You are on page 1of 17

Pág 245-250

AMBIENTES CONTINENTALES (TERRESTRE)

8.1 INTRODUCCIÓN

Ahora vamos al estudio de los sistemas deposicionales continentales o terrestres. Los geólogos
reconocen cuatro tipos principales de ambientes continentales: fluvial (abanicos aluviales y ríos),
desierto, lacustre (lago) y glacial. Aunque tratados en este libro como sistemas de deposición
separados, tipos similares de sedimentos pueden generarse en más de uno de estos entornos. Por
ejemplo, los sedimentos eólicos (arrastrados por el viento) pueden acumularse en ambientes
desérticos y en algunas partes de ambientes glaciales. Los sedimentos lacustres se forman en lagos
en cualquier ambiente, incluidos los desiertos y los glaciares. Los sedimentos fluviales se depositan
principalmente en sistemas fluviales de regiones húmedas, pero también se generan en ríos dentro
de áreas desérticas y ambientes glaciales.

Las facies depositadas en ambientes continentales son predominantemente sedimentos


siliciclásticos caracterizados por la escasez general de fósiles y la ausencia completa de fósiles
marinos. Los sedimentos no siliciclásticos como las calizas de agua dulce y las evaporitas también se
producen en los ambientes continentales, pero están claramente subordinados a los depósitos
siliciclásticos. Las rocas sedimentarias continentales son menos abundantes en general que los
sedimentos marinos y marinos marginales, pero, no obstante, forman una parte importante del
registro geológico en algunas áreas. Los sedimentos fluviales terciarios de la región de las Grandes
Llanuras de las Montañas Rocosas de los Estados Unidos, las areniscas eólicas de la Meseta de
Colorado, los sedimentos lacustres terciarios (Formación Río Verde) de Wyoming y Colorado, y los
depósitos glaciales del Paleozoico tardío de Sudáfrica y otras partes de la antigüedad Gondwanaland
son todos ejemplos de depósitos continentales. Algunos sedimentos terrestres tienen importancia
económica. Pueden contener cantidades importantes de gas natural y petróleo, carbón, pizarra
bituminosa y uranio. Ahora examinamos, a su vez, cada uno de los principales ambientes
continentales.

8.2 SISTEMAS FLUVIALES

Los depósitos fluviales, también conocidos como depósitos aluviales, abarcan un amplio espectro
de sedimentos generados por las actividades de ríos, arroyos y procesos asociados de flujo de
gravedad. Dichos depósitos se producen en la actualidad bajo una variedad de condiciones
climáticas y en diversos entornos continentales que van desde áreas desérticas hasta regiones
húmedas y glaciares. Aunque los entornos aluviales se pueden clasificar de muchas maneras (por
ejemplo, Collinson, 1996) y se pueden reconocer muchos subambientes del sistema fluvial, la
mayoría de los depósitos fluviales antiguos se pueden asignar a uno de dos entornos ambientales
amplios: abanicos aluviales y ríos. Estos entornos pueden estar interrelacionados y superpuestos.

ABANICOS ALUVIALES

Definición y Configuración Deposicional

Los abanicos aluviales son depósitos con formas gruesas que se aproximan a un segmento de un
cono y exhiben un perfil convexo de sección transversal (figura 8.1). Muchos tienen pendientes de
deposición bastante empinadas. Los sedimentos en los abanicos aluviales generalmente están mal
clasificados e incluyen abundantes desechos de grava. Los abanicos aluviales modernos son
particularmente comunes en áreas de alto relieve, generalmente en la base de una cadena
montañosa, donde hay abundante suministro de sedimentos. En muchos casos, forman pendiente
descendente desde fallas de falla mayores. Ocurren tanto en regiones áridas o semiáridas
escasamente vegetativas, donde el transporte de sedimentos ocurre con poca frecuencia pero con
gran violencia durante los repentinos nubarrones, y en las áreas más húmedas donde la lluvia es
intensa. En entornos áridos o semiáridos, los abanicos aluviales pueden descender cuesta abajo en
los suelos del piso desértico con drenaje interno, incluidos los ambientes del lago Playa. En regiones
húmedas, pueden fusionarse hacia abajo con llanuras aluviales o deltaicas y playas o planicies de
marea, o incluso pueden construir en los lagos o el océano. Los fanáticos que construyen cuerpos
de agua estancados se llaman deltas de abanicos (Capítulo 9). A lo largo de los frentes de montaña,
los abanicos aluviales desarrollados en sistemas de drenaje adyacentes pueden fusionarse
lateralmente para formar un pie de monte extensivo o bajada.

Sobre la base del proceso de deposición, los ventiladores aluviales se pueden dividir en ventiladores
dominados por escombros y ventiladores dominados por flujos de flujo (figura 8.2). Aunque los
abanicos aluviales modernos son comunes, las características que caracterizan los depósitos de
abanicos aluviales y que los distinguen de otros depósitos fluviales son controvertidos. Algunos
autores (por ejemplo, Blair y McPherson, 1994a) consideran a los abanicos aluviales como rasgos de
escala relativamente pequeña con pendientes pronunciadas (1.5 ° -25 °) que se depositaron
principalmente por los flujos de sedimentos-gravedad. Particularmente flujos de escombros y flujos
de fluido de régimen de flujo superior. De acuerdo con esta definición, muchos depósitos fluviales
originalmente considerados como abanicos no son verdaderos abanicos aluviales.

Figura 8.1 Vista aérea de un ventilador aluvial dominado por escombros en la desembocadura de
un cañón en la empinada pared este de Death Valley, California. La autopista da la escala.
[Fotografía de John Shelton.
Figura 8.2

Diagramas esquemáticos que ilustran las características deposicionales de (A) flujo de escombros
y (B) ventiladores aluviales dominados por flujo adyacente a fallas normales activas. [Modificado
de Blair y McPherson, 1 994, fans aluviales y su distinción natural de los ríos basada en morfología,
proceso hidráulico, procesos sedimentarios y ensamblajes de facies: jour. Sedimentary Research,
v. A34, Fig. 1, p. 455, reproducido con el permiso de la Society for Sedimentary Geology.]

