You are on page 1of 7

CORAZON

El corazón pesa entre 7 y 15 onzas (200 a 425 gramos) y es un poco más grande que una mano
cerrada. Al final de una vida larga, el corazón de una persona puede haber latido (es decir,
haberse dilatado y contraído) más de 3.500 millones de veces. Cada día, el corazón medio late
100.000 veces, bombeando aproximadamente 2.000 galones (7.571 litros) de sangre.

El corazón se encuentra entre los pulmones en el centro del pecho, detrás y levemente a la
izquierda del esternón. Una membrana de dos capas, denominada «pericardio» envuelve el
corazón como una bolsa. La capa externa del pericardio rodea el nacimiento de los principales
vasos sanguíneos del corazón y está unida a la espina dorsal, al diafragma y a otras partes del
cuerpo por medio de ligamentos. La capa interna del pericardio está unida al músculo
cardíaco. Una capa de líquido separa las dos capas de la membrana, permitiendo que el
corazón se mueva al latir a la vez que permanece unido al cuerpo.
El corazón tiene cuatro cavidades. Las cavidades superiores se denominan «aurícula izquierda»
y «aurícula derecha» y las cavidades inferiores se denominan «ventrículo izquierdo» y
«ventrículo derecho». Una pared muscular denominada «tabique» separa las aurículas
izquierda y derecha y los ventrículos izquierdo y derecho. El ventrículo izquierdo es la cavidad
más grande y fuerte del corazón. Las paredes del ventrículo izquierdo tienen un grosor de sólo
media pulgada (poco más de un centímetro), pero tienen la fuerza suficiente para impeler la
sangre a través de la válvula aórtica hacia el resto del cuerpo.

Las válvulas cardíacas

Las válvulas que controlan el flujo de la sangre por el corazón son cuatro:

La válvula tricúspide controla el flujo sanguíneo entre la aurícula derecha y el ventrículo


derecho.

La válvula pulmonar controla el flujo sanguíneo del ventrículo derecho a las arterias
pulmonares, las cuales transportan la sangre a los pulmones para oxigenarla.

La válvula mitral permite que la sangre rica en oxígeno proveniente de los pulmones pase de la
aurícula izquierda al ventrículo izquierdo.

La válvula aórtica permite que la sangre rica en oxígeno pase del ventrículo izquierdo a la
aorta, la arteria más grande del cuerpo, la cual transporta la sangre al resto del organismo.

El sistema de conducción

Los impulsos eléctricos generados por el músculo cardíaco (el miocardio) estimulan la
contracción del corazón. Esta señal eléctrica se origina en el nódulo sinoauricular (SA) ubicado
en la parte superior de la aurícula derecha. El nódulo SA también se denomina el «marcapasos
natural» del corazón. Los impulsos eléctricos de este marcapasos natural se propagan por las
fibras musculares de las aurículas y los ventrículos estimulando su contracción. Aunque el
nódulo SA envía impulsos eléctricos a una velocidad determinada, la frecuencia cardíaca
podría variar según las demandas físicas o el nivel de estrés o debido a factores hormonales.

El aparato circulatorio

El corazón y el aparato circulatorio componen el aparato cardiovascular. El corazón actúa


como una bomba que impulsa la sangre hacia los órganos, tejidos y células del organismo. La
sangre suministra oxígeno y nutrientes a cada célula y recoge el dióxido de carbono y las
sustancias de desecho producidas por esas células. La sangre es transportada desde el corazón
al resto del cuerpo por medio de una red compleja de arterias, arteriolas y capilares y regresa
al corazón por las vénulas y venas. Si se unieran todos los vasos de esta extensa red y se
colocaran en línea recta, cubrirían una distancia de 60.000 millas (más de 96.500 kilómetros),
lo suficiente como para circundar la tierra más de dos veces.
Tipos de músculos

El músculo es un órgano fibroso que tiene la capacidad de contraerse. El cuerpo humano está
compuesto por unos 650 músculos distintos y se caracterizan por adaptarse con gran facilidad.

