You are on page 1of 4

Inspiradores de una vida

centrada en Dios
Como todo fin de año, estas últimas semanas serán muy aceleradas.
Hay mucho que hacer. Entre tantas cosas, también es prudente
planificar un tiempo para evaluar. ¿Cómo nos fue? ¿Qué huella dejó
nuestra influencia durante este año que pasó? Existe un personaje
del Antiguo Testamento que nos puede ayudar a reflexionar sobre
estas preguntas.
Joiada fue el sacerdote que derrocó a la malvada Atalía, y puso en su lugar al joven rey Joás.
Las Escrituras destacan que fue sepultado con los honores de un rey (2 Crón. 24:15, 16), y
esto se debió a dos razones: 1) “Hizo Joás lo recto ante los ojos de Jehová todos
los días” que Joiada fue el sacerdote (2 Crón. 24:3) y, 2) porque se “sacrificaban holocaustos
continuamente en la casa de Jehová” durante su ministerio sacerdotal.
Fundamentalmente, Joiada se ocupó de que se hiciera lo recto y de que se sacrificaran
holocaustos a Jehová. Promovió que el pueblo cumpliera con lo que Dios siempre esperó:
obediencia más que sacrificios, pero sin excluir estos últimos (1 Sam. 15:22; Éxo. 29:18).
Por este motivo, fue recordado y querido por el pueblo.
Es importante valorar el ministerio que tú desarrollas como pastor. Abarca más que solo
organizar la plataforma y velar por el cumplimiento de la planificación eclesiástica. Como líder
espiritual, se te ha dado el privilegio de inspirar y motivar a la iglesia para que adore a Dios,
tanto en su vida de obediencia como en su participación en los cultos. Los ancianos están
llamados a promover una visión de Dios que inspire al pueblo a adorarlo y a hacerlo el
centro de sus vidas. Siempre será prudente preguntarnos cómo nos fue en este sentido. ¿Qué
planes estratégicos podrán ser elaborados para el próximo año, con esto en mente?
Sí... es un solemne y hermoso desafío el que Dios le entrega –como un regalo– a cada anciano.
¡Qué privilegio te ha dado Dios durante un año más!

Inspiro y motivo

Bosquejo
¿Por qué Joiada fue sepultado en sepulcro de los reyes?

2 razones.
# 1 su influencia.
# 2 Sacrificio a Jehová en la casa de Jehová.

Educó
Toda una vida haciendo lo que agrada al Señor. ¡Qué buen resumen de vida! ¡Qué
excelente epitafio! ¿Se podría decir lo mismo de ti?
La Biblia explica que esta vida recta fue fruto de haber seguido las enseñanzas del
sacerdote Joiada. ¿Ahora entiendes la importancia de aquel consejo que dice
“Instruye al niño en el camino”?
Definitivamente, tu familia fue tu primera escuela. Ahí aprendiste las cosas
básicas que marcarán –salvo algún milagro– tu vida para siempre. La educación
formal, la que recibes en la escuela, en el colegio, en la universidad, irá puliendo
ciertas aristas, dándote ciertas informaciones; pero la base de tu carácter, la
manera en la que piensas y actúas, los valores sobre los que manejas tu vida serán
–en la inmensa mayoría de los casos– adquiridos en el seno familiar.

Sumo sacerdote durante los reinados de la reina Atalía y del rey


Joás de Judá. Estaba casado con Josaba o Josabet, la hija del rey
Joram y hermana del rey Ocozías (2 R. 11:2-4; 2 Cr. 22:11).
Cuando Atalía usurpó el trono después de la muerte de su hijo
Ocozías, mató a todos los hijos de la familia real, excepto al
príncipe menor Joás, a quien la esposa de Joiada rescató y ocultó
en el templo durante 6 años. Al fin de ese período, Joiada proclamó
a Joás, su sobrino, como rey y mató a Atalía (2 R. 11:1-16; 2 Cr.
22:10-23:15). Luego condujo al pueblo a hacer un pacto con Dios y
con el rey (2 R. 11:17), y fue instrumento en la destrucción del
templo de Baal (v 18). Por muchos años ejerció una buena
influencia sobre el joven rey, de modo que Joás siguió a Dios
mientras su tío vivió (2 Cr. 24:2). Joiada murió a la edad de 130
años, y en reconocimiento de sus servicios a la nación fue
enterrado entre los reyes de Judá en la ciudad de David (vs 15, 16).
Joás reveló una sorprendente ingratitud después de la muerte de
Joiada, no sólo permitiendo que el pueblo cayera otra vez en la
idolatría, sino apedreando a Zacarías, el hijo de su benefactor,
quien protestó por el retomo del pueblo a la idolatría (vs 17-22).