En cambio, se llamarían sistemas fluviales distributarios o deltas trenzados (véase la discusión de


Miall, 1996, página 246). Stanistreet y McCarthy (1993) proponen un espectro más amplio de tipos
de ventiladores que incluyen grandes ventiladores con canales fluviales bien definidos, como el
gigante Kosi Fan de India y el gran Okavango Fan de Botswana (África), así como también pequeños
aficionados como el Ventilador Yana de Alaska (Fig. 8.3).

Procesos sedimentarios en abanicos

A medida que los flujos emergen de canales confinados en un frente de montaña hacia un
ventilador, son libres de extenderse, y el agua puede infiltrarse en el abanico. El poder de la
corriente se reduce, lo que lleva a la deposición. Los flujos de gravedad de los sedimentos, incluidos
los flujos de escombros y los flujos de lodo, son el transporte dominante y los procesos de
deposición de muchos abanicos en las regiones áridas-semiáridas y los ambientes húmedos. Los
depósitos de flujo de escombros (p. Ej., Fig. 2.10) están característicamente clasificados
deficientemente y carecen de estructuras sedimentadas, con la excepción de posibles estratos
escalonados inversos en sus partes basales. Pueden contener bloques de varios tamaños, incluidos
grandes cantos rodados, y son típicamente impermeables y no porosos debido a su alto contenido
de matriz fangosa.

Figura 8.3

Vista aérea del


abanico de
Yana,
montañas
Chugach,
sudeste de
Alaska [De]. C.
Booth Royd y
G. M. Ashley,
1 975,
morfología de
la barra de
proceso, y
estructuras
sedimentarias
en ventiladores trenzados, el noreste del Golfo de Alaska, SEPM Special Pub. 23, Fig. 38, p. 1 96,
reproducido con permiso.]
Se pueden diferenciar tanto los flujos de escombros ricos en climas como los pobres en fragmentos.
Los desechos comúnmente se "congelan" y dejan de fluir después de distancias relativamente cortas
de transporte en pendientes inferiores en el ventilador; sin embargo, se ha informado que algunos
flujos recorren distancias de hasta 24 km (15 millas) (Sharp y Nobles, 1953). Los flujos de lodo son
similares a los flujos de escombros, pero consisten principalmente de sedimentos del tamaño de
arena y más finos. Los deslizamientos de tierra se asocian comúnmente con flujos de escombros, y
en muchos casos los depósitos de deslizamientos forman una fuente de sedimentos para los flujos
de escombros. La superficie del ventilador dominado por el flujo de escombros tiende a ser
empinada con poca vegetación (por ejemplo, Fig. 8.1).

Los procesos de flujo de flujo (flujo de fluido) tienen lugar en todos los tipos de ventiladores aluviales
y son el principal mecanismo de transporte en abanicos dominados por flujos de flujo. Dos tipos de
procesos de flujo de flujo son operativos: inyección de hoja y flujo de canal incidido (Blair y
McPherson, 1994b). Sheetflood es una amplia extensión de agua de escorrentía no confinada,
cargada de sedimentos que se mueve hacia abajo, producida actualmente por una descarga
catastrófica. La concentración de sedimentos en los flujos de agua es típicamente de alrededor del
20 por ciento; los flujos que contienen entre 20 y 45 por ciento de sedimento se denominan
hiperconcentrados. El flujo del canal inclinado se lleva a cabo a través de canales de 1-4 m de altura,
incisos en el ventilador superior. Estos canales facilitan el movimiento descendente de los flujos de
gravedad de los sedimentos y las inundaciones de las láminas. Después de que se produce la
deposición por flujo de escombros o procesos de flujo de corriente, la posterior reelaboración
superficial puede tener lugar mediante la descarga de la lluvia o el deshielo, la actividad eólica
(viento) y la bioturbación de plantas y animales.

Características distintivas de los abanicos aluviales

Los abanicos aluviales tienen forma de cono para arquear en vista de plano, con una red de canales
distributarios de ramificación (Fig. 8.1, 8.2}. El largo pmfile, desde la cabeza de abanico hasta fantoe,
es comúnmente cóncavo hacia arriba, el mayor rebaje ocurre en el ápice del abanico y los
desengrasantes abajo del abanico. El perfil transversal o del abanico cruzado es generalmente
convexo hacia arriba. Los sedimentos aluviales del abanico están dominados por depósitos graves,
que típicamente muestran la disminución del tamaño del grano y el espesor del lecho, y un aumento
en la clasificación del sedimento. Los ventiladores dominados se caracterizan por lóbulos de
sedimentos gruesos pobremente clasificados, comúnmente con una matriz fangosa. Los sedimentos
de flujo de arroyos constituyen depósitos de grava, arena y limo más parecidos a láminas que
pueden clasificarse de forma moderada, estar entre lechos cruzados, laminados o casi sin
estructura.

Hooke (1967) sugirió que la escorrentía en los depósitos gruesos del abanico superior puede filtrarse
a través del subsuelo y depositar rápidamente un lóbulo de grava como un depósito de tamiz.
Presumiblemente, se generan depósitos de grava altamente permeables que permiten el paso del
agua en lugar de los depósitos, reteniendo solo el material más grueso. Los depósitos de tamices
han sido considerados por mucho tiempo como características distintivas de los abanicos aluviales;
sin embargo, Blair y McPherson (1994b, p.376) cuestionan la validez del concepto de tamiz,
sugiriendo, en cambio, que la mayoría de los llamados Jobes de tamiz son en realidad depósitos de
flujo de escombros. Roger Hooke (comunicación personal, 2004) no ve razón para cambiar de
opinión sobre el concepto de lóbulos de tamiz, y sostiene que el concepto sigue siendo válido y útil.