Existen distintas formas de clasificar a este músculo, algunas de ellas son:

Según su función y características:

1. Esqueléticos: estos músculos, junto con los tendones, son los que mantienen unido al
esqueleto. Gracias a estos, el cuerpo adquiere forma y sus movimientos pueden ser
controlados por el individuo. Permiten llevar a cabo la función locomotora y se destacan por
contraerse rápida y velozmente. Se caracterizan por poseer numerosas estrías y núcleos en
sus fibras. De los 650 músculos que componen el cuerpo humano, unos 600 entran dentro de
esta categoría, y se ubican principalmente en los brazos, pecho, piernas y abdomen. También
se los conoce bajo el nombre de voluntarios, puesto que el individuo los mueve
voluntariamente.

2. Lisos: estos músculos están compuestos de células lisas, largas y angostas y se ubican en los
órganos internos (como intestinos y estómago) y vasos sanguíneos. A diferencia de los
músculos esqueléticos, estos son controlados por el sistema nervioso autónomo, y no por el
individuo, es por esto que también se los conoce bajo el nombre de involuntarios. Si bien
funcionan de forma similar a los anteriores, el tiempo que tardan en contraerse es mayor y no
se agotan tan fácilmente.

3. Cardíacos: gracias a estos músculos, el corazón puede llevar a cabo las contracciones que
permiten transportar la sangre fuera de este órgano. Estos músculos recubren sus paredes y se
caracterizan por tener una estructura estriada.

Nota: en negrita los músculos del corazón


Célula muscular cardiaca

El corazón está constituido por células cilíndricas las cuales se dividen en sus extremos en una
o varias ramas, las cuales establecen conexiones con las ramas de las células adyacentes.
Constituyendo una intricada red de células anastomosadas que se denomina “Sincitio”.

En las zonas de unión donde se juntan las ramas hay membranas celulares especializadas que
no existen en otra célula “Discos intercalados”. Estas membranas contienen áreas de
resistencia eléctrica baja denominadas “ Uniones Comunicantes”, estas facilitan una
conducción muy rápida de los impulsos eléctricos entre dos células.

La capacidad de las células cardiacas para conducir los impulsos eléctricos se denomina
“propiedad de conductividad”. La células cardiacas están rodeadas de una membrana celular
semipermeable que permite el flujo a través de diversas partículas químicas con carga (iones),
como: Na+, K+, Ca+; facilitando la contracción y relajación del corazón.

Tipos de células en el corazón:

1. CARDIOMIOCITOS

Características de los cardiomiocitos:

 El miocito es un tipo de célula estriada


 Células uninucleadas (núcleo grande situado aproximadamente en el centro de la
célula muscular).
 Células que se ramifican, no forman cintas como las de las células musculares,
formando unas estructuras tridimensionales en forma de red. Su contracción provoca
una disminución del volumen.
 Uniones entre células: discos intercalares. Uniones proteicas que tienen una baja
resistencia eléctrica por lo que la conducción eléctrica a su través es muy bueno, los
potenciales de acción se transmiten fácilmente.
 Existe un sincitio funcional, morfológicamente no es un sincitio, pero actúa como tal
gracias a los discos intercalares.

TIPOS DE CARDIOMIOCITOS:

Existen tres tipos de miocitos en el miocarido:

 Auriculares: ocupan las aurículas


 Ventriculares: están en las paredes de los ventrículos
 Conducción y excitación: escasa capacidad contráctil. Están especializadas en conducir
el potencial de acción y excitar los otros cardiomiocitos.

Las células auriculares y ventriculares se encargan de la contracción muscular.


Células de conducción y excitación se organizan en el nódulo sinoauricular (NSA). Son células
que funcionan como el marcapasos cardiaco.

Salen células de conducción y excitación de forma que cuando el impulso se genera se


conduce por toda la bóveda de las aurículas hasta que llega al tabique auriculo-ventricular,
donde hay un anillo de tejido fibroso que genera una zona de aislamiento que impide la
transmisión del potencial de acción.

Las aurículas reciben la sangre y la introducen en los ventrículos. Se puede vivir sin
contracción auricular, gran parte de la sangre auricular llega al ventrículo sin que esta se
contraiga.

Así, el anillo permite que las aurículas se contraigan y tras ellas, después de unos segundos,
los ventrículos.

Sólo existe un punto de comunicación entre los tabiques auriculares y los auriculo
ventrículares:

Nódulo auriculoventricular (NAV).

