You are on page 1of 5

Anatomía y fisiología del oído

OIDO EXTERNO

Fisiología

El oído externo es la parte exterior del oído que recoge las ondas sonoras y las dirige al interior del
oído.

 Pabellón auditivo: funciona como una especie de embudo que ayuda a dirigir el sonido
hacia el interior del oído. Sin la presencia de este embudo las ondas sonoras tomarían una
ruta directa hacia el conducto auditivo. Esto haría que el proceso de audición fuera difícil e
ineficaz ya que gran parte del sonido se perdería y sería más difícil escuchar y comprender
los sonidos.

 Conducto auditivo: transmite los sonidos que capta el pabellón auditivo al tímpano.

Anatomía

 Pabellón auditivo: un cartílago plano elástico que tiene la forma del extremo de una
trompeta y está cubierto por piel gruesa.

 Conducto auditivo interno: un conducto (tubo) curvo de aproximadamente 2.5 cm de


longitud que se encuentra en el hueso temporal. Además posee folículos pilosos, glándulas
sebáceas (productoras de cera) y glándulas de ovillo que son las glándulas que dan color a
la cera.

OIDO MEDIO

Fisiología

El oído medio funciona como un transformador acústico, amplificando las ondas sonoras antes de
que lleguen al oído interno.

 Tímpano: Su principal función es la de permitir la audición. Al percibir los estímulos


sonoros del exterior que llegan a través del conducto externo, el tímpano vibra como un
tambor. A través de su conexión directa con los huesecillos del oído medio, en la vibración
del tímpano se inicia la conversión de las ondas sonoras en impulsos nerviosos, que
finalmente llegan al cerebro a través de los órganos del oído interno. Además de
la auditiva, el tímpano cumple una vital función protectora del oído interno. Su forma de
membrana funciona como barrera que impide el ingreso de elementos extraños y de la
ventilación del oído medio.

 Huesillos (martillo, yunque y estribo) Su principal función consiste en transmitir el


movimiento del tímpano al oído interno, a través de la ventana oval. El pie del estribo
empuja la ventana oval poniendo en movimiento el material linfático (linfa) contenido en el
oído interno.

 Ventana oval: Esta membrana se encarga de transmitir el sonido desde el oído medio,
hasta el oído interno. El estribo está adosado directamente sobre la ventana oval,
membrana que cubre una abertura de la cóclea. Cuando el tímpano vibra, el estribo vibra y
la ventana oval también lo hace.
 Ventana redonda: vibra en sentido contrario a las vibraciones que entran a la cóclea a
través de la ventana oval, lo que produce que el fluido de la cóclea se mueva.

 Trompa de Eustaquio: La función de la trompa de Eustaquio es igualar la presión de la


atmósfera a ambos lados del tímpano, y asegurar que esta presión no aumenta dentro del
oído. El tubo se abre cuando tragamos, igualando la presión del aire en el interior y exterior
del oído.

Anatomía:

 Tímpano: el tímpano o membrana timpánica es una delicada estructura del oído,


encargada de separar el oído externo del oído medio. Delgada y pequeña, el diámetro de
la membrana no supera los 8 o 10 mm. Su color es entre gris claro y blanco perla, y su
textura es lisa, elástica y brillante. La cara externa del tímpano se recubre depiel muy
delgada, mientras la cara interior está cubierta de mucosa. Esta mucosa cubre toda la caja
timpánica, cavidad de aire ubicada tras el tímpano y comunicada con las fosas nasales.

 Huesillos: se encuentran en el interior del oído medio conectan internamente la membrana


timpánica con la ventana oval.

 Ventana oval: es una membrana que recubre la entrada a la cóclea

 Ventana redonda: Abertura de forma redondeada situada en la pared interna de la caja


del tímpano que comunica con el caracol. Se halla recubierta de una fina membrana
elástica que permite la vibración de los líquidos del oído interno provocado por el impulso
de las ondas sonoras.

 Trompa de Eustaquio: Se trata de un conducto recubierto por mucosa que es continuidad


de las fosas nasales, con las que se halla en íntima relación.

OIDO INTERNO

Fisiología

Se produce la transducción de la energía a sonido conocido como laberinto ubicado dentro del
hueso temporal.

 Laberinto óseo: Envuelve al laberinto membranoso, está constituido por 3 áreas.

1. Conductos semicirculares: anterior, posterior y lateral, contienen el líquido que ayuda a


mantener el equilibrio.
2. Vestíbulo: registra los movimientos corporales enviando pequeños impulsos al cerebro. El
cerebro los decodifica y utiliza para ayudar al cuerpo a mantener el equilibrio.
3. Cóclea: transforma los sonidos en mensajes nerviosos y los envía al cerebro. Cuando el
tímpano recibe un sonido, éste se transforma en una vibración y se traslada hasta la
cóclea. Allí, los pequeños pelos que recubren la cóclea se mueven y agitan. De esta
manera, le avisan al cerebro que oyes un sonido.