Muchas camas individuales en abanicos aluviales pueden mostrar tendencias de tamaño de grano
vertical no detectables; sin embargo; otros pueden volverse más finos o más groseros hacia arriba.
En general, los depósitos de abanicos aluviales tienden a caracterizarse por un engrosamiento
fuertemente desarrollado, y

sucesiones ascendentes, causadas por programador de ventilador activo o outbuildiltg. No


obstante, algunos ventiladores muestran sucesiones de adelgazamiento y adelgazamiento, que
indican una relativa inactividad de los procesos de deposición o retrogradación del abanico
(retroceso) (Nilsen, 1982). El espesor de estas sucesiones ascendentes o ascendentes puede ser de
cientos o incluso miles de metros, por ejemplo, depósitos de abanicos aluviales del Mioceno de la
Brecha de San Onofre cerca de Dana Point, sur de California y depósitos de abanicos aluviales del
Devónico a lo largo del norte. margen de la cuenca Hornelen, Noruega. Los depósitos de abanicos
aluviales se clasifican lateralmente en depósitos no fisonómicos, como los sedimentos fluviales-
planos, los depósitos arrastrados por el viento o los sedimentos del lago Playa.

Antiguos depósitos aluviales y abanicos

Los abanicos aluviales pueden haber sido particularmente importantes en el Precámbrico y el


Paleozoico temprano, antes de la aparición de plantas terrestres que pudieran proporcionar una
cubierta vegetal adecuada para inhibir la erosión; sin embargo, se han informado depósitos de
abanicos aluviales a partir de sucesiones estratigráficas de muchas otras edades. Las ocurrencias
reportadas incluyen depósitos de abanicos aluviales en la cuenca Devonian-Hornelen de Noruega,
el Devónico Carbonífero de la Península de Gaspe, Canadá, sucesiones Permo-Carboníferas en
Inglaterra, el Triásico Conglomerado Monte Toby de Massachusetts y la Formación Jurásica Todos
Santos de Nuevo México , así como numerosos ejemplos terciarios en los Estados Unidos y en otras
partes del mundo (véase el listado de Blair y McPherson, 1994a).

La Formación Cannes de Roche (Carbonífero) de la Península de Gaspe, Canadá, proporciona un


ejemplo paleozoico (Rust, 1981). Un modelo de deposición esquemático para esta formación se
muestra en la figura 8.4. El Miembro Inferior de la formación, interpretado como depósitos de
abanicos aluviales, consiste en brechas rojas gruesas intercaladas con areniscas limosas y mudstone.
Figura 8.4

Modelo deposicional de abanicos aluviales, la Formación Cannes de Roche (Carbonífero), Gaspe


Peninsula, Canadá. [Redibujado de Rust, 1 981, depósitos aluviales y estilo tectónico: sucesiones
Devónicas y Carboníferas en Gaspe oriental, en Miall, AD (ed.), Sedimentación y tectónica en
cuencas aluviales: Geological Association of Canada Special Paper 23, Fig. 1 2 , pag. 65,
reproducido con permiso.]

Los clastos de brechas son predominantemente piedra caliza silícea. Estas unidades de brechas
burdas se interpretan como depósitos de flujo de escombros sobre la base de una mala clasificación
y falta de estratificación. Las brechas rojas, areniscas y lutitas interestratificadas, estratificadas
horizontalmente y estratificadas en forma cruzada en el Miembro Inferior, así como en el Miembro
Medio, se interpretan como formadas por procesos de flujo de flujo. El Miembro Medio es el
equivalente de grano más fino y menos fanático de los depósitos proximales gruesos del Miembro
Inferior. El miembro superior de la formación consiste en un conglomerado de pulido a gris con
adoquines adoquinados, arenisca y mudstone que contiene abundantes fragmentos de plantas. Se
considera que este miembro es el depósito de un río cercano que fluyó a través de la llanura aluvial.

Sistemas de Ríos

Los sistemas fluviales a través del tiempo han sido más importantes como conductos de transporte
de sedimentos a lagos y océanos que como sitios de deposición. No obstante, los ríos depositan
sedimentos y parte de este sedimento se conserva bajo ciertas condiciones para formar parte del
antiguo registro sedimentario. Para reconocer y comprender los depósitos de los antiguos sistemas
fluviales, es útil examinar las formas de los canales, los procesos de transporte de sedimentos y las
características de los sedimentos de los ríos modernos.
Forma de canal

Según Leeder (1999, p 311), la forma chammel de los ríos se puede describir en términos de la
desviación del canal de una vía recta (sinuosidad), el número de canales (individual o múltiple), el
grado de subdivisión del canal por grandes formas de cama (barras) e islas de acreción de las cuales
los alcances divergen y convergen (braidilzg), y la subdivisión de canales distributivos más
permanentes en canales estacionarios más pequeños (separados por llanuras de inundación) que
contienen sus propios canales y barras de puntos (anastomosis). Algunas de estas características,
como el tamaño y la forma de las barras, varían como una fusión de los niveles del río; es decir,
pueden aparecer de forma diferente en la etapa de agua baja que en la etapa de inundación.

En el pasado, era una práctica común clasificar los ríos en tres tipos principales en función de la
forma del canal: serpenteo (de un solo canal) (p. Ej., Figura 8.5),

Figura 8.5

Dos pequeños ríos serpenteantes en un amplio valle aluvial, Brooks Range, al norte de Alaska.
Tenga en cuenta numerosos meandros de corte.
Pág 268-274

Otros depósitos antiguos en el desierto

Se han descrito antiguas areniscas interpretadas como depósitos arrastrados por el viento a partir
de sucesiones sedimentarias tan antiguas como el precámbrico de muchas partes del mundo. Uno
de los registros eólicos más extensos e intensamente estudiados es el de fines del siglo pasado.

