You are on page 1of 2

María José Cano Lacambra

Grado de Antropología social y cultural

Asignatura: Filosofía y Condición Humana

ESQUEMA INTERRELACIONAL

Mediante este esquema interrelacional podemos observar como relacionan distintos


aspectos de la biología y de la vida social para que se haya producido la evolución de la
vida humana.

El primer cuadro es una presentación al ancestro del Ardipithecus, en el cual por los restos
fósiles encontrados confirmarían que esta especie ya ocupaba cubiertas bajas, por lo que
en cierta manera podríamos decir que su anatomía se configuraba entre cuadrúpedo y
bípedo, lo que le permitió un aumento de los recursos terrestres con mayor diversidad de
la dieta convirtiéndose probablemente en omnívoro con un aprovisionamiento interesad.
Esto le llevo a aumentar su área de campeo y forrajeo lo que le permitió aumentar su
volumen con la incorporación de la grasa y las proteínas, pero que a su vez significaba un
mayor tiempo de búsqueda.

El tercer cuadro en horizontal se centraría en el UAC, Ultimo Ancestro Común, del cual
aún no tenemos constancia, pero por las características tanto de los primates actuales
como de nosotros y de los restos fósiles, podíamos afirmar que se produjo un significante
cambio en la sexualidad, donde hay un máximo cuidado parental de las crías, que por la
lactancia prologada lleva a un mayor intervalo entre los partos porque se disminuye la
fundabilidad de la hembra lo que supone una menor tasa de reproducción que conducirá
a la reducción de los caninos que por el cambio de dieta lleva al cambio en la morfología
de la mandíbula.

En el cuadro central, encontraríamos una de las principales características que definen a


la especie humana, el bipedismo que produce una reconfiguración en la anatomía humana,
donde la posición erguida lleva a la liberación de las manos que permitirá el desarrollo
fabricación y uso de herramientas, lo que a su vez conlleva a una extracción activa de
alimentos ocultos que requiere de un desarrollo cognitivo. Se relaciona entonces el
aprovisionamiento con la ovulación donde machos y hembras copulan para intercambiar
alimentos.
1
El cuadro inferior se basa en la monogamia social lo que supone el cambio del estilo de
vida, fundamentalmente relacionado con el cambio de la sexualidad humana, la pérdida
de los caninos y reducción del dimorfismo sexual, que lleva a que la elección de pareja
se produzca por parte de la hembra la cual selecciona al macho no tanto por sus
capacidades físicas sino también por los futuros cuidados que estos pueden a portar a ella
y a la cría, las hembras les garantizan el acceso a ellas, a cambio de una aportación de
recursos.

El ocultamiento del periodo del celo deja de ser un estímulo directo para el macho, lo que
como hemos dicho reconfigura las relaciones sexuales, disminuye el agonismo entre
hembras y entre machos lo que a su vez, además de los factores antes mencionados llevan
a la pérdida del complejo sectorial de los caninos que llevará a una cooperación entre
machos, tanto para el carroñeo, caza y la protección del hogar base, que su supone un
control territorial. Así se forman las parejas estables y la monogamia social, para
favorecer el mantenimiento de la vida que han puesto las competencias afectivas y
prácticas de la vida biológica con el objetivo de mantener la vida.