2-Laberinto membranoso: contiene la endolinfa (que se produce en la estría vascular). También


se encarga de llevar la información al cerebro. Se compone de

 El utrículo y el sáculo: su función está relacionada con la detección de la posición de la


cabeza respecto a la gravedad, y no al movimiento voluntario. El sáculo regula en equilibrio
estático, mientras que el utrículo regula en equilibrio dinámico.
 Conducto coclear: producción de endolinfa.
 Órgano espiral (Corti): Es el órgano fundamental de la propiocepción del proceso auditivo
en general, transforma señales acústicas físicas a señales acústicas mecánicas
(cortilinfaticas).
 Nervio sensorial de oído: cumple la función auditiva y transporta información tanto del
sonido como la del equilibrio.

. Anatomía

 Laberinto óseo: El laberinto óseo es la cápsula ósea que rodea al laberinto membranoso.
 Conductos semicirculares: son tres tubos arqueados en semicírculos, implantados en el
vestíbulo y situados en tres planos rectangulares. Los canales semicirculares nos dan la
noción del espacio y, por tanto, contribuyen al mantenimiento del equilibrio de la cabeza y
del cuerpo.
 Vestíbulo: consta de tres conductos con forma de anillo, orientados en tres planos
diferentes. Los tres conductos están llenos de fluido que se mueve conforme a los
movimientos del propio cuerpo. Además del fluido, estos conductos también contienen
miles de fibras pilosas que reaccionan al movimiento del fluido, enviando pequeños
impulsos al cerebro.
 Cóclea: está incluida profundamente en el hueso temporal. Mide 1 cm de ancho y 5 mm y
contiene una membrana basilar enroscada de unos 35 mm de largo, parece la concha de
un caracol se encuentra llena de un fluido llamado perilinfa y contiene dos membranas
colocadas muy cerca una de la otra. Estas membranas forman una especie de pared de
separación en la cóclea

2-Laberinto membranoso: consiste en un sistema hueco que contiene la endolinfa.

 El utrículo y el sáculo: utrículo, cavidad del laberinto del oído en la cual confluyen los tres
conductos semicirculares encargados del equilibrio. Sáculo parte en que se halla dividida la
sección del laberinto membranoso del oído interno que corresponde al vestíbulo; comunica
con el caracol.
 Conducto coclear: conducto membranoso de sección triangular que se extiende desde el
vértice del caracol y que contiene el epitelio auditivo sensoria.
 Órgano espiral (Corti): Está formado por células de soporte, las células ciliadas
sensoriales, la membrana tectoria, y las fibras nerviosas.
 Nervio sensorial de oído: Está compuesto por el nervio coclear, que transporta la
información sobre el sonido y el nervio vestibular, que transporta la información sobre el
equilibrio.

La generación de sensaciones auditivas en el ser humano es un proceso extraordinariamente


complejo, el cual se desarrolla en tres etapas básicas:

 Captación y procesamiento mecánico de las ondas sonoras.

 Conversión de la señal acústica (mecánica) en impulsos nerviosos, y transmisión de


dichos impulsos hasta los centros sensoriales del cerebro.

 Procesamiento neural de la información codificada en forma de impulsos nerviosos.

La captación, procesamiento y transducción de los estímulos sonoros se llevan a cabo en el oído


propiamente dicho, mientras que la etapa de procesamiento neural, en la cual se producen las
diversas sensaciones auditivas, se encuentra ubicada en el cerebro.

Así pues, se pueden distinguir dos regiones o partes del sistema auditivo: la región periférica, en
la cual los estímulos sonoros conservan su carácter original de ondas mecánicas hasta el momento
de su conversión en señales electroquímicas, (incluye el oído externo, medio), y la región central,
en la cual se transforman dichas señales en sensaciones (oído interno, nervio auditivo y cerebro).

El oído, está formado por la parte visible del oído, también llamada aurícula, y el canal
auditivo. Las ondas de sonido, transmitidas por el aire, se colectan y guían a través del
canal auditivo hacia el tímpano, una membrana flexible y circular que vibra cuando las
ondas golpean en él.

A pesar de su pequeño tamaño, es un órgano muy complejo. Actuando a modo de filtro,


el oído transforma todos los sonidos que podemos oír en información precisa a la que
nuestro cerebro puede dar prioridad.

Cada oído está formado por unos mecanismos delicados y muy complejos. En el oído
interno, una red de pequeñas células sensoriales y fibras nerviosas recogen las
vibraciones del sonido y las transforman en impulsos eléctricos que nuestro celebro puede
procesar.
El oído interno representa el final de la cadena de procesamiento mecánico del sonido, y
en él se llevan a cabo tres funciones primordiales: filtraje de la señal sonora, transducción
y generación probabilística de impulsos nerviosos.