Paleozoico y Mesozoico del interior occidental de los Estados Unidos (Blakey, Peterson y Kocurek, 1
988). Además de la piedra arenisca Navajo, descrita anteriormente, los depósitos eólicos están muy
extendidos desde Montana a Arizona e incluyen Pensilvania (por ejemplo, Weber y Tensleep),
Pérmico (por ejemplo, Cedar Mesa y Coconino), Triásico (por ejemplo, Jelm y Wingate) y Jurásico
(Entrada) formaciones. Este impresionante sistema eólico consiste en conjuntos gruesos y extensos
que representan la deposición de diferentes tipos de dunas y complejos eólicos e interacción entre
ambientes eólicos, fluviales, marinos y lacustres.

Ejemplos de otros continentes incluyen el Pérmico Rotliegendes del noroeste de Europa, la


Formación Botucatu Jurásico-Cretácico de la Cuenca del Paraná de Brasil, la Piedra arenisca del
Pórtico Inferior de Gran Bretaña, la Piedra arenisca Hopeman Permo-Triásica de Escocia, la Arenisca
de Corrie del Pérmico de Escocia, y el proterozoico (precámbrico) de la India y el noroeste de África.
El Rotliegendes ha sido particularmente bien estudiado (por ejemplo, Glennie, 1986). Se acumuló
en una serie de cuencas graben (falla) como depósitos intercalados eólicos, fluviales, lacustres
(lacustres) y sabkha (evaporita), lo que nuevamente ilustra la interacción compleja de los sistemas
eólico y nooliano. Otros ejemplos de depósitos eólicos antiguos se pueden encontrar en "Further
Reading-Eolian Systems" al final de este capítulo.

8.4 SISTEMAS LACUSTRES

Los lagos cubren alrededor del 1-2 por ciento de la superficie de la Tierra. Debido a que los
continentes del mundo se encuentran actualmente en un estado de emergencia superior al que era
típico de gran parte del tiempo de Fanerozoic, la sedimentación del lago es más frecuente hoy de lo
que era durante gran parte del pasado geológico. De hecho, los antiguos sedimentos lacustres
parecen tener escasa importancia volumétrica en el registro estratigráfico global, aunque se han
descrito en sucesiones estratigráficas que varían en edad desde el Precámbrico hasta el Holoceno.
Aunque no abunda en el registro geológico, los sedimentos lacustres son importantes. La química
del lago es sensible a las condiciones climáticas, lo que hace que los sedimentos lacustres sean
indicadores útiles de climas pasados. Por ejemplo, varios estudios han demostrado que los episodios
antiguos de climas húmedos y secos se pueden descifrar sobre la base de la química del sedimento
del lago y la mineralogía. Además, algunos depósitos lacustres contienen cantidades
económicamente significativas de esquistos bituminosos, minerales evaporíticos, carbón, uranio o
hierro. Muchos sedimentos lacustres también contienen abundante materia orgánica fina que
puede actuar después del enterramiento como material de origen para el petróleo (Katz, 1990).
Origen y tamaño de los lagos

Las cuencas, o depresiones, en las que se forman los lagos se pueden crear mediante una variedad
de mecanismos, que incluyen movimientos tectónicos como fallas y rifting; procesos glaciales tales
como fregado de hielo, represamiento de hielo y represamiento de morenas; deslizamientos de
tierra u otros movimientos masivos; actividad volcánica como represamiento de lava o explosión y
colapso del cráter; deflación por socavación del viento o represamiento por arena arrastrada por el
viento; y la actividad fluvial como la formación de lagunas y lagos. Muchos lagos existentes parecen
haberse originado directa o indirectamente por procesos glaciales (Picard y High, 1981) y, por lo
tanto, pueden no ser típicos de los lagos antiguos, que se formaron predominantemente por
procesos tectónicos. Por otro lado, sabemos que algunos grandes lagos modernos también se
formaron por procesos tectónicos (p. Ej., Lago Tanganyika en el sistema de rift de África oriental,
lago Baikal en el sistema de grietas Baikel en Siberia) y procesos volcánicos (p. Ej., Crater Lake,
Oregón). De los veinticinco lagos más grandes por área de superficie en la actualidad, diez son de
origen glaciar, siete ocupan depresiones cratónicas y cuatro están en valles de grietas (Smith, 1990).

Los lagos modernos varían en dimensiones de área desde unas pocas decenas de metros cuadrados
hasta decenas de miles de kilómetros cuadrados. El lago moderno más grande es el salino, el Mar
Caspio interior con una superficie de 436,000 km2 (Van der Leeden, 1975). Otros Jakes grandes con
áreas de superficie que varían entre 50,000 y 100,000 km2 incluyen el Lago Superior, el Lago Huron
y el Lago Michigan en América del Norte; El lago Victoria, ubicado entre Uganda y Kenia en el este-
centro de África; y el Lago Aral al este del Mar Caspio. Las profundidades del agua de los lagos
modernos van desde unos pocos metros en pequeños estanques hasta más de 1700 m en el lago
más profundo del mundo, el lago Baikal, Siberia. La profundidad del agua y el área de superficie no
están necesariamente relacionados; por lo tanto, algunos de los Jakes más grandes tienen
profundidades muy poco profundas y viceversa. Por ejemplo, el Lago Victoria tiene una superficie
de 68,000 km2 pero una profundidad máxima de solo 79 m, mientras que Crater Lake, Oregon, con
una superficie de aproximadamente 52 km2 tiene una profundidad máxima de aproximadamente
580 m.