Con los reyes.

Ese fue un honor insólito. Sin duda se debió en parte al respeto que se le tenía por su
consagración religiosa, por su servicio para la nación cuando participó en el
derrocamiento de Atalía y en la entronización de Joás, por su relación con la familia
real mediante su joven esposa (cap. 22: 11; cf. cap. 22: 2) y porque prácticamente
debe haber ejercido el cargo de rey durante unos 10 ó 12 años, hasta que Joás tuvo
suficiente edad como para reinar.
Todos los días de Joiada.

" "Todo el tiempo que le dirigió el sacerdote Joiada" " (2 Rey. 12: 2).

Profetas y reyes
Siguió una reforma. Los que participaron en la aclamación de Joas como rey, habían
hecho un pacto solemne de que "serían pueblo de Jehová." Y una vez eliminada del
reino de Judá la mala influencia de la hija de Jezabel, y una vez muertos los sacerdotes
de Baal y su templo destruído, "todo el pueblo del país hizo alegrías: y la ciudad estuvo
quieta." "(2 Crón. 23: 16, 21

El primer cuidado de Joiada fue renovar la sagrada alianza entre el Señor y el Rey y su pueblo
para que fueran o pertenecieran al Señor.

Por un solo hombre sube o baja la balanza en una corte o en un reino. La piedad y firmeza de
este anciano venerable sostenían al rey

_______-
La Biblia indica que los reyes de Israel eran sepultados en una zona especial
cerca de Jerusalén. Expresiones como “sepulcros de los reyes de Israel” (2 Cr.
28.27), “sepulcros de David” (Neh. 3.16), “sepulcros de los hijos de David” (2 Cr.
32.33), se refieren específicamente a las tumbas de los reyes de Judá de la línea
davídica en la ciudad de David.

La mayoría de los reyes desde David hasta Ezequías fueron sepultados en la


ciudad de David, aunque algunos reyes tenían sus propios sepulcros privados, p.
ej. Asa (2 Cr. 16.14), y posiblemente Ezequías (2 Cr. 32.33), Manasés (2 R.
21.18), Amón (2 R. 21.26) y Josías (2 R. 23.30; 2 Cr. 35.24). Varios reyes
murieron fuera de los límites de Palestina: Joacaz en Egipto, Joaquín y
Sedequías en Babilonia. Es posible que Joacim no haya sido sepultado en
absoluto (Jer. 22.19), y Joram, Joás, Uzías y Acaz no fueron admitidos a los
sepulcros reales (2 Cr. 21.20; 24.25; 26.23; 28.27).

Mientras su protector o regente estaba vivo, Joás se mantuvo fiel a Dios y su


reino (v. 2).

El ser sepultado con los reyes era un honor sin paralelo, en reconocimiento por
el bien que hizo para Dios y su causa. Entre sus buenas obras, como ya se
indicó, estaba la preservación de la vida y el trono de Joás, el juicio contra
Atalía, la erradicación de la idolatría, el regreso al verdadero culto a Jehová y la
restauración del templo.

Mientras vivía el sacerdote Joyada continuamente ofrecían holocaustos en la


casa de Jehová (v. 14b) ¡Cuán hermosa expresión para indicar el peso de la
influencia de un líder temeroso de Dios! Mientras haya creyentes
profundamente comprometidos con el reino de Dios, siempre habrá
sobreabundancia para llevar adelante la obra.

Joiada envejeció, y murió-Su vida prolongada a una vejez extraordinaria, y


utilizada en el servicio de su país, mereció algún tributo de gratitud pública, y
éste le fué rendido en los honores póstumos que le fueron hechos. Entre los
hebreos, el entierro dentro de los muros era prohibido en todas las ciudades
excepto Jerusalem, y allí se hizo la excepción solamente a favor de la familia
real y personas de eminente mérito, sobre quienes se confería la distinción de
ser sepultadas en la ciudad de David, entre los reyes, como en el caso de
Joiada.

La piedad ferviente, sabiduría práctica y firmeza inflexible de aquel sabio


consejero ejercían una influencia inmensa sobre todas las clases de la
población.