You are on page 1of 6

Juan Carlos Cubeiro

Leonor Gallardo

Mourinho
versus
Guardiola
Dos métodos para un mismo
objetivo
Prólogo de Mercedes Coghen
Epílogo de Gabriel Masfurroll

032-MOURINHO VERSUS 01.indd 5 26/10/10 10:44:14


EPÍLOGO

J uan Carlos Cubeiro me ha pedido que escriba el epílogo de


su libro Mourinho versus Guardiola. Pese a que debo empe-
zar diciendo aquello tan tópico de que «las comparaciones son
odiosas», conozco tanto a Guardiola como a Mourinho y esto
me da una cierta ventaja para opinar.
¿Qué voy a decir que no se haya escrito ya? Si algún tema ha
sido tratado desde casi todos los ángulos por muchísimos perio-
distas o sesudos especialistas es éste, porque además de interesan-
te y atractivo para una gran mayoría de la población, tiene mor-
bo. Ambos son dos de los cinco mejores entrenadores del mundo
y, por su juventud, tienen aún un futuro extraordinario, casi ili-
mitado frente a sí. El destino ha querido reunirles de nuevo pero
esta vez frente a frente. Hace unos años les juntó bajo el mismo
techo, en el mismo club. Ambos se formaron en el Fútbol Club
Barcelona, ahora ya convertido en cuna del fútbol mundial. Éste
es ya el primer punto en común.
Mou es hoy llamado ya como «The Special One» y Guardio-
la aún no tiene un sobrenombre pese a que algún ex pupilo haya
tratado de llamarle peyorativamente «el filósofo», lo que denota 211

032-MOURINHO VERSUS 01.indd 211 26/10/10 10:44:22


Mourinho versus Guardiola

la ignorancia, inmadurez y falta de cultura del citado jugador.


De Mou y Pep podemos decir que tienen fuertes personalidades.
Ambos son inteligentes, listos, carismáticos, empáticos, líderes y
ambiciosos en positivo. Quizás José es más egoísta a título per-
sonal que Pep, que tiene una teoría que luego aplica a rajatabla
de compartir los éxitos y las ganancias con los suyos y defender-
los a muerte. Para Guardiola, cuando ganan, lo consigue el equi-
po y éste es no sólo los jugadores, sino todos los que forman el
staff y por ello considera que todos deben ser recompensados. A
esto se le llama team building. Del mismo modo es implacable
cuando alguien trata de romper la armonía del grupo. Algunos
casos son explícitos y han salido por la puerta delantera, de for-
ma casi impensable como «Ronnie», Deco, Eto’o y recientemen-
te «Ibra».
Otros se han reciclado y recuperado en positivo para el equi-
po. En este caso y por conflicto de intereses, pues ahora ocupo la
vicepresidencia de la Fundación del FCB, me quedo con sus
nombres. Pep se diferencia de Cruyff en un punto vital. Cuando
Johan ganaba daba a entender que era gracias a él, a su sabiduría,
que también. Pero cuando perdía siempre hallaba culpables aje-
nos a él: entorno, jugadores, directivos, etc. Incluso había llegado
a cargar contra sus propios jugadores diciendo que no habían
seguido sus instrucciones.
A su vez, ambos «Josés» son muy escrupulosos en preservar su
vida privada y tenerla muy apartada de su faceta pública. Son pro-
fundos estudiosos del fútbol y no dejan nada al albur. Son además
grandes investigadores que constantemente buscan nuevas fórmu-
las que les permitan mejorar. Jamás están satisfechos y siempre
quieren más. Paradójicamente, su gente les respeta, les quiere, y
esto, créanme, no es nada fácil. Son los líderes de sus equipos y
han transformado el rol del entrenador, hasta hace poco, el gran
mártir del fútbol. Ellos están cambiando esta tendencia y se están
convirtiendo en verdaderos CEO de sus equipos. Dirigen, con-
trolan, planifican, analizan y deciden. Están rodeados de profe-
212 sionales de su confianza, de alto nivel, que son sus asesores y