Los sedimentos lacustres conservados muestran que los antiguos lagos también varían en tamaño
desde pequeños estanques hasta grandes masas de agua que superan los 100.000 km2. Tres de los
lagos antiguos más grandes reconocidos son el Triásico Superior Popo Agie Lake de Wyoming y Utah,
que tenían una extensión mínima de área, basada en el registro de sedimentos preservados, de
130,000 km2 (Picard y High, 1981); el lago jurásico T'oo'dichi 'de la meseta oriental de Colorado, con
un área de 150,000 km2 (Turner y Fishman, 1991); y la Cuenca del Río Verde del Eoceno, con un
área de aproximadamente 100,000 km2 (Eugster y Hardie, 1978). Según Bohacs, Caroll y Neal
(2003), los antiguos estratos lacustres del Sistema Cretácico del Atlántico Sur y el este de China y el
sistema Pérmico del oeste de China se extienden hasta 300,000 km2. El espesor reportado de
sedimentos de lagos antiguos preservados varía desde menos de 20 m hasta 9000 m (p. ej., Pliocene
Ridge Basin Group, California, Link y Osborne, 1978). El tamaño y el carácter del lago es una función
compleja de cuatro variables principales: profundidad del piso de la cuenca, altura del alféizar,
suministro de agua y suministro de sedimentos (Bohacs, Carroll y Neal, 2003).

Configuración del lago y principales tipos de lagos


Los lagos modernos se encuentran en una variedad de ambientes ambientales, incluyendo llanuras
glaciadas en el interior y valles montañosos, llanuras y regiones montañosas no glaciares, desiertos
y llanuras costeras. Existen bajo un espectro de condiciones climáticas que van desde muy calientes
a muy frías y desde muy áridas a muy húmedas. La mayoría de los lagos están llenos de agua dulce,
pero otros, como el Mar Caspio y muchos lagos en regiones áridas (por ejemplo, Great Salt Lake,
Utah) son altamente salinos. Muchos lagos están asociados con otros tipos de sistemas
deposicionales, especialmente sistemas glaciales, fluviales, eólicos y deltaicos. Los procesos
deposicionales que ocurren en los lagos están influenciados tanto por las condiciones climáticas
como por una variedad de factores físicos, químicos y biológicos que incluyen la química de sus
aguas y las fluctuaciones en sus costas y el suministro de sedimentos siliciclasticos. Algunos atributos
del ambiente deposicional lacustre son similares a los de los ambientes marinos; sin embargo,
existen diferencias importantes en términos de factores tales como tamaño de la cuenca, química
del agua, procesos físicos (por ejemplo, ausencia de mareas en lagos) y procesos biológicos (por
ejemplo, Gierlowski Kordesch y Kelts, 1994b).

Los lagos abiertos son aquellos que tienen una salida de agua y una línea de costa fija relativamente
estable y en los que el flujo de entrada y la precipitación se equilibran aproximadamente con el flujo
de salida y la evaporación. La sedimentación siliciclástica comúnmente predomina en los lagos
abiertos; sin embargo, la sedimentación química puede ocurrir en lagos abiertos que tienen un bajo
suministro de sedimentos clásticos. Los lagos cerrados no tienen una salida importante y tienen
costas fluctuantes; El flujo de entrada suele excederse por evaporación e infiltración. Estas
condiciones conducen a la concentración de iones en el agua del lago y al predominio de la
sedimentación química, aunque también pueden acumularse sedimentos siliciclásticos.

Factores que controlan la sedimentación del lago

Los tipos de sedimentos depositados en los lagos son el resultado de un complicado equilibrio entre
los procesos físicos, químicos y biológicos (figura 8.23). Los factores climáticos afectan la
sedimentación del lago de muchas maneras. Por ejemplo, la distribución global de los lagos refleja
los patrones climáticos globales. El nivel de agua en los lagos se mantiene por el equilibrio entre la
evaporación y la precipitación. El clima puede determinar si un lago se llena hasta desbordarse
(abrir) o si actúa como una cuenca interna de drenaje (cerrada). El tipo de sedimentación química
en los lagos refleja fuertemente las condiciones climáticas. Por ejemplo, la sedimentación química
en lagos de regiones áridas está dominada por la precipitación de yeso, halita y varias otras sales,
pero en climas húmedos la sedimentación química está dominada por la deposición de carbonato.
La entrada de sedimentos a los lagos está influenciada por la cubierta vegetal en el área de drenaje
de los lagos y es mayor en las regiones áridas con poca cubierta vegetal. En climas fríos, las caídas
de temperatura estacionales conducen a la congelación de lagos, causando una disminución en la
entrada de sedimentos y el cese de la actividad de las olas, permitiendo la deposición de sedimentos
en suspensión de grano fino durante estas condiciones de aguas tranquilas. El clima y la fisiografía
de la configuración del lago también determinan las condiciones climáticas locales sobre los lagos.
Tormentas severas y localizadas con fuertes vientos pueden causar una considerable erosión
costera, junto con el transporte y depósito de sedimentos, durante períodos cortos de tiempo.
Procesos físicos

Los procesos físicos que interactúan en los lagos para provocar el transporte y la deposición de
sedimentos incluyen el viento, el flujo del río y el calentamiento atmosférico. Los procesos eólicos
son de gran importancia porque los vientos crean olas y corrientes. El flujo del río puede generar
grandes cantidades de sedimentos finos que se extienden en aguas superficiales muy alejadas hacia
un lago (figura 8.23), o puede generar subdesbordamientos de densidad o cúmulos de turbidez que
transportan sedimentos a lo largo de la parte inferior hacia el centro de la cuenca. El flujo del río
también puede crear corrientes que fluyen a lo largo de los márgenes de los lagos. Otras corrientes
pueden ser generadas por el flujo de agua a lo largo del fondo del lago hacia un punto de descarga
del lago. El calentamiento atmosférico, que es una función del clima, es responsable de las
diferencias de derosidad en el agua del lago.

Figura 8.23

Los procesos sedimentarios en los lagos implican un equilibrio entre la entrada de clásticos por
los ríos, la redistribución de los elementos plásticos por las olas y las corrientes producidas por las
olas, el transporte de clastos finos como flujos turbulentos, el movimiento descendente de las
partículas finas y gruesas por turbidez e in situ producción de sedimentos biológicos y químicos.
El término termoclina se refiere al límite entre el agua superficial cálida de baja densidad y el agua
más fría y de mayor densidad y profundidad. [Diagrama basado en numerosas fuentes.]

Estas diferencias pueden causar la estratificación del agua, por un lado, (calentamiento del agua
superficial) o, bajo ciertas condiciones, la generación de corrientes de densidad (por enfriamiento
del agua superficial) que producen la mezcla y el vuelco del lago. Además, las variaciones de
temperatura pueden provocar el congelamiento y el derretimiento alternos de las aguas
superficiales del lago, lo que afecta el transporte de sedimentos dentro del lago.

Por lo tanto, una variedad de transporte de sedimentos y mecanismos de depósito operan en lagos.
La deposición de sedimentos siliciclásticos en la porción más profunda y más tranquila de los lagos
puede producirse por sedimentación de partículas finas que se suspendieron en la columna de agua
debido a la actividad ondulatoria y actual, o la deposición puede ocurrir por las corrientes de
turbidez generadas por descargas de sedimentos en lagos . La sedimentación puede ocurrir también
a lo largo de la costa poco profunda de los lagos por las corrientes de tracción generadas por el
viento o las corrientes de entrada del río desviadas a lo largo del margen del lago. Un tipo de proceso
de sedimentación en el lago que parece ser particularmente característico de los lagos de clima frío
es la formación de varvas, que son muy delgadas y alternan capas de sedimentos de color claro y
oscuro. Las láminas gruesas, de color claro, de grano grueso acumulan sedimentación de suspensión
de sedimentos finos durante las condiciones de verano. Las láminas oscuras más finas, de grano más
fino, orgánicas y ricas en fibra se forman por suspensión lenta durante los meses de invierno cuando
los lagos se congelan.

Procesos Químicos

La deposición de sedimentos formados químicamente es particularmente común en lagos cerrados.


La química de las aguas del lago varía de un lago a otro, pero está dominada por calcio, magnesio,
sodio, potasio, carbonato, sulfato y iones cloruro. Por lo tanto, los sedimentos químicos más
comunes en los lagos de las regiones húmedas son carbonatos, aunque fosfatos, sulfuros, cherts y
óxidos de hierro y manganeso están presentes en algunos lagos. En las regiones áridas, donde las
tasas de evaporación son altas, los sedimentos químicos de los lagos están dominados por
carbonatos, sulfatos y cloruros. Los depósitos de evaporita de los lagos incluyen muchos minerales
de evaporita marina comunes como yeso, anhidrita, halita y silvita, pero también incluyen varios
minerales como trona, bórax, epsomita y bloedita que no son comunes en las evaporitas marinas
(Capítulo 7). El pH de las aguas del lago comúnmente cae entre 6 y 9; sin embargo, puede oscilar
entre menos de 2 (altamente ácido) en algunos lagos volcánicos hasta 12 (altamente alcalino) en
algunos lagos desérticos cerrados. Aunque los procesos de sedimentación química son más
importantes en lagos cerrados, también pueden predominar en algunos lagos abiertos donde el
suministro de sedimentos clásticos es bajo.

Procesos Biológicos

Los organismos desempeñan un papel importante en la sedimentación del lago extrayendo


elementos químicos del agua del lago para construir caparazones y la posterior deposición de estas
conchas, extracción de CO2 durante la fotosíntesis (contribuyendo así a la precipitación de CaCO3),
aportando restos vegetales para formar depósitos vegetales y bioturbación de sedimentos Muchos
tipos de organismos viven en lagos y contribuyen con sus restos esqueléticos y no esqueléticos a los
sedimentos del lago. Las diatomeas silíceas son particularmente comunes y notables. Las diatomeas
realizan la fotosíntesis y son el único tipo importante de organismo de lago que produce pruebas
silíceas. Sus restos forman importantes depósitos de diatomita en muchos lagos del Pleistoceno.
Pelecípodos, gasterópodos, algas calcáreas y ostrácodos también abundan en muchos lagos y son
importantes contribuyentes de los sedimentos de carbonato de calcio. Las algas azul-verdes
(cianobacterias) continúan la fotosíntesis y también atrapan sedimentos finos para formar
estromatolitos. Muchos tipos diferentes de plantas superiores viven en lagos. Bajo las condiciones
reductoras y las altas tasas de sedimentación que existen en algunos lagos, los restos de las plantas
superiores pueden conservarse parcialmente para eventualmente formar turba y carbón.
Considerando el tamaño pequeño de muchos lagos y su alcalinidad y capacidad amortiguadoras
generalmente más bajas, comparados con los del océano abierto, la asimilación de CO2 por las
plantas durante la fotosíntesis es un factor mucho más importante para controlar el pH de los lagos
que el del oceáno.
Por lo tanto, el aumento en el pH causado por la eliminación fotosintética del CO2 probablemente
ejerza un control dominante para facilitar la sedimentación de carbonato en lagos. Finalmente,
organismos como pelecípodos, camarones de agua dulce y gusanos pueden excavar y volver a
trabajar los sedimentos del lago, destruyendo laminaciones y otras estructuras sedimentarias
primarias.

Características de Depósitos Lacustres

Bohacs et al. (2000) sugiere que los lagos se pueden dividir en tres tipos en función de las
características de relleno: llenado excesivo, relleno de balance y falta de relleno. Las cuencas
lacustres sobrellenadas han abierto persistentemente la hidrología, la química del lago de agua
dulce, la arquitectura de litoral progradacional y los depósitos fluviales comúnmente intercalados.
Ocurren cuando la tasa de suministro de sedimento + agua excede consistentemente el espacio de
alojamiento (el espacio disponible en el que los sedimentos pueden acumularse). Las cuencas
Balance-Fill tienen hidrología intermitentemente abierta, fluctuante química del agua del lago,
estratificación térmica y química, arquitectura mixta progradacional y ecológica, y variada
intercalación de estratos clásticos y carbonatados. Este tipo de cuenca de lago se produce cuando
las tasas de sedimento + suministro de agua y alojamiento están más o menos en equilibrio. Las
cuencas de los lagos sin relleno han cerrado persistentemente la hidrología, la estratificación
química característica, el alto contenido de solutos de las aguas del lago, las características extensas
de desecación, las litologías de alto contraste, la asociación común con los depósitos de evaporita y
la arquitectura de la costa predominantemente agradable. Este tipo de cuenca se produce cuando
las tasas de alojamiento superan consistentemente el suministro de agua y sedimentos disponible,
lo que resulta en cuencas cerradas con lagos efímeros intercalados con playas o piscinas de salmuera
o ambos.

El sedimento de la mayoría de los lagos hidrológicamente abiertos está dominado por depósitos
siliciclásticos, derivados principalmente de los ríos, pero que posiblemente incluyan detritus
volcánico, helado y volcánico. Gran parte de este sedimento se deposita a lo largo de las orillas de
los lagos, particularmente cerca de las desembocaduras de los ríos. El sedimento gravitacional
puede estar presente en los dedos de los pies de los abanicos aluviales o deltas de abanicos que se
extienden hasta el borde del lago o hasta el lago. La arena, asimismo, se acumula principalmente a
lo largo de la orilla del lago en deltas, playas, asadores o barreras. La arena también puede ser
transportada por corrientes de turbidez hacia el centro del lago (figura 8.23), sin embargo, las partes
más profundas del lago se caracterizan particularmente por la presencia de limo fino y arcilla.
Algunos sedimentos fangosos son transportados a aguas más profundas por desbordamientos de
superficie. En lagos estratificados por densidad, los sedimentos fangosos también pueden
transportarse como un flujo de turbidez por encima del agua fría y más densa del lago. Las partículas
más gruesas en tales interflujos se asientan con bastante rapidez y se acumulan como capas de limo.
Las partículas más finas se asientan más lentamente para formar capas de arcilla. Por lo tanto, los
depósitos siliciclásticos de los lagos abiertos pueden consistir en arenas del delta y lodos (y
posiblemente gravas de abanicos aluviales), arenas turbidíticas y limos, y lodos homogéneos a
laminados.

En los lagos abiertos donde el suministro de sedimentos clásticos es bajo, predominan los procesos
químicos y bioquímicos, lo que resulta en la deposición de sedimentos principalmente químicos. La
precipitación de carbonato inorgánico primario (causada por la pérdida de CO2 a través de la
fotosíntesis de la planta y / o el aumento de la temperatura del agua o la mezcla de masas de agua)
y la producción de conchas (por organismos que secretan carbonato de calcio u óxido de silicio)
explica la mayor parte de la sedimentación. Los principales tipos de restos de invertebrados en
sedimentos lacustres incluyen bivalvos, ostrácodos, gasterópodos, diatomeas y carófitos y otras
algas. Los depósitos químicos del lago consisten principalmente en arenas carbonatadas y lodos
(menos comúnmente depósitos de diatomeas silíceos). Los estromatolitos producidos por algas
verdeazuladas (cianobacterias) también son comunes en algunos depósitos lacustres. Varias
cantidades de materia orgánica no carbonada y algunos sedimentos siliciclasticos pueden estar
presentes. La vida vegetal es comúnmente abundante en aguas poco profundas alrededor de los
márgenes del lago, y los depósitos de plantas pueden volverse importantes durante las últimas
etapas del llenado del lago. Los sedimentos de carbonatos pueden interdigitarse a lo largo del
margen del lago con deltaicos siliciclásticos o depósitos aluviales. Las facies típicas en un lago abierto
con baja entrada de sedimentos siliciclásticos se ilustran en la Figura 8.24.

Figura 8.24

Sediment types in open lake characterized by low siliciclastic sediment input include both
chemical/biochemical and sil iciclastic sediment. By contrast, the deposits of open lakes with high
clastic input consist predominantly of siliciclastic sediment. [Redrawn from Eugster, H. P., and K.
Kelts, 1 983, Lacustrine chemical sediments, in Goudie, ]. j., and K. Pye (eds.), Chemical sediments
and geomorphology: Academic Press, New York, Fig. 1 2.2, p. 333, reproduced by permission.]

Los lagos cerrados hidrológicamente se encuentran en regiones de drenaje interior donde los
niveles de los lagos pueden experimentar fluctuaciones considerables debido a las inundaciones
estacionales. Los ventiladores aluviales están comúnmente presentes alrededor de los bordes de
tales lagos, y los delantales arenosos (pisos de arena) de tales ventiladores pueden extenderse hacia
el lago. Durante la marea alta, los bordes de estas capas de arena se pueden volver a trabajar
mediante la acción de las olas, lo que da como resultado la redeposición del sedimento arenoso
ondulado a lo largo del borde del lago. La mayor parte de la sedimentación en los lagos dosificados
tiene lugar por procesos químicos / bioquímicos en aguas hechas salinas por altas tasas de
evaporación. Se reconocen dos tipos de lagos cerrados. Las cuencas perennes reciben entrada de al
menos una corriente perenne. Por lo general, no se secan por completo de un año a otro, aunque
algunos se pueden secar de vez en cuando. La mayoría de los lagos perennes son salinos, pero
algunos están diluidos. Los depósitos de lagos perennes incluyen fangos carbonatados, limos y
arenas, comúnmente con intercrecimientos de minerales evaporíticos, y pueden incluir
estromatolitos (figura 8.25). Las evaporitas acolchadas pueden estar presentes en la parte central
del lago. Las cuencas efímeras de salinas se alimentan de escorrentías efímeras, manantiales y aguas
subterráneas y, por lo general, se secan durante parte de cada año. Los depósitos efímeros de
salinas también pueden contener sedimentos de carbonato, incluido el travertino de primavera o la
toba, pero los depósitos de sal con lecho son mucho más importantes. Los depósitos de solución
salina se interconectan con depósitos de arena silicolástica alrededor del margen de la salina.