Este es el único punto que comunica eléctricamente las aurículas con los ventrículos. Las
células de conducción y excitación forman el haz de His que sale del nódulo auriculoventricular
y que se bifurca en dos ramas que circulan por el tabique interventricular y cuando llegan a la
parte inferior forman una red que se distribuye por los músculos miocárdicos ventriculares:
células de Purkinje

Existen unas células alrededor del nódula auriculoventricular: las células Decrementales que
disminuyen la velocidad de conducción del impulso nervioso para que dé tiempo a la aurícula a
contraerse.

2. ENDOTELIALES

Tipo de célula aplanada que recubre el interior de los vasos sanguíneos y sobre todo de los
capilares, formando parte de su pared.

Características

La célula endotelial tapiza el vaso sanguíneo y tiene una configuración elongada con su eje en
dirección del flujo sanguíneo. Posee una longitud aproximada de 25 a 50 micrómetros y un
ancho de 10 a 15 micrómetros. Se han descrito dos tipos de uniones entre células endoteliales:
unas estrechas (tigh) y otras débiles (gap).

Las uniones estrechas son más comunes en las arterias que en las venas. Las uniones tipo (gap)
no se encuentran en los capilares. La importancia de las uniones radica en su capacidad para
limitar el transporte de sustancias y moléculas a través de la capa endotelial elemento que
genera la principal función del endotelio como barrera mecánica.
El núcleo de las células endoteliales está muy aplanado y por eso aparece elíptico en los cortes
visualizados al microscopio. La región nuclear y más gruesa de la célula hace prominencia en la
luz. La porción periférica y más delgada de la célula es tremendamente fina, y las membranas
que miran a la luz o al tejido están separadas por una capa de citoplasma de un grosor de 0,2 a
0,4 micras.

Hay en la región cercana al núcleo un complejo de Golgi y unas pocas mitocondrias, mientras
que en la región delgada periférica del citoplasma hay elementos tubulares tortuosos del
retículo endoplásmico. Son raros los lisosomas, pero no son infrecuentes los cuerpos
multivesiculares.

Un rasgo llamativo de las células endoteliales es la presencia de una numerosa población de


vesículas del plasmalema de unos 70 nanómetros de diámetro, de cuello delgado, que están
presentes en ambas superficies celulares y que se abren a la luz y al espacio extravascular.

La superficie luminal de las células es normalmente de perfil liso, pero a menudo los bordes de
las células vecinas pueden superponerse y entones, puede proyectarse hacia la luz por corta
distancia una cresta o lengüeta. Faltan de ordinario los desmosomas y la zonula adherens, pero
hay una unión ocluyente de pequeño tamaño que en las preparacions de criofractura muestra
de uno a tres cordones intramembranosos paralelos en la cara E.

En la superficie extraluminal o externa, las células endoteliales están en contancto con la


membrana basal y sustancias como colágeno, proteglicanos, heparánsulfato, integrinas; en la
parte luminal las células endoteliales en contacto con la sangre poseen mucopolisacáridos,
glicoproteínas, fibrinógeno y algo de fibrina.

En el cuerpo humano, el conjunto del endotelio vascular puede pesar unos 1,5 kilogramos y
comprende un área de unos 600 metros cuadrados.
Función

 Forman una superficie lisa que facilita el flujo laminar de la sangre y previenen la
adherencia de las células sanguíneas.
 Forman una barrera de permeabilidad para el intercambio de nutrientes entre el
plasma y el intersticio celular, regulando al mismo tiempo el transporte de sustancias
entre ambos.
 Regulan la angiogénesis y el remodelado vascular.
 Contribuyen a la formación y mantenimiento de la matriz extracelular.
 Producen factores de crecimiento en respuesta al daño vascular, influyendo
especialmente en la proliferación del músculo liso vascular.
 Producen sustancias que regulan la agregación plaquetaria, coagulación fenrreacion y
fibrinólisis.
 Sintetizan y degradan diversas hormonas.
 Participan en la respuesta inmune generando citoquinas que modulan la actividad de
los linfocitos.
 Liberan agentes que actúan de forma paracrina sobre las células musculares lisas
adyacentes, regulando su contracción.
 El endotelio vascular produce y libera sustancias vasodilatadoras y vasoconstrictoras.