaciones

en el parto o en el peuperio (periodo posterior al parto) que ocurren en

nuestro país, corresponden a este grupo poblacional. La alta tasa de

embarazo en adolescentes es una de los grabes problemas de salud

reproductiva del país; ya que; según la encuesta. Demográfica y de

salud familiar. (ENDES) 2004, el 11% de adolescente entre 15 y 19 años

ya es madre o está gestando, y una buena parte de estos embarazos

(37%) se presenta en mujeres con bajo nivel educativo.

Así mismo el índice de mortalidad materna entre las adolescentes es

elevada, ya que en jóvenes de 15 a 19 años alcanza una tasa de 362

por cien mil nacimientos, mientras que las muertes maternas en general

alcanzan 185 por cien mil nacimientos vivos (según ENDES 2000)

“El embarazo en adolescentes es de alto riesgo porque ellas no están

preparadas ni anatómica ni psicológicamente para ser madre”, dijo

Rosario Gutiérrez al señalar que en estas madres los partos son por

general prematuras y por cesárea; agrego que los embarazos en estas

madres son no deseados y se dan en parejas que no han iniciado vida

en común. En muchos casos las causas de estos embarazos son el

abuso sexual o embarazo no deseado o sexo forzado, uniones

tempranas, patrones familiares y culturales, escaso conocimiento e

información.
Según la especialista estas cifras para revertirlo es necesario una mayor

información y educación sobre la salud. De los adolescentes, las cuales

deben impartirse en los hogares (de padres o hijos) y en los colegios con

la partición de Ministerio de Educación y Salud e Instituciones como

SPOG.

Anualmente ocurren alrededor de 600 mil partos en el país y según la

dirección General de Epidemiologia del Ministerio de Salud en el 2004

se produjo 571 muertes maternas y en el 2003, ocurrieron 555 deseos.