Figura 8.25

Subambientes y tipos de sedimentos deposición en una cuenca de lago salino perenne


hidrológicamente cerrada. [Redibujado de Eugster, H. P. y K. Kelts, 1983, sedimentos químicos
lacustres, en Goudie,]. J., y K. Pye (eds.), Sedimentos químicos y geomorfología: Academic Press,
Nueva York, Fig. 1 2.8 y 1 2.9, p. 351, reproducido con permiso).

Numerosos tipos de estructuras sedimentarias ocurren en los sedimentos lacustres, incluyendo


estratificación laminada, varvas, estromatolitos, estratificación cruzada, marcas de ondulaciones,
estrías de partición, estratificación gradual, moldes de surcos, moldes de carga, estructuras de
deformación de sedimentos blandos, madrigueras y caminos de gusanos, gota de lluvia y posibles
impresiones de cristales de hielo, mudcracks y huellas de vertebrados. Las varvas son una de las
características más diagnósticas de los sedimentos lacustres, pero las láminas claras y oscuras que
se asemejan a las varvas también se han descrito en sedimentos no lacustres (por ejemplo, algunos
depósitos marinos laminados). Otra característica distintiva de los sedimentos lacustres es que los
lechos de los lagos individuales tienden a ser delgados y lateralmente continuos en comparación
con los depósitos fluviales asociados (aunque los sedimentos totales del lago pueden ser muy
gruesos). De lo contrario, no hay estructuras de diagnóstico únicas en los sedimentos del lago.
Muchas estructuras sedimentarias de depósitos lacustres son similares a las de los sedimentos
marinos superficiales.
Debido a las altas tasas de sedimentación en los lagos y al hecho de que son sistemas esencialmente
cerrados con respecto al transporte de sedimentos, todos los lagos son características efímeras. Las
cuencas de los lagos finalmente se llenan de sedimentos, y la mayoría se convierten en llanuras
fluviales ya que están invadidas por sistemas fluviales. Por lo tanto, el llenado del lago se considera
comúnmente como un proceso regresivo. Es decir, se cree que los sedimentos más bajos y cercanos
a la costa invaden gradualmente los sedimentos más finos de la cuenca del lago y que a su vez se
cubren con sedimentos fluviales. Este proceso de llenado postulado teóricamente genera una
sucesión ascendente y creciente de facies de lagos. Aunque el llenado final de los lagos y su invasión
por depósitos fluviales programados u otros depósitos de grano grueso pueden generar un patrón
de facies de engrosamiento ascendente, es probable que ocurran sucesiones crecientes de
sedimentos lacustres, excepto quizás en algunos lagos muy pequeños (Picard y High, 1981).

Depósitos del lago antiguo

Los sedimentos del lago se conservan en una variedad de entornos tectónicos, incluidos los sistemas
de grietas extensionales, las cuencas antideslizantes, las cuencas de antepaís y las cuencas
cratónicas. Los sedimentos del lago antiguo son conocidos en muchas partes del mundo en
sucesiones sedimentarias que van desde el precámbrico al holoceno (por ejemplo, Gierlowski-
Kordesch y Kelts, 1994a).

Algunos de los depósitos lacustres más conocidos en América del Norte incluyen la Formación
Plioceno Glenn Ferry de la llanura del río Snake; la formación Eocene Green River de Utah, Colorado
y Wyoming, conocida por sus depósitos de lutitas bituminosas; gran parte de la Formación Jurásica
Morrison de la Meseta de Colorado, famosa por sus restos de dinosaurios; partes del Grupo Triassic
Chugwater de Wyoming; Triassic Supergroup rift cuencas del este de América del Norte; la
formación Devonian Escuminac del sur de Quebec; y la Formación Carbonífero de Strathlorne de
Nueva Escocia. Algunos depósitos de lagos bien conocidos de otras partes del mundo incluyen los
depósitos cenozoicos de grietas en la cuenca del este de África; los depósitos cretáceos de grietas
en la cuenca del Brasil (que son rocas fuente para gran parte del petróleo de Brasil; Abrahao y
Warme, 1990); los clastos, evaporitas y carbonatos del Triásico Keuper Marl del sur de Gales; los
estratos Permo-Triásico de Beaufort de la cuenca oriental de Karoo, Natal, Sudáfrica; partes de los
depósitos Rotliegend del Pérmico inferior del sudoeste y el este de Alemania; y los sedimentos
medios del Devónico de Old Red Sandstone de Orcadian Basin, al noreste de Escocia. Muchos de
estos depósitos lacustres de todo el mundo incluyen gruesas sucesiones de lutitas orgánicas ricas
en rocas fuente importantes para el petróleo (Katz, 1990). Una reciente monografía editada por
Gierlowski Kordesch y Kelts (2000), titulada "Cuencas de los lagos a través del espacio y el tiempo",
resume las características de 60 lagos antiguos adicionales que van desde el Carbonífero hasta el
Cuaternario.