032-MOURINHO VERSUS 01.indd 212 26/10/10 10:44:22


EPÍLOGO

quienes les arropan, les aconsejan y a su vez también les prote-


gen.
Ambos se parecen mucho más de lo que la gente cree. Quizás
Mou tiene más parecido a Helenio Herrera y Pep tiene un estilo
mezcla de Cruyff, Van Gaal y Rijkaard. No en vano fueron entre-
nadores suyos, y el tercero, su predecesor y quien armó en parte
el equipo actual. Ambos han viajado por estos mundos de Dios y
han dedicado esfuerzo y tiempo a aprender. Lo han hecho en
distintos países, de distintos maestros, con distintos futbolistas, y
siguen haciéndolo. Aún recuerdo una anécdota con Mou que
refleja su espíritu de aprender de todo y todos. Hace unos pocos
años, me comentó que quería ir a Estados Unidos un par de me-
ses, a estudiar las técnicas y tecnologías de la NBA. Yo en aquella
época estaba muy vinculado a la NFL y le ofrecí la posibilidad de
ir a este país y hacer un stage con los técnicos más destacados de
este deporte, uno de los más avanzados tecnológicamente, que
pone un importante énfasis en la estrategia y el empleo de tácti-
cas. Cuando parecía que estaba todo organizado, un compromi-
so de última hora de Mou impidió que fuera, pero en Estados
Unidos ya le estaban esperando para compartir con él experien-
cias e ideas.
En el caso de Pep, puedo decir (y es un secreto a voces) que
utiliza los servicios de una empresa que él ha acunado y ayudado
a crecer llamada «Mundoentrenador.com», que ha desarrollado
una tecnología que permite a Pep y a su staff analizar el fútbol
con enorme minuciosidad y planificar sus estrategias y tácticas.
De hecho, hasta la Selección se ha beneficiado de ello y el gol de
Puyol en semifinales es fruto de uno de los «movimientos» prede-
terminados en Can Barça. Esta empresa ha evolucionado mucho
y en estos momentos emplea su tecnología no sólo para el Barça
y el fútbol, sino para distintos deportes, tanto individuales como
colectivos.
Es decir, ambos son enormes profesionales, trabajadores y muy
especiales. Seguramente se preguntarán quién es mejor, ¿verdad?
Pues yo diría que no hay un mejor eterno, pero ellos están y estarán 213

032-MOURINHO VERSUS 01.indd 213 26/10/10 10:44:23


Mourinho versus Guardiola

muchos años entre los mejores, por supuesto sometidos a los vai-
venes inexorables y a veces hasta ridículos del famoso entorno que
no admite triunfadores por demasiado tiempo. Es la gran paradoja
de la vida. Buscamos ídolos, los aupamos, los adoramos y luego no
soportamos que estén en el Olimpo demasiado tiempo. Hay que
recambiarlos por otros y así vuelta a empezar. Es la sociedad del
hedonismo en la que nos hemos instalado.
También se preguntarán, me preguntarán, qué les diferencia.
Pues bien, yo diría que a pesar de su fuerte personalidad, de ser
ambos especiales, quizás Mou es más showman, papel que le gus-
ta más cada día que pasa. Llamar la atención y ser enfant terrible
es algo que ya está en sus adentros, forma parte de su personali-
dad y es un arma de doble filo. No tengo claro si esta faceta la usa
para descargar de presión a sus jugadores o ya forma parte intrín-
seca de su propia personalidad y es por ello que se cree tanto su
papel que su ego sigue creciendo con sus éxitos.
Por su parte, Pep sigue siendo coherente con su forma de ser.
Protege al máximo su imagen y comparte con su gente la visibi-
lidad. No obstante, la desaparición de Laporta, que se llevaba
merecidamente casi todos los palos del entorno, le pone a él en
primera línea de fuego y lo sabe. El entorno rival va a ir a por él
y no le va a perdonar ni la más mínima; de hecho, ya está pasan-
do. No es nada nuevo en este caprichoso mundo del fútbol y Pep
tiene la ventaja de que lo conoce a la perfección, pero también es
cierto que, como él bien dice, el que paga el ticket para ver fút-
bol, es soberano y cuando las cosas, es decir, los resultados, se
tuercen y el entorno mediático entra al trapo, se producen tsuna-
mis imparables e imposibles de controlar.
Tanto Pep como Mou saben que están en el punto de mira
tanto de los suyos como del entorno. Pep quizás mucho menos
que José, que aún no ha convencido a su hinchada pues su incor-
poración como mesías salvador le ha puesto el listón muy alto.
Otra diferencia es que Guardiola es extremadamente respetuoso
con sus rivales, incluidos los más directos, y a José a veces la len-
214 gua le traiciona y se crea anticuerpos en toda la geografía.

032-MOURINHO VERSUS 01.indd 214 26/10/10 10:44:23


EPÍLOGO

Ambos son magníficos técnicos, ganadores, inteligentes y de-


seados por los mejores clubs del mundo. Saben que su profesión
es difícil pues tienen que gestionar a jóvenes con egos elevados y
a veces muy caprichosos, sin contar también que quienes les con-
tratan quizás no son tan jóvenes pero suelen tener también egos
fuertes, quizás más contrastados y justificados.
Lo que tanto Pep como Mou tienen claro es que, al fin y al
cabo, viven en medio de un entorno complejo y nada fácil, sazo-
nado por algunos medios de comunicación que viven de este
deporte. La noticia vende y más si es explosiva y exclusiva, lo que
provoca que las guerras mediáticas inunden al propio deporte y a
sus actores y se generen a veces situaciones anómalas. Con ello no
quiero decir que la culpa sea de los medios, pero el cóctel tiene
tantos componentes que si al barman se le va la mano con alguno
de ellos, el resultado puede llegar a ser complicado. En definitiva,
es una gozada ver cómo grandes profesionales dirigen y aplican
sus conocimientos. Siempre aprendo algo de ellos y también de
muchos otros y esto no tiene precio. Ya lo dije y escribí en 2005,
hay que «Aprender de los mejores».
Gabriel Masfurroll
www.gabrielmasfurroll.com
info@gabrielmasfurroll.com

215

032-MOURINHO VERSUS 01.indd 215 26/10/10 10